You are on page 1of 4

BAMIDBAR 16: 1 – 18:32

Haftarát Bamidbar: Shmuel Álef/1 Samuel 11:14-12:22.


Puntos a tomar en cuenta: CARACTERÍSTICAS DE UN SOBERBIO Y REBELDE
1
*Se ensoberbecieron y se levantaron contra…acompañados
*Se conjuraron contra…enrostrándoles.
*El argumento para sustentar la falta de sujeción y de aceptación del liderazgo
puesto por HaShem “Toda la Congregación es Santa (Kadosh) y el Eterno está
en medio de ella”.
*El eterno hace saber a quién quiere a su lado, es decir El decide a quién quiere
en su servicio, y a quien quiere manifestarse y hablarle para conducir su obra.
Aquel a quien elija el Eterno será Santo (Kadosh=apartado).
Moraleja: No desperdicies tu vida anhelando haber sido tú el que debería tener tal o cual cargo, investidura,
talento, aptitud, capacidad, honra, etc… eso constituye la más terrible muestra de Falta de Emunat Hashem y de
una gran ingratitud contra HaShem. Cada uno nació para ser algo en la vida, para lograr sus propias metas y razón
de existir, etc… no quieras lo que el otro es o tiene, porque EL CIELO decidió no dártelo a ti, porque lo que es para
ti ya lo tienes, concéntrate en ti en lo que tienes para hacer en la vida lo que has venido a hacer, y no en lo que
no tienes y te falta porque te paralizarás.
Lúcete en lo tuyo: “Una persona había ido comprar un equipo de laptop, en el proceso investigo, averiguo y
finalmente dio con dos personas que le aconsejaron algo muy peculiar, le dijeron, 1º tal máquina, tiene video
Nvidia, y 2º el otro Radeón, pero el Nvidia es mucho mejor, sin embargo el otro tiene Radeon pero de “tal”
capacidad, que compensa con creces en lo que el otro es mejor porque tiene ciertas características que no tiene
el primero; de manera que ambos son buenos para y en lo que fueron fabricados; el resultado es que ambos son
buenos a pesar de las diferencias. ”
Tu eres Radeon? Lúcete al máximo como Radeon, Eres Nvidia, lúcete como tal. No quieras ser Envidia siendo
Radeon ni viceversa.
Es preciso e importante notar que, al no aceptar con humildad el liderazgo puesto por HaShem uno está
conjurando (Conspiraruniéndose mediante juramento o compromiso varias
personas o cosas por un fin ilícito, especialmente en contra de alguien.) CONTRA
el Eterno.
“Qué culpa tiene Aharon para que para que murmuréis contra Él”, Esto nos revela que lo que pretendían Koraj
y su Sequito de 250 varones de renombre, era el Sacerdocio (Kehuná) y él por supuesto, quería el puesto de
Aharon.

“Moshé mando a llamar a Datán y Abiram y ellos dijeron ¡NO SUBIREMOS!” Estos dos sujetos no querían el
sacerdocio sino el puesto político y de Rey, el que tenía Moshé.
Dice la Torah, que Koraj, logró convocar a toda la congregación contra ellos a la entrada del Tabernáculo…
HaShem dijo a Moshé y Aharón: “Alejaos de esta gente y los consumiré en un momento”
“Dile a la Congregación: Alejaos de las moradas de Koraj, Datán y Abiram”
“Aléjense de la tienda de estos malvados (Reshaim) y que no toquéis nada de sus pertenencias para que no
seáis ARRASTRADOS con todos sus pecados.” Se apartaron, pues, de las tiendas de Koraj, Datán y Abiram y sus
alrededores.
Moshé dijo: “Ahora sabréis que el Eterno me ordenó hacer todas las cosas y que no fue por mi voluntad que las
hice.” El llamado y la elección, es una orden y decisión de HaShem no de voluntad humana. A quien quiere llama,
y a quien no quiere, no lo hará. El decide en que posición va cada quien en la rueda de la creación, no olvidemos
que todo es bajo una elección de amor, no arbitrariamente para favorecer a algunos y desfavorecer a otros. El
pensar así llevo al fracaso a estas personas de la historia.
17:3 “…pecadores contra sus propias almas,…” “Nadie que no sea de la simiente de Aharón debe acercarse a
quemar incienso ante el Eterno” En otras palabras, Nadie se autonombre para fungir de ministro de altar sin
haber sido llamado, porque sufrirá juicio divino. No pueden estar tomando el nombre del Eterno en vano, y
usurpando funciones que no le corresponde. Esto por principio de sentido común constituye un ilícito punible de
castigo, ¡cuánto más con las cosas sagradas!

17:6 “…toda la congregación… murmuró contra Moshé y contra Aharón” Cuando las personas se levantan contra
los siervos realmente puestos por HaShem la Gloria de HaShem se manifiesta a favor de sus ministros.

17: 12 “Aharón tomo un incensario conforme a lo que le había dicho Moshé. Corrió hacia donde estaba reunida
la congregación. Puso el incienso e hizo expiación por el pueblo. ” Vemos aquí, que Moshé no hizo eso, porque
después de haber ungido a Aharon su hermano, ya no eran sus atribuciones. De la misma manera, cuando el
2 Mashiaj se manifieste no usurpará las funciones de un Kohén Gadol, porque él será el Rey de Israel y no el Kohén.

17: 16-26 “La vara de Aharón florece y de los demás líderes tribales no.” El propósito fue que cesen las
murmuraciones de los hijos de Israel. HaShem había dicho, “…la vara del hombre a quien Yo escoja florecerá, y
hare que cesen…” En le versículo 25 vemos que el propósito de Hashem fue el de parar las murmuraciones
Conspirar uniéndose mediante juramento o compromiso varias personas o cosas por un fin ilícito, especialmente
en contra de alguien. PARA QUE NO MUERAN, eso quiere decir que la murmuración trae muerte espiritual y
luego física, y HaShem que es un Elohim de amor lo quería evitar.

Lo que HaShem dice a los Kohanim es que ellos cargaran el pecado de los leviim si ellos se acercaren
inadvertidamente mientras celebran el servicio sacerdotal. Porque ellos fueron asignados únicamente para asistir
a un Kohén mas no para celebrar servicio por si mismos. Los leviim son los asistentes de los Kohanim.
El privilegio del Sacerdocio de Israel es por todas las generaciones.
18: 9-32, Estos versículos expresan los privilegios y atribuciones de los Kohanim y los leviim en cuanto a las cosas
que el pueblo consagra y aparta para HaShem.
Hashem dice en el versículo 20: “Yo mismo soy tu porción y tu heredad”…dice además en el versículo 23 en
cuanto a la no herencia de la tribu de Levi en la tierra de Israel, “Será Estatuto perpetuo que entre los hijos de
Israel que ellos no tendrán heredad.”

¿Sabes lo que significa ser un lider?


“He aquí que Hashem les ha otorgado un rey”. Shemuel I 12:13.
En la porción semanal de la Torá, se relata la insurrección que un grupo de Leviím, bajo la
conducción de Koraj, y otro grupo de la tribu de Reubén bajo el mando de Datán y Aviram, buscaban
destituir a Moshé y Aharón de sus puestos. Esta revuelta estaba basada en el reclamo que a Koraj le
correspondía el liderazgo de la Tribu de Levi, mientras que el otro grupo exigía derrocar a Moshé del
derecho del liderazgo, apoyados en su linaje, ellos eran descendientes de Reubén, el hijo mayor de
Yaacob.
Moshé se vio obligado a enfrentarlos y les advirtió que Hashem les haría ver a quien había Él
elegido para los puestos en cuestión. Los desafió solicitándoles que al día siguiente trajeran cada uno
un recipiente lleno de Ketoret para ofrendarlo delante de Hashem. Fueron doscientos cincuenta hombres
quienes se atrevieron a arriesgar su vida con tal de obtener algo que no les pertenecía. Tanto Moshé
como Aharón estaban constantemente en guardia para no emplear mal sus oficios para beneficio
personal, ni siquiera en la cosa más insignificante. Moshé oró ante Hashem: “Tu sabes que nunca me
proclamé rey sobre ellos, tal y como lo reclaman. Un rey exige impuestos sobre sus súbditos, mientras
que yo nunca acepté siquiera un sueldo por el trabajo que realizo en el Mishkán, ni tampoco por el
servicio que presto en pro de la comunidad. Nunca les solicité reembolso o recompensa alguna, ni
siquiera cuando viajé desde Midián a Egipto a fin de redimirlos, yo mismo lo financié. Siempre actué
buscando Tu honor. Nunca hice mal a nadie emitiendo un juicio injusto. No castigue a Datán y
Aviram a pesar de que ellos denunciaron ante el faraón que yo había aniquilado a un hombre egipcio.
La similitud con la Perashá y la Haftará es en la forma en la que reacciona el profeta Shemuel,
ante la exigencia del pueblo del nombramiento de un rey. Ellos ya no querían ser dirigidos por el
profeta, desearon ser como los demás pueblos que eran gobernados por un monarca. Al igual que
Moshé, declara ante Hashem y ante el pueblo su limpieza de comportamiento, en cuanto a honradez y
abnegación en sus funciones: ¿A quién de ustedes les he pedido un toro o un burro? ¿A quién despojé
u oprimí? ¿Acaso de alguno de ustedes recibí dinero para ocultar algo de mis ojos?
¿Cuál es el mensaje de ambos profetas? Le estaban diciendo al Pueblo: “¿Quieren coronar un
rey? ¿Desean tener un líder? Deben saber que la posición de un rey conlleva mucha responsabilidad y
compromiso hacia sus súbditos. A diferencia de los dirigentes de algunas otras naciones, el rey de Israel
tenía que ir al frente de la batalla, no podía permanecer dentro de su residencia mientras
que envía a sus ejércitos a la guerra, él debía luchar en el frente, arriesgando su
vida por su pueblo, demostrando así el ser un verdadero servidor.
3

La definición de un líder según los parámetros de la Torá


es el siguiente: Un dirigente debe ser una persona comprometida con sus ideales, un
Una persona
repartidor de esperanza, alguien que antepone sus deseos a los de los demás.
así, será como un faro que guía y orienta a los demás para que se conduzcan por
el camino que Hashem desea, la única forma de indicar seguir el sendero correcto es
por medio de su ejemplo personal. Debe saber escuchar y soportar a cada uno de sus
seguidores según la mentalidad y cualidades específicas de cada uno. Debe hablarles con
honestidad y siempre actuar con integridad, sin dejarse amedrentar ni menospreciar por nadie.
Se cuenta que una vez le preguntaron al Rab Jaim Zonenfeld, el Rab Harashí (el Rabino Jefe)
de Yerushalaim de hace casi un siglo: “¿Por qué usted se muestra tan estricto con los Yehudím? ¡Se
supone que un conductor del Am Israel debe ser el abogado defensor de ellos, y no lo contrario!”. El
Gaón respondió: ¡Créanme! Todos los días leo Tehilim y lloro por mis hijos para que Hashem se apiade
de ellos. Pero eso es entre Hashem y yo. Cuando estoy frente a mis hijos, a veces me veo obligado a
reprenderlos, para que de esa manera se compongan y se conduzcan por el camino de la Torá. Ésa es
la función de un líder: En ocasiones debe uno mostrarse duro frente a sus dirigidos, y pedir por ellos
frente a Hashem…”
Moshé solicitó a Hashem, antes de retirarse de este Mundo, que designe un sucesor para que
conduzca al Am Israel: Un hombre que salga frente a ellos y que venga frente a ellos; que los
lleve [por el camino correcto], y que los traiga [a cobijarse bajo la Sombra de la Verdad de la Torá y las
Mitzvot]. Moshé se atrevió a exigir a un hombre que siguiera sus convicciones, y que las pusiera en
práctica sin vacilar, que no estuviera pendiente de lo que opinara el público, su único interés debía ser

Cuando un sabio ocupa


el enaltecer a su comunidad con sus acciones y decisiones.

un cargo, Hashem le dice: mientras no se te designaba,


no eras responsable por la congregación. Ahora que
ocupas un cargo, eres garante por toda la congregación.
En una ocasión se acercó un joven al Rab Yitzjak Nisím, solicitando su aprobación para que
pudiera ejercer como Rabino en un poblado pequeño de la Galilea. El Rab le dijo: “Te voy a otorgar ese
permiso, pero sólo por un año, al cabo del cual veré si te lo renovaré”. El joven aceptó y se retiró. Pasó
un año y regresó a que el Rab le renovara el permiso. Grande fue su sorpresa cuando se encontró con
una terminante negativa. Cuando preguntó por la razón, recibió la siguiente explicación: “Has venido a
pedirme un permiso respaldado de buenas recomendaciones, y por eso te lo otorgué. Pero he visto que
al cabo de doce meses la comunidad que tú tomaste, sigue en la misma situación; no hay más
clases de Torá; la cantidad de gente que cuida el Shabat no ha aumentado; no hay más familias
que cuiden las leyes de pureza familiar y otras cosas más. Francamente, me parece que desconoces
que un Rabino no es una figura decorativa, sino el responsable de enaltecer espiritualmente cada
vez más, a quienes están bajo su conducción…”.
Cuando una persona es nombrada para conducir a un grupo, llamémoslo padre, rabino, dirigente,
maestro o patrón, está adquiriendo la enorme responsabilidad de llevar, cual fiel pastor, a sus seguidores
hacia donde deben de estar. ¡El liderazgo no se practica con las palabras, sino con actitud y acciones!
La más efectiva forma de dirigir es, de forma incuestionable por medio de la integridad, sin ella,
ningún éxito real es posible. Solemos encontrar dirigentes autoritarios, incomprensivos y egoístas,
cuando esto ocurre, cuando un dirigente piensa solamente en su provecho personal, y no utiliza el don
o simplemente el puesto que Hashem designó en pro de la gente, y abusa del poder que tiene sobre sus
subordinados o sobre la gente que necesita de su asistencia, ralla en la apostasía.
Un líder debe ser fuerte, pero no rudo; amable, pero no débil; atrevido, pero no abusivo;
4 considerado, pero no flojo; humilde, pero no tímido; orgulloso, pero no arrogante. Si quieres construir un
barco, no digas a la gente que reúna madera, no dividas el trabajo ni des órdenes. En lugar de ello,
enséñales a admirar lo vasto y grande que es el mar. Hacer grandes cosas es difícil, pero ordenar
grandes cosas lo es aún más. Cada uno de nosotros tiene la colosal misión de transmitir los valores
de nuestra sagrada Torá, para conseguirlo, debes mostrar que saboreas, que disfrutas lo maravilloso,
lo grandioso, lo reconfortante que es cobijarte bajo los brazos protectores de Hashem; la dulce e
indescriptible delicia que se siente cuando estudias Torá y cumples las Mitzvot solamente porque
Hashem lo ordenó, es entonces que podrás mostrarle el camino a la siguiente generación... ©Musarito
semanal

Un hombre grande no es el que la gente hace lo que él dice.


El hombre grande es el que la gente dice lo que él hace.

Shavua Tov
Estimada Congregación