You are on page 1of 8

LA COMEDIA DEL ARTE

DEFINICION:

 Forma popular de comedia improvisada, originada durante la década de 1550 en el


norte de Italia, donde tuvo gran vigencia a lo largo de 200 años en los cuales ha
ejercido gran influencia en el teatro europeo. Esta fórmula teatral tuvo mucho
éxito en Francia, donde pasó a ser conocida como la “comédie-italienne” y
después pasó a los demás países europeos.
 No contaba con un diálogo escrito, sino solamente con una división en actos y
escenas, con la indicación de lo que los personajes debían decir y hacer.

CARACTERÍSTICAS:

1. TIPIFICACIÓN DIALECTAL: Los actores mostraban su personaje popular jugando con el


idioma. La vieja división regional italiana origina una rica variedad dialectal.

2. CARACTERIZACIÓN DEL PERSONAJE: Cada tipo de la comedia del arte tiene su máscara.
Tales máscaras definen nítidamente en su elemento carnavalesco la entidad de cada
personaje. Habría que añadir en este punto también la propia identidad del vestuario, los
rasgos dialectales, y el rasgo de carácter de cada uno: glotonería, desconfianza, etc.

3. IMPROVISACIÓN: Los actores de la comedia del arte las hacían sobre esquemas o
argumentos predeterminados en los canovacci: muchos de ellos procedían de textos
antiguos.

TEATRO PERUANO QUECHUA

DEFINICIÓN: El origen del teatro en Perú se remonta a un hecho que presento de manera
espontánea una nueva forma de expresarse. Hace miles de años un cazador anónimo de
manera natural colgó a sus espaldas la piel de un auquénido y empezó a imitar los
movimientos de dicho animal.

La obra más representativa del teatro Quechua es: "Ollantay".


Moliére
 Jean-Baptiste Poquelin, llamado Molière nació en París, 15 de enero de 1622.

 Considerado como uno de los mejores escritores de la lengua francesa y la literatura


universal.

 Sus trabajos existentes incluyen comedias, farsas, tragicomedias, comédie-ballets, y


más.

 Sus obras se han traducido a todas las lenguas vivas principales, considerado el padre
de la Comédie Française, sus obras se interpretan con más frecuencia que las de
cualquier otro dramaturgo actual.

 Con la compañía “Béjart” recorrió Francia durante 12 años, siendo un gran


éxito después de su presentación ante el Rey Luis XIV con quien logró
entablar una amistad muy significativa.

 Su obra fue prohibida en los teatros; Molière fue motejado como el "demonio en
sangre humana", por la iglesia católica; el estado francés le cerró sus puertas y
destruía sus posters. Finalmente en el año 1669, el Rey Luis XIV le permitió
presentar sus obras en público.

 En 1659, estrenó Las preciosas ridículas. Tartufo, la tradicional obra de Molière,


sátira que fue acusada de impía que satiriza la hipocresía en la religión.

 Otras obras suyas son El médico a palos (1666), sátira sobre la profesión médica
y su última comedia El enfermo imaginario (1673) en torno a un hipocondríaco.

 Entre sus obras destacan: “Las preciosas ridículas” , “La escuela de las mujeres”,
“Tartufo”, “Don Juan”, “El misántropo”, “El avaro”, “El burgués gentilhombre” , “El
enfermo imaginario”, “El médico a palos”.

 Molière falleció el 17 de febrero de 1673 en París.

 Su epitafio dice así: "Aquí yace Molière el rey de los actores. En estos momentos
hace de muerto y de verdad que lo hace bien.
EL MÉDICO A PALOS (RESUMEN)

Sganarelle es un leñador de larga barba negra,


alegre y bebedor. Trabajó seis años para un
famoso doctor, por lo que aprendió algunos
rudimentos de medicina y de Latín. Un día mientras
intentaba cortar un árbol decidió tomarse un
descanso, en eso su esposa Martina, (con la cual
mantenía riñas frecuentes) va hacia él y comienza
a insultarlo con palabras y frases como "holgazán,
inútil, hombre sin vergüenza, etc." Él, al escuchar
tantas descalificaciones, decide golpear a Martina
con un palo. Al verse arrepentido le pide disculpas
con mimos y abrazos, pero aun así su esposa
decide vengarse.
A Martina se le presenta la ocasión cuando se
encuentra con Valerio y Lucas, sirvientes de
Geronte, que andan en busca de un médico que
cure a la hija de su amo. Martina entonces inventa
que Sganarelle es un prestigiado doctor muy
reconocido. Les dice que a veces llega a negar su
profesión, y que vuelve a recordarla después de
una buena golpiza.
Para convencerles de sus poderes sanatorios,
Martina cuenta que Sganarelle ha revivido a los
muertos. Lucas y Valerio parten a buscar al
extraño doctor, muy felices y esperanzados. Lo
encuentran cortando leña, y a pesar de
sorprenderles su atuendo rústico y actitud
campesina, no dudan de las palabras de Martina.
Le explican su situación y le piden que los
acompañe. Sganarelle repite una y otra vez que él
no es médico, por lo que Valerio y Lucas lo
apalean hasta que lo admite.
Parten los tres a la casa de Geronte. Los sirvientes
le cuentan a su amo los increíbles milagros que
Sganarelle ha realizado. La nodriza, Jacqueline,
comenta que el mal de Lucinda, hija de Geronte, es
mal de amores. Al entrar Sganarelle al recinto,
queda inmediatamente alucinado con el gran
tamaño de la nodriza, e intenta varias veces tocarla
y abrazarla pero Lucas, el marido, se lo impide.
Luego llega la enferma, que sólo dice: «han hi
hom». El falso médico diagnostica que ha perdido
el habla, y al ser consultado por la causa del mal,
Sganarelle inventa una larga explicación llena de
términos médicos, latinos y otros inventados.
Todos quedan satisfechos y admirados del gran
conocimiento del doctor.
Geronte pide una cura para su hija, ya que la tiene
prometida en matrimonio y el novio (Horacio)
espera la recuperación de la enferma para
desposarla. Sganarelle receta pan con vino, para
soltarle la lengua igual que a los loros.
Más tarde aparece Leandro, el verdadero amor de
Lucinda, y le paga a Sganarelle para que lo ayude.
Le cuenta que la enfermedad de la muchacha es un
truco para evitar el matrimonio con Horacio, quien
por ser más rico que Leandro, es preferido por
Geronte para su hija. Leandro ofrece dinero a
Sganarelle y este acepta.
Leandro se disfraza de boticario y llega junto al
falso médico donde Lucinda. La falsa enferma
recupera el habla y le dice a su padre que
solamente se casará con Leandro, el hombre a
quien ama. Geronte se enfurece y no cede.
Sganarelle entonces dice que también tiene una
cura para esa condición. Le dice al boticario que le
de un remedio a Lucinda. Los dos enamorados
huyen. Geronte manda ahorcar al impostor. Llega
Martina a buscar a su esposo y se encuentra con
que van a matarlo.
De pronto aparecen Leandro y Lucinda. Vienen a
decirle a Geronte que Leandro ha heredado una
fortuna de un tío que ha muerto. Geronte se alegra
y lo acepta como yerno. Sganarelle se salva de la
muerte y todos están felices. Sganarelle perdona a
su mujer por los palos que le hizo sufrir debido a
que ella elevó su condición al convertirlo en
médico.

Geronte: es un señor muy rico.


Lucinda: es la hija de Geronte, a quién su
padre quiere casar con Horacio.
Valerio, Lucas: criados de Geronte.

Jacqueline: nodriza de un hijo de Geronte y esposa de Lucas.

Leandro: es el hombre a quién Lucinda quiere de verdad, aunque su padre no


lo admite como yerno

Sganarelle: es un leñador que maltrata a su mujer.

Martina: es la esposa de Sganarelle y la que, para vengarse de su marido, se


inventa que éste sólo reconoce que es médico a base de palos.

Don Roberto: es un vecino de Sganarelle y Martina.


LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!


Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras


en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma


de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como


cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!


César Abraham Vallejo Mendoza