You are on page 1of 1

LOS INCAS (1450 - 1553)

Durante el Intermedio Tardío proliferaron pequeñas organizaciones


curacales, llamadas señoríos por los investigadores, por los toda el área
andina. Si bien durante esta misma época estos señoríos coexistieron con
organizaciones más complejas como los Chimú, ninguna resaltaba en
especial, a no ser por ciertos vestigios anecdóticos y particulares de la zona
andina. Nada hacía presagiar que de entre estos curacazgos, uno del Cuzco
se haría el más famoso de todos: el de los Inca.

Los Inca para el siglo XII eran un pequeño grupo tribal que ocupaba la cuenca del Cuzco,
evolucionando hacia señorío a inicios del siglo XIV y formando un Estado recién para el siglo
XV. Fue allí que grupos como los Chanca empezaron a constituir una amenaza. Al parecer se
libró una batalla, con lo cual se refuerza una idea de un grupo preparado para la guerra, el cual
después sería uno de los principales caracteres de la expansión: administrativa, militar y
cultural. Este carácter bélico de los Incas puede encontrar su origen en la expansión Huari, en
su intento por conquistar el valle del Cuzco, mantuvo a la etnia originaria de los Inca en una
alerta constante. Esto los fortaleció y les permitió atacar a los Chanca. Pero no sólo esto
recibieron de los Huari, pues también aprendieron de su tipo de organización, la cual después
reprodujeron a gran escala en el Tahuantinsuyo.

Lamentablemente no contamos con información confiable para relatar cómo fue esta expansión
incaica, quedándose la historia trunca, entremezclada con el mito y con la leyenda. El trabajo
de los arqueólogos en este sentido está en deuda, más aun si se cuenta con gran número de
vestigios arqueológicos, como en este caso.

Tentativamente, los investigadores han usado las siguientes fechas para delimitar el desarrollo
de los incas: Hacia el año 1200 d.C. se estableció el Estado Inca, en 1438 aproximadamente
ocurrió la coronación de Pachacútec, y de ahí habría comenzado la vertiginosa expansión
incaica hasta el momento de la llegada de los españoles, en 1532.

De los Huari heredaron una organización muy compleja, los caminos, las construcciones de
piedra y por sobre todo la idea imperial. De los Chimú, quizá la cultura más poderosa y
compleja hasta su contacto con los Incas, heredaron la divinización del mandatario y de su
entorno, y la existencia de una jerarquía administrativa. El tema de la dualidad incaica lo
encontramos en una tradición que no puede ser atribuida a una sola etnia, y parece que fue
una institución bastante arraigada del área andina.
Para finalizar queremos enfatizar que si bien los Incas recibieron gran parte de las tecnologías
e instituciones que luego utilizó y expandió, el enorme territorio que lograron administrar política
y comercialmente, así como los impresionantes monumentos que han hecho a esta cultura
mundialmente famosa, es prueba de una sorprendente capacidad organizativa que va más allá
de la simple reproducción de tecnologías e instituciones. En ese sentido los Incas no copiaron,
sino aprovecharon lo aprendido para mejorarlo y potenciarlo.