You are on page 1of 30

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO

FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS

Departamento de Agronomía y Zootecnia

TITULO : “NOMENCLATURA DE HORIZONTES Y


CLASIFICACION DE ROCAS”.

ALUMNO : CARBAJAL BLAS GISELA


GAMARRA MELENDRES THANIA
JAICO CRUZ CRISTHIAN
JARA VASQUEZ ORIANA SOFIA
TORRES TORRES ALBERTO

DOCENTE : DR. RAMIREZ TORRES LUIS ANTONIO

CURSO : EDAFOLOGIA Y FRTILIDAD DE LOS SUELO

CICLO : IV CICLO 2016 II

FECHA DE PRESENTACION : 16-01-17

2017
INTRODUCCIÓN

Los procesos pedogenéticos o de formación de los suelos, denominados procesos


de edafización, alteran el material original o madre dando origen a un nuevo
cuerpo, único en sus características, conocido como “SUELO”. El estudio de
dichas características da origen a la morfología de los suelos y nos proporciona las
pautas necesarias para diferenciarlos unos de otros.

Los diferentes horizontes que constituyen un perfil de un suelo determinado, se


diferencian entre sí en una o más de las siguientes propiedades: Color, textura,
estructura, consistencia y reacción o pH.

La utilidad que cada uno de los horizontes presta a la vegetación cultivada o


espontánea, es variable y cambia de un suelo a otro. Pero en general puede decirse
que, si bien la capa superficial del suelo es la más rica en materia orgánica y por
lo tanto la que posee mayor actividad biológica, los horizontes profundos son
también muy importantes en la penetración y almacenamiento del agua y el
crecimiento de las raíces. Muchos suelos tienen además, capas heredadas de un
material madre previamente estratificado y por lo tanto heredan también
características propias de dichos horizontes.

Los horizontes superficiales se engrosan y los sub-superficiales van quedando


gradualmente fuera del alcance de los procesos activos pedogenéticos, que se dan
cercanos a la superficie del suelo.

La utilidad de las descripciones de los horizontes, se ve incrementada por el uso


adecuado de las designaciones genéticas tales como A, B y C que muestran las
relaciones genéticas entre los horizontes del perfil, mientras que una numeración
1, 2, 3 sólo nos mostraría una secuencia vertical en profundidad, pero no
relacionada entre sí. En cambio, las letras A, B y C permiten las comparaciones
entre suelos. También cada designación indica la magnitud de la diferenciación
del horizonte respecto del material original del cual se formó.
NOMENCLATURA DE HORIZONTES

1. NOMENCLATURA DE HORIZONTES. CONVENCIONES


INTERNACIONALES

 Las letras mayúsculas O, A, B, C, y R. Indican formas dominantes de


diferencias, respecto al material originario del suelo en estudio.

 Si es necesario subdividir un horizonte designado con O, A ó B, las


subdivisiones se hacen colocando detrás de la letra, un número arábigo,
por ejemplo O1, A2, B3. Esto define entonces, una unidad integral que
necesita obligatoriamente una definición y características propias.

 Los números “2” están indicando la capa dónde le expresión de las


mismas son máximas. Es importante destacar que no es imprescindible la
presencia de todos los números 1, 2, 3, pudiendo aparecer sólo algunos
de ellos, por lo que sería necesario incorporar al análisis el porqué de las
ausencias.

 El horizonte C no se subdivide como los otros, aunque en alguna


literatura en el pasado (no actualizada), se puede encontrar aun con
subdivisiones.

 La subdivisión vertical dentro de un horizonte indiferenciado, se indica


mediante números arábigos, secundariamente asignados en orden desde
la sub-división de más arriba, hacia la de más abajo. Estos números no se
usan con las letras ya nombradas, sin otro número arábigo primario. Así
encontramos A1.1, A1.2, B2.1, B2.2, B2.3.

 Las letras minúsculas se usan como sufijos para indicar las


diferenciaciones subordinadas respecto del material originario o bien
para indicar diferenciaciones respecto a la definición asignada a los
símbolos O, A, B y C. Estos sufijos siguen al número arábigo, como por
ejemplo B2g, B3.Ca, o pueden seguir a la letra mayúscula de un horizonte
principal no subdividido, tal como Bt , Bp, B2.1.Ca . Como excepción
tenemos a la letra minúscula p, que sólo se usa con la A, denominado
como “Horizonte Ap” y designa a un horizonte perturbado, por ejemplo
por la acción humana.

 Los números romanos sólo se usan como prefijos de las letras O, A, B, o


C para indicar una discontinuidad litológica, dentro o por debajo del
solum. El numero romano I no se usa, pues se sobre entiende. Se
comienza entonces con el II y se sigue por el III, el IV, etc. Un ejemplo
es la aparición de gravas o un cambio en la relación entre la
granulometría de las varias fracciones de arena presentes.

 Un horizonte iluvial (de acumulación), junto con el suprayacente eluvial,


si está presente, lo llamamos “SEQUUM” y lo marcamos con una
comilla en su parte superior (′) tal como por ejemplo A′2, ó B′2. En el caso
de los suelos enterrados, no se usan las comillas y sí la letra b.

2. DESCRIPCION DE LOS HORIZONTES Y CAPAS PRINCIPALES DE LOS


PERFILES

2.1 Horizontes orgánicos de los suelos minerales

Estos horizontes orgánicos podemos encontrarlos en el estrato superficial o a


cualquier profundidad debajo de la superficie de los suelos minerales, pero
siempre tienen el mismo origen: la deposición en la superficie de los residuos
orgánicos de plantas y animales, que luego se van profundizando.

2.1.1 Horizonte O:

Las capas denominadas O son los horizontes orgánicos de los suelos


minerales Están formados o en formación en la parte superior de los
suelos minerales. Contienen más del 30 % de MO cuando la
fracción mineral posea más del 50 % de arcilla. O contienen más del
20 % de MO, si la fracción mineral no posee arcilla. Los contenidos
intermedios, contienen cantidades proporcionales de MO.
Podemos subdividirlo en:

 Horizonte O1:

Son horizontes orgánicos en los cuales los restos vegetales


depuestos se encuentran en descomposición. Frecuentemente
los residuos orgánicos vegetales o los residuos postmortales de
la fauna, es posible identificarlos de dónde provienen, pues aún
se pueden visualizar sus formas y tamaños.

 Horizonte O2:

Son horizontes orgánicos dónde la descomposición y


transformación es tal, que ya no se puede reconocer la forma
original de la mayor parte de los materiales o los restos
vegetales o animales depositados.

2.2 Horizontes minerales:

Son los más comunes y abundantes en los suelos de nuestro territorios.


Consideraremos aquí sólo los horizontes A, B, C y R.

2.2.1 Horizonte A:

Tienen un horizonte de acumulación de MO en la superficie o en sus


adyacencias.

Son horizontes de eluviación que debido al intenso lavado, han


perdido arcillas, óxidos hidratados de hierro y aluminio o de ambos,
dando como resultado una acumulación por mayor concentración de
cuarzo y otros minerales resistentes del tamaño de la arena o el limo.

 Horizonte A1:

Es un horizonte mineral formado o en formación junto a la


superficie. Tienen como principal característica, la
acumulación de MO humificada, íntimamente asociada a la
fracción mineral. Es generalmente, aunque no siempre, el
horizonte más oscuro del perfil.

 Horizonte A2:

Es el horizonte mineral en que se destaca la mayor lixiviación


o sea el mayor lavado de arcilla, hierro y aluminio. Se
diferencia de A1, por ser de color más claro y por tener un
porcentaje menor de MO. Es un horizonte también más claro
que el horizonte B, con textura más liviana que éste.

 Horizonte A3:

Es un horizonte transicional entre A y B, significando que


tiene propiedades o características de ambos.

 Horizonte AB:

Es un horizonte transicional poco común entre A y B, dónde en


la superior dominan algunas características de A y en la parte
inferior, las de B. Son horizontes combinados, de espesor tan
delgado, que no resulta posible dividirlos en A3 y B1.

 Horizonte AC :

Es también un horizonte transicional poco común entre A y C


que tiene tanto propiedades de uno como de otro, pero no está
dominado por las propiedades ni por las características de A ni
de C, siendo más bien intermedio entre ambos.

2.2.2 Horizonte B:

Concentración iluvial, (proveniente en su mayoría del lavado de A o


de otras partes del suelo) de arcillas silicatadas, humus, óxidos
hidratados de hierro o aluminio etc., que se pueden encontrar solos o
acompañados, que no se hayan formado a partir de la eliminación de
carbonatos o de sales solubles.
Concentración de residuos, de sesquióxidos, que provocan colores
más oscuros, más intensos que los de los horizontes sub y
suprayacentes a él.

 Horizonte B1:

Es un horizonte de transición entre A2 y B, pero que presenta


más propiedades comunes al B subyacente, que de los A1 y A2
suprayacentes.

 Horizonte B2:

Es la parte del horizonte B dónde las propiedades en las cuales


se basa el B, carecen de caracteres subordinados netos, que
indiquen que el horizonte es transicional a un A adyacente por
encima de un C o de un R, adyacentes por debajo, es una capa
del perfil del suelo dónde se da la mayor concentración de
elementos provenientes del arrastre de los horizontes
superiores.

 Horizonte B3:

Este horizonte indica que existe una transición entre B y C o


entre B y R, pero dónde las propiedades del B suprayacente
son predominantes o están en mayor proporción que las
propiedades o características del C o del R. Sólo se usa la
clasificación B3 si hay una B2 suprayacente presente. Puede
ser de muy poca potencia o estar ausente.

2.2.3 Horizonte C:

Es una capa mineral que no comprende el estrato rocoso y que puede


ser similar o no, al material del cual presumiblemente se formaron
los horizontes A y B. Es un horizonte además, poco modificado por
los diferentes procesos pedogenéticos por encontrarse muy profundo,
por lo que si queda expuesto por alguna razón, los mismos actúan
con mayor vigor.
Carece de las propiedades diagnósticas de A ó B, pero incluye
materiales modificados por:

 La meteorización, pues se encuentra fuera de la zona de mayor


actividad biológica.

 La cementación reversible por la acumulación de carbonatos


de calcio y magnesio.

 El desarrollo de la fragilidad y la alta densidad aparente.

 Las condiciones de gleyzación (reducción).

 La cementación o induración y la acumulación de diversas


sustancias, además de las arcillas silicatadas y el hierro.

Es importante destacar que el horizonte C puede no ser el material


madre propiamente dicho, sino que simplemente se puede parecer a
él. Podrían producirse deposiciones o introducciones de materiales
ajenos a la roca fragmentada o consolidada (horizonte R) y que
generen los suelos que se encuentren por arriba. Dentro del horizonte
C pueden aparecer numerosas capas modificadas.

Estas se reconocen mediante el uso de sufijos característicos, por


ejemplo:

Una acumulación de carbonato de calcio (CaCO3) se designará


horizonte CCa. Si la capa así afectada sufre fuerte cementación o
induración se agrega el sufijo “m”, por ejemplo CCam.

2.2.4 Horizonte R:

Aquí ya encontramos el contacto lítico. En esta capa la excavación


es muy difícil o casi imposible, ya que debajo se encuentra la roca
dura consolidada como granito, arenisca, basalto, etc.

Se denomina R cuando se presume que es la roca madre que dio


origen al suelo (pero puede no serlo), suprayacente a él. Puede darse
el caso de que exista una discontinuidad litológica y en ese caso se
debe usar un número romano correspondiente para denotarlo.

2.3 Horizontes de transición

Se presentan cuando el límite entre los horizontes inmediatos es muy difuso,


existiendo una capa ancha de transición con características intermedias entre
los dos horizontes. Se representan por la combinación de dos letras
mayúsculas La primera letra indica el horizonte principal al cual se parece
más el horizonte de transición.

3. Letras sufijo más usuales

Las letras minúsculas se usan como sufijos, para calificar a los horizontes
principales especificando el carácter dominante de este horizonte. Las letras
minúsculas van inmediatamente después de las letras mayúsculas.

 t: Esta letra indica que existe una acumulación notable de arcillas en el


horizonte B2 o sea que es un horizonte de acumulación de arcilla. Utilizamos
letras minúsculas a continuación de las mayúsculas y el número
correspondiente.

 b: Indica un horizonte enterrado por un material suprayacente de otro sólum,


Este material puede ser similar o no al que se supone dio origen a ese suelo.

 Ca: Indica acumulación de carbonato de calcio (CaCO3). Se pueden dar en


los horizontes A, B ó C, pero generalmente se observan en este último.

 Cn: Este símbolo señala acumulaciones de concreciones o nódulos duros que


son ricos en sesquióxidos con o sin fósforo.

 g: Se usa para designar un horizonte dónde han habido intensos procesos de


reducción del hierro (gleyzación) durante el desarrollo del suelo o
condiciones debidas al agua estancada en dicho suelo o en su proximidad. Se
observan intensos colores grises, gris verdosos, verdes agrisados, azules etc.

 Cs: Indica acumulación de sulfuro de calcio y se encuentran también


generalmente en el horizonte C por debajo del CaCO3.
 h: Indica presencia de humus iluvial, o sea acumulación de material orgánico
humificado. Aparece en forma de revestimientos oscuros sobre las partículas
de arena y limo. Aparece comúnmente en el horizonte B2.

 ir: Señala una acumulación de hierro iluvial o sea originado por lixiviación
bajo forma de revestimientos, acumulaciones o películas sobre las partículas
de arena y limo. A veces estas acumulaciones sirven para cementar la
fracción mineral del horizonte.

 p: Indica perturbaciones en los horizontes debidas al laboreo, al pastoreo o el


intenso pisoteo, sobre todo producido por los animales. Sólo se usa con el
horizonte A, como Ap.

 sa: Acumulación de sales más solubles que el propio sulfato de calcio. Se


puede usar con cualquier horizonte.
LAS ROCAS

1. DEFINICION:

En geología se le denomina roca a cada uno de los diversos materiales sólidos,


formados por cristales o granos de uno o más minerales, de que está hecha la parte
sólida de la Tierra y otros cuerpos planetarios. En la Tierra el manto y la corteza
están hechos de roca.

Las rocas se forman por procesos diversos (procesos petrogenéticos), según un


ciclo cerrado, llamado ciclo litológico o ciclo de las rocas, en el cual pueden
intervenir incluso seres vivos.

Las rocas están constituidas, en general, por mezclas heterogéneas de diversos


materiales homogéneos y cristalinos, es decir, minerales. Las rocas
poliminerálicas están formadas por granos o cristales de varias especies
mineralógicas y las rocas monominerálicas están constituidas por granos o
cristales de un solo mineral. Las rocas suelen ser materiales duros, pero también
pueden ser blandas, como ocurre en el caso de las rocas arcillosas o las arenosas.

Una roca es una sustancia natural inerte, es decir, no viva, que está constituida por
dos o más tipo de minerales o de mineraloides. En muchas rocas, las partículas de
cada mineral son tan pequeñas que no se distinguen las unas de las otras a simple
vista, por lo que parece que estén constituidas por un solo tipo de mineral. Pero si
se hace un análisis o una observación con el microscopio se puede comprobar que
hay varios tipos de minerales Algunas rocas están formadas por mineraloides, que
son dos rocas formadas por materia orgánica, y del vidrio volcánico
denominado obsidiana, cuyos componentes no tienen estructura cristalina (no son
pues minerales).

2. CLASIFICACIÓN DE ROCAS:

3.1 Rocas sedimentarias:

Rocas originadas por el trasporte y deposición de materiales como


consecuencia de la acción del viento, el agua, el hielo o depositadas
químicamente a partir de un fluido acuoso. También se incluyen en esta
definición la acumulación de materiales inorgánicos como caparazones
secretados por organismos. Las rocas sedimentarias se dividen a su vez en
detríticas y no detríticas.

3.1.1 Detríticas:

Son formadas a partir de la sedimentación de fragmentos de otras


rocas después de una fase de transporte. La clasificación de estas
rocas se basa en los tamaños y la forma de los fragmentos que las
componen.

Así las rocas con fragmentos grandes (mayores de 2mm) y


redondeados son los conglomerados, mientras que si son angulosos
se llaman brechas. Cuando los fragmentos están sueltos son
sedimentos que se denominan gravas. Las areniscas poseen granos
de tamaño intermedio (entre 0.06 y 2 mm) visibles a simple vista o
con microscopio óptico y los limos y arcillas presentan un tamaño
de grano muy pequeño (inferiores a 0.06 mm), sólo visibles con
microscopios electrónicos.

Las gravas son utilizadas como áridos en construcción,


principalmente para la fabricación del hormigón. El conglomerado
y, sobre todo, las areniscas pueden ser utilizados, si sus
características de durabilidad son buenas, como piedra de
construcción.

Las arcillas son utilizadas en muchas facetas de la vida cotidiana.


Tienen uso medicinal y en cosmética. Se utilizan como material de
construcción para fabricar ladrillos y cerámicas. También se
utilizan como materia prima para la construcción de muros de
tapiales y adobes y para la fabricación de piezas de alfarería
tradicional, de loza y de porcelana. Por sus propiedades
impermeabilizantes se usan para la absorción de productos
contaminantes, para el filtrado en la industria, etc.
3.1.2 No detríticas:

No detríticas Son formadas a partir de la precipitación de


determinados compuestos químicos en soluciones acuosas o bien
por acumulación de substancias de origen orgánico. Un tipo muy
común es la roca caliza, formada en su mayor parte por la
precipitación de carbonato cálcico o por la acumulación de
fragmentos esqueléticos (corales, gasterópodos, ostrácodos, etc.).
En estas rocas es frecuente observar la presencia de estos restos que
constituyen los fósiles. Una variedad de caliza es la toba calcárea,
muy porosa y con abundantes restos vegetales que se origina en los
ríos cuando el carbonato de calcio precipita sobre la vegetación.
Las dolomías es otro tipo de roca que se diferencia de la anterior
por tener en su composición química, además de carbonato y
calcio, un porcentaje alto de magnesio.

Cuando se produce la acumulación de restos de caparazones de


organismos que construyen sus caparazones con sílice, como son
las diatomeas, o por precipitación de la sílice que lleva el agua, se
genera el sílex.

Otro tipo de rocas son las rocas evaporíticas que se generan por
evaporación de aguas en medios marinos y lagunares. La roca más
importante de este tipo son los yesos, rocas originadas por la
precipitación de sulfato cálcico.

Las calizas son un material utilizado para la fabricación de cemento


y la cal usada en construcción. Igualmente es un material que se
utiliza para la construcción de las fachadas y revestimiento de
suelos de los edificios. El yeso se utiliza para el revestimiento de
paramentos y la fabricación de escayolas.

Los carbones y petróleos son rocas sedimentarias no detríticas


llamadas organógenas ya que se originan a partir de la acumulación
de restos de materia orgánica. Los carbones proceden de restos
vegetales y el petróleo procede del plancton marino. Poseen un
enorme interés económico dado su poder calorífico y de creación
de energía por su combustión.

2.2 Rocas ígneas:

Son rocas generadas por el enfriamiento de una masa líquida de


composición silicatada que procede del interior de la Tierra. Esta masa
fundida se encuentra a altas temperaturas. Cuando se enfría y solidifica
durante su ascenso hacia la superficie de la Tierra, en zonas cercanas a la
superficie (corteza terrestre) da lugar a las rocas plutónicas, mientras que
cuando se enfría y solidifica en la superficie da lugar a las rocas volcánicas.

2.2.1 Rocas plutónicas:

Se originan bajo la superficie terrestre y por tanto, al estar


sometidas a grandes presiones, sus minerales crecen muy unidos,
formando rocas densas no porosas. Su enfriamiento es muy lento
por lo que los cristales de los minerales que las forman pueden ser
relativamente grandes. En algunas ocasiones se pueden apreciar a
simple vista.

Los granitos son las rocas plutónicas más comunes. Están


compuestos por una mezcla de los minerales cuarzo, feldespato y
mica. El gabro es otra roca plutónica común, se reconoce por la
ausencia de cuarzo y sus tonos oscuros.

Las rocas plutónicas y principalmente las graníticas tienen una


importante producción en España para la construcción. Dado su
buen comportamiento se utilizan para la estructura y revestimiento
de las fachadas y la pavimentación interior y exterior de los
edificios, así como en la fabricación de encimeras de cocinas y
baños. También tienen un importante uso en la industria funeraria.

2.2.2 Rocas volcánicas:

Se originan cuando los magmas salen al exterior de la superficie de


la Tierra, dando lugar a la lava de los volcanes, y se enfrían en la
superficie terrestre a temperaturas y presiones bajas. El resultado
son rocas constituidas por una masa de cristales de pequeño tamaño
o bien materia amorfa sin cristalizar (vidrio). En ocasiones se
pueden distinguir algunos minerales rodeados de una masa
microcristalina o amorfa.

Es común clasificar las rocas volcánicas en función de su


composición química. Una roca muy frecuente y fácil de reconocer
por sus tonos oscuros es el basalto. La riolita, por el contrario,
presenta tonos claros.

La piedra pómez o pumita tiene una composición muy similar a la


riolita pero tiene una alta porosidad que la hace particularmente
“esponjosa” (es tan ligera que flota en el agua). Por sus
características es utilizada en la industria como elemento filtrante y
absorbente, en cosmética, y como polvos abrasivos para limpieza y
pulido de piezas. Se utiliza en agricultura como aireador y por su
capacidad de retener el agua durante bastante tiempo.

El vidrio volcánico se llama obsidiana y se podría decir que es una


roca volcánica. Tiene color oscuro y un brillo vítreo característico.
Se utiliza para joyería y adornos. En el pasado se utilizaba para
puntas de flechas y lanzas, con un uso similar al del sílex.

2.3 Rocas metamórficas:

Las rocas metamórficas se generan a partir de rocas preexistentes que, como


consecuencia de sufrir un aumento importante de temperatura y de presión
por procesos geológicos (enterramiento, intrusión de magmas, etc.), sufren
reajustes. Este reajuste ocasiona cambios en sus minerales y composición
química de forma que la roca original (sedimentaria, ígnea o metamórfica)
se transforma en un nuevo tipo que llamamos roca metamórfica.

El proceso metamórfico se realiza en estado sólido, es decir, las


transformaciones se producen sin que la roca llegue a fundirse. La mayoría
de las rocas metamórficas se caracterizan por un aplastamiento general de
sus minerales que hace que aparezcan orientados de forma plana dando
lugar a una laminación de la roca. Este fenómeno se denomina foliación.

Las pizarras proceden de arcillas que han sufrido un incremento bajo de


temperatura y presión por enterramiento. Presentan una estructura foliada
que se denomina pizarrosidad (foliación muy recta, paralela y muy fina).
Generalmente son oscuras y con frecuencia contienen fósiles. Son utilizadas
en placas para techar en construcción, así como para revestimiento de
paredes y suelos en viviendas.

Los esquistos son rocas que han sufrido un metamorfismo más intenso.
Presentan una estructura foliada más deformada que se denomina
esquistosidad. Los fósiles que pudiera tener la roca original desaparecen
durante el proceso metamórfico.

El gneis es una roca que ha sufrido un metamorfismo muy intenso. Sus


principales minerales son el cuarzo, los feldespatos y las micas (como el
granito) pero se presentan orientados en bandas claras y oscuras.

El mármol es una roca metamórfica que procede de la transformación de


rocas como la caliza y la dolomía por un incremento de la temperatura y
presión. Presenta un aspecto cristalino característico. El mármol es una de
las rocas o piedras ornamentales más apreciadas, ya que al ser pulida
presenta unas características cromáticas y decorativas muy llamativas.
Además, tiene unas propiedades de resistencia muy adecuadas para ser
utilizada en construcción.

La cuarcita procede del metamorfismo de areniscas muy ricas en cuarzo y se


utiliza como árido en construcción constructiva y decorativa.
3 RECONOCIMIENTO DE ROCAS

Para poder reconocer una roca, lo primero que tienes que saber es a cuál de los
tres grandes grupos pertenece.

 GRUPO A. ROCAS ÍGNEAS Aspecto granudo, poroso o vítreo. Nunca


dispuesta en láminas.

Roca homogénea con cristales pequeños incluidos en Roca heterogénea formada


una pasta vítrea enteramente por cristales

COLOR CLARO COLOR OSCURO


PUMITA OBSIDIANA BASALTO GRANITO GABRO
 Poco pesada.  Ligera.  Pesada.  Granos minerales  Granos
 Muy porosa.  Sin poros.  A veces con visibles a simple minerales
 Flota en el agua.  Aspecto pequeños vista. visibles.
brillante. cristales visibles  De colores claros.  Solo minerales
 Con fractura de olivino  Compuesta por oscuros (gris,
típica de (verde o cristales grises, negro y verde).
vidrio. marrón). traslucidos de
cuarzo asociados
a feldespatos
(blanco o rosa) y
mica negra.
 GRUPO B. ROCAS METAMÓRFICAS Aspecto esquistoso (en láminas),
en bandas de colores o rocas homogéneas de colores claros (gris o blanco),
grano fino y no porosas.

Con esquistosidad (laminas) Sin esquistosidad

PIZARRA ESQUISTO GNEIS MARMOL CUARCITA

 Roca oscura.  Roca brillante.  Esquistosidades  Roca masiva  Roca masiva


 Sin brillo o A veces se menos definidas sin estructura sin estructura
brillo mate. pueden que las anteriores. definida. definida.
 Puede contener reconocer  Alternancia de  Color blanco.  Color blanco.
fósiles. micas. bandas claras y  Produce  No produce
oscuras. reacción con reacción con
ácido ácido
clorhídrico. clorhídrico.
 No raya el  Raya el vidrio.
vidrio.
 GRUPO C ROCAS SEDIMENTARIAS No cumple las condiciones
anteriores.

Formado por fragmentos


Fragmentos Los fragmentos se ven a simple vista
imperceptibles Conglomerados
ARCILLA ARSENISCA PUDINGAS BRECHAS
Fragmentos
Si se acerca a los labios Formado por Fragmento
mayores de 2 mm
húmedos se adhiere granos de arena mayores de 2 mm
de forma
ligeramente de tamaño < 2mm de forma angulosa
redondeada

No formado por fragmentos (no detrítica)


CARBONATICAS EVAPORITAS ROCAS ORGANOGENAS
CALIZA SALES CARBON PETROLEO
 De colores claros, gris  De color blanco, incoloro  De color negro con zonas
blanco rosado o carne brillantes a mates en donde
 Puede contener fósiles  Algunas tiene sabor se aprecia en ocasiones la
 Hace reacción en contacto salado, halita presencia de restos
con ácido clorhídrico  Si son blancas y sin sabor vegetales
 Pueden tener origen son los yesos  Es blando y mancha de
orgánico  Si son de color carne y negro las superficies que
sabor amargo, Camalita o toca
sin sabor, Silvina
REFERENCIA BIBLIOGRAFICAS:

1. NOMENCLATURA DE LOS HORIZONTES:

 https://cienciaybiologia.com/edafologia-iii-nomenclatura-abc-del-suelo/

 http://www.geocities.ws/mforrajes/nomenclatura.html

 https://www.fing.edu.uy/sites/default/files/2012/5922/Capitulo8.pdf

2. ROCAS Y SU CLASIFICACION

 http://www.ciudadciencia.es/doc/files/FICHA_CLASIFICACION%20DE%2
0ROCAS_CC.pdf

 http://www.ciudadciencia.es/doc/files/FICHA_CLASIFICACION%20DE%2
0ROCAS_CC.pdf

 http://www.geologia.uchile.cl/las-rocas-y-sus-procesos-de-formacion

 http://www.aula2005.com/html/cn1eso/06roques/06lesroqueses.htm
ANEXO
Fig. 01: Esquema simplificado del perfil de suelo en profundidad
fig. 02: Horizontes “O”

Fig. 03: Horizonte “A”


Fig. 04: Horizonte “B”

Fig. 05: Horizonte “C”


Fig. 06: Horizonte “R”

Fig. 07: Horizonte de transición


Fig. 08: Roca Conglomerado

Fig. 09: Roca Tobas calcáreas


Fig. 10: Granito rosa

Fig. 11: Roca Basalto


Fig. 12: Roca riolita

Fig. 13: Roca obsidiana


Fig. 14: Rocas pizarra

Fig. 15: Roca esquisto


INTEGRANTES: CARBAJAL BLAS GISELA. GAMARRA MELENDRES
THANIA, JAICO CRUZ CRISTHIAN, JARA VASQUEZ ORIANA SOFIA,
TORRES TORRES ALBERTO