You are on page 1of 9

Supremacía Papal.

¿existía antes del cisma del año 1054 autoridad de Roma sobre otras
jurisdicciones?
¿era el Obispo de Roma un "primero entre pares" o su rango de autoridad era
universal?
En este estudio se analizarán las objeciones realizadas en esta materia y se
refutarán usando material NETAMENTE ORIENTAL anterior al cisma en lo que
concierne a lo histórico.
Comenzando:
Si, existía pero no es tan fácil de exponer el como se cree, dados los abusos
críticos que muchos apologistas Católicos cometen y los alegatos sesgados de
los Ortodoxos. Aparte que en muchos casos se desconoce la cultura y
argumentos de la otra parte leyendo textos a la ligera sin el debido sentido
crítico.
Primeramente debemos distinguir lo histórico de lo Teológico.
Hecha esta distinción debemos abordar cada arista para llegar a una
conclusión menos sesgada.
1A- En lo tocante a lo teológico el asunto en cuestión es el asunto de la
Infalibilidad si es Papal o Conciliar.
Dejaré Documentación Católica para desmitificar el asunto y que no se creen
mitos relacionados al tema, para así no "darle de comer" a nuestros
detractores:
* Vayamos al Catecismo:
891 "El Romano Pontífice, cabeza del colegio episcopal, goza de esta
infalibilidad en virtud de su ministerio cuando, como Pastor y Maestro supremo
de todos los fieles que confirma en la fe a sus hermanos, proclama por un acto
definitivo la doctrina en cuestiones de fe y moral [...] La infalibilidad prometida a
la Iglesia reside también en el cuerpo episcopal cuando ejerce el magisterio
supremo con el sucesor de Pedro", sobre todo en un Concilio Ecuménico (LG
25; cf. Vaticano I: DS 3074). Cuando la Iglesia propone por medio de su
Magisterio supremo que algo se debe aceptar "como revelado por Dios para
ser creído" (DV 10) y como enseñanza de Cristo, "hay que aceptar sus
definiciones con la obediencia de la fe" (LG 25). Esta infalibilidad abarca todo el
depósito de la Revelación divina (cf. LG 25).
892 La asistencia divina es también concedida a los sucesores de los
apóstoles, cuando enseñan en comunión con el sucesor de Pedro (y, de una
manera particular, al obispo de Roma, Pastor de toda la Iglesia), aunque, sin
llegar a una definición infalible y sin pronunciarse de una "manera definitiva",
proponen, en el ejercicio del magisterio ordinario, una enseñanza que conduce
a una mejor inteligencia de la Revelación en materia de fe y de costumbres. A
esta enseñanza ordinaria, los fieles deben "adherirse con espíritu de
obediencia religiosa" (LG 25) que, aunque distinto del asentimiento de la fe, es
una prolongación de él.
* Vayamos al Código de Derecho Canónico:

Página 1
49 § 1. En virtud de su oficio, el Sumo Pontífice goza de
infalibilidad en el magisterio, cuando, como Supremo Pastor y Doctor de todos
los fieles, a quien compete confirmar en la fe a sus
hermanos, proclama por un acto definitivo la doctrina que debe
sostenerse en materia de fe y de costumbres.
§ 2. También tiene infalibilidad en el magisterio el Colegio de los Obispos
cuando los Obispos ejercen tal magisterio reunidos en el Concilio Ecuménico y,
como doctores y jueces de la fe y de las costumbres, declaran para toda la
Iglesia que ha de sostenerse como definitiva una doctrina sobre la fe o las
costumbres; o cuando dispersos por el mundo pero manteniendo el vínculo de
la comunión entre sí y con el sucesor de Pedro, enseñando de modo auténtico
junto con el mismo Romano Pontífice las materias de fe y costumbres,
concuerdan en que una opinión debe sostenerse como definitiva.
§ 3. Ninguna doctrina se considera definida infaliblemente si no consta así de
modo manifiesto.
* Ratzinger explica así este dogma:
“Ese dogma no significa que todo lo que diga el Papa es infalible. Significa,
exactamente que en el cristianismo, en la fe católica en todo caso, hay una
última instancia que decide. Significa que el Papa tiene autoridad para decidir,
con carácter vinculante, en las cuestiones esenciales, y que nosotros, en
definitiva, podemos tener la certeza de que la herencia de Cristo se ha
interpretado correctamente”… “El Papa, lógicamente, también está sujeto a
ciertas condiciones, que a él le obligan en grado sumo, para garantizar que no
se trata de una decisión suya, de su conciencia subjetiva, sino que se ha
tomado conforme a la conciencia de la Tradición”… “Los obispos de Roma
fueron muy pronto conscientes de su tradición petrina, y de que, junto a aquella
responsabilidad, habían recibido la promesa de ayuda para responder a ella.
En la crisis del arrianismo, esto se hizo evidente al ser Roma la única instancia
que pudo hacer frente al Emperador. El obispo de Roma, que, naturalmente,
debe oír a toda la Iglesia en su conjunto y no crear una nueva fe, tiene una
función que está en línea de la promesa petrina. Todo esto se ha formulado
conceptualmente de manera definitiva en el año 1870”(Estas citas están
tomadas del libro “La sal de la Tierra”, capítulo “El dogma de la infalibilidad”).
B- Teniendo estas nociones mencionadas arriba claras será mejor ver el asunto
en acción a través de la historia pero antes dejaré unas citas Orientales
anteriores al cisma que serán de gran ayuda. Porque desde el siglo 9 en
Oriente se reconfiguró la Eclesiología para pretender mostrar una Iglesia
conciliar en el primer milenio:
* San Atanasio (295-373) se sirvió de una carta de un papa para luchar contra
los herejes arrianos. El papa San Dionisio había escrito, hacia el año 260, una
carta doctrinal a Dionisio, obispo de Alejandría, donde condena la herejía de los
sabelianos, que fue retomada más tarde por arrianos,. Es por esto que San
Atanasio reprocha a los arrianos de haber sido ya condenados desde hacía
largo tiempo por un juicio definitivo, lo que prueba que él creía en la infalibilidad
papal (De sententia Dionysii).
En una carta a Félix, escribía esta frase memorable: “La Iglesia romana
CONSERVA SIEMPRE la verdadera doctrina sobre Dios”.

Página 2
* San Efrén (300-373), el gran doctor de la Iglesia siríaca, celebra la
magnificencia
se la enseñanza pontifical, continuamente asistida por el Espíritu Santo:
“¡Salud, o sal
de la tierra, sal que no puede jamás perder el sabor! Salud o luz del mundo,
aparecida por el Oriente y resplandeciente en todas partes, que ilumina a los
que estaban agobiados bajo las tinieblas, y que arde siempre sin ser renovada,
ésta luz es Cristo; su candelabro es Pedro, la fuente de su aceite, es el Espíritu
Santo” (Enconium in Petrum et Paulum et Andream, etc.)
* San Epifanio (c 315-403) Interpreta Mateo XVI, 18. Afirma que era imposible
que la Iglesia Romana fuera vencida por las puertas del infierno, es decir por
las herejías, porque ella estaba apoyada sobre la fe sólida de Pedro junto a
quién se encontraba la buena respuesta a todas las cuestiones doctrinales. “A
Pedro, el Padre manifiesta a su propio Hijo, y es por esto que es llamado
bienaventurado. Pedro a su vez
manifiesta el Espíritu Santo (en su alocución a los judíos, el día de
Pentecostés), como convenía a aquél que era el primero entre los apóstoles, a
aquél que era la piedra inconmovible sobre la cual la Iglesia de Dios es
fundada, y contra la cual las puertas del
infierno no prevalecerán. Por estas puertas del infierno debe entenderse las
herejías y los
autores de herejías. De todas maneras, la fe es fundada sólidamente en él: ha
recibido
las llaves del cielo, él ata y desata en la tierra y en el cielo. En él se resuelven
las cuestiones más arduas de la fe” (Anchoratus C. 9).
* San Basilio (329 – 379) Informa su amigo San Atanasio que tenía la intención
de demandar al pontífice de ejercer su autoridad para exterminar la herejía de
Marcel d’Ancyre (carta 69). “La carta de San Basilio, que menciona esta
demanda de intervención del obispo de Roma como un asunto corriente y
ordinario, lleva a concluir que en esta época era no solamente la convicción
personal de Basilio, sino también la convicción de todos, aún en Oriente, que el
obispo de Roma posee el poder de juzgar soberanamente por sí mismo, las
cuestiones doctrinales” (Vacant y Mangenot:
Diccionario de teología católica, artículo “infalibilidad del papa”). ¿Por qué
consultar a
Roma y no a otra autoridad? “Pedro”, dice San Basilio, “fue encargado de
formar y de
ordenar la Iglesia, porque él brillaba en la fe” (Contra Enom, libro 2). ¡Gracias a
la promesa de Cristo, el papa perseveraba absolutamente sin ninguna
debilidad, pues su fe
tenía la misma estabilidad que aquélla del Hijo de Dios mismo! “Pedro fue
puesto para
ser el fundamento. Él había dicho a Jesucristo: Tú eres el Cristo, Hijo de Dios
viviente”, y a su vez le fue dicho que él era Pedro, bien que no fue piedra
inmóvil, sino que solamente por la voluntad de Jesucristo-Dios comunica a los
hombres sus propias dignidades. Él es padre y él hace a los padres; él es
piedra y da la calidad de piedra, haciendo así participar a sus servidores de lo
que le es propio” (Homilía 29). Este último pasaje de San Basilio goza de una
autoridad particular en la Iglesia católica, porque fue insertado en el catecismo
del Concilio de Trento (Explicación del símbolo, sección Credo in… Ecclesiam).

Página 3
* San Gregorio Nacianceno (c. 330-390) alaba la indefectibilidad de la fe
romana en un poema. “En cuanto a lo que es la fe, la antigua Roma, desde el
principio como
hoy, prosigue dichosamente su curso y mantiene el occidente entero en los
lazos de la doctrina que salva” (Carmen de vita sua, vers 268-270).
* San Gregorio de Nisa (muerto en 394), hermano menor de San Basilio,
afirma:
“La Iglesia de Dios tiene su solidez en Pedro, pues es éste quién, a partir de la
prerrogativa que le ha sido acordada por el Señor, es la piedra firme y muy
sólida sobre
la cual el Salvador ha construido la Iglesia” (Laudat. 2 in St Stephan hacia el
final).
* San Juan Crisóstomo (340-407) es el más célebre de los Padres griegos. En
razón de sus enseñanzas admirables. merece el apelativo de “Chrysostome”,
es decir “boca de oro”, San Juan Crisóstomo sugiere la solidez admirable de la
fe de Pedro por una imagen: Hay muchas olas impetuosas y crueles
tempestades, pero yo no temo ser sumergido, porque me sostengo sobre la
piedra. Que el mar se agite furioso, poco me importa: él no puede destruir esta
piedra inconmovible (Carta 9 a Ciríaco). Insiste sobre la etimología simbólica
del nombre del primer papa: “San Pedro ha sido así llamado, en razón de su
virtud. Dios ha como depositado en este nombre una prueba de la firmeza del
apóstol en la fe” (Cuarta Homilía sobre los cambios de nombres).
* San Máximo el Confesor (650)
¿Cuánto más en el caso del clero y la iglesia de los romanos que desde
antiguo hasta hoy preside sobre todas las Iglesias que existen bajo el sol?
Seguramente habiendo recibido esto Canónicamente, tanto de los Concilios y
de los Apóstoles como de los príncipes (Pedro y Pablo) y siendo enumerados
en su compañía, ELLA NO ESTÁ SUJETA A LOS ESCRITOS O PUNTOS DE
LOS DOCUMENTOS SINODALES A CAUSA DE LA EMINENCIA DE SU
PONTIFICADO...incluso en todas estas cosas todas están igualmente sujetas a
ella (la Iglesia de Roma) de acuerdo a la ley sacerdotal. Y entonces sin miedo
sino con toda la santa confianza estos ministros (los papas de Roma) son la
auténtica roca firme e inamovible que es la mayor grandeza de la Iglesia
Apostólica de Roma.
(Maximus, in J.B. Mansi, ed. Amplissima Collectio Conciliorum, vol. 10)
* De esto nos dan testimonios Cirilo y Metodio los grandes y famosos apóstoles
bizantinos de los países eslavos, fundadores de las Iglesias Orientales en las
Balcanes escriben:
"Por su primacía no le es requerido al Pontífice de Roma asistir a un Concilio
Ecuménico, pero sin su participación manifestada por el envío de sus
subordinados cada Concilio Ecuménico sería inexistente porque es él quien
preside sobre el Concilio"(--Methodius ---N. Brian-Chaninov, The Russian
Church (1931), 46; cited by Butler, Church and Infallibility, 210) (Upon This
Rock (San Francisco: Ignatius, 1999), p. 177).
Puedo citar varios ejemplos:
Los Concilios de Efeso (430 y 449) que fueron solo Obispos de Oriente, pero
se considera Ecuménico el del 430 porque Roma lo ratificó.

Página 4
Por otro lado si Roma no tuviese primacía aparte de haber homologado Efeso
430, anuló el latrocinio de Efeso 449.
¿Que raro que por la falta de asistencia de legados Romanos Efeso 430 no
quedó como un Concilio Panortodoxo como pasó con el Concilio de Trullo 692
DC, el cual aunque no es reconocido por Roma, la Ortodoxia no lo cuenta
como Ecuménico?
O el Papa Nicolás I anulando un Concilio Ecuménico realizado en el año 861
(cf. "La Iglesia Ortodoxa" de Kallistos Ware pag. 48).
Como diria Agustin, "Roma locuta causa finita." (Sermón 131:10).
2A- Ahora yendo a lo histórico, con respecto a la Pentarquía los Ortodoxos
hacen la "vista gorda" a esto mencionado arriba y unos cuantos malabares.
Aqui hay una respuesta para los que hablan de la pentarquía y "primus inter
pares":
"(...)En la literatura eclesiástica, la expresión se comienza a utilizar en Oriente
cuando, a partir del siglo V, se difunde la idea de la Pentarquía, según la cual a
la cabeza de la Iglesia se encontrarían los cinco Patriarcas, y la Iglesia de
Roma tendría el primer puesto entre lasIglesias hermanas patriarcales. Al
respecto, hay que notar que ningún Romano Pontífice reconoció esta
equiparación de las sedes ni aceptó que a la sede romana se le reconociese
solamente un primado de honor. Además, nótese que en Occidente no se
desarrolló esa estructura patriarcal que es típica de Oriente.(...)"
http://www.vatican.va/…/rc_con_cfaith_doc_20000630_chiese-s…
Además cuando en el Concilio de Nicea se establecieron tres sedes principales
siendo Roma la primera, Alejandría la segunda y Antioquía la tercera, TODAS
tienen la particularidad de poseer Sucesión Apostólica Petrina.
B- A todo esto un argumento utilizado por ellos es el honor que supuestamente
merecería Antioquía por ser la "madre de las Iglesias gentiles" aparte de que
Pedro estuvo allí antes que en Roma. No pasa de una teoría moderna y falaz.
Caso contrario sería vana la mención de Ignacio (110 DC) en la salutación a la
Iglesia de Roma como la que PRESIDE EN EL AMOR (Rom 1:1), o la Carta de
Clemente (96 DC), la cual nos muestra un agente que emite corrección desde
Roma a una Iglesia de otra parte del imperio (Corinto).
http://escrituras.tripod.com/Textos/EpIgnacio.htm
http://www.primeroscristianos.com/…/1040-epistola-de-san-cl…
Esto también es confirmado más adelante por Ireneo (180 DC) que en su obra
Adversus Haereses Libro III, capítulo 3:2-3 nos menciona no solo lo sucedido
en Corinto sino que nos da una línea de Sucesión Apostólica de la Iglesia de
Roma aparte de que las demás deben poseer la autorización de ella en lo
tocante a las reuniones.
http://www.newadvent.org/fathers/0103303.htm
Aquí vemos una asimetría en pos de Roma, porque si bien existen otras
Iglesias con Sucesión Apostólica. Se toma a la de Roma como referencia para
conceder tales autorizaciones.
Este pasaje es muy controvertido debido a que tanto Ortodoxos como
protestantes intentan minimizar la influencia del Papado alegando que Ireneo

Página 5
habla de Roma como un ejemplo a seguir y a manera de resumen, y no como
teniendo una autoridad superior sobre las demás.
Pero como señalé arriba, la asimetría que Roma genera es el punto gravitante
para sustentar el Papado. Ya que las demás deberán estar en Comunión con
ella para estar en regla.
C- El final de Pablo de Samosata nos da una interesante pista sobre la
primacía del papado en pleno siglo III. Al negarse a renunciar, los obispos sirios
acudieron al de Roma, Dionisio, que aprobó las conclusiones del Tercer
concilio antioqueno, nombrando en su sustitución a Damno (hijo del
desaparecido Demetrio), sacerdote de vida irreprensible. Apeló Pablo al
emperador Aureliano, que se hallaba en Antioquía en 272, y este, tras consultar
con diversos consejeros, decretó que la sede correspondería “a aquel con
quién tuviese correspondencia el obispo de Roma”. Finalmente, Pablo fue
desalojado, pero no sin que sus corifeos sostuvieran sus enseñanzas y
practicaran bautismos durante casi dos siglos. Destacó entre ellos el presbítero
Luciano de Antioquía, hombre virtuoso y fundador de una escuela en la que
enseñó una cristología que pretendía llegar a un compromiso entre el
modalismo y el trinitarista subordinacionismo (el Hijo o Logos era un ser divino
pero subordinado al Padre). En sus tesis, Luciano admitía la divinidad del
Logos, pero creado por el Padre en el principio. Tuvo como alumnos a los
posteriores cabecillas de la herejía arriana: Eusebio de Nicomedia, Maris,
Teognis, y sobre todo su fundador, uno de los más conocidos heresiarcas de la
historia, el libio Arrio de Alejandría, que convirtió al Logos en el primer ser
creado pero ya no divino. El propio Luciano estuvo separado de la comunión
con su obispo durante más de diez años.
http://infocatolica.com/…/m…/1405141032-la-iglesia-siriaca-i
D- Convocatoria a Concilios.
Este es otro alegato para minimizar la Primacía Romana y es todo un "muñeco
de paja" por como se dijo arriba no saber distinguir lo histórico de lo Teológico.
Historicamente cualquiera puede convocar y presidir un Concilio,
Teológicamente quien tiene la última palabra es el Obispo de Roma.
Además el Papa enviaba legados los cuales lo representaban y a la vuelta a
Roma el Papa aprobaba o desaprobaba su actuación pudiendo hasta revocar
el Concilio.
Ya dejé ejemplos suficientes arriba.
3- El primado desde el punto de vista Bíblico:
A- Desde lo Eclesiológico lo podemos ver cuando Jesús ora solo por Pedro
para que confirme la Fe de Sus Hermanos (Lc 22:32), le da el rebaño de la
Iglesia naciente para pastorear (Jn 21:15-17), y más adelante la visión antes de
ir a lo de Cornelio (Hch 10:9-17) por la cual se terminaría definiendo el Concilio
de Jerusalén. Es interesante que aquí Pedro se levanta, disipa las disputas,
cuenta la visión recibida solo por él (Hch 15:7-11) y después en base a lo
canalizado por Pedro Santiago complementa la sentencia (Hch 15:13-21).
Aqui vemos un ejemplo de canalización de un Misterio Divino en lo que
respecta a lo Conciliar y la conclusión de un problema de la época por medio
de alguien sujeto a Pedro y siguiendo no solo la Revelación recibida sino la

Página 6
explicitación dada cuando se paró y comenzo a hablar disipando las
discusiones entre ancianos.
B- Además si estudiamos la Misiología Apostólica después de la incorporación
de Pablo al círculo de los Doce, él como Apóstol de los gentiles generalmente
se dirigía hacia nuevas tierras y el eco de Pedro detrás de él.
Por ejemplo si vemos a 1 Ped 1:1 dicha Carta fue enviada a una región
previamente Evangelizada por Pablo, ver Hechos 19:10 que nos dice que el
Evangelio fue predicado en toda Asia.
En 1 Corintios 9 tenemos otro ejemplo de ello:
"2 Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el
sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor."
Y versículos más adelante vemos el eco de Pedro respaldándolo detrás,
usando a Pedro como recurso final para armar una Apología de su Ministerio
como Apóstol:
"3 Contra los que me acusan, esta es mi defensa:
4 ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber?
5 ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como
también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, Y CEFAS?"
Además en dicha Iglesia gentil muchos decían ser partidarios de Pedro, ver 1
Cor 1:12,
《Me refiero a que cada uno de ustedes dice: "Yo soy de Pablo," otro: "yo de
Apolos," otro: "yo de Cefas," y otro: "yo de Cristo."》
Podemos ver como el eco de Pedro estaba por encima de Pablo y como éste
se "cuelga" de él para validar su Ministerio.
4- Como valoración es evidente que Teológicamente el Obispo de Roma
gobernaba sobre todo el Cristianismo (eso que no cité literatura Occidental, en
especial a Cipriano que es costumbre mutilarlo cuando los detractores lo citan).
Desde lo histórico podemos ver una Iglesia muy diferente a la actual. No existía
el verticalismo que conocemos como forma de Gobierno sino que era más
descentralizado el sistema.
Eso no le quita autoridad al Pontífice pero si reconfigura la administración de la
Iglesia por obvias razones: la comunicación era más lenta, la diplomacia era un
factor desequilibrante debido a que los encuentros se hacían por medio de
legados, las distancias eran mayores, el factor político y las disputas con el
emperador entorpecían muchas veces la resolución de conflictos Teológicos
debido a que los Orientales le dieron demasiadas atribuciones y en la práctica
más de uno se extralimitó (desde consagración y deposición de obispos -
bardas y miguel III apoyando a focio y expulsando a Ignacio- , hasta la
elaboración de manifiestos teológicos -como heraclio con el "ektesis", o a
constancio II ensuciando a Atanasio de Alejandría).
En pocas palabras podemos resumir la ejecución de su autoridad en la
expresión conocida en el ámbito Naval como "Comando por negación", en la
cual cada miembro de la fuerza de tarea ejecuta de manera libre las acciones
tácticas necesarias según lo vea conveniente pero sujeto al ulterior juicio del

Página 7
Comandante quien por su calidad de tal podrá abortar la acción prevista por el
agente inicial en una primera instancia.
5 - Bonus Track:
Dejaré a continuación un artículo que muestra la correspondencia entre el
Monasterio de San Maron en Antioquía de Siria y la Iglesia Roma en el
Pontíficado de Hormisides por el año 517, en el cual se le informa al Papa del
martirio de 350 monjes (que hasta hoy día todos los 31 de julio celebramos su
Martirio) para que tome medidas al respecto.
Posteriormente Hormisides envía una carta trayendo consolación al Monasterio
de San Marón.
Empezaré con parte de la reseña hecha por Cornelia B. Horn en este caso:
"(...) The following letters are rare documents about the Maronites in general
and the monks of Saint Maron's Monastery or "Beit Maron" in particular. The
two letters are from the correspondence between the monks of Syria Secunda
and Pope Hormisdas (20 July 514 - 6 August 523). (1) The Latin and Greek
texts of this correspondence are preserved in the collectio Avellana as letters
139 and 140, (2) edited in 1898 by Otto Günther as the second part of the
collectio Avellana in the series Corpus scriptorum ecclesiasticorum latinorum
(CSEL) as volume 35. (3) The letters contained in the collectio Avellana were
written between the years 367 and 553 A.D. The largest part of Pope
Hormisdas' correspondence is contained in the collectio Avellana and is one of
the main sources for studying the history of the papacy of Rome in the 6th
century.
Hormisdas was enthroned as pope in a time when the schism between Rome
and Constantinople, which had begun under Bishop Acacius (471-489), was still
continuing. (4) The Eastern Roman Emperor Anastasios I (491-518) and Pope
Hormisdas made efforts at re-establishing the unity of the Church. Pope
Hormisdas required that the Constantinopolitan bishops should: (a) accept the
decisions of the Council of Chalcedon (451); (b) agree to all the letters of Pope
Leo I (440-461); and (c) condemn the heretics Nestorius (ca. 381-451) and
Eutyches (fl. 450) and all their followers, including Acacius of Constantinople
and Peter the Fuller, bishop of Antioch (471, 475-477, 485-488, died in 488).
Pope Hormisdas also demanded that the bishops sign a document (the
'libellus') containing the so-called 'formula/regula fidei Hormisdae' (5) (the
formula/rule of the faith of Hormisdas), which stated that it is in and through the
Apostolic See that the Catholic faith is always preserved without fault. ... It is
there that one finds the integrity and truth of the Catholic religion and its perfect
stability (In Sede apostolica citra maculam semper est catholica servata
religio... In qua est integra et verax christianae religionis et perfecta soliditas). At
first, these efforts from both sides remained without success. Yet later on, when
approximately 40 bishops from dioceses in the western Balkans and Syria
approached the Roman side more closely, Hormisdas repeated his conditions in
517, yet again without full success. Only when the Emperor Justin I (518-527)
had succeeded Anastasios I on 10 July 518 and contacts between Rome and
Constantinople had been re-established, could the Acacian Schism be
overcome on 22 April 519. (6)(...)"
Vayamos a la carta y a lo relacionado con el tema de la Supremacía Papal
[letter 139:(11) (written towards the end of 517)]. Se mostrará aquí solo la

Página 8
contraparte Oriental para así por una cuestión de asimetrías manifestar a los
lectores que tal Supremacía no es una pretensión caprichosa sino una
atribución legítima aparte de ser un gran acto de autocrítica:
"To Hormisdas, the most holy and blessed patriarch of the whole world, the
holder of the See of Peter, the leader of the apostles, the earnest petition and
humble prayer of the least (important) archimandrites and of other monks of
your province Syria Secunda (...)"
"(...) We pray, therefore, most blessed one, we go on our knees and ask, that
you stand up with fervor and zeal and rightly have pity for the body that is torn
to pieces (for you are the head of all) and that you avenge the faith that has
been despised, the canons that have been trodden under foot, the fathers who
have been blasphemed and such a great synod that has been attacked with
anathema.
To you God has given the power and authority to bind and to loosen [Matt
16:19].(...)"

Página 9