You are on page 1of 141

LITERATURES MEDIEVALS COMPARADES

ANTOLOGIA DE TEXTOS

1
ALTERITAT I MODERNITAT DE LA CULTURA MEDIEVAL

Perceval le Gallois, d’Eric Rohmer

https://www.youtube.com/watch?v=clFYe_MFPDo
https://www.youtube.com/watch?v=SFZ0enEI51s

2
https://www.youtube.com/watch?v=QnVbpq6vQfc
https://www.youtube.com/watch?v=Q18kiI3-sns

https://www.youtube.com/watch?v=re9bZEzNZwE

3
https://www.youtube.com/watch?v=y3cXcS49D64

https://www.youtube.com/watch?v=Fdd8slj5FG8

I. L’ACTITUD DE L’ESCRIPTOR DAVANT LA SEVA OBRA: L’ÈPICA

Lectura i oralitat

San Agustín, Confesiones, Libro VI, 3


"Cuando él leía [Ambrosio, obispo de Milán], recorrían las páginas los ojos y el corazón
profundizaba el sentido, pero la voz y la lengua descansaban. Muchas veces, estando
nosotros presentes --porque a nadie se le prohibía la entrada, ni había costumbre de
anunciarle al visitante--, le vimos leer así en silencio y jamás de otra manera. Y después
de haber estado sentados largo rato sin decir nada --¿quién se hubiese atrevido a
importunar a un hombre tan abstraído?-- nos retirábamos suponiendo que durante ese
breve tiempo que podía encontrar para fortalecer su espíritu descansando del tumulto de
los asuntos ajenos, no quería que se le distrajese. Tal vez se guardaba temiendo que un
oyente, atento y cautivado ante un pasaje un tanto oscuro del autor que estaba leyendo,
lo obligase a explicar o discutir algunas cuestiones más difíciles y que, por el tiempo
empleado en ese menester no pudiese leer tantos volúmenes como quisiera. Aunque
acaso también el cuidar su voz que se le enronquecía con mucha facilidad, pudiera ser el

4
verdadero motivo de que leyese en silencio. Mas fuese cual fuese la intención con que
lo hacía aquel varón, seguramente que era buena".

Marques d’oralitat

1. Anònim, Li Coronemenz de Looïs


Oiez, seignor, que Deus vos seit adanz!
Plais vos oïr d’une estoire vaillant
bone chançon, corteise et avenant?
Vilains joglere ne sai por quei se vant
nul mot en die tresque on li comant.
De Looïs ne lairai ne vos chant
et de Guillelme al Cort Nés le vaillant,
que tant sofri sor sarrazine gent;
de meillor ome ne cuit que nuls vos chant.

Seignor, baron, plaireit vos d’un essemple


d’une chançon bien faite et avenante?... vv. 1-11

2. Anònim, Aspremont
Plaist vos oïr bone chanson vaillant?

3. Anònim, Chanson de Guillaume


Plaist vus oïr de granz batailles et de forz esturs,
De Deramed, uns reis sarazinurs,
Cun li prist guere vers Lowis, nostre empereür?

4. Anònim, Aiol
Laissiés le noise ester, si vos traiés vers mi!

5. Anònim, Renaut de Montauban


Seignors, or faites pais, por Deu et por sun non,
Si porez ja oïr gloriose chançon

6. Anònim, Chanson de Roland


“Or guart chascuns que granz colps i empleit,
que malvaise cançun de nus chantet ne seit” ...
“Male chançun n’en deit estre cantee.”...
“Pur Deu vos pri que ne seiez fuiant
que nuls prozdom malvaisement n’en chant.”...

7. Wace, Roman de Rou (c. 1160)


Taillefer, qui mult bien chantout
sor un cheval qui tost alout,
devant le duc alout chantant
de Karlemaine et de Rolant
et d’Olivier est des vassals

5
qui morurent en Rencesvals. vv. 8035-8040

8. Jakemes, Roman du Castelain de Coucy (c. 1290)


Amours, qui est principaument
Voie de vivre honnestement,
M’a donné voloir de retraire
Un conte de tres noble affere
Pour les amoureus esjoïr
Qui le vorront lire ou oÿr.

La estètica de l’oralitat : La Chanson de Roland (1150 aprox)


1.
1
Carles li reis, nostre emperere magnes
set anz tuz pleins ad estet en Espaigne:
tresqu’en la mer cunquist la tere altaigne.
N’i ad castel ki devant lui remaigne,
mur ne citet n’i est remés a fraindre,

6
fors Sarraguce, ki est en une muntaigne.
Li reis Marsilie la tient, ki Deu nen aimet,
Mahumet sert e Apollin recleimet:
ne·s poet guarder ques mals ne l’i ateignet

El rey Carlos, nuestro emperador magno, ha estado en España siete años: conquistó
hasta la mar la alterosa tierra. No hay castillo que se resista ante él, ni ha quedado muro
ni ciudad sin derribar, salvo Zaragoza, que está en una montaña. La posee el rey Marsil,
que no ama a Dios; sirve a Mahoma e invoca a Apolín: no se puede preservar de que el
mal le alcance.

80 Oliveros ha subido a una alta colina; mira hacia la derecha por entre un valle herboso
y ve venir a aquella gente pagana. Llama a su compañero Roldán: "Del lado de España
veo venir gran tumulto, muchas lorigas blancas y muchos yelmos llameantes. Éstos
causaran gran quebranto a nuestros franceses. Lo sabía Ganelón, el pérfido, el traidor,
que nos escogió ante el emperador." "¡Calla, Oliveros!-responde el conde Roldán-; es
mi padrastro, y no quiero que lo menciones.

81 Oliveros a una colina ha subido. Ahora ve bien el reino de España y muchos


sarracenos que se han reunido. Brillan los yelmos engastados en oro, los escudos y las
lorigas jaldes, y las azconas y los gonfalones a ellas fijados. Apenas puede contar los
escuadrones: hay tantos que no sabe el número. En su interior está muy inquieto. En
cuanto pudo bajó de la colina, fue a los franceses y se lo contó todo [..]

83 Dijo Oliveros:"Los paganos tienen grandes fuerzas, y me parece que son muy pocos
nuestros franceses. Compañero Roldán, tañed, pues, vuestro cuerno, y lo oirá Carlos y
volverá la hueste". Responde Roldán: "Obraría como un necio: perdería mi fama en la
dulce Francia. Descargaré al punto grandes golpes con Durandarte, y su hoja se
ensangrentará hasta el oro (del pomo). ¡Para desgracia suya han venido los pérfidos
paganos a los desfiladeros! Os juro que todos están destinados a la muerte."

84 "Compañero Roldán, sonad, pues, el olifante; y Carlos lo oirá y hará volver la


hueste; nos socorrerá el rey con sus barones;" Responde Roldán: "No plazca a Nuestro
Señor que mis parientes sean afrentados por mí ni que la dulce Francia caiga en vileza.
Al contrario, atacaré mucho con Durandarte, la buena espada que llevo ceñida en el
costado: veréis su hoja toda ensangrentada. Para desgracia suya se han reunido los
pérfidos paganos. Os juro que todos están entregados a la muerte".

85 "Compañero Roldán, sonad vuestro olifante, y lo oirá Carlos, que está atrevesando
los desfiladeros. Os aseguro que volverán los francos". "No plazca a Dios-le responde
Roldán-, que jamás haya hombre vivo que diga que por los paganos haya hecho sonar el
cuerno. Mis parientes jamás serán recriminados por ello. Cuando esté en la gran batalla
asestaré mil setecientos golpes y veréis ensangrentado el acero de Durandarte. Buenos
son los franceses y acometerán valerosamente, y los de España no tendrán quien los
salve de muerte."
.

Motius èpics

1. El motiu del combat a cavall

7
Le cheval broche (4)des esperons tranchanz (-a, Prise)
Le cheval broche (4)des esperons d’or fin (-i, Roland)
Le cheval broche (4)des aguz esperuns (-u, Roland)
Le cheval broche (4)des esperuns a or (-o, Roland)
Le cheval broche (4)des esperuns d’or mier (-e, Roland).

2. El motiu de l’evocació de la batalla.


La veïssiez un estor comencier,
Tante anste fraindre et tant escu percier
Et tant halberc desrompre et desmailler,
L’un mort sor l’altre verser et trebuchier.
Couronnement de Louis, vv. 2332-2335

3. La veissiez un estor si pesant,


Tant hante fraindre et tant escu croissant
Et desmaillier tant haubers jazerant
Tant Sarrazin trebuchier mort sanglant!
Prise d’Orange, vv. 1824-18278.

4. Lors veïssiés une dure meslee


Tant’hanste fraindre, tant targe troee,
Et tante broigne desmaillie et fausee,
Tant pie, tant poing, tante teste colpee,
Tant bon vasal gesir goule baee.
Des abatus est joinchie la pree,
Et des navrez est l’erbe ensanglentee.
Raoul de Cambrai vv. 2979-2985.

5. La veïssiés un estour de randon,


Tante hanste fraindre et perchier tan blason,
Tant chevalier caïr fors de l’archon,
Tant Franc morir, tant Sarrasin felon.
Moniage Guillaume, vv. 4801-4804.

6. Veriedes tantas lanzas premer e alzar


tanta adagara foradar e pessar
tanta loriga falsar e desmallar
tantos pendones blancos salir vermeios en sangre
tantos buenos cavallos sin sos dueños andar...
Cantar del Cid, tirada 36

7. La bataille est aduree endementres:


Franc et paien merveilus colps i rendent,
Fierent li un, li altre se defendent.
E tante hanste i ad fraite et sanglente,
Tant gunfarun rumpu et tante enseigne.
Tant bon français i perdent lor juvente:
Ne reverrunt lor meres ne lor femmes
Ne cels de France ki as porz les atendent.
Chanson de Roland, tirada 109

8
II. L’ACTITUD DE L’ESCRIPTOR DEVANT LA SEVA OBRA: EL ROMAN.

Jean Bodel, Chanson des Saisnes


Ne sont que .iii. materes à nul home antandant:
De France et de Bretaigne et de Rome la grant;
Net de ces .iii. matères n'i a nule samblant.
Li conte de Bretaigne sont si vain et plaisant;
Et cil de Rome sage et de sens aprendant.
Cil de France sont voir chascun jour aparant.

La novel·la en vers

1. Benoît de Sainte Maure, Roman de Troie, aprox. 1160


Le latin sivrai e la letre,
nule autre rien n'i voudrai metre,
s'ensi non com jol truis escrit.
Ne die mie qu'aucun bon dit
n'i mete, se faire le sai,
mais la matire en ensivrai. (vv.139-144)

2. Robert de Blois, Beaudous, segona meitat s. XIII


Or le vuel je en romanz metre
tot ensi com conte la letre,
que je del mien rien n'i metrai
fors tant ke par rime dirai,
por ce ke ceus le vuel aprendre
qui ne sevent latin entendre. (vv.287-292)

3. Hue de Rotelande, Ipomedon, finals s. XIII


Si li latin n'est translatez,
gaires n'i erent entendanz;
por ceo voil jeo dire en romanz
a plus brevment, qe jeo saurai,
si entendrunt et clerc et lai... (vv.28-32)

Fors la verrour n'y acrestrai,


dirai brefment ceo que j'en sai.
Ke grant ovre voet translater,
Brefment l'estuet outre passer,
Ou, si ceo noun, trop s'anoieront
Cil ki d'oir talent auront. (vv.41-46)

Si el llatí no es tradueix, molts no l’entendran; per això vull traduir en llengua vulgar,
amb tota la fidelitat de què sigui capaç, perquè puguin entendre tant els que han rebut
instrucció com els que no.

9
No faré créixer res més que la veritat, escriuré de la forma més breu que pugui. Qui vol
traduir una bona obra, ho ha de fer sense allargar-la, si no ho fa així només aconseguirà
avorrir els qui vulguin escoltar-la.

4. Anònim, Roman de Thèbes, aprox. 1150


Qui sages est nel doit celer,
ainz doit por ce son senz moutrer
que quant il ert du siecle alez
touz jors en soit mes ramenbrez
Se danz Homers et danz Platon
Et Vergiles et Ciceron
Lor sapience celissant,
Ja ne fust d'eus parlé avant.
Por ço ne vueil mon sen taisir,
Ma sapience retenir;
Ainz me delet a aconter
Chose digne de remembrer.
Or s'en voisebt de tot mestier,
Se ne sont clerc o chevalier,
Car aussi pueent escouter
Come li asnes al harper
Ne parlerai de peletiers,
Ne de vilains, ne de berchiers; vv.1-18.

Quien es sabio no debe ocultarlo sino que debe demostrar su inteligencia para que
cuando se haya ido de este mundo sea siempre recordado. Si don Homero y don Platón,
Virgilio y Cicerón hubieran ocultado su sabiduría no se hubiera hablado más de ellos.
No quiero ocultar mi inteligencia ni contener mi sabiduría, sino que me delito en contar
cosas dignas de ser recordadas. Que se alejen de este oficio los que no sean instruidos o
caballeros, pues (los que no lo son) escuchan como el asno el sonido del arpa. No
hablaré de peleteros, ni de villanos ni de pastores.

Roman de Thebes (Partonopeus i Antígona)

Il meïsmes la dame enmeine,


de lui servir forment se paine.
Il la mena com faire sot,
tan franchement conme il plus pot.
Onques en cele compaingie
n'ï ot parlé de vilannie.
Parthonopiex pas ne s'oublie,
prie lui mout qu'el soit s'amie.
"Par Dieu, ce respont la pucele,
ceste amour seroit trop isnele!
Pucele sui, fille de roi,
legierement amer ne doi.
Ne doi amer par legerie
dant l'em puisse dire folie;
ainsi doit on prier berchieres

10
ou ces autres fames legieres.
Ne vous connois n'onc ne vous vi,
ne mes ore que vous voi ci.
Se or vos doing d'amer parole,
bien me pouez tenir pour fole.
Pour ce ne di, celer nel quier,
ne vous eüsse forment chier
s'estiïez de si haut linage
que vous fussiez de mon parage
et ce fust chose destinnee
qu'a fame vous fusse donee.

Ell acomanya la dama i s’esforça molt en servir-la. La tracta tan noblement com sap. Mai
en semblant companyia hauríeu escoltat mots vilans. Partonopeus molt li prega que sigui
la seva amiga, "Per Deu, respon la donzella, massa ràpid seria aquest amor! Sóc
donzella, filla de rei, no he d’estimar a la lleugera, ni actuar follament ; així es prega les
pastores, o altres dones lleugeres. No us conec ni us he vist mai fins ara. Si accedís a
estimar-vos de seguida podrien tenir-me per poc assenyada. Amb això no vull pas dir,
no us ho vull pas amagar, que no us tindria en gran estima, si fossiu d’alt llinatge i si
m’estiguéssiu destinat com a marit.

5. Benoît de Sainte Maure, Roman de Troie, aprox. 1165


E per ço me vueil travaillier
En une estoire comencier,
Que de latin, ou jo la truis,
Se j'ai le sen e se jo puis,
La voudrai si en romanz metre
Que cil qui n'entendent la letre
Se puissent deduire el romanz. vv.33-39.

Por esto me quiero esforzar en empezar una historia que del latín, como la he encontrado,
si tengo capacidad y puedo hacerlo, quisiera escribirla en romance para que aquellos que
no entienden el latín puedan deleitarse con la novela.

Mout est l'estoire riche e granz


E de gran uevre et de gran fait.
En maint sen avra l'om retrait,
Saveir com Troie fu perie,
Mais la verté est poi oie.
Omers, qui fu clers merveillos
E sages e escientos,
Escrist de la destruction,
Del grant siege e de l'acheison
Por quoi Troie fu desertee,
Que onc puis ne fu rabitee.
Mais ne dist pas sis livres veir,
Quar bien savons senz nul espeir
Qu'il ne fu puis cent anz nez
Que li granz oz fu assemblez:

11
N'est merveille s'il i faillit,
Quar onc n'i fu ne rien n'en vit. vv. 40-56

Muy grande y noble es la historia, grandiosa obra y de gran factura. De muchas maneras
se habrá contado a los hombres cómo fue destruida Troya; pero la verdad pocas veces se
oyó. Homero, que fue un excelente clérigo, sabio y de gran ciencia escribió sobre la
destrucción, el asedio y la causa por la cual Troya quedó desierta y nunca más volvió a
ser habitada. Pero en sus libros no dijo la verdad puesto que sabemos, sin ninguna ....,
que había nacido cien años después de que el gran ejército se organizara: no es de
extrañar si se equivocó porque nunca estuvo allí ni nada vio.

Quant il en ot son livre fait


E a Athenes l'ot retrait,
Si ot estrange contençon:
Dampner le voustrent par reison,
Por ço qu'ot fait les damedeus
Combatre o les homes charneus.
Tenu li fu a desverie
E a merveillose folie
Que les deus come homes humains
Faiseit combatre as Troians,
E les deuesses ensement
Faiseit combatre avuec la gent;
E quant sont livre reciterent,
Plusor por ço le refuserent.
Mais tant fu Omers de grant pris
E tant fist puis, si com je truis,
Que sis livres fu receüz
E en autorité tenuz. vv. 57-74

Cuando hubo acabado su libro y lo leyó en Atenas hubo una seria disputa: con razón le
criticaron porque había hecho combatir a los dioses con los hombres. Se creyó que
desvariaba y que se había vuelto loco pues hacía que los dioses, como si fueran hombres,
combatieran con los troyanos, y también a las diosas las hacía combatir con la gente. Por
esto cuando fue recitado su libro muchos lo rechazaron por esto. Sin embargo Homero fue
muy apreciado y he sabido que hizo tantas cosas después que su libro fue aceptado y
tenido como una autoridad.

..............
Icist Daires dont ci oez
Fu de Troie norriz e nez;
Deden esteit, onc n'en eissi
Desci que l'oz s'en departi;
Mainte proece i fist de sei
E a asaut e a tornei
En lui aveit clerc merveillos
E des set arz escientos:
Por ço qu'il vit si grant l'afaire
Que ainz ne puis ne fu nus maire,
Si voust les faiz metre en memoire:

12
En grezis en escrist l'estoire.
Chascun jor ensi l'escriveit
Come il o ses ieuz le veeit.
Tot quant qu'il faiseient le jor
O en bataille o en estor,
Tot escriveit la nuit apres. vv. 93-109

Dares escribió la historia en griego. Este Dares del que estáis oyendo hablar había nacido
y se había criado en Troya; estaba dentro, nunca salió de allí hasta que el ejército se
marchó. Realizó muchas proezas en asaltos y en torneos y también fue un excelente
clérigo, conocedor de las siete Artes. Y como vio aquel acontecimiento tan grande que ni
antes ni después hubo otro mayor quiso que todos aquellos hechos fueran recordados y
escribió la historia en griego. Así que cada día escribía lo que sus ojos habían presenciado.
Todo lo que pasaba durante el día, fuera batalla o combate, lo escribía después por la
noche.
..........
Lonc tens fu sis livres perduz,
qu'il ne fu trovez ne veüz;
Mais a Athenes le trova
Cornelius, quil translata:
De greu le torna en latin
Par son sen e par son engin.
Mout en devons mieuz celui creire
E plus tenir s'estoire a veire
Qe celui qui puis ne fu nez
De cent anz o de plus assez,
Qui rien n'en sot, iço savon,
Se par oïr le dire non.
Ceste estoire n'est pas usee,
N'en guaires lieus nen est trovee:
Ja retraite ne fust ancore,
Mais Beneeiz de Sainte More
L'a contrové e fait e dit
E o sa main les moz escrit,
Ensi tailliez, ensi curez
Ensis asis, ensi posez,
Que plus ne meins n'i a mestier.
Ci vueil l'estoire comencier:
Le latin sivrai e la letre,
Nule autre rien n'i voudrai metre,
S'ensi non com jol truis escrit.
Ne di mie qu'aucun bon dit
N'i mete, se faire le sai,
Mais la matire en ensivrai. vv. 117-144

Durante mucho tiempo su libro estuvo perdido de modo no se podía encontrar ni ver.
Pero Cornelio lo encontró en Atenas y, gracias a su inteligencia y a su talento, lo tradujo
del griego al latín. Debemos por lo tanto creer y tener esta historia como verdadera, más
que la de aquel que nació cien años o más después y que sólo supo lo que oyó decir. No se
ha hecho uso de esta historia ni ha sido contada en muchos lugares: y hasta hoy no se

13
había relatado. Pero Beneit de Saint More la ha ideado, compuesto y redactado y con su
mano ha escrito las palabras, talladas, cuidadas, asentadas y puestas de tal modo que no
hace falta (añadir) ni más ni menos. Ahora quiero empezar la historia: seguiré el texto en
latín, ninguna otra cosa querré añadir sino sólo lo que está escrito. No digo que no añada
algunas buenas palabras, si sé hacerlo, pero seguiré la materia.

6. Alexandre de Paris, Roman d’Alexandre, 1180


L'estoire d'Alixandre vous voeil par vers tretier
en roman qu'a gent laie doie aunques profirier;
mes tieus ne set finer qui bien set commancier,
ne moustrer belle fin pour s'ouvraigne essaucier,
ainz resamble l'asnon en son versefier,
qui biaus est quant il nest et mainte gent l'ont chier;
com plus croist, pus ledist et resamble aversier.
Cil troveor bastart font contes avillier
Si se veulent en cort sor les mellors proisier,
Ne conoissent bons mos et si veulent jugier,
Et qant il ont tout dit, si ne vaut un denier,
Ains convient la lor oevre par peniaus atachier. vv.30-41

La historia de Alejandro os quiero escribir en verso y en romance para que pueda


aprovechar a los laicos; pero hay quienes han empezado a escribir bien y no saben acabar
ni darle un buen final para ensalzar su trabajo, sino que en sus versos se parecen al asno
que es gracioso cuando nace gusta a la gente, y cuando crece se hace feo como un
demonio. Estos poetas bastardos envilecen sus cuentos y sin embargo quieren en la corte
pasar delante de los mejores, y sin conocer las palabras adecuadas quieren juzgar sobre
ellas, pero cuando lo han dicho todo, su cuento no vale un céntimo y hay que remendar
los pedazos de su obra.

7. Wace, Roman de Brut, 1155


Ki vult oïr e vult saveir
De rei en rei e d'eir en eir
Ki cil furent e dunt il vindrent
Ki Engleterre primes tindrent,
Quels reis i ad en ordre eü,
Ki anceis e ki puis fu,
Maistre Wace l'a translaté
Ki en conte la verité. vv.1-8

Quien quiera oír y saber de rey en rey, de heredero en heredero, quiénes fueron y de
dónde vinieron los que primero poseyeron Inglaterra, qué reyes hubo y en qué orden,
quién fue antes y quién fue después, Maestro Wace lo ha traducido y cuenta toda la
verdad.

8. Wace, Roman de Rou, 1155


Pur remenbrer des ancesurs
Les feiz e les diz e les murs,
Les felunies des feluns
E les barnages des baruns
Deit l'um les livres e les gestes

14
E les estoires lire as festes.
Si escripture ne fust feite
E puis par clers litte e retraite,
Mult fussent choses ubliees,
Ki de viez tens sunt trespassees., vv.1-10

'Para recordar de los antepasados los hechos, las palabras y las costumbres, las traiciones
de los traidores, la nobleza de los nobles, deben los hombres leer los libros y las gestas en
los días de fiesta. Si no se hubieran escrito, y luego por los clérigos leídas y divulgadas,
las cosas que pasaron en los antiguos tiempos se hubieran olvidado.

9. Chrétien de Troyes (pròlegs)

Cligés, aprox. 1165

Cil qui fist d'Erc et d'Enide


et les comandemanz d'Ovide
et l'art d'amors an roman mist,
et le mors de l'espaule fist,
del roi Marc et d'Ysalt la blonde,
et de la hupe et de l'aronde
et del rossignol la muance,
un novel conte rancomance vv.1-8

Aquel que hizo Erec y Enid y puso en romance las Enseñanzas de Ovidio y el Arte de
Amar, y escribió el Mordisco en el hombro y sobre el rey Marco e Iseo la rubia y la
Metamorfosis de la abubilla, la golondrina y el ruiseñor, empieza ahora un nuevo
cuento..]

Erec y Enide, aprox. 1160


Por ce dist Crestïens de Troies
que reisons est que totevoies
doit chascuns panser et antandre
a bien dire et a bien aprandre;
et tret d'un conte d'avanture
une molt bele comjointure
par qu'an puet prover et savoir
que cil ne fet mie savoir
qui s'escïence n'abandone
tant con Dex la grasce l'an done:
d'Erec, le fil Lac, est li contes,
que devant rois et devant contes
depecier et corronpre suelent
cil qui de conter vivre vuelent.
Des or comancerai l'estoire
qui toz jorz mes iert an memoire
tant con durra crestïantez;
de ce s'est Crestïens vantez.

15
Au jor de Pasque, au tans novel,
a Caradigan son chastel
ot li rois Artus cort tenue. vv. 9-29.
.......
Por esto dijo Chrétien de Troyes que es razonable que cada uno piense y ponga siempre
su empeño en hablar bien y en enseñar bien; y él ha sacado de un cuento de aventuras
una composición muy bella, por la cual se prueba y se sabe que no parece sabio quien no
difunde su ciencia, cuando Dios le ha dado la gracia de hacerlo. De Erec, hijo de Lac,
trata el cuento que los que viven de contar suelen destrozarlo y corromperlo delante de
reyes y de condes. Comenzaré ahora la historia que permanecerá en la memoria mientras
dure la cristiandad; de esto se envanece Chrétien. Un día de Pascua, en primavera, en su
castillo de Cardigan el rey Aruro reunió su corte.. dijo

El Caballero de la carreta, aprox. 1170


Puis que ma dame de Chanpaigne
vialt que romans a feire anpraigne,
je l'anprendrai molt volontiers
come cil qui est suens antiers
de quan qu'il puet el monde feire
sanz rien de losange avant treire;
mes tex s'an poïst antremetre
qui li volsist losenge mete,
si deïst, et jel tesmoignasse,
que ce est la dame qui passe
totes celes qui sont vivanz,
si con li funs passe les vanz
qui vante en mai ou en avril.
Par foi, je ne sui mie cil
qui vuelle losangier sa dame;
dirai je: «Tant com une jame
vaut de pailes et de sardines,
vaut la contesse de reïnes?
Naie voir; je n'en dirai rien,
s'est il voirs maleoit gré mien»;
Mes tant dirai ge que mialz oevre
ses comandemanz an ceste oevre
que sans ne painne que g'i mete.
Del Chevalier de la charrete
comance Crestïens son livre;
matiere et san li done et livre
la contesse, et il s'antremet
de panser, que gueres n'i met
fors sa painne et s'antancïon.
Et dit qu'a une Ascenssïon
li rois Artus cort tenue ot, vv. 1-31
........
[Ya que mi señora de Champaña quiere que empiece a escribir una novela, lo intentaré
con mucho gusto como quien es enteramente suyo para cuanto pueda hacer en este
mundo, sin poner en ello adulación alguna. En verdad que algún otro que quisiera
halagarla podría empezar diciendo -y yo puedo confirmarlo- que ella es la señora que

16
aventaja a todas las que viven; así como el céfiro que sopla en mayo o en abril sobrepasa
a todos los vientos. ¡A fe mía, no seré yo el que quiera adular a su señora! ¿Acaso diré:
«Tantas perlas y sardónices vale una gema como reinas vale la condesa?. No, en verdad,
nada de eso diré, por más que, a pesar mío, sea cierto. Sin embargo, voy a decir que en
esta obra actúan más sus requerimientos que el talento y el trabajo que pongo en ello.
Empieza Chrétien su libro sobre El caballero de la carreta; la materia y el sentido se los
da y ofrece la condesa, y él se dedica a pensar sin añadir nada más que su trabajo y su
atención. En una fiesta de la Ascensión el rey Arturo había reunido su corte...]

Seignor, se j'avant an disoie,


ce seroit oltre la matire,
por ce au definer m'atire: 7100
ci faut li romanz an travers.
Godefroiz de Leigni, li clers,
a parfinee La charrete;
mes nus hom blasme ne l'an mete 7104
se sor Crestïen a ovré,
car ç'a il fet par le boen gré
tant en a fet des lors an ça 7108
ou Lanceloz fu anmurez,
tant con li contes est durez.
Tant en a fet, n'i vialt plus metre
ne moins, por le conte mal metre. 7112

[' Señores, si yo dijese más sería fuera de materia. Por esto me dispongo a acabar:
aquí termina mi relato. Godefroi de Leigni, el clérigo, ha llegado al final de la Carreta.
Nadie le reconvenga ni le reproche haber llevado su tarea más allá de Chrétien, pues ha
obrado de acuerdo con él, que la comenzó. Su parte comprende desde que Lanzarote fue
encerrado en la torre hasta el fin de la historia. Tal es su parte, ni más ni menos. De otro
modo, saldría perjudicado el cuento.']

10. Chrétien de Troyes, El Conte del Graal

Perceval es llevà a la matinada, com solia, perquè volia cercar i trobar aventura i
cavalleria; i anà dret vers la praderia, que era gelada i nevada, on havia acampat la host
del rei. Però abans que arribés a les tendes volava un esbart d’oques que la neu havia
enlluernat. Les veié i les sentí; i fugien clacant per un falcó que s’abaté sobre elles amb
gran empenta, fins que en trobà una d’aïllada, separada de l’esbart; i l’ha atacada i
escomesa, i l’ha abatuda a terra; però era tant dejorn, que se n’anà sense voler aferrar-la ni
garfir-la. I Perceval es posa a esperonar vers allà on ha vist el vol. L’oca havia estat ferida
al coll i vessà tres gotes de sang que s’expandiren sobre el blanc, que semblà color
natural. L’oca no sentia mal ni dolor que retinguessin a terra, i es posà a volar abans que
ell hi arribés. Quan Perceval veié calcigada la neu sobre la qual l’oca havia jagut i la sang
que apareixia a l’entorn, s’afermà en la llança per tal d’esguardar aquella semblança, car
la sang i la neu ensems li suggerien la fresca color de la faç de la seva amiga; i hi pensa
tant que s’oblida […].

11. Chrétien de Troyes, El caballero de la carreta


• Por aquel entonces las carretas servían como los cadalsos de ahora; y en cualquier
buena villa, donde ahora se hallan más de tres mil no había más que una en aquel

17
tiempo. Y aquélla era de común uso, como ahora el cadalso, para los asesinos y
traidores, para los condenados en justicia, y para los ladrones que se apoderaron
del haber ajeno con engaños o lo arrebataron por la fuerza en un camino. El que
era cogido en delito era puesto sobre la carreta y llevado por todas las calles. De
tal modo quedaba con el honor perdido, y ya no era más escuchado en cortes, ni
honrado ni saludado. Por dicha razón, tales y tan crueles eran las carretas en aquel
tiempo, que vino a decirse por vez primera lo de: «Cuando veas una carreta y te
salga al paso, santíguate y acuérdate de Dios, para que no te ocurra un mal.» El
caballero a pie, sin lanza, avanza hacia la carreta, y ve a un enano sobre el
pescante, que tenía, como carretero, una larga fusta en la mano; y dice el caballero
al enano: «Enano, ¡por Dios!, dime si tú has visto por aquí pasar a mi señora la
reina.» El enano, asqueroso engendro, no le quiso dar noticias, sino que le
contesta: «Si quieres montar en la carreta que conduzco, mañana podrás saber lo
que le ha pasado a la reina.» Mientras aquél reanuda su camino, el caballero se ha
detenido por momentos, sin montar. ¡Por su desdicha lo hizo y por su desdicha le
retuvo la vergüenza de saltar al instante a bordo! ¡Luego lo sentirá! Pero Razón,
que de Amor disiente, le dice que se guarde de montar, le aconseja y advierte no
hacer algo de lo que obtenga vergüenza o reproche. No habita el corazón, sino la
boca, Razón, que tal decir arriesga. Pero Amor fija en su corazón y le amonesta y
ordena subir en seguida a la carreta. Amor lo quiere, y él salta; sin cuidarse de la
vergüenza, puesto que Amor lo manda y quiere.

12. Chrétien de Troyes, El Conte del Graal


El fill de la Dama Vidua es llevà a l’Erma Forest Solitària, i sense peresa posà la sella al
seu corser i prengué tres dardells, i eixí de l’estatge de la seva mare. [...] Ell, que sabia
llançar bé els dardells, anava a l’entorn del corser llançant-los ara enrera, ara endavant,
adés per amunt, fins que, pel mig del bosc, venien cinc cavallers armats, adobats de totes

18
les armes. I feien molt gran remor les armes d’aquells qui venien, perquè sovint topaven
amb elles les branques de les alzines i de les estepes [...]
El vailet sent, però no veu, aquells qui, al pas, venien vers ell; se’n meravella molt i diu:
-Per la meva ànima, veritat deia la mare, la meva senyora, quan em digué que els diables
són les més lletges criatures del món, i digué per instruir-me que hom deu senyar-se
davant ells […]
Així enraonà el vailet amb ell mateix abans que els veiés; i quan els veié obertament,
quan el bosc els descobrí, i veié els ausbergs llambrejant i els elms clars i lluents, i veié el
blanc i el vermell lluir contra el sol, i l’or i l’atzur i l’argent, tot això li fou molt bell i
agradós, i digué:
-Ah, senyor Déu, perdó! Són àngels els qui veig aquí; i en veritat he pecat molt suara i he
obrat molt malament quan he dit que eren diables. No em contà pas la meva mare una
faula quan em digué que els àngels eren les coses més belles que existeixen, llevat de
Déu, que és més bell que tots. Crec que aquí veig Nostre Senyor, car entre ells en veig un
de tan bell que els altres, Déu em valgui, no tenen ni la desena part de la bellesa [...].

–Vailet [...], ara et prego que em diguis amb quin nom dec anomenar-te.
–Senyor –fa ell–, jo us ho diré. Em dic Bon Fill.
–¿Et dius Bon Fill? M’imagino que tens encara un altre nom.
–Sí, per ma fe, em dic Bon Germà.
–Et crec. Però si em volguessis dir la veritat, voldria saber el teu just nom.
–Senyor –fa ell–, us puc ben dir que el meu just nom és Bon Senyor.
–Déu em valgui, és un bell nom. ¿En tens més?
–No, senyor, mai no n’he tingut cap altre.
–Déu em valgui, he sentit la més gran meravella que mai no havia sentit ni serntiré.

13. Maria de França, Fables


Epíleg
Al finement de cest escrit,
que romanz ai treité e dit,
me numerai pur remembrance:
Marie ai num, si sui de France
Put cel estre que clerc plusur
prendreient sur eus mun labur,
ne voil que nul sur li le die;
cil fet que fol ki sei ublie.
Pur amur le cunte Willame,
le plus vaillant de nul realme,
m'entremis de cest livre feire
e de l'engleis en romanz traire.
Esopë apel'um cest livre,
quil translata e fist escrire,
de griu en latin le turna;
li reis Alvrez, ki mult l'ama,
le translata puis en engleis,
e jeo l'ai rimëe en franceis,
si cum jeo poi plus proprement.
Or pri a Deu omnipotent

19
kë a tel ovre me puisse entendre
quë a lui pusse m'alme rendre. vv. 1-22

[Al acabar este escrito que en romance he relatado y escrito diré mi nombre para que se
me recuerde: me llamo María y soy de Francia. Pudiera ser que algunos clérigos se
aprovecharan de mi labor, no quiero que nadie la tome para sí; obra como un necio quien
se olvida de sí mismo. Por el amor del conde Willalme, el más valiente de cualquier reino,
he empezado a hacer este libro traduciéndolo del inglés al francés. Esopo es llamado este
libro, que él tradujo y redactó pasándolo del griego al latín. El rey Alfred a quien le
gustaba mucho lo tradujo a su vez al inglés y yo lo he rimado en francés, con el mayor
cuidado que he podido. Ruego ahora a Dios todopoderoso que pueda aplicarme en tal
obra para que pueda entregarle a El mi alma].

14. Maria de França, Lais


Pròleg
Ki Deus ad duné escïence
e de parler bone eloquence
ne s'en deit taisir ne celer,
ainz s'en deit voluntiers mustrer.
Quant uns granz biens est mult oïz,
dunc a primes est il fluriz,
et quant loëz est de plusurs,
dunc ad espandues ses flurs.
Custume fu as ancïens,
ceo testimoine Prescïens,
es livres que jadis feseient,
assez oscurement deseient
pur ceus ki a venir esteient
e ki aprendre les deveient,
k'i peüssent gloser la lettre
e de lur sen le surplus mettre.
Li philesophe le saveient,
par eus meïsmes entendeient,
cum plus trespassereit li tens,
plus serreient sutil de sens
e plus se savreient garder
de ceo k'i ert a trespasser.
Ki de vice se voelt defendre
estudïer deit e entendre
a grevose ovre comencier;
par ceo s'en puet plus esloignier
e de gran dolur delivrer.
Pur ceo començai a penser
d'aukune bone estoire faire
e de latin en romaunz traire:
mais ne me fus guaires de pris:
itant s'en sunt altre entremis!
Des lais pensai, k'oïz aveie.
Ne dutai pas, bien le saveie,

20
que pur remambrance les firent
des aventures k'il oïrent
cil ki primes les comencierent
e ki avant les enveierent.
Plusurs en ai oï conter,
nes vol laissier ne oblier
Rimé en ai e fait ditié,
soventes fiez en ai veillié!
En l'honour de vus, nobles reis,
ki tant estes pruz e curteis,
a ki tute joie encline
e en ki quoer tuz biens racine,
m'entremis des lais assembler,
par rime faire e reconter.
En mun quoer pensoe e diseie,
sire, kes vos presentereie.
Si vos les plaist a receveir,
mult me ferez grant joie aveir,
a tuz jurs mais en serrai liee.
Ne me tenez a surquidiee
si vos os faire icest present.
Ore oëz le comencement! vv. 1-56

Aquel a quien Dios ha dado ciencia y buena elocuencia no debe callarse ni esconderse,
sino que ha de mostrarse de grado. Cuando un gran bien se oye a menudo, primero
florece y cuando es alabado por muchos disemina sus flores. Era costumbre entre los
antiguos, así lo atestigua Prisciano, en los libros que escribían antiguamente, expresarse
de forma obscura, para que las generaciones futuras, que habrían de estudiar sus
escritos, pudiesen glosarlos y con su inteligencia añadir su interpretación. Los filósofos
sabían que cuanto más tiempo pasara más sutil sería el significado de los libros y mejor
podrían salvarse de la muerte. Quien quiere alejarse del vicio debe estudiar y comenzar
una obra difícil ; así evitará el dolor y el sufrimiento. Por eso pensé en empezar alguna
buena historia y traducir del latín al francés ; pero no me hubiera reportado gran mérito,
ya que muchos otros lo habían hecho antes que yo. Pensé en los lais que había oído. Ya
no dudé más. Bien sabía que quienes los contaron primero lo hicieron para conservar su
recuerdo. No quiero dejarlos ni olvidarlos. He oído contar muchos. Los he puesto en
rima y por escrito. He pasado muchas noches en vela.
En honor vuestro, noble rey, que soys tan valiente y cortés, ante quien toda virtud se
inclina y en cuyo corazón todo bien arraiga, he emprendido la tarea de recopilar, rimar y
narrar los lais. Para mis adentros pensaba y me decía, señor, que os los regalaría. Si os
placer recibirlos, me haréis muy feliz. No me tengáis por presuntuosa si oso haceros este
regalo. Ahora oíd el comienzo !

15. Maria de França, Lais


Une aventure vus dirai
dunt li Bretun firent un lai ;
Laustic ad nun, ceo m’est avis,
si l’apelent en lur païs:
ceo est Russignol en Franceis,
e Nihtegale en dreit Engleis, Laustic, vv. 1-6

21
Pur l’aventure des enfanz
ad nun li munz des Deuz Amanz;
issi avint cum dist vus ai;
li Bretun en firent un lai. Les deus amanz, vv. 251-254

De l’aventure de cez treis


li ancien bretun curteis
firent li lai pur remembrer
qui hum nel deüst oblier. Eliduc, vv. 1181-1184

16. Isak Dinesen, « Les perles »,dins Contes d’hivern, 1885-1962.


Fa uns vuitanta anys, un jove oficial de la guàrdia reial, darrer fill d’un antiga familia
camperola, es va casar a Copenhaguen amb la filla d’un ric comerçiant de llana, el pare
del qual havia estat firaire i arribà a la ciutat de Jutlàndia. En aquell temps un casament
d’aquesta mena era una cosa insòlita; la ciutat en va anar plena, i s’en va fer una cançó
que la gent cantava pel carrer.

17. Anònim, Lai de Tyolet


e ensement par nuit escure
aventures beles trovoient
qu’ils disoient e racontoient.
A la cort erent racontees,
si conme eles erent trovees;
Li preude clerc qui donc estoient
totes escrites les fesoient;
mises estoient en latin
e enscrit en parchemin,
por ce qu’encor tel tens seroit
que l’en volontiers les orroit.
Or son dites et racontees,
de latin en romanz trovees ;
Bretons en firent lais plusors,
si con dient nos ancessors. vv. 22-34

[Los caballeros de otros tiempos]…en la noche oscura encontraban buenas aventuras


que luego explicaban y narraban. Las contaban en la corte y los sabios clérigos que
había entonces las ponían por escrito; se redactaban en latín y se escribían sobre
pergamino porque llegaría una época en que gustaría mucho escucharlas. Ahora, en
nuestro tiempo, estas historias se vuelven a contar y se traducen del latín al romance.
Los Bretones hicieron de ellas muchos lais, tal como dicen nuestros antepasados.

18. Thomas d’Anglaterra, Tristany


Seignurs, cest cunte est mult divers,
E pur ço l'uni par mes vers
E di en tant cum est mester
E le surplus voil relesser.
Ne vol pas trop en uni dire!
Ici diverse la matyre.
Entre ceus qui solent cunter

22
E del cunte Tristran parler,
en cuntent diversement
Oi en ai de plusur gent.
Asez sai que chescun en dit
E co qu'il unt mis en escrit,
Mes sulun go que j'ai of
Nel dient pas sulun Breri
Ky solt les gestes e les cuntes
De tuz les reis, de tuz les cuntes,
Ki orent este en Bretaingne."

Señores, este cuento es muy diverso y por eso lo he unido con mis versos, relato lo
necesario y prescindo del resto. No quiero unificarlo demasiado cuando tan diversa es la
materia. Los que suelen contar de Tristàn lo hacen diversamente. Lo he oído a muchas
gentes, sé muy bien lo que dice cada uno y lo que han escrito. Pero, según lo que he oído,
no lo cuentan como Breri que sabe gestas y cuentos de todos los reyes y de todos los
condes de Bretanña.

19. Renaut de Beaujeu, El Bell desconegut aprox. 1190


Pròleg
Cele qui m'a en sa baillie,
cui j'ain d'amors sans trecerie,
m'a doné sens de cançon faire,
por li veul un roumant estraire
d'un molt biel conte d'aventure,
por celi c'aim outre mesure
vos vel l'istoire comencier; vv. 1-7

Aquella que em té en el seu poder, a qui estimo amb amor i sense engany, m’ha donat el
talent per fer cançons, per ella vull treure una novel·la d’un bell conte d’aventura. Per
aquella a qui estimo sense mesura us vull començar aquesta història.

20. Jean Renart, Guillaume de Dole (aprox. 1228)


Cil qui mist cest conte en romans,
ou il a fet noter biaus chans
por ramenbrance des chançons,
veut que ses pris et ses renons
voist en Raincïen en Champaigne
et que li biaus Miles l’apregne
de Nantuel, uns des preus del regne;
car aussi com l’en met la graine
es dras por avoir los et pris,
einsi a il chans et sons mis
en cestui “Romans de la Rose”,
qui est une novele chose
et s’est des autres si divers
et brodez, par lieus, de biaus vers
que vilains nel porroit savoir.

23
Ce sachiez de fi et de voir,
bien a cist les autres passez.
Ja nuls n’iert de l’oïr lassez,
car, s’en vieult, l’en i chante et lit,
et s’est fez par si grant delit
que tuit cil s’en esjoïront
qui chanter et lire l’orront,
qu’il lor sera nouviaus toz jors.
Il conte d’armes et d’amors
et chante d’ambedeus ensamble,
s’est avis a chascun et samble
que cil qui a fet le romans
qu’il trovast toz les moz des chans,
si afierent a ceuls del conte. (vv. 1-29)
Aquel que hizo de este cuento un roman en el que introdujo bellos cantos en recuerdo de
canciones, quiere que su fama y su renombre llegue hasta Reims, en Champaña, y que sea
conocido por el noble Milon de Nanteuil, uno de los prohombres del reino, pues igual que
se tiñen de grana los ropajes para darles más nobleza y valor, así ha introducido cantos y
música en este Libro de la Rosa, que es una cosa nueva y diferente de todos los otros,
pues ha sido bordado aquí y allá con bellos versos, de manera que el villano no pueda
entenderlo. Tened por cierto que ha superado a todos los demás. Nadie se cansará de
escucharlo, pues, según se desee, se canta y se lee; y está hecho con la intención de
agradar, por lo que se alegrarán quiénes lo oigan cantar y leer. Es una historia de armas y
de amor y ambas cosas se cantan a la vez. Y puede …parecer que el autor del roman ha
compuesto también todas las palabras de las canciones, pues son tan adecuadas al cuento.
Así comienza nuestra historia.

21. Gerbert de Montreuil, Roman de la Violette, aprox. 1235.


Un conte biel et delitable.
N'est pas de la Reonde Table,
Dou roi Artu ne de ses gens; vv.33-35

Un cuento bello y agradable que no trata de la Tabla Redonda ni del rey Arturo y de su
gente.

22. Pròleg en vers de la Vie des Pères adreçat a Blanca de Navarra, que va morir
en 1229.
Les autres dames de cest mont,
Qui plus pensent aval qu'amont,
Si font les mençonges rimer
Et les paroles alimer
Pour les cuers mielz enrooillier
Et pour honesteté avillier.
Dame, de ce n'avez vos cure:
De mençonge qui cuers oscure,
Corrompant la clarté de l'ame,
N'en aiez cure, douce dame,
Leissiez Cliges et Perceval,
Quil les cuers tue et met mal,
Et les romanz de vanité; vv.23-35.

24
La novel·la en prosa

1. Pierre de Beauvais, Histoire de Charlemagne et de Roland, basada en el Pseudo-


Turpí, abans de 1206.
“Quisiera empezar la historia de cómo el buen emperador Carlomagno fue a
España para conquistar la tierra (que estaba) bajo los sarracenos. Mucha gente la ha
oído contar y cantar, pero sólo es mentira lo que dicen y cantan los cantores y los
juglares. Ningún cuento rimado es verdadero, todo lo que dicen es mentira, pues no
saben nada más que lo que han oído decir. El buen Balduíno, el conde de Chainu, que
amaba mucho a Carlomagno, nunca quiso creer algo de lo que se cantaba porque ningún
cuento rimado dice la verdad".

2. Guillaume le Breton, Philippide, després de Bouvines, 1214.


Issi vos an feré le conte
Non pas rimé, qui an droit conte,
Si con livres Lancelot
Ou il n'a de rime un seul mot,
Por mielz dire la verité
Et por tretier sans fauseté;
Quar anviz puet estre rimee
Estoire ou n'ait ajostee
Mançonge por fere la rime. vv.99-107
Os escribiré un cuento sin rima, como el libro de Lancelot en el que no hay ni una sola
palabra en rima para poder decir mejor la verdad y tratar el asunto sin mentir. Pues
difícilmente se puede hacer una historia rimada en la cual no se haya escrito alguna
mentira para hacer la rima.

3. Estoire dou Saint Graal


A chest mot me prist par le main destre et si me mist dedens un petit livret qui n’estoit
pas en nule maniere plus lons ne plus les ke est la paume d’un home. Et quant je ting le
livret, si me dist: “Veus tu savoir ke je t’ai bailliet?” Et je dis ke je le savroie mout
volentiers. Et il me dist: “Ch’est li livres auquel tu troveras dedens si grans merveilles
ke nus cuers morteus nes porroit penser. Ne ja de nule riens ne seras en doutanche dont
tu ne soies avoiés par cest livret; et si i sont mi secré ke je meïsmes escris de ma main,
ke nus hom ne doit veoir, se il n’est avant espurgiés par confession et par jeüne de tres
jours....
Et quant il ot che dit, si cria une vois autressi com une buisine. Et quant ele ot crié, si
vint uns si grans escrois de haut ke il me fu avis que tous li firmamens fust keüs et ke la
terre fus fondue jusk’en abisme. Et se la clartés eut esté grans devant, lors fu graindre a
chent doubles, car j’en fui si esbahis ke bien en quidai avoir pierdu la veüe; et si caï a
terre autresi comme pasmés. Et quant vint au chief de grant pieche ke la vanités du chief
me fu tresalee, si ouvri les iex, mais je ne vi onques entour mi nule riens vivant ne
onques ne me soi a quoi tenir de quanque je avoie veü, anchois tenoie tout a songe,
quant je trovai en ma main le livret ensi com li grans Maistres le m’i avoit mis.

4. El llit meravellós
A mie nuit, de vers les lates
vint une lance come foudre,

25
le fer desoz, et cuida coudre
le chevalier par mi les flans
au covertor et as dras blans
et au lit, la ou il gisoit.
En la lance un pannon avoit
qui estoit toz de feu espris;
el covertor est li feus pris
et es dras et el lit a masse.
[Chrétien de Troyes, Le chevalier de la charrete, vv.514-523]
Et quant vint endroit mie muit, si commença a trambler la maison, Après i ot une noise
moult grant que l'en n'i oïst pas Dieu tonnant. Puis leva partout leenz si granz
estorbeillons qu'il emportoit la chevronneure de la messon, et les robes et les lits jusqu'a
lates. Et quant li estorbeillons fu remés, si vit Lancelot une clarté qui sembloit que la
maison arsist. Lors descent une lance parmi le feste de la maison contreval, et fiert el lit
Lancelot tout droit. Cele lance estoit merveilleuse, car li fers estoit tout vermeus comme
charbon de feu espris, et une flambe en sailloit inde et vermeille et longue comme un
pennon. Ele vint contreval bruiant ausi comme une foudre et feri el lit Lancelot
durement, que parmi le couvertoir et les dras et le fuerre est ferue en terre plus de demi
pié...[Livre de Lancelot, fol.161b,; ed. Sommer vol. IV]
CHRÉTIEN. A media noche, de las vigas cayó una lanza como un rayo con el hierro
hacia abajo, que intentó coser al caballero, a través de sus costados, al cobertor y a las
blancas sábanas y al lecho en donde estaba acostado. La lanza llevaba un pendón
completamene prendido de fuego; el fuego prendió en el cobertor, en las sábanas y en
todo el lecho...
LANZAROTE. Cuando fue media noche la casa empezó a temblar, y hubo a
continuación un ruido tan grande que no se hubieran oído los truenos de Dios. Luego
empezó allí dentro un torbellino tan grande que se llevó el tejado de la casa y las ropas y
lo lechos hasta las vigas. Cuando remitió aquel torbellino Lancelot vio una gran claridad
que parecía que la casa estuviera ardiendo. Entonces bajó una lanza a través de la
techumbre hacia abajo y dio directamente en el lecho de Lancelot. Era muy extraña
aquella lanza pues el hierro estaba rojo como un carbón encendido y una llama salía
índigo y bermeja y larga como un pendón. Vino hacia abajo con tanto ruido como un
rayo y golpeó con tanta fuerza el lecho de Lancelot que, a través del cobertor, las
sábanas y la paja, se incrustó en tierra más de medio pie...
5. Mort Artu
‘Gautier Map...va començar la darrera part. Quant la va acabar la va titular La muerte
del rey Artús...hi contava la fi d’aquells dels qui havia parlat abans i com van morir els
cavallers les proeses dels quals havia narrat ...i com va ser ferit el rei Artús en la batalla
de Salesbieres...després...ningú no l’ha vist viu

6. Al Tristany en prosa, l’autor fingeix ser el traductor d’un llibre en llatí.


['Después de haber leído varias veces el gran libro en latín, aquel que cuenta la historia
del Santo Graal, estoy asombrado de que ningún hombre sabio no se haya puesto a
traducirlo del latín al francés; sería algo que todo el mundo escucharía muy a gusto,
pues tendrían el deseo de oir aventuras bellas y agradables que ocurrieron, sin lugar a
duda, en Bretaña en el tiempo del rey Arturo y antes de él, como la verdadera historia
del santo Graal nos lo cuenta y testimonia. Y como nadie se ha puesto en esta tarea,
porque es muy difícil y muy larga -porque la historia es larga y asombrosa- yo, Luce,
caballero y señor del castillo de Gast, vecino de Salisbury, caballero enamorado y
amable, empiezo a traducir una parte de la historia. No es que yo sepa bien el francés,

26
mi lengua es la de Inglaterra.....Mi intención es decir la pura verdad....y haré saber lo
que en latín se explica de la historia de Tristán, que fue el más soberano de los
caballeros que hubo en el reino de la Gran Bretaña...Y como yo sé bien qué fue verdad,
quiero empezar mi libro de la historia de mi señor Tristán con estas palabras.']
No se ha podido comprobar la existencia de Luce del Gast, citado en algunas de las
versiones del Tristan en prosa como autor, ni la autoría de Hélie de Boron que, en
algunos epílogos, aparece como el que acabó el libro.

7. Perlesvaus: l’autoritat és la veu d’un àngel que dicta a l’escriptor la història:


['La historia del santísimo vaso de Cristo al que llaman Graal, donde fue derramada la
sangre del Salvador el día en que fue crucificado para librar al pueblo del infierno, fue
recordada por Josefés a través de la voz de un ángel, para que con su escrito y
testimonio supieran la verdad caballeros y prohombres, desearan soportar penas y
sufrimientos y ensalzaran así la ley de Jesucristo que Él renovó con su muerte y
crucifixión.']
Josefés, el supuesto autor del Perlesvaus, ha sido identificado con un historiador latino,
el judío Flavio Josefo (o es sólo el recuerdo de su nombre), aunque muchas veces a lo
largo de la novela se le confunde con personajes de nombre similar, como José de
Arimatea, tío de la madre del héroe, o con Joseus, su primo hermano.

8. El Lancelot du Lac i la Queste dou Saint Graal comencen sense cap tipus de pròleg
o dedicatòria, nom de l’autor o indicació de les fonts. Al final del Lancelot llegim

['Aquí termina maestro Gautier Map su libro y empieza la Demanda del santo
Grial'].
I la Queste acaba:
['Después de comer el rey hizo venir a los clérigos que escribían las aventuras de
sus caballeros. Cuando Boores hubo contado los hechos del Santo Graal, tal como los
había visto, fueron puestos por escrito y guardados en los armarios de Salebieres, de
donde los sacó Maestro Gautier Map para hacer su libro del santo Graal por amor al rey
Enrique, su señor, quien hizo trasladar la historia del latín al francés...'].

9. Guiron le Courtois
[Yo, Helis de Boron, por los ruegos de mi señor de Boron y porque durante
mucho tiempo fuimos compañeros de armas, empecé mi libro....y me dediqué a traducir
una gran parte de él, y, porque lo quiso [mi señor el rey Enrique] que yo me pusiera con
todas mis fuerzas de llevar a cabo todos lo que en estos otros libros faltaba...']

10. Miguel de Cervantes, Quijote


Estando yo un día en el Alcaná de Toledo, llegó un muchacho a vender unos cartapacios
y papeles viejos a un sedero; y, como yo soy aficionado a leer, aunque sean los papeles
rotos de las calles, llevado desta mi natural inclinación, tomé un cartapacio de los que el
muchacho vendía, y vile con caracteres que conocí ser arábigos. Y, puesto que, aunque
los conocía, no los sabía leer, anduve mirando si parecía por allí algún morisco
aljamiado que los leyese; y no fue muy dificultoso hallar intérprete semejante, pues,
aunque le buscara de otra mejor y más antigua lengua, le hallara. En fin, la suerte me
deparó uno, que, diciéndole mi deseo y poniéndole el libro en las manos, le abrió por
medio, y, leyendo un poco en él, se comenzó a reír.
Preguntéle yo que de qué se reía, y respondióme que de una cosa que tenía aquel libro
escrita en el margen por anotación. Díjele que me la dijese; y él, sin dejar la risa, dijo:

27
–Está, como he dicho, aquí en el margen escrito esto: "Esta Dulcinea del Toboso, tantas
veces en esta historia referida, dicen que tuvo la mejor mano para salar puercos que otra
mujer de toda la Mancha".
Cuando yo oí decir "Dulcinea del Toboso", quedé atónito y suspenso, porque luego se
me representó que aquellos cartapacios contenían la historia de don Quijote. Con esta
imaginación, le di priesa que leyese el principio, y, haciéndolo ansí, volviendo de
improviso el arábigo en castellano, dijo que decía: Historia de don Quijote de la
Mancha, escrita por Cide Hamete Benengeli, historiador arábigo. Mucha discreción fue
menester para disimular el contento que recebí cuando llegó a mis oídos el título del
libro; y, salteándosele al sedero, compré al muchacho todos los papeles y cartapacios
por medio real; que, si él tuviera discreción y supiera lo que yo los deseaba, bien se
pudiera prometer y llevar más de seis reales de la compra. Apartéme luego con el
morisco por el claustro de la iglesia mayor, y roguéle me volviese aquellos cartapacios,
todos los que trataban de don Quijote, en lengua castellana, sin quitarles ni añadirles
nada, ofreciéndole la paga que él quisiese. Contentóse con dos arrobas de pasas y dos
fanegas de trigo, y prometió de traducirlos bien y fielmente y con mucha brevedad. Pero
yo, por facilitar más el negocio y por no dejar de la mano tan buen hallazgo, le truje a
mi casa, donde en poco más de mes y medio la tradujo toda, del mesmo modo que aquí
se refiere.

28
II. LA POESIA AMOROSA COM A "ART D'ESCRIURE": DE LA POESIA
FORMAL A LA POESIA PERSONAL.

29
La lírica dels trobadors

1. Bernart de Ventadorn, Non es meravelha s'eu chan


Non es meravelha s'eu chan
melhs de nul autre chantador,
que plus me tra·l cors vas amor
e melhs sui faihz a so coman.
Cor e cos e saber e sen
e fors'e poder i ai mes:
si·m tira vas amor lo fres
que vas autra ren. vv. 1-8
No es meravella si jo canto millor que qualsevol altre, ja que el cor m'arrossega més que
els altres cap a l'amor i m'hi avinc millor als seus comandaments. Hi he posat cor i cos,
saber i seny, força i poder; de tal manera m'arrossega l'amor que no m'ocupo de cap altra
cosa.

2. Guilhem de Peiteiu Pos vezem de novel florir


V. Nadie será totalmente leal respecto amor, si no se somete, y si no es complaciente
con los extraños y los vecinos, y si no es obediente a todos los de aquellas moradas.
VI El que quiere amar debe profesar obediencia a mucha gente, y le conviente saber
hacer acciones amables y guardarse de hablar pueblerinamente en la corte.(traducció de
Martí de Riquer).

3. Daude de Prades, Ben ay'Amors, quar anc me fes chauzir


Ben ay'Amors, quar anc me fes chauzir
lieys que no·m vol ni·m denha ni m'acuelh;
quar si·m volgues aissi cum ieu la vuelh,
non agra pueys de que·m pogues servir:
precs e merces, chauzimens e paors,
chans e dompneys, sospirs, dezirs e plors
foran perdut, si fos acostumat
que engalment fosson aman amat. vv.1-8
Lloat sigui l'amor que em feu triar aquella que no m'estima no em pren ni m'acull;
perquè si m'estimés com jo l'estimo, no em caldria ja buscar res. Prec i favor,
indulgencia i temor, cant i galanteria, sospir, desig i plany, serien perduts per sempre, si
fos habitual que qui estima fos correspost.

4. Jaufre Rudel, Lanquan li jorn son lonc en mai


Iratz e jausens m'en partrai
s'ieu ja la vei l'amor de lonh..., vv. 15-16.
Trist i alegre me'n separaré si mai aconsegueixo veure la meva amor llunyana.

5. Peire Bremon Ricas Novas, Us covinens gentils cors


Qu'aissi·s de mi cum dels ricx soudadiers,
que van sercan lonjamen bon senhor,
tan tro·l trobon tal que·ls va e·ls socor,
et es leyals senhers e dreituriers.
Tot atressi ai sercat trenta mes,
c'anc no trobiey dompna mais que·m plagues
tant cum vos faitz, cuy apelh Belh Dezir,

30
don puesc totz bes dire senes mentir. vv.9-18
La meva sort és la dels rics mercenaris, que van buscant durant molt temps un bon
senyor, fins que troben un que els defèn i els porta socors i és un senyor lleial i just. De
la mateixa manera he cercat durant trenta mesos i no he trobat una dona que em plagués/
tant com vos, a qui anomeno Bell Desig, de la qual puc dir tot el bé sense mentir.

6. Peire Vidal, Quant hom es en autrui poder


Quant hom es en autrui poder,
non pot totz sos talens complir,
ans l'ave soven a gequir
per l'autrui grat lo sieu voler.
Donc pos em poder me sui mes
de lieis, segrai los mals e·ls bes
e·ls tortz e·ls dreitz e·ls dans e·ls pros,
qu'aissi m'o comanda razos. vv. 1-8
Quant un home és en poder d'un altre, no pot satisfer tots els seus desitjos, ans hi ha de
renunciar sovint per complaure el voler de l'altre. Per tant, ja que estic sota el poder
d'ella, n'acceptaré els béns i els mals, els torts i els drets, els perjudicis i els avantatges,
perquè així ho mana la raó.

7. Bernart de Ventadorn, Non es meravelha s'eu chan


Bona domna, re no·us deman
mas que'm prendatz per servidor,
qu'e·us servirai com bon senhor,
cossi que del gazardo m'an.
Ve·us m'al vostre comandamen
francs cors umils, gais e cortes. vv.49-52
Bona senyora, només us demano que em prengueu com a servidor i us serviré com a un
bon senyor, sigui quina sigui la recompensa que n'obtingui.

8. Bernart de Ventadorn, Can vei la lauzeta mover

Pus ab midons no·m pot valer


precs ni merces ni·l dreihz qu'eu ai,
ni a leis no ven a plazer
qu'Eu l'am, ja mais no·lh o dirai.
Aissi·m part de leis e·m recre. vv. 49-53
Ja que amb el meu senyor no poden valer precs ni pietat ni el dret que hi tinc, i a ella no
li plau que jo l'estimi, ja no li ho diré més. M'allunyo d'ella i renuncio.

9. Giraut de Bornelh, Can lo glatz el·l frechs e la neus


Can lo glatz e·l frechs e la neus
s'en vai e torna la chalors
e reverdezis lo pascors
et auch las voltas dels auzeus,
m'es aitan beus
lo dolz tems a l'issen de martz
que plus sui salhens que lelupartz
e vils non es chabrols ni cers.
Si la bela cui sui profers

31
me vol onrar... vv. 1-10.
Cuando el hielo, el frío y la nieve se van, y vuelve el calor, y reverdece la primavera, y
oigo los trinos de los pájaros, me es tan hermoso el dulce tiempo a finales de marzo que
soy más agil que un leopardo y más ligero que gamuza o ciervo. Si la hermosa de quien
soy profeso me quiere honrar... (trad. Martí de Riquer)

10. Jaufre Rudel, Quan lo Rius de la fontana


Quan lo rius de la fontana
s'esclarzis, si cum far sol,
e par la flors aiglentina,
e·l rossinholetz el ram
volf e refranh ez aplana
son dous chantar et afina,
dreitz es qu'ieu lo mieu refranha. vv. 1-7
Cuando el arroyo de la fuente se hace más claro, así como suele ocurrir y aparece la flor
del rosal silvestre, y el ruiseñor en la rama, repite, modula y suaviza y afina su dulce
cantar, es justo que yo module el mío. (trad. Martí de Riquer)

11. Bernart de Ventadorn, Can la frej'aura venta


Can la frej'aura venta
deves vostre pais,
vejaire m'es que'eu senta
un ven de paradis
per amor de la genta
vas cui eu sui eclis. vv. 1-6
Cuando sopla el aura fría desde vuestro país, me parece que siento un viento del paraíso
por amor de la gentil ante quien estoy postrado. (trad. Martí de Riquer)

12. Raimbaut d'Aurenga, Ara non siscla ni chanta


Ara non siscla ni chanta
rossignols
ni crida l'auriols
en vergier ni dinz forest,
ni par flors groja ni blava,
e si·m nais
jois e chans vv. 1-7
Ahora no silba ni canta el ruiseñor ni grita la oropéndola en vergel ni dentro de bosque,
ni apunta flor amarilla ni azul; y a mí me nacen júbilo y canto. (trad. Martí de Riquer)

13. Bernart de Ventadorn, Chantars no pot gaire valer


Chantars no pot gaire valer,
se d'ins dal cor no mou lo chans;
ni chans no pot dal cor mover,
si no i es fin'amors coraus.
Per so es mos chantars cabaus
qu'en joi d'amor ai et enten
la boch'els olhs e·l cor e·l sen. vv. 1-7
Poco puede valer el cantar si el canto no surge de dentro del corazón, y el canto no
puede surgir del corazón si en él no hay leal amor cordial. Por esto mi cantar es

32
perfecto, porque tengo y empleo la boca, los ojos, el corazón y el juicio en el gozo de
amor. (trad. Martí de Riquer)

14. Guilhem de Peitieu


I. Pos vezem de novel florir
pratz, e vergiers reverdezir,
rius e fontanas esclarzir,
auras e vens,
ben deu chascus lo joi jauzir
don es jauzens.

II. D’amor non dei dire mas be.


Quar no’n ai ni petit ni re?
Quar ben leu plus no m’en cove!
Pero leumens
dona gran joi qui be·n mante
los aizimens.

III. A toz jorns m’es pres enaisi


c’anc d’aquo c’aimiei no·m jauzi,
ni o farai, ni anc non o fi;
c’az essiens
fauc, maintas ves que·l cor me ditz:
“Tot es niens”.

IV. Per tal n’ai meins de bon saber


quar vueill so que non puesc aver.
E si·l reprovers me ditz ver:
“Certamens
a bon coratge bon poder,
qui·s ben sufrens”.

V. Ja no sera nuils hom ben fis


contr’amor, si non l’es aclis,
et als estranhs et als vezis
non es consens,
et a totz sels d’aicels aizis
obediens.

VI. Obediensa deu portar


a maintas gens, qui vol amar;
e cove li que sapcha far
faitz avinens
e que·s gart en cort de parlar
vilanamens.

VII. Del vers vos dic que mais ne vau


qui be l’enten, e n’a plus lau:
que·ls motz son faitz tug per egau
comunalmens,

33
e·l son, et ieu meteus m’en lau,
bo·s e valens.

VIII. A Narbona, mas ieu no·i vau,


sia·l prezens
mos vers, e vueill que d’aquest lau
me sia guirens.

IX. Mon Esteve, mais ieu no·i vau,


sia·l prezens
mos vers, e vueill que d’aquest lau
me sia guirens.

I. Pues vemos florecer de nuevo los prados, reverdecer los vergeles y aclararse los ríos y
las fuentes, auras y vientos, bien debe cada uno gozar del gozo del que está gozoso.
II. Sobre el amor sólo debo decir bien. ¿Por qué no tengo ni poco ni nada? Tal vez
porque no me conviene tener más. Pero fácilmente da gran gozo a quien cumple sus
preceptos.
III. Siempre me ha ocurrido así: nunca gocé de lo que amé, ni lo haré, ni nunca lo hice;
pues es cierto que muchas veces el corazón me dice: “Todo es nada”.
IV. Por esta razón tengo menos placer: porque quiero lo que no puedo conseguir. Y si no
me engaña el proverbio: “Con certeza el buen ánimo tiene buen poder si se soporta
bien.”
V. Nadie será totalmente leal respecto al amor, si no se somete, y si no es complaciente
con los extraños y con los vecinos, y si no es obediente a todos los de aquellas moradas.
VI. El que quiere amar debe profesar obediencia a mucha gente y le conviene saber
hacer acciones amables y guardarse de hablar pueblerinamente en la corte.
VII. Respecto a este verso os digo que aquel que bien lo entiende más vale y merece
mucho elogio, por que todas las palabras están hechas por igual, y la melodía, de la que
yo mismo me envanezco, es buena y valiosa.
VIII. Aunque yo no voy allí, séale ofrecido mi verso a Narbona y quiero que me sea
garante de este elogio.
IX. Aunque yo no voy allí, séale ofrecido mi verso a Mi Esteve, y quiero que me sea
garante de este elogio.

15.
Farai un vers de dreit nien,
Non er de mi ni d'autra gen,
Non er d'amor ni de joven,
Ni de ren au,
Qu'enans fo trobatz en durmen
Sus un chivau.

No sai en qual hora-m fui natz,


No soi alegres ni iratz,
No soi estranhs ni soi privatz,
Ni no-n puesc au,
Qu'enaisi fui de nueitz fadatz
Sobr'un pueg au.

34
No sai cora-m fui endormitz,
Ni cora-m veill, s'om no m'o ditz!
Per pauc no m'es lo cor partitz
D'un dol corau,
E no m'o pretz una fromitz,
Per saint Marsau!

Malautz soi e cremi morir,


E re no sai mas quan n'aug dir.
Metge querrai al mieu albir,
E no-m sai cau:
Bos metges er si-m pot guerir,
Mas non, si-m mau.

Amigu' ai ieu, non sai qui s'es,


C'anc no la vi, si m'aiut fes,
Ni-m fes que-m plassa ni que-m pes,
Ni no m'en cau
C'anc non ac Norman ni Franses
Dins mon ostau.

Anc non la vi et am la fort,


Anc no-n aic dreit ni no-m fes tort;
Quan no la vei, be m'en deport,
No-m prez un jau,
Qu'ie-n sai gensor e belazor,
E que mai vau.

Fait ai lo vers, no sai de cui,


Et trametrai lo a celui
Que lo-m trameta per autrui,
Enves Peitau,
Que-m tramezes del sieu estui
La contraclau

16. Guilhem de Peitieu


Companho, farai un vers qu'er covinen,
et aura·i mais de foudatz no·i a de sen,
et er totz mesclatz d'amor et de joy e de joven.
E tenhatz lo per vilan qui no l'enten
qu'ins en son cor voluntiers res non l'apren:
greu partir si fai d'amor qui la trob'a son talen.

Dos cavals ai a ma sselha ben e gen,


bon son ez ardit per armas e valen,
mas no·ls puesc tener amdos, que l'uns l'autre non consen.
Si·ls pogues adomesgar a mon talen,
ja no volgr'aillors mudar mon garnimen
que meils for'encavalguatz de nuill hom en mon viven.

35
La uns fo dels montanhiers lo plus corren,
mas aitan fer'estranhez'ha longuamen
et es tan fers e salvatges, que del bailar si defen.
L'autre fo noiritz sa jos, pres Cofolen;
et anc no·n vis belazor, mon essien:
aquest non er ja camjatz ni per aur ni per argen.

Qu'ie·l donei a son senhor poilli paisen,


pero si·m retinc ieu tan de covinen
que, s'il lo tenia un an, ieu lo tengues mais de cen.
Cavalier, datz mi conseill d'un pensamen:
anc mais no fui eisarratz de cauzimen:
re no sai ab qual me tenha, de N'Agnes o de N'Arsen.

De Gimel ai lo castel e·l mandamen,


e per Niol fauc ergueill a tota gen,
c'ambedui me son jurat et plevit per sagramen.

Compañeros, haré un verso que será adecuado: habrá en él más necedad que juicio, y
estará mezclado de amor, de alegría y de juventud.
Y considerad rústico a quien no lo entiende o gustosamente no se lo aprende de
memoria. Duro le es separarse del amor a aquel que lo encuentra a su agrado.
Tengo dos caballos apropiados a mi silla: son buenos, esforzados para las armas y
valiosos, pero no puedo tenerlos a ambos porque el uno no tolera al otro.
Si consiguiese domarlos a mi gusto, no quisiera emplear en otros mi guarnición, pues
iría mejor montado que nadie toda mi vida.
El uno fue el más corredor de los montaraces; pero desde hace tiempo se ha apoderado
de él tan fiera esquivez, y es tan díscolo y tan salvaje, que no se deja almohazar.
El otro fue criado allá abajo, cerca de Cofolen, y, según mi parecer, nunca visteis otro
más hermoso. Este nunca será cambiado, ni por oro ni por plata.
Porque yo lo entregué a su amo cuando aún era pollino que pacía, pero me reservé para
mí suficientes derechos para que, si él lo tenía un año, yo lo tuviese más de ciento.
Caballeros, dadme consejo en mis cuitas, pues nunca estuve tan perplejo en la elección.
No sé por cuál decidirme, si por Agnés o por Arsén.
Tengo el castillo y el dominio de Gímel, y a causa de Niol me enorgullezco ante todo el
mundo, pues ambos me han rendido homenaje y pleitesía con juramento.

17. Guilhem de Peitieu


Farai un vers, pos mi sonelh
e·m vauc e m'estauc al solelh.
Donnas i a de mal conselh,
e sai dir cals:
cellas c'amor de cavalier
tornon a mals.

Donna no fai pechat mortal


qe ama cavalier leal:
mas s'ama monge o clergal,
non es raizo:
per dreg la deuri'hom

36
cremar ab un tezo.

En Alvergnhe, part Lemozi,


m'en anei totz sols a tapi;
trobei la moller d'en Guari
e d'en Bernart;
saluderon mi simplamentz
per san Launart.
La una·m diz en son latin:
«O, Dieus vos salv, don pelerin;
mout mi semblatz de belh aizin,
mon escient;
mas trop vezem anar
pel mond de folla gent.»

Ar auzires c'ai respondutz;


anc no li diz ni ba ni butz,
ni fer ni fust no ai mentaugutz,
mas sol aitan:
«Babariol, babariol,
babarian.»

So diz n'Agnes a n'Ermessen:


«Trobat avem q'anam queren:
sor, per amor Deu, l'alberguem,
qe ben es mutz,
e ja per lui nostre conselh
non er sabutz.»

La una·m pres sotz son mantel


e mes m'en la cambra el fornel:
sapchatz q'a mi fo bon e bel,
e·l focs fo bos,
et eu calfei me volentiers
als gros carbos.

A manjar mi deron capos,


e sapchatz agui mais de dos,
e no·i ac cog ni cogastros,
ma sol nos tres;
e·l pans fo blancs e·l vins fo bos
e·l pebr'espes.

Sor, si aqest hom es ginhos


ni laicha a parlar per nos,
nos aportem nostre gat ros
de mantement,
qe·l fara parlar az estros,
si de re·nz ment.»

37
N’'Agnes anet per l'enoios,
e fo granz et ag loncz guinhos:
e eu, can le vi entre nos,
aig n'espavent,
qe a pauc no perdei l'amor
e l'ardiment.

Quant aguem begut e manjat,


eu mi despoillei per lor grat;
detras m'aporteron lo gat
mal e felon:
la una·l tira del costat
tro al talon.

Per la coa de mantenen


tira·l gat, et el escoisen:
plajas mi feron mais de cen
aquella vetz,
mas eu no·m mogra ges
enquers qi m'ausizetz.

Pos diz n'Agnes a n'Ermessen:


«Mutz es, qe ben es conoissen:
sor, del banh nos apareillem
e del sojorn.»
XLI jorn estei
az aqel torn.

Tant las fotei com auziretz:


cen e quatre vint et ueit vetz,
q'a pauc no·i romped mos corretz
e mos arnes;
e no·us pues dir lo malaveg
tan gran m'en pres.

Monet, tu m'iras al mati,


mo vers porteras el borsi
dreg a la molher d'en Guari
e d'en Bernat,
e diguas lor que per m'amor
aucizo·l cat.

Haré un verso, pues me adormezco, me paseo y me echo al sol. Hay damas de mala
intención, y sé decir cuáles: aquellas que llevan a mal el amor de caballeros.
No comete pecado mortal la dama que ama a leal caballero; pero yerra si ama a monje o
a clérigo. La tal, con justicia debería ser quemada con un tizón.
En Alvernia, más allá del Lemosín, me fui solo, con esclavina: me encontré con la mujer
de Garí y con la de Bernart. Me saludaron llanamente por San Leonardo.
La una me dijo en su latín: «Dios os guarde, señor peregrino; me parecéis de muy buena
condición, por lo que veo; pero demasiado vemos andar por el mundo gente necia.»

38
Ahora oiréis lo que contesté; no le dije ni fa ni fu, ni menté hierro ni madera, sino tan
sólo: «Babariol, babariol, babarián.»
«Hermana -dijo Agnés a Ermessén-, hemos hallado lo que vamos buscando.»
«Hermana, por el amor de Dios, alberguémoslo, que es completamente mudo, y nuestro
propósito nunca será divulgado por él.»
La una me tomó bajo su manto y me llevó a su cámara, junto al hogar. Sabed que ello
me fue agradable y bonito, y el fuego era bueno; y me calenté gustosamente junto a los
gruesos leños.
Para comer me dieron capones, y sabed que hubo más de dos. No había cocinero ni
pinche, sino nosotros tres solos. El pan fue blanco; el vino fue bueno, y la pimienta,
abundante.
«Hermana, por si este hombre es un marrullero y deja de hablar por nosotras, traigamos
en seguida nuestro gato rubio, que lo hará hablar al momento, si en algo nos engaña.»
Agnés fue en busca del odioso, que era grande y con largos bigotes. Y yo, cuando lo fui
solo, con esclavina: me encontré con la vi entre nosotros, tuve miedo, y por poco pierdo
el vigor y el denuedo.
Cuando hubimos bebido y comido, me desnudé a su voluntad. Me colocaron detrás el
gato malvado y pérfido; una de ellas me lo arrastró desde el costillaje hasta los talones.
Súbitamente estira la cola al gato, y él -araña. Aquella vez me hicieron más de cien
heridas; pero yo no me hubiera movido aunque alguien me hubiese matado.
«Hermana -dijo Agnés a Ermessén-, se ve perfectamente que es mudo.» «Hermana,
preparémonos para el baño y para el goce.» Estuve ocho días, y aún mas, en aquel
ambiente.
Las follé tanto como vais a oír: ciento ochenta y ocho veces, que por poco rompo mi
correaje y mi arnés; y no os puedo decir la gran enfermedad que cogí.
Monet, por la mañana y de mi parte, llevando mi verso en el zurrón, irás directamente a
la mujer de Garí y a la de Bernart, y diles que, por mi amor, maten el gato.

18. Guilhem de Peitieu


Ben vuelh que sapchon li pluzor
d’est vers si’s de bona color,
qu’ieu ai trag de mon obrador:
qu’ieu port d’ayselh mestier la flor,
et es vertaz,
e puesc en traire·l vers auctor
quant er lassatz.

Ieu conosc ben sen e folhor,


e conosc anta et honor,
et ai ardimen e paor;
e si·m partetz un juec d’amor
no suy tan fatz
no·n sapcha triar lo melhor
d’entre·ls malvatz.

Ieu conosc ben selh qui be·mm di,


e selh qui·m vol mal atressi,
e conosc ben selhuy qui·m ri,
e si·l pro s’azauton de mi,

39
conosc assatz
qu’atressi dey voler lor fi
e lor solatz.

Mas ben aya sel qui·m noyri,


que tan bo mestier m’eschari
que anc a negu non falhi;
qu’ieu sai jogar sobre coyssi
a totz tocatz;
mais en say que nulh mo vezi,
qual que·m vejatz.

Dieu en lau e Sanh Jolia:


tant ai apres del juec doussa
que sobre totz n’ai bona ma,
e selh qui cosselh mi querra
non l’er vedatz,
ni us mi noa tornara
descosselhatz.

Qu’ieu ai nom "maiestre certa":


ja m’amigu’ anueg no m’aura
que no·m vuelh’ aver l’endema;
qu’ieu suy d’aquest mestier, so·m va,
tan ensenhatz
que be·n sai guazanhar mon pa
en totz mercatz.

Pero no m’auzetz tan guabier


qu’ieu non fos rahusatz l’autr’ier,
que jogav’a un joc grossier,
que·m fon trop bos al cap primier
tro fuy ‘ntaulatz;
quan guardiey, no m’ac plus mestier,
si·m fon camjatz.

Mas elha·m dis un reprovier:


"Don, vostre dat son menudier,
t ieu revit vos a doblier."
Dis ieu: "Qui·m dava Monpeslier,
non er laissatz."
E leviey un pauc son taulier,
ab ams mos bratz.

E quant l’aic levat lo taulier,


empeis los datz,
e·lh duy foron cairavallier
e·l terz plombatz.
E fi·ls fort ferir al taulier, e fon joguatz.

40
.I. Vull que tots sàpiguen si és de bona qualitat un vers que he tret d’un bon obrador :
perquè sóc el millor en aquest ofici, i és la pura veritat; i hi poso com a testimoni el vers
mateix, quan serà acabat.
II. Conec bé seny i follia, conec vergonya i honor, i tinc coratge i por; i, si em doneu per
resoldre un joc d’amor, no sóc tan ximple com per no saber triar el millor dels dolents.
III. Conec bé el que em lloa, i també el que no m’aprecia; i conec bé el que em somriu, i
conec prou aquells als qui agrado: i vull el consens i el plaer de tots.
IV. Beneït sigui qui em va criar, que em va donar tan bon ofici, en el qual mai no he fallat.
Perquè sé jugar a tots els jocs, al llit; en sé més que cap veí meu.
V. Lloat sigui Déu i Sant Julià: he après tan bé el dolç joc que tinc millor mà que cap altre;
mai negaré un consell a qui me’l demani, i ningú em deixarà sense haver-lo rebut.
VI. Perquè el meu nom és “mestre infalible”: mai la meva amant em tindrà una nit sense
voler tenir-me de nou l’endemà: perquè jo, i d’això presumeixo, sóc tan hàbil en aquest
ofici que amb ell em puc guanyar el pa en qualsevol mercat.
VII. Tanmateix no puc presumir tant, perquè l’altre dia vaig haver de fer-me enrere quan
jugava fort en un joc que en els preliminars m’era molt favorable, fins que vaig seure a
taula; quan vaig mirar, ja no em servia de res, tant m’havia canviat el joc.
VIII. Però ella em va respondre: “Senyors, els vostres daus són petits, doblaré l’aposta” .
Jo vaig respondre: qui m’ofereix un tresor no serà decebut!” i vaig alçar una mica el tapet
verd amb els dos braços.
IX. I quan el vaig haver alçat vaig llençar els daus: els dos eren quadrats, però no bons, i
el tercer estava trucat.
X. I vaig fer que batessin fort contra el tapet i els vaig jugar.

19 Ab la dolchor del temps novel


Foillo li bosc e li aucel
Chanton chascus en lot lati
Segon lo vers del novel chan
Adonc esta ben c’om s’aisi
D’acho dont hom a plus talan

De lai don plus m’es bon e bel


No vei mesager ni sagel
Per que mos cors non dorm ni ri
Ni no m’aus traire adenan
Tro qu’eu sacha ben de la fi
S’el’es aissi com eu deman

La nostr’amor vai enaissi


Com la brancha de l’albespi
Qu’esta sobre l’arbre’en creman
La nuoit ab la ploi’ez al gel
Tro l’endeman que-l sols s’espan
Per la fueilla vert el ramel

Enquer me membra d’un mati


Que nos fesem de guerra fi
E que-m donet un don tan gran
Sa drudari’e son anel

41
Enquer me fais Dieus viure tan
Qu’aia mas mans soz son mantel

20. Raimbaut d’Aurenga


I. Non chant per auzel ni per flor Car ieu begui de la amor
ni per neu ni per gelada, ja·us dei amar a celada.
ni neis per freich ni per calor Tristan, qan la ·il det Yseus gen
ni per reverdir de prada; e bela, no·n saup als faire;
ni per nuill autr'esbaudimen et ieu am per aital coven
non chan ni non fui chantaire, midonz, don no·m posc estraire.
mas per midonz, en cui m'enten,
car es del mon la bellaire. V. Sobre totz aurai gran valor
s'aitals camisa m'es dada
II. Ar sui partitz de la pejor cum Yseus det a l'amador,
c'anc fos vista ni trobada, que mais non era portada.
et am del mon la bellazor Tristan, mout presetz gent presen:
dompna, e la plus prezada; d'aital sui eu enquistaire.
e farai ho all mieu viven, Si·l me dona cill cui m'enten
que d'altres non sui amaire, no·us port enveja, bels fraire.
car ieu cre qu'ill a bon talen
ves mi, segon mo vejaire. VI. Vejatz, dompna, cum Dieus acor
dompna que d'amar s'agrada.
III. Ben aurai, dompna, grand honor Q'Isentz estet en gran paor,
si ja de vos m'es jutgada puois fon breumens conseillada;
honranssa que sotz cobertor qu'il fetz a son marit crezen
vos tenga nud'embrassada; c'anc hom auc nasques de maire
car vos valetz las meillors cen non toques enleis. Mantenen
(qu'ieu non sui sobrebaire!): atrestal podetz vos faire.
sol del pes ai mon cor gauzen
plus que s'era emperaire. Carestia, esgauzimen
m'aporta d'aicel repaire
IV. De midonz fatz dompn'e seignor on es midonz, que·m ten gauzen
cals que sia·il destinada plus q'ieu eis non sai retraire.

I No canto per ocell ni per flor, ni per neu ni per glaçada, ni tampoc pel fred o per la
calor, ni pels prats, que ara es tornen verds, ni per cap altra joia, jo només canto i
sempre he cantat per la meva senyora, a qui serveixo perquè és la més bella del món.
II. Ara m’he separat de la pitjor que mai fou vista i trobada, i estimo la dama més bella
del món; i ho faré per sempre car no estimo una altra cosa i jo crec que ella m’és
favorable.
III. Per mi serà un gran honor, senyora, si em concediu el privilegi d’abraçar-vos nua
sota el cobrellit, perquè vós valeu cent vegades més que les millors; quan ho penso el
meu cor gaudeix més que si jo fos un emperador.
IV. De la meva dama he fet senyor i padró sigui quin sigui el meu destí. Ja que he begut
el filtre d’amor us he d’estimar en secret. Tristany quan la gentil Iseut li donà el seu
amor no va poder fer altra cosa. I jo estimo la meva senyora amb un pacte al qual no puc
faltar.
V. El meu valor serà superior al de tots si em dóna una camisa com la que Iseut donà al
seu amant, que no havia estat mai portada. Tristany, apreciares molt el do gentil. Jo
demano el mateix, si la persona que estimo m’ho concedeix no us envejo.

42
VI. Veieu, senyora, com Déu ajuda la dama que té plaer en estimar. Iseut en tenia molt i
va ser prou hàbil com per fer creure el marit que cap home l’havia mai tocada. Ara vós
podeu fer el mateix.
VII. Carestía, porta’m joia d’aquella casa on viu la meva dama, que em té ple de joia.

dont sui vostres par ennui.


Mes se ja devez de nului
merci avoir, si me souffrez,
que je ne sai servir autrui.

IV. Onques du buvrage ne bui


21. Chrétien de Troyes dont Tristan fu enpoisonnez;
https://www.youtube.com/watch? mes plus me fet amer que lui
v=Pvl_s6hxkEI fins cuers et bone volontez.
Bien en doit estre miens li grez,
qu'ainz de riens efforciez n'en fui,
I. D'Amors, qui m'a tolu a moi, fors que tant que mes euz en crui,
n'a soi ne me veut retenir, par cui sui en la voie entrez
me plaing ensi, qu'adés otroi donc ja n'istrai n'ainc n'en recrui.
que de moi face son plesir.
Et si ne me repuis tenir V. Cuers, se madame ne t'a chier,
que ne m'en plaigne, et di por quoi ja mar por cou t'en partiras:
car ceus qui la traïssent voi tous jours soies en son dangier,
souvent a lor joie venir puis qu'empris et comencié l'as.
et g'i fail par ma bone foi. Ja, mon los, plenté n'ameras
ne pour chier tans ne t'esmaier;
II. S'Amors pour essaucier sa loi biens adoucist par delaier,
veut ses anemis convertir, et quant plus desiré l'auras
qu'as siens ne peut ele faillir. plus t'en ert douls a l'essaier.
Et je, qui ne m'en puis partir
de celi vers qui me souploi, VI. Merci trovasse au mien cuidier,
mon cuer, qui siens est, li envoi: s'ele fust en tout le compas
me sde noient la cuit servir du monde, la ou je la quier;
se ce li rent que je li doi. mes bien croi qu'elle n'i est pas.
Car ainz ne fui faintis ne las
III. Dame, de ce que vostres sui, de ma douce dame proier
dites moi se gre m'en savez. proi et reproi sanz esploitier,
nenil, se j'onques vous conui, comme cil qui ne set a gas
ainz vous poise quant vous m'avez. Amors servir ne losengier.
Et puis que vos ne me volez,

I. D’amor que m’ha tolt a mi mateix i amb ell no em vol tenir, jo em lamento i
tanmateix li permeto que faci de mi el que vulgui. No puc, però, reprimir el meu lament,
car veig que aquells que el traeixen de vegades obtenen la seva joia i jo no
l’aconsegueixo amb la meva fidelitat.
II. Si Amor per exaltar les seves lleis vol convertir als seus enemics, als seus fidels no
els pot fer tort. I jo, que no puc separar-me dels seus preceptes, li envio el meu cor que li
pertany; i això no és cap ofrena : només li envio el que ja és seu.

43
III. Dama, digueu-me si us plau que sigui vostre. Però no ho fareu, car us conec bé i sé
que us enutja que jo us pertanyi. No em voleu, tanmateix jo us pertanyo igualment. Si
alguna vegada heu de tenir pietat d’algú que sigui de mi ja que jo no puc ser de cap
altra.
IV. Jo no he begut mai el filtre que enverinà Tristany. No em fa estimar cap filtre ans cor
noble i ferma voluntat. I bé mereixo el premi car res no m’ha obligat, només he cregut
als meus ulls i mai no em faré enrere.
V. Cor, si la meva dama no t’estima no per això la deixaràs; seràs sempre en el seu
poder. Mai estimaràs l’abundància ni has de tenir por de la carestia. Un bé és dolç si es
retarda, i quan més l’hagis desitjat més dolç serà.
VI. Ja sé que no hi ha pietat i que no la puc trobar, però mai no em cansaré de pregar la
meva dolça dama; jo la prego i la torno a pregar sense obtenir res, com aquell que no
sap servir Amor per joc ni per enganyar-lo.

22. Bernart de Ventadorn


I. Can vei la lauzeta mover
de joi sas alas contra.l rai,
que s’oblid’e.s laissa chazer
per la doussor c’al cor li vai
ai! tan gran enveya m’en ve
de cui qu’eu veja jauzion,
meravilhas ai, car desse
lo cor de dezirer no.m fon.

II. Ai las! tan cuidava saber


d’amor, e tan petit en sai!
car eu d’amar no.m posc tener
celeis don ja pro non aurai.
Tout m’a mo cor, e tout m’a me,
e se mezeis e tot lo mon;
e can se.m tolc no.m laisset re
mas dezirer e cor volon.

III. Anc non agui de me poder


ne no fui meus de l’or’en sai
que.m laisset en sos olhs vezer
en un miralh que mout me plai.
Miralhs, pus me mirei en te,
m’an mort li sospir de preon,
c’aissi.m perdei com perdet se
lo bels Narcisus en la fon.

IV. De las domnas me dezesper;


ja mais en lor no.m fiarai;
c’aissi com las solh chaptener,
enaissi las deschaptenrai.
pois vei c’una pro no m’en te
vas leis que.m destrui e.m confon,
totas las dopt’ e las mescre,

44
car be sai c’altretals son.

V. D’aisso.s fa be femna parer


ma domna, per qu’elh o retrai,
car no vol so c’om deu voler,
e so c’om li deveda, fai.
Chazutz sui en mala merce,
et ai be fait co.l fols en pon;
e no sai per que m’esdeve,
mas car trop puyei contra mon.

VI. Merce es perduda, per ver


-et eu non o saubi anc mai-
car cilh qui plus en degr’aver,
no.n a ges; et on la querrai?
A! can mal sembla, qui la ve,
que aquest chaitiu deziron
que ja ses leis non aura be,
laisse mosrir, que non l’aon!

VII. Pus ab midons no.m pot valer


precs ni merces ni.l dreihz qu’eu ai,
ni a les no ven a plazer
qu’eu l’am, ja mais no.lh o dirai.
Aissi.m part de leis e.m recre;
mort m’a, e per mort li respon,
e vau m’en, pus ilh no. m rete,
chaitius, en issilh, no sai on.

VIII. Tristans, ges no.n auretz de me,


qu’eu m’en vau, chaitius, non sai on.
De chantar me gic e.m recre,
e de joi e d’amor m’escon.

I. Quan veig l’alosa moure joiosa les ales contra el raig de sol, com s’oblida i es deixa
caure per la doçor que li omple el cor, tan gran enveja sento d’aquell que veig joiós que
em meravello que el cor no se’m fongui de desig..
II. Ai las, tan poc sé d'estimar, i tant que en creia saber!
Perquè no em puc estar d’estimar aquella que no m’estima.
Ha robat el meu cor, i a mi i a ella mateixa i a tot el món, i quan va fugir no em deixà
res més que desig ardent i, cor anhelós.
III. Mai vaig tenir control sobre mi des que em va deixar mirar als seus ulls, un mirall
que molt em plau. Mirall, des que m'hi he mirat, m’han mort els sospirs del cor i m’he
perdut com el bell Narcís a la font.
IV. Les dames em fan desesperar mai més no hi confiaré i si abans les defenia,
ara les abandonaré. Car no veig cap que m’ajudi davant d’aquella que em destrueix i em
confon. De cap me’n refio i totes les temo, car prou sé que totes són iguals.

45
V. En això sembla una dona la meva dama i jo s’ho retrec, perquè oblida el que ha de
desitjar i fa allò que no hauria de fer. He caigut avall, i he fet com el foll al pont i no sé
perquè m’ha passat això si no és perquè he pujat massa amunt.
VI. Certament la pietat s’ha perdut –i jo mai no ho vaig saber- car qui més n’hauria de
tenir no en té pas gens. I on la podré trobar? Oh, poc sembla a qui la veu que sigui capaç
de deixar que mori de desig aquest desgraciat que sense ella no coneixerà cap bé i que
no l’ajudi.
VII. Ja que amb el meu senyor de res no em val prec ni mercè ni el dret que hi tinc, i ja
que a ella no li agrada que l’estimi, ja mai més no li ho diré. Així m’allunyo d’ella i
abandono, m’ha mort i com a home mort li respon i me’n vaig, ja que ella no em reté,
ple de dolor, exiliat, no sé pas on.
VIII. Tristany, ja no sentiràs res de mi, perquè me’n vaig, ple de dolor, no sé on.
Abandono el cant i la joia i defujo l’amor.

Vidas i razos de trobadors

1. Vida de Jaufre Rudel


Jaufrés Rudels de Blaia si fou mout gentils hom, princes de Blaia. Et enamoret se de la
comtessa de Trípoli, ses vezer, per lo ben qu’el n‘auzi dire als pelerins que venguen
d’Antiocha. E fez de leis mains vers ab bons sons, ab paubres motz. E per voluntat de
leis vezer, el se crozet e se mes en mar, e pres lo malautia en la nau, e fo condug a
Trípol, en un alberc, per mort. E fo fait saber a la comtessa et ella venc ad el, al son leit,
e pres lo antre sos bratz. E saup qu’ella era la comtessa, e mantenent recobret l’auzir e.l
flairar, e lauzet Dieu, que l’avia la vida sostenguda tro qu’el l’agues vista, et enaisssi
el.mori entre sos braz. Et ella lo fez a gran honor sepellir en la maison del Temple, e
pois, en aquel dia, ella se rendet morga, per la dolor qu’ella n’ac de la mort de lui.

Jaufré Rudel de Blaia fou home molt noble, príncep de Blaia. I es va enamorar de la
comtessa deTrípoli, sense veure-la, per tal com en va sentir parlar bé als pelegrins que
tornaven d’Antioquia. I en va fer sobre ella molts vers amb bones melodies i pobres
paraules. I, desitjant veure-la, es va fer croat, va embarcar, va emmalaltir a la nau i va
ser dut a Trípoli, a un alberg, com a mort. Així es va fer saber a la comtessa, i anà a
trobar-lo al seu llit, i el va prendre entre els seus braços. I, quan ell va saber que era la
comtessa, de sobte va recobrar l’oïda i l’alè, i va lloar Déu per mantenir-lo encara viu
fins a veure-la; i així va morir entre els seus braços. I ella el va fer enterrar amb grans
honors a la casa del Temple; i després, aquell mateix dia, es va fer monja pel dolor que
va sentir per la seva mort.

2. Petrarca, Triomfs d’Amor (cap a 1356)


Giaufré Rudel, ch'usò la vela e'l remo
a cercar la sua morte, e quel Guiglielmo
che per cantar à'l fior de' suoi dí scemo. IV, vv.52-54
Jaufré Rudel que manejando la vela y del remo fue en busca de su muerte, y aquel
Guillermo que por cantar murió en la flor de su juventud.

3. Bernart de Ventadorn: razo de la lauzeta


Et el s'en partí e si s'en anet a la duchesa de Normandia, qu'era joves e de gran valor e
s'entendia en pretz et en honor et en bendig de lausor. E plasion li fort las chansos e·l
vers d'En Bernart, et ella lo receup a l'acuilli mout fort. Lonc temps estet en sa cort, et

46
enamoret se d'ella et ella de sui, e fetz mantas bonas chansos d'ella. E apelava la
B[ernart] «Alauzeta», per amor d'un cavalier que l'amava, e ella apelet sui «Rai». E un
jorn venc lo cavaliers a la duquessa e entret en la cambra. La dona, que·l vi, leva adonc
lo pan del mantel e mes li sobra·l col, e laissa si cazer e[l] lieg. E B[ernart] vi tot, car
una donzela de la domna li ac mostrat cubertamen; e per aquesta razo fes adono la canso
que dis: Quan vei l'alauzeta mover.

4. Peire Vidal: razo de la canso De chantar m'era laissatz.


Peire Vidal per la mort del bon comte Raimon de Toloza si se marri molt e det se gran
tristeza. E vestit se de negre, e taillet las coas e las aureillas a totz los sieus cavals, et a si
et a totz los sieus servidors fes raire los cabeils de la testa; mas las barbas ni las onglas
non se feiron taillar. Molt anet longua sazo a lei de fol home e de dolen. Et avenc se, en
aquela sazo qu'el anava anaissi dolens, que.l reis N'Anfos d'Arago venc en Proensa. E
vengron ab lui Blascols Romieus e.N Guarsias Roimieus e.N Martis del Canet e.N
Miquels de Luzia e.N Sas d'Antilon e.N Guilems d'Alcalla e.N Albertz de Castelveill
e.N Raimon Gauseran de Pinons e.N Guilems Raimons de Moncada e.N Arnautz de
Castelbon e.N Raimons de Cervera. E trobero Peire Vidal anaisi trist e dolen et anaisi
apareillat a lei d'ome dolen e de fol. E lo reis lo comenset a pregar, e tug li autre sei baro
qu'eron sei amic especial, qu'el degues laisar aquesta dolor e degues se alegrar e degues
cantar, e qu'eI degues far una canso, qu'ill portesson en Arago. Tan lo preguet lo reis e.ill
sei baro qu'el dis qu'el s'alegraria e laisaria lo dol qu'el fazia, e qu'el faria canso e so
que.ill plagues. Et el si amava la Loba de Pueinautier e ma dona Estefania, qu'era de
Sardanha. Et aras de novel era enamoratz de ma dona Raimbauda de Biol, qu'era moiller
d'En Guilem Rostanh, qu'era senher de Bioill. Bioils si es en Proensa, en la montanha
que part Lombardia e Proensa. La Loba si era de Carcases, e Peire Vidal si se fazia
apelar Lop per ela e portava armas de lop. Et en la montanha de Cabaretz si se fes cassar
als pastors ab los mastis et ab los lebrers, si com hom fai lop. E vesti una pel de lop
perdonar az entendre als pastors e als cans qu'el fos lop. E li pastor ab lur cans lo
casseron e.l bateron si en tal guiza qu'el en fo portatz per mort a l'alberc de la Loba de
Pueinautier. Quant ela saup que aquest era Peire Vidal, ela comenset a far gran alegreza
de la folia que Peire Vidals avia faita et a rire molt, e.l marit de leis autressi. E reseubron
lo ab gran alegreza; e.l maritz lo fes penre e fes lo metre en luec rescos, al meils qu'el
saup ni poc. E fes mandar pel metge e fes lo metgar, entro tant qu'el fo gueritz. E si com
ieu vos ai comensat a dire de Peire Vidal que avia promes al rei et a sos baros de cantar
e de far chansos, quan fo gueritz, lo reis fes far armas e vestirs a si et a Peire Vidal; et
genset se molt fort; e fes adonx aquesta chanso -la cal vos auziretz- que ditz:

De chantar m'era laissatz de lieis on anc non aic pro,


per ira e per dolor que.m gieta de sospeisso;
qu'ai del comte, mon senhor; e.l partirs es me tan grieus
mas pos vei qu'al bon rei platz que res non o sap mas Dieus.
farai tost una chanso,
que porte en Arago Traitz sui et enganatz
Guilhems e.N Blascois Romieus, a lei de bon servidor,
s.il sos lor par bons e lieus. qand hom li ten a follor
so don degr'esser honratz;
E s'ieu chant cuin hom forsatz, e n’aten tal gazardo,
pus Mosenher n'a sabor, cum selh qui ser a fello;
non tengatz per sordeyor mas se derenan sui sieus,
mon chan, que.l cor m'es viratz a meins me tenh que juzieus.

47
A tal domna.m sul donatz E sitot lop m'appellatz,
que viu de joi e d'amor no m'o tenh a deshonor,
e de pretz e de valor, ni se.m baton li pastor
on s’afina si beutatz ni se.m suí per lor cassatz;
cum l'aurs en l'arden carbo; et am mais bosc e boisso
e quar mos precs li sap bo, no fatz palaitz ni maizo,
be.m par que.l segles es mieus ni ab joi li er mos trieus
e que.il rei tenon mos fieus. entre vent e gel e nieus.

De fin joi sui coronatz Bels Sembelis, Saut e So


sobre tot emperador, am per vos et Alio;
quar de filha de comtor mas car la vista.m fo brieus,
me sui tant enamoratz, en sui sai marritz e grieus.
et ai mais d’un pauc cordo La Loba ditz que seus so
que Na Raimbauda.m do, et a.n ben drech e razo,
quel reis Richartz ab Peitieus que, per ma fe, rnielhs sui sieus
ni ab Tors ni ab Angieus. que no sui d'autrui ni mieus.

48
Peire Vidal se apenó mucho y se entregó a gran tristeza por la muerte del buen conde
Raimon de Tolosa. Y se vistió de negro y cortó las colas y las orejas a todos sus
caballos, y a sí mismo y a todos sus servidores hizo afeitar los cabellos de la cabeza,
pero no se hicieron cortar las barbas ni las uñas. Mucho tiempo fue a guisa de hombre
loco y doliente. Y ocurrió que, cuando él iba así doliente, el rey don Alfonso de Aragón
vino a Provenza. Y vinieron con ~1 Blasco Romeo, García Romeo, Martí de Canet,
Miguel de Luesia, Sancho de Antillón, Guillem d'Alcalà, Albert de Castellvell, Ramon
Galceran de Pinós, Guillem Ramon de Montcada, Arnau de Castellbó y Ramon de
Cervera. Y encontraron a Peire Vidal así triste y apenado y dispuesto a guisa de hombre
doliente y de loco. Y el rey le empezó a rogar, y todos los demás barones que eran sus
especiales amigos, que debía dejar este dolor, y que debía alegrarse y debía cantar, y que
tenía que hacer una canción que ellos llevarían a Aragón. Tanto le rogaron el rey y sus
barones, que él dijo que se alegraría y que dejaría el duelo que hacía y que compondría
una canción y lo que él quisiera. Y él amaba a la Loba de Puegnautier y a mi señora
Estefanía, que era de Cerdaña. Y ahora recientemente se había enamorado de mi señora
Raimbauda de Biolh, que era esposa de Guilhem Rostanh, que era señor de Biolh. Biolh
está en Provenza, en la montaña que separa Lombardía y Provenza. La Loba era de
Carcasés, y Peire Vidal se hacía llamar Lobo por ella y llevaba armas de lobo. Y en la
montaña de Cabaret se hizo perseguir por los pastores con los mastines y con los
lebreles, como se hace con el lobo. Y se vistió una piel de lobo para dar a entender a los
pastores y a los perros que él era lobo. Y los pastores lo persiguieron con sus perros y lo
apalearon de tal modo que él fue llevado por muerto a la residencia de la Loba de
Puegnautier. Cuando ella supo que éste era Peire Vidal, comenzó a dar grandes muestras
de alegría por la locura que Peire Vidal había hecho y a reírse mucho, y su marido lo
mismo. Y lo acogieron con gran alegría; y el marido lo hizo tomar y ponerlo en lugar
escondido, lo mejor que supo y pudo. Y envió por el médico y lo hizo medicar hasta que
estuvo curado. Y tal como yo os he comenzado a decir que Peire Vidal había prometido
al rey y a sus barones cantar y componer canciones, cuando estuvo curado, el rey hizo
hacer armas y vestidos para sí y para Peire Vidal, y se elegantizó mucho, y entonces
hizo esta canción -que oiréis- que dice:

Había dejado de cantar por la pena y por el dolor que tengo por el conde, mi señor; pero,
pues veo que le place al buen rey, haré en seguida una canción para que la lleven a
Aragón Guilhem y Blasco Romeo, si la tonada les parece buena y ligera.

Y aunque canto como hombre forzado, pues le gusta a mi señor, no consideréis mi canto
peor porque mi corazón se ha desviado de aquella de quien jamás conseguí provecho y
me aparta de esperanza. Nadie, sino Dios, sabe lo dolorosa que me es la separación.

Soy traicionado y engañado al estilo del buen servidor cuando se le considera una
necedad aquello por lo que debería ser honrado; y espero la misma recompensa que
aquel que sirve a un desleal. Pero si de ahora en adelante soy suyo, me tengo por menos
que un judío.

Me he entregado a tal dama que vive de alegría, de amor, de mérito y de valor y en la


que la belleza se acrisola tanto como el oro en el carbón ardiente. Y puesto que le agrada
mi ruego, me parece que el mundo todo es mío y que los reyes tienen mis feudos.
Estoy coronado de leal alegría por encima de todo emperador, pues me he enamorado
tanto de hija de comtor, y tengo más con una pequeña cinta que me dé Raimbauda que
el rey Ricardo con Poitiers, con Tours y con Anjou.

Y aunque me llamáis lobo no lo tengo a deshonor, ni silos pastores me apalean y soy


perseguido por ellos. Y prefiero bosque y zarzal a palacio o mansión, y con alegría me
encaminará hacia ella entre viento, hielo y nieve.

Hermosa Cibelina, por vos amo Saut, Son y Llo; y estoy aquí apenado y triste porque
pude veros poco tiempo.

La Loba dice que soy suyo y tiene buen derecho y razón, pues, a fe mía, soy más suyo
que de otro o que mío.
La lírica italiana

1. Giacomo da Lentini
Madonna, dir vo voglio
como l’amor m’à priso,
inver’ lo grande orgoglio
4 che voi, bella, mostrate, e no m’aita.
Oi lasso, lo meo core,
che ’n tante pene è miso
che vive quando more
8 per bene amare, e teneselo a vita.
Dunque mor’e viv’eo?
No, ma lo core meo
more più spesso e forte
12 che non faria di morte naturale,
per voi, donna, cui ama,
più che se stesso brama,
e voi pur lo sdegnate:
16 Amor, vostra ’mistate vidi male.

Lo meo ’namoramento
non pò parire in detto,
ma sì com’eo lo sento
20 cor no lo penseria né diria lingua;
e zo ch’eo dico è nente
inver’ ch’eo son distretto
tanto coralemente:
24 foc’aio al cor non credo mai si stingua,
anzi si pur alluma:
perché non mi consuma?
La salamandra audivi
28 che ’nfra lo foco vivi stando sana;
eo sì fo per long’uso,
vivo ’n foc’amoroso
e non saccio ch’eo dica:
32 lo meo lavoro spica e non ingrana.

51
Madonna, sì m’avene
ch’eo non posso avenire
com’eo dicesse bene
36 la propia cosa ch’eo sento d’amore;
sì com’omo in prudito
lo cor mi fa sentire,
che già mai no ’nd’è quito
40 mentre non pò toccar lo suo sentore.
Lo non-poter mi turba,
com’on che pinge e sturba,
e pure li dispiace
44 lo pingere che face, e sé riprende,
che non fa per natura
la propïa pintura;
e non è da blasmare
48 omo che cade in mare a che s’aprende.

Lo vostr’amor che m’ave


in mare tempestoso,
è sì como la nave
52 c’a la fortuna getta ogni pesanti,
e campan per lo getto
di loco periglioso;
similemente eo getto
56 a voi, bella, li mei sospiri e pianti.
Che s’eo no li gittasse
parria che soffondasse,
e bene soffondara,
60 lo cor tanto gravara in suo disio;
che tanto frange a terra
tempesta, che s’aterra,
ed eo così rinfrango,
64 quando sospiro e piango posar crio.

Assai mi son mostrato


a voi, donna spietata,
com’eo so’ innamorato,
68 ma crëio ch’e’ dispiaceria voi pinto.
Poi c’a me solo, lasso,
cotal ventura è data,
perché no mi ’nde lasso?
72 Non posso, di tal guisa Amor m’à vinto.
Vorria c’or avenisse
che lo meo core ’scisse
come ’ncarnato tutto,
76 e non facesse motto a vo’, isdegnosa;
c’amore a tal l’adusse
ca, se vipera i fusse,

52
natura perderia:
80 a tal lo vederia, fora pietosa.

Señora mía, quiero deciros cómo Amor me ha capturado a pesar del gran orgullo que
vos, bella, mostráis y que no me ayuda. ¡Ay, mi pobre corazón! que tanta pena sufre,
que vive cuando muere por bien amar, y eso lo tiene por vida. Entonces ¿muere mi
corazón y yo estoy vivo? No, pero mi corazón muere más a menudo y con mayor dolor
de lo que lo haría si muriera de una muerte natural. Por vos, dama, a quien ama más que
así mismo, se lamenta y vos lo despreciáis. Amor por mi desgracia tuve que amaros.

Mi enamoramiento no puede ser expresado con palabras, así como yo lo siento. No lo


pensaría el corazón, ni lo diría la lengua; y lo que de él digo es nada frente al modo en
que he sido vencido profundamente. Fuego tengo en el corazón y no creo ya que se
extinga; es más, si se enciende así ¿cómo no me consume? Oí decir que la salamandra
vive ilesa en medio del fuego; igual me sucede a mí, después de vivir tanto tiempo
ardiendo en el fuego del amor y no sé lo qué digo: mi semilla crece y no da fruto.

Señora mía, me ocurre que no soy capaz de expresar adecuadamente el amor que siento;
el corazón me hace sentir como un hombre que sufre comezón, que no se tranquiliza
hasta que no puede tocar la zona sensible. La impotencia me turba como a un hombre
que pinta y borra, y se reprocha el no saber ejecutar a la perfección una reproducción
fiel del modelo. Y no merece reproche aquel que cae en mar y que se agarra a lo que
puede.
Vuestro amor me tiene en un mar tempestuoso, e igual que la nave, que al huracán
arroja toda la carga pesada, y los que van en ella arrojándolo todo rehuyen el peligro,
así, yo arrojo a vos, bella, mis suspiros y mis llantos. Porque si no los arrojara, me
parecería que me ahogaba, y ciertamente me ahogara; tan pesado es mi corazón
anhelante. E igual que se calma la tempestad, así me calmo yo cuando suspiro y lloro y
encuentro la paz.

Bastante he mostrado a vos, dama despiadad, cómo estoy enamorado, aunque creo que
os desgradaría incluso mi retrato. Puesto que, sólo a mí, desgraciado, ha sido dado tal
infortunio, ¿por qué no rencuncio? No puedo, de tal modo Amor me ha subyugado.
Querría que ahora mi corazón personificado muriera, y no se moviera ante vos,
desdeñosa, que a tal fin le habéis llevado. Si la víbora lo viera, su naturaleza perdería y,
viéndolo de esa guisa, sentiría piedad.

2. Folquet de Marselha

53
A vos, midontç, voill rettrair’en cantan
cosi·m destreign Amors e men’a fre
vas l’arguogll gran, e no·m aguda re,
qe·m mostras on plu merce vos deman,
5 mas tan mi son li consir e l’afan
que viu quant muer per amor finamen.
Donc muer e viu? Non, mas mos cors cocios
mor e reviu de cosir amoros
a vos, dompna, c’ieu am tan coralmen;
10 sufretç ab gioi sa vid’al mort cuisen,
per qe mal vi la gran beutat de vos.

Parer non pot per dig ni per semblan


lo bens ce vos vogll ab [. . .] fe
mas niens es so ce vos dic: si·m te
15 al cor us fiocs que no·s [. . .]
Per cals raisons no·m ausi consuman?
Savi dion e·l autor veramen
qe longincs us, segon drec e raisos
si convertis e natura, don vos
20 deves saber car eu n’ai eissamen
per longinc us en fioc d’amor plaisen
[. . .]

A vós, senyora, vull mostrar cantant com Amor m’estreny i em guia amb el fre, i no
m’ajuda gens, davant del gran orgull que em mostreu quan més us demano mercè; però
els pensaments i els afanys són tants que, per amar finament, visc mentre moro.
Aleshores moro i visc? no, però el meu cor queixós mor i reviu de pensaments
amorosos per vós, senyora, que tant estimo de cor; consentiu amb la joia vida al mort
ardent, ja que vaig veure malauradament la vostra gran bellesa.

No pot mostrar-se amb paraules ni amb l’expressió del rostre l’amor que us tinc, però el
que us dic no és res: així tinc al cor un foc que no... Per què no em mata consumint-me?
Els doctes o els autors diuen que, segons el dret i la raó, un llarg hàbit esdevé natura, per
la qual cosa heu de saber que igualment tinc per llarg ús plaer en el foc d’amor.

54
3. Guido Cavalcanti (1255 - 1300)
Chi è questa che vèn, ch’og’om la mira,
che fa tremar di chiaritate l’âre
e mena seco Amor, sì che parlare
null’omo pote, ma ciascun sospira?

o Deo, che sembra quando li occhi gira,


dical’Amor, ch’i ‘nol sauria contare:
cotanto d’umiltà donna mi pare,
ch’ogn’ altra ver’ di lei i’ la chiam’ira.

Non si poria contar la sua piagenza,


ch’a le s’inchin’ ogni gentil vertute,
e la beltate per sua dea la mostra.

Non fu si alta già la mente nostra


e non se pose’n noi tanta saluta,
che propiamente n’aviam conoscenza.

¿Quién será aquesta que es de todos mira


y, de tan claro, el aire hace temblar
y el Amor trae consigo, conque hablar
a nadie es dado, y cada quien suspira?

¡Qué resplandor cuando los ojos vira!


dígalo Amor, yo no lo sé contar:
en dama es sencillez tan singular,
que la de las demás desdén inspira.

No cabría contar su preeminencia,


si ante ella cede cualesquier virtud
y por su diosa la beldad la muestra.

No alcanza a tanto ya la mente nuestra,


ni se nos concedió tal aptitud,
para de ella tener plena conciencia.

55
4. Dante Alighieri, Vita Nuova

III. [...] questa mirabile donna apparve a me vestita di colore bianchissimo, in mezzo a
due gentili donne, le quali erano di più lunga etade; e passando per una via, volse li
occhi verso quella parte ov'io era molto pauroso, e per la sua ineffabile cortesia, la quale
è oggi meritata nel grande secolo, mi salutoe molto virtuosamente, tanto che me parve
allora vedere tutti li termini de la beatitudine. L'ora che lo suo dolcissimo salutare mi
giunse, era fermamente nona di quello giorno; e però che quella fu la prima volta che le
sue parole si mossero per venire a li miei orecchi, presi tanta dolcezza, che come
inebriato mi partio da le genti, e ricorsi a lo solingo luogo d'una mia camera, e puosimi a
pensare di questa cortesissima. [III] E pensando di lei, mi sopragiunse uno soave sonno,
ne lo quale m'apparve una maravigliosa visione: che me parea vedere ne la mia camera
una nebula di colore di fuoco, dentro a la quale io discernea una figura d'uno segnore di
pauroso aspetto a chi la guardasse; e pareami con tanta letizia, quanto a sé, che mirabile
cosa era; e ne le sue parole dicea molte cose, le quali io non intendea se non poche; tra
le quali intendea queste: «Ego dominus tuus». Ne le sue braccia mi parea vedere una
persona dormire nuda, salvo che involta mi parea in uno drappo sanguigno leggermente;
la quale io riguardando molto intentivamente, conobbi ch'era la donna de la salute, la
quale m'avea lo giorno dinanzi degnato di salutare. E ne l'una de le mani mi parea che
questi tenesse una cosa la quale ardesse tutta, e pareami che mi dicesse queste
parole:«Vide cor tuum». E quando elli era stato alquanto, pareami che disvegliasse
questa che dormia; e tanto si sforzava per suo ingegno, che le facea mangiare questa
cosa che in mano li ardea, la quale ella mangiava dubitosamente. Appresso ciò poco
dimorava che la sua letizia si convertia in amarissimo pianto; e così piangendo, si
ricogliea questa donna ne le sue braccia, e con essa mi parea che si ne gisse verso lo
cielo; onde io sostenea sì grande angoscia, che lo mio deboletto sonno non poteo
sostenere, anzi si ruppe e fui disvegliato. E mantenente cominciai a pensare, e trovai che
l'ora ne la quale m'era questa visione apparita, era la quarta de la notte stata; sì che
appare manifestamente ch'ella fue la prima ora de le nove ultime ore de la notte.
Pensando io a ciò che m'era apparuto, propuosi di farlo sentire a molti li quali erano
famosi trovatori in quello tempo: e con ciò fosse cosa che io avesse già veduto per me
medesimo l'arte del dire parole per rima, propuosi di fare uno sonetto, ne lo quale io

56
salutasse tutti li fedeli d'Amore; e pregandoli che giudicassero la mia visione, scrissi a
loro ciò che io aveva nel mio sonno veduto. E cominciai allora questo sonetto, lo quale
comincia: A ciascun'alma presa.
A ciascun'alma presa e gentil core
nel cui cospetto ven lo dir presente,
in ciò che mi rescrivan suo parvente,
salute in lor segnor, cioè Amore.
Già eran quasi che atterzate l'ore
del tempo che onne s tella n'è lucente,
quando m'apparve Amor subitamente,
cui essenza membrar mi dà orrore.
Allegro mi sembrava Amor tenendo
meo core in mano, e ne le braccia avea
madonna involta in un drappo dormendo.
Poi la svegliava, e d'esto core ardendo
lei paventosa umilmente pascea:
appresso gir lo ne vedea piangendo.
Questo sonetto si divide in due parti; che ne la prima parte saluto e domando
risponsione, ne la seconda significo a che si dee rispondere. La seconda parte comincia
quivi:Già eran. A questo sonetto fue risposto da molti e di diverse sentenzie; tra li quali
fue risponditore quelli cui io chiamo primo de li miei amici, e disse allora uno sonetto,
lo quale comincia: Vedeste, al mio parere, onne valore. E questo fue quasi lo principio
de l'amistà tra lui e me, quando elli seppe che io era quelli che li avea ciò mandato. Lo
verace giudicio del detto sogno non fue veduto allora per alcuno, ma ora è
manifestissimo a li più semplici.

A toda alma cautiva y noble corazón ante cuya presencia llegan estas palabras para
que sobre esto su parecer me escriban, salud en nombre de Amor, su dueño. Casi
terciadas estaban ya las horas del tiempo en que ilumina toda estrella, cuando de
pronto me apareció Amor, cuyo aspecto me horroriza recordar. Amor me parecía alegre,
y tenía en su mano mi corazón, y en sus brazos llevaba a mi dama, que dormía cubierta
con un paño. Después la despertó, y del corazón ardiente ella con humildad temerosa
comía: luego yo lo vi marchar llorando.

XXVI. Tanto gentile e tanto onesta pare


la donna mia quand'ella altrui saluta,
ch'ogne lingua deven tremando muta,
e li occhi no l'ardiscon di guardare.

Ella si va, sentendosi laudare,


benignamente d'umiltà vestuta;
e par che sia una cosa venuta
da cielo in terra a miracol mostrare.

57
Mostrasi sì piacente a chi la mira,
che da per li occhi una dolcezza al core,
che'ntender non la può chi non la prova;

e par que de la sua labbia si mova


un spirito soave, pien d'amore,
che va dicendo a l'anima: Sospira.

Tan gentil y tan honesta parece


mi señora cuando saluda a alguien,
que toda lengua se queda muda, temblando,
y los ojos no se atreven a mirarla.

Ella pasa, oyéndose alabar,


benignamente revestida de humildad;
y parece que sea algo venido
del cielo para mostrar un milagro.

Resulta tan grata a quien la admira,


que da por los ojos una dulzura al corazón
no lo puede entender quien no la prueba;

y parece que de sus labios surja


un soplo suave, lleno de amor,
que va diciendo al alma: Suspira

Dante da Maiano
Di ciò che stato sei dimandatore,
guardando, ti rispondo brevemente,
amico meo di poco canoscente,
mostrandoti del ver lo suo sentore.

Al tuo mistier così son parlatore:


se san ti truovi e fermo de la mente,
che lavi la tua coglia largamente,
a ciò che stinga e passi lo vapore

lo qual ti fa favoleggiar loquendo;


e se gravato sei d'infertà rea,
sol c'hai farneticato, sappie, intendo.

Così riscritto el meo parer ti rendo;


né cangio mai d'esta sentenza mea,
fin che tua acqua al medico non stendo.

[A lo que tú preguntas por escrito,


mirándolo, con brevedad contesto

58
amigo mío tan joven e inexperto,
mostrándote el sentido verdadero.

Por tu salud, te digo lo que sigue:


si sano estás y de la mente cuerdo,
los testículos lava largo rato,
para que extinga y pase este vapor

que te hace desvariar de esta manera;


si en cambio estás enfermo de la mente,
lo tuyo, sepas, es puro delirio.

Esta es mi opinión, y mi respuesta,


ni pienso que la voy a cambiar jamás,
hasta que no vea el médico tu orina.]

Guido Cavalcanti
Vedeste, al mio parere, onne valore
e tutto gioco e quanto ben om sente
se foste in prova del segnor Valente
che segnoreggia il mondo de l'onore,

poi vive in parte dove noia more,


e tien ragion nel casser de la mente;
sì va soave per sonno a la gente,
che 'l cor ne porta senza far dolore.

Di voi lo core ne portò, veggendo


che vostra donna a la morte cadea:
nodriala dello cor, di ciò temendo.

Quando v'apparve che se 'n gia dolendo,


fu 'l dolce sonno ch'allor si compiea,
ché 'l su' contraro lo venìa vincendo.

[Viste, a mi parecer, todo el valor


todo deleite y cuanto bien se siente
si estás a prueba del señor potente
que señorea el mundo del honor,

de donde muere el tedio es morador


y juzga en el alcázar de la mente;
tan suave entra en los sueños de la gente
que el corazón les quita sin dolor.

El corazón tuyo llevóse, en viendo


que tu dueña a la muerte se venía:
con éste la nutrió, eso temiendo

59
Cuando te pareció que iba plañendo
fue que aquel dulce sueño concluía,
pues su contrario lo iba venciendo.

Traducción de Juan Ramón Masoliver

5. Dante Alighieri, Divina Commedia, Infern, vv. 88-142

“O animal grazïoso e benigno


che visitando vai per l’aere perso
noi che tignemmo il mondo di sanguigno,
se fosse amico il re dell’universo,
noi pregheremmo lui della tua pace,
poi c’ hai pietà del nostro mal perverso.
Di quel che udire e che parlar vi piace,
noi udiremo e parleremo a vui,
mentre che’ l vento, come fa, ci tace.
Siede la terra dove nata fui
su la marina dove ‘l Po discende
per aver pace co’ seguaci sui.
Amor, ch’al cor gentil ratto s’apprende,1
prese costui della bella persona
che mi fu tolta; e ‘l modo ancor m’offende.
Amor, ch’a nullo amato amar perdona,
mi prese del costui piacer sì forte,

1 Guido Guinizelli, Al cor gentil rimpaira sempre amore: “foco d’amore in gentil core s’aprende”(v.11)

60
che, come vedi, ancor non m’abbandona.
Amor condusse noi ad una morte:
Caina attende chi a vita ci spense”.
Queste parole da lor ci fur porte.
Quand’io intesi quell’anime offense,
china’ il viso, e tanto il tenni basso,
fin che ‘l poeta mi disse: “Che pense?”
Quando rispuosi, cominciai: “Oh lasso,
quanti dolci pensier, quanto disio
menò costoro al doloroso passo!”
Poi mi rivolsi a loro e parla’ io,
e cominciai: “Francesca, i tuoi martiri
a lacrimar mi fanno tristo e pio.
Ma dimmi: al tempo de’ dolci sospiri,
a che e come concedette amore
che conosceste i dubbiosi disiri?”
E quella a me: “Nessun maggior dolore
che ricordarsi del tempo felice
nella miseria; e ciò sa ‘l tuo dottore.
Ma s’ a conoscer la prima radice
del nostro amor tu hai cotanto affetto,
dirò come colui che piange e dice.
Noi leggiavamo un giorno per diletto
di Lancialotto come amor lo strinse:
soli eravamo e sanza alcun sospetto.
Per più fiate li occhi ci sospinse
quella lettura, e scolorocci il viso;
ma solo un punto fu quel che ci vinse.
Quando leggemmo il disïato riso
esser baciato da cotanto amante,
questi, che mai da me non fia diviso,
la bocca mi baciò tutto tremante.
Galeotto fu il libro e chi lo scrisse:
quel giorno più non vi leggemmo avante”.
Mentre che l’uno spirto questo disse,
l’altro piangea, sì che di pietade
io venni men così com’ io morisse;
e caddi come corpo morto cade.

“¡Oh ser generoso y benigno, que vas visitando por el aire tenebroso a los que teñimos
el mundo con sangre! Si gozáramos de la amistad del Rey del universo, le pediríamos
para ti la paz, ya que te apiadas de nuestro terrible dolor. Lo que te plazca oír o hablar,
nosotros te lo diremos o te lo escucharemos mientras el viento calle como ahora. Tiene
asiento la tierra donde nací en la costa donde desemboca el Po, con sus afluentes, para
dormir en paz. El amor, que se apodera pronto de los corazones nobles, hizo que éste se
prendase de aquella hermosa figura que me fue arrebatada del modo que todavía me
atormenta. El amor, que al que es amado obliga a amar, me infundió por éste una pasión
tan viva que, como ves, aún no me ha abandonado. El amor nos condujo a una misma

61
muerte. El sitio de Caín espera al que nos quitó la vida”. Estas fueron sus palabras.
Cuando vi a aquellas almas heridas incliné la cabeza; y tanto tiempo la tuve así, que el
poeta me dijo: “¿En qué piensas?” “¡Oh infelices! —dije al contestar—. ¡Cuántos
dulces pensamientos, cuántos deseos llevaron a éstos al doloroso trance!”. Luego me
volví a ellos y les dije: “Francesca, tus martirios me hacen derramar lágrimas de tristeza
y piedad. Pero dime: en el tiempo de los dulces suspiros, ¿cómo y por qué os permitió el
amor que conocieseis los turbios deseos?” “No hay mayor dolor —me replicó— que
acordarse del tiempo feliz en la miseria. Bien lo sabe tu maestro. Pero, si tienes tanto
deseo de conocer la primera raíz de nuestro amor, te lo diré mezclando la palabra y el
llanto. Leíamos un día, por gusto, cómo el amor hirió a Lanzarote. Estábamos solos y
sin cuidados. Nos miramos muchas veces durante aquella lectura, y nuestro rostro
palideció; pero fuimos vencidos por un solo pasaje. Cuando leímos que la deseada
sonrisa fue interrumpida por el beso del amante, éste, que ya nunca se apartará de mí,
me beso temblando en la boca. Galeoto fue el libro y quien lo escribió. Aquel día ya no
seguimos leyendo. Mientras que un espíritu decía esto, el otro lloraba de tal modo que
de piedad sentí un desfallecimiento de muerte y caí como los cuerpos muertos caen”.

6. Dante Alighieri, Divina Commedia Purgatori, XXVI

“O frate”, disse, “questi ch’io ti cerno


col dito”, e additò un spirto innanzi,
“fu miglior fabbro del parlar materno.
Versi d'amore e prose di romanzi
soverchiò tutti; e lascia dir li stolti
che quel di Lemosì credon ch’avanzi.
A voce più ch’al ver drizzan li volti,
e così ferman sua opinïone
prima ch'arte o ragion per lor s'ascolti.
Così fer molti antichi di Guittone,
di grido in grido per lui dando pregio,
fin che l’ha vinto il ver con più persone.
Or se tu hai sì amplio privilegio,
che licito ti sia l'andare al chiostro
nel quale è Cristo abate del collegio,
falli per me un dir d’un paternostro,
quanto bisogna a noi di questo mondo,
dove poter peccar non è più nostro”.
Poi, forse per dar luogo altrui secondo
che presso avea, disparve per lo foco,
come per l’acqua il pesce andando al fondo.
Io mi feci al mostrato innanzi un poco,
e dissi ch’al suo nome il mio disire
apparecchiava grazïoso loco.
El cominciò liberamente a dire:
“Tant m’abellí vostre cortés demand,
qu’ieu no me puesc ni vuelh a vos cobrir.
ieu sui Arnau, que plor e vau cantant;
consirós vei la passada folor,

62
e ve,i jausent, lo joi qu’esper denant.
Ara vos prèc, per aquella valor
que vos condutz al som de l'escalina,
sovenha vos a temps de ma dolor”.
Poi s’ascose nel foco che li affina.

“Germà” respon, “et dic pel teu govern


que el qui et signo” i el dit un me’n revela,
“fou millor artífex del parlar matern;
en rims d'amor i en prosa de novel.la,
a tots guanyà; i, als necis deixa dir,
que creuen que el del Llemosí l’entela.
Es fien del que senten repetir,
i això els manté l’opinió fermada,
abans que art o raó els facin camí.
Molts antics, amb Guittone tal sonada
varen fer, però al fi la veritat,
amb el parer de més, ha estat provada.
Ara, si aquest gran bé se t’ha atorgat,
i tu pots en el claustre treure el rostre,
a on el Crist és del col.legi abat,
vulguis per mi resar-li un parenostre,
fins al punt que ens pertoca als d’aquest món,
on ja el poder pecar no és cosa nostra”.
Després, per donar lloc potser al segon
que prop tenia, s’endinsà pel foc,
com, aigua endins, el peix s’escorre i fon.
Vers qui ell signà vaig avançar-me un poc,
dient-li que al seu nom, grat de sentir,
ja el meu desig li preparava lloc.
I sens fer-se pregar començà a dir:
“Tant m’abellí vostre cortés demand,
qu’ieu no me puesc ni vuelh a vos cobrir.
ieu sui Arnau, que plor e vau cantant;
consirós vei la passada folor,
e ve,i jausent, lo joi qu’esper denant.
Ara vos prèc, per aquella valor
que vos condutz al som de l'escalina,
sovenha vos a temps de ma dolor”.
I s’amagà en la flama que els afina.

(Trad. Josep Mª de Sagarra)

7. Folquet de Marselha, Tant m’abellis l’amoros pessamens


Tant m'abellis l'amoros pessamens
que s'es vengutz e mon fin cor assire,
per que no·i pot nuills autre pens caber
ni mais negus no m'es doutz ni plazens,

63
c'adoncs viu sas quan m'aucio·ill cossire;
e fin'amors aleuja mo martire
que·m promet joi mas trop lo·m dona len,
c'ab bel semblan m'a trainat longamen.

Ben sai que tot quant fatz es dreitz niens!


Eu qu'en puosc als s'Amors mi vol aucire?
qu'a escien m'a donat tal voler
que ja non er vencutz ni el no vens;
vencutz si er qu'aucir m'an li sospire
tot soavet, si de lieis cui desire
non ai socors, ni d'aillor no l'aten,
ni d'autr'amor non puosc aver talen.

Bona dompna, si·us platz, siatz sufrens


del ben qu'ie·us vuoill, qu'ieu sui del mal sufrire,
e pois lo mals no·m poira dan tener,
anz m'er semblan que·l partam egalmens;
e s'a vos platz qu'en autra part me vire,
ostatz de vos la beutat e·l gen rire
e·l douz parlar que m'afollis mon sen
pois partir m'ai de vos, mon escien.

A totz jorns m'etz plus bella e plus plazens,


per qu'ie·n vuoill mal als huoills ab que·us remire,
car a mon pro no·us poirian vezer
mas a mon dan vezon trop sotilmens:
mos dans non es, so sai, pos no·m n'azire
anz es mos pros, dompna, per qu'ieu m'albire,
si m'aucietz, que no·us estara gen,
car lo mieus dans vostres er eissamen.

Per so, dompna, no·us am saviamens


c'a vos sui fis et a mos ops traire:
e·us cuig perdre e mi non puosc aver,
e·us cuig nozer et a mi sui nozens;
per so no·us aus mon mal mostrar ni dire,
mas a l'esgar podetz mon cor devire:
que·us cugei dir, mas aras m'en repen
e port els huoills vergoigna et ardimen.

Trop vos am mais, dompna, qu'ieu no sai dire,


e car anc jorn aic d'autr'amor desire
no m'en penet, anz vos am per un cen,
car ai proat l'autrui chaptenemen.
Vas Nems t'en vai, chanssos, qui que·s n'azire
car gaug n'auran, per lo mieu escien,

64
las tres dompnas a cui eu te presen,
car ellas tres valon ben d'autras cen.

La lirica gallego portuguesa: cantigas d’amor i cantigas d’amigo

1. Martim Codax (segona meitat segle XIII)


Ondas do mar de Vigo,
se vistes meu amigo?
E, ai Deus, se verra cedo? 3

Ondas do mar levado,


se vistes meu amado?
E, ai Deus, se verra cedo? 6

Se vistes meu amigo,


o por que eu sospiro?
E, ai Deus, se verra cedo? 9

Se vistes meu amado,


por que ei gram cuidado?
E, ai Deus, se verra cedo? 12
Olas del mar de Vigo,/ ¿Visteis a mi amigo?/¡Ay Dios! ¿vendrá pronto?//Olas del mar
agitado,/¿Visteis a mi amado?/¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?//¿Visteis a mi amigo,/aquél
por quien yo suspiro?/¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?//¿Visteis a mi amado,/quien me tiene
tan preocupada?¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?

2. Meendinho (finals segle. XIII)


Sedia-m’eu na ermida de Sam Simiom
e cercarom-mi as ondas, que grandes som:
eu atendend’o meu amigo,
eu atendend’o meu amigo! 4

Estando na ermida ant’o altar,


cercarom-mi as ondas grandes do mar:
eu atendend’o meu amigo,
eu atendend’o meu amigo! 8

E cercarom-mi as ondas, que grandes som,


nom ei i barqueiro nem remador:
eu atendend’o meu amigo,
eu atendend’o meu amigo! 12

E cercarom-mi as ondas do alto mar,


nom ei i barqueiro, nem sei remar:
eu atendend’o meu amigo,
eu atendend’o meu amigo! 16

65
Nom ei i barqueiro nem remador
morrerei eu fremosa no mar maior:
eu atendend’o meu amigo,
eu atendend’o meu amigo! 20

Nom ei i barqueiro, nem sei remar,


morrerei eu fremosa no alto mar:
eu atendend’o meu amigo
eu atendend’o meu amigo! 14
[Estaba yo en la ermita de San Simón / y me rodearon las olas, que grandes son: / yo
(estaba) esperando a mi amigo, / yo (estaba) esperando a mi amigo. // Estando en la
ermita, ante el altar, / y me rodearon las olas grandes del mar: / yo (estaba) esperando a
mi amigo, / yo (estaba) esperando a mi amigo. // Y me rodearon las olas, que grandes
son, / no hay allí barquero ni remero: / yo (estaba) esperando a mi amigo! / yo (estaba)
esperando a mi amigo! // Y me rodearon las olas del alto mar, / no hay allí barquero ni
sé remar: / yo (estaba) esperando a mi amigo! / yo (estaba) esperando a mi amigo! // No
hay allí barquero, ni remero, / moriré hermosa en el mar mayor: / yo (estaba) esperando
a mi amigo! / yo (estaba) esperando a mi amigo! // No hay allí barquero, ni sé remar, /
moriré hermosa en el alto mar: / yo (estaba) esperando a mi amigo! / yo
(estaba)esperando a mi amigo!]

3. Martin Codax
Quantas sabedes amar amigo
treydes comig’a lo mar de Vigo
e banhar nos emos nas ondas.

Quantas sabedes amar amado


treydes comig’a lo mar levado
e banhar nos emos nas ondas
.
Treydes comig’a lo mar de Vigo
e veeremo’lo meu amigo
e banhar nos emos nas ondas
.
Treydes comig’a lo mar levado
e veeremo’lo meu amado
e banhar nos emos nas ondas.

Cuantas sabéis amar a una amigo/venid conmigo al mar de Vigo./¡Y nos bañaremos en
las olas!//Cuantas sabéis de amor amado,/venid conmigo al mar agitado./¡Y nos
bañaremos en las olas!//Venid conmigo al mar de Vigo/y veremos a mi amigo./¡Y nos
bañaremos en las olas!//Venid conmigo al mar agitado/y veremos a mi amado./¡Y nos
bañaremos en las olas!

4. Pai Gomes Charinho


Quantos og’andam eno mar aquí
coidan que coita no mundo non á

66
senón do mar, nen an outro mal ia.
Mais doutra guisa contece oie a mi:
coita d’amor me faz escaecer
a muy gran coita do mar, e têer

Pola mayor coita de quantas son,


coita d’amor, a que’ -na Deus quer dar.
E é gran coita de mort’a do mar
mas non é tal, e por esta razón
coita d’amor me faz escaecer
a muy gran coita do mar, e têer

Pola mayor coita, per boa fe,


de quantas foron, nen son, nen serán.
E estes outros que amor non an
dizen que non, mas eu direi qual é:
coita d’amor me faz escaecer
a muy gran coita do mar, e têer

Por mayor coita a que faz perder


coita do mar, que muitos faz morrer.
(Tots els que van pel mar/ pensen que no hi ha altra dolor en el món/ que no sigui el que
dóna el mar i no cap altra mal; / però a mi em passa una altra cosa: / la pena d’amor em
fa oblidar / la pena tan gran que dóna el mar i tenir / per les penes més grans que
existeixen / les penes d’Amor, allà on Déu vol donar-les. I és mortal la pena del mar,
/però no és pas igual: per aquesta raó:/ la pena d’amor em fa oblidar/ la pena tan gran
que dóna el mar i tenirla/entre les més grans, n’estic segur, que han existit, són i seran./
Tots els que no tenen amor/ neguen això, tanmateix, jo us diré: / la pena d’amor em fa
oblidar/ la pena tan gran que dóna el mar, i tenir / entre les més grans la pena que venç/
la del mar, que tants mata!).

5. Thomas de Inglaterra, Tristan


Cum bien creustes vus, amis,
si vus ne fussez, ja ne fusse,
ne de l’amer rien ne seusse.
Merveille est k’om la mer ne het
Qui si amer mal en set
Et qui l’anguisse est si amere.
Si je une foiz fors en ere,
ja n’enteroie, ce quit.”
Tristran ad noté chescun dit,
Mes ele l’ad issi forsvëé
par l’amer que ele ad tan changee
que ne set si cele dolur
ad de la mer ou de l’amur,
ou s’ele dit “amer” de “la mer”
ou pur “l’amur” diet “amer”.
[Bien lo creyerais amigo, si vos no hubierais venido yo tampoco estaría aquí y no sabría

67
lo que es amar (la amargura/ el mar). Es asombroso que no odie el mar (el amor) quien
un mal tan amargo conoce en la mar y a quien la angustia es tan amarga. Si consiguiera
salir de él ya no volvería a entrar. Tristán escucha atentamente cada palabra que ella
pronuncia, pero ella le ha liado de tal manera cambiando tantas veces el sentido que no
sabe si es del mar o del amor de donde le viene su dolor, si cuando dice “amar” quiere
decir “el mar” o si queriendo decir “el amor” dice “amargo”]

6. Raimbaut de Vaqueiras († 1207)


Altas undas que venez suz la mar,
que fay lo vent çay e lay demenar,
de mun amic sabez novas comtar,
qui lay passet? No lo vei retornar!
Et oy Deu, d’amor!
Ad hora·m dona joi et ad hora dolor! 6

Oy, aura dulza, qui vens dever lai


un mun amic dorm e sejorn’e jai,
dels dolz aleyn un beure m’aporta·y!
La bocha obre, per gran desir qu’en ai.
Et oy Deu, d’amor!
Ad hora·m dona joi et ad hora dolor! 12

Mal amar fai vassal d’estran pais,


car en plor tornan e sos jocs e sos ris.
Ja nun cudey mun amic me trays,
qu’eu li doney o que d’amor me quis.
Et oy Deu, d’amor!
Ad hora·m dona joi et ad hora dolor! 18

7. Descort plurilingue de Raimbaut de Vaqueiras


Eras quan vey verdeyar
pratz e vergiers e boscatges
veulh un descort comensar
d'amor, per qu'ieu vauc aratges;
q'una dona.m sol amar,
mas camjatz l'es sos coratges,
per qu'ieu fauc dezacordar
los motz e.ls sos e.ls lenguatges.

Io son quel que ben non aio


ni jamai non l'averò,
ni per April ni per Maio,
si per ma donna non l'ò;
certo que en so lengaio
sa gran beutà dir non sò,
çhu fresca qe flor de glaio,
per qe no m'en partirò.

68
Belle douce dame chiere,
a vos mi doin et m'otroi;
je n'avrai mes joi'entiere
si je n'ai vos et vos moi.
Mot estes male guerriere
si je muer per bone foi;
mas ja per nulle maniere
no.m partrai de vostre loi.

Dauna, io mi rent a bos,


coar sotz la mes bon'e bera
q'anc fos e gaillard'e pros,
ab que no.m hossetz tan hera.
Mout abetz beras haisos
e color hresc'e noera.
Boste son e si.bs agos
no.m destrengora hiera.

Ca tan tem'o vosso preito,


tod'eu son escarmentado;
por vos ei pen'e maltreito
é meu corpo lazerado.
De noit'eu jaç'en meu leito,
son muitas vezes penado,
e ca nunca mi á proveito
falid'é en meu cuidado

Belhs Cavaliers, tant es car


lo vostr'onratz senhoratges
que cada jorno m'esglaio.
Oi me lasso ! que farò
si sele que j'ai plus chiere
me tue, ne sai por quoi ?
Ma dauna, he que dey bos
ni peu cap Santa Quitera,
mon corasso m'avetz treito
e, mot gen favlan, furtado.

8. kharajat (segles XI-XIII)


Garid bos, ay yermanellas,
kom kontenir el mio male!
Sin al-habib non vivreyo,
ed volarey demandare.
[Dieu-me, germanetes, com puc contenir el meu mal? Sense l’amic no viuré, volaré a
buscar-lo.]

Que faré, mamma?

69
Mio al-habib est ad yana!
[Què faré, mare? El meu amic és a la porta!]

Bay-se mio qorason de mib;


ya Rabbi, si se tornarad!
Tan mal mio doler al-garib:
enfermo yed: quan sanarad?
[El cor ha marxat; Senyor meu, potser tornarà! Tan gran i estrany m’és aquest dolor:
està malalt: quan es guarirà?]

Mio cidi Ibrahim,


ya nuemne dolche,
vente mib
de nohte.
In non, si non quieres,
ireime tib:
garme a ob
legarte!
[El meu senyor Ibrahim, quin nom dolç!, vine aquesta nit. Si no, si no vols, aniré jo a
trobar-te: digues-me on podem unir-nos.]

Ya mamma, mio al-habibi


bay-se e no me tornade.
Gar ke fareyo, ya mamma,
in no mio ‘ina lesade?
[Mare, el meu amic se’n va i no torna. Digues-me què faré, mare, si la meva pena no
s’apaivaga.]

9. Chansons de toile o chansons de femme (segle XIII)


Siet soi bele Aye as piez sa male maistre,
sor ses genouls un paile d’Engleterre,
et a un fil i fet coustures;
Hé! Hé! amors d’autre païs,
mon cuer avez et lïé et souspris.
Aval la face li courent chaudes lermes,
q’el est batue et au main et au vespre,
por ce qu’el aime soudoier d’autre terre.
Hé! Hé! amors d’autre païs,
mon cuer avez et lïé et souspris.

Fille et la mere se sieent a l’orfrois,


a un fil d’or i font orïeuls croiz.
Parla la mere qui le cuer ot cortois.
Tant bon’amor fist bele Aude en Doon!
“Aprenez, fille, a coudre et a filer,
et en l’orfrois orïex crois lever.
L’amor Doon vos covient oublier”

70
10. João Garcia de Guilhade
Quantos han gran coita d’amor
eno mundo, qual hoj'eu hei,
querrían morrer, eu o sei,
e haverían én sabor.
Mais mentr'eu vos vir, mia senhor,
sempre m'eu querría viver,
e atender e atender!

Pero ja non posso guarir,


ca ja cegan os olhos meus
por vós, e non me val i Deus
nen vós; mais por vós non mentir,
enquant'eu vós, mia senhor, vir,
sempre m'eu querría viver,
e atender e atender!

E tenho que fazen mal sén


quantos d’amor coitados son
de querer sa morte se non
houveron nunca d’amor ben,
com'eu faç'. E, senhor, por én
sempre m'eu querría viver,
e atender e atender!

Tots els que en el món pateixen tanta pena d’amor com jo tinc, voldrien morir; jo sé que
això és el que voldrien tots; però jo, quan us miro, voldria viure sempre i esperar i
esperar.

Haveu cegat els meus ulls i ni Deu ni vós no em podeu guarir, però no us menteixo quen
dic que quan us veig, voldria viure sempre i...

I crec que fan malament els que, apressats pel dolor, vole morir, perquè no coneixen els
béns d’amor. Però jo, malgrat que tampoc no els conec, voldria viure sempre i...

11. Pai Soares de Taveiros


Como morreu quen nunca bem
ouve da ren que mais amou,
e quen viu quanto receou
d’ela, e foi morto por én:
Ay mia senhor, assi moir’eu!

Como morreu quem foi amar


quen lhe nunca quis bem fazer,
e de que(n) lhe fez Deus veer
de que foi morto con pesar:
Ay mia senhor, assi moir’eu!

71
Com’ome que ensandeceu,
senhor, com gran pesar que viu,
e non foi ledo nem dormiu
depois, mia senhor, e morreu:
Ay mia senhor, assi moir’eu!

Como morreu quen amou tal


dona que lhe nunca fez ben,
e quen a viu levar a quen
a non valia, nen a val:
Ay, mia senhor, assi moir’eu!

Igual que va morir l’home que mai va rebre bé de la cosa que més va estimar i que va
veure en ella allò que temia i per això va ser mort; ay mia senhor, així moro jo.

Igual que va morir aquell que va anar a estimar aquella que mai va voler fer-li bé;
aquella que Deu li va fer veure perquè morís de dolor, ay mia senhor...

Igual que l’home que va enfollir, pel gran dolor que va patir, i que ja no va estar mai
alegre ni va dormir més, ay mia senhor…

Igual que va morir aquell que va estimar una dona que mai li va fer cap bé i que va
haver de veure com se l’enduia un que no valia res ni val, ay mia senhor....

12. Pero Garcia Burgalês


Roi Queimado morreu con amor
en seus cantares, par Santa Maria,
por ua dona que gran bem queria;
e, por se meter por mais trobador,
por que lh’ela non quis (o) bem fazer,
feze-s’el en seus cantares morrer;
mas resurgiu depois ao tercer dia (...)

13. Dom Dinis


Proençaes soen mui bem trobar
e dizem eles que é com amor;
mais os que trobam no tempo da flor
e nom em outro, sei eu bem que nom
am tam gram coita no seu coraçom
qual m’eu por mha senhor vejo levar.
Pero que trobam e sabem loar
sas senhores o mais e o melhor
que eles pódem, sõo sabedor
que os que trobam quand’a frol sazom
a, e nom ante, se Deus mi perdom,
nom am tal coita qual eu ei sem par.
Ca os que trobam e que s’alegrar

72
vam e-no tempo que tem a color
a frol comsigu’e tanto que se fôr
aquel tempo, logu’em trobar razom
nom am, nem vivem em qual perdiçom
oj’eu vivo, que pois m’a de de matar.
Els provençals acostumen a compondre bé / i diuen que ho fan amb amor; / però qui
compon en el temps de les flors/ i no en un altre moment, jo entenc/ que no té al cor
tanta pena/ como la que jo pateixo pero lamia senyora. / Tot i que componen i lloen/ les
seves dames tant/ com poden, jo sé prou bé/ que qui compon quan tot està florit/ i no
abans, que Déu em perdoni,/ no té, com jo, un pena incomparable. / Els que canten i
s’alegren/ en l’estació en què les flors s’ompen de colors/ i només mentre dura/ aviant
perderan el motiu del cant, perque no viuen una angoixa/ com la que jo sento, que quasi
em pot matar.

14. Dom Dinis


Quer'eu em maneira de proençal
fazer agora un cantar d'amor,
e querrei muit'i loar mia senhor
a que prez nen fremusura non fal,
nen bondade; e mais vos direi en:
tanto a fez Deus comprida de ben
que mais que todas las do mundo val.

Ca mia senhor quiso Deus fazer tal,


quando a faz, que a fez sabedor
de todo ben e de mui gran valor,
e con todo est'é mui comunal
ali u deve; er deu-lhi bon sen,
e des i non lhi fez pouco de ben,
quando non quis que lh'outra foss'igual.

Ca en mia senhor nunca Deus pôs mal,


mais pôs i prez e beldad'e loor
e falar mui ben, e riir melhor
que outra molher; des i é leal
muit', e por esto non sei oj'eu quen
possa compridamente no seu ben
falar, ca non á, tra-lo seu ben, al.
Vull ara, a la manera dels provençals/ posar-me a compondre un cant d’amor/ i faré la
lloança da la me va dama/ a qui no manca bellesa, ni mèrit,/ ni la bondad; i us diré més:/
Déu va fer-la tan plena de bé/ que val més que cap altra al món.// I quan va crearla, Déu
va voler fer/ la meva senyora coneixedora de tot bé //i de molt gran valor; i malgrat tot/
quan ha de ser-ho es mostra molt senzilla. / Va donar-li certament gran saber/, i no li va
fer un regal modest/ quan va voler que tant en tingués.// Déu no hi va posar mal, en la
meva dama, / només preu, bellesa i virtud, dolça conversa i millor somriure/ que en cap
altra dona; per això és lleial; / i és per això que mai no sé/ qui podria lloar
complentament el seu mèrit/ perquè no existeix qui superi el seu.

73
13. Pero Garcia Burgalês
Mais de mil vezes coid’eu eno dia,
quando non posso mia sennor veer,
ca lle direi, se a vir toda via,
a mui gran coita que me faz soffrer;

e poila vejo, vedes que mi aven:


non lle digo de quanto coido ren,
ant’o seu mui fremoso pareçer,
que me faz quanto coido escaeçer!

Ca poila vejo, non lle digo nada


de quanto coid’ante que lle direi,
u a non veg’e, par Deus! mui coitada-
mente viv’, e, por Deus! que farei?

ca poila vejo, coido sempr’enton


no seu fremoso pareçer, e non
me ne[m]bra nada, ca todo me fal
quanto lle coid’a dizer, e dig’al!

Més de mil vegades al dia penso/ quan no puc veure la meva senyora/ el que li diria, si
la veiés, /que li explicarí l’enorme dolor que ella em fa patir; / però després, quan la
veig, sentiu el que em passa: / no li dic res del que penso/ davant la seva bella persona, /
que em fa oblidar els meus pensaments. /Quan la veig, no li dic res/ d’allò que primer
pensava que li diria, / quan no la veig és, per Déu, quan visc/ angoixat i, per Déu, què
faré?/ Quan la veig, sempre penso/ en la seva bella persona, i no/ recordo i m’oblido de
tot/el que havia pensat que li diria, i li dic altres coses.

Petrarca (1304-1474)

1. RVF 1
Voi che ascoltate in rime sparse il suono
di quei sospiri ond’io nudriva’l core
in sul mio primo giovenile errore,

74
quand’era in parte altr’uom da quel ch’i’ sono,

del vario stile in ch’io piango e ragiono


fra le vane speranze e’l van dolore,
ove sia chi per prova intenda amore,
spero trovar pietà, non che perdóno.

Ma ben veggio or sì come al popol tutto


favola fui gran tempo, ande sovente
di me medesmo meco mi vergogno;

e del mio vaneggiar vergogna è’l frutto,


e’l pentersi, e’l conoscer chiaramente
che quanto piace al mondo è breve sogno.

Vosotros que escucháis en esparcidas rimas el sonido/de aquellos suspiros con que
nutría el corazón
en el tiempo de mi primer juvenil error,/cuando era en parte otro hombre que el que
soy,/del vario estilo con que lloro y razono/entre las vanas esperanzas y el vano
dolor,/donde haya quien, por haber probado, entienda amor,/espero encontrar piedad,
además de perdón.//Mas bien veo ahora cómo para todo el mundo/objeto de burla fui
gran tiempo, de lo cual a menudo/de mí mismo conmigo me avergüenzo;//y de mi
devanear vergüenza es fruto,/y el arrepentirse, y el conocer claramente/ que cuanto
agrada al mundo es breve sueño.

2. Dante Alighieri, Divina commedia, Paradiso II


O voi che siete in piccioletta barca,
desiderosi d’ascoltar, seguiti
ditero al mio legno che cantando varca,

3. Dante Alighieri, Divina commedia, Purg. I


Ma qui la morta poesì resurga,
o sante Muse, poi che vostro sono;
e qui Calïopè alquanto surga,
seguitando il mio canto con quel suono
di cui le Piche misere sentiro
lo colpo tal, che disperar perdono.
Dolce color d’orïental zaffiro,

4. Arnaut Daniel en Dante, Purg. XXVI


Tan m’abellis vostre cortes deman,
qu’ieu no me puesc ni voill a vos cobrire.
Ieu sui Arnaut, que plor e vau cantan;
consiros vei la passada folor,
e vei jausen lo joi qu’esper denan.

Ara vos prec, per aquella valor


que vos guida al som de l’escalina,

75
sovenha vos a temps de ma dolor!

5. Cino da Pistoia
O voi che siete voce nel diserto,
che chiama e grida sobra ciascun core:
“Apparecchiate la via de l’onore”,
per la qual non si va già senza merto

e secondo che voi siete esperto,


non è chi’ntenda ciò, tant’è l’errore
convertite la voce oma’in dolore,
perché la nova usanza vi fa certo

che tutto’l mondo conven star coverto,


s’è de lo sol, che non rende splendore
per la luna che è fatta maggiore.

Voi siete sol d’ogni parente fore;


però ‘l contrario che’l valore ha merto,
a cui si trova ciascun core offerto.

6. Guido Cavalcanti
Voi che per li occhi mi passate’l core
e detaste la mente che dormia,
guardate a l’angosciosa vita mia
che sospirando la distrugge Amore.

E’ven tagliando, di si gran valore


che’deboletti spiriti van via:
campa figura nova, e’n segnoria
è voce alquanta, che parla dolore.

Quest’è vertù d’Amor, che m’a disfatto:


da’vostr’occhi gentil’ presta si mosse,
d’un dardo mi lanciò dentro del fianco;

sì giaunse ritto’l colpo al primo tratto,


che l’anima tremando si riscosse,
veggendo morto ‘l cor nel lato manco.

7. Petraca, Trionfo d’Amore, IV, vv. 40-57


fra tutti il primo Arnaldo Danïello,
gran maestro d'amor, ch'a la sua terra
ancor fa onor col suo dir strano e bello;
eranvi quei ch'Amor sì leve afferra,
l'un Piero e l'altro e 'l men famoso Arnaldo,
e quei che fur conquisi con più guerra:
i' dico l'uno e l'altro Raimbaldo

76
che cantò pur Beatrice e Monferrato,
e 'l vecchio Pier d'Alvernia con Giraldo,
Folco, que' ch'a Marsilia il nome ha dato
et a Genova tolto, et a l'estremo
cangiò per miglior patria abito e stato,
Giaufrè Rudel, ch'usò la vela e 'l remo
a cercar la sua morte, e quel Guiglielmo
che per cantare ha 'l fior de' suoi dì scemo,
Amerigo, Bernardo, Ugo e Gauselmo;
e molti altri ne vidi a cui la lingua
lancia e spada fu sempre e targia ed elmo.
E poi conven che 'l mio dolor distingua,
volsimi a' nostri, e vidi 'l buon Tomasso,
ch'ornò Bologna et or Messina impingua.

8. RVF 310
Zephiro torna, e ’l bel tempo rimena
e i fiori et l’erbe, sua dolce famiglia,
et garrir Progne et pianger Philomena,
et primavera candida et vermiglia.

Ridono i prati, e ’l ciel si rasserena;


Giove s’allegra di mirar sua figlia;
l’aria et l’acqua et la terra è d’amor piena;
ogni animal d’amar si riconsiglia.

Ma per me, lasso, tornano i più gravi


sospiri, che del cor profondo tragge
quella ch’al ciel se ne portò le chiavi;

et cantar augelletti et fiorir piagge,


e ’n belle donne honeste atti soavi
sono un deserto, et fere aspre et selvagge.

Céfiro vuelve, y vuelve el tiempo bueno, /y las hierbas y flores, su familia;/y llora
Filomena y pía Progne, y brota la florida primavera.//Los prados ríen, y se calma el
cielo;/Jove se alegra de mirar a Venus;/de amor se llenan aire, tierra y agua,/y cualquier
animal de amar se acuerda.//Mas para mí retornan los más graves/suspiros que del
hondo pecho arranca/la que al cielo sus llaves se ha llevado;/y el canto de las aves, y las
flores,/y los dulces encantos femeninos/son un desierto, o son como las fieras.

9. Bondie Dietaiuti
Quando l’aria rischiara e rinserena,
Il mondo torna in grande dilettanza,
E l'acqua surge chiara dalla vena,
E l'erba vien fiorita per sembianza,

E gli augelletti riprendon lor lena,

77
E fanno dolci versi in loro usanza,
Ciascun amante gran gioi' ne mena
Per lo soave tempo che s'avanza.

Ed io languisco ed ho vita dogliosa:


Come altro amante non posso gioire,
Chè la mia donna m' è tanto orgogliosa.

E non mi vale amar, nè ben servire:


Però l'altrui allegrezza m'è noiosa,
E dogliomi ch'io veggio rinverdire.

10. RVF 148


Non Tesin, Po, Varo, Adige et Tebro,
Eufrate, Tigre, Nilo, Hermo, Indo et Gange,
Tana, Histro, Alpheo, Garona, e 'l mar che frange,
Rodano, Hibero, Ren, Sena, Albia, Era, Hebro;

non edra, abete, pin, faggio, o genebro,


poria 'l foco allentar che 'l cor tristo ange,
quant'un bel rio ch'ad ognor meco piange,
co l'arboscel che 'n rime orno et celebro.

Questo un soccorso trovo tra gli assalti


d'Amore, ove conven ch'armato viva
la vita che trapassa a sí gran salti.

Cosí cresca il bel lauro in fresca riva,


et chi 'l piantò pensier' leggiadri et alti
ne la dolce ombra al suon de l'acque scriva.

Po, Arno, Tesino, Varo, Adigio y Tebro,/Éufrates, Tigris, Nilo, Hermo, Indo y
Era,/Ródano, Sena, Alfeo y la mar fiera,/Rin, Danubio, Albia, Ganges, Don y el Ebro,//y
yedra, abeto, pino, haya o enebro,/no pueden mitigar en mí la hoguera/cual la corriente
que es mi compañera/de lágrimas, y el árbol que celebro;//sólo esta ayuda encuentro en
los asaltos/de Amor, y es fuerza, pues, que armado viva/la vida que transcurre a grandes
saltos.//Crezca el verde laurel en fresca riba,/y aquel que lo plantó conceptos altos/ bajo
su sombra al son del agua escriba./

11. RVF 279, vv. 1-8


Se lamentar augelli, o verdi fronde
mover soavemente a l'aura estiva,
o roco mormorar di lucide onde
s'ode d'una fiorita et fresca riva,

là 'v'io seggia d'amor pensoso et scriva,


lei che 'l ciel ne mostrò, terra n'asconde,

78
veggio, et odo, et intendo ch'anchor viva
di sí lontano a' sospir' miei risponde.

Si de aves el plañir, o el movimiento/de verdes frondas en el aura estiva,/o de las olas


rimbombante acento,/se oye desde florida y fresca riba,//donde yo pensativo esté o
escriba,/a la que el cielo me mostraba siento/-y la tierra la esconde- y veo viva,/y de
lejos responde a mi lamento.

12. RVF 129, vv. 40-44


I' l'ò piú volte (or chi fia che mi 'l creda?)
ne l'acqua chiara et sopra l'erba verde
veduto viva, et nel tronchon d'un faggio
e 'n bianca nube,

Muchas veces (¿habrá quien creerlo pueda?)/en aguas claras y en la hierba verde,/o en
un haya, la he visto igual que viva, y en blanca nube [...]

13. RVF 125


Se 'l pensier che mi strugge,
com'è pungente et saldo,
cosí vestisse d'un color conforme,
forse tal m'arde et fugge,
ch'avria parte del caldo, 5
et desteriasi Amor là dov'or dorme;
men solitarie l'orme
fôran de' miei pie' lassi
per campagne et per colli,
men gli occhi ad ognor molli, 10
ardendo lei che come un ghiaccio stassi,
et non lascia in me dramma
che non sia foco et fiamma.[...]

Ben sai che sí bel piede


non tocchò terra unquancho
come quel dí che già segnata fosti; 55
onde 'l cor lasso riede
col tormentoso fiancho
a partir teco i lor pensier' nascosti.
Cosí avestú riposti
de' be' vestigi sparsi 60
anchor tra' fiori et l'erba,
che la mia vita acerba,
lagrimando, trovasse ove acquetarsi!
Ma come pò s'appaga
l'alma dubbiosa et vaga. 65
Ovunque gli occhi volgo
trovo un dolce sereno
pensando: Qui percosse il vago lume.

79
Qualunque herba o fior colgo
credo che nel terreno 70
aggia radice, ov'ella ebbe in costume
gir fra le piagge e 'l fiume,
et talor farsi un seggio
fresco, fiorito et verde.
Cosí nulla se 'n perde, 75
et piú certezza averne fôra il peggio.
Spirto beato, quale
se', quando altrui fai tale?
O poverella mia, come se' rozza!
Credo che tel conoschi: 80
rimanti in questi boschi.

Si éste que me destruye


pensamiento pungente
de un color adecuado se trajease,
la que me quema y huye
5 quizás sería ardiente,
y Amor donde ahora duerme despertase;
y tal vez no vagase
tan solitario, yendo
por campos y collados
10 c on los ojos mojados,
si ardiera la que hielo está ahora siendo,
aunque me deje luego
sólo llamas y fuego.
...
Sabes que no ha tocado
tierra pie tan hermoso
55 como aquel por el cual ya fuiste hollada:
vuelve el pecho cuitado,
y el flanco tormentoso,
a que su pena sea por ti escuchada.
Si tuvieses guardada
alguna gentil huella
60 entre flores y hierba,
la vida mía acerba
llorando buscaría descanso en ella.
Mas cual puede se calma
65 mi errante y dudosa alma.
Cuando mi vista observa
me invita a estar sereno,
pues pienso que su luz aquí ha llegado,
y si una flor o hierba
70 cojo, “En este terreno
arraiga –digo– en que ella ha acostumbrado
ir, entre río y prado;

80
o un asiento se hacía
fresco, florido y verde”.
75Así, nada se pierde
de todo ello, y saber más peor sería.
Alma beata, ¿cuál
eres, si a otro haces tal?
¡Oh pobrecilla mía, qué ruda eres!
80 Creo que te percatas:
quédate entre estas matas.

14. RVF, 302


Levommi i1 mio pensèr in parte ov’era
quella ch’io cerco e non ritrovo in terra,
ivi, fra lor che’l terzo cerchio serra,
la rividi più bella e meno altèra.

Per man mi prese, e disse: “In questa spera


sarai ancor meco, se’l desir non erra:
i’son colei che ti die’ tanta guerra,
e compié mia giornata inanzi sera.

Mio ben non cape in intelleto umano:


te solo aspetto e, quel che tanto amasti
e là giuso è rimaso, il mio bel velo”.

Deh perché tacque et allargò la mano?


Ch’al suon de’detti sì pietosi e casti
poco mancò ch’io non rimasi in cielo.

Me llevó mi pensamiento a una parte donde estaba/la que busco y no encuentro en la


tierra:/allí, entre los que encierra el tercer círculo,/la volví a ver más bella y menos
altanera.//De la mano me tomó y dijo: “En esta esfera/estarás todavía conmigo, si el
deseo no yerra:/yo soy la que te dio tanta guerra,/y completé mi jornada antes del
atardecer.//Mi bien no cabe en intelecto humano:/a ti solo espero y, lo que tanto amaste
y quedó allá abajo, mi bello velo”.//Ay, ¿por qué calló y extendió la mano?/Que al oir
palabras tan piadosas y castas/poco faltó para que me quedase en el cielo.

15. RVF, 70
Lasso me, ch’i’ non so in qual parte pieghi
la speme, ch’è tradita omai più volte:
che se non è chi con pietà m’ascolte,
perché sparger al ciel sí spessi preghi?
5Ma s’egli aven ch’anchor non mi si nieghi
finir anzi ’l mio fine
queste voci meschine,
non gravi al mio signor perch’io il ripreghi
di dir libero un dí tra l’erba e i fiori:
10Drez et rayson es qu’ieu ciant e ’m demori.

81
Ragione è ben ch’alcuna volta io canti,
però ch’ò sospirato sí gran tempo
che mai non incomincio assai per tempo
per adequar col riso i dolor’ tanti.
15Et s’io potesse far ch’agli occhi santi
porgesse alcun dilecto
qualche dolce mio detto,
o me beato sopra gli altri amanti!
Ma piú quand’io dirò senza mentire:
20Donna mi priegha, per ch’io voglio dire.

Vaghi pensier’ che cosí passo passo


scorto m’avete a ragionar tant’alto,
vedete che madonna à ’l cor di smalto,
sí forte ch’io per me dentro nol passo.
25Ella non degna di mirar sí basso
che di nostre parole
curi, ché ’l ciel non vòle,
al qual pur contrastando i’ son già lasso:
onde, come nel cor m’induro e n’aspro,
30così nel mio parlar voglio esser aspro.

Che parlo? o dove sono? e chi m’inganna,


altri ch’io stesso e ’l desïar soverchio?
Già s’i’trascorro il ciel di cerchio in cerchio,
nessun pianeta a pianger mi condanna.
35Se mortal velo il mio veder appanna,
che colpa è de le stelle,
o de le cose belle?
Meco si sta chi dí et notte m’affanna,
poi che del suo piacer mi fe’ gir grave
40la dolce vista e ’l bel guardo soave.

Tutte le cose, di che ’l mondo è adorno


uscïr buone de man del mastro eterno;
ma me, che cosí adentro non discerno,
abbaglia il bel che mi si mostra intorno;
45et s’al vero splendor già mai ritorno,
l’occhio non po’ star fermo,
cosí l’à fatto infermo
pur la sua propria colpa, et non quel giorno
ch’i’ volsi inver’ l’angelica beltade
50nel dolce tempo de la prima etade.

¡Ay de mí, que no sé hasta dónde llegue


la cuita tantas veces traicionada!
Que, si jamás será de ella escuchada,

82
¿de qué vale que al cielo alto la entregue?
Mas, si aún se da que el fin no se me niegue
de esta voz flaca y grave,
antes que el fin me acabe,
no enfade a mi Señor porque me plegue
decirle en tan florido mistifori:
«Drez et rayson es qu'ieu ciant e·m demori».

Es justa cosa que haya vez que cante,


pues llevo suspirando tanto tiempo
que empiezo siempre tarde y a destiempo,
si quiero darle al mal risa bastante.
Y, si pudiese hacer que aquel semblante
tomase algún contento
de este dulce lamento,
bendito fuera sobre todo amante!
Y más, sin falsedad cuando suspire:
«Donna mi priegha, perch'io voglio dire»

Ay pensamientos que de vado en vado


me habéis llevado a razonar tan alto,
mirad si me es su corazón basalto
que nunca con mi voz lo he penetrado.
Jamás digna prestar de mí cuidado,
si hablando me revelo,
pues no lo quiere el cielo
al cual de combatir ya estoy cansado;
y, pues me vuelve el corazón diaspro,
«così nel mio parlar voglio esser aspro».

¿Qué digo o dónde estoy? ¿Y quién me engaña,


que no sea yo o amar sobremanera?
Que aunque yo el cielo cruce esfera a esfera
no hay astro que a llorar fuerce con maña.
Si la vista un mortal velo enmaraña,
¿a qué culpar estrellas?
¿a qué las cosas bellas?
Conmigo quien conmigo está se ensaña,
después que de placer me cargó grave
«la dolce vista e 'l bel guardo soave».

Las cosas de que el mundo está adornado


buenas hizo las manos del Maestro;
mas yo, que en ver tan dentro no soy diestro,
cegado soy por luz que tengo al lado;
y, si hay vez que a su Luz soy trasportado,
no ya por ello duermo.
Así me vuelve enfermo

83
mi propia culpa y no aquel añorado
día en que vi aquel ángel, duro jade,
«nel dolce tempo de la prima etade».

La poesia “comico realista” italiana: Cecco Angiolieri

Becchina vs Beatrice
1. Cecco Angiolieri, IV
Il cuore in corpo mi sento tremare,
si fort’è la temenza e la paura,
ch’i’ho vedendo madonna in figura,
cotanto temo di lei innoiare.

E non poria in quel punto parlare:


così mi si dà meno la natura
ched i’ mi tengo in una gran ventura
quand’i’ mi posso pur su’piei fidare.

Infino a tanto che non son passato,


tuti color che me veggion andando,
sì dicon -“Ve colui, ch’è smemorato!

Ed io nulla bestemmia lor ne mando,


ch’elli hanno le ragioni dal lor lato,
però che’n ora in or vo tramazzando.

El corazón en el pecho me siento temblar,/tan grande es el temor y el miedo/que tengo


al ver a mi dama en persona,/tanto temo parecerle molesto.//No podría en ese instante
hablar:/de tal manera flaquecen mis fuerzas/que ya me tengo por muy
afortunado/cuando logro mantenerme en pie.//Hasta que no he pasado de largo,/todos
los que ven cómo camino/dicen: — ¡Mira ése, está embobado!//Y yo maldición alguna
les respondo,/que la razón tienen de su parte,/pues en cualquier momento caeré redondo.

2. Dante
Spesse fiate vègnonmi a la mente
le oscure qualità ch’Amor mi dona,
e vènnemi pietà, sì che sovente
io dico: "Lasso! avvien elli a persona?";

ch’Amor m’assale subitanamente,


sì che la vita quasi m’abbandona:
càmpami uno spirto vivo solamente,
e que’ riman, perché di voi ragiona.

Poscia mi sforzo, ché mi voglio atare;


e così smorto, d’onne valor vòto,

84
vegno a vedervi, credendo guerire:

e se io levo li occhi per guardare,


nel cor mi si comincia uno tremoto,
che fa de’ polsi l’anima partire.

3. Cecco Angiolieri, LVI


Ogn’altra carne m’è’n odio venuta
e solamente d’un becco m’è’n grado,
è d’essa m’è la voglia si cresciuta
che, s’i’non n’ho, che Di’ne campi, arrado.

Quella cu’è mi dice ch’è venduta


e ch’i’ son folle, ch’i’averne bado;
ch’e, s’i’ le dessi un marco d’or trebuta,
non ne potre’avere quant’un dado.

Ed i’ com’uomo, cu’ la fitta tocca,


ché so che voglion dir quelle parole,
sì do ad altre novelle di bocca.

E Die sa come ’l cor forte mi dole,


per ch’i’ non ho de’ fiorin a ribocca,
per poter far e dir ciò ch’ella vuole.

Toda otra carne tengo aborrecida/y solamente una boca me gusta, /y de ella tanto ha
crecido mi deseo
que, ¡Dios me libre!, si no es mía grito.//Su dueña me dice que está vendida,/y que estoy
loco si en tenerla porfío;/que, ni pagándole un marco de oro,/podría llegar a catarla un
poco. //Y yo, como aquel que el golpe acusa,/pues sé qué significan esas palabras,/al
punto le hablo de otra cosa.//Y Dios sabe cómo me duele el corazón, /porque no me
sobran los florines/para decir y hacer lo que ella quiere.

4. Cecco Angiolieri, XXXVIII


I’ ho sì poco di grazia ’n Becchina,
in fé di Di’, ch’anche non tèn a frodo,
che in le’ non posso trovar via né modo,
né medico mi val né medicina;

ch’ella m’è peggio ch’una saracina


o che non fu a’ pargoli il re Rodo;
ma certo tanto di le’ me ne lodo,
ch’esser con meco non vorrìe reina.

Ecco ’l bell’erro c’ha da me a lei:


ch’i’ non cherre’ a Di’ altro paradiso
che di basciar la terr’, u’ pon li piei;

85
ed i’ fossi sicur d’un fiordaliso,
ch’ella dicesse: – Con vertà ’l ti diei! –
e no ch’i’ fosse dal mondo diviso!
Tan poco favor encuentro en Becchina, /bien lo sabe Dios, en quien no hay engaño, /que
de tenerla ni vía ni modo hallo, /ni médico me ayuda ni medicina; //pues más cruel no
me fuera sarracena, /ni lo fue Herodes con los inocentes; /mas cierto es que da amarla
tal deleite /que no la cambiaría ni por una reina. //
He aquí que nos separa: /que yo no pediría a Dios más paraíso /que besar la tierra que su
pie pisara; //
y tener por cierto que al darme un lirio /ella diría: “¡De corazón te lo di!”/¡en vez de
augurarme que este mundo dejara!

5. Cecco Angiolieri, XXXVI


ed or non ha (Becchina) più speme né disio
che di vedermi tranat’ad un fosso;
e’l diavol m’ha di le’fatto sì grosso
che metter già non la posso’n ublio.
Credo che sia per alcun mi’peccato
che Die mi vuol questo pericol dare,
perchéd i’ l’am’ e da lie’si’odiato...

y ahora no tiene más esperanza ni deseo/que ver que me arrojan a una fosa/y el diablo
con ella tanto me ha embrutecido/que ya no puedo entregarla al olvido./Será que he de
purgar algún pecado/cuando Dios quiere darme este tormento,/para que yo la ame y a
cambio sea odiado.

6. Cecco Angiolieri, X
Quanto un granel de panico è minore
del maggior monte che abbia veduto;
e quanto è’l bon fiorin de l’or migliore
di qualunca dinaro più menuto;
e quanto m’è più pessimo el dolore
ad averlo, e l’ho, ch’a averlo perduto:
cotant’è maggio la lpena d’amore
ched io non avereï mai creduto...
Ed ho en disamar quella bailia
c’ha’pulcinello ch’è dentro da l’ovo
d’uscir ‘nanzi ched el su’tempo sia.

Cuanto menor es un grano de panizo/que el monte más alto que haya visto;/cuanto
mejor es un buen florín de oro/que cualquier moneda menuda,/cuanto mucho peor es
para mí el dolor/que se tiene, y yo lo tengo, que el perdido,/así supera la pena de amor /a
cuanto hubiera nunca imaginado./Y lo creo ahora porque la sufro
de tal guisa que, por mi alma,/este amor quisiera no haber conocido./Y para desamar
tengo el poder
que tiene el pollito dentro del huevo/para romper el cascarón antes de tiempo.

XXII

86
... così far lo poria [deixar d’estimar Becchina]
comme galluccio potesse volare.

7. Cecco Angiolieri, A Dante Alighieri


Dante Alighier, s’i so’buon begolardo,
tu me tien’ ben la lancia a le reni;
s’i’desno con atrui, e tu vi ceni;
s’io mordo ‘l grasso, e tu vi sughi el lardo;
s’io cimo’l panno, e tu vi freghi el cardo;
s’io so’ discorso, e tu poco t’affreni;
s’io gentileggio, e tu misser t’avenni;
s’io so’fatto romano, e tu lombardo.
Si che, laudato Iddio, rimproverare
poco può l’uno a l’altro di noi due:
sventura o poco senno cel fa fare.
E si di tal materia vo’dir più,
Dante, risponde, ch’i’ t’avrò a stancare:
ch’io so’l pungnerone, e tu se’ ‘l bue.

Dante Alighieri, si yo soy un buen charlatán


pegada a los riñones llevo tu lanza;
si yo como con algunos, tú cenas con ellos;
si yo muerdo la grasa, tu chupas el tocino;
si yo tundo los paños, tú los peinas con la carda; nota
si yo me excedo, tú poco te refrenas;
si yo presumo de noble, tú te las das de sabio,
si yo me he hecho romano, tú lombardo.
Así que, gracias a Dios, reprochar
poco puede uno de los dos al otro:
infortunio o desvario a ello nos incita.
Y si de este asunto más quieres decir,
Dante, responde, que te voy a agotar:
porque yo soy el aguijón y tú el buey.

Poemes d’inspiració goliàrdica

8. Cecco Angiolieri, LXXIV


Tre cose solamente mi so 'n grado,
le quali posso non ben men fornire:
ciò è la donna, la taverna e 'l dado;
queste mi fanno 'l cuor lieto sentire.

Ma sì me le conven usar di rado,


ché la mie borsa mi mett'al mentire;
e quando mi sovvien, tutto mi sbrado,
ch'i' perdo per moneta 'l mie disire.

87
E dico: — Dato li sia d'una lancia!—
Ciò a mi' padre, che mi tien sì magro,
che tornare' senza logro di Francia.

Trarl'un denai' di man serìa più agro,


la man di pasqua che si dà la mancia,
che far pigliar la gru ad un bozzagro.

Tres cosas tan sólo son de mi agrado,/y a placer no me las puedo procurar:/son la mujer,
la taverna y el dado;
he aquí cuanto me alegra el corazón. //Mas tócame disfrutarlas rara vez,/porque mi
bolsa me contradice;/y se me desgarra el alma cuando pienso/ que me hurta la moneda
mis deseos.//Y grito: “¡Que le atraviese una lanza!”, /
a mi padre lo auguro, que tan flaco me tiene/ que más ajado no llegaría de
Francia.//Arrancarle un dinero sería más arduo,/para dar limosna una mañana de
pascua,/que hacer que a grulla atrapara un milano.

9. Cecco Angiolieri, LXX


Tutto quest’anno ch’è, mi son frustato
di tutti i vizi che solìa avere;
non m’è rimasto se non quel di bere,
del qual me n’abbi Iddio per escusato,

ché la mattina, quando son levato,


el corpo pien di sal mi par avere;
adunque, di’: chi si porìa tenere
di non bagnarsi la lingua e ’l palato?

E non vorrìa se non greco e vernaccia,


ché mi fa maggior noia il vin latino,
che la mia donna, quand’ella mi caccia.

Deh ben abbi chi prima pose ’l vino,


che tutto ’l dì mi fa star in bonaccia;
i’ non ne fo però un mal latino.

Durante todo el año pasado me corregí/de todos los vicios que solía tener;/no me ha
quedado más que el de beber,/y espero que Dios me lo perdone.//Pues por la mañana,
cuando me levanto,/el cuerpo lleno de sal creo tener;/luego, dime: ¿quién podría
renunciar/a mojarse la lengua y el paladar?//Y sólo querría vino griego y garnacha,/que
más me disgusta el vino latino/que mi dama cuando me rechaza./Bendito sea el inventor
del vino,
que todo el día me hace estar alegre:/por eso de él no puedo hacer mal discurso.

10. Cecco Angiolieri, XXX


Cosí potarei vivir senz’amore
come la soddomia tollar a Moco,
o come Ciampolin gavazzatore

88
potesse vivar tollendoli’l gioco,

o come Min di Pepo Accorridore


s’ardise tocar Tan pur un poco,
o come Migo, ch’è tutto d’errore
ch’e’non morisse di caldo di fuoco.

Però mi facci Amor ciò che li piace,


ch’i’voglio esser su’servo fedele
e sofferrò ciò che mi farà 'n pace;

e sed e' fosse amaro più che fele,


con l'umiltà ch'è vertù sì verace,
il farò dolce come cannamele

Podría yo vivir sin amor/como privar de la sodomía a Moco, /o como el alegre


Ciampolin/vivir si le quitaran el juego,/o como Mino di Pepo Acorridore/osar tocar a
Tano ni que fuera un poco,/o como Migo, que es un hereje rematado, /salvarse de morir
en el calor del fuego./Haga, pues, Amor de mí lo que guste,/que yo quiero ser su siervo
fiel/y cuanto me haga soportaré paciente;/y, si más amargura me diera que la hiel,/con la
humildad, que es virtud poderosa,/lo tornaré dulce cual caña de azúcar.

11. Cecco Angiolieri C


Per ogni oncia dí carne che ho addosso,
e' ho ben cento libre di tristizia
né non so che si sia a dir letizia:
così mia donna mi tene ad escosso.

Pare ch'ella mi franga d'osso in osso,


quando mi dice: - Fa' ben massarizia,
e po' ti darò denari a divizia -
anzi vorrei esser gittat'a un fosso [... ]
Por cada onza de carne que llevo encima/tengo más de cien libras de tristeza,/y no sé
qué significa la alegría, porque sin blanca me tiene mi mujer./Parece que los huesos me
rompa uno a uno/cuando me dice: “Tú procura ahorrar; /después te daré dinero a manos
llenas”;
antes prefiero que me arrojen a la fosa.

12. Cecco Angiolieri XCV


La stremità mi richer per figliuolo,
ed i' l'appello ben per madre mia;
e 'ngenerato fu' dal fitto duolo,
e la mia bàlia fu malinconia,
e le mie fasce si fur d'un lenzuolo,
che volgarment'ha nome riccadìa;
da la cima del capo 'nfin al suolo
cosa non regna 'n me che bona sia.

89
Po' quand'i' fu' cresciuto, mi fu dato
per mia ristorazion moglie che garre
da anzi dì 'nfin al ciel stellato;
e 'l su' garrir paion mille chitarre:
a cu' la moglie muor, ben è lavato
se la ripiglia, più che non è 'l Farre.

La Miseria me reclama como hijo/y yo bien que la tengo por madre mía;/engendrado fui
por hondo Duelo,/y mi nodriza fue Melancolía,//y pañales me hicieron de ese lienzo/que
el vulgo da en llamar Fastidio;/desde la coronilla hasta las suelas/nada habita en mí que
sea bueno.//
Después, cuando crecí, me fue dada/para mi consuelo una mujer que chilla/desde el alba
hasta la noche estrellada,//y su chillar tal que mil guitarras suena./Quien pierde a su
mujer, poca sustancia tiene/si toma a otra, menos aún que el farro.

13. Cecco Angiolieri, LXXXVIII


Un danaio, non che far cottardita,
avessi sol, tristo! ne la mia borsa:
ch'e' mi conven far di quelle de l'orsa,
che per la fame si lecca le dita;

14. Cecco Angiolieri, LXXXII


S'i' fosse foco, arderéi 'l mondo;
s' i' fosse vento, lo tempesterei;
s'i' fosse acqua, i' l'annegherei;
s'i' fosse Dio, mandereil'en profondo;
s'i' fosse papa, sare' allor giocondo,
ché tutti cristïani imbrigherei;
s'i' fosse 'mperator, sa' che farei?
A tutti mozzarei lo capo a tondo.
S'i fosse morte, andarei da mio padre;
s'i' fosse vita, fuggirei da lui:
similemente farìa da mi' madre.
S'i' fosse Cecco, com'i' sono e fui,
torrei le donne giovani e leggiadre:
e vecchie e laide lasserei altrui.

https://www.youtube.com/watch?v=I-HGNj-pDKo

La tradició goliàrdica: Carmina Burana

90
https://www.youtube.com/watch?v=Db40S82sqic

1. O Fortuna
velut luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem
egestatem,
potestatem
dissolvit ut glaciem.

Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.

Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria,
est affectus
et deffectus
semper in angaria.
Hac in hora

91
sine mora
corde pulsum tangite;
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!

Oh Fortuna, variable como la luna como ella creces sin cesar o desapareces.¡Vida
detestable! Un día, jugando, entristeces a los débiles sentidos, para llenarles de
satisfacción al día siguiente. La pobreza y el poder se derriten como el hielo ante tu
presencia. Destino monstruoso y vacío, una rueda girando es lo que eres, si está mal
colocada la salud es vana,siempre puede ser disuelta, eclipsada y velada; me atormentas
también en la mesa de juego; mi desnudez regresa me la trajo tu maldad. El destino de
la salud y de la virtud está en contra mía,es atacado y destruido siempre en tu servicio.
En esta hora sin demora toquen las cuerdas del corazón;el destino
derrumba al hombre fuerte que llora conmigo por tu villanía.

2. Amor volat undique,


captus est libidine.
Iuvenes, iuvencule
coniunguntur merito.

Siqua sine socio,


caret omni gaudio;
tenet noctis infima
sub intimo
cordis in custodia:
fit res amarissima.

El amor vuela por todos lados/y es capturado por el deseo./Jóvenes, hombres y


mujeres,/copulad merecidamente.//La muchacha sin compañero/carece de placer,/y pasa
las noches /sola e ínfima/con su corazón anhelante./ Es el destino mas amargo.

3. La Confessió de l’Arxipoeta (...1159-1167...)


Res est arduissima vincere naturam,
in aspectu virginis mentem esse puram:
juvenes non possumus legem sequi duram
leviumque corporum non habere curam [...]
Secundo redarguor etiam de ludo;
sed cum ludus corpore me dimittit mudo,
frigidus exterius, mentis estu sudo;
tunc versus et carmina meliora cudo [...]
Tertio capitulo memoro tabernam
illam nullo tempore sprevi neque spernam
donec sanctos angelos venientes cernam,
cantantes pro mortuis “Requiem eternam”.
Meum est prospositum in taberna mori [...]

92
Es cosa harto difícil vencer a la naturaleza o que la mente se mantenga pura al ver a
una doncella. Los jóvenes no podemos seguir ley tan severa y no ocuparnos de nuestros
pobres cuerpos débiles.
En segundo lugar, respondo también del juego, pues aunque el juego me deja con el
cuerpo desnudo, helado por fuera, sudo sin embargo por el ardor de mi mente y es
cuando mejor compongo los versos y los poemas.
En tercer lugar me acuerdo de la taberna que en ningún momento desprecié ni
despreciaré hasta que no vislumbre a los santos ángeles que vienen cantando por los
muertos réquiem aeternam...

« Bifrontisme » de la lírica de matriu trobadoresca

1. Guilhem de Peitieu
Companho, farai un vers qu'er covinen,
et aura·i mais de foudatz no·i a de sen,
et er totz mesclatz d'amor et de joy e de joven.
E tenhatz lo per vilan qui no l'enten
qu'ins en son cor voluntiers res non l'apren:
greu partir si fai d'amor qui la trob'a son talen.
Dos cavals ai a ma sselha ben e gen,
bon son ez ardit per armas e valen,
mas no·ls puesc tener amdos, que l'uns l'autre non consen.
Si·ls pogues adomesgar a mon talen,
ja no volgr'aillors mudar mon garnimen
que meils for'encavalguatz de nuill hom en mon viven.
La uns fo dels montanhiers lo plus corren,
mas aitan fer'estranhez'ha longuamen
et es tan fers e salvatges, que del bailar si defen.
L'autre fo noiritz sa jos, pres Cofolen;
et anc no·n vis belazor, mon essien:
aquest non er ja camjatz ni per aur ni per argen.
Qu'ie·l donei a son senhor poilli paisen,
pero si·m retinc ieu tan de covinen
que, s'il lo tenia un an, ieu lo tengues mais de cen.
Cavalier, datz mi conseill d'un pensamen:
anc mais no fui eisarratz de cauzimen:
re no sai ab qual me tenha, de N'Agnes o de N'Arsen.
De Gimel ai lo castel e·l mandamen,
e per Niol fauc ergueill a tota gen,
c'ambedui me son jurat et plevit per sagramen.

Compañeros, haré un verso que será adecuado: habrá en él más necedad que juicio, y
estará mezclado de amor, de alegría y de juventud.
Y considerad rústico a quien no lo entiende o gustosamente no se lo aprende de
memoria. Duro le es separarse del amor a aquel que lo encuentra a su agrado.
Tengo dos caballos apropiados a mi silla: son buenos, esforzados para las armas y
valiosos, pero no puedo tenerlos a ambos porque el uno no tolera al otro.

93
Si consiguiese domarlos a mi gusto, no quisiera emplear en otros mi guarnición, pues
iría mejor montado que nadie toda mi vida.
El uno fue el más corredor de los montaraces; pero desde hace tiempo se ha apoderado
de él tan fiera esquivez, y es tan díscolo y tan salvaje, que no se deja almohazar.
El otro fue criado allá abajo, cerca de Cofolen, y, según mi parecer, nunca visteis otro
más hermoso. Este nunca será cambiado, ni por oro ni por plata.
Porque yo lo entregué a su amo cuando aún era pollino que pacía, pero me reservé para
mí suficientes derechos para que, si él lo tenía un año, yo lo tuviese más de ciento.
Caballeros, dadme consejo en mis cuitas, pues nunca estuve tan perplejo en la elección.
No sé por cuál decidirme, si por Agnés o por Arsén.
Tengo el castillo y el dominio de Gímel, y a causa de Niol me enorgullezco ante todo el
mundo, pues ambos me han rendido homenaje y pleitesía con juramento.

2. Guilhem de Peitieu
Farai un vers, pos mi sonelh
e·m vauc e m'estauc al solelh.
Donnas i a de mal conselh,
e sai dir cals:
cellas c'amor de cavalier tornon a mals.
Donna no fai pechat mortal
qe ama cavalier leal:
mas s'ama monge o clergal,
non es raizo:
per dreg la deuri'hom cremar ab un tezo.
En Alvergnhe, part Lemozi,
m'en anei totz sols a tapi;
trobei la moller d'en Guari
e d'en Bernart;
saluderon mi simplamentz per san Launart.
La una·m diz en son latin:
«O, Dieus vos salv, don pelerin;
mout mi semblatz de belh aizin,
mon escient;
mas trop vezem anar pel mond de folla gent.»
Ar auzires c'ai respondutz;
anc no li diz ni ba ni butz,
ni fer ni fust no ai mentaugutz,
mas sol aitan:
«Babariol, babariol, babarian.»
So diz n'Agnes a n'Ermessen:
«Trobat avem q'anam queren:
sor, per amor Deu, l'alberguem,
qe ben es mutz,
e ja per lui nostre conselh non er sabutz.»
La una·m pres sotz son mantel
e mes m'en la cambra el fornel:
sapchatz q'a mi fo bon e bel,

94
e·l focs fo bos,
et eu calfei me volentiers als gros carbos.
A manjar mi deron capos,
e sapchatz agui mais de dos,
e no·i ac cog ni cogastros,
ma sol nos tres;
e·l pans fo blancs e·l vins fo bos e·l pebr'espes.
Sor, si aqest hom es ginhos
ni laicha a parlar per nos,
nos aportem nostre gat ros
de mantement,
qe·l fara parlar az estros, si de re·nz ment.»
N’'Agnes anet per l'enoios,
e fo granz et ag loncz guinhos:
e eu, can le vi entre nos,
aig n'espavent,
qe a pauc no perdei l'amor e l'ardiment.
Quant aguem begut e manjat,
eu mi despoillei per lor grat;
detras m'aporteron lo gat
mal e felon:
la una·l tira del costat tro al talon.
Per la coa de mantenen
tira·l gat, et el escoisen:
plajas mi feron mais de cen
aquella vetz,
mas eu no·m mogra ges enquers qi m'ausizetz.
Pos diz n'Agnes a n'Ermessen:
«Mutz es, qe ben es conoissen:
sor, del banh nos apareillem
e del sojorn.»
XLI jorn estei az aqel torn.
Tant las fotei com auziretz:
cen e quatre vint et ueit vetz,
q'a pauc no·i romped mos corretz
e mos arnes;
e no·us pues dir lo malaveg tan gran m'en pres.
Monet, tu m'iras al mati,
mo vers porteras el borsi
dreg a la molher d'en Guari
e d'en Bernat,
e diguas lor que per m'amor aucizo·l cat.

Haré un verso, pues me adormezco, me paseo y me echo al sol. Hay damas de mala
intención, y sé decir cuáles: aquellas que llevan a mal el amor de caballeros.
No comete pecado mortal la dama que ama a leal caballero; pero yerra si ama a monje o
a clérigo. La tal, con justicia debería ser quemada con un tizón.

95
En Alvernia, más allá del Lemosín, me fui solo, con esclavina: me encontré con la mujer
de Garí y con la de Bernart. Me saludaron llanamente por San Leonardo.
La una me dijo en su latín: «Dios os guarde, señor peregrino; me parecéis de muy buena
condición, por lo que veo; pero demasiado vemos andar por el mundo gente necia.»
Ahora oiréis lo que contesté; no le dije ni fa ni fu, ni menté hierro ni madera, sino tan
sólo: «Babariol, babariol, babarián.»
«Hermana -dijo Agnés a Ermessén-, hemos hallado lo que vamos buscando.»
«Hermana, por el amor de Dios, alberguémoslo, que es completamente mudo, y nuestro
propósito nunca será divulgado por él.»
La una me tomó bajo su manto y me llevó a su cámara, junto al hogar. Sabed que ello
me fue agradable y bonito, y el fuego era bueno; y me calenté gustosamente junto a los
gruesos leños.
Para comer me dieron capones, y sabed que hubo más de dos. No había cocinero ni
pinche, sino nosotros tres solos. El pan fue blanco; el vino fue bueno, y la pimienta,
abundante.
«Hermana, por si este hombre es un marrullero y deja de hablar por nosotras, traigamos
en seguida nuestro gato rubio, que lo hará hablar al momento, si en algo nos engaña.»
Agnés fue en busca del odioso, que era grande y con largos bigotes. Y yo, cuando lo fui
solo, con esclavina: me encontré con la vi entre nosotros, tuve miedo, y por poco pierdo
el vigor y el denuedo.
Cuando hubimos bebido y comido, me desnudé a su voluntad. Me colocaron detrás el
gato malvado y pérfido; una de ellas me lo arrastró desde el costillaje hasta los talones.
Súbitamente estira la cola al gato, y él -araña. Aquella vez me hicieron más de cien
heridas; pero yo no me hubiera movido aunque alguien me hubiese matado.
«Hermana -dijo Agnés a Ermessén-, se ve perfectamente que es mudo.» «Hermana,
preparémonos para el baño y para el goce.» Estuve ocho días, y aún mas, en aquel
ambiente.
Las follé tanto como vais a oír: ciento ochenta y ocho veces, que por poco rompo mi
correaje y mi arnés; y no os puedo decir la gran enfermedad que cogí.
Monet, por la mañana y de mi parte, llevando mi verso en el zurrón, irás directamente a
la mujer de Garí y a la de Bernart, y diles que, por mi amor, maten el gato.

3. Cavalcanti
Guata, Manetto, quella scrignutuzza,
e pon' ben mente com'è divisata
e com'è drittamente sfigurata
e quel che pare quand'ella s'agruzza!

Or, s'ella fosse vestita d'un'uzza


con cappellin' e di vel soggolata
ed apparisse di dìe accompagnata
d'alcuna bella donna gentiluzza,

tu non avresti niquità sì forte


né sarestii angoscioso sì d'amore
né sì involto di malinconia,

che tu non fossi a rischio de la morte

96
di tanto rider che farebbe 'l core:
o tu morresti, o fuggiresti via.

Mira, Manetto, a esa jorobaducha


y fíjate bien cómo esta hecha,
en cómo está completamente desfigurada,
en qué parece al encogerse de hombros:
si viniera de tonel vestida
con caperuza y velo en barboquejo,
y de día fuese acompañada
de alguna dama hermosa y gentil,
no te entraría gran inquietud
ni angustiado de amor ibas a estar,
ni te embargaría la melancolía de tal modo,
que no te vieras a punto de morir
a causa de la risa que te invadiría el corazón:
morirías o saldrías corriendo.

4. Johan Garcia de Guilhade


Ai, dona fea, fostes-vos queixar
que vos nunca louv' en [o] meu cantar;
mais ora quero fazer um cantar
en que vos loarei toda via;
e vedes como vos quero loar;
dona fea, velha e sandia!
Dona fea, se Deus me perdon,
pois avedes [a] tan gran coraçon
que vos eu loe, en esta razon
vos quero loar toda via;
e vedes qual será a loaçon
dona fea, velha e sandia!
Dona fea, nunca vos eu loei
en meu trobar, pero muito trobei;
mais ora já un bon cantar farei,
en que vos loarei toda via;
e direi-vos como vos loarei:
dona fea, velha e sandia!
Ay, mujer fea, fuístete a quejar/Que a vos nunca os loé en mi cantar/Pero ahora quiero
hacer un cantar/En el que os loaré toda la vida/Y verás como os quiero loar:/mujer fea,
vieja y loca!/mujer fea, si Dios me perdona,/Porque tiene tan gran corazón/Que a vos os
loe, en esta razón/A vos quiero loaros toda la vida;/Y verás cual es el loor/mujer fea,
vieja y loca!/mujer fea, nunca os loé/en mi trovar, pero mucho trové;/pero ahora un
buen cantar haré,/En el cual a vos os loaré toda la vida,/Y os diré loándoos:/Mujer fea,
vieja y loca

5. Fernando Esquio

97
A vós, dona abadessa,
de min, Don Fernand'Esquío,
estas doas vos envío,
porque sei que sodes essa
dona que as merecedes:
quatro caralhos franceses,
e dous aa prioressa.

Pois sodes amiga minha,


non quer'a custa catar,
quer'eu vos ja esto dar,
ca non tenho al tan aginha:
quatro caralhos de mesa,
que me deu ũa burgesa
dous e dous ena baínha.

Mui ben vos semelharán,


ca sequer levan cordões
de senhos pares de colhões;
agora vo-los darán:
quatro caralhos asnaes,
enmanguados coraes,
con que caledes orans.

A vos, señora abadesa


de mí, don Fernando Esquío
este regalo os envío
que buen sé que sois
mujer que lo merecéis:
cuatro carajos franceses
y dos para la prioresa.

Pues sois amiga mía


no quiero del precio saber,
ya mismo os lo quiero dar
pues nada más a mano tengo
cuatro carajos de mesa
que me dio una francesa
con sus respectivas fundas.

Muy bien os parecerán


pues incluso llevan cordones
con sendos pares de cojones,
en seguida os los darán:
cuatro carajos asnales
con mangos de corales
con los que trabajar el pan.
_________________

98
6. Martin Soarez
Foy hun dia Lopo jograr
a cas d’un infançon cantar
e mandou-lh’ele por don dar
tres couces na guarganta;
e fuy-lh’escass’a meu cuydar,
segundo com’el canta.
Escasso foy o infançon
en sseus couces partir enton,
ca non deu a Lopo enton
mays de tres na guarganta;
e mays merece o jograron,
segundo com’el canta.
Lupo el juglar un buen día fue/a cantar a casa de un infanzón,/ que mandó darle como
recompensa/ tres coces en la garganta: /a mi juicio que fue avaro/ considerando como
canta./Avaro fue el infanzón/en el repartir sus coces/ / porque a Lopo tan sólo le dio
tres/ y más merece el juglarucho / considerando como canta.

7. Peire d’Alvernha
Cantarai d'aqestz trobadors
Que canton de maintas colors
E-l pieier cuida dir mout gen!
Mas a cantar lor er aillors
Q'entrametre-n vei cen pastors
C'us non sap qe-s mont'o-s dissen.

D'aisso mer mal Peire Rotgiers,


Per qe n'er encolpatz primiers,
Car chanta d'amor a presen!
E valgra li mais us sautiers
En la glieis'o us candeliers
Tener ab gran candel'arden.

E-l segonz, Girautz de Borneill,


Qe sembl'oire sec al soleill
Ab son chantar magre dolen,
Q'es chans de vieilla porta-seill!
Que si-s mirava en espeill,
No-s prezari'un aiguilen.

E-l tertz, Bernartz de Ventedorn,


Q'es menre de Borneill un dorn!
En son paire ac bon sirven
Per trair'ab arc nanal d'alborn,
E sa mair'escaldava-l forn
Et amassava l'issermen.

99
E-l quartz, de Briva-l Lemozis,
Us ioglars q'es plus qerentis
Que sia tro q'en Beniven,
E semblari'us pelegris
Malautes, qan chanta-l mesquis,
C'a pauc pietatz no me'n pren.

E-n Guillems de Ribas lo qins,


Q'es malvatz defors e dedins,
E ditz totz sos vers raucamen,
Per que es avols sos retins,
C'atretan se'n fari'us chins!
E l'uoil semblan de vout d'argen.

E-l seises, Grimoartz Gausmars,


Q'es cavalliers e fai ioglars!
E perda Dieu qui-l o cossen
Ni-l dona vestirs vertz ni vars,
Que tals er adobatz semprars
Q'enioglarit se'n seran cen.

Ab Peire de Monzo so set,


Pos lo coms de Tolosa-l det,
Chantan, un sonet avinen,
E cel fon cortes qe-l raubet,
E mal o fes car no-il trenqet
Aqel pe que porta penden.

E l'oites, Bernatz de Saissac,


C'anc un sol bon mestier non ac
Mas d'anar menutz dons queren!
Et anc puois no-l prezei un brac
Pois a-n Bertran de Cardaillac
Qes un vieil mantel suzolen.

E-l novens es en Raembautz,


Qe-s fai de son trobar trop bautz!
Mas eu lo torni en nien,
Q'el non es alegres ni chautz!
Per so pretz aitan los pipautz
Que van las almosnas queren.

E n'Ebles de Saigna-l dezes,


A cui anc d'amor non venc bes,
Si tot se chanta de coinden:
Us vilanetz enflatz plages,
Que dizen que per dos poies
Lai se loga e sai se ven.

100
E l'onzes, Gonzalgo Roitz,
Qe-s fai de son chant trop formitz,
Per q'en cavallaria-s fen!
Et anc per lui non fo feritz
Bos colps, tant ben non fo garnitz,
Si doncs no-l trobet en fugen.

E-l dotzes, us veilletz lombartz.


Que clama sos vezins coartz,
Et ill eis sent de l'espaven
Pero sonetz fai mout gaillartz
Ab motz maribotz e bastartz,
E lui apell'om Cossezen.

Peire d'Alvernge a tal votz


Que canta de sus e de sotz,
E lauza-s mout a tota gen!
Pero maistres es de totz,
Ab c'un pauc esclarzis sos motz,
C'a penas nuils hom los enten.

Lo vers fo faitz als enflabotz


A Puoich--vert, tot iogan rizen.

8. Monjo de Montaudon
Pos Peire d'Alvernh'a cantat
dels trobadors que son passat,
cantarai al mieu escien
d'aquels que pueys se son levat
e ia no n'aian cor irat
si'eu lor malvatz fagz lor repren.
........................................
E lo tertz es de Carcasses
Miravalhs qui-s fait mout cortes
e dona son castelh soven
e no i estai l'an ges un mes
ni anc mais Kalenda no i pres
per que no-lh ten dan qu'il se pren.

Lo quartz Pierols es Alvernhatz


qu'a trent'ans us vestirs portatz
et es plus secs que lenh'arden
e totz sos cantars perjuratz
qu'anc pus si fon enbaguassatz
no fetz chan valen.

El cinques es Gauselms Faiditz

101
qui de drut s'es tornat maritz
de lieys que sol anar seguen
no n'auzim pueys voutas ni critz
ni anc sos chans no fon auzitz
mas d'Uzerca entro qu'Aien.
....................................................
Ab Arnaut Daniel son set
qu'a sa vida ben non cantet
mas us folhs motz qu'om non enten
pus la lebr'ab lo bou casset
e contra suberua nadet
no valc sos chans un aiguilen.
....................................................
El noves Arnaut de Maruelh
qu'ades lo vey d'avol escuelh
e si dons no n'a chauzimen
e fai o mal quar non l'acuelh
qu'ades clamon merce sey huelh
on plus canta l'aiga-n dissen.
.........................................................
E los dotzes sera Folquetz
de Marcelha us mercadairetz
et a fag un folh sagramen
quan juret que canson no fetz
ans dizon ben que fo per vetz
que-s perjuret son escien.
.........................................................
Peire Vidals es dels darriers
qui non sap a sos membres entiers
et agra-l ops lengua d'argen
al vilan qu'era pelleciers
que anc pus si fetz cavaliers
non ac pueys membransa ni sen.
...............................................
Ab lo sezesme n'i a pro
lo fals Monge de Montaudo
qu'ab totz tensons e conten
et a laissat Dieu per baco
e quar anc fetz vers ni canso
dera l'hom tots levar al ven.

Est vers fe-l Monges e dis lo


a Cauzads primeiramen.

El lirisme personal de Rutebeuf (...1249-1277...)

102
1. Rutebeuf, El Miracle del sacristà i d’una dama fet per la Verge

« Rudes est et rudement huevre :


Li rudes hom fait la rude huevre.
Se rudes est, rudes est bués ;
Rudes est, s'a non Rutebuez.
Rutebuez huevre rudement,
Souvent en sa rudesce ment. » vv. 755-760

És rude i treballa rudament: l’home rude fa l’obra ruda, si és rude, rude és el bou;
És rude i es diu Rutebeuf; Rutebeuf obra amb rudesa; i sovint en la seva rudesa
menteix.

2. Rutebeuf, La lliçó sobre la Hipocresia i la Humiltat, v. 44-46


— Seigneur, sachez, sans en douter,
Que l'on m'appèle Rutebeuf,
Qui est dit de rude et de bœuf.

3. Rutebeuf, Dit de la Griesche D'Yver


Contre le tenz qu'aubres deffuelle,
Qu'il ne remaint en branche fuelle
Qui n'aut a terre,
Por povretei qui moi aterre,
Qui de toute part me muet guerre,
Contre l'yver,
Dont mout me sont changié li ver,
Mon dit commence trop diver
De povre estoire.
Povre sens et povre memoire
M'a Diex doné, li rois de gloire,
Et povre rente,
Et froit au cul quant bise vente:
Li vens me vient, li vens m'esvente
Et trop sovent
Plusors foïes sent le vent.
Bien le m'ot gresche en covent
Quanque me livre:
Bien me paie bien me delivre,
Contre le sout me rent la livre
De grand poverte
Toz jors m'en est la porte overte,
Toz jors i sui
Ne nule fois ne m'en eschui.
Par pluie muel, par chaut essui:
Ci at riche home!
Je ne dor que le premier soume.
De mon avoir ne sai la soume,
Qu'il n'i at point.

103
Diex me fait le tens si a point,
Noire mouche en estei me point,
En yver blanche.
Ausi sui con l'ozière franche
Ou com li oiziaux seur la branche:
En estei chante,
En yver pleure et me gaimente,
Et me despoille ausi com l'ante
Au premier giel.
En moi n'at ne venin ne fiel:
Il ne me remaint rien souz ciel,
Tout va sa voie.
Li enviauz que je savoie
M'ont avoié quanque j'avoie
Et fors voiié,
Et fors de voie desvoiié.
Foux enviaus ai envoiié,
Or m'en souvient.
Or voi ge bien tot va, tot vient,
Tout venir, tout aleir convient,
Fors que bienfait.
Li dei que li decier on fait
M'ont de ma robe tot desfait,
Li dei m'ocient,
Li dei m'agaitent et espient,
Li dei m'assaillent et desfient,
Ce poize moi.
Je n'en puis mais se je m'esmai:
Ne voi venir avril ne mai,
Veiz ci la glace.
Or sui entreiz en male trace.
Li traÿteur de pute estrace
M'ont mis sens robe.
Li siecles est si plains de lobe!
Qui auques a si fait le gobe;
Et ge que fais,
Qui de povretei sent le fais?
Griesche ne me lait en pais,
Mout me desroie,
Mout m'assaut et mout me guerroie;
Jamais de cest mal ne garroie
Par teil marchié.
Trop ai en mauvais leu marchié.
Li dei m'ont pris et empeschié:
Je les claim quite!
Foux est qu'a lor consoil abite:
De sa dete pas ne s'aquite,
Ansois s'encombre;

104
De jor en jor acroit le nombre.
En estei ne quiert il pas l'ombre
Ne froide chambre,
Que nu li sunt souvent li membre,
Mais lou sien pleure.
Griesche li at corru seure,
Desnuei l'at en petit d'eure,
Et nuns ne l'ainme.
Cil qui devant cousin le claime
Li dist en riant: "Ci faut traime
Par lecherie.
Foi que tu doiz sainte Marie,
Car vai or en la draperie
Dou drap acroire,
Se li drapiers ne t'en wet croire,
Si t'en revai droit à la foire
Et vai au Change.
Se tu jures saint Michiel l'ange
Qu'il n'at sor toi ne lin ne lange
Ou ait argent,
Hon te verrat moult biau sergent,
Bien t'aparsoveront la gent:
Creüz seras.
Quant d'ilecques te partiras,
Argent ou faille enporteras."
Or ai ma paie.
Ensi chascuns vers moi s'espaie,
Si n'en puis mais.

En la estación en que el árbol se deshoja, y no queda en la rama hoja que no caiga a


tierra, aterrado por la pobreza, que por doquier me hace guerra, en este invierno, que
mucho han cambiado mis versos, y mi decir comienza muy variado de penosa historia.
Pobre juicio y pobre memoria me ha dado Dios, rey de la gloria, y pobre renta, y frío en
el culo, cuando el viento sopla. El viento me frota, el viento me ventea, y con demasiada
frecuencia siento el viento. El infortunio me tiene muy en cuenta todo cuanto me da.
Bien me paga, bien me recompensa : por un centavo me devuelve una libra de gran
pobreza. La pobreza se ha lanzado sobre mí : siempre tengo su puerta abierta, siempre
estoy allí. Jamás de ella he podido escapar. Por la lluvia mojado, por el calor secado :
¡He aquí un hombre rico ! No duermo más que el primer sueño. De mis bienes no
conozco la suma total, puesto que ninguno poseo. Dios me pone en tan buena posición
que negra mosca en verano me ataca, y la blanca en invierno. Soy como el mimbre
silvestre, como el pájaro sobre la rama : en verano canto, en invierno lloro y me
lamento, y me deshojo como el brote con el primer hielo. En mi no hay hiel ni veneno :
no me queda nada bajo el cielo, todo sigue su camino. Los trucos que conocía me han
despojado de cuanto tenía, me han perdido y apartado del buen camino. Me he
arriesgado en peligrosas jugadas. Ahora bien que lo recuerdo. Ahora lo veo claro, todo
va, todo viene ; es necesario que todo vaya y venga, excepto los benefactores. Los dados
que los artesanos han hecho me han despojado de mis vestimentas ; los dados me

105
matan ; los dados me acechan y me espían, los dados me avasallan y desafían, esto me
agota. No puedo más, estoy a punto de desfaffecer : no veo venir abril ni mayo, aquí
sigue el hielo. He entrado en un mal camino ; los tramposos, maldita ralea, me han
despojado de mis vestidos. ¡El mundo está lleno de engaño ! Quien algo posee pronto lo
ostenta. ¿Qué hago yo ahora que sobre mí siento el peso de la pobreza ? El infortunio no
me deja en paz, constantemente me desasosiega, me asalta y me acosa ; jamás de este
mal sanaré, siguiendo tal camino. Demasiado he frecuentado los malos lugares. Los
dados me han acorralado, seducido, ¡los dejo libres ! Loco está quien sigue sus
consejos : antes que librarse de su deuda eleva su carga con un peso que aumenta día a
día.
En verano no busca la sombra ni fresca habitación, pues casi siempre sus miembros
están desnudos. No se acuerda de la pena del vecino, puers la suya llora. El infortunio se
ha echado sobre él, despojándole rápidamente, y ya nadie lo ama. Aquel que antes le
llamaba primo le dice riéndose : « Aquí se rompe la cuerda de tanto desenfreno ». Por la
fe que tienes a Santa María, ve ahora a la Pañería a comprar paño ; si los pañeros no te
fían, vete derecho a la feria, y a los banqueros. Si juras por el ángel San Miguel que no
llevas dentro de tu camisa o capa algo de dinero, se te considerará un buen muchacho :
se te tomará por lo que eres : tendrás crédito. Cuanto te vayas de allí, dinero o tal vez
nada llevarás. Esa es su paga. Así es como todo el mundo me paga : ya no puedo más.

4. Rutebeuf, La pouvretei Rutebeuf


Je ne sai par ou je coumance,
Tant ai de matyere abondance
Por parleir de ma povretei.
Por Dieu vos pri, frans rois de France,
Que me doneiz queilque chevance,
Si fereiz trop grant charitei.
J'ai vescu de l'autrui chatei
Que hon m'a creü et prestei:
Or me faut chacuns de creance,
C'om me seit povre et endetei.
Vos raveiz hors dou reigne estei,
Ou toute avoie m'atendance.
II
Entre chier tens et ma mainie,
Qui n'est malade ne fainie,
Ne m'ont laissié deniers ne gages.
Gent truis d'escondire arainie
Et de doneir mal enseignie:
Dou sien gardeir est chacuns sages.
Mors me ra fait de granz damages;
Et vos, boens rois, en deus voiages
M'aveiz bone gent esloignie,
Et li lontainz pelerinages
De Tunes, qui est leuz sauvages,
Et la male gent renoïe.
III
Granz rois, c'il avient qu'a vos faille,

106
A touz ai ge failli sans faille.
Vivres me faut et est failliz;
Nuns ne me tent, nuns ne me baille.
Je touz de froit, de fain baaille,
Dont je suis mors et maubailliz.
Je suis sanz coutes et sanz liz,
N'a si povre juqu'a Sanliz.
Sire, si ne sai quel part aille.
Mes costeiz connoit le pailliz,
Et liz de paille n'est pas liz,
Et en mon lit n'a fors la paille.
IV
Sire, je vos fais a savoir,
Je n'ai de quoi do pain avoir.
A Paris sui entre touz biens,
Et si n'i a nul qui soit miens.
Pou i voi et si i preig pou;
Il m’i souvient plus de Saint Pou
Qu’il ne fait de nul autre apotre.
Bien sai Pater, ne sai qu’est notre,
Que li chiers tenz m’a tot ostei,
Qu’il m’a si vuidié mon hostei
Que li credo m’est deveeiz,
Et Je n’ai plus que vos veeiz.

No sé por dónde empezar. Abundante materia tengo para hablar de mi pobreza. Os pido
por Dios, noble rey de Francia, que me deis algo para subsistir, con ello haréis una
buena obra de caridad. Siempre he vivido a expensas de otros, que me han fiado y
prestado : ahora ya nadie me presta, pues me saben pobre y endeudado ; y vos, en quien
tenía depositada toda mi confianza, habéis estado fuera del reino. Entre la carestía de la
vida y mi familia, que no está enferma ni abatida, no me han dejado ni dinero ni
recursos. Encuentro gentes expertas en esquivar e ignorantes en dar : sab ios todos en lo
suyo guardar. La muerte a su vez me ha perjudicado mucho ; y vos, buen rey, en dos
viajes, me habéis alejado de las gentes de bien ; así la lejana peregrinación de Túnez,
que es un país salvaje, como contra la maldita casta de los infieles. Gran rey, si me
faltáis, todos me habrán faltado, sin falta, me hará falta de qué vivir y no lo tengo, nadie
me mantiene, nadie me protege. Toso de frío, bostezo de hambre, estoy a punto de morir
desamparado. No tengo cubierta ni cama : no hay nadie tan pobre hasta Senlis. Señor,
no sé adónde ir. Mis costados conocen la paja, pero una cama de paja no es una cama, y
en mi cama no hay más que paja. Señor, os hago saber que no tengo con qué procurarme
el pan. En París estoy en medio de todas las riquezas, y no tengo ninguna que sea mía.
Veo muchos bienes y disfruto de pocos. Me acuerdo más de San Pablo que de ningún
otro apóstol. Sé muy bien lo que es el Padre pero no lo que es Nuestro, pues el
encarecimeinto de la vida me lo ha quitado todo, vaciando mi casa por completo. Y se
me ha quitado el Crédito. No tengo más que lo que podéis ver sobre mí.

5. Rutebeuf, Mariage Rutebeuf

107
Tel fame ai prise
Que nus fors moi n’aime ne prise,
Et s’estoit povre et entreprise
Quant je la pris.
A ci mariage de pris,
C’or su povres et entrepris
Ausi comme ele!
Et si n’est mas gente ne bele;
Cinquante anz a en s’escuele,
S’esta maigre et seche:
N’ai pas paor qu’ele me treche. vv. 28-38

Me he casado con una mujer que era el único capaz de amarla y apreciarla, y que
además era pobre y miserable cuando la tomé. ¡He hecho un buen casamiento, pues
ahora soy tan pobre y miserable como ella! Y no es gentil ni bella: lleva cincuenta años
a sus espaldas y es escuálida y seca. ¡No tengo miedo de que pueda serme infiel!

6. Rutebeuf, De l’estat du monde


Por ce que li mondes se change
Plus sovent que denier a Change,
Rimer vueil du monde divers.
Toz fu estez, or est yvers;
Bon fu, or est d'autre maniere,
Quar nule gent n'est més maniere
De l'autrui porfit porchacier,
Se son preu n'i cuide chacier.
Chascuns devient oisel de proie:
Nul ne vit més se il ne proie.
Por ce dirai l'estat du monde,
Qui de toz biens se vuide et monde. vv.1-12

Puesto que el mundo cambia, más a menudo que el dinero en el cambio, quiero cantar
sobre el diverso mundo. Antes fue verano, ahora es invierno. Bueno fue, ahora es de
otra manera, pues nadie busca ya el provecho del otro, si su provecho no cree encontrar
en ello. Cada uno se transforma en ave de rapiña. Nadie vive si no pilla. Por eso puede
decirse del estado del mundo que de todos los bienes se vacía i limpia.

7. Rutebeuf, Dit des béguines


En riens que Beghine die
Tot est de religion
Quanque hon trueve en sa vie.
Sa parole est prophetie;
S’ele rit, c’est compaignie;
S’el pleure, devocion;
S’ele dort, ele est ravie;
S’ele songe, c’est vision;
S’ele ment, nou creeiz mie.

108
Se Beguine se marie,
C’est sa conversacion.
Ces veulz, sa prophecions
N'est pas a toute sa vie.
Sest en pleure et cest en prie,
Et cest an panrra baron.
Or est Marthe, or est Marie,
Or se garde, or se marie.
Mais n'en dites se bien non:
Li roix no sofferoit mie.

Diga lo que diga una beguina, tenéis que interpretarlo bien: es de acuerdo a religión
todo lo que se encuentra en su vida. Su palabra, profecía; si ríe es por educación; si
llora, por devoación, si duerme, está en éxtasis, si sueña, es una visión; si miente, no lo
creáis. Si una beguina se casa, es su conversión. Los votos que profesa no son para toda
la vida. Esta llora, la otra reza, y aquella tomará varón. Ora es Marta, ora es María, ora
es casta, ora se casa. Pero no habléis de ella más que bien, sin no el rey no lo soportaría.

8. Rutebeuf, Complainte Rutebeuf


Ne covient pas que vous raconte,
comment je me sui mis a honte,
quar bien avez oï le conte
en quel maniere
5 je pris ma fame darreniere,
qui bele ne gente nen iere.
Lors nasqui paine
qui dura plus d’une semaine,
qu’el commença en lune plaine.
10 Or entendez,
vous qui rime me demandez,
comment je me sui amendez
de fame prendre.
Je n’ai qu’engagier ne que vendre,
15 que j’ai tant eü a entendre
et tant a fere
(quanques j’ai fet est a refere)
que, qui le vous voudroit retrere,
il durroit trop.
20 Diex m’a fet compaignon a Job,
qu’il m’a tolu a un seul cop
quanques j’avoie.
De l’ueil destre, dont miex veoie,
ne voi je pas aler la voie
25 ne moi conduire.
A ci dolor dolente et dure,
qu’ai miedi m’est nuiz obscure
de celui oeil.
Or n’ai je pas quanques je vueil,

109
30 anz sui dolenz e si me dueil
parfondement,
c’or sui en grant afondement
se par cels n’ai relevement
qui jusqu’a ci
35 m’ont secoru, la lor merci.
Le cuer en ai triste et noirci
de cest mehaing,
quar je n’i voi pas mon gaaing.
Or n’ai je pas quanques je haing:
40 c’est mes domages.
Ne sai se ç’a fet mes outrages:
or devendrai sobres et sages
aprés le fet
et me garderai de forfet;
45 més ce que vaut quant c’est ja fet?
Tart sui meüs,
a tart me sui aparceüs
quant je sui ja es las cheüs
cest premier an.
50 Me gart cil Diex en mon droit san
qui por nous ot paine et ahan,
et me gart l’ame!
Or a d’enfant geü ma fame;
mon cheval a brisié la jame
55 a une lice;
or veut de l’argent ma norrice,
qui m’en destraint et me pelice
por l’enfant pestre,
ou il revendra brere en l’estre.
60 Cil Damediex qui le fist nestre
le doinst chevance
et li envoit sa soustenance
et me doinst encore alejance
qu’aidier li puisse,
65 que la povretez ne me nuise
et que miex son vivre li truise
que je ne fais!
Se je m’esmai je n’en puis mais,
c’or n’ai ne dousaine ne fais,
70 en ma meson,
de busche por ceste seson.
Si esbahiz ne fu més hom
com je sui, voir,
c’onques ne fui a mains d’avoir.
75 Mes ostes veut l’argent avoir
de son osté,
et j’en ai presque tout osté,

110
et si me sont nu li costé
contre l’yver.
80 Cist mot me sont dur et diver,
dont moult me sont changié li ver
envers antan;
por poi n’afol quant g’i entan.
Ne m’estuet pas taner en tan,
85 quar le resveil
me tane assez quant je m’esveil;
si ne sai, se je dorm ou veil
ou se je pens,
quel part je penrai mon despens
90 par quoi puisse passer le tens:
tel siecle ai gié.
Mi gage sont tuit engagié,
et de chiés moi desmanagié,
car j’ai geü
95 trois mois que nului n’ai veü.
Ma fame ra enfant eü,
c’un mois entier
me ra geü sor le chantier.
Je me gisoie endementier
100 en l’autre lit,
ou j’avoie pou de delit.
Onques més mains ne m’abelit
gesir que lors,
quar j’en sui de mon avoir fors
105 et j’en sui mehaigniez du cors
jusqu’au fenir.
Li mal ne sevent seul venir;
tout ce m’estoit a avenir,
s’est avenu.
110 Que sont mi ami devenu
que j’avoie si pres tenu
et tant amé?
Je cuit qu’il sont trop cler semé;
il ne furent pas bien femé,
115 si sont failli.
Itel ami m’ont mal bailli,
c’onques, tant com Diex m’assailli
en maint costé,
n’en vi un seul en mon osté.
120 Je cuit li vens les a osté,
l’amor est morte:
ce sont ami que vens enporte,
et il ventoit devant ma porte
ses enporta,
125 c’onques nus ne m’en conforta

111
ne du sien riens ne m’aporta.
Ice m’aprent
qui auques a, privé le prent;
més cil trop a tart se repent
130 qui trop a mis
de son avoir por fere amis,
qu’il nes trueve entiers ne demis
a lui secorre.
Or lerai donc fortune corre
135 si entendrai a moi rescorre
si jel puis fere.
Vers mes peudommes m’estuet trere
qui sont cortois et debonere
et m’ont norri.
140 Mi autre ami sont tuit porri:
je les envoi a mestre Orri
et se li lais.
On en doit bien fere son lais
et tel gent lassieer en relais
145 sans reclamer.
Qu’il n’a en els rien a amer
que l’en doie a amor clamer.
Or pri Celui,
qui trois partis fist de lui,
150 qui refuser ne set nelui
qui le reclaime,
qui l’aeure et seignor le claime,
et qui cels tempte que il aime,
qu’il m’a tempté,
155 que il me doinst bone santé,
que je face sa volenté
toute sanz desroi.
Monseignor qui est filz de roi
mon dit et ma complainte envoi,
160 qu’il m’est mestiers,
qu’il m’a aidié moult volentiers:
ce est li bons quens de Poitiers
et de Toulouse;
il savra bien que cil goulouse
165 qui si fetement se dolouse.

No es necesario que os cuente


Cómo en vergüenza me he puesto,
Ya que habéis escuchado el cuento
De qué manera
Tomé mujer últimamente
Que no era amable ni bella,

112
Cuando nació la pena
Que duró más de una semana
Ya que empezó con luna llena.
Escuchad, pues,
Vosotros que rimas pedís,
Como me ha mejorado
Mujer haber.
Para empeñar o vender nada más tengo,
A tantas cosas tuve que responder
Y tanto hacer
(Que cuanto he hecho hay que rehacer)
Que si quisiera todo contarlo
Largo sería.
De mí el amigo de Job Dios hizo,
Que de una vez me arrancó todo
Lo que tenía.
Mi ojo derecho que más veía
Ya no ve cómo sigue el camino
Ni me conduce.
Ay, qué dolor doliente y duro
Que a mediodía sea noche obscura
Para mis ojos.
Ahora no tengo cuanto yo quiero,
Y esto doliente y así sufriendo
Profundamente
Ya que en miseria extrema estoy
Si a ayudarme no se deciden
Los que hasta aquí
Me han socorrido con su merced.
El triste corazón ennegrecido tengo
De enfermedad
Ya que no veo ganancia alguna.
Nada yo tengo de lo que amo,
Es mi tristeza.
No sé si ha sido por mis excesos;
He de volverme sobrio y medido
Después del hecho,
Y comenzar una vez más lo evitaré.
¿Mas de qué sirve si ya esta hecho?
Tarde he cambiado
Ya tarde me he dado cuenta
Que en la trampa ya estaba
El primer año.
Que en mi cordura Dios me conserve
Que por nosotros tanto penó y que mi alma
Dios la proteja.
Por causa de un niño mi mujer gime,
Mi caballo contra la empalizada

113
Se quebró una pata
Y para amamantar la nodriza exige
Que le dé más dinero y así me deja
Sin piel ni abrigo
Para no oír al niño en casa.
Que el Buen Dios que lo trajo al mundo
Le dé alimento,
Que le conceda su subsistència
Y que mis penas a mí me alivie
Para ayudarlo,
Que la pobreza no me lastime
Y que su pan pueda encontrar
Mejor que yo.
Aunque yo tiemble nada yo puedo,
Ahora en mi casa nada yo tengo
Y ni siquiera para el invierno
Fuego yo tengo.
Sólo pensarlo me hace temblar
Puesto que en casa ahora no tengo
Ni algunos leños
Para encenderlos en el invierno.
Nadie acosado nunca así estuvo
Como lo estoy.
El alquiler exige el propietario
Que se lo pague.
Casi todo vendí en mi casa,
Para encima echarme nada tengo
En el invierno.
Duras y amargas son mis palabras,
Tanto han cambiado después de un año
Todos mis versos.
No entiendo cómo no me enloquezco
Cuando lo pienso, inútil es
Cuando despierto
La piel teñirme, negro me pone
Despertar y no sé si duermo o velo
O si yo pienso
En cómo hacer para gastar menos,
Pasar el tiempo: esta es la vida
Que ahora llevo
De mi dinero nada me queda
Y de mi casa ya me he mudado
Ya que he yacido
Tres largos meses y a nadie he visto,
Y mi mujer que un niño tuvo
Durante un mes
Entero casi rozó la muerte
Mientras yacía yo por mi lado

114
En la otra cama
Donde delicia poca encontraba.
Nunca he tenido menos placer
Que entonces tuve,
Ya que perdía mucho dinero
Y se amenguaba el cuerpo mío
Hasta el final.
Solos no saben venir los males,
Lo que tenía que suceder
Me sucedió.
¿Mis amigos adónde fueron
que tan cerca tuve de mí
y tanto amé?
Demasiado pienso que el tiempo
Los amenguó. Muy firmes no eran
Si los perdí.
Esos amigos me maltrataron
Ya que en el tiempo que Dios también
Por todos lados
Me maltrató, venir a verme ninguno vi.
Pienso que el tiempo los dispersó,
Amor ha muerto.
A esos amigos se llevó el viento
Que soplaba junto a mi puerta,
Y tan bien se los llevó
Que ya nadie me consoló
Y que ayuda nadie me dió.
Esto me enseña
Que nuestros bienes usa el amigo
Y ya muy tarde nos damos cuenta
Que demasiado
Hemos gastado por los amigos,
Que en la desgracia nunca hay ninguno
Que nos socorra.
Dejaré pues que la Fortuna
Siga rodando mientras yo pienso
Cómo salvarme.
Iré a implorar a protectores
Que de comer amablement
Siempre me dieron.
Otros amigos ya se pudrieron,
Al basurero ya los envio
Y allí los dejo,
Que renunciar hay que aprender
A gente tal y abandonarla, sin pedir nada,
Dejarla atrás.
Nada hay en ellos que amar yo pueda
Ni que el amor de mí reclame.

115
Le ruego entonces
A aquel que es siendo tres uno
Y que a nadie que lo reclame
Sabe negarse
Que lo proclama señor y dueño,
A aquel que tienta a quienes ama,
Tal es mi caso,
Que mi salud conserve entera
Y que yo haga sin descansar
Su voluntad.
A mi señor, hijo del Rey,
Mi verso envío y mi dolor
Ya que a menudo
Me ayudó mucho de buena gana;
Es de Poitiers el conde Bueno
Y de Tolosa;
El sabrá bien qué necessita
El pobre hombre que sufre tanto

FRANÇOIS VILLON (1431-1463)

Le Petit Testament
I
L'an quatre cens cinquante six,
Je, Françoy Villon, escollier,
Considerant, de sens rassis,
Le frain aux dens, franc au collier,

116
Qu'on doit ses euvres conseillier,
Comme Vegece le racompte,
Sage Rommain, grant conseillier,
Ou autrement on se mescompte...
II
En ce temps que j'ay dit devant,
Sur Noël, morte saison,
Que les loups se vivent du vent
Et qu'on se tient en sa maison,
pour le frimas, pres du tyson,
Me vint ung vouloir de briser
La tres amoureuse prison
Qui faisoit mon cueur debriser.
III
Je le feiz en telle façon,
Voyant celle devant mes yeult
Consentant a ma deffaçon,
Sans ce que ja luy en fust mieulx ;
Dont je me dueil et plains aux cieulx,
En requerant d'elle vengance
A tous les dieux venerïeux,
Et du grief d'amours allegence.
IV
Et se j'ay prins en ma faveur
Ces doulx regars et beaux semblans
De tres decevante saveur
Me tresparsans jusques aux flans,
Bien ils ont vers moy les piés blancs
Et me faillent au grant besoing :
Planter me fault aultres complans
Et frapper en ung aultre coing.
[…]

I
El año cuatrocientos cincuenta y seis,
yo François Villon, estudiante,
digo, bien asentado como veis,
el freno en los dientes, pujante,
que su obra debe uno poner delante
de otros, como Vegecio hace advertencia,
gran sabio romano muy importante,
o, si no, afrontar la inconveniencia.

II
En aquel tiempo que ya les cuento,
por Navidad, muerta estación,
en que los lobos viven del viento

117
y uno en casa quieto está
por las heladas, junto al tizón
me vinieron deseos de romper
la amorosísima cadena
que hacía a mi corazón padecer.

III
Y así lo hice, y de este modo,
viendo ante mis ojos, que ella
en mi destrucción consentía
sin sacar fruto alguno de mi mengua;
por eso elevo mi queja y querella
al cielo, clamando venganza,
y pido a la venérea estrella
de amor alivio, descanso y bonanza.

IV. Si hasta hace poco favorables


esos remilgos y ojos esos
creí, que, con falaz dulzura,
se me estamparon en los sesos,
hoy sé que ella es de cascos blancos:
flaquea cuando más la quiero.
Me iré a golpear en otro cuño
y a plantar en otro terreno.

CY COMMENCE LE GRANT TESTAMENT


DE FRANÇOIS VILLON FAIT EN 1461.
I.
En l'an trentiesme de mon aage,
Que toutes mes hontes j'eu beues,
Ne du tout fol, ne du tout sage.
Nonobstant maintes peines eues,
Lesquelles j'ay toutes receues
Soubz la main Thibault d'Aussigny.
S'evesque il est, seignant les rues,
Qu'il soit le mien je le regny!

II.
Mon seigneur n'est, ne mon evesque;
Soubz luy ne tiens, s'il n'est en friche;
Foy ne luy doy, ne hommage avecque;
Je ne suis son serf ne sa biche.
Peu m'a d'une petite miche
Et de froide eau, tout ung esté.
Large ou estroit, moult me fut chiche.
Tel luy soit Dieu qu'il m'a esté.

118
A los treinta años de mi vida,
ya insensible a los deshonores,
ni muy loco ni muy sensato,
pese a penas y humillaciones
que sufrí todas sepultado
de Orleáns en hondas prisiones
por culpa sola de un obispo
que d'Aussigny lleva por nombre..

II
¡Obispo de otros es, no mío!
No es mi señor tampoco, tierra
no tengo de él sino en el alma.
No soy su siervo, ni su cierva.
No le debo fe ni homenaje.
Con pan duro y con agua negra
me convidó todo un verano.
¡Le trate Dios de igual manera! […]

Ballade des dames du temps jadis

Dictes moy où, n’en quel pays,


Est Flora la belle Rommaine,
Archipiadès, ne Thaÿs,
Qui fut sa cousine germaine,
Echo parlant quant bruyt on maine
Dessus riviere ou sus estan,
Qui beaulté ot trop plus qu’umaine.
Mais où sont les neiges d'antan?

Où est la tressage Eslloÿs,


Pour qui chastré [fut] et puis moyne
Pierre Esbaillart à Saint Denys?
Pour son amant eust ceste essoyne!
Semblablement, où est la royne
Qui commanda que Buridan
Fust gecté en ung sac en Saine?
Mais ou sont les neiges d'antan?

La Royne blanche comme lis,


Qui chantoit à voix de seraine,
Berte au grant pié, Bietrix, Alís,
Haremburgis qui tint le Maine,
Et Jehanne la bonne Lorraine
Qu'Englois brulerent a Rouan,
Où sont ils, où, Vierge souv[e]raine?
Mais ou sont les neiges d'antan?

119
Prince, n'enquerez de sepmaine
Où elles sont, ne de cest an,
Qu'à ce reffraing ne vous remaine:
Mais ou sont les neiges d'antan?

Decidme dónde, en qué país /está Flora, la bella romana, /Archipiada y Thais, /que era
su prima hermana; /y Eco, que habla cuando se hace ruido /sobre ríos o estanques, /que
tuvo belleza más que humana. /Mas, ¿dónde están las nieves de antaño? // ¿Dónde está
la muy discreta Eloísa,/por quien fue castrado, y luego monje, /Pedro Abelardo en
Saint-Denis? /Por su amor sufrió esta prueba. /De igual modo, ¿dónde está la reina /que
ordenó que Buridan /fuera en un saco arrojado al Sena? /Mas, ¿dónde están las nieves
de antaño?//La reina Blanca cual flor de lis/que cantaba con voz de sirena, /Berta la del
Gran Pie, Beatriz, Alis, /Harenburgis, que tuvo el Maine,/
y Juana, la buena lorenesa, /que los ingleses quemaron en Ruán;/¿dónde están, dónde,
Virgen soberana? /Mas, ¿dónde están las nieves de antaño?//Príncipe, no preguntéis [las
muertas] de esta semana /dónde están, o las de este año, /sin que a esta copla no os
remita: /Mas, ¿dónde están las nieves de antaño?

Digeu-me on, a quin país


és Flora, la bella romana,
Arxipiada, o Thaïs,
que fou sa cosina germana,
Eco, que parla quan fem soroll
damunt del riu o de l’estany,
que tingué bellesa més que humana.
Però on són les neus d’antany?

On és la prudent Heloïsa
per qui fou castrat i després monjo
Pere Abelard a Saint Denis?
Pel seu amor tingué aquesta desgràcia.
I semblantment, on és la reina
que ordenà que Buridan
fos tirat en un sac al Sena?
Però on són les neus d’antany?

La reina blanca com el lliri


que cantava amb veu de sirena,
Berta amb els grans peus, Beatriu, Alis,
Harenburgis que aguantà el Maine,
i Joana, la bona lorena
que els anglesos cremaren a Rouen;
on són, on, Verge sobirana?
Però on són les neus d’antany?

Príncep, no inquiriu aquesta setmana


on són, ni tampoc aquest any,

120
que no us retornin a aquest refrany:
Però on són les neus d’antany?

Quatrain
Je suis François, dont il me poise,
né de Paris emprès Pontoise,
et de la corde d’une toise
saura mon col que mon cul poise.

Yo soy François, lo cual me pesa,


Nací en París, cerca de Pontoise,
Y de una toesa de cuerda
Sabrá mi cuello lo que mi culo pesa.

Les regrets de la belle Heaumière

Ja parvenue a vieillesse.
Advis m'est que j'oy regretter
La belle qui fut heaulmiere,
Soy jeune fille souhaitter
Et parler en ceste maniere:
"Ha! vieillesse felonne et fiere,
Pourquoy m'as si tost abatue?
Qui me tient que je ne me fiere,
Et qu'a ce coup je ne me tue?

"Tollu m'as ma haulte franchise


Que beaute m'avoit ordonne
Sur clercz, marchans et gens d'Eglise:
Car alors n'estoit homme ne
Qui tout le sien ne m'eust donne,
Quoy qu'il en fust des repentailles,
Mais que luy eusse abandonne
Ce que reffusent truandailles.

"A maint homme l'ay reffuse,


Qui n'estoit a moy grand saigesse,
Pour l'amour d'ung garson ruse,
Auquel j'en feiz grande largesse.
A qui que je feisse finesse,
Par m'ame, je l'amoye bien!
Or ne me faisoit que rudesse,
Et ne m'amoyt que pour le mien.

"Ja ne me sceut tant detrayner,

121
Fouller au piedz, que ne l'aymasse,
Et m'eust-il faict les rains trayner,
S'il m'eust dit que je le baisasse
Et que tous mes maux oubliasse;
Le glouton, de mal entache,
M'embrassoit... J'en suis bien plus grasse!
Que m'en reste-il? Honte et peche.

"Or il est mort, passe trente ans,


Et je remains vieille et chenue.
Quand je pense, lasse! au bon temps,
Quelle fus, quelle devenue;
Quand me regarde toute nue,

Et je me voy si tres-changee,
Pauvre, seiche, maigre, menue,
e suis presque toute enragee.
Qu’est devenu ce front poli,
Ces cheveux blonds, sourcils voûtis,
Grand entroeil, ce regard joli,
Donnt prenoie les plus soubtils;
Ce beau nez droit, grand ne petis,
Ces petites jointes oreilles,
Menton fourchu, clair vis traitis,
Et ces belles lèvres vermeilles?

Ces gentes épaules menues,


Ces bras longs et ces mains traitisses,
Petits tétins, hanches charnues,
Elevées, propres, faitisses
A tenir amoureuses lices;
Ces larges reins, ce sadinet
Assis sur grosses fermes cuisses,
Dedans son petit jardinet?

Le front ridé, les cheveux gris,


Les sourcils chûs, les yeux éteints,
Qui faisoient regards et riz
Dont maints marchands furent atteints;
Nez courbes, de beauté lointains,
Oreilles pendantes, moussues,
Le vis pâli, mort et déteins,
Menton froncé, lèvres peaussues:

C’est d’humaine beauté l’issue!


Les bras courts et les mains contraintes,
Des épaules toute boussue;
Mamelles, quoi? toutes retraites,

122
Telles les hanches que les tettes;
Du sadinet, fi! quant des cuisses,
Cuisses ne sont plus, mais cuissettes
Griveleés comme saucisses.

Ainsi le bon temps regretons


Entre nous, pauvres vieilles sottes,
Assises bas, a croppetons,
Tout en ung tas comme pelottes,
A petit feu de chenevottes,
Tost allumees, tost estainctes;
Et jadis fusmes si mignottes!...
Ainsi en prend a maintz et maintes."

Creo estar las quejas oyendo


de la que fue la Bella Armera;

ella querría aún ser joven...


Parece hablar de esta manera:
-¿Por qué tan pronto me venciste,
vejez cruel y traicionera?
-¿Qué me ata que no me hundo el Hierro
que esfumaría mis miserias?

Me arrancaste lo que Belleza


me otorgara para que reine
sobre clérigos y esclesiásticos,
sobre señores y burgueses.
No había entonces hombre muy cuerdo
que sus bienes no me cediese
con tal que lo único le diera
que de la puta nunca obtienen.

¡Y a cuántos hombres lo negué


-¡era entonces tan poco sabia!-
por un muchacho más que astuto
a quien encadené mi alma!
Disimulaba con los otros;
¡a él, Dios mío, cuánto lo amaba!
Y me zurraba sin embargo
y me quería por mi plata.

Mas por mucho que me golpea


rayo nunca lo dejé de amar,
y aunque me hubiese dado azotes
el dolor me hacía olvidar

123
con sólo reclamarme un beso.
Ese demonio, ese truhán
me abrazaba y ... ¿Qué guardo de esto?
Vergüenza y pecado, no más.

Hace treinta años que está muerto


y yo, vieja, canosa, sigo.
Cuando me acuerdo de otros tiempos
y desnuda cuando me miro
y me veo tan diferente
(¡qué horrenda soy! ¡qué bella he sido!)
encogida, marchita, flaca,
me tengo rabia porque vivo.

Què se n’ha fet d'aquell front llis,


del cabell ros, celles en arc,
gran entrecella, esguard bonic,
que atreia els més espavilats;
aquell nas dret, proporcionat,
orelles juntes i menudes,
mentó partit, ben dibuixat,
i aquells bells llavis porporats?

Espatlles ben menudes i gentils,


els braços i les mans ben fetes,
els pits petits, anques carnoses,
altes, tot llises i rodones
per mantenir amoroses gresques;
amples malucs, i el foradet
entre unes grosses cuixes fermes,
¿dins d’aquell seu bell jardinet?

El front tot arrugat, els cabells grisos,


celles caigudes, ulls apagats,
que feien riures i mirades
que van fregar tants de marxants;
el nas corbat, lluny de bellesa,
orelles com penjolls, totes molsudes,
rostre esblaimat, mort, destenyit,
mentó arrugat, llavis peluts:
mireu-la bé, quanta bellesa!

Els braços curts, mans estrafetes,


amb les espatlles abatudes;
mamelles, i ara! tot retretes,
igual les anques que les tetes;
i el foradet …! Quant a les cuixes,
no són això, que són cuixetes

124
com embotits, clivelladetes. (Trad. Jordi Llovet)

Ballade du concurs de Blois


Je meurs de seuf auprès de la fontaine,
Chault comme feu, et tremble dent à dent;
En mon pays suis en terre loingtaine;
Lez ung brasier frissonne tout ardent;
Nu comme ung ver, vestu en president;
Je ris en pleurs et attens sans espoir;
Confort reprens en triste desespoir:
Je m'esjouÿs et n'ay plaisir aucun;
Puissant je suis sans force et sans pouvoir,
Bien recueully, debouté de chascun.

Rien ne m'est seur que la chose incertaine;


Obscur fors ce qui est tout evident;
Doubte ne fais, fors en chose certaine;
Science tiens a soudain accident;
Je gaigne tout et demeure perdent;
Au point du jour dis: «Dieu vous doint bon soir!
Gisant envers, j'ay grant paour de cheoïr;
J'ay bien de quoy et si n'en ay pas ung;
Echoicte attens et d'omme ne suis hoir,
Bien recueully, debouté de chascun.

De riens n'ay soing, si mectz toute ma paine


D'acquerir biens et n'y suis pretendent;
Qui mieulx me dit, c'est cil qui plus m'actaine,
Et qui plus vray, lors plus me va bourdent;
Mon amy est, qui me fait entendent
D'ung cigne blanc que c'est ung corbeau noir;
Et qui me nuyst, croy qu'il m'ayde à pourvoir;
Bourde, ver[i]té, au jour d'uy m'est tout ung;
Je retiens tout, rien ne s<;ay concepvoir,
Bien recueul1y, debouté de chascun.

Prince clement, or vous plaise sçavoir


Que j'entens moult et n'ay sens ne sçavoir:
Parcïal suis, a toutes loys commun.
Que sais je plus? Quoy? Les gaiges ravoir,
Bien recueully, debouté de chascun.

Muero de sed al borde de la fuente,


caliente como el fuego, tiemblo diente con diente;
en mi país estoy en tierra extraña,
junto a un brasero tirito de ardor lleno;
desnudo cual gusano, visto de presidente,

125
me río en llantos, sin esperanza espero;
consuelo tengo en triste desespero,
tengo solaz sin gozar ningún placer;
soy poderoso sin fuerza y sin poder,
bien acogido, de todos rechazado.

Nada me es cierto como la cosa incierta;


ni nada oscuro, excepto lo evidente;
dudas no tengo sino de lo que es cierto,
y tengo a la ciencia por mudable accidente;
todo lo gano, y soy siempre el que pierde ,
cuando apunta el día digo: «Buenas noches nos de Dios»;
de bruces en el suelo, gran miedo he de caer;
teniendo muchos, ni uno siquiera tengo;
espero herencia, de nadie soy heredero;
bien acogido, de todos rechazado.

No me preocupa nada, y pongo todo empeño


en bienes obtener a los que no pretendo;
quien mejor me habla es el que más me ofende,
quien más verdad me dice es el que más me engaña;
es mi amigo aquel que me hace entender
que un cisne blanco es negro cuervo;
del que me daña yo creo que me ayuda;
error, verdad, hoy todo me es igual;
retengo todo, y no sé concebir nada;
bien acogido, de todos rechazado.

Príncipe clemente, tened a bien saber


que entiendo mucho sin ciencia ni saber;
siendo parcial, a toda ley me atengo;
¿Qué sé yo ya? ¿Qué ... ? Mis prendas recobrar:
bien acogido, de todos rechazado.

Petrarca

Pace non trovo, et non ò da far guerra;


e temo, et spero; et ardo, et son un ghiaccio;
et volo sopra ’l cielo, et giaccio in terra;
et nulla stringo, et tutto ’l mondo abbraccio.

Tal m’à in pregion, che non m’apre né serra,


né per suo mi riten né scioglie il laccio;
et non m’ancide Amore, et non mi sferra,
né mi vuol vivo, né mi trae d’impaccio.

126
Veggio senza occhi, et non ò lingua et grido;
et bramo di perir, et cheggio aita;
et ò in odio me stesso, et amo altrui.

Pascomi di dolor, piangendo rido;


egualmente mi spiace morte et vita:
in questo stato son, donna, per voi.

Jordi de Sant Jordi, Cançó d’opòsits (1399-1423)

Tots jorns aprenc e desaprenc ensems,


e visc e muir, e fau d'enuig plaser,
aiximateix fau de l'àvol bon temps,
e veig sens ulls, e sai menys de saber.
E no estrenc res e tot lo món abraç,
vol sobre el cel e no em movi de terra,
açò que em fuig incessantment acaç,
e em fuig açò que em segueix e m'aferra.

Lo mal no em plats e sovint lo'm percaç,


am sens amor, e no crec ço que sé,
par que somïi tot quant vei pres ma faç,
oi he de mi e vull a altre gran bé,
e parlant call e's auig menys d'oir,
de l'oc cuit no, lo ver me per falsia,
e mengs sens fam, e grat-me sens pruir,
e sens mans palp, e fau de seny follia.

Com vull muntar davall sens que no em vir


e davallant puig corrent en aut lloc
e risent plor, e el vetllar m'és dormir
e quan sui frets pus cald me sent que foc.
E a dreit seny eu fau ço que no vull,
e perdent guany, e el temps cuitats me tarda,
e sens dolor mantes de vets me dull,
e el simple anyell tinc per falsa guinarda.

Colgant me lleu e vestint me despull,


e trob lleuger tot feixuc e gran carg,
e quan me bany me pens que no em remull,
e sucre dolç, me sembla fel amarg.
Lo jorn més nuit e fau clar de l'escur,
lo temps passats més present cascun hora,
e el fort m'és flac, e el blan tinc molt per dur,
e sens fallir mai me fall ço que em demora.

127
No em part d'un lloc e jamés no m'atur,
ço que no cerc ivarçosament trob
del que no em fio me tinc molt per segur,
el baix m'és alt, e l'alt me sembla prop.
E vau cercant ço que no es pot trobar,
e ferma vei la causa somoguda,
e lo fons gorg aigua sus port me par
e ma virtut no em té pro ni m'ajuda.

Quant xant me par de què em prenc udolar,


e lo molt bell me sembla fer e lleig,
abans m'entorn que en lloc no vull anar,
e no he pau e no tinc qui em guerreig.
Açò que ve tot per tal com vei entès
de revers faits aicest món e natura,
e's eu qui em só en llurs faits tan empès
que m'és forçat de viure sens mesura.

Prenga xascú ço que millor li és


de mon dit vers reversat d'escriptura,
e si el mirat al dreit e al revers
treure porets de l'àvol cas dretura.

Ballade de la grosse Margot


Si j'aime et si je sers la belle de bon coeur
Devez-vous pour autant me considérer comme vil et sot?
Elle a en elle autant de biens qu'on peut le souhaiter.
Pour son amour je ceins bouclier et dague;
Quand viennent des gens, je cours et attrape un pot,
Je vais au vin, sans faire de bruit;
Je leur tends eau, fromage, pain et fruit.
S'ils paient bien, je leur dis: "bene stat;
Revenez ici, quand vous serez en rut,
Dans ce bordel où nous sommes établis."

Mais il y a grand déplaisir


Quand sans argent s'en vient coucher Margot;
Je ne peux la voir, mon coeur la hait à mort.
Je saisis ses habits, ceinture et surcot,
Et je lui jure que ça tiendra lieu d'écot.
Par les flancs se prend cet Antéchrist
Que ça ne se passera pas comme ça.
Alors j'empoigne un éclat de bois,
Sur son nez je lui fais une inscription,
Dans ce bordel où nous sommes établis.

Puis on fait la paix et elle fait un gros pet

128
Plus enflé qu'un bousier immonde.
En riant, elle me donne un coup de poing sur la tête,
Me dit "Go! go!", et me frappe la cuisse.
Tous deux ivres, nous dormons comme un sabot.
Et au réveil, quand son ventre fait du bruit,
Elle monte sur moi pour que je n'abîme pas son fruit.
Sous elle je geins, elle m'aplatit plus qu'une planche,
A paillarder elle me démolit complètement,
Dans ce bordel où nous sommes établis.

Vente, grêle, gèle, j'ai mon pain cuit.


Je suis paillard, la paillarde me suit.
Lequel vaut mieux? Nous sommes bien assortis.
L'un vaut l'autre; c'est à mauvais rat mauvais chat.
Ordure aimons, l'ordure nous poursuit;
Nous fuyons honneur, honneur nous fuit,
Dans ce bordel où nous sommes établis.

Si amo a la bella y sírvola os asusto?


¿me juzgáis vil y tonto y mentecato?
Tiene ella bienes para todo gusto.
Por su amor ciño daga, escudo y mato.
Cuando alguien viene tomo pronto un vaso
y de la pieza escúrrome callando.
Después le traigo queso y pan, lo abrazo,
si paga bien le digo: "¿Vuelve? ¿Cuándo?
Cuando esté en celo, amigo, lo esperamos
en el burdel en donde el pan ganamos".

Mas si amanece y no aportó dinero


¡ay de Margot! entonces enfurezco,
no puedo verla, degollarla quiero.
Tomo sus atavíos, salgo al fresco
y con que iré a venderlos la amenazo.
Ella se planta como el Anticristo
y de matarla ahí mismo sería el caso
pues por la muerte júrame de Cristo
que no lo haré. Y así peleamos
en el burdel en donde el pan ganamos.

Pero vuelve la paz, se tira un pedo


más criminal que de un cañón la bala,
riendo me da un golpe, luego, quedo,
"¡súbete!" dice, en tanto que se instala.
Dormimos como un zueco, ambos beodos.
Si despierta y su vientre aún reclama
se alza y me monta, tales son sus modos.
¡Nos aplasta!" gemimos yo y la cama,

129
"¡Por tu lujuria nos desvencijamos!"
en el burdel en donde el pan ganamos.

Que llueva o truene, tengo el pan seguro.


Soy vicioso y halléme una viciosa.
No sé cuál de los dos lo es más, lo juro.
Y la basura nos parece hermosa
y el honor nos repugna y lo ahuyentamos
en el burdel en donde el pan ganamos.

Ballade des pendus


Freres humains qui aprés nous vivez,
N’ayez les cueurs contre nous endurcis,
Car se pitié de nous povres avez,
Dieu en aura plus tost de vous mercis.
Vous nous voiez cy attachez, cinque, six: 5
Quant de la chair que trop avons nourrie,
El est pieça devoree et pourrie,
Et nous, les os, devenons cendre et pouldre,
De nostre mal personne ne s’en rie.
Mais priez Dieu que tous nous vueille absouldre.

Se freres vous clamons, pas n’en devez


Avoir desdaing, quoy que fusmes occis
Par justice… touteffois vous sçavez
Que tous hommes n’ont pas les sens rassis.
Excusez nous, puisque sommes transis, 15
Envers le filz de la Vierge Marie,
Que sa grace ne soit pour nous tarie,
Nous preservant de l’infernale fouldre.
Nous sommes mors, ame ne nous harie,
Mais priez Dieu que tous nous vueille absouldre.

La pluye nous a esbuez et lavez


Et le soleil deseichez et noircis.
Pies, corbeaulx nous ont les yeulx cavez
Et arraché la barbe et les sourcilz.
Jamais nul temps nous ne sommes assis: 25
Puis ça, puis la, comme le vent varie,
A son plaisir sans cesser nous charie,
Plus becquetez d’oysaulx que dez a coudre.
Ne soiez donc de nostre confrairie,
Mais priez Dieu que tous nous vueille absouldre.

Prince Jesus qui sur tous a maestrie,


Garde qu’Enfer n’ait de nous seigneurie:
A luy n’avons que faire ne que souldre!

130
Humains, icy n’a point de mocquerie,
Mais priez Dieu que tous nous vueille absouldre.

Hermanos humanos, que vivís después de nosotros,


no tengáis contra nosotros endurecidos corazones,
pues, teniendo piedad de nuestras pobres almas,
Dios la tendrá antes de vosotros.
Aquí nos veis atados, cinco o seis:
en cuanto a la carne, que hemos alimentado en demasía,
hace tiempo que está podrida y devorada
y los huesos, nosotros, ceniza y polvo nos volvemos.
De nuestros males no se burle nadie;
pero rogad que a todos Dios nos quiera absolver.

Si hermanos nos llamamos, en nuestro clamor sin desdén


nos trateis, aunque hayamos sido muertos
por Justicia. Pues debéis entender
que no todos los hombres pueden ser sensatos;
perdonadnos ahora, ya que hemos partido
hacia el hijo de la Virgen María;
que su gracia no nos sea negada
y pueda preservarnos del rayo infernal.
Muertos estamos, que nadie nos moleste:
pero rogad que a todos Dios nos quiera absolver.

La lluvia nos ha limpiado y lavado,


y el sol desecado y ennegrecido;
urracas, cuervos, nos han cavado los ojos
y arrancado la barba y nuestras cejas.
Nunca jamás, ni un instante, pudimos sentarnos:
luego aquí, luego allá, como varía el viento,
a su placer sin cesar nos acarrea,
siendo más picoteados por los pájaros que dedales de coser.
De nuestra cofradía nadie sea:
pero rogad que a todos Dios nos quiera absolver.

Príncipe Jesús, que sobre todo reinas,


guarda que el Infierno no tenga sobre nosotros dominio:
nada tenemos que hacer con él ni que pagarle.
Hombres, en esto no hay ninguna burla:
pero rogad que a todos Dios nos quiera absolver.

JORGE MANRIQUE (1440-1479)

De: Coplas por la muerte de su padre


[I]

131
Recuerde el alma dormida,
avive el seso e despierte,
contemplando
cómo se passa la vida;.
cómo se viene la muerte
tan callando;

cuán presto se va el plazer;


cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiere tiempo passado
fue mejor.

[II]

Pues si vemos lo presente,


cómo en un punto s'es ido
e acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo non venido
por passado.
Non se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera
más que duró lo que vio,
pues que todo ha de passar
por tal manera.

[III]

Nuestras vidas son los ríos


que van a dar en la mar,
qu'es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
e consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
e más chicos,
allegados, son iguales
los que viven por sus manos
e los ricos.

132
[V]

Este mundo es el camino


para el otro, qu'es morada
sin pesar;
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada
sin errar.
Partimos cuando nascemos,
andamos mientra vivimos,
e llegamos
al tiempo que feneçemos;
assí que cuando morimos,
descansamos.

[VIII]

Ved de cuán poco valor


son las cosas tras que andamos
y corremos,
que, en este mundo traidor,
aun primero que muramos
las perdemos.
Dellas deshaze la edad,
dellas casos desastrados
que acaeçen,
dellas, por su calidad,
en los más altos estados
desfallescen.

[XI]

Los estados e riqueza,


que nos dexan a deshora
¿quién lo duda?,
non les pidamos firmeza,
pues que son d’una señora;
que se muda,
que bienes son de Fortuna
que revuelven con su rueda
presurosa,
la cual non puede ser una
ni estar estable ni queda

133
en una cosa.

[XII]

Pero digo c’acompañen


e lleguen fasta la fuessa
con su dueño:
por esso non nos engañen,
pues se va la vida apriessa
como sueño
e los deleites d’acá
son, en que nos deleitamos,
temporales,
e los tormentos d’allá,
que por ellos esperamos,
eternales.

[XV]

Dexemos a los troyanos,


que sus males non los vimos,
ni sus glorias;
dexemos a los romanos,
aunque oimos e leimos
sus hestorias;
non curemos de saber
lo d’aquel siglo passado
qué fue d’ello;
vengamos a lo d’ayer,
que también es olvidado
como aquello.

[XVI]

¿Qué se hizo el rey don Joan?


Los Infantes d’Aragon
¿qué se hizieron?
¿Qué fue de tanto galán,
qué de tanta inuición
que truxeron?
¿Fueron sino devaneos,
qué fueron sino verduras
de las eras,
las justas e los torneos,

134
paramentos, bordaduras
e çimeras?

[XVII]

¿Qué se hizieron las damas,


sus tocados e vestidos,
sus olores?
¿Qué se hizieron las llamas
de los fuegos encendidos
d’amadores?
¿Qué se hizo aquel dançar,
aquellas ropas chapadas
que traían?

[XXIII]

Tantos duques excelentes,


tantos marqueses e condes
e varones
como vimos tan potentes,
dí, Muerte, ¿dó los escondes,
e traspones?
E las sus claras hazañas
que hizieron en las guerras
y en las pazes,
cuando tú, cruda, t’ensañas,
con tu fuerça las atierras
e desfazes.

[XXIV]

Las huestes innumerables,


los pendones, estandartes
e banderas
los castillos impugnables,
los muros e balüartes
e barreras,
la cava honda, chapada,
o cualquier otro reparo,
¿qué aprovecha?
Cuando tú vienes airada,
todo lo passas de claro
con tu flecha.

[XXV]

Aquel de buenos abrigo,

135
amado, por virtuoso,
de la gente,
el maestre don Rodrigo
Manrique; tanto famoso
e tan valiente;
sus hechos grandes e claros
non cumple que los alabe,
pues los vieron;
ni los quiero hazer caros,
pues qu’el mundo todo sabe
cuáles fueron.

[XXVI]

Amigo de sus amigos


¡qué señor para criados
e parientes!
¡Qué enemigo d’enemigos!
¡Qué maestro d’esforçados
e valientes!
¡Qué seso para discretos!
¡Qué gracia para donosos!
¡Qué razón!

¡Qué benino a los sujetos!


¡A los bravos e dañosos,
qué león!

[XXVII]

En ventura, Octaviano;
Julio César en vencer
e batallar;
en la virtud, Africano;
Aníbal en el saber
e trabajar;
en la bondad, un Trajano;
Tito en liberalidad
con alegría;
en su braço, Aureliano;
Marco Atilio en la verdad
que prometía.

[XXIX]

Non dexó grandes tesoros,


ni alcançó muchas riquezas

136
ni vaxillas;
mas fizo guerra a los moros
ganando sus fortalezas
e sus villas;
y en las lides que venció,
cuántos moros e cavallos
se perdieron;
y en este oficio ganó
las rentas e los vasallos
que le dieron.

[XXXIII]

Después de puesta la vida


tantas vezes por su ley
al tablero;
después de tan bien servida
la corona de su rey
verdadero;
después de tanta hazaña
a que non puede bastar
cuenta cierta,
en la su villa d’Ocaña
vino la Muerte a llamar
a su puerta,

[XXXIV]

diziendo: “Buen caballero,


dexad el mundo engañoso
e su halago;
vuestro corazón d’azero
muestre su esfuerço famoso
en este trago;
e pues de vida e salud
fezistes tan poca cuenta
por la fama;
esfuércese la virtud
para sofrir esta afruenta
que vos llama”.

[XXXV]

Non se vos haga tan amarga


la batalla temerosa
qu’esperáis,
pues otra vida más larga

137
de la fama glorïosa
acá dexáis.
Aunqu’esta vida d’honor
tampoco no es eternal
ni verdadera;
mas, con todo, es muy mejor
que la otra temporal,
peresçedera.

[XXXVI]

“El vivir qu’es perdurable


non se gana con estados
mundanales,
ni con vida delectable
donde moran los pecados
infernales;
mas los buenos religiosos
gánanlo con oraciones
e con lloros;
los caballeros famosos,
con trabajos e aflicciones
contra moros”.

[XXXVII]

“E pues vos; claro varón,


tanta sangre derramastes
de paganos;
esperad el galardón
que en este mundo ganastes
por las manos;
e con esta confiança
e con la fe tan entera
que tenéis,
partid con buena esperança,
qu’estotra vida tercera
ganaréis”.

[Responde el Maestre: ]

[XXXVIII]

“Non tengamos tiempo ya


en esta vida mesquina
por tal modo,
que mi voluntad está
conforme con la divina

138
para todo;
e consiento en mi morir
con voluntad plazentera,
clara e pura,
que querer hombre vivir
cuando Dios quiere que muera,
es locura.

[Del Maestre a Jesús:]

[XXXIX]

“Tú que, por nuestra maldad,


tomaste forma servil
e baxo nombre
tú, que a tu divinidad
juntaste cosa tan vil
como es el hombre;
tú, que tan grandes tormentos
sofriste sin resistencia
en tu persona,
non por mis merescimientos,
mas por tu sola clemencia
me perdona”.

FINAL

[XL]

Assí, con tal entender,


todos sentidos humanos
conservados,
cercado de su mujer
y de sus hijos e hermanos
e criados,
dio el alma a quien gela dio
(el cual la ponga en el cielo
en su gloria),
que aunque la vida perdió,
dexónos harto consuelo
su memoria.

139
140
141

Related Interests