You are on page 1of 15

son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA:


EL CASO DE BARCELONA, 1910-1918*
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Temma Kaplan**

LA conciencia femenina.; reconocimiento de lo que una clase


particular, cultura y periodo histórico, espera de las mujeres, crea
un sentimiento de derechos y obligaciones que proporciona fuerza
motriz para acciones diferentes de las que la teoría marxista o
feminista tratan generalmente de explicar. La conciencia femenina
se centra en los derechos del género, en intereses sociales y en la
supervivencia. Quienes tienen conciencia femenina aceptan el
sistema de géneros de su sociedad; realmente esa conciencia emana
de la división del trabajo por sexos, que asigna a las mujeres la
responsabilidad de conservar la vida. Pero al aceptar esta t a re a , las
mujeres con conciencia femenina exigen los derechos que sus
obligaciones llevan consigo. El impulso colectivo para asegurar
aquellos derechos que resultan de la división del trabajo tiene a
veces consecuencias revolucionarias hasta el punto de que politiza
las redes de relaciones de la vida cotidiana.
Como parte del hecho de serlo, las mujeres apremien a criar a
los niños, tarea con efectos tanto sociales como psicológicos.1 Las

*
Temple Consciousness and Collective Action: The Case of Barcelona.
1910-1918." Sings. Journal of Women in Culture and Society, 7 (3) (1982), pp. 545-566.
**
Varias personas me han sugerido ideas que a lo mejor no comparten. Estoy
especialmente agradecida a Renate Bridenthal, Nancy Cott, Estelle Freedman, Linda
Gordon, Claudia Koonz. Charles Maier, David Montgomery. Rayna Rapp, Hilen
Ross, Gavin Smith, Meredith Tan, Gaye Tuchman, Daniel Walkowitz, Annette
Weiner y ]ohn Womack, Jr.
1
Nancy Chodorow explora las dimensiones psicológicas de que las mujeres se
ocupan del nutrimieno y los hombres no lo hagan en su libro The Reproduction of
Mathering Psychoanalysis an the Sociology of Gender (University of California Press,
Berkeley y Los Angeles, 1978). Si bien no recalca las exigencias sociales que para las
mujeres significa el nutrimiento, Dolores Hayden examina el trabajo de las mujeres y
describe los esfuerzos de un grupo, al que llama "feministas materialistas", por
transformar el espacio físico mediante la colectivización de lavanderías y cocinas,
268 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 269
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

mujeres de las clases populares realizan trabajos asociados con la la conciencia humana y la acción intencional como objetos centra-
obligación de conservar la vida; tales trabajos van desde hacer la les de la indagación.2 La conciencia feminista, comprendida desde
compra para atender las necesidades diarias a asegurarse la provi- esta perspectiva marxista, trata las relaciones de poder y el acceso a
sión de combustible y a prevenir del peligro a vecinos, hijos y las instituciones. El feminismo trata de conquistar plenos derechos
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

cónyuges. Las vidas de las mujeres de las clases bajas giran en y poderes tanto en el contexto de clase como en el del sistema
tomo a su trabajo como recolectoras y distribuidoras de los político dominante. Puede haber diferencias entre feministas en
recursos sociales de la comunidad, trabajen o no como asalariadas virtud de las prioridades que den a las diferentes formas de
fuera de sus casas, Las mujeres que tienen dinero simplemente opresión: las feministas radicales se oponen al sistema de géneros
contratan a otras mujeres para que les hagan el trabajo de mantener consolidado por la división del trabajo por sexos; las feministas
la vida que no quieren hacer por sí mismas. (Así, antes de que socialistas se oponen al sistema de géneros y de clases y a todas las
hubiera refrigeradores y agua corriente, las mujeres de la ciudad relaciones de poder basadas en diferencias sexuales o en formas de
iban a la fuente y al mercado todos los días, mientras que quienes trabajo.3 Sin embargo, todas las feministas atacan la división del
podían permitirse tener criadas, las enviaban.) Pero todas las clases trabajo por sexos porque los roles limitan la libertad y porque
de mujeres comprenden lo que la división sexual del trabajo de su señalar distinciones es implicar superioridad e inferioridad.
sociedad requiere de ellas: el fundamento de la conciencia de las. El estudio de los movimientos de masas femeninos atrae la
mujeres es la necesidad de conservar la vida. Hoy día como en el atención hacia la conciencia femenina. Es posible examinar toda
pasado, las mujeres se juzgan a sí mismas y entre sí por la forma en una gama de motivaciones en las vidas cotidianas de las mujeres
que desempeñan el trabajo asociado con el hecho de ser mujer. que pueden llevarlas a actuar colectivamente en prosecución, de
El reconocimiento de la existencia de la conciencia femenina metas que no podrían alcanzar de forma individual. Los movimien-
hace necesaria la reorientación de la teoría política: al colocar la tos de mujeres siguen pautas comunes: se concentran en temas de
necesidad humana por encima de otras exigencias sociales y consumo y de paz, y se oponen a los agresores exteriores. La
políticas, y la vida humana por encima de la propiedad, los aceptación y el refuerzo de la división del trabajo por sexos, en
beneficios e incluso los derechos individuales, la conciencia feme- consecuencia, puede llevar a las mujeres a entrar en conflicto con
nina crea la visión de una sociedad que todavía no ha hecho su las autoridades. Las mujeres pueden incluso atacar a los gobernan-
aparición. La cohesión social se alza sobre los derechos individua- tes cuando los precios de los alimentos suben demasiado por
les y la calidad de vida, por encima del acceso al poder institucio- razones sospechosas, cuando el hostigamiento sexual pone en
nal. De este modo, la conciencia femenina tiene implicaciones cuestión la dignidad de las mujeres o cuando la comunidad de
políticas, como han mostrado las acciones colectivas de las muje- mujeres parece atacada.
res, aunque las propias mujeres, junto a los historiadores de sus Un sentido de comunidad que surge de las rutinas compartidas
movimientos, hayan permanecido en la ignorancia acerca de las une a unas mujeres con otras dentro de su clase y de su vecindario.
motivaciones de la acción de masas femenina.
Las teorías de la conciencia intentan explicar la causalidad en
2
la historia. Las teorías modernas de la conciencia comenzaron con Incluso la obra capital de la primera parte del siglo XX sobre la conciencia,
la Philosophy of History, de G. W. F. Hegel, que analistas como Karl George Lukacs, History and Class Consciousness (MIT Press, Cambridge, Mass., 1971),
se detiene más en las ideas que en las acciones.
Marx intentaron rescatar de la abstracción. Mientras que Hegel 3
La mayor parte de la atención reciente a las implicaciones de clase de la
consideraba la conciencia como el efecto de la razón trascendente división del trabajo puede encontrarse en la obra feminista sobre el empobrecimien-
que operaba inexorablemente a través de la historia, Marx restauró to de los sistemas de bienestar bajo el capitalismo avanzado. Considera que el trabajo
que hacen las mujeres y una minoría de hombres en el sector público se asemeja al
trabajo que las mujeres hacen en sus casas y comunidades. Véase Laura Dalbo, "The
Servicing Work of Women and the Welfare State", mecanografiado (Universi-
haciendo de este modo más eficiente el trabajo de las mujeres. Véase Hayden, The dad de Milán, Departamento de Sociología, Milán, 1980); y Temma Kaplan, "A
Grand Domestic Revolution: A History of Feminist Designs for American Homes, Neighbor- Marxist Analysis of Women and Capitalism", en Women and Politics, Jane Jaquette
hoods, and Cities (MIT Press, Cambridge, Mass., 1981). (cd.) (John Wiley & Sons, Nueva York, 1974), pp, 257-266.
270 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 271
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

El grado en que las mujeres llevan a cabo su trabajo en el marco asociar la irracionalidad y la espontaneidad con la acción colectiva.
de la comunidad que las pone en contacto entre sí, influye también Un el caso de la acción colectiva femenina, la tesis de que las
en lo que piensan y en cómo lo piensan. La proximidad física mujeres de las clases populares luchan por mantener la división
-como la que tiene lugar en plazas, lavanderías, mercados, entradas sexual del trabajo induce al enfoque reduccionista según el cual lo
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

de iglesias, salones de belleza y hasta cárceles de mujeres- contri- que las mujeres hacen determina lo que piensan. Pero las mujeres
buye al poder de la comunidad femenina. Usas redes laxas facilitan reflexionan en torno a sus vidas, no actúan mecánicamente.5
los estrechos vínculos que muestran su fuerza en momentos de Pero todavía hay otros puntos de vista sobre la conciencia, en
acción colectiva. concreto aquellos que subrayan las huelgas y el desarrollo de los
La solidaridad femenina, manifestación de la conciencia, cam- sindicatos, que o bien dejan fuera a las mujeres, o bien se
bia claramente en relación con la mejora de las condiciones del concentran en la militancia obrera femenina sin considerar los
trabajo doméstico de las mujeres. Así, las mujeres de la clase media modos en que las mujeres de las clases populares apoyan o
que perciben un sueldo por su trabajo y que pagan a otra mujer rechazan tales esfuerzos.6 La ventaja de relacionar el ascenso de la
para que realice sus faenas caseras no tienen que ir a las lavande- conciencia con la propensión a la sindicación es que tales análisis
rías públicas ni a los mercados. A diferencia de las clases popula- recalcan la importancia de las organizaciones autogeneradas que
res, las mujeres de la clase media t i e n e n más tiempo para otras desarrolla la clase obrera. Pero esos análisis implican que sólo los
actividades; pero ven menos mujeres a diario. Disminuye el sindicatos son mediadores de la clase obrera e ignoran otras for-
sentimiento de trabajo compartido como mujeres que contribuyen mas de vida asociativa en la familia, la iglesia, los círculos de
a la conciencia común femenina. El trabajo en común que hacen trabajadores, cooperativas y grupos de mujeres, El apoyo de las
las mujeres, influye en la forma en que piensan, en especial sobre masas, en particular de las mujeres, viene precisamente de esas
las obligaciones del gobierno para regular los recursos necesarios. organizaciones. La conservación de las redes de relaciones que
Los chismorreos intercambiados durante el trabajo compartido, conectan sus asociaciones impulsa a las mujeres a la acción en
por ejemplo, proporcionan a las mujeres una oportunidad para huelgas mineras o textiles cuando la supervivencia de la comunidad
pensar en voz alta.4 Quizá sea éste el medio por el cual las mujeres está en juego.
refuerzan entre sí la división sexual del trabajo, pero también es el El problema asociado con el enfoque de la conciencia femenina
medio por el que exploran su obligación de mantener la vida en desde la perspectiva de la participación de las mujeres en las
medio de condiciones penosas. A través de los comadreos, las huelgas es que no explica por qué los hombres dominan incluso las
mujeres expresan y encuentran un respaldo a sus pensamientos huelgas del textil y por qué las mujeres van a la huelga con menor
que luego influye en lo que hacen. frecuencia que los hombres cuando las decisiones afectan más a las
Cuándo él desorden social estalla o pone en peligro las ruti-
nas diarias, a veces las mujeres de las clases populares actúan
para restablecerlas, incluso intentando hacerse con el poder. Pero 5
No hay una explicación totalmente convincente para la relación entre
es imposible probar sus motivaciones, porque raras veces dejan conciencia y acción. En The German Ideology, de 1844, Carlos Marx presentaba tres
pruebas, con sus propias palabras, sobre las razones de sus nociones contradictorias de conciencia. La primera era que "expresan su vida como
individuos, luego son. En consecuencia, lo que son coincide con su producción y
acciones. Esta carencia de pruebas ha provocado que muchos
todo ello con lo que producen y con cómo lo producen". Ampliaba este argumento
que estudian el comportamiento de las masas presten-atención a los cuando decía que "la conciencia no puede ser otra cosa que la existencia consciente y
hechos antes que a los pensamientos. Ha llevado también a otros a la existencia de los hombres es su proceso vital real". Sin embargo, también afirmaba
que los humanos desarrollan "reflejos y ecos ideológicos de este proceso vital".
Véase Karl Marx, The German Ideology (International Publishers, Nueva York, 1966),
pp. 7, 14.
6
4
Susan Harding estudia la relación entre el comadreo y la identidad del género Entre los mejores tratamientos de las huelgas se encuentran Michelle Perrot,
femenino en "Women and Words in a Spanish Village", en Toward an Anthropoloy of Les Ouvries en grève: France, 1871-1890, 2 vols. (Mouton, París, 1974); y Rolande
Women, Rayra Reiter (cd.) (Informe) (Monthly Review Press, Nueva York, 1975), Trempé, Les Mineurs de Carmaux, 1898-1914, 2 vols. (Editions Ouvriers, París,
pp. 283-308. 1971).
272 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 273
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

condiciones de trabajo que a la supervivencia comunal. Una por soluciones sociales para el suministro de alimentos, la salud y
perspectiva como ésta no puede explicar por qué tantas huelgas en el pacifismo. El enfoque centrado en los partidos etiqueta como
las que se comprometen las mujeres se extienden hasta convertirse prepolítica toda organización política ajena a los mismos, como por
en huelgas de masas, que absorben gentes de comunidades más ejemplo, las asociaciones de vecinos. No puede explicar cómo se
amplias. Incluso cuando la explotación del trabajo y los impulsos- desarrolla la conciencia de las mujeres en el curso de la lucha; la
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

para la sindicación precipitan las luchas en que las mujeres están conciencia se ve como un quantum de materia en lugar de un
comprometidas, la participación femenina amplía las exigencias proceso.
para incluir reformas sociales. Hay aproximaciones, sin embargo, que consideran la concien-
Otro acercamiento considera que los partidos políticos son la cia como una palabra más para la cultura de las mujeres, que se
medula de la conciencia política y hace uso del número de mujeres extiende a través de las cadenas de relaciones. Hasta ahora, la
en cargos dirigentes como índice de la conciencia de las mujeres. mayor parte de los estudios de la cultura de las mujeres se han
De acuerdo con este enfoque, la presencia de mujeres singulares en concentrado en las mujeres de la clase media, porque han dejado
partidos dominados por hombres, contribuiría al esfuerzo general y pruebas de su actividad en cartas y en contribuciones a la literatura
en consecuencia demostraría la conciencia de clase. Los dirigentes impresa.9 Pero las tradiciones culturales, con sus propias relacio-
instilan conciencia en las clases populares y dirigen su lucha para nes e instituciones, también capacitan a las mujeres de las clases
la consecución del poder del estado. Las mujeres que no participan populares para movilizarse contra los opresores y actuar a favor de
en esos partidos, pero actúan según la conciencia femenina, una sociedad alternativa, cuya concepción está bien articulada y
persiguen a menudo los mismos fines que los partidos que actúan ampliamente compartida. La conciencia aparece como expresión de
en su nombre. Simplemente no siguen los dictados de los dirigen- las tradiciones comunes, alteradas en respuesta a los desarrollos
tes o un programa previamente establecido. La consideración económicos y los conflictos políticos. La cultura, en este caso,
teleológica de que la conciencia sólo existe si conduce a la toma del surge como solidaridad construida en torno a las redes de relacio-
poder, sitúa al resto de formas de acción colectiva y de vida nes, forma de solidaridad que lleva consigo la división del trabajo
asociativa en un único estadio "prepolítico", que no puede descu- por sexos. Los rituales comunales, las procesiones regularizadas,
brir los cambios que se originan a partir de la conciencia desarro- las canciones y los relatos que se transmiten por tradición oral
llada. La mayor parte de las mujeres aparecen como auxiliares constituyen el mundo cultural para las mujeres de las clases
inconscientes que actúan sin pensar, aunque precipiten aconteci- populares. La conciencia emerge como un reflejo de las mujeres
sobre la cultura y el trabajo, dos aspectos de la división del trabajo.
mientos tales como la revolución rusa de lebrero de 1917. 7
Durante los períodos de movilización social, como en las
Al considerar la conciencia como creación de los dirigentes del
huelgas de masas que tuvieron lugar en todo el mundo desde 1880
partido, que raras veces son mujeres con conciencia femenina, este
a la década de 1920, las redes de relaciones de las mujeres en los
enfoque centrado en los partidos infravalora la organización de
vecindarios cristalizaron en grupos de acción política. Las mujeres
masas y la lucha de clases autogenerada.8 Ignora las contribuciones
participaban en las reuniones públicas y comenzaron a organizar
hechas por militantes y otros que no son miembros del partido
las suyas. Transformaron sus vecindarios físicos, en particular
pero que, como las mujeres, luchan en una comunidad más amplia
las plazas públicas, en foros políticos. Se movieron más allá de sus
barriadas, donde desempeñaban sus trabajos femeninos, hasta los
asientos del poder en otras áreas de la ciudad. Llevaban un mensaje
7
Paolo Spriano acepta la "conciencia" como un cuasi-sinónimo de "formación
de partido". Véase Spriano, Socialismo e classe operaria a Torino dal 1892 al 1913
(Einaudi, Turín, 1958), y Storia del Partido Comunista Italiano, 4 vols. (Einaudi, Turín,
9
1967-1976), Véase el debate general, "Politics and Culture in Women's History: A
8
Para un estudio preliminar del comunalismo y su expresión política, véase Symposium", Feminist studies, 6, 1 (primavera, 1980), pp. 22-64, en el que Helen
Temma Kaplan, "Class Consciousness and Comunity in Nineteenth-Century Andalu- Dubois, Mari Jo Buhle, Temma Kaplan, Gerda Lerner y Carroll Smith-Rosenberg,
sia", Political Power and Social Theory, 2 (1981), pp. 21.57. clarifican conceptos en torno a la cultura de las mujeres.
274 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 275
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

que habían desarrollado esquemáticamente, mensaje que cada vez que siguió a un caso de vejación de una niña; de la huelga textil de
tenía un significado más profundo a medida que continuaban la Constancia, en 1913, y de la guerra de las mujeres de Barcelona
planteando sus exigencias. De este modo, un análisis de raíces de 1918, demuestra cómo la conciencia de las mujeres de proble-
históricas que se mueva desde la acción al pensamiento debe mas políticos más amplios surgió en su defensa de los derechos que
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

funcionar inductivamente y examinar los muy diversos movimien- les correspondían según la división del trabajo.
tos en que participaron las mujeres. 10
El presente trabajo es un estudio de uno de esos movimientos.
Describe tres tipos de movilización femenina en Barcelona entre ACCIÓN COLECTIVA: BARCELONA 1910
1910 y 1918. Los acontecimientos que allí tuvieron lugar demues-
tran que la defensa por parte de las mujeres de los derechos a ellas La solidaridad comunitaria se forma en oposición a una clase
otorgados por la división sexual del trabajo, si bien fundamental- diligente cuyo poder se apoya en el ejército y la policía. El
mente conservadora, tuvo consecuencias revolucionarias. Cons- antagonismo común, más todavía que los valores compartidos, une
cientes de que el gobierno no iba a ayudarlas a cumplir con su rol íntimamente al pueblo, y la conciencia entre las mujeres de que
en la crianza y educación de los hijos, las mujeres de Barcelona y constituyen una comunidad aparece a menudo cuando se sienten
de otros lugares se enfrentaron al estado para exigirle sus derechos ultrajadas. Cuando perciben una violación de las normas que
como madres y madres potenciales. defienden según la división sexual del trabajo, ganan conciencia de
Las huelgas de masas (realmente insurrecciones populares de sí mismas como comunidad.
raíces locales) implicaron a decenas de millares de mujeres en Contra el fondo de una huelga metalúrgica y mecánica, un
España y otras partes hasta los años veinte. Siguiendo la ola de escándalo absorbió la atención de la comunidad de mujeres de la
huelgas y revueltas que comenzó con la huelga general de Barcelo- clase obrera de Barcelona, en octubre de 1910. Los obreros
na de 1902, los grupos de mujeres de los barrios populares estaban luchando por la jornada de nueve horas y contra los
adquirieron un carácter político. Esos grupos dedicados a conser- despidos y el desempleo. Obviamente, estos temas interesaban a las
var la vida facilitando alimentos, ropa y atención médica a las mujeres allegadas y a las pocas mujeres que compartían sus
familias, se convirtieron en instrumentos para la transformación de ocupaciones asalariadas, pero parecía haber una división sexual de
la vida social. El examen de la acción femenina colectiva de 1910, la inquietud. Los trabajadores varones se preocupaban de la situa-
ción laboral. Las mujeres se sentían ultrajadas por la vejación a una
niña. ''
10
Charles Tilly utiliza la expresión "acción colectiva" para describir movimien- La viuda de un inspector de policía, madre de seis hijos, todos
tos sociales en estadios incipientes, mucho antes de que pudieran considerarse ellos más o menos enfermos, había ingresado a las dos niñas
revolucionarios. Véase Tilly, From Mobilization to Revolution (Addison-Wesley Pub- menores, de siete y cuatro años, en un convento para huérfanos.
lishing Co., Reading, Mass., 1978). La nueva historia social ha examinado entre-
El 10 de octubre de 1910, la viuda recibió una carta de la Madre
otros temas, el comportamiento de grupos, la ideología radical, los compromisos
religiosos y la cultura popular. Sus cultivadores más destacados y sus obras clave
Superiora en la que le decía que la niña de siete años estaba
son: Natalio Z. Davis, Culture and Society in Early Modern France (Stanford University enferma y debería volver a casa. La niña sufría un dolor agudísimo
Press, Stanford. Calif.. 1975); Eric J. Hosbawm, Primitive Rebels (W. W. Norton en el área genital, debido a lesiones internas y externas. Las monjas
Co., Nueva York. 1959) y Labouring Men: Studies in the History of Labour, 3º ed. dijeron que sufría una enfermedad contagiosa. Después de cierta
(Weidenfeld & Nicolson, Londres, 1966); y E. P. Thompson, The Making of tbe
demora, los médicos de la clínica admitieron que tenía una
English Working Class (Vintage Books, Nueva York, 1963). EI mejor argumento para
emplear el razonamiento inductivo figura en la obra del historiador cultural italiano
enfermedad venérea, resultado de la violación por un extraño que
Garlo Guinzburg. Véase Ginzburg, The Cheese and tbe Worms: The Cosmos of a Sixteentb se había ofrecido a bañarla.
Century Miller (Johns Hopkins University Press, Baltimore, 1980), "Clues: Roots of a
Scientific Paradigm", Theory and Society, 7 (1979), pp. 273-288, y "Morelli, Freud, and
Sherlock Holmes: Clues and Scientific Methods", trad. por Anna Davin, History 11
Se encuentra información sobre este incidente en el periódico republicano de
Workshop, 9 (primavera. 1980). pp. 5-36. Esta rama de la historia social intenta
Barcelona El Diluvio (18 de octubre de 1910), pp. 8-9 (ed. matutina).
explicar los motivos y descubrir las causas de la acción colectiva.
276 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 277
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

La comunidad femenina de Barcelona adoptó a la víctima realmente la autoridad de las mujeres sobre las demás mujeres y
como propia, El 17 de octubre, fiesta local en la vigilia del día de sobre su sexualidad colectiva, cuyas normas se imponen a través
San Lucas, un gran número de mujeres humildes, descritas como de sus charlas. El uso de la fuerza contra una mujer saca a la luz
"mujeres del pueblo", * y de vendedoras de los mercados del Borne las contradicciones entre los derechos que las mujeres consideraban
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

y la Barceloneta, de la parte antigua de la ciudad, se congregó propios, de acuerdo con la división del trabajo, y su incapacidad
frente a la casa de la niña. No pasaron por la iglesia; pocas mujeres para hacer respetar esos derechos contra los abusos del hombre.
se incorporaron a las manifestaciones anticlericales que habían
organizado los hombres. Lo que parecía estar en disputa para las
ACCIÓN COLECTIVA: BARCELONA, 1913
mujeres era la solidaridad con la madre y su hija enferma, antes que
el rencor contra la iglesia. En todos los mercados, las mujeres no
La conciencia política surge a veces entre las mujeres de la
hablaban de otra cosa. Las vecinas se lamentaban con la madre, a
conciencia femenina, como sucedió en 1913 en Barcelona durante
medida que caían en la cuenta de que la niña había sido agredida
la huelga textil de la Constancia. En esa acción, las mujeres de las
sexualmente. Cuando la policía presionó a madre e hija, los vecinos
clases populares dirigieron sus quejas al gobernador en lugar de a
ejercieron vigilancia y actuaron como un conjunto. La policía trató sus patronos. Los destinos de la industria textil y las condiciones
de persuadir a la madre de que su hija había participado en actos de trabajo en la misma, afectaban a casi todas las mujeres obreras
inmorales fuera de la escuela del convento, pero las mujeres se, de Barcelona. En 1913, entre el 16 y el 18 por ciento de todas las
sintieron tan ultrajadas como la madre, que proclamaba la inocenr mujeres de más de catorce años de Barcelona y sus zonas limítrofes
cia de su hija. A pesar de los múltiples rumores y de la vasta trabajaban en factorías textiles e industrias relacionadas. Esas cifras
publicidad, las mujeres no participaron en manifestaciones más allá no incluyen a las mujeres que trabajaban en la confección, el
de los confines de la vecindad, encarnación física de su conciencia bordado y en el trabajo a domicilio. Las fábricas de hilados y
comunal. No abandonaron su barriada para atacar el convento, tejidos eran con frecuencia talleres, que generalmente empleaban
como hicieron los hombres. Consolidaron sus lazos como mujeres, menos de cuarenta mujeres. Las mujeres hacían una jornada de
madres y vecinas a través de la charla, la ayuda y pequeñas once o doce horas, mientras que los hombres solían trabajar sólo
contribuciones financieras a la depauperada familia de la víctima. diez. En 1913, el salario masculino medio en la industria textil)
Sólo cuando el caso fue a los tribunales para, una interrogación estaba entre 3 y 3'75 pesetas diarias; el salario medio femenino
oficial, salieron las mujeres con este motivo de la barriada y oscilaba entre 1 '75 y 2'50 pesetas, aunque eran pocas las mujeres
actuaron políticamente. Promovieron manifestaciones en la Plaza que ganaban más de 2 pesetas diarias. Una camisera que trabajara
del Obispo Urquinaona (muy próxima a la Plaza de Cataluña, en casa, ganaba alrededor de 2'50 pesetas por una docena de
centro de la ciudad) y en un gran parque en las proximidades de la camisas de hombre, lo que le llevaba unas doce horas de trabajo.
casa de la víctima. Cuando las mujeres pretendieron unirse como Para muchas de las mujeres anónimas que trabajaban en casa
tales, alarmaron a las autoridades y el gobernador prohibió la confeccionando corsés, cajas de carbón, flores artificiales, zapatos y
concentración.12 La conciencia creciente de que serían los funcio- vestidos, sólo una huelga a nivel de la comunidad les ofrecía la
narios, y no ellos, quienes decidirían cómo serían tratadas la vícti- oportunidad de atacar a sus opresores, los intermediarios que les
ma y su familia ofendió gravemente a las mujeres. La respuesta de facilitaban el trabajo a destajo. Las mujeres se organizaban por,
los funcionarios equivalía a una violación de los derechos de las vecindarios, no por oficios. En sus barriadas tenían experiencia del
mujeres a proteger a los niños y a las demás mujeres. Porque al poder de las redes de relaciones creadas a través de años de tareas
margen de la propia violencia, el hostigamiento sexual desafía compartidas.13 Había poderosas razones para que las obreras de las

13
Un tratamiento provocativo del espacio urbano y de la conciencia figura en
* En castellano en el original (N. del T.).
12
Henri Lefevre, La Production de l’espace (Anthropos, París, 1974).
Ibid. (30 de octubre de 1910), p. 15 (ed. matutina).
278 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 279
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

fábricas y las mujeres de la comunidad, la mayor parte de las cuales y eso formaba lazos muy estrechos. Cuando el gobierno suscitó
se habían ganado el sustento en trabajos a destajo en algún esperanzas de que habría alojamientos baratos, las mujeres de la
momento de su vida, se unieran como lo hicieron en 1913.14 clase obrera se manifestaron en apoyo de esos proyectos, pero
Muchas de esas mujeres, que eran madres, veían morir a sus pocos fueron los pisos que se construyeron.
En España, como en todas partes, las amas de casa habían
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

hijos a principios del siglo XX en Barcelona. Casi todos los días, en


el invierno y la primavera de 1913, se abandonaban fetos muertos organizado a veces secciones de los partidos políticos poderosos en
y expósitos próximos a la inanición, en las calles de los barrios sus ciudades o distritos. Las anarquistas hicieron lo mismo en toda
obreros. Durante ese año, una familia de cuatro personas que España. I6 Los izquierdistas habían reconocido hacía tiempo que las
hiciera tres comidas diarias, consumiendo café y pan por la mujeres apoyaban a los hombres durante las huelgas —a través de la
mañana, bacalao salado y arroz al mediodía, y patatas y cerdo organización en el vecindario de lavanderías, clínicas y cocinas.
curado con sal por la noche, venía a gastar como media en Pero se había hecho poco para conseguir mejoras salariales para las
alimentación 1’54 pesetas diarias, de las cuales 76 céntimos eran trabajadoras. En octubre de 1912, se formó el Sindicato de la
sólo para el pan. (El aumento del costo de la vida, debido a la Constancia para organizar a los hombres y mujeres no especializa-
intensificación de la guerra de España contra las guerrillas marro- dos, y a los niños, que trabajaban en la industria textil. Los
quíes y las malas cosechas de cereales en todo el mundo entre 1904 organizadores convocaron una reunión general de la Constancia
y 1912, contribuyeron a los altos precios del pan.) La inmigración para el 17 de febrero de 1913, reunión a la que asistieron unas dos
de campesinos a la ciudad provocada por la filoxera de la vid, hizo mil personas, en su mayor parte mujeres. Sólo habló una mujer,
obrera textil socialista, de Madrid, llamada María García. Quienes
que se dispararan los alquileres en los distritos obreros más pobres
compartieron la tribuna y presidieron la reunión eran en general
de Barcelona. El costo de un piso en esos distritos era de 50
activistas sindicales. Algunos anarco-sindicalistas y socialistas de
céntimos diarios o 14 pesetas al mes. En 1910, la ropa, las mantas
diversos oficios intervinieron en el debate. Pocos eran mujeres.
y el jabón suponían 25 céntimos diarios y el combustible, otros 20
Hablaron los oradores de la necesidad de acabar con las insoporta-
céntimos,15 Las mujeres se ayudaban entre sí para criar a los niños
bles jornadas de trabajo que padecían las mujeres en las fábricas,
pero en ningún momento hablaron de la industria casera a destajo
o de la vida en los barrios; el Sindicato de la Constancia, que
14
organizó la huelga en nombre de las trabajadoras, tardó tanto como
La única descripción detallada de la huelga de la Constancia de 1913 y su
transfondo social figura en Albert Balcells, "La mujer obrera en la industria catalana
los historiadores contemporáneos en reconocer los aspectos no-
durante el primer cuarto del siglo XX", Trabajo industrial y organización obrera en la económicos de la huelga. Los organizadores acordaron boicotear
cataluña contemporánea (1900- 1916) (Editorial Laia, Barcelona, 1974), pp. 9-121; José las mayores compañías de los distritos de Sans, San Andrés, San
Elias Molíns, La obrera en Cataluña, en la ciudad y en el campo. Orientaciones sociales Martín, Pueblo Nuevo y el Clot, nuevos suburbios obreros inme-
(Imprenta Barcelonesa, Barcelona, 1915) informa sobre la opresión de las mujeres diatamente contiguos a las fábricas y a la antigua ciudad.
desde una perspectiva católica.
15 No hay forma de documentar el modo en que las redes de
Molíns. p. 23; y "Sucesos", La publicidad (Barcelona) (28 al 30 de enero, 5 de
febrero y 21 de abril de 1913) ofrecen unos cuantos ejemplos de cuántos expósitos y relaciones entre mujeres nacieron de la conciencia femenina y
fetos muertos aparecían en las calles de los barrios obreros;. La situación laboral está ayudaron a intensificar esa conciencia en tanto la situación se
recogida en "Vida sindicalista". La Veré del pueblo (Tarrasa) (22. de febrero de 1913).
"La vida obrera en Barcelona", El socialista (19 de julio de 1913). A. López Baeza,
"Acción social: El trabajo en Barcelona", El socialista (25 de noviembre de 1913),
discute la escasa Habilidad estadística del Anuari d'estadistica social de Catalunya,
ferencia sobre l'Acció Católica Social femenina" (l'Acció Católica. Barcelona, 1910),
editado por el Museo Social de Barcelona. La mayor parte de las estadísticas
españolas deberían considerarse como aproximaciones. Los precios proceden del pp. 13-14.
16
informe de una costurera que testificó ante el obispo de Barcelona. Dolors Véase Temma Kaplan, "Spanish Anarchism and Women's Liberation", Journal
Moncerdà de Macià, dirigente feminista católica catalana, informó el 16 de marzo de of Contemporary History, 7, 2 (1971), pp. 101-10, and "Women and Spanish
1910 sobre las condiciones en el comercio de la confección, en una alocución a un Anarchism", en Beacoming visible: Women in European History, Renate Bridenthal y
grupo católico denominado Acción Social Popular, fue impreso como folleto, "Con- Claudia Koonz (eds.) (Houghton Miffin Co., Boston, 1977), pp. 400-421.
280 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 281
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

deterioraba, durante la primavera de 1913, pero esas redes produje- patronos a tratar de sus demandas. Más de mil mujeres asistían a la
ron su efecto. Las mujeres llevaron a cabo su trabajo de apoyo y reunión. Según todos los cálculos fueron ellas quienes llevaron
establecieron cocinas para las huelguistas de la industria de la seda, adelante la declaración de la huelga. El 30 de julio, casi veinte mil
que luchaban contra los precios por pieza establecidos y contra las trabajadores de Barcelona, de los que trece mil eran mujeres y
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

multas. Las lecherías, donde las mujeres compraban la leche o niños, fueron a la huelga. Otros muchos, incluidos trabajadores de
simplemente se reunían, servían como centros de información. Las la confección, parece que se les unieron en las manifestaciones
vecinas del Clot, San Andrés y San Martín, tenían como blanco la callejeras. Corno explicaba un periodista liberal: "El espíritu de las
compañía de Fábregas y Jordá, que, oportunamente tenía factorías mujeres ha hablado con suficiente elocuencia para arrastrar a toda
en los tres distritos. Organizaron manifestaciones en las plazas la población trabajadora y, como en otras campañas por la justicia
principales de cada barrio para hacer públicas sus demandas. social, las mujeres animan a la exaltación. Será necesario negociar
Se acercaba el verano de 1913 y los precios seguían su con ellas, porque nunca aceptarán un recorte de sus metas".18 Las
continuo crecimiento. Las mujeres, trabajaran o no fuera de casa, metas habían surgido en el curso de la lucha; la acción promovía
encontraban difícil poner comida en la mesa. A pesar del amplio nuevos niveles de conciencia entre las mujeres normales.
desempleo en la región -se estima que ochenta mil personas La actividad de masas se centró en el área de Sans, en el límite
carecían de trabajo- las mujeres apremiaron para forzar la huelga sudoeste de la ciudad antigua, y en las de San Martín, San Andrés,
en la industria textil.17 Aparte de la exigencia de una jornada de Clot y Pueblo Nuevo, a lo largo del cinturón industrializado del
nueve horas y un turno nocturno de ocho, la Constancia requería norte. Las mujeres de esos barrios eran particularmente apropiadas
un 40 por ciento de aumento en los precios de las piezas y un 25 para dirigir la lucha. Sans, pueblo absorbido por Barcelona junto a
por ciento de subida inmediata en los salarios. Desde el principio, San Martín y San Andrés a finales del siglo XIX, tenía sus propias
el gobernador solicitó a un grupo de propietarios que negociara plazas bien definidas y mercados diarios. Todos los distritos
con los obreros, pero no fue atendido. Los obreros dieron a los "nuevos" estaban enlazados con el centro de la ciudad mediante
patronos un mes para que se decidieran, líneas de autobuses y tranvías. En la época en que se unieron
Al mismo tiempo, las mujeres activaron sus redes de relaciones oficialmente a Barcelona se habían convertido en distritos popula-
en la comunidad obrera. En una reunión general en San Martín, res de la ciudad antigua. Pero las mujeres iban al menos una vez a
bajo los auspicios de la Constancia, mujeres de todos los puntos de la semana a uno de los viejos mercados. Cuando el mercado
la ciudad plantearon estrategias para difundir sus exigencias y callejero de la Plaza de Padró, cerca de los primeros molinos de
organizar la huelga que sabían que llegaría. Decidieron enviar algodón de la ciudad vieja, se trasladó en 1879 al mercado de San
representantes a todos los mercados importantes de alimentos para Antonio, de cubierta metálica, las mujeres de Sans y del Distrito V
que hablaran con las mujeres que acudían allí a diario. Muchas de de la ciudad antigua, se encontraron allí diaria o semanalmente. La
las personas que asistieron a esta reunión no cabe duda de que Plaza de Padró era contigua a las calles en que se establecieron en
también lo hicieron a las manifestaciones contra la guerra de 1835 las primeras fábricas que utilizaron el vapor. Muchas de las
Marruecos de mediados de junio de 1913, que había llevado a la factorías nuevas para hilar se edificaron a veinte manzanas de allí,
detención de dirigentes socialistas. en Sans. Las jóvenes y los niños de la Barcelona vieja y de Sans
La noche del 27 de julio, gentes de todas las barriadas proporcionaron la fuerza de trabajo para esas factorías en el si-
populares de Barcelona y de las ciudades textiles de alrededor, se glo XX. Esas primeras factorías se edificaron en los viejos dis-
reunieron en la Casa del Pueblo socialista, en la calle de Aragón, en tritos ocupados por la clase obrera, cuyas plazas se convirtie-
el distrito del Clot de Barcelona, para hablar de la negativa de los

18
"Las huelgas de Barcelona", El Imparcial (Madrid, 30 de julio y 1 de agosto
17 de 1913); "El conflicto del Arte Fabril en Cataluña", El socialista (31 de julio de
"Las huelgas", El socialista (26 de julio de 1913); "De la vaga textil. El Seny".
1913); "Contra la violencia". El Imparcial (2 de agosto de 1913).
La campana de Gracia (Barcelona, 9 de agosto de 1913).
282 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 283
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

ron en lugares de concentración durante las manifestaciones acompañaban. Trataron de confundir a la policía reagrupándose a
ulteriores. 19 lo largo del camino convenido. Aproximadamente doscientas
Las mujeres de las factorías de Sans comenzaron la huelga al mujeres alcanzaron el despacho del gobernador, pero la policía les
exigir la aplicación de una ley de 1900 sobre el trabajo nocturno. impidió entrar. El gobernador les envió recado de que ya había
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Los patronos respondieron con el cierre de las empresas. Junto a entregado propuestas para acabar la huelga a los representantes del
sus vecinas, las obreras comenzaron a frecuentar los centros sindicato. El comité tenía un día para considerar el plan.22
izquierdistas, pero preferían la Plaza de Cataluña, el centro cívico La Constancia convocó una asamblea para hablar de las
de la ciudad. Cuatrocientas o quinientas mujeres formaban grupos propuestas, fijando la reunión para las siete de la tarde siguiente,
en la gran plaza. No todas las mujeres trabajaban en fábricas, 10 de agosto, en un teatro del centro de la ciudad. Las mujeres, en
circunstancia que más tarde provocó fuerte controversia entre las lugar de reunirse en la Plaza de Cataluña, lo hicieron en el teatro a
autoridades. El 5 de agosto, comenzaron lo que iba a ser un ritual las tres de aquella tarde. La asamblea reunía mujeres de todas
diario de la comunidad femenina. En lugar de reunirse en el partes de la ciudad y no sólo trabajadoras textiles. Permanecieron
mercado de San José, junto a las Ramblas, paseo que lleva al mar, allí hasta que comenzó la reunión nocturna. Luis Serra, que
marcharon desde la Plaza de Cataluña, Ramblas abajo, al otro lado actuaba como presidente, anunció que la reunión era más bien una
del Paseo de Colón, hasta el despacho del gobernador en la Plaza asamblea de la comunidad que una reunión sindical; todos eran
del Palacio.20 Es significativo que la comunidad de mujeres se bienvenidos y podían hablar como iguales. Siguió el debate sobre
dirigiera al gobernador, en vez de a sus patronos, para expresar sus los acuerdos, pero la asamblea votó abrumadoramente en favor de
quejas y que no intentaran incrementar el poder del Sindicato de la la huelga. Los trabajadores de ferrocarriles se encontraban entre
Constancia. Parecen haber sido más conscientes de las metas
los asistentes y acordaron que tratarían de convocar una huelga de
comunales que de las sindicales.21
solidaridad. Los obreros de la fundición de la ciudad estaban en
Durante cuatro días, las mujeres realizaron la misma procesión,
conflicto desde mediados de julio y continuaron su huelga. La
que duraba unos quince minutos. Comenzaba la marcha a las tres
noche del día 10, la huelga general había comenzado.21
de la tarde, precisamente cuando la gente habitual inundaba las
Mediante manifestaciones callejeras, las mujeres activaron la
Ramblas después del descanso de la comida, era difícil distinguir
conciencia femenina en el tema de las relaciones entre vida social y
aquéllas de otras pobres mujeres que frecuentaban las Ramblas.
reformas económicas. Algunos dirigentes varones de la Constancia
Habia un elemento cómico en la escena en cuanto que el número
les rogaron que detuvieran su acción en la calle, pero las mujeres
de policías de paisano aumentaba: el gobierno se ponía cada vez
respondieron con abucheos. La tarde del 11 de agosto, una ma-
más nervioso por la agitación callejera. El 8 de agosto, cuando las
nifestación masiva de unas mil quinientas mujeres y ochocientos
mujeres comenzaron su marcha diaria, la policía las detuvo y les
ordenó que se dispersaran. Para evitar violencias, las mujeres hombres se reunió en la Plaza de Cataluña y marchó por las
hicieron que se marcharan los hombres que ocasionalmente las Ramblas y el Paseo de Colón hacia las dependencias del goberna-
dor. Cuando se aproximaban a la Plaza del Palacio, enviaron por
delante una comisión de dieciséis mujeres para que se entrevistaran
con el gobernador y le explicaran que no se reincorporarían al
19
Tomás Cabellé y Clos, Costumbres y usos de Barcelona. Narraciones populares
(Casa Editorial Seguí, Barcelona, 1947), p. 416; Jacques Valdour, La vie ouvrière.
L’ouvrière espagnole. Observations vécues par Jacques Valdour, vol I. Catalogue (Arthur 22
"De la Vaga textil. El Seny", La Campana de Gracia (9 de agosto de 1913);
Rousseau. París, 1919), pp, 21-22,
20
"Huelga en el Arte Fabril", Diario de Barcelona (Barcelona, 5 de agosto (de Diario de Barcelona (4 de agosto de 1913), pp. 10, 532-534; (7 de agosto de 1913),
1913), pp. 10, 603 (edición vespertina). pp. 10, 653; (8 de agosto de 1913), pp. 10, 712; (9 de agosto de 1913). pp. 10, 796.
23
21
"Gobierno Civil. Cuestiones obreras", La Publicidad (12 de abril de 1913); T. Herros, "Feminismo en actividad", Almanaque de "Tierra y Libertad" para
"Las operarias en seda, En Barcelona. Las batallas del proletariado. Ecos de la 1914 (Imprenta "Germinal", Barcelona, 1913), pp. 98-99; Diario de Barcelona (11 de
lucha", El socialista (10 de abril de 1913); y "Las obreras triunfan", ibid. (11 de abril agosto de 1913). pp. 10, 837-838 (edición matutina); (12 de agosto de 1913). pp.
de 1913). 10, 873 (edición matutina).
284 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 285
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

trabajo. Volvieron sobre sus pasos por el Paseo de Colón. Cuando las mujeres de populacho y trataba de persuadirles de que cesaran
alcanzaban la Puerta de la Paz, bajo la estatua de Colón, en la de manifestarse. Las mujeres se reunieron el 20 de agosto en la
desembocadura de las Ramblas, la policía cargó y trató de disper- Plaza de España e intentaron marchar desde allí por el Paralelo, la
sarles. Algunos huelguistas se abrieron camino hacia la Rambla de principal calle que lleva desde la Plaza de España hasta el puerto,
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Santa Mónica y se reagruparon. Otros se enfrentaron a la policía. donde estaban las dependencias del gobernador, para poner en
Más tarde se reunieron todos en la Plaza de Cataluña.24 conocimiento de éste que no observarían los acuerdos tomados por
El 12 de agosto, las mujeres comenzaron la marcha desde la el comité de huelga. La policía les disuadió de la marcha. Se
Plaza de Cataluña a las dos, una hora antes de lo habitual. Pero la dirigieron entonces a las oficinas del comité de huelga, en la calle
policía tenía órdenes tajantes de cortarles el paso sin hacer uso Vista Alegre, número 12, en el corazón del Distrito V. Insistie-
directo de la fuerza. Las mujeres se retiraron por las calles ron allí en que eran ellas, y no los dirigentes de la huelga, quienes
adyacentes hacia Pelayo, la Plaza del Obispo Urquinaona y la Plaza hablaban en nombre de la comunidad y que no estaban de acuerdo
de la Universidad, con la intención de acceder a las Ramblas por en concluir la huelga.26
las calles traseras. Muchas de ellas se encaminaron a la Plaza Real, El gobernador publicó pronto el Real Decreto. Incluía la
de donde las expulsó la policía montada. La policía, con cierta semana de sesenta horas o un máximo de tres mil horas de trabajo
experiencia en el control de algaradas, bloqueó todas las calles que al año en la industria textil. Las mujeres podrían fijar su jornada,
desembocan en las Ramblas y las hizo retirarse hacia las calles con tal de que trabajaran sesenta horas a la semana. Se entendía
próximas. Mujeres y policías pasaron la tarde combatiendo por el que la flexibilidad les permitiría trabajar los sábados una media
control de las Ramblas. Al mismo tiempo, los obreros de ferroca- jornada de cinco horas, de modo que pudieran poner al día sus
rriles, que se encontraban cerca, votaron en la proporción de tres a labores domésticas.27 En definitiva, el Real Decreto no concedía
nada a los huelguistas. Los patronos rehusaron el cumplimiento
uno en favor de incorporarse a la batalla y de extender la huelga
de una ley que atentaba contra su derecho de dirigir sus fábricas
general.25
con arreglo a sus propios criterios.
A lo largo del resto de la huelga —que no concluyó del todo
No obstante, la huelga tuvo importantes consecuencias positi-
hasta el 15 de septiembre— las mujeres continuaron realizando
vas para las mujeres de la ciudad. Las manifestaciones callejeras, en
manifestaciones en las Ramblas. También mantuvieron encuentros
especial las que transcurrían por las Ramblas hacia las dependen-
diarios en calles y mercados de la ciudad antigua, en especial en los
cias del gobernador, dieron prueba física de su conciencia política;
de Sans, San Andrés, San Martín, Pueblo Nuevo y el Clot. El
equivalían a una teoría política en movimiento. Como ha escrito el
centro principal se trasladó a la Plaza de España, donde la ciudad
crítico John Berger: "Una manifestación de masas puede interpre-
antigua linda con Sans. Las relaciones no eran cordiales entre las
tarse como la toma simbólica de una ciudad... Los manifestantes
mujeres y el nuevo comité de huelga elegido en la asamblea del 10
interrumpen la vida regular de las calles por las que desfilan o de
de agosto. Incluso los dirigentes combativos de los sindicatos los espacios abiertos que ocupan. 'Aislan' esas zonas y, como no
desaprobaban las manifestaciones salvajes de las mujeres. Se opo- tienen capacidad para ocuparlas de forma permanente, las transfor-
nían también a la táctica que las mujeres empleaban contra las man en un escenario temporal sobre el que representan el poder
esquirolas, a quienes cortaban el pelo para marcarlas como traido- que todavía no tienen".28
ras. Las huelguistas advertían a las esquirolas que la próxima vez Las huelgas de masas son algo más que luchas laborales sobre
pensaran en su belleza y no en sus estómagos. Sugerían que se salarios y condiciones de trabajo. Lo que les distingue de las otras
vendiera el cabello a los fabricantes de pelucas para recaudar
fondos para las cocinas de resistencia. La Constancia calificaba a
26
Ibid. (20 de agosto de 1913), pp. II, 238 (edición vespertina).
27
Ibid. (21 de agosto de 1913), pp. II. 245 (edición matutina).
28
24 John Berger, "The Nature of Mass Demonstrations", New Society (23 de mayo
Diario de Barcelona (12 de agosto de 1911), pp. 10, 904 (edición vespertina).
25
de 1968), pp 754-755.
Ibid, pp. 10, 905.

.
286 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 287
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

huelgas) es-que superponen la lucha a la actividad normal de la y el combustible son apartados del control de las mujeres para
sociedad Manifiestan el poder de quienes producen mercancías y convertirse en materias de interés del Estado. En tanto que las
servicios sobre quienes gobiernan. Durante esas luchas, la vida autoridades regulen los suministros, la vivienda y el combustible
diaria se convierte en un problema que debe resolver toda la cuando hay escasez o cuando los precios suben por encima de los
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

comunidad. La alimentación de las gentes pasa a ser algo más que límites de los presupuestos normales, las mujeres aceptarán que las
responsabilidad de las mujeres individuales. Facilitar atención provisiones sean reducidas y las regulaciones gubernamentales,
médica a los huelguistas heridos se convierte en un acto político. como hicieron en Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial.
Las huelgas generales cierran los cafés y los restaurantes donde los En otras situaciones, se opondrán a la autoridad, como sucedió
trabajadores solteros se reúnen. La comunidad barcelonesa en entre 1917 y 1923, en Rusia, Italia y México.
lucha en 1913 tuvo que crear lugares alternativos para ellos. Las El levantamiento de las mujeres en Barcelona comenzó a
huelgas de masas afectan invariablemente a las condiciones de principios de enero de 1918, durante uno de los inviernos más
vida, porque el "trabajo de las mujeres" privatizado, se convierte en fríos que se recuerdan. La falta de gas y de electricidad debidas a
responsabilidad pública. Las mujeres se dan cuenta cada vez más de la escasez de carbón había dejado fuera de las fábricas a más de diez
los servicios esenciales, aunque invisibles, que realizan. Pero mil obreros. Los precios del pan habían ido subiendo poco a poco
aprenden también que el poder que supuestamente manejan en su desde octubre de 1917. A principios de enero circularon rumores
propia esfera requiere lucha si de verdad debe llegar a ser suyo en de que subiría otros cinco céntimos. La ciudad estableció una Junta
la práctica. de precios para investigar los del combustible y los alimentos. Los
panaderos se quejaban de que necesitaban nuevas subidas de
precios para el pan y los vendedores de carbón de que no podían
ACCIÓN COLECTIVA: BARCELONA, 1918 mantener abiertos los negocios si vendían el carbón a los precios
que la Junta indicaba. La escasez y el alto precio del carbón
El efecto de cuestiones de subsistencia sobre el desarrollo de la empleado para la calefacción doméstica disparó el movimiento en
conciencia femenina se hizo muy patente durante la Primera Barcelona. El 9 de enero, más de quinientas mujeres comenzaron a
Guerra Mundial, cuando España era un país no beligerante. La atacar los carruajes de reparto del carbón en los cinco distritos
inflación y la escasez provocada por la guerra afectó a la población principales de Barcelona. Alrededor de un millar de mujeres atacó
civil de Barcelona en 1917 y 1918 y exacerbó las dificultades a un fuerte detallista del carbón en la calle del Parlamento, en el
normales de las mujeres de la clase obrera, experimentadas en centro de la ciudad, y todo el carbón fue adquirido al precio más
suministrar alimentos, combustible y cobijo a sus comunidades. La bajo estipulado.29
incapacidad de las autoridades españolas para regular las necesida- La segunda fase del creciente movimiento comenzó el 10 de
des provocó que las mujeres hicieran uso de la acción directa para enero, cuando una multitud de unas doscientas amas de casa de los
situar las necesidades sociales por encima del orden político. Un viejos distritos obreros de la Barceloneta, atravesó la ciudad hacia
gobierno que fracasa en garantizar a las mujeres su derecho a las fábricas textiles, donde la fuerza de trabajo era en su mayor
abastecer a sus comunidades de acuerdo con la división sexual del parte femenina. Llamaron fuera a las obreras. Llevaban pancartas
trabajo, no puede reclamar su lealtad. La experiencia de la que decían: "Abajo el alto costo de la vida. Fuera los especuladores.
reciprocidad y su eficacia en mantener la vida, insufla en las ¡Mujeres a la calle para defendernos contra el hambre! ¡Acabar con
mujeres un sentido de derecho colectivo a administrar la vida
cotidiana, incluso si para hacerlo deben enfrentarse con la auto- 29
Tanto aquí corno en el tratamiento de la huelga de la Constancia de 1913, he
ridad intentado incluir noticias procedentes de tantos periódicos como me ha sido posible,
En circunstancias normales, la red de relaciones de las mujeres con el fin de acumular pruebas detalladas sobre los acontecimientos. La Veu de
distribuye recursos que van desde productos diversos y combusti- Catalunya (Barcelona, 2 al 12 de enero de 1918); Diario de Barcelona (10 de enero de
ble, hasta conciencia y cultura. En tiempos de guerra, los alimentos 1918), p. 459 (edición vespertina).
288 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 289
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

las injusticias! ¡En nombre de la humanidad, las mujeres toman las evidenciaron poseer una auténtica red de conexiones en toda la
calles!". ¿Tenían derecho las mujeres a hablar por la humanidad? ciudad. Se formaban las filas ante los distribuidores de carbón y se
Aquellas mujeres creían tenerlo, en tanto que actuaban para trasladaban después a los mercados de San José, Santa Catalina,
mantener la división del trabajo, para hacer lo que las mujeres San Antonio, Sans, Gracia y el Clot. Las procesiones y la
hacen, esto es, actuar como mujeres.
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

conciencia de comunidad estaban estrechamente asociadas en la


Reunidas sus fuerzas, las amas de casa y las obreras marcharon vida católica. Las redes seculares de mujeres adoptaron esta vieja
hacia las dependencias del gobernador en la Plaza del Palacio. analogía, pero los mercados sustituyeron a capillas e iglesias en la
Mientras el gentío gritaba "Viva esto", "abajo aquello", una delega- ruta de las procesiones.
ción de seis mujeres jóvenes, encabezada por Amalia Alegre y Cuando se da nombre a las cosas, incluso uno mismo mejora el
Amparo Montolín, subieron las escaleras para presentar al gober- conocimiento. El significado del término "vecindaria" se transfor-
nador las quejas de las mujeres. Pidieron que se regularan los mó en el curso del levantamiento. El masculino "vecino" significa-
precios del carbón, junto con los del pan, aceite de oliva, carne y ba al mismo tiempo "habitante", "calaza de familia" y "ciudadano".
patatas.30 En otras partes de la ciudad, las mujeres seguían pero el correlato femenino es "hembra", o simplemente "mujer".
atacando las carbonerías y el alcalde hubo de encargar a la policía "Vecindaria" es un término popular, que denota a un miembro de
que protegiera los transportes de carbón. En Gracia, donde había una comunidad estrechamente unida. Está tan próximo a un
una cultura política radical bien desarrollada, las mujeres marcha- término de parentesco como el lenguaje contemporáneo podría
ron sobre el matadero y trataron de subastar carne. Cerca de la expresar para una relación cívica. Aproximadamente podría inter-
Plaza de Tetuán, donde se alzaban nuevas fábricas metalúrgicas, las pretarse como "mujer camarada" o "hermana". El término no
mujeres instaron a los hombres a que se sumaran a la huelga.31 trascendió al período del levantamiento, pero su empleo durante el
En un evidente esfuerzo por reducir el consumo de combusti-
mismo indica el sentido de autoconciencia y solidaridad femenina
ble, las mujeres de los distritos del puerto marcharon sobre los
que creció a lo largo de los meses de enero y febrero de 1918. El
"music-halls". El esplendor de aquellos palacios del ocio atraía la
10 de enero, en el sector del puerto, una mujer fijaba un pasquín a
atención de toda Europa; Barcelona había llegado a ser conocida
la pared que llamaba a la "vecindaria" a protestar por el incremen-
como "el París del Sur". De un lado a otro de las calles del "barrio
to del costo de la vida.
chino", desde la avenida del Marqués de Duero, popularmente
Las comisiones femeninas de vecinas se enviaban entre sí
conocida como el Paralelo, las mujeres, armadas con palos, echa-
delegadas informales. El 12 de enero, dos delegaciones separadas
ron abajo puertas, destrozaron espejos, y a veces lograron persuadir
de mujeres visitaban al exasperado gobernador. El grupo, que
a las chicas de los bares y a las bailarinas de los cabarets de que se
parece que estaba dominado por las mujeres más jóvenes, manifes-
unieran a ellas. Cuando fue necesario, como en el Edén Palace,
tó al gobernador que esperaban que "todo el trabajo que desarrolla-
mujeres y propietarios se enzarzaron en auténticas luchas, porque
las mujeres había asumido el derecho de controlar el uso de la ban las mujeres en Barcelona se detuviera hasta que las autoridades
electricidad en los "music-halls". no redujeran los precios de los artículos de primera necesidad".32
La conciencia de las mujeres se hizo manifiesta en las formas Las mujeres excluyeron a los hombres de sus actividades diarias,
de movilización que eligieron y en el modo en que definieron su incluidas las visitas al gobernador.
movimiento. Iban de carbonería en carbonería reuniendo partida- La delegación que le abordó el 14 de enero exigía que no se
rios. A lo largo de las seis semanas de movilización, las mujeres dejara sacar de la provincia ni alimentos ni combustible. A las seis
de aquella tarde, otra delegación de mujeres requería que todos los
precios se redujeran a los niveles previos a la Primera Guerra
Mundial. Las mujeres moderadas vacilaban; visitaban el despacho
30
Diario de Barcelona (11 de enero de 1918), pp. 467-468 (edición vespertina); El
Diluvio (11 de enero de 1918). p. 7 (edición matutina) y (11 de enero de 1918), p. 2
(edición vespertina); La Veu de Catalunya (12 de enero de 1918).
31
Diario de Barcelona (12 de enero de 1918), p. 505 (edición vespertina). 32
El Diluvio (13 de enero de 1918) (edición vespertina).
290 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 291
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

del gobernador a medianoche y exponían que se darían por división sexual del trabajo y la obligación común de las mujeres de
satisfechas si había reducciones en los costos de los alimentos y del distribuir los recursos a través de sus redes de relaciones, las
combustible.33 El gobernador se quejaba de que con todas las mujeres de las clases populares se unían, fueran o no asalariadas.
visitas de las delegaciones de las mujeres, no tenía tiempo de Las redes de mujeres habían asumido la dirección de una lucha
trabajar. Una multitud de unas mil mujeres se había reunido en la
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

social que proseguían en nombre de toda la comunidad femenina.


Plaza de Cataluña y había desfilado hasta las dependencias del Sus ataques a los almacenes de comestibles aumentaron en toda la
gobernador, con la delegación habitual de mujeres al frente. ciudad, como también los intentos periódicos de la policía por
Cuando las mujeres oyeron el comentario exasperado del goberna- reprimirlos mediante fuerzas armadas. Adoptaron una estructura
dor se pusieron furiosas. Intentaron subir las escaleras, pero la de comité, no muy diferente de los soviets desarrollados en Rusia
policía se lo impidió, cundió el pánico y hubo diecinueve mujeres en 1917, para regular los ataques a los ultramarinos. En el proceso
heridas.34
de consolidación de sus redes, formularon nuevos programas de
La conciencia femenina, que puede carecer de doctrina y acción. Estos, a su vez, llevaron a las mujeres a nuevos niveles de
estructura predeterminadas, se desarrolla rápidamente cuando los conciencia política sobre su derecho a actuar de acuerdo con la
gobernantes recurren a la fuerza. El tiroteo de la escalera parece división del trabajo por sexos.
haber marcado la decisión del gobernador de reprimir a las Pese a la oposición oficial, miles de mujeres de Barcelona se
delegaciones de mujeres en lugar de recibirlas. Cuando las mujeres reunieron en el Teatro del Globo para celebrar una reunión
intentaron llevar a cabo una manifestación la tarde del 15 de enero pública. Presidía una tejedora. Las mujeres exigieron la reducción
en la Plaza de Cataluña, la policía disolvió la concentración.
de los precios de todos los productos básicos hasta los niveles
Dispararon al aire mientras las mujeres se agrupaban en las cerca-
anteriores a la Primera Guerra Mundial. Pedían reducciones en los
nas Ramblas. Acordonaron la Plaza Real, otra área pública que se
alquileres y tarifas más económicas en los ferrocarriles, que
había convertido en emplazamiento habitual para las mujeres
consideraban un elemento importante en el aumento del costo de
disidentes. Las mujeres, cada vez más airadas, comenzaron a silbar
la vida y exigían también la readmisión de seis mil trabajadores
y a burlarse. Un periodista resaltaba que "la acción represiva de la
varones de los ferrocarriles. Fueron muchas las mujeres que
policía exacerbó el espíritu rebelde de las mujeres",35
participaron en la discusión general.37
La conciencia femenina unió a las amas de casa de los distritos
Los gobernantes de Madrid, si bien poco familiarizados con las
obreros con las trabajadoras de las fábricas. Desde el 15 de enero
redes de mujeres, se mostraron siempre cautelosos frente a la
en adelante, la mayor parte de las obreras se mantuvo en huelga y
contienda social de Barcelona. Los suministros irregulares de
forzó a las tiendas a que cerraran, mientras que unos mil setecien-
tos obreros varones rehusó también ir al trabajo.36 Las mujeres de alimentos y la escasez de combustible, causas de la lucha, indujeron
las clases populares continuaron interrumpiendo la normalidad al cierre patronal en aquellas fábricas que permanecían abiertas. El
cotidiana. Marchaban sobre "El Siglo", el primero de los grandes gobernador trató de establecer el orden pidiendo a los obreros que
almacenes de Barcelona, y allí invitaban a las vendedoras a volvieran a sus puestos, pero le faltó la cooperación de los
incorporarse a la manifestación. Al movilizarse en torno a la patronos. Las mujeres quisieron de nuevo exponer sus quejas en el
despacho del gobernador, el día 21 de enero, pero fueron intercep-
tadas por la policía.
33
Por miedo a una guerra civil, las autoridades de Madrid
Diario de Barcelona (14 de enero de 1918), p. 516 (edición vespertina) y p. 573
(edición vespertina). destituyeron al gobernador. Las mujeres continuaron atacando
34
Ibid. (14 de enero de 1918), pp. 573-574 (edición vespertina); (15 de enero de propiedades comerciales en un esfuerzo por alcanzar el control de
1918), p. 586 (edición matutina), y pp. 621-622 (edición vespertina); El Diluvio (15 la distribución de alimentos. El 25 de enero, el nuevo gobernador
de enero de 1918), p. 7 (edición matutina); La Hormiga de oro: Ilustración católica
(Barcelona, 19 de enero de 1918), p. 31.
35
El Diluvio (16 de enero ríe 1918), pp. 7-8 (edición matutina). 37
36
Diario de Barcelona (18 de enero de 1918), p. 769 (edición matutina). El Diluvio (18 de enero de 1918), p. 9 (edición matutina),
292 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 293
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

militar declaró el estado de sitio y suspendió los derechos civiles. hicieron correrías fuera de sus vecindarios sólo con ocasión de la
No obstante, las huelgas de la industria textil continuaron hasta encuesta judicial, para mostrar su repulsa en el asunto de la niña
febrero. Pese a la represión militar, las mujeres se negaban a violada. Por lo demás, permanecieron en sus barriadas. En 1913,
consentir la codicia de los especuladores y las irregularidades del lo que parecía ser una lucha laboral se, convirtió en una batalla
mercado. Todavía el 15 de febrero, el aumento en el precio del
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

ritualizada de política social entre la comunidad popular, dirigida


bacalao salado en el mercado de Gracia provocó movilizaciones por mujeres, y las autoridades. La calle se convirtió en el escenario
políticas.38 de este conflicto, prueba de que la conciencia femenina empuja a
las mujeres a realizar acciones radicales en defensa de la división
del trabajo.
CONCLUSIÓN La lógica de la acción colectiva femenina en la Barcelona de
principios de siglo demuestra un lenguaje implícito de derechos
La guerra de las mujeres de 1918 revela los estrechos vínculos sociales que nace del compromiso de la división sexual del trabajo.
existentes entre el bienestar social y la conciencia femenina. La En defensa del concepto de derechos separados basado en trabajos
insurrección fue una revolución de democracia directa en que la separados, las mujeres violaron el propio concepto. Primero supli-
vida cotidiana se convirtió en un proceso político, y a través de ese caron y después se enfrentaron a los funcionarios del gobierno en
proceso creció la conciencia de las mujeres. Los desórdenes de la plazas urbanas y despachos que simbolizaban el poder político y
guerra sacaron a la vista las redes de relaciones responsables de la comercial que los hombres ejercen. Las ideas acerca de la forma
distribución diaria de recursos sociales. La ruptura de la rutina en que se ensambla la vida diaria y la estabilidad social movie-
planteó cuestiones acerca de la calidad de vida que las mujeres ron a las mujeres a la acción colectiva para conservar sus há-
habían conseguido mediante las redes de relaciones que habían bitos. Rompieron lo que quedaba de la vida ordenada en sus ba-
formado para llevar adelante la división del trabajo por sexos. Las rriadas, y en el curso del movimiento, sobresaltaron a la policía y a
mujeres re-crearon esas redes de relaciones en recursos políticos las autoridades. La propia representación de su lugar en la sociedad
cuando comerciantes, gobernadores y estados impidieron sus es- despertó la conciencia femenina tanto como los temores del
fuerzos por velar por su comunidad. La creciente familiaridad de gobierno.
las mujeres con las oficinas del gobierno, donde iban a presentar Al entrar en acción, las mujeres de las clases populares
sus propuestas, las llevaron a espacios físicos de la ciudad donde las impulsaron ideas más amplias. La sensibilidad compartida sobre
mujeres de la clase obrera raras veces habían aparecido con ante- derechos y obligaciones tomó forma política en largas asambleas de
rioridad. Su propio movimiento en el espacio ciudadano, desde las mujeres, procesiones y visitas al gobernador. Los fines comparti-
barriadas populares donde trabajaban las amas de casa hasta los dos, apenas formulados antes de la experiencia de la acción
edificios donde los hombres del poder gobernaban, representó un colectiva, crearon comprensión y supusieron la satisfacción de
vuelo en la conciencia que ponía de manifiesto cómo la división ciertas necesidades sociales, a pesar de las exigencias de la guerra y
sexual del trabajo se adecua a un cuadro político más amplio. del gobierno. Las redes de relaciones quedaron definidas con
La capacidad de las redes de relaciones femeninas locales para mayor nitidez cuando la solidaridad encontró expresión en palabras
trascender los fines para los que se formaron originalmente, quedó como "vecindaria" y en el contacto físico, fuera de los centros
demostrada a medida que las mujeres se desplazaban cada vez más familiares de los barrios, en otros nuevos espacios físicos. La
lejos de sus propias barriadas e irrumpían en espacios ocupados por conciencia de la conexión entre el poder y las necesidades sociales
el gobierno y los grupos comerciales. En 1910, las mujeres empezó a ser adquirida por las activistas, porque reproducía en el
terreno político la división del trabajo que la conciencia femenina
38
regía en la comunidad. El bienestar y la inflación quebrantaron el
El Sol (Madrid, 9 de enero al 2 de febrero de 1918); Almanaque del Diario de
orden social, incluso en los países no beligerantes: preocupadas por
Barcelona para el año 1919 (Imprenta del Diario de Barcelona, Barcelona, 1918),
pp, 24-25. lograr un abastecimiento razonable para sí mismas y sus vecinos,
294 TEMMA KAPLAN CONCIENCIA FEMENINA Y ACCIÓN COLECTIVA 295
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

las mujeres asumieron posturas revolucionarias para defender la Para cumplir con sus obligaciones como mujeres, se rebelaron
vida cotidiana y los derechos femeninos de que precisaban para contra el Estado. Su doble deber como defensoras de los derechos
hacer frente a sus obligaciones. de la comunidad y como ciudadanas observantes de la ley, las
Para comprender la conciencia femenina en las clases popula- llevaron a una doble atadura, que rompieron violentamente con la
res debe entenderse el grado en que las mujeres de la clase obrera acción directa.
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

defienden la división sexual del trabajo, porque define lo que las La conciencia femenina, si bien conservadora, fomenta una
mujeres hacen y en consecuencia proporciona el sentido de quiénes visión social que incluye implicaciones políticas radicales que los
son en la sociedad y la cultura. Las mujeres incorporan expectati- teóricos del feminismo raras veces reconocen. Para hacer el trabajo
vas sociales en sus nociones particulares de feminidad. Sus intentos que la sociedad les asigna, las mujeres han perseguido fines sociales
por actuar de acuerdo con los conceptos que su clase mantiene en más que estrictamente políticos. Cuando parece que está en juego
un momento histórico, acerca de lo que las mujeres hacen, les lleva la supervivencia de la comunidad, las mujeres activan sus redes de
en ocasiones a posturas reaccionarias, como en el caso de la relaciones para combatir a quien —derecha o izquierda, hombre o
Vendée francesa y en el de Salvador Allende, en Chile. Pero actúen mujer— creen que interfiere con su capacidad para conservar la vida
en beneficio de la derecha o de la izquierda, el comportamiento como saben.
rompedor de las mujeres en la arena pública se muestra incompati- La naturaleza de la división sexual del trabajo en que las
ble con el estereotipo de las mujeres como víctimas dóciles. Su mujeres están socializadas, las predispone hacia argumentos políti-
peculiaridad social común es la defensa consistente de su derecho a cos en temas sociales. Los grupos políticos reaccionarios se han
alimentar y proteger a sus comunidades, con o sin el apoyo del dirigido a; menudo a las mujeres con esas razones. Las feministas,
gobierno. Su convicción crece a partir de su aceptación de la que valoran el trabajo de las mujeres, raramente discuten que una
división sexual del trabajo como medio de supervivencia. sociedad justa debería asignar sus principales recursos espirituales y
En la medida en que ciertas teorías feministas subrayan la materiales a las tareas que todas las mujeres han aprendido a hacer.
necesidad de transformar la sociedad de forma que lo mismo Pesimistas frente a legislaciones como el Acta de Protección a la
hombres que mujeres concedan un alto valor al nutrimiento, tales Familia, que amenaza los derechos que las mujeres han ganado en
teorías incorporan la conciencia femenina en el feminismo. El la última década, las feministas pueden abandonar la discusión de
grado en que las mujeres, dentro de los partidos políticos, tienden a la visión social del feminismo para concentrarse en una defensa
encauzarse hacia las áreas de la salud, la educación y el bienestar, política más limitada de las conquistas pasadas, hoy comprometi-
representa también un reconocimiento inconsciente de que las das. Esto sería un error. La incorporación de la conciencia
mujeres tienen prerrogativas especiales y conocimientos socializa- femenina en los argumentos feministas sobre los programas de una
dos en esas áreas. Pero la comprensión deja conciencia femenina, futura democracia económica y social, puede ser el único camino
que sitúa la vida por encima de cualquier fin político, no ha para mantener el contenido y el espíritu de lo que hemos ganado y
encontrado nunca expresión en un Estado importante, ni siquiera podría facilitar un movimiento con una base social más amplia que
en los partidos políticos. Considérense las implicaciones de todo las hasta ahora logradas por el feminismo.
esto en los programas políticos, en especial del feminismo: poten-
cialmente la autoimagen más conservadora de las mujeres podría
convencerles de que exigieran que los estados situaran la vida por
encima de otros fines.
Aunque el contenido de la división del trabajo varía grande-
mente, el proceso que el señalar las diferencias lleva consigo tiene
implicaciones culturales, materiales y psicológicas. En el curso de
la lucha por hacer lo que la sociedad y la clase esperaban que las
mujeres hicieran, las barcelonesas se convirtieron en proscritas.