You are on page 1of 3

Electrorefinación.

Es un método para purificar un metal mediante electrólisis. Una corriente eléctrica se pasa
entre una muestra del metal impuro y un cátodo cuando ambos se ven inmersos en una
solución que contiene los cationes del metal. Metal es despojado de la muestra impura y
depositado en forma pura en el cátodo.

Introducción

Aproximadamente desde el año 1807, cuando Faraday obtuvo por vez primera sodio y
potasio, se ha considerado estudiar las posibilidades de obtener o refinar diversos
metales por medio de electrolisis con sales fundidas. Este método ha sido utilizado para la
obtención comercial de muchos metales como el aluminio, zinc, plomo y varios metales
refractarios (entendiendo como refractario todo aquello que difícilmente puede ser tratado
químicamente), además de otros metales y aleaciones.

Qué es la extracción por electrolisis

En el proceso para extraer metales por medio de electrolisis por sales fundidas, se utiliza
un ánodo inerte o reductor y una mezcla de electrolitos (haluros), siendo alimentado a la
celda el haluro u oxido del metal. El proceso más utilizado es en el que el metal es
producido en forma de líquido y por lo tanto es fácilmente separado de la mezcla fundida.

Electrowinning o electro obtención

En este tipo de proceso se alimenta a la celda el metal requerido, el que se desea


producir. Usualmente el metal liberado en el cátodo es de tan alta pureza que no se
requiere de un proceso de refino posterior. En otros casos, el metal cátodo requiere de
otro tipo de purificación, y el electrofino por sales fundidas puede ser utilizado para tal
propósito.

Algunos ejemplos importantes de electrowinning son la producción de aluminio, magnesio,


sodio y calcio.
Electro refino con sales fundidas para diversos metales

Aluminio

El aluminio es un metal muy reactivo como para ser refinado por medio de una oxidación
controlada de impurezas, además tiene un alto punto de ebullición como para ser refinado
por destilación. Por ello es que este metal es refinado industrialmente por medio de
electrorefino con sales fundidas, en un proceso conocido como “ proceso de las tres
capas”. El proceso depende del ajuste de las densidades del aluminio impuro y del
electrolito, así como la del aluminio puro que se usa como cátodo y que flota sobre el
electrolito el que a su vez flota en el ánodo impuro. La densidad del aluminio impuro se
aumenta por adición de cobre, y el punto de fusión de la aleación resultante se baja
gracias a la adición de bajas cantidades de SiO2.

Cuando la celda está en operación, el ánodo es alimentado con una aleación prefundida
de aluminio y cobre a través de un tubo de grafito directamente en la capa
anódica.Produciendo de esta manera aluminio de 99,9% de pureza, pudiendo llegar a
veces a 99,99%.

Plomo

Para el refino de plomo los electrolitos utilizados fueron cloruros y mezclas de silicatos e
hidróxido de sodio y potasio, la refinación se lleva a cabo a 500º C con una alta eficiencia
(97-98%). Con este método se ha llegado a producir plomo con 99,4% de pureza.

Magnesio

Los más importantes trabajos realizados en la extracción del magnesio se han centrado
en la influencia del electrolito sobre el rendimiento y calidad del magnesio producido. Se
ha observado la presencia de titanio en varios compuestos, aproximadamente en un
0,005% en peso, y que estas pequeñas cantidades reducen seriamente el rendimiento en
corriente por pasivación anódica, mientras que la adición de iones de hierro tiende a
aumentarlo. Por ello parece existir una correlación entre los contenidos de hierro y silicio
en el magnesio producido, de forma que cuando mejora la calidad del magnesio en
cuanto al contenido de hierro , empeora respecto a la cantidad de silicio presente.

Otros metales

Para el berilio, se establece un método según el cual éste se deposita a partir de un


electrolito formado por BeO (60% mol) disuelto en FLi y F2Be a 700ºC. El problema
principal en este proceso es la solubilidad limitada del BeO, la cual restringe la corriente y
la velocidad de producción. También se ha desarrollado una técnica de producción de
uranio electrolítico apropiado como combustible para reactores nucleares.

Es importante señalar que para la recuperación y refino de metales que se preparan


normalmente a partir de soluciones acuosas, se han desarrollado técnicas
electroquímicas que implican la utilización de electrolitos fundidos. De esta manera se ha
recuperado cobre de alta pureza a partir de chatarras ferrosas con BaCl2 como electrolito.
De la misma forma se puede obtener níquel puro a partir de aleaciones usando sales
fundidas.

Vanadio impuro ha sido refinado usando electrolitos de cloruros de sodio y vanadio, en un


proceso controlado a 800ºC, bajo una atmosfera de helio, con una eficiencia del 91%.