CEDIH

SUPUESTO PRACTICO NUM. 7
NAVEGACIÓN POR LOS ESTRECHOS Y NEUTRALIDAD PLANTEAMIENTO Entre los Estados A y B existe una situación de guerra, no declarada formalmente, que produce frecuentes acciones hostiles que – dada la considerable distancia entre sus territorios – consisten en ataques aéreos y navales del país A contra objetivos militares del país B. Los Estados C y D, situados entre los territorios de A y B, han prohibido formalmente – en defensa de su neutralidad –el sobrevuelo de los aviones militares de los beligerantes por sus respectivos espacios aéreos y el tránsito de buques de guerra por su mar territorial. No obstante, entre los países C y D, existe un estrecho frecuentado por la navegación internacional ( al poner en comunicación dos océanos ) de una anchura de 14 millas, que ha sido delimitado por ambos Estados, repartiéndose por mitad sus aguas y considerándolas mar territorial propio por los indicados países. Durante una noche y sin solicitar autorización previa, aviones militares del Estado A sobrevuelan el espacio aéreo situado sobre las aguas del estrecho pertenecientes al mar territorial del Estado C, dirigiéndose al Estado B donde bombardean diversos objetivos militares. Al regresar a su país por la misma vía, piden autorización para sobrevolar las aguas del estrecho pertenecientes al mar territorial del Estado D, quien concede el permiso solicitado. Al propio tiempo, un submarino del Estado B, que navega sumergido por las aguas del estrecho pertenecientes al Estado C, es detectado por buques de guerra de esta país, que le obligan a navegar en superficie y mostrando su bandera durante el paso por el estrecho y hasta salir del mar territorial del país ribereño. El Estado B denuncia, en las Naciones Unidas, a los Estados A,C y D por flagrantes violaciones del Derecho Internacional. PREGUNTAS: 1.- ¿Puede admitirse que un estrecho internacional sea ocupado por el mar territorial de los países ribereños, delimitando sus aguas por mitad entre ambos? 2.- ¿Cuál será el régimen jurídico del espacio aéreo situado sobre las aguas del estrecho pertenecientes al mar territorial de los países ribereños? 3.- ¿Es lícito el sobrevuelo – sin previa autorización – de las aguas del estrecho pertenecientes al mar territorial del Estado C, por los aviones militares del Estado A que se dirigen a bombardear objetivos militares del Estado B? 4.- ¿Obró conforme al Derecho Internacional el Estado D concediendo autorización a los aviones militares del Estado A para sobrevolar las aguas del estrecho pertenecientes a su mar territorial, a su regreso de las operaciones contra el Estado B? 5.- ¿Pueden legítimamente los buques de guerra del Estado C obligar a navegar en superficie al submarino del Estado B durante su paso por las aguas del estrecho pertenecientes al mar territorial de su Estado?

CEDIH

SUPUESTO PRACTICO NUM. 7
NAVEGACIÓN POR LOS ESTRECHOS Y NEUTRALIDAD SOLUCIÓN RAZONADA: 1.- Aún tratándose de un estrecho internacional, que ponga en comunicación dos océanos ó porciones de la Alta-Mar frecuentadas por la navegación internacional (Ejemplo: Estrecho de Gibraltar), si su anchura es inferior a la extensión del mar territorial de los Estados ribereños, puede ser enteramente ocupado por el mar territorial de tales Estados, delimitándose por mitad entre ambos países. La extensión del mar territorial admitida por el Derecho Internacional ( artículo 3 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982 y Ley de 4 de enero de 1977 de España sobre el mar territorial ) es de 12 millas; por lo que teniendo- el estrecho en cuestión- 14 millas, la delimitación de las aguas del estrecho entre los países ribereños, asignándose cada uno de ellos una porción de mar territorial de 7 millas, es correcta a la luz del Derecho Internacional (artículo 15 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar). Otra cosa será que las características del estrecho obliguen a los países ribereños a reconocer, como luego veremos, el “paso en tránsito”- en lugar de l “paso inocente o inocuo”- de los buques que utilicen tal vía internacional de navegación. 2.- El espacio aéreo suprayacente, o situado sobre las aguas del estrecho que pertenezcan al mar territorial de los países ribereños, es de la soberanía exclusiva del país a cuya jurisdicción corresponda el mar territorial del estrecho en cuestión. Sin perjuicio de que en este espacio aéreo se deba permitir el “paso en tránsito de aeronaves”, distinto del más limitado “paso inocente ó inocuo”, tradicional del espacio aéreo suprayacente del mar territorial (artículos 2.2., 19, 37, 38 y 39 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar). 3.- Debemos partir de la gran innovación que supone, para el Derecho Internacional, el concepto de “paso de tránsito” por los estrechos internacionales, que implica el sobrevuelo de los mismos, conforme al artículo 38 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982. La doctrina entiende que esta Convención es ya Derecho vigente, aún para los países – como España – que no la han ratificado, pues muchas de sus normas tienen fuerza de obligar como integrantes de la costumbre internacional reconocida – cuando menos tácitamente – por la comunidad internacional. La posibilidad de suspensión temporal del paso de buques extranjeros por el mar territorial es uno de los requisitos que diferencian el “paso inocente ó inocuo” del más libre “paso en tránsito” en el que no es posible acordar tal suspensión. De esta forma, podemos establecer que los aviones militares del Estado A no necesitaban autorización previa del Estado C para sobrevolar las aguas del estrecho pertenecientes a su mar territorial, por lo que puede considerarse lícito su paso hacia el Estado B ( artículos 19, 21, 25, 38, 39, 42 y 44 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar ).

4.- Del mismo modo, el Estado D no vulneró ninguna norma internacional, ni su “status” de neutralidad, concediendo autorización a los aviones militares del estado A para sobrevolar – a su regreso – las aguas del estrecho pertenecientes a su mar territorial , en el ejercicio del derecho de “paso de tránsito”. 5.- Por el contrario, el Estado C infringió las Normas del Derecho del Mar – artículos 38 y 42 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982 – obligando a navegar en superficie al submarino del Estado B, durante su paso por aguas del estrecho pertenecientes a su mar territorial. Si se tratare de una porción normal del mar territorial, el submarino ejerce el derecho de “paso inocente ó inocuo” y debe navegar en superficie mostrando su bandera ( artículo 20 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar ). No existen estas limitaciones en el llamado “paso en tránsito”, que se ejerce en los estrechos internacionales que son vías de comunicación entre dos mares u océanos en los que existe considerable navegación internacional (ej. Estrecho de Gibraltar). Lógicamente, los países ribereños se resisten a esta libertad de “paso en tránsito” por lo que no deja de ser su mar territorial, pero la Norma Internacional expuesta no ofrece dudas sobre la legitimidad de la navegación submarina por tales estrechos. El Estado B puede, en consecuencia, exigir reparaciones del Estado C por su actuación contraria al derecho Internacional, en el presente caso.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful