CEDIH

SUPUESTO PRACTICO NUM. 9
EVACUACIÓN SANITARIA PLANTEAMIENTO Después de un duro enfrentamiento entre dos Unidades contrarias, una de ellas logra romper la resistencia y avanza profundamente en territorio enemigo. Como consecuencia de este avance existe un gran número de combatientes heridos y muertos que han de ser recogidos por los correspondientes servicios. Dada la insuficiencia de medios de evacuación, el Oficial médico ordena que se recojan en primer lugar a los heridos propios y que se creen unos nidos de heridos para dejar a los enemigos y recogerlos con posterioridad. Al mismo tiempo, aconseja al Jefe de la Unidad que los fallecidos enemigos sean incinerados por creer puedan ser portadores de enfermedad infecciosa. Los cadáveres propios son evacuados a retaguardia para su posterior entierro en sus lugares de origen. Así mismo el Jefe de la Unidad dice sean utilizados helicópteros para la evacuación sanitaria en Zona de Combate. PREGUNTAS: 1.2.¿Es legítima la orden dada para la recogida de heridos? ¿Habría que establecer otra prioridad en cuanto a la recogida de heridos? ¿ Es legítima la orden dada respecto a los fallecidos? ¿Qué requisitos deben reunir los helicópteros para poder ser empleados como helicópteros sanitarios en Zona de Combate?

3.4.-

CEDIH

SUPUESTO PRACTICO NUM. 9
EVACUACIÓN SANITARIA SOLUCION RAZONADA: 1.- Textos legales que han de tenerse en cuenta. En cuanto a la búsqueda y recogida de heridos: Art. 15, I Convenio Art. 12, I Convenio Art. 10, Protocolo I En cuanto a los fallecidos: Art. 17, I Convenio Art. 34, Protocolo I 2.- Respuestas. Art,s. 15 y 12 del I Convenio y Art. 10 del Protocolo I 1 y 2 : La Búsqueda y recogida de heridos debe hacerse con sujeción la Principio de no discriminación que se consagra en el Art. 12 del I Convenio, por lo que no es legítima la distinción entre propios y enemigos. La única distinción admisible, en la recogida, sería la derivada del estado de gravedad de los heridos, es decir de criterios médicos; pero, no siendo posible, habrá que recoger los heridos conforme vayan siendo encontrados. 3 : Los fallecidos están fuera de la cadena de asistencia sanitaria. No obstante, es otro servicio: Registro de tumbas. La incineración colectiva e indiscriminada de los cadáveres enemigos es contraria a lo dispuesto en los Convenios y en el Protocolo. No obstante, es admisible por razones higiénicas, como es el caso que nos ocupa, siempre que previamente se hayan identificado y levantado acta con la lista de los fallecidos, a efectos de información. Art. 17 del I Convenio; Art. 120 del III Convenio; Art. 34 del Protocolo I ; Reales Ordenanzas Ap. 140; Art. 77 del Código Penal Militar. Los Helicópteros podrán ser empleados como sanitarios siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos ó condiciones contenidas en: II Convenio de Ginebra, Art. 39 Protocolo I, Art. 8 – Ap. f), g), j), k) .- Art. 24 .- Art. 25 .- Art. 26 .- Art. 27 .- Art. 28 .- Art. 29 .- Art. 30

CEDIH

SUPUESTO PRACTICO NUM. 9
EVACUACIÓN SANITARIA COMENTARIO: En el presente supuesto se plantean varias cuestiones distintas, todas ellas resueltas en los Convenios Internacionales. Esencialmente: 1.- La obligación de recoger a los heridos 2.- La obligación de no hacer discriminación entre ellos 3.- La obligación de respetar a los fallecidos 1 y 2 : HERIDOS Si las dos primeras no plantean problemas de importancia, salvo el siempre espinoso asunto de no dar trato diferente al herido amigo y al herido enemigo, el destino de los fallecidos es mas discutido. 3 : ENTERRAR El I Convenio obliga a enterrar a los muertos ó a incinerar en los puestos por imperiosas razones de higiene o exigencias religiosas, pero siempre individualmente y previa identificación, certificación médica de defunción, etc…. INCINERACIÓN La incineración ha sido siempre vista con cierta desconfianza por suprimir toda posible comprobación posterior sobre la ausencia de abusos. No obstante está admitida, pues en ocasiones es esencial ( por ejemplo, para evitar una epidemia ). El Art. 34 del Protocolo I ha extendido la obligación del Art. 17 a otras personas en territorio ocupado ó en poder del enemigo, pero lo interesante del Protocolo es haber consagrado en su Art. 32 el “derecho que asiste a la familia de reconocer la suerte de sus miembros”; un derecho que quizá no ha sido siempre, no ya reconocido, sino ni siquiera respetado. CONFORME AL: Art. 17 del I Convenio y Art. 34 del Protocolo I, cada Parte en conflicto debe: 1.- Organizar un “Servicio Oficial de Tumbas”, que se ocupará del control de todos los enterramientos y de su mantenimiento. 2.- Inhumar, incinerar ó, en su caso, dar a los restos cualquier otro destino exigido de acuerdo con su religión ( por ejemplo, las llamadas “torres de silencio” ), en cuanto sea posible. 3.- En todo caso, dar información, a través de su Oficina oficial y a la “Agencia Central de Prisioneros de Guerra” ( hoy Agencia Central de Búsquedas ), para transmitirlo a la familia. CONFORME AL: Art. 77 y 163 del Código Penal Militar Código Penal Militar ( respeto a los muertos ). ADEMÁS de todo lo anterior, es interesante tener en cuenta lo que dice el Stanag 2070 de la OTAN sobre procedimientos de entierros de emergencia en guerra.