You are on page 1of 3

CLASE Nº 6

MODULO: INDICADORES DE OBEDIENCIA


TEMA: EL SIGNIFICADO DEL BAUTISMO EN AGUA.

El Bautismo en agua es uno de los actos más trascendentes e imprescindibles en


la vida cristiana y es uno de los indicadores de obediencia más significativos que
encontramos en el camino del Señor.

La expresión Bautismo viene de una palabra griega Baptizo que literalmente


significa sumergir, zambullir o hundir, lo que nos indica esencialmente la forma
en que se realiza el acto bautismal, es decir que involucra que el candidato es
sumergido e inmerso completamente en el agua y luego levantado al habérsele
invocado sobre su vida el nombre de Jesús.

En síntesis el bautismo lo podemos definir como el acto de iniciación del creyente


en la vida cristiana, en el cual este se identifica de manera simbólica con Cristo en
su muerte y resurrección, a través de la inmersión y sumersión de la persona en
el agua y la invocación del nombre del Señor Jesús en su vida.

El bautismo también es una muestra palpable de nuestra disposición de obedecer


a Dios, ya que este acto es también un mandato del Señor (Hechos 2:37-38)

Ejemplos de obediencia en la Biblia:


Cornelio (Hechos 10)
El etíope (Hechos 8)
Los Efesios (Hechos 19:3-5

El bautismo, en si mismo tampoco es una simple ceremonia vacía, sino que por el
contrario es un acto cargado de significado para el creyente en su relación con
Dios.

De esta manera puede decirse que el bautismo significa y simboliza:

1. La muerte y sepultura simbólica del viejo hombre pecaminoso: En este


aspecto el Bautismo se aprecia como consecuencia directa de la
conversión y el arrepentimiento, puesto que debido a que hemos
renunciado al pecado y por ende le hemos abandonado, podemos decir
que en cierto sentido hemos “muerto” a esa forma de vida pecaminosa
que llevábamos, a ese viejo hombre que está viciado del pecado. El
bautismo se entiende entonces como la sepultura simbólica que hacemos
de ese viejo hombre, de esa forma vida desordenada y pecaminosa que
hemos ostentado en nuestra vida
2. El establecimiento de una nueva vida en Cristo: Así como el bautismo
denota de manera simbólica la sepultura del viejo hombre pecaminoso,
también implica del mismo modo, al emerger del agua, la aparición de una
nueva vida con Cristo, mediante la identificación del creyente con la
resurrección del Señor. De esta forma, así como Cristo se levanto de los
muertos victorioso sobre el pecado y la muerte, en su resurrección, así el
creyente al emerger de las aguas del bautismo se hace partícipe de dicha
victoria al identificarse con el Señor Jesús, y de manera metafórica
resucitar para vivir una vida piadosa en Cristo.

3. La unión de Cristo con el Creyente: Todo creyente al aceptar a Jesucristo


como su Salvador, decide unir su vida al Señor, para caminar con Él para
siempre. Esta unión encuentra su expresión formal en el Bautismo.

Utilizando un símil para ilustrar este punto, puede hablarse de que del
mismo modo que una pareja decide unir las vidas de ambos,
perpetuamente, en sentido material, y para formalizarlo se efectúa la
ceremonia matrimonial; así también, en sentido espiritual el creyente que
ha decidido unirse a Cristo hace formal y publica su decisión en el
Bautismo.

Esto es importante porque al igual que en el matrimonio se establecen una


serie de votos, ya sea de manera explícita o implícita, y esos votos
constituyen obligaciones entre ambos contrayentes que perduran para
toda la vida; Así también en el Bautismo el creyente hace un voto de
fidelidad y servicio a Cristo, compromiso que debe perdurar para siempre,
y el Señor Jesús le hace partícipe de sus promesas en El.

4. El comienzo de una vida de discipulado a los pies de Cristo: El discípulo es


definido por el diccionario como aquella persona que estudia, sigue y
defiende las ideas y/o enseñanzas de un Maestro o una Escuela definida,
aun cuando sea de una generación posterior.

En San Mateo 28:19, se establece que para que alguien sea considerado
discípulo del Señor debe haberse hecho bautizar, por lo que el Bautismo
puede considerarse el acto mediante el cual el creyente manifiesta su
disposición a estudiar, seguir y defender las enseñanzas de Jesús, es decir
a ser un discípulo fiel del Señor.

5. El acto de Absolución de nuestros pecados ante Dios: La Absolución es el


acto mediante el cual se declara a una persona libre toda culpa, por las
ofensas de las que se le acusaba. La Biblia nos enseña que es el Bautismo
el acto formal en el cual Dios declara libre de toda culpa por sus pecados,
al creyente. (Hechos 2:38; Hechos 22:14-16)