You are on page 1of 2

EL CANTO DE LA SIRENA

(William Ospina)

CONTRA-ARGUEMNTO

Numerosos autores coinciden y plantean en sus argumentos literarios sobre las diversas
formas de comportamiento que rigen al ser humano a través de sus acciones, pensamientos
y emociones, situándolos en un futuro de manera acelerada y con objetivos diferentes que
se acercan a la realidad de la sociedad de consumo produciendo en la humanidad flotante
una sensación de pobreza mental y atraída por el consumismo y popularismo sobrepasando
los intereses de problemas complejos en un mundo cambiante con características confusas,
seguidas por un facilismo que conlleva a la modificación de la conducta y la búsqueda de
estrategias suplementarias para estar a la par de la globalización mediática transformando
la forma de hablar, de pensar y de actuar, sin tener en cuenta que tras esta modificación
existe un legado o patrón que nos rige desde nuestros ancestros que han apostado a un
conglomerado de valores éticos, estéticos y morales, que bien nos acompañan en el
trasegar de la escuela y porque no decirlo en un campus universitario que todo lo quiere
transformar sin tener en cuenta nuestras raíces con el protesto de tener un mejor estilo de
vida y superación a través de los adelantos científicos y modernos.

El Filósofo William Ospina en su ensayo El Canto de las Sirenas nos hace ver en sus
mensajes indirectos y subliminales la sensación de que el “éxito y la dignidad depende hoy
de la capacidad de consumo” … volviéndonos esclavos,… porque estamos en una era que
idiotiza la población mundial a través de la tecnología y productos publicitarios de
consumo… “ Sin embargo , debemos tener en cuenta y como dije anteriormente los valores
del espíritu que nos puede salvar de este terremoto que amenaza la condición humana a
través de la resistencia de cada ser para lograr la generosidad como necesidad primordial
en un contexto donde el ser humano sabe hacer de los obstáculos, nuevos caminos a través
de los valores que nos orientan y presiden las grandes decisiones, que persigue la entrega
del deseo absoluto para la generación de un mundo más humano.

Es importante especificar todo lo que queremos para nuestro futuro, los valores que
articulan la revisión del tiempo y el sentido que profiere una comunidad, pueden hilarse
como elemento de identidad para potencializar la cohesión entre el ser humano y la neurosis
colectiva donde se pone de relieve el valor vital para enfrentar las crisis del hombre en la
esclavitud de la tecnología y la soledad. NO obstante, podemos traer a colación un aparte
del ensayo Lo Pequeño y Lo Grande, de Ernesto Sábato en la que refiere “Les pido que
nos detengamos a pensar en la grandeza a la que todavía podemos aspirar y nos atrevemos
a valorar la vida de otra manera” … La verdadera riqueza son las cosas que usualmente
consideramos pequeñas, lo que más importa es lo que consideramos insignificante, lo que
más valor tiene son los buenos pensamientos y las buenas acciones (las cosas pequeñas)
son las que harán de este mundo un lugar mejor pero debemos recordar que antes de
cambiar el mundo debemos empezar por cambiarnos nosotros mismos. Con esto solo
queda por especificar que no solo los medios de comunicación pueden manejar nuestro
pensamiento sino que debemos analizar más allá de los sentimientos que puedan explorar
nuevos mundos, sin fantasmas que nos transporten a un universo superficial y nos invadan
de miedos y temores absurdos

Por último, Tenemos que recordar nuestra responsabilidad con el medio ambiente, creando
conciencia sobre el verdadero y esencial proceso de cambio, para alcanzar la libertad y
comprendamos que tal vez el mundo lo que necesita “no son más las cosas, más autos,
más mansiones, áas progreso, más publicidad, sino un poco de generosidad humana.
(William Ospina) y entonces No Sea Tarde para el Hombre y para recapacitar y empezar.