You are on page 1of 10

Integrantes

Emilio Berrios Castillo


Bárbara Gutiérrez Guzmán
Módulo
Certificación de Artes 2
Profesora
Marisol Ballart
Fecha
Martes, 3 de abril del 2018
Introducción

Es una traducción transliteral del término inglés minimalism, o sea, que utiliza
lo mínimo (minimal en inglés). En el que se busca simplificar todo a lo mínimo. Los
estilos precedentes al Minimalismo son el Cubismo, el Constructivismo y
el Neoplasticismo.

El concepto minimalista de forma general son diferentes cosas que se han


visto reducidas a lo esencial, quitando los materiales que sobran a todo a aquello
que ha sido reducido a lo básico, sin elementos sobrantes que rellenen sin un
sentido.

El arte minimalista es una corriente artística contemporánea surgida en


Estados Unidos durante la década de los 60, que tiene como tendencia reducir sus
obras a lo fundamental, utilizando solo los elementos mínimos y básicos, por lo
tanto, solo se verán representaciones de cosas esenciales y fundamentales para el
artista, que utiliza la geometría de las formas, buscando la mayor expresividad con
los mínimos recursos

Es interpretado a menudo como una crítica en contra de la desmesura,


emocionalismo y el recargamiento de ciertas manifestaciones artísticas que
destacaban en su época, particularmente con el expresionismo abstracto y pop art,
siendo un puente a las nuevas prácticas del arte post moderno.

El arte minimalista se ha visto influenciado por tradiciones orientales, como


la japonesa, tendientes a la reducción de elementos y a la economía de los recursos.

El perfil de una persona que utiliza el arte minimalista es claramente


ordenada, ofreciendo estética visual y sencillez, que se apoya en la no acumulación
de objetos innecesarios que perturben su visión. Por eso se dice que el minimalismo
no está pensado para personas desordenadas.

En la actualidad el minimalismo pasa más allá de una forma de arte, y forma


parte de las vidas de las personas que buscan básicamente reducir sus

2
pertenencias físicas y necesidades al mínimo, teniendo en consideración ‘menos es
más´ como practica habitual.

Arte Minimalista

El término minimalismo en el arte fue empleado por primera vez en 1965 por
Richard Wolheim en un artículo en la revista Art Magazine.

El Minimalismo transformó en los sesenta la relación de la obra de arte con el


espacio presupuesta por la escultura de la vanguardia clásica. Se producen cambios
en los espacios expositivos, donde antes predominaban grandes murallas blancas,
ahora se encuentran grandes objetos minimal.

Estas obras están realizadas para un tipo de espacio determinado (esquina,


pared), buscando intervenir en la percepción del espacio en que se inscriben. Pueden
cautivar, tanto en la experiencia visual del espacio como en su habitabilidad.

A veces el espacio de exposición llama la atención sobre sí mismo, por su


extrema neutralidad o por el contraste que establece con las obras; otras veces, las
piezas artísticas destacan por si solas, sin una relación con el espacio, como ocurre en
los proyectos de Carl Andre. En otras ocasiones, el espacio forma parte de la obra y es
traído a la conciencia perceptiva por ella.

Podemos decir que toda obra de arte modifica más o menos la percepción del
espacio circundante, pero que las minimal lo hacen intencionadamente como parte de
su contenido. La conexión entre obra y espacio es propiciada por el tamaño o la
colocación del objeto. En definitiva, el espacio es en el Minimalismo el lugar en el que
se produce el encuentro entre sujeto, objeto y experiencia de la obra.

La mayoría de las obras minimalistas son poliedros regulares, aislados o en


serie, de apariencia pobre o industrial, colores brillantes o apagados, materiales opacos
o transparentes, o incluso construidas con ladrillos, neones o contrachapado. En
definitiva, se tratan de objetos geométricos simples en toda clase de materiales, que

3
carecen de la llamada “verdad del material” y de la neutralidad de los medios artísticos
subordinados a la elaboración del artista.

No cuentan con una forma significante que los separe del resto de objetos del
mundo y los convierta en artísticos. Podríamos decir que la única propiedad pertinente
de los objetos minimal es la objetualidad que proponen. El objetualismo minimal se
presenta tanto en la pintura, escultura, arquitectura e incluso en la música.

Tanto la escultura minimalista como la vanguardista, tienen en común su


reivindicación de las condiciones propias de la escultura, pero difieren en el mayor e
indirecto protagonismo dado al espectador en las obras minimal, en la incidencia de la
unidad y completud de la experiencia receptiva en las obras seriales y en la mayor
conciencia de quien contempla respecto a su rol como perceptor: se requiere de él una
actitud diferente, que comprenda el fondo de la neutralidad que se expone.

La pintura y escultura Minimalista

Las pinturas y esculturas minimalistas están compuestas generalmente de


formas precisas, con bordes duros, geométricos, con planos rígidos de pigmento de
color, por lo general la utilización de tonalidades frescas o tal vez sólo un color.
Suelen consistir en composiciones geométricamente regulares no jerárquicas, a
menudo dispuestas en un formato de cuadrícula y elaboradas a partir de materiales
industriales. Cualesquiera que sean los detalles precisos, la idea de este tipo de arte
no objetivo es purgar el trabajo de todas las referencias o gestos externos, tales
como la emotividad del expresionismo abstracto.

La pintura minimalista tiene influencias del constructivismo y, sobre todo, del


planteamiento reduccionista de Ad Reinhardt. Algunos pintores minimalistas
destacados son Frank Stela, Robert Mangold, Agnes Martin y Robert Ryman.

4
Tomlinson Court Park. With My Back to the World.
Fran Stela, 1959. Agnes Martin, 1997.

Four Color. Classico 5.


Robert Mangold, 1985. Robert Ryman, 1968.

5
D'après la Marquise de la Solana. Delaware Crossing.
Brice Marden, 1969. Frank Stela, 1967.

Mientras que en la escultura sus principales representantes son Carl


Andre, Dan Flavin, Donald Judd, Tony Smith, Sol LeWitt y Robert Morris.

Free Ride. The Nominal Three.


Tony Smith, 1963. Dan Flavin, 1963.

6
Uncarved Blocks. Floor Sculpture Series
Carl Andre, 1975. Donald Judd, 1992.

Laberinto de Pontevedra.
Robert Morris.

Standing Open Structure Black.


Sol LeWitt, 1964.
7
Arquitectura Minimalista

El diseño arquitectónico minimalista suele utilizar formas básicas


geométricas, colores en armonía, texturas naturales, disposiciones espaciales de
planta abierta, componentes limpios y rectos, acabados limpios, techos planos o
casi planos, grandes ventanales y espacios satisfactorios negativos.

Los principales diseñadores minimalistas incluyen arquitectos americanos


como Ludwig Mies van der Rohe, Philip Johnson, Raymond Hood y Louis Skidmore.
En la década de 1980, una nueva generación de arquitectos japoneses
influenciados por el budismo Zen apareció, incluyendo: Kazuo Shinohara, Fumihiko
Maki, Arata Isozaki y Tadeo Ando.

La casa de Vidrio. Barcelona Pavilion.


Philip Johnson, 1949. Van Der Rohe, 1929.

8
Tokodai Centennial Hall. Museo de Aga Khan.
Kazuo Shinohara, 1987. Fumihiko Maki.

Música Minimalista

En el mundo de la música, en los 35 últimos años, el término minimalismo se aplica


a veces a la música que muestra alguna de las características siguientes (o todas):

 Repetición de frases musicales cortas, con variaciones mínimas en un


período largo de tiempo;

 Éctasis (movimiento lento), a menudo bajo la forma de zumbidos y tonos


largos;

 Énfasis en una armonía tonal/modal;

 Un pulso constante.

La primera composición que se considera minimalista fue la obra de 1964 In C,


de Terry Riley, a la que siguieron, en la década de 1970 las obras de Steve
Reich y Philip Glass, entre otros.
9
Grandes ideas y características del Minimalismo

 Abstracción.
 Concentración.
 Desmaterialización.
 Geometría elemental rectilínea.
 Orden y equilibrio.
 Purismo estructural y funcional.
 Precisión en los acabados.
 Reducción y síntesis.
 Sencillez.

10