You are on page 1of 68

Instituto de Derechos Humanos

La economía solidaria
y su inserción en la
formación universitaria
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Universidad de Deusto

García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria.


• • La economía
• • solidaria
• y su• inserción
• en •la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
La economía solidaria
y su inserción
en la formación universitaria
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Instituto de Derechos Humanos

La economía solidaria
y su inserción
en la formación universitaria
Equipos de investigación:
Primera Fase:
Bernardo García (coordinador)
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Fernando Consuegra
Xabier Etxeberria
Ignacio Palacio
Jose Luis Retolaza
Angel Toña
Segunda Fase (autores de los textos):
Xabier Etxeberria (coordinador)
Marta Enciso
Laura Gómez
Marcos Medina
Aitziber Mugarra (editora literaria)
Jose Luis Retolaza
Angel Toña

2004
Universidad de Deusto
Bilbao

García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Serie Derechos Humanos, vol. 12

HEZKUNTZA, UNIBERTSITATE DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN,


ETA IKERKETA SAILA UNIVERSIDADES E INVESTIGACIÓN

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubier-


ta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera al-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

guna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óp -


tico, de grabación, o de fotocopia, sin permiso previo del editor.

Ilustración de la portada: Srdjan Suki


Publicación impresa en papel ecológico
© Publicaciones de la Universidad de Deusto
Apartado 1 - 48080 Bilbao
e-mail: publicaciones@deusto.es
I.S.B.N.: 84-7485-957-3
Depósito legal: BI - 2.579-04
Impreso en España/Printed in Spain
Fotocomposición: IPAR, S. Coop. - Bilbao
Imprime: RGM, S.A.

García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Indice

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

Capítulo 1. Concepto de Economía Solidaria


(Marta Enciso y José Luis Retolaza) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1.1. Aproximación terminológica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1.1.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1.1.2. Economía Social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

1.1.3. Tercer Sector. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25


1.2. Definición de entidades de Economía Solidaria . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
1.2.1. Evolución histórica del concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
1.2.2. Características definitorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
1.2.3. Límites con la Economía Social y el Tercer Sector . . . . . . . . . 37
1.2.4. Tipología: Familias de la Economía Solidaria . . . . . . . . . . . . . 41

Capítulo 2. Relevancia de la Economía Solidaria


(Marta Enciso y Marcos Medina) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
2.1. Introducción y metodología empleada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
2.2. Economía Solidaria en la Unión Europea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
2.2.1. Entidades Sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
2.2.2. Organizaciones de Cooperación al Desarrollo . . . . . . . . . . . . . 50
2.2.3. Personas con discapacidad y empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
2.3. Economía Solidaria en Latinoamérica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
2.3.1. Políticas públicas y Economía Solidaria . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
2.3.2. Investigación sobre Economía Solidaria . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
2.3.3. Experiencias de Economía Solidaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59

7
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
2.4. Economía Solidaria en el Estado español . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
2.4.1. Entidades Promotoras y Empresas Solidarias . . . . . . . . . . . . . 64
2.4.2. Organizaciones de Cooperación al Desarrollo . . . . . . . . . . . . . 65
2.4.3. Entidades de Iniciativa Social. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
2.4.4. Centros Especiales de Empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

Capítulo 3. Relevancia de la Economía Solidaria en la CAPV


(José Luis Retolaza) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
3.1. Introducción y metodología empleada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
3.2. Entidades Promotoras y Empresas Solidarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.2.1. Población . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.2.2. Facturación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
3.2.3. Sectores de actividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
3.2.4. Forma jurídica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
3.2.5. Recursos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
3.2.6. Formación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
3.3. Organizaciones de Cooperación al Desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
3.3.1. Población . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
3.3.2. Facturación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
3.3.3. Recursos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
3.3.4. Formación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

3.4. Asociaciones de iniciativa social. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86


3.4.1. Población . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
3.4.2. Facturación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
3.4.3. Recursos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
3.4.4. Formación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
3.5. Centros Especiales de Empleo/Entidades que trabajan con personas
con discapacidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
3.6. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89

Capítulo 4. La Empresa Solidaria en el Marco de los Derechos Sociales


(Xabier Etxeberria) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
4.1. Los Derechos Sociales, «alma» de la Empresa Solidaria . . . . . . . . . . 92
4.1.1. Los Derechos Sociales, rasgo definitorio de la Empresa Solidaria 92
4.1.2. Los tipos de Derechos Humanos y la Empresa Solidaria. . . . . 93
4.1.3. La cuestionable jerarquización de derechos y el mundo de la
empresa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
4.1.4. La indivisibilidad de los Derechos Humanos como referencia
para la Empresa Social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
4.1.5. Dinámica de solidaridad en los Derechos Sociales y Empresa
Solidaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102

8
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
4.2. La Empresa Solidaria y la promoción de los Derechos Sociales . . . . 104
4.2.1. Sobre el sujeto promotor de los Derechos Sociales: el Estado
y la Empresa Solidaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
4.2.2. El objetivo de la promoción: los Derechos Sociales como satis-
facción de las necesidades básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
4.2.3. Relación de los Derechos Sociales y poblaciones necesitadas . . 113
4.2.4. El problema de la efectividad de los Derechos Sociales . . . . . 117

Capítulo 5. Demanda y Oferta Formativa para la Empresa Solidaria en la CAPV


(Aitziber Mugarra y Jose Luis Retolaza) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
5.1. Principales características de la formación en las empresas solidarias. . 125
5.2. Oferta formativa en gestión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
5.3. Demanda formativa en gestión detectada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
5.3.1. Metodología empleada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
5.3.2. Entidades Promotoras y Empresas Solidarias . . . . . . . . . . . . . 133
5.3.3. Organizaciones de Cooperación al Desarrollo . . . . . . . . . . . . . 141
5.3.4. Entidades Sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
5.3.5. Centros Especiales de Empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
5.4. Propuesta formativa resultante para la empresa solidaria en la CAPV 156

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
1. Sobre economía solidaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

2. Sobre derechos sociales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166

9
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3


García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Introducción

En la realidad económica y social actual, tanto a nivel internacional


como en la Comunidad Autónoma del País Vasco, se detectan importantes
bolsas de pobreza y mar ginación así como una creciente precariedad y
vulnerabilidad de amplios segmentos de la población en cuanto al respeto
de sus derechos económicos, sociales y culturales. Las corrientes neolibe -
rales de la globalización y la creciente competencia e inestabilidad de los
mercados están dificultando decisivamente el acceso de todo individuo a
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

una vida digna y a un desarrollo personal íntegro y autosostenible.


La gama de opciones vitales que maneja un colectivo creciente de
nuestra sociedad se ve reducida de manera paulatina y alarmante. Este
fenómeno estructural se retroalimenta de la misma incapacidad que va
provocando en esos individuos para perseguir y aprovechar alguna de las
escasas oportunidades que les quedan para insertarse social y laboral -
mente. El resultado es una sociedad en la que una parte significativa de
la misma está inmersa en una espiral de exclusión que se arraiga y ex pan-
de sin aparente remedio.
Desde la época de la crisis industrial, que afectó con especial viru -
lencia a la Comunidad Autónoma del País Vasco, y su posterior período
de reconversión y reindustrialización, se han ido presentando un número
creciente de iniciativas, tanto públicas como privadas, relacionadas con
la búsqueda de soluciones a los casos más graves y desamparados deriva -
dos de estos acontecimientos económicos y de las tendencias anterior -
mente apuntadas. Lo peculiar de las mismas no es sólo el interés por rein -
sertar económica y socialmente a los colectivos empobrecidos, excluidos
o mar ginados, sino el hacerlo desde un planteamiento filosófico, ético,
social y económico alternativo al modelo causante de la problemática en
cuestión.

11
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
La plasmación concreta de este movimiento ha sido el desarrollo de
una incipiente, ilusionante y cada vez más influyente «economía solida -
ria», término acuñado para identificar las iniciativas emprendidas en la
reinserción socioeconómica de colectivos especialmente vulnerables y
marginados así como en la difusión de valores, principios, ideales y acti -
tudes enraizadas en un modelo de relación socioeconómico más justo,
equitativo, solidario y sostenible.
La gran mayoría de las iniciativas de la economía solidaria ha sur gido
de un impulso marcadamente ético, que se manifiesta de diferente manera
según cuál sea el partícipe social aludido. La vocación inicial de estas em-
presas es el disfrute de la justicia social por parte de determinados colecti-
vos a los que el sistema capitalista neoclásico mar gina y desprotege. No
obstante, habría que analizar más detenidamente si estos proyectos encua -
drados en la economía solidaria realmente suponen una alternativa y un
desafío para la economía convencional o, por el contrario, en su devenir
acaban por convertirse en meros elementos paliativos de los efectos perni-
ciosos del sistema imperante y sustitutivos de la responsabilidad que corres-
ponde al estado en la protección social de los ciudadanos.
En las reflexiones y encuentros que se vienen desarrollando sobre la
evolución futura de la economía solidaria para apuntalarla como fuente
de solución y de cambio frente al modelo socio-económico imperante, se
constata reiteradamente la ausencia tanto de un espacio sistematizado de re-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

flexión como de procesos formativos formales, bien estructurados, de con-


trastada calidad y de rango universitario sobre este área de actividad y de
pensamiento.
Por un lado, las personas y or ganizaciones que se adentran en este
camino de la economía solidaria advierten la carencia de una oferta espe-
cífica para formarse profesionalmente en la materia, para reflexionar y
apuntalar esquemas conceptuales en los que basar sus pensamientos, idea-
les y estrategias y para profundizar en mejoras de esta orientación alter -
nativa que les permitan actuar con mayor eficacia, poder de transforma -
ción socioeconómica y notoriedad pública. Por consiguiente, esta oferta
formativa debería contribuir a la superación de determinados problemas
y carencias actuales propios de la gestión de las iniciativas de la econo -
mía solidaria.
Por otro lado, los nuevos profesionales en las diferentes disciplinas
universitarias no tienen la oportunidad de someter a contraste y reflexión
los principios, valores y procedimientos del sistema socioeconómico im -
perante mediante el conocimiento y análisis de un modelo distinto cuya
realidad e impulso es innegable.
En relación con los cambios a futuro, previsiblemente este tipo de
entidades van a ir creciendo en mayor o menor medida, y por tanto van a

12
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
sufrir trastornos producidos por ese crecimiento. En este momento, se
constata que los equipos que lideran los diversos proyectos de la econo -
mía solidaria no están preparados para este cambio en el contenido de su
puesto de trabajo, por lo que —de no darse una adecuada formación— o
bien desempeñarán de forma caótica las nuevas tareas o deberán ser sus -
tituidos por gestores profesionales que, como contrapartida, es muy posi -
ble que no tengan interiorizados los elementos relativos a la misión so -
cial de estas entidades, aspecto básico de su propia existencia.
Como conclusión de todos los aspectos actuales y futuros que se aca -
ban de plantear, se aprecia la necesidad de una formación tanto en térmi -
nos de construcción conjunta y dinámica de un corpus común terminoló -
gico, conceptual y de experiencias referenciales como en la utilización y
diseño de metodologías apropiadas para los responsables de dinamizar
los procesos de desarrollo de la economía solidaria. Asimismo, se advier-
te claramente la necesidad de instrumentar una formación capaz de dotar
no sólo de conocimientos, sino en última instancia de competencias de
gestión a los posibles candidatos a ponerse al frente de un nuevo proyec -
to empresarial de carácter solidario. La cantidad y potencialidad de ex -
pansión de proyectos de economía solidaria que se prevén «dormidos» o
en fase latente de formación —junto con la dificultad manifiesta de loca -
lizar personas capaces de ponerse al frente de los mismos cuando todavía
no son sino una idea— justifica plenamente el valor añadido y el carácter
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

instrumental de la formación universitaria de nuevos emprendedores en


este ámbito de actuación.
Esta investigación tiene como objetivo principal la elaboración de
una propuesta a nivel universitario para introducir el área de la economía
solidaria en los planes de estudios actuales como un espacio formativo y
de reflexión de obligada referencia y manifiesta contribución a la mejora
del bienestar y la justicia en la sociedad vasca. El propósito sería doble.
Por una parte, ofertar una formación profesional y reflexiva para aque -
llos individuos que deseen desarrollar su proyecto profesional y vital en
el campo de la economía solidaria, bien porque se vayan a incorporar por
primera vez al mercado laboral bien porque ya estén inmersos en alguna
iniciativa del citado sector y deseen reciclarse formativamente para me -
jorar su capacidad de desempeño.
Por otro lado, esta investigación también aspira a realizar una contri -
bución en el esclarecimiento, impulso y enriquecimiento del debate pú -
blico sobre un modelo alternativo de desarrollo económico y social, más
acorde con el respeto, el cumplimiento y la promoción de los derechos
sociales, económicos y culturales de los ciudadanos y con los ideales de
justicia, equidad y sostenibilidad para el conjunto de la sociedad vasca.
Desde un análisis previo sobre la gestión de las iniciativas de economía

13
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
solidaria, se aprecia un déficit importante de competencias necesarias
para enfrentarse a los retos que éstas plantean. Entre estos desafíos, una
carencia que por sí misma adquiere un peso específico de gran importan -
cia es la ausencia de una reflexión sistemática en torno a la economía so -
lidaria, que ayude a fijar los límites de la misma, a unificar el lenguaje y
a establecer modelos posibles de futuro. La existencia de un trabajo sis -
tematizado sobre estos aspectos desde la perspectiva universitaria, siem -
pre que integre la realidad existente, sería sin duda una aportación clave
al desarrollo de la economía solidaria.
Un objetivo secundario, derivado implícitamente de la consecución
del anterior, es la realización de un diagnóstico sobre el estado actual de
la economía solidaria a nivel internacional, nacional y local. Este tipo de
análisis sobre los ámbitos referidos supone una aportación novedosa a la
par que trascendente para el diseño de políticas estratégicas que posicio -
nen favorablemente al conjunto de la economía solidaria. Asimismo, es
de gran utilidad para avanzar en el aprovechamiento de las lecciones
aprendidas y de experiencias exitosas y en la identificación de actores
que pueden ejercer un cierto liderazgo en la evolución futura de este co -
lectivo.
En la consecución de todos estos objetivos, se ha tenido en especial
consideración la necesaria vinculación entre las entidades de la economía
solidaria y la Universidad; se potencia que ésta sea lo más estrecha posi -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

ble, a fin de que la propuesta formativa responda a unas necesidades rea -


les y sea así percibida, ya que en caso contrario se corre el riesgo de que,
tras un breve plazo de puesta en práctica, la formación demandada y la
ofertada diverjan de manera sustancial en sus expectativas y finalidades.
En lo referente a la metodología aplicada, el presente proyecto de in-
vestigación se desarrolla sobre las bases de una metodología fundamen -
tada en una combinación de empirismo y reflexión que gravite en torno a
unos sólidos principios conceptuales y de fundamentación sistémica.
Se ha recurrido a la búsqueda de fuentes que sean referentes a nivel
internacional, especialmente en países donde el nivel de reflexión y de -
bate público sobre la economía solidaria es elevado y donde existe una
larga trayectoria de iniciativas concretas en este campo. Esta recogida de
información y análisis se ha realizado de manera ordenada y sistematizada
en tres ámbitos geográficos en el capítulo 2: el contexto de la Unión Eu ro-
pea, Latinoamérica y —ya en un círculo más cercano— España.
Como dinámica de trabajo, se ha optado por un estilo de trabajo en
grupo sustentado en reuniones periódicas, procedimientos regulares para
compartir información y mantenimiento de un foro interno permanente -
mente abierto de intercambio de ideas, opiniones, sugerencias y consul -
tas mediante el uso del correo electrónico.

14
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Otra de las apoyaturas metodol ógicas del proyecto ha sido la con -
sulta a un grupo de expertos que configuran un segundo círculo de opi -
nión, aportación y contrastación complementario al equipo nuclear de
investigación, y que confirman la buscada vinculación entre las entida -
des de la economía solidaria y el ámbito universitario. Así, se han de-
terminado 4 familias dentro de la economía solidaria y se han identifi -
cado representantes de cada una de ellas de cara a mantener con cada
uno de ellos dinámicas de grupo con una doble finalidad: por una parte,
aportar información cualitativa con la que complementar el análisis
cuantitativo sobre la empresa solidaria en la CAPV ; por otro lado, am -
pliar la información sobre identificación de necesidades formativas en
el citado ámbito.
En cuanto a los integrantes del equipo investigador se ha buscado
que esté configurado de manera mixta y equilibrada, tanto en lo que hace
referencia a experiencia y conocimientos como en capacidades y habili -
dades investigadoras. Según estos parámetros de referencia, se ha convo -
cado a un grupo de expertos donde se conjugan especialistas en el campo
práctico, teórico y sistémico de la economía solidaria, en la reflexión éti -
ca, en el análisis del cumplimiento y funcionalidad de los derechos hu -
manos, en la gestión empresarial y en la investigación y docencia académi-
ca. En cualquier caso, la principal cualidad que se comparte en el grupo
es la gran motivación derivada del convencimiento de la necesidad, per -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

tinencia, oportunidad y utilidad del proyecto investigador que se desea


abordar.
Esta investigación ha sido desarrollada en dos grandes fases, lidera -
das cada una de ellas por un coordinador diferente, siendo ambos miem -
bros del Instituto Pedro Arrupe de Derechos Humanos de la Universidad
de Deusto, centro promotor de esta iniciativa.
La primera fase —de lanzamiento y estudio de campo— ha sido lide-
rada por el Dr. Bernardo García, quien coordinó un equipo de seis perso -
nas: tres provenientes del ámbito universitario (Xabier Etxeberria, Angel
Toña y él mismo) y otras tres provenientes de las empresas solidarias (Fer-
nando Consuegra, Ignacio Palacio y José Luis Retolaza).
La segunda fase —de análisis, estudio a nivel internacional de re feren-
tes y redacción del documento final— liderada ahora por el Dr . Xabier
Etxeberria, renovó la mitad de integrantes del equipo y lo amplió. Men -
cionados en orden alfabético, son Marta Enciso, Laura Gómez, Marcos
Medina, Aitziber Mugarra, José Luis Retolaza y Angel Toña. En una últi-
ma fase —todavía si concluir— de propuesta formativa concreta, se ha
invitado a participar a Cristina de la Cruz y Fernando Fantova.
En cuanto a su estructura, el proyecto de investigación se articula
en torno a cuatro ejes sustanciales en sí mismos pero concatenados y si -

15
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
nérgicos respecto al fin primordial de la investigación, cual es la pro pues-
ta de un modelo de inserción para la economía solidaria en la formación
universitaria. Los cuatro ejes son los siguientes: la economía solidaria en
el marco de los derechos económicos, sociales y culturales; análisis del
estado actual de la economía solidaria, desde lo internacional a lo local;
análisis de las necesidades de formación, investigación y reflexión so -
bre la economía solidaria; y propuesta de un modelo de inserción forma -
tivo de la economía solidaria a nivel universitario. Si bien este último
está en proceso de desarrollo para su tramitación en la Universidad de
Deusto, la conclusión de los otros tres ejes está incluida en el presente
documento.
El primer capítulo, titulado Concepto de Econom ía Social, responde
a una serie de interrogantes: ¿cómo definir la economía solidaria?, ¿cuá -
les son sus objetivos y metas?, ¿qué incluye y qué no incluye?, ¿es apro -
piada su denominación?... Se compone de dos partes bien diferenciadas:
una primera Aproximación terminológica en la que pasamos revista a los
diversos conceptos relacionados, haciendo especial hincapié en la econo -
mía social y el tercer sector. Y una segunda parte, Definición de Entidades
de Economía Solidaria , en la que presentamos las familias que a efectos
de nuestra investigación hemos definido. Este capítulo ha sido redactado
por los investigadores Marta Enciso y José Luis Retolaza, con el apoyo
de Laura Gómez y Marcos Medina.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

En el capítulo 2, titulado Relevancia de la Economía Solidaria ,


nos detenemos en el análisis de las fórmulas de economía solidaria en
diversos ámbitos geográficos. La Doctora Enciso ha desarrollado los
capítulos referentes a la incidencia de la economía solidaria tanto en la
Unión Europea como en el apartado del Estado español, que ha mere -
cido una presentación diferenciada, todo ello con el apoyo de la Doc -
tora Gómez en la recogida de información a nivel europeo. Y Marcos
Medina se ha encar gado de la parte latinoamericana del análisis de
formas similares y su grado de implantación. En esta cuestión, ha sido
imposible mantener la clasificación de las cuatro familias de la econo -
mía solidaria diseñadas en el capítulo anterior, pues la variedad de for-
mas que nos encontramos es tan alta que nos impide constreñirnos a
esa clasificación tan cerrada y pensada para nuestro entorno cercano.
Metodológicamente, hemos acudido a fuentes indirectas de obtención
de datos, pues la recogida directa de los datos de nuestro interés so -
brepasa las posibilidades de esta investigación. Hemos observado una
amplia variedad de fuentes, pero los datos que ofrecen no son agrega -
bles, para poder presentar unos datos actualizados y acumulados que
dibujen con precisión la relevancia de estas formas empresariales hoy
en día.

16
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
El capítulo 3, titulado Relevancia de la Economía Solidaria en la
CAPV, cierra aún más el circulo geográfico de análisis, pero además aho-
ra sí hemos optado por acudir a las fuentes directas. Mediante un proceso
de encuestación telefónica desarrollado en la primera fase de la investi -
gación, hemos acumulado una serie de informaciones, cuyo análisis esta -
dístico pormenorizado ofrecemos en este capítulo, agrupadas las infor -
maciones en cuatro subapartados, uno para cada familia definida. Este
capítulo ha sido redactado por José Luis Retolaza.
El capítulo 4, titulado La Empresa Solidaria en el Mar co de los De-
rechos Sociales, responde a algunas interrogantes básicas de esta investi -
gación: ¿nace la economía solidaria de un específico impulso ético?,
¿acaso ese impulso ético tiene que ver decididamente con la justicia so -
cial, entendida como realización de los derechos sociales?, ¿es la econo -
mía solidaria consistente y coherente con tal pretensión?, ¿hasta qué punto
la economía solidaria actúa como una llamada a transformar la economía
neoclásica o como una llamada a mitigar sus efectos más perversos?,
¿podría defenderse que la economía solidaria busca la realización de los
derechos sociales a través de la preferencia por los desaventajados? Tra-
tando de responder a preguntas de este tipo y haciendo previamente las
oportunas clarificaciones en torno a estos derechos, este capítulo desa rro-
lla el primero de los cuatro grandes ejes que articulan este proyecto de
investigación: la identificación de la economía solidaria dentro del cuer -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

po de los derechos sociales, económicos y culturales, destacando sus as -


pectos más distintivos y singulares. Ha sido redactado en su totalidad por
el Doctor Xabier Etxeberria.
Y el capítulo 5, titulado Oferta y Demanda Formativa para la Empre-
sa Solidaria en la CAPV , se inicia con un breve repaso de las principales
características comunes a las empresas solidarias vascas detectadas en el
proceso de recogida de datos anterior . En cuanto al análisis de la oferta
formativa, nos hemos limitado a utilizar una fuente indirecta pero muy
actualizada: el Informe sobre Oferta y Demanda de Formación en Ges -
tión para Directivos en el ámbito de la CAPV , presentado por el Cluster
del Conocimiento en 2000. La Doctora Mugarra ha analizado su conteni -
do en la búsqueda de referentes formativos específicos o medianamente
adaptados a las necesidades de las empresas solidarias. Y el gran prota-
gonista de este capítulo es precisamente el análisis de los resultados ob -
tenidos en las cuatro sesiones de trabajo con representantes de las diver -
sas familias de la economía solidaria vasca, desarrollado en la primera
fase de esta investigación. A modo de conclusión, Jose Luis Retolaza
presenta las principales carencias formativas detectadas y los previsibles
cambios futuros que incidirán en el sector de la economía solidaria en re-
lación a las necesidades de gestión, desarrollo de nuevos promotores e

17
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
iniciativas, y reflexión sistémica sobre su terminología, conceptualiza -
ción, potencialidades, limitaciones y modelos.
Y llegados a este punto, se ha iniciado una última fase, relacionada
con el cuarto eje planteado en esta investigación: propuesta de un mode -
lo de inserción formativo de la economía solidaria a nivel universitario.
Esta fase está siendo coordinada por el Dr . Angel Toña, y esperamos que
culmine con una pronta oferta al sector , de acuerdo a las coordenadas
principales dibujadas como resultado de esta investigación.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

18
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Capítulo 1

Concepto de Economía Solidaria

1.1. Aproximación terminológica

1.1.1. Introducción
Desde el momento que nos proponemos definir lo que entendemos
como Economía Solidaria, se hace necesario previamente poner de mani -
fiesto la existencia y utilización de otras expresiones que, en ocasiones,
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

se utilizan como sinónimas o muy similares y que generan cierta confu -


sión a la hora de aproximarse a una definición del concepto que nos inte -
resa. Sin lugar a dudas, se trata de conceptos que guardan ciertas simili -
tudes, por ejemplo en cuanto a sus orígenes, o en relación con algunos de
sus valores inspiradores y principios de funcionamiento.
Pero tampoco es menos cierto que presentan diferencias y matices
tanto entre sí como respecto de la Economía Solidaria. Estas diferencias
pueden llegar a tener un carácter fundamental, como el carácter empresa -
rial o no, las experiencias de base, la ideología subyacente, el alcance y
la materialización de los principios de funcionamiento, o los énfasis pri -
mordiales.
En primer lugar, en cuanto al origen del movimiento de la Economía
Solidaria y las diferentes familias que se incluyen dentro del mismo, en -
tendemos que comparten con otros, como por ejemplo, el cooperativismo,
un deseo de cambio ante un sistema económico y social que se entiend e
injusto y con el que no se comparte ni su or ganización ni las consecuen -
cias que origina, todo ello liderado por clases populares. Se podría enten -
der desde este punto de vista como un movimiento reactivo. En el caso del
cooperativismo moderno en Gran Bretaña (Rochdale, 1844) es fruto del si-
glo XIX, en plena expansión de la industrialización, así como de la nega -

19
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
ción de los derechos de participación sociales y económicos a una parte
extensa de la población. La Economía Solidaria puede entenderse tam -
bién como la manifestación de una disconformidad, si bien atendiendo a
la situación de finales del siglo XX.
Ambas, aunque se podrían citar otros movimientos e ideologías, no
dejan de ser una manifestación en respuesta a la situación socio-eco -
nómica concreta del momento histórico en que tienen lugar. En palabras de
P. Warbasse, buscar «otra forma de hacer economía». Si bien es verdad
que el autor se refería al concepto clásico de Economía Social, puede ser
hoy perfectamente extrapolable a la Economía Solidaria y a otros movi -
mientos similares.
Pero la Economía Solidaria, al igual que ocurrió con el cooperativis -
mo, no sólo debe verse como una reacción, como un movimiento contra-
sistema, sino que ambos han tenido la capacidad —y de ahí su perviven -
cia— de positivizarse, de elaborar propuestas, de or ganizarse, de intentar
definirse en positivo, estableciendo sus valores y principios de funciona -
miento, de poner en claro qué tipo de sociedad y de relaciones económi -
cas persiguen, pero en función de sí mismas y no de sus opuestos.
De esta manera, ambos lograron encontrar su sitio dentro del panora -
ma socio-económico y diferenciarse de otros. En el caso del cooperati -
vismo y en estos momentos de la Economía Solidaria, se ha tenido el
acierto de constituir una cierta alternativa, y convertirse en agentes acti vos
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

y transformadores.
Este desacuerdo —o el deseo de mejora en los campos sociales y
económicos— con el sistema económico ha presentado diversas manifes-
taciones, desde diferentes aproximaciones e ideologías. Sin ánimo de ser
exhaustivos, pero con el fin de demostrar que las materializaciones de la
expresión «otra forma de hacer economía» son muy diversas, haremos re-
ferencia a algunas, en algunos casos por curiosas, pero especialmente por
su relación con la Economía Solidaria. De este modo se logrará ofrecer
claves para delimitar y clarificar el propio concepto.
Así por ejemplo encontramos asociaciones e iniciativas como la de
Economía Heterodoxa en Australia, o la Asociación de Economía Crítica
en España o la francesa, Economía Post-autista [sic], donde se exige ma -
yor pluralismo en el enfoque económico también en los campos teóricos,
investigadores y docentes.
Por todo ello, y con el fin presentar los elementos que nos permitan
acercarnos al concepto de Economía Solidaria del siguiente epígrafe, ha -
remos una referencia a otros términos que a veces se equiparan a éste,
avanzando ya que no se trata de términos equivalentes. En primer lugar ,
recogeremos una serie de términos bastante usados en América Latina, re-
gión de la que son en su mayoría originarios y se engarzan en su realidad

20
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
social y política, o quizá mejor , en sus diferentes realidades socio-políti -
cas, y se relacionan con experiencias concretas que en dicha región se es-
tán desarrollando1.
Los significados, por otro lado, han ido evolucionando a lo lar go de
la historia: Un ejemplo muy claro es el de Economía Social, que se ha
ido adaptando a los cambios que desde el siglo XIX se han ido producien-
do por el sur gimiento de nuevos marcos teóricos, modificaciones legis -
lativas o cambios experienciales. Asimismo, se presentan diferentes al-
cances según los países o regiones en que se estudie cada acepción. A
efectos de este análisis, la riqueza de los matices exigiría un estudio más
pormenorizado.
A continuación, en los subapartados 2 y 3, nos centraremos en la de -
finición y alcance de dos de ellos, Economía Social y Tercer Sector, a los
que dedicaremos mayor atención y un cierto detenimiento. Ello es debido
a que son términos de utilización extendida en el ámbito europeo, nuestro
ámbito primario, si bien no exclusivo, de referencia. Por otro lado, son
dos conceptos que se encuentran consolidados a nivel doctrinal, y que re-
cogen algunos supuestos que podrían entenderse como Economía Solida -
ria. Ello, en una visión superficial, nos podría llevar a pensar en la falta
de necesidad de un nuevo nombre por inexistencia de elementos concep -
tuales nuevos o como mucho una nueva familia dentro de otro elemento
mayor ya existente. Como demostraremos en el siguiente epígrafe, esto
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

no es así, y por ello sentamos en este momento las bases para el posterior
análisis comparativo.
Comencemos pues por recoger esa serie de expresiones, cuyo uso se
encuentra bastante extendido, ofreciendo para cada una de ellas una bre -
ve descripción de su significado y contenido.
—Economía alternativa, con un uso bastante extendido. Hace re-
ferencia al carácter común de estos movimientos en los que su principal
motor es desarrollar actuaciones de tipo socioeconómico de forma dife -
rente al modelo vigente. Podría entenderse como equivalente a la expre-

1 Una exhaustiva referencia a estas terminologías y sus significados puede verse en Be-

tancur, Leonel & Salgado, Dora Cristina, Guía de significados y de términos básicos para
una mejor lectura de la teoría económica comprensiva y la obra del profesor Luis Razetto
Migliaro, texto desarrollado para la Escuela Iberoamericana para el Desarrollo de la Econo mía
de Solidaridad y Trabajo (Ecoiberoamericana). Texto accesible en la web www.economiaso-
lidaria.net. Asimismo puede verse una reflexión sobre cuestiones terminológicas en Corag-
gio, J.L., Problematizando la Economía solidaria y la Globalización Alternativa . Presentación
en el II Encuentro Internacional sobre Globalización de la Solidaridad, Quebec, 9-12 de octu -
bre de 2001. (Accesible en http://www.fronesis.org/jlc/archivos%20para%20descargar/Que-
becJLC.pdf) así como en González, Bernardo, Notas sobre Economía de la Necesidad y Eco-
nomía Mercantil, en www.vinculando.org.

21
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
sión de Warbasse de «otra forma de hacer economía», recogiendo en su
nombre un elemento positivo al considerarse a sí misma como una alter -
nativa, una posibilidad de cambio respecto del sistema socioeconómico
vigente. Se trata de una expresión genérica que incluye dentro de ella a
un buen número de otras entidades y experiencias de carácter muy hete -
rogéneo.
—Economía de donaciones, de uso reciente, se está comenzando a
usar la expresión entendiéndola como un tipo especial de transferencias
y flujos de activos económicos de carácter unidireccional, que van desde
un donante a un beneficiario o receptor . Se incluyen sólo los supuestos
que corresponden a aquellas que se efectúan con fines sociales, normal -
mente enmarcadas en procesos or ganizados y no a relaciones familiares
o de amistad.
—Economía Autogestionaria, donde se incluirían aquellas formas de
organización de actividades económicas basadas en el trabajo autogestio -
nario, es decir , en el que los trabajadores participan en las estructuras de
poder, gestión y control de la organización.
—Economía de la Solidaridad, término acuñado por el Profesor Luis
Razetto Migliaro, cuyo objetivo es introducir la solidaridad en la econo -
mía, de forma que se incorpore la solidaridad en la teoría y en la práctica
de la economía. Se trata de una expresión genérica que engloba a un con-
junto de realidades tales como el cooperativismo, la autogestión, la eco -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

nomía de comunidades, la economía de grupos étnicos tradicionales, la


economía familiar y la economía campesina, etc.
—Economía Popular. Hace referencia a la formación y estableci-
miento de numerosas pequeñas actividades productivas y comerciales cu -
yos protagonistas son los grupos sociales empobrecidos de los barrios y
poblaciones mar ginales. Normalmente constituyen una alternativa al de -
sempleo, siendo el factor más intensivo el del trabajo. Asociada a ésta, se
han usado algunas expresiones tales como economía informal, pequeña
producción popular urbana, economía sumer gida, economía invisible, eco-
nomía de subsistencia, economía popular . Las antedichas expresiones no
son idénticas y en un análisis más pormenorizado de cada una de ellas se
observan significativos matices.
—A este término de Economía Popular se asocia a veces el de solida-
ridad, hablándose de Economía Popular Solidaria. Recoge la idea de
una dimensión grupal o colectiva, pues no se trata sólo de actividades in -
dividuales sino que éstas se unen en un deseo de mejora también a nivel
de grupo, barrio o ciertas colectividades como los de mujeres o jóvenes.
—Economía del trabajo, anteponiendo el valor del trabajo —a ve -
ces como único factor disponible por parte de los grupos sociales más
desfavorecidos— por encima del capital. Se centra en el valor de la per -

22
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
sona que a través del trabajo logra su sustento y el de su familia y ad -
quiere un papel social.
—Este término de Economía del trabajo a veces se asocia al de so -
lidaridad, hablándose de Economía de Solidaridad y Trabajo, donde se
pone de manifiesto la relación entre la cultura del trabajo y de la solidari-
dad, que se genera entre colectivos de trabajadores, como medio para la
consecución de objetivos de mejora de carácter colectivo y no sólo indi -
viduales.

1.1.2. Economía Social


De todas ellas, el término que sin duda está más consolidado y tiene
un reconocimiento general a nivel doctrinal y legal es el de Economía
Social. Por ello, en el marco de esta investigación, resulta necesaria la
delimitación y diferenciación entre este concepto y el de Economía Soli -
daria. ¿Cuál es —o cuales son— los aspectos diferenciadores de la Eco -
nomía Solidaria en relación con la Economía Social? Esta última tam -
bién está basada en valores, entre ellos el de solidaridad, y recoge en su
seno entidades que no tienen ánimo de lucro o que desarrollan activida -
des de inserción por el empleo...
Por ello, el planteamiento de qué es empresa solidaria nos lleva a
delimitar previamente el concepto de Economía Social para ver cuáles
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

son las relaciones o intersecciones entre ambos. Nos planteamos cuáles son
las peculiaridades de la Economía Social considerando si en ella se inser-
ta necesariamente la empresa solidaria o si la empresa solidaria es siem -
pre parte de la Economía Social. Con ello, nos acercamos a un término
muy amplio y ambiguo y en el que existen importantes discrepancias a
nivel internacional. No es el objeto de nuestro estudio profundizar en este
debate, ampliamente desarrollado, sino señalar unos mínimos común -
mente aceptados sobre lo que es el fenómeno de la Economía Social.
Y es que, a pesar de las diferencias y de la falta de coordinación entre
los distintos países, existe —sobre todo en Europa— una raíz común y
unas bases compartidas sobre lo que significa «Economía Social» que son
las que se encuentran en las organizaciones de trabajadores del s. XIX, ma-
nifestadas por autores como Owen o Busier. Este concepto ha vivido una
profunda evolución desde su nacimiento hasta la actualidad; cuando en
1830 el francés Dunaié escribe un tratado de Economía Social y emplea
este término aparece como una alternativa a la revolución industrial, al
capitalismo y a los déficits sociales que traían. Poco a poco, este término
irá ampliándose a lo largo del s. XIX y bajo él se van incluyendo distintas
corrientes de pensamiento; así la escuela socialista, la liberal o la social -
cristiana irán intentando identificar la Economía Social con sus propues -

23
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
tas. Poco después se identificará este término con aquellas cuestiones
económicas que no se ciñen al mercado o al beneficio y que se extienden
a «lo social».
Hoy, la delimitación de la Economía Social exige rechazar varias
ideas que le han sido asociadas y que la han dibujado como una alternati-
va al capitalismo o como un medio para salvar sectores en crisis. La Eco-
nomía Social ha de ser entendida en la actualidad dentro de la mundiali -
zación que preside la economía y del avanzado proceso de integración
política y económica en que nos hallamos inmersos. En este nuevo con -
texto se esta produciendo una redimensión de los sectores productivos,
una reestructuración que afecta a cambios en la estrategia de gestión en
el mercado de trabajo, con todas las implicaciones sociales que esto su -
pone. A ellos se añaden una serie de condicionantes políticos que están
favoreciendo el fenómeno de la Economía Social en un momento en que
los Estados de Bienestar se presentan como incapaces para cubrir y dar
satisfacción a las demandas sociales que plantean los ciudadanos. Se
abre así un nuevo espacio en el que ni la actuación del sector público ni
del sector privado logran satisfacer las necesidades que se plantean y
donde la Economía Social aparece como una posible respuesta para las
demandas de la sociedad actual en ámbitos como salud, educación, aten -
ción a la tercera edad, medio ambiente, y otros ámbitos relacionados con
una mayor calidad de vida.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Parece, por tanto, que las entidades de Economía Social tienen pecu -
liaridades que las hacen más idóneas para algunas actividades que otras
organizaciones y que serían esencialmente: ausencia de prioridad por el
beneficio, no discriminación en la entrada, gestión democrática e inde -
pendencia respecto a organizaciones públicas.
En este mismo sentido, podemos acudir a la definición que realiza el
Consejo de Economía Social belga, según la cual la Economía Social
está formada por actividades económicas llevadas a cabo por entidades
que son principalmente cooperativas, mutuas y or ganizaciones sin ánimo
de lucro y que siguen los principios de priorización del servicio a los
miembros o la colectividad por encima del ánimo de lucro y administra -
ción independiente (en referencia a la autonomía respecto a las or ganiza-
ciones públicas). No podemos olvidar que esto no excluye la búsqueda
de eficacia empresarial y de obtención de beneficios por parte de estas
organizaciones, que se sitúan en un lugar intermedio entre el sector pú -
blico y el privado.
Dadas las dificultades de establecer los límites entre estas realidades,
muchos autores insisten en la flexibilidad de la Economía Social, enten -
diendo que tiene componentes que se van transformando según las cir -
cunstancias. Se trataría de una realidad absolutamente flexible que ha de

24
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
ser estudiada en relación con otros ámbitos de la economía. En primer
lugar con el sector público, con el que se relaciona en los servicios dados
por los Estados a través o junto con entidades de Economía Social; por
otro lado, si acudimos al sector privado encontramos un claro ejemplo de
su proximidad a la Economía Social en todas aquellas empresas que dan
participación a sus trabajadores dentro de la actividad económica y la
toma de decisiones. En el centro de este mapa quedaría el «núcleo duro»
de la Economía Social, cuya definición va a venir condicionada por la
ambigüedad del concepto que delimita el sector , existiendo una gran am-
plitud de ideas sobre quienes lo forman dependiendo del país o legisla -
ción a que nos refiramos.
Uno de los factores que limitan este amplio conjunto es, sin duda, el
ya mencionado aspecto de «beneficio» entendido en dos sentidos: el pri -
mero por su priorización del beneficio mutuo y , en segundo lugar, en re-
lación a la distribución de su beneficio económico, que ha de responder a
la participación de las personas y no del capital. Volvemos, por tanto, a la
idea de los agentes de la Economía Social como aquéllos que son capa -
ces de realizar una función económica de modo eficaz (descartando la
idea de meras or ganizaciones de caridad) pero cumpliendo a la vez una
función social y distribuyendo sus ingresos de forma justa.
De acuerdo con ello, dentro del posible marco de or ganizaciones de
Economía Social el grupo central estaría formado por cooperativas, mu -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

tuas, asociaciones y fundaciones, (aunque la presencia de este grupo no


está exenta de discusión). En ellas encontramos fácilmente las caracterís-
ticas apuntadas en la definición de Economía Social, como son gestión
democrática, o participación voluntaria de los miembros, acompañadas
de otras peculiaridades como diversas formas de entender la propiedad o
el logro de un fin colectivo común que se da en algunas de ellas.
La visión más amplia de esta realidad comprendería a las sociedades
mercantiles en las que se articula alguna forma de participación.

1.1.3. Tercer Sector


Por su parte, en una primera aproximación al concepto que nos ocu -
pa, encontramos literatura y doctrina muy abundante en relación al Ter-
cer Sector , e incluso podría afirmarse que se trata de una terminología
bastante aceptada: tercer sector , third sector , tiers secteur ... Si bien en
cuanto comenzamos a analizarlo, la aceptación unánime en cuanto a su
contenido y definición comienza a ser menor.
En primer lugar , y en cuanto al propio nombre, Tercer Sector, hace
referencia a una primera gran delimitación, poco exacta por otro lado,
como un sector a medio camino entre el sector privado y el sector públi -

25
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
co, dejando siempre aparte el denominado sector familias o economías
domésticas. Esta clasificación procede del sistema de contabilidad na -
cional propuesto por Naciones Unidas donde el gobierno o sector público
—basado en el interés general— se considera el sector primario, el sec -
tor privado —basado en el ánimo de lucro— como el secundario, siendo
el cuarto sector las familias. Quedaría así un tercer sector , cuya defini-
ción es más bien negativa, a saber, lo no incluido en los anteriores.
Desde el momento que se intenta describir y concretar el contenido y
límites de este Tercer Sector, así establecido, con una definición negativa,
comienzan las discusiones doctrinales. Por un lado, encontramos la exis -
tencia de dos grandes bloques conceptuales o consideraciones de carácter
general, y por otro lado, especificidades por países. Para obtener un pano -
rama aún menos claro, nuevas expresiones se añaden a las ya tradiciona -
les, que también deberemos tener estas en cuenta en nuestro análisis. Sin
ánimo de exhaustividad, iremos haciendo un pequeño recorrido por el
Tercer Sector, su significado y diferencias con otros conceptos similares.
Como resumen, podemos decir que encontramos dos modelos: el eu ro-
peo continental de origen francés, trasvasado a Canadá y América Latina
(con sus matizaciones), en el que se utiliza la expresión Economía Social
y Tercer Sector como sinónimos e incluye a las cooperativas, mutualida -
des y las asociaciones 2, por un lado, y por otro, el modelo NPO (non-
profit sector o non-profit organizations), de origen anglosajón, con fuerte
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

implantación en Estados Unidos, en el que se encuadran or ganizaciones


que cumplen ciertos requisitos (según el modelo establecido por la Uni -
versidad Johns Hopkins y su prestigioso estudio al respecto):

—Privadas, es decir, separadas por tanto del sector publico, de mane -


ra que no pertenezcan a una estructura pública, ni que desde lo pú -
blico se interfiera en su gestión.
—Formalmente or ganizadas, con un cierto grado de institucionali -
zación, no admitiéndose como parte de este concepto el denomina-
do sector informal.
—Con capacidad de autogobierno, es decir, sin injerencias de ningún
tipo de entidades externas.

2 Tan es así esta equiparación, sobre todo en la década de los 80-90, que por ejemplo un

libro de J. Defourny y J.L. Monzón se presenta con dos títulos, uno en francés y otros en in-
glés y que pretenden ser equiparables: Economie Sociale entre économie capitaliste et écono-
mie publique, The third sector, co-operative, mutual and non-profit organisations , recogien-
do las tradiciones francesas-continentales y las anglosajonas, entendiendo los autores que es
la mejor manera de traducir el término Economía Social al inglés. En la versión española del
libro se optó por traducir evidentemente la visión francesa, a la que de algún modo se acoge
España.

26
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
—De carácter altruista, tanto en la movilización de recursos económi-
cos como de trabajo.
—Sin ánimo de lucro, y en las que no se pueden distribuir beneficios
entre las personas que las controlan sino destinarse éstos al cum -
plimiento de sus fines o a la ayuda de personas que no ejerzan nin-
gún tipo de control sobre la organización.
Pero no sólo se debe establecer la delimitación conceptual del Tercer
Sector respecto de la Economía Social, sino de otros términos que en
ocasiones se han usado como sinónimos o similares. Efectivamente, se
habla también de sector voluntario, sector asociativo, sin animo de lu -
cro, sector independiente, sector informal, sector dedicado a obras
de caridad o sector caritativo, sector libre de impuestos o sociedad
civil, sector de las organizaciones no gubernamentales, sector inter-
medio, sector de entidades no lucrativas, sector de actividades filan-
trópicas. Muchos de estos términos hacen referencia a alguna de las ca -
racterísticas que se atribuyen al Tercer Sector, sin que ninguna de ellas sea
suficiente para definirlo.
Pero también encontramos particularidades si el estudio se realiza
por países o grandes regiones. Así por ejemplo, en América Latina es fre-
cuente usar indistintamente Tercer Sector y Economía Social, Solidaria o
Popular; en el Reino Unido encontramos las voluntary organizations o las
non-statutory organizations; en Alemania, se aplica el término Gemein-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

wirtschaft (economía de interés general o de la comunidad), o las or gani-


zaciones Ideell en Suecia... A nivel de la Unión europea, cuando en su
momento se creó un comité consultivo que incluyera todas estas or gani-
zaciones se evitó decantarse por una terminología concreta y se optó por
una denominación descriptiva: Comité Consultivo de Cooperativas, Mu -
tualidades, Asociaciones y Fundaciones (CMAF).
La equiparación entre Economía social y Tercer Sector provoca que
se incluyan organizaciones y realidades de muy diverso carácter , a pesar
de contar con caracteres comunes (no primacía del beneficio, sino de las
personas, trabajo y servicio a la colectividad, gestión democrática, auto -
nomía en la gestión...). Es por ello que se comienza a hacer referencia al
Tercer Sector como uno de los elementos fundamentales conformadores
de la Economía Social, al que se le atribuyen unos caracteres diferencia -
dores:
—La oferta de servicios se dirige a sus miembros o una colectividad
más amplia y normalmente presenta un carácter no comercial.
—Sus miembros pueden ser personas físicas y jurídicas.
—Su gestión es de tipo democrático y está basada en el principio de
una persona un voto.

27
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
—Se financia a través de cuotas o donaciones no reintegrables, así
como de subvenciones públicas.
—No presenta ánimo de lucro ya que el beneficio jamás es distribui -
do entre sus miembros directamente sino reinvertido en la conse -
cución del propio objeto social.
—En cuanto al grado de formalismo exigido en España, no se aplica-
rían de una manera tan estricta las exigencias impuestas en el mo -
delo estadounidense.

Tan es así, que desde la Unión Europea se sufrió una evolución al


respecto, de manera que si bien primeramente se creó una sección de
Economía Social dentro de la Dirección General XXIII, en la reforma del
año 2000 se procedió a dividirla, atendiendo a las evidentes diferencias y
necesidades de las distintas figuras.
Por su parte, desde CIRIEC-España se refieren a economía social de
mercado y de no mercado, este último con una cierta equivalencia con el
concepto más moderno de Tercer Sector, que se evita usar . Esta diferen -
ciación se basa en la metodología del Sistema Europeo de Contabilidad
Nacional (SEC). Así, se distingue entre subsector de mercado: empresas
con organización democrática y con distribución de beneficios no vincu -
lados al capital aportado y subsector de no mercado, formado por institu -
ciones privadas sin fines lucrativos al servicio de los hogares (ISFLSH).
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Estas últimas serían entidades dotadas de personalidad jurídica que


desarrollan una actividad productiva, pero que no distribuyen beneficios,
obteniendo sus recursos principales de contribuciones voluntarias, del pago
de las administraciones públicas siempre no vinculado al volumen o valor
de la producción y rentas de la propiedad. Asimismo, habría que matizar
que no todas las instituciones sin ánimo de lucro —según la contabilidad
nacional— se incluyen en este apartado, lo que dificulta todavía aún más
su definición y medición.
Otros autores equiparan Tercer Sector y Sociedad Civil, formada por
aquellas entidades de articulación de intereses que no necesariamente im -
plican una actividad económica de producción de bienes o servicios, sino
que persiguen otros intereses de diverso tipo (como ocio, socialización,
gestión de un interés colectivo...) asimilables al desarrollo de la ciudada -
nía, tal y como recoge el Profesor Tomás. Una parte de la doctrina elimina
este factor del concepto de economía social y del tercer sector , al igual que
la doctrina norteamericana, que exige una actividad económica.
Desde hace ya unos años a esta parte, se están reconociendo unos va -
lores positivos importantes a este Tercer Sector. No ya como aquel que
presenta un carácter subsidiario donde el mercado tradicional no obtiene
beneficio o falla, sino como aquel que desarrolla actividades que no pue -

28
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
den ser expresadas en términos monetarios —como el deseo o la necesi -
dad de aprender— o como complemento a la intervención de los poderes
públicos. Se destacan la búsqueda de beneficios más allá de los financie -
ros, o el protagonismo de la sociedad, el fomento de una cultura parti -
cipativa y democrática, o el hecho de ser entidades especialmente sensibles
a la captación de nuevas necesidades sociales y pioneras en la innovación
para dar respuesta a su satisfacción. De igual manera se observa una evo-
lución positiva en cuanto a su crecimiento e importancia, sobre los que
haremos referencia en el siguiente capítulo.
En conclusión, podemos afirmar que, en los últimos años, el concep -
to de Economía Solidaria está empezando a ocupar un lugar importante
en los medios de comunicación, como un referente a otra realidad dife -
rente de entender y desarrollar las relaciones económicas. Sin embar go,
resulta un concepto esquivo. Por una parte, la existencia de fuertes inte -
racciones e incluso de zonas comunes con la Economía Social y con el
llamado Tercer Sector, realidades mucho más establecidas, dificulta su
adecuada comprensión; por otra parte, lo ecléctico de las entidades que
se autoinscriben bajo esta denominación hace difícil la obtención de ca -
racterísticas identificativas compartidas por todas ellas.

1.2. Definición de entidades de Economía Solidaria


Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

En Europa, está emer giendo y desarrollándose de forma paulatina un


conglomerado que aúna —de forma difusa— or ganizaciones de volunta -
rios, asociaciones, cooperativas, fundaciones, y todo tipo de or ganizacio-
nes más o menos estructuradas, las cuales se caracterizan fundamen -
talmente por la ausencia de ánimo de lucro y por su independencia, tanto
del Estado como de las or ganizaciones del mercado. Dicho conglomera -
do está generando unas nuevas pautas de gestión económica, que podría -
mos calificar de alternativas, por cuanto que intentan dar respuesta no
sólo a las carencias en el modelo de bienestar social europeo, sino tam -
bién —e incluso principalmente— a los procesos de desigualdad y exclu-
sión generados por la lógica predominante en la economía capitalista de
libre mercado3.

3 Las características comunes a estas organizaciones serían las siguientes:


a) institucionalizadas, en términos de la propia estructura organizacional, independiente-
mente de la formalización jurídica;
b) privadas, en el sentido de constituir una estructura separada del gobierno. Lo cual no sig-
nifica que, bajo ciertas circunstancias, estas organizaciones no puedan recibir apoyo guberna -
mental, o que empleados y funcionarios públicos no puedan ser miembros de las mismas;

29
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Sin embargo, ni la ausencia de ánimo de lucro —común a todo este
tipo de or ganizaciones— ni la constitución bajo fórmulas de economía
social las sitúan inmediatamente en el ámbito difuso de lo que se puede
entender en Europa por Economía Solidaria, y aún menos, todas las orga-
nizaciones encuadradas en este conglomerado pueden ser consideradas
como empresas solidarias.
Las entidades de Economía Solidaria no se pueden identificar por su
forma jurídica, ya que en la misma participan cooperativas, asociaciones,
fundaciones, sociedades laborales, sociedades mercantiles y hasta algún
autónomo. Tampoco se pueden identificar por su sector de actividad ya
que, aunque algunos puedan darse en mayor medida, cualquier sector pue -
de ser objeto de la actividad de una entidad ubicada al amparo de este con-
cepto. E incluso aunque todas comparten cierta preocupación por el em -
pleo y la calidad del mismo, nos podemos encontrar con entidades creadas
específicamente para la creación de empleos para los más excluidos, junto
con otras que, en el extremo opuesto, ni siquiera generan empleos o éstos
no tienen nada que ver con la exclusión —como es el caso de algunas coo-
perativas de consumo o de entidades de servicios especializadas—.
Ante este variopinto panorama cabe preguntarnos si, más allá de la
identificación filosófica con un concepto de solidaridad —entendido de
formas muy diversas—, hay algunas características definitorias que justi-
fiquen que se establezca una categoría diferencial que pueda agrupar bajo
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

su manto a un tipo específico de entidades.


En primer lugar, y como ya señalamos en el apartado anterior , aunque
con el paso del tiempo se va imponiendo con más contundencia el térmi -
no de Economía Solidaria, dicha acepción todavía coexiste con otras de -
nominaciones tales como Nueva Economía Social (Francia) 4, Economía

c) no lucrativas, en cuanto que no distribuyen beneficios entre sus miembros o directivos.


No obstante, pueden acumular beneficios como producto de sus operaciones, con la obliga-
ción de reinvertirlos o destinarlos al cumplimiento de su misión específica, y nunca a la dis -
tribución entre sus miembros;
d) autogobernadas, es decir, que disponen de sus propios órganos de gobierno y mantie-
nen la autonomía y el control de sus propias acciones;
e) voluntarias, o que involucran en muchos casos —de forma significativa— la partici-
pación de colaboradores no retribuidos;
f) no religiosas, en el sentido de que su fin primordial no está vinculado con el propio de-
sarrollo de la religión o sus creencias, aunque no se excluyen en absoluto las organizaciones
promovidas o vinculadas por iglesias;
g) no partidarias, en el sentido de no estar destinadas a imponer ninguna idea política, ni a
alcanzar el poder en el Estado, aunque no se excluyen las posibles entidades promovidas des -
de los partidos políticos.
4 La acepción de Nueva Economía se introdujo con fuerza en Francia, e incluso en Espa-

ña ha sido usada por ciertos autores como Coqué, J. y Pérez, E., Manual de creación y ges-

30
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Popular, Empresas de Iniciativa Social, Empresas Sociales y Solidarias, So-
cioeconomía Solidaria..., e incluso en ocasiones se diluye en el denomina -
dor común de Economía Social o Tercer Sector, a los que pueden pertene -
cer las entidades en algunos casos atendiendo a su forma jurídica concreta.
A fin de comprender mejor el propio concepto de Economía Solida -
ria vamos a analizar la evolución que el mismo ha tenido en el Estado Es-
pañol.

1.2.1. Evolución histórica del concepto


Los antecedentes históricos de la denominación se remontan a finales
de la década de los ochenta, más concretamente a 1989, año en el que
Traperos de Emaús realiza unas Jornadas en Pamplona 5, en las que intro-
ducen por primera vez los términos de Empresa Social Marginal y Mi-
nusvalía social, buscando un paralelismo con las minusvalías físicas y
psíquicas, reconocidas legalmente.
Posteriormente, en 1994 tienen lugar en la localidad navarra de Beire
unas Segundas Jornadas or ganizadas conjuntamente por Aurkilan y Gaz -
telan, donde la denominación de Empresa Social Marginal, automarginan-
te en su propia denominación, se sustituye por el término de Empresa So-
cial Solidaria (ESS), definiendo la misma en los términos del cuadro 1.1.
Este concepto pronto empieza a gozar de cierto éxito entre las entidades
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

del sector, y así como no conocemos ninguna que se hubiera definido


como empresa social marginal, sí que un número cada vez mas importan-
te de entidades empiezan a calificarse a si mismas como empresas socia -
les solidarias. En este mismo sentido el término empieza a utilizarse en la
literatura6.
En paralelo, se crea en Bélgica la Red Europea de Economía Alterna-
tiva y Solidaria en Febrero de 1992, con 50 redes y asociaciones de di -
versas partes del planeta 7; la cual tiene su repercusión en la creación de
la Red de Economía Alternativa Solidaria (REAS) 8 en los I Encuentros

tión de empresas de inserción social. Ed. Universidad de Oviedo, 2000, teniendo cierta acep-
tación en ámbitos universitarios que han bebido de fuentes francesas; no obstante la identifi-
cación en castellano de nueva economía con el sector emergente de internet y su escaso uso a
nivel de calle ha llevado prácticamente a la desaparición de este término.
5 Traperos de Emaús Iruña, Jornadas de Empresa Social Marginal. Iruña 1989.
6 Posiblemente la primera sistematización la realicen las hermanas Vilanova en su libro

Las otras Empresas, editado en 1996.


7 Vilanova y Vilanova, Las otras empresas. Ed. Talasa. Madrid, 1996, p. 31.
8 REAS agrupa un importante número de entidades de Economía Solidaria siendo la red

más significativa del Estado Español en este ámbito; para más información, véase www.reas-
net.com.

31
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Cuadro 1.1
Características de la Empresa Social Solidaria

INSERCIÓN: Se trata de empresas de inserción, pudiendo ser tanto finalis-


tas como de transición, que busquen principalmente la calidad de vida de los
trabajadores acogiendo y reinsertando a través de un apoyo pedagógico, a
personas con dificultades de inserción; el porcentaje mínimo de personas de
inserción es del 25% de los trabajadores.
EMPRESA NO LUCRATIVA: Las ESS no tienen carácter lucrativo, aun-
que deben ser rentables económicamente. Los beneficios se destinarán a la
autofinanciación del crecimiento y a la financiación de otras actuaciones soli-
darias.
El capital aportado en caso de salida de la empresa o los préstamos solidarios
obtenidos se retribuirán como máximo al IPC, y los salarios no podrán exce-
der del triple del salario mínimo interprofesional, ni una escala de 1 a 2 entre
los extremos de una misma empresa.
PARTICIPACIÓN: Uno de los retos de las ESS es crear métodos y procesos
formativos para que todos los integrantes de la empresa entiendan todas las
decisiones de filosofía, gestión, balances... haciendo posible el que todas las
personas que se impliquen en la empresa tengan derecho de decisión. Se opta
por una transparencia económica y un tipo de información que llegue a tod@s
l@s trabajador@s; y a nivel de comunicación externa se exige a las ESS una
transparencia informativa.
ECOLOGÍA: las ESS deben asumir de forma clara una opción ecológica,
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

que asuma los siguientes aspectos como punto de referencia: 1. Procesos de


trabajo limpios; 2. Minimización del consumo de energía a través de la reali-
zación de ecobalances energéticos; 3. Se llevarán a cabo actividades eco-
nómicas que minimicen la contaminación; 4. Se difundirá un tipo de filosofía
del reciclaje (3 Rs) 5. Se propondrá un tipo de relaciones comerciales equita-
tiva; 6. Se favorecerá el consumo consecuente.
Fuente: elaboración propia a partir de un ártículo resumen publicado en el Boletín informati-
vo de Aurkilan & Asociados de las Jornadas de Empresa Social Solidaria , celebra-
das en Beire en 1994.

sobre Economía Solidaria celebrados en abril de 1995 en Córdoba. Di -


chos encuentros, que se han venido repitiendo con carácter bianual han
sido, junto con la Carta Emprender por un Mundo Solidario 9, uno de los
ámbitos que han propiciado el paso de la Empresa Social Solidaria a la
Economía Solidaria.
Por fin, el Foro Social de Porto Alegre, con participación de entidades
de casi todos los países del mundo, está llevando a la generalización del tér -

9 Véase www.reasnet.com/fcarta.htm

32
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
mino de Economía Solidaria en los países castellanoparlantes, ampliando
considerablemente su delimitación al considerar que «la Economía Solida -
ria integra soluciones que van desde el nivel local hasta el global e incluye
las múltiples dimensiones y potenciales humanos. Es intrínseca a la Econo -
mía Solidaria la capacidad de articular constantemente la dimensión política
y social y la dimensión económica, con una preocupación ambiental»10.
En el Foro Social Mundial de 2002, tal como nos relata Reintjes 11, se
identificaron como aspectos relevante de la economía solidaria y sus or -
ganizaciones:
—el respeto por la autonomía de los emprendimientos sin la tutela de
estados centralizados y lejos de las prácticas cooperativas burocra-
tizadas;
—modelo organizativo caracterizado por la autogestión, desde la inde -
pendencia, autonomía y responsabilidad, y el respeto cultural e indi -
vidual;
—la utilidad social, cultural, y medio ambiental de estas iniciativas;
—la negación de la explotación del trabajo humano por medio de la
apropiación privada de los medios de producción y
—los beneficios generados propiciando la propiedad social.
Asimismo se puso de relieve la dimensión local y territorial de estas
iniciativas para recuperar el control sobre los procesos económicos y ga -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

rantizar el bienestar social e individual. También se hizo mención de la


democracia —equivalente a una persona un voto— en los procesos de
toma de decisión, independientemente de las modalidades que se adop -
ten; y la participación como modelo or ganizativo y proceso de canaliza -
ción y toma de decisiones que implique a todos los trabajadores y socios.
Respecto al lucro, en el Foro se ha puntualizado que la economía so -
lidaria pretende y precisa viabilidad económica mediante la autosustenta-
ción por sus propios rendimientos y la generación de excedentes para
reinvertirlos en la consolidación y ampliación en iniciativas empresaria -
les o en la producción de bienes públicos para la comunidad.
Por último, se puntualizó que las organizaciones de la economía soli-
daria se comprometen a una actividad económica no basada en la compe-
titividad entre las mismas, sino en la búsqueda de mecanismos de coope ra-
ción y solidaridad.

10 Sandra Quintela/Brasil-PACS-Instituto de Políticas Alternativas para el Cono Sur y

RBSES-Red Brasileña de Socioeconomía Solidaria. Acta del II Foro Social, Grupo de Traba-
jo de Economía Solidaria. Porto Alegre 2002.
11 Reintjes, Carola. Extracto de la Conferencia inaugural «Espacio de Economía Solidaria

en el Foro Social Mundial 2002». Córdoba, 2002.

33
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
1.2.2. Características definitorias
Nos vemos en la obligación de intentar acercarnos a este concepto
mediante una o varias definiciones operativas, aunque de forma intuitiva
podamos captar una serie de realidades que calificaríamos en la categoría
de Economía Solidaria, e incluso inductivamente señalar algunas de las
características de este modelo. Así lo hacen las hermanas Vilanova en uno
de los primeros trabajos publicados en relación al tema 12, donde a partir
del análisis de experiencias concretas destacan la autonomía, solidaridad e
igualdad como valores de este tipo de economía, así como la lectura dife -
rente que hacen de la economía, y en especial del papel del dinero.
La primera definición que se nos viene a la mente es la propuesta por
REAS13, en la cual se entiende por Economía Solidaria (ES) «el sistema so-
cioeconómico, cultural y ambiental desarrollado de forma individual o colec -
tiva a través de prácticas solidarias, participativas, humanistas y sin ánimo de
lucro para el desarrollo integral del ser humano como fin de la economía».
Esta definición, sin embargo, resulta poco acotadora, ya que al menos
gran parte del tercer sector podría entrar en la misma, e incluso el sector
público casi por definición; lo cual ha llevado a diversos investigadores a
buscar definiciones más restrictivas, como la de Ignacio Palacios 14 en la
que considera la Economía Solidaria como el conjunto de «or ganizacio-
nes sin ánimo de lucro, de carácter privado, cuyo objeto social es el logro
de un beneficio social de carácter altruista, consistente en posibilitar , en
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

sentido amplio, la inserción social de personas excluidas o en riesgo de


exclusión, mediante la promoción de actividades de producción o presta -
ción de servicios desarrolladas a partir de la adecuada ordenación de re -
cursos materiales y humanos gestionados por la misma». A nuestro pare-
cer, dicha definición incluye algunos de los aspectos más propios de la
Economía Solidaria, como el carácter no lucrativo, la implicación con los
procesos de inserción, la búsqueda del beneficio social, el trabajo con las
personas, y los componentes de gestión u organizativos.
En la misma línea pero con un mayor grado de concreción podemos
señalar la conceptualización utilizada por Travaglini en su estudio de las
características de las cooperativas sociales en Italia, que incluye ya algu -
nos elementos identificativos15.

Vilanova y Vilanova, Las otras empresas. Ed. Talasa. Madrid, 1996, pp. 16-17.
12

Se adopta en la Asamblea de Málaga (2000) en el marco de redifinición de REAS


13

como Red de Redes a propuesta de la delegación de REAS Euskalerria, que la había elabora -
do y aprobado previamente en una Junta Directiva del mismo año.
14 Propuesta preliminar de definición planteada en la primera fase de esta investigación.
15 Travaglini, C., Le cooperative sociale tra impresa e solidarieta: Caratteri Economico-

Aziendali e informativa Economico-Sociale Clueb, Bologna, 1997.

34
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Cuadro 1.2
Principios de la Carta Emprender por un Mundo Solidario

Igualdad: Satisfacer de manera equilibrada los intereses respectivos de todos


los protagonistas interesados por las actividades de la empresa o de la organi -
zación.
Empleo: El objetivo es crear empleos estables y favorecer el acceso a perso-
nas desfavorecidas o poco cualificadas. Asegurar a cada miembro del per -
sonal condiciones de trabajo y una remuneración digna, estimulando su desarro -
llo personal y su toma de responsabilidades.
Medioambiente: Favorecer acciones, productos y métodos de producción no
perjudiciales para el medioambiente a corto y a largo plazo.
Cooperación: Favorecer la cooperación en lugar de la competencia dentro y
fuera de la organización.
Sin ánimo de lucro: Las iniciativas solidarias no tendrán por fin la obtención
de beneficios, sino la promoción humana y social, lo cual no obsta para que
sea imprescindible el equilibrar la cuenta de ingresos y gastos, e incluso, si es
posible, la obtención de beneficios.
Ahora bien, los posibles beneficios no se repartirán para beneficio particular,
sino que se revertirán a la sociedad mediante el apoyo a proyectos sociales, a
nuevas iniciativas solidarias o a programas de cooperación al desarrollo, entre
otros.
Compromiso con el entorno: Las iniciativas solidarias estarán plenamente
incardinadas en el entorno social en el que se desarrollan, lo cual exige la co o-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

peración con otras organizaciones que afrontan diversos problemas del terri-
torio y la implicación en redes, como único camino para que experiencias so-
lidarias concretas puedan generar un modelo socio-económico alternativo.
Fuente: www.reasnet.com

No obstante, su adecuada comprensión es difícil alcanzarla exclusiva -


mente por definición, debiendo combinarse ésta con una aproximación
descriptiva, capaz de enumerar las características propias de las entidades
que se inscriben en la categoría citada. En este sentido creemos que el do-
cumento más trabajado y aceptado mayoritariamente es la Carta Empren-
der por un Mundo Solidario16, cuyos principios se recogen en el cuadro 1.2.

16 La Carta Emprender por un Mundo Solidario nace en el marco de la iniciativa europea

Horizon, más concretamente dentro del marco de una de las transnacionalidades compuesta
por: tres centros españoles (Ataretaco, Trinijove y Fundación Deixalles), tres centros belgas
(Hefboom, SAW y Tremplin 2000) y dos centros de Francia (GIEPP y Agora).
Estos centros, partiendo de su trabajo y de sus coincidencias «deciden elaborar la carta
como un instrumento de trabajo para asentar sus criterios de actuación de la economía solida-
ria y sobre todo por tener unos principios de referencia que ayudaran a la continua reflexión
sobre nuestras prácticas económicas tanto internamente como externamente. Esto abrió un

35
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Cuadro 1.3
Criterios Complementarios

Los productos, servicios, acciones propuestas o realizadas por la empresa/or-


ganización solidaria contribuyen a mejorar la calidad de vida.
Debe estar integrada en su ámbito local desde el punto de vista económico,
social y ecológico. Debe tender a minimizar los gastos indirectos a cargo de
la comunidad. Dialoga regularmente con los grupos o personas mediante sus
acciones, productos, servicios o sus procesos de producción.
La empresa/organización se gestiona de la manera más autónoma posible con
respecto a los poderes públicos o a toda tercera organización aunque ésta la
financie.
Adopta una posición crítica respecto a los excesos inducidos por la carrera
productivista, la competitividad y las inversiones tecnológicas.
Desarrolla relaciones comerciales justas*.
La circulación de la información está asegurada dentro y fuera de la empre -
sa/organización. Se relaciona con los aspectos financieros y humanos de la
gestión, la estrategias de desarrollo, la estructura jerárquica de la organiza-
ción, su impacto en la sociedad...
Los trabajadores estarán asociados a las decisiones que conciernan a su traba-
jo o al futuro de la empresa. Los procesos favorecerán la democracia interna,
entre otros en términos de formación.
Las diferencias de salarios máximos serán definidas y controladas colectiva-
mente.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Se crearán fórmulas de reparto de tareas acompañadas por la creación de em-


pleos.
Se prestará una atención particular a la calidad del trabajo y a una mejora en
la cualificación de todo el personal, gracias, en particular, a las evaluaciones,
la formación y los instrumentos de trabajo adaptados.
De haber voluntarios en la organización, se llevará a cabo una reflexión co -
lectiva sobre el papel del voluntariado y sus condiciones de trabajo. Tendrán
garantizada una integración y una formación correctas. Sin embargo, la prio-
ridad se centrará en el acceso al trabajo remunerado.
La empresa/organización apoya iniciativas solidarias emprendidas en el seno
de los grupos o regiones desfavorecidas.
Fuente: www.reasnet.com/fcarta.htm

Junto con estos principios fundamentales, se dan otros criterios de


solidaridad, que aunque no se encuentran presentes en la totalidad de

proceso de discusión entre los distintos centros que componen la transnacionalidad, a la que
también se incorporó la Junta Directiva de REAS. Así se hizo y después de múltiples y varia -
das discusiones se llegó a un acuerdo definitivo referente a los criterios de la carta». Texto re-
mitido por Toni Pons, Presidente de Deixalles y de REAS, y principal artífice de la «Carta»
en el Estado español.

36
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
entidades17, razón por la que no se incluyeron como principios funda -
mentales, sí que se suponen características de un buen grupo de entida -
des, e indudablemente, son criterios de buenas prácticas de las or ganiza-
ciones que los incorporan a su gestión. Dichos criterios se recogen en la
tabla 1.3.
En base a estos criterios complementarios, podemos hacernos una
composición más cabal de qué entidades pueden incluirse en la Econo -
mía Solidaria, ya que —por su carácter más específico— tienden a con -
cretar los principios generales; en este sentido resultaría sospechosa una
entidad que afirme aceptar los seis principios básicos pero no cumpla
ninguno de los criterios complementarios. En todo caso, la pertenencia a
la ES no se plantea tanto en términos de inclusión o exclusión por el
cumplimiento o incumplimiento de criterios, sino como un proceso con -
tinuo en dirección a los principios señalados.

1.2.3. Límites con la Economía Social y el Tercer Sector


A estas alturas del proceso analítico parece que puede concluirse que
no sólo existen unas entidades que se definen a sí mismas como de Eco-
nomía Solidaria, sino que hay una serie de características que serían co -
munes a un conjunto de entidades y , sin embargo, no serían compartidas
por otras. Sin embar go, esta afirmación debe ser matizada en relación a
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

los límites de dicho conjunto, ya que si puede estar más o menos claro
que existe un núcleo de empresas que cumplen las características señala -
das de forma diferencial, fundamentalmente porque considerándose soli -
darias no tienen formas jurídicas relacionadas con la Economía Social ni
con el Tercer Sector, no está nada claro dónde se pueden situar los límites
y cuál es la relación con estas dos realidades de carácter general, ni con
otras de carácter más específico como puede ser el Comercio Justo o las
Empresas de Inserción.
Desde una cierta perspectiva temporal, se puede considerar que la Eco-
nomía Social se ha definido en función de la forma jurídica adoptada 18,

17 Estos criterios se propusieron en el trabajo preliminar de elaboración de la Carta Em-


prender por un Mundo Solidario, pero no se incluyeron en los principios básicos por falta de
consenso sobre la necesidad de que fueran asumidos por la totalidad de las entidades de Eco-
nomía Solidaria, aunque sí se acordó el considerarlos como criterios complementarios, valo-
rando positivamente su asunción por las entidades.
18 Históricamente sólo se ha considerado Economía Social a las empresas con forma jurí-

dica de Cooperativa, Sociedad Anónima Laboral y Sociedad Limitada Laboral; y aunque es


cierto que tanto en Europa como en el Estado Español se está rompiendo esta concepción,
volviendo a entender la Economía Social desde la actualización de los principios cooperati -
vos que la animaron, y no como mera fórmula jurídica, todavía en multitud de estamentos,

37
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
dándose el caso de que las primeras entidades empresariales que se crea -
ron sólo en muy pocos casos adoptaron las fórmulas de cooperativa o so -
ciedad anónima laboral, las únicas vigentes en aquel momento; algunas,
porque sus pequeñas dimensiones no encajaban con los mínimos exigi -
dos en cuanto a número de socios o de capital; otras porque las fórmulas
de decisión igualitarias, no parecían las más adecuadas para los procesos
de inserción donde se daba una situación de manifiesta desigualdad en
las responsabilidades asumidas.
No obstante, en el conjunto de Europa y más concretamente en el Esta-
do español, esta concepción basada en forma societaria empieza a diluirse.
Como muestra, cabe señalar que las Confederaciones Empresariales de
Economía Social (CEPES) están admitiendo como socios a entidades que
jurídicamente no se incluyen en la Economía Social, y que en las recien -
tes Jornadas de Zaragoza 19 sobre Cooperativismo y Economía Social se
ha dispuesto un apartado (VIII) que bajo el título de «Los nuevos Secto -
res de la Economía Social» ha recogido diversas ponencias sobre las Em-
presas de Inserción y el Tercer Sector.
Desde esta perspectiva, no ya legal, sino basada en valores y principios,
cabría plantearse la posible inclusión de la Economía Solidaria en la Econo -
mía Social, lo que a nuestro entender es totalmente plausible, ya que compar -
ten un porcentaje muy importante en los valores que subyacen a ambas con -
cepciones. De hecho, la Economía Solidaria podría —y de hecho lo hace—
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

asumir la totalidad de principios propuestos por el movimiento cooperativis -


ta. Así pues, desde nuestro punto de vista la Economía Solidaria comparte su-
ficientes aspectos con la Economía Social para que no pueda hablarse de dos
realidades netamente diferenciadas, y puesto que indudablemente el alcance
y desarrollo de la primera es infinitamente mayor , lo lógico será considerar
a la Economía Solidaria como un ámbito específico de la Economía Social.
Sin embargo, cabría preguntarse ¿en que se basa esta especificidad?,
¿por qué no consideramos simplemente a este tipo de entidades como
una más dentro de la Economía Social? Por una parte, habría que señalar
que en los casos con los que nos encontramos con fórmulas capitalistas o
no lucrativas20, la especificidad es evidente. Pero yendo al fondo de la cues-

entre ellos el Gobierno Vasco, se entiende Economía Social en el sentido estricto de vincula-
ción a determinadas formas societarias. Esta exclusión de las empresas primeras que se crea -
ron, que por diversos motivos no tenían las fórmulas admitidas en la Economía Social, llevó a
que el movimiento de Economía Solidaria se desarrollara al margen de la Economía Social, que
en otro caso hubiera sido su ámbito de ubicación natural.
19 Jornadas El Cooperativismo y la Economía Social en la Sociedad del Conocimiento .
Zaragoza, 2003.
20 A excepción hecha de las cooperativas de iniciativa social, que representan todavía una

realidad incipiente en el panorama en el Estado español.

38
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
tión habría que señalar que la Economía Solidaria se diferencia y aporta
al resto de la Economía Social su carácter precisamente solidario: La
constitución y la propia actuación de la entidad no busca en ningún caso
de forma directa el beneficio de los socios promotores sino de terceros, a
los cuales se destina la actuación fundamental de la entidad constituida,
sea mediante la prestación de servicios o mediante la propia inclusión en
la entidad. Esta característica, que no es en absoluto requisito común de
la Economía Social, por lo menos tal y como la conocemos, supone una
característica diferencial, lo suficientemente importante como para que
nos atrevamos a hablar de un ámbito específico dentro de la Economía
Social denominado Economía Solidaria. Por ende, de la misma se despren-
de el carácter necesariamente no lucrativo de la entidad constituida.
De alguna forma, la Economía Social crea y ha creado —inspirada
en los mismos principios que la Economía Solidaria— un sistema de so -
lidaridad entre los participantes, ampliado en ocasiones al ámbito de la
cooperación intercooperativa o del territorio de ubicación. Mientras, esta
última crea un sistema de solidaridad externa, es decir , con los otros, en-
tendidos por tal personas concretas con dificultades específicas de de -
sarrollo personal y social. Y aquí entroncamos con otra característica di -
ferencial, que —si no esencial, por lo menos sí ha sido histórica— es la
vinculación de la Economía Solidaria con los procesos de inserción y de -
sarrollo personal; habiendo sido las entidades que en el último decenio
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

han asumido de forma totalmente altruista el problema de exclusión so -


cio-económica, más allá de la mera aportación de fondos.
En el otro extremo debemos preguntarnos por la relación de la Econo-
mía Solidaria con el denominado Tercer Sector, compuesto por las entida-
des sin ánimo de lucro, tradicionalmente con fórmula jurídica de Asociacio-
nes o Fundaciones. En una primera aproximación empírica, se puede
constatar la existencia de un número significativo con este tipo de fórmu la
entre las entidades autoconsideradas de Economía Solidaria, y más allá
de este aspecto se puede constatar que la totalidad de estas entidades se
identifican como «sin ánimo de lucro», y en este sentido podrían ubicar -
se en el Tercer Sector.
Sin embar go, aunque es cierto que un porcentaje más o menos im -
portante de la Economía Solidaria, a su vez, pertenece al Tercer Sector,
lo cierto es que la relación entre ambas realidades sería de intersección
más que de inclusión, entendiendo que entre ambos conjuntos existe un
ámbito común, pero no una inclusión, ya que gran parte de las entidades
de la Economía Solidaria, con formula jurídica mercantil, hoy por hoy no
se podrían incluir bajo ningún concepto en el denominado Tercer Sector.
Por otra parte, mientras que en relación a la Economía Social, la So -
lidaria puede compartir la totalidad de valores y principios aceptados por

39
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
la primera, en el denominado Tercer Sector no existe una filosofía de
base, aglutinando entidades de diverso tipo e ideología, algunas de las
cuales pueden optar por un modelo de economía y de sociedad más justo
y solidario, otras por la perpetuación del modelo existente, y las más úni-
camente por el interés y beneficio de los propios socios en ámbitos, que
—aunque indudablemente tienen un componente económico— no es éste
la finalidad ni el factor principal de la entidad.
A modo de conclusión podríamos considerar que la Economía Soli -
daria cuenta con características lo suficientemente diferenciales para po -
der ser considerada como un subconjunto específico de la Economía Social,
mostrando a su vez una intersección con el Tercer Sector, al cual pertene-
cen un número importante de sus entidades. En el siguiente cuadro inten -
tamos plasmar de forma gráfica esta ubicación21.

Cuadro 1.4
Economía social en sentido amplio (valores)

Economía Social (Jurídica)


Empresas mercantiles
Cooperativas Sociedades mercantiles
Sociedades anónimas laborales
Sociedades limitadas laborales
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Cooperativas Inserción Social


Sociedades laborales
sin ánimo de lucro

Sociedades
Entidades sociales
mercantiles
ONGDs
solidarias
Centros especiales de empleo/talleres
Economía solidaria

Tercer sector

Fuente: elaboración propia.

No obstante, queremos señalar, que en los últimos tiempos, se ha em-


pezado a oir hablar del término de Socioeconomía Solidaria, entendida

21 Aunque la Economía Solidaria tiene ámbitos de intersección con el Tercer Sector y con

la economía mercantil, se sitúa dentro de la Economía Solidaria, lo que se quiere reflejar con la
igualdad del color.

40
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
no como una rama específica de la economía, y por tanto como una aco -
tación del propio término de Economía Solidaria, sino como un intento
de amplitud del mismo, ampliando la estructuración de una alternativa
utópica solidaria, de la mera economía a todos los ámbitos sociales 22;
este concepto más amplio, al que en ocasiones se ha querido definir tam -
bién como Economía Solidaria 23, puede llevar a un desplazamiento del
término de la Economía Social hacia el Tercer Sector.
La irrupción masiva en el concepto de Economía Solidaria de entidades
del Tercer Sector no vinculadas directamente con la actividad económica,
tales como grupos de voluntariado, partidos políticos, sindicatos, or ganiza-
ciones públicas, asociaciones culturales, de ocio..., llevaría a una amplia -
ción tal del concepto, que indudablemente desbordaría el ámbito de la Eco -
nomía Social. No obstante, hoy en día en el Estado español, la ubicación
que hemos hecho del concepto de Economía Solidaria tiene plena vigencia,
y creemos que debería reservarse otro término para identificar el conjunto
de posibles agentes implicados en la construcción de «otro Mundo posible».

1.2.4. Tipología: Familias de la Economía Solidaria


Una vez ubicado el concepto de Economía Solidaria, abordaremos el
problema de intentar agrupar o subagrupar las diversas realidades exis -
tentes dentro de la misma. A nadie se nos escapa que, aunque seamos ca -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

paces de encontrar un sustrato básico —ligado a la transformación social


mediante instrumentos económicos— en entidades tales como una tienda
de comercio justo, una empresa de inserción, una asociación de promo -
ción socio-económica y una cooperativa de consumo ecológico, son rea -
lidades muy diversas con particularidades diferenciales.
Este problema, de naturaleza teórica, se nos presentó en la práctica
cuando, estando valorando la posibilidad de desarrollar una Banca Etica
en el Estado español 24, en referencia al estudio de mercado se planteó quie-
nes eran los «tar get»25 de dicha entidad bancaria: Parecía que «entidades

22 Este es un planteamiento que encuentra su máxima expresión en el Foro Social Mun -


dial, donde la Economía Solidaria sólo es uno de los apartados de dicho Foro y ni siquiera el
fundamental.
23 Recuérdese la definición propuesta en Porto Alegre 2002 por Sandra Quintanella, reco-

gida con anterioridad en este mismo trabajo.


24 El autor hace referencia al grupo compuesto por REAS Euskalerria, las Cáritas de Biz-

kaia, Gipuzkoa y Alava y las Comunidades Cristianas, que en aquel momento se autodenomi -
nó B3A y que posteriormente evolucionaría hacía la creación de FIARE (Fundación Inver-
sión y Ahorro Responsable).
25 Ref. a «Target group»: grupo de público objetivo. Diccionario Empresarial Stanford.
Vol. V, p. 584.

41
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
de economía solidaria» era una acepción demasiado amplia que no defi -
nía a un grupo específico de potenciales clientes.
Al objeto de nuestra investigación, hemos adoptado la división pro-
puesta en dicho estudio, en el que, basándose en los fines y caracterís -
ticas propias de cada entidad, se definieron cuatro grupos o familias
dentro de la Economía Solidaria: el primer grupo lo componían las En-
tidades Promotoras y las Empresas Solidarias (I), que se caracterizan
por orientarse a la creación de empresas alternativas, que en un primer
momento se denominaron sociales solidarias. Fundamentalmente se en-
contraban aglutinados en torno a REAS. Respecto a su forma jurídica,
es necesario diferenciar las entidades promotoras, normalmente con for-
ma de Asociación o Fundación, de las entidades promovidas, general -
mente con forma de entidad mercantil, bien capitalista o social. Este
grupo se identifica con lo que puede ser la Economía Solidaria en su
sentido más restrictivo, entendido como el conjunto de entidades que
tienen como fin inmediato la creación de un entorno económico alterna-
tivo o, al menos, la generación de experiencias demostrativas de que otra
forma de hacer empresas y economía es posible. Principalmente se en -
cuentran agrupadas en la Red de Economía Alternativa Solidaria (REAS)
y son entidades que como Rezikleta, Emaús, Aurkilan, SARTU, o Gazte-
lan, entre otras muchas, se autoidentifican de forma activa en el ámbito
de la Economía Solidaria y trabajan por un nuevo modelo de relaciones
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

económicas.
En segundo lugar se identificó un grupo que en parte pertenece al
primero, y en parte al segundo, el de las Organizaciones de Coopera -
ción al Desarrollo (II). Si bien es cierto que lo que es el comercio justo
podría catalogarse en la categoría de empresas solidarias, y lo que es la
actuación de promoción social en los países de destino en el grupo de en-
tidades de carácter social, también lo es que la doble dimensión y lo es -
pecífico de su objetivo, así como su importante desarrollo y su autoiden -
tificación como grupo nos lleva a considerarlas como una tercera familia
de la Economía Solidaria. A modo de referencia pueden citarse cualquie -
ra de las entidades pertenecientes a la Coordinadora de ONGD o a la de
Comercio Justo.
Un tercer grupo lo componían las Entidades de Iniciativa Social (III)
tipificadas como «externalizadas» 26, es decir , que centran su enfoque en
los destinatarios de su actividad, y más concretamente en la promoción
socio-laboral. Aunque no tenían como fin inmediato la creación de una

26 Esta tipificación la comenta Pló, P.L. en la ponencia «Economía Social y ONL. Reali-

dades paralelas, ¿por qué no convergentes?», en las Jornadas El Cooperativismo y la Econo-


mía Social en la Sociedad del Conocimiento. Zaragoza, 2003, p. 529.

42
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
realidad económica alternativa, sí participaban a través de sus valores y
de los procesos de inserción socio-laboral en la construcción de un Mun -
do más humano y solidario; y de forma, bien explícita o implícita, cum -
plían sin duda los seis principios de la Carta Emprender por un Mundo
Solidario a la que hemos hecho sobradas referencias. En nuestro entorno
cercano, algunos ejemplos pueden ser los de Cáritas, Agintzari o Proyec-
to Hombre.
En cuarto lugar, se encontrarían las entidades que trabajan por la in -
serción de colectivos con minusvalías, ya que si bien podrían vincularse
con las de aquellos que trabajan con personas en riesgo de exclusión, su
más amplio desarrollo y el que cuenten con la especificidad de una fór mu-
la jurídica propia como son los Centros Especiales de Empleo (IV), a
nuestro entender, les dota de unas características propias y diferenciales
respecto a los otros grupos de la Economía Solidaria 27, y que en el País
Vasco encuentran su más amplia representación en Elhabe.
No obstante, dentro de cada familia, podemos considerar varios subgru-
pos con entidad diferencial propia, tal y como recoge el siguiente gráfico:

Cuadro 1.5
Clasificación de Entidades de Economía Solidaria
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Economía Solidaria

Grupo I Grupo II Grupo III Grupo IV

Centros
Entidades ONGs de Entidades
especiales de
promotoras cooperación sociales
empleo

Empresas Comercio Talleres


solidarias justo protegidos

Empresas de E.E.S.S. E.E.I.I. en fase


inserción sin inserción finalista

Fuente: elaboración propia.

27 Se crean al amparo del Real Decreto 2.273/85 de 4 de diciembre (BOE, 9 de diciembre

de 1985).

43
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
En el grupo de las entidades promotoras y empresas solidarias, cabe
claramente distinguir a las primeras de las segundas. Las Entidades Pro-
motoras (I.1), como su propio nombre indica, además de ser entidades
solidarias, tendrían dentro de su objeto social la promoción de Empresas
Solidarias (I.2), mientras que éstas serían o bien promovidas por las men-
cionadas entidades promotoras o bien creadas por otros promotores, cuyo
fin social, al mar gen de la generación de empleo, sería fundamentalmen -
te mercantil.
Por su parte, las empresas solidarias pueden ser también de varios ti -
pos: Así, nos encontramos con Empresas de Inser ción (EE.II.) (I.2a),
algunas de las cuales se encuadran en la normativa vigente y otras no;
con Empresas Solidarias que no son de inser ción (I.2b) ya que no ge-
neran empleos susceptibles de ser asumidos por personas en riesgo de ex -
clusión; y muy posiblemente con Empresas que en sus orígenes fueron
de inserción pero que al tener un carácter finalista (I.2c), en la actualidad
sus trabajadores ya se hayan «normalizados» y difícilmente puede consi-
derarse una empresa de inserción.
La inclusión de la Empresas de Inserción en el grupo I de la Econo -
mía Solidaria no significa, ahora que dichas empresas están teniendo un
importante desarrollo legislativo, que la totalidad de las empresas de in -
serción se enmarquen en la Economía Solidaria, ya que perfectamente
pueden existir empresas de este tipo que vean la economía de mercado y la
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

empresa capitalista como el óptimo, y sólo aspiren a que las personas con
las que trabajen tengan éxito en el actual sistema capitalista, sin plantearse
ni proponerse, ni la asunción de los seis principios básicos, ni que la eco -
nomía deba ser un instrumento al servicio de las personas.
De hecho, y aunque parezca paradógico, las empresas de inserción de
carácter transitorio que asuman y sean capaces de desarrollar en su empre -
sa los principios y criterios de la Economía Solidaria, encontrarán difícil
solución a la contradicción referente a la salida laboral que pueden dar a las
personas en procesos de inserción. El motivo estriba en que su salto a una
posible empresa de economía capitalista, lejos de suponer un progreso en
sus posibilidades humanas de desarrollo, va a suponer pasar a unas peores
condiciones. Si por el contrario optan por mantener a los trabajadores inde -
finidamente en plantilla habrán dejado de ser una empresa de inserción. En
este sentido, quizás la única solución a la paradoja pase por el desarrollo de
un importante entramado de empresas sociales y solidarias que pueda dar
cabida a las personas que finalicen su trayectoria en una empresa de inser -
ción. Habida cuenta de que la realidad de las empresas solidarias no parece
que vaya a poder responder a este reto, quizás sería necesario una mayor
vinculación con el ámbito de la Economía Social que, al menos en determi-
nados territorios, sí tiene capacidad para poder asumir este desafío.

44
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
En lo referente al grupo II, podemos apreciar dos grandes subgrupos,
el de las Entidades de Cooperación (II.1) 28, y el relacionado con el Co-
mercio Justo (II.2); las primeras se centran en la coperación para el de -
sarrollo de los países con mayores problemas, y adoptan unos principios
de funcionamiento y un ideario, que —aunque formulado desde la es -
pecificidad de su actividad— es muy similar al de la Economía Solidaria
dándose una evidente yuxtaposición de valores 29. Por su parte las tiendas
de comercio justo son una estructura comercial planteada explícitamente
desde la solidaridad económica, y aunque por su especificidad sectorial y
su agrupación en torno a la Coordinadora de Comercio Justo reciben una
ubicación diferencial con las empresas solidarias (I.2) propiamente di -
chas, si no se diera esta cohesión interna bien podrían clasificarse en un
mismo conjunto.
Por su parte en el grupo III, el de las Entidades de Iniciativa Social
externalizada, nos encontramos con una situación menos desarrollada, ya
que normalmente las entidades se autoincluyen en el Tercer Sector, sin
referencias explícitas a la Economía Solidaria; lo que no ha llevado a una
reflexión sobre las diversas tipologías de este tipo de entidades. Lo que
sí podemos señalar es que las entidades promotoras (I.1) cumplirían tam -
bién los requisitos para incluirse en este grupo, no obstante se excluyen
de él y se derivan al grupo I, por su especificidad y su aceptación explíci -
ta de un compromiso por la creación de empresas solidarias. Indudable -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

mente, éste es un grupo que demanda un análisis más profundo que per -
mita una mejor y más adecuada segmentación.
Por último, en el ámbito de la integración socio-laboral de personas
con discapacidades reconocidas legalmente habría que distinguir dos rea-
lidades o subgrupos diferentes, por una parte los Centros Especiales de
Empleo (IV.1) creados al amparo de la normativa anteriormente citada, y
cuyas condiciones laborales se hayan reguladas de forma legal, y los Ta-
lleres Protegidos y asimilados (IV.2), donde el proceso de inserción so -
cio-laboral no se plantea como un ámbito propiamente de empleo y , por
tanto, acogido a la legislación laboral vigente, sino como un ámbito prin -
cipalmente de formación, retribuido mediante becas u otro tipo de com -
pensaciones económicas, pero con un carácter más estable que el mera -
mente formativo.

28 Repetimos que en el estudio nos hemos centrado sólo en lo que afecta al País Vasco, es

decir en la actividad económica realizada por dichas entidades en el territorio de la CAPV,


excluyendo su actividad en los países en los que realizan su actividad.
29 Se aprecia en el «Manifiesto de Cooperación Solidaria» (www.ongdseuskadi.org/Mani-

fiesto_c.asp) y en el «Código de Conducta» (www.ongdseuskadi.org/Codigo_Conducta_c.asp)


de la Coordinadora de ONGD del País Vasco, entidad que agrupa a las organizaciones más
representativas del sector.

45
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3


García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Capítulo 2

Relevancia de la Economía Solidaria

2.1. Introducción y metodología empleada

Intentar determinar en este estudio la situación de la Economía Soli -


daria a nivel mundial, resulta sumamente difícil. Ello no nos debe llevar
a pensar en que se ha fracasado en los objetivos planteados o que este
apartado resulta inútil en el marco de esta investigación, más bien al con-
trario. Sirve para poner de manifiesto la vitalidad de un movimiento for -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

mado por una amalgama de ideas que enmarcamos dentro de la expre -


sión Economía Solidaria, que —a pesar de las diferencias que pudieran
existir y el grado de impregnación en los diferentes países— es aceptada
y aplicada por un buen número de países. Asimismo sirve como compa -
ración en la definición que de Economía Solidaria se ha desarrollado a
los efectos de esta investigación, que es realmente el objeto prioritario de
la misma.
La dificultad para realizar un estudio que tenga carácter científico
proviene, por un lado, de la propia complejidad del sector, en parte en un
proceso de evolución y definición. Este se encuentra formado por un con-
junto bastante diverso de entidades, cuya definición tampoco es equiva -
lente en todos los países. Pero por otro lado, nos encontramos con la inex is-
tencia de fuentes de información fiables y comparables. Encontramos
organizaciones o países donde sí se recogen datos, pero no de manera
idéntica, con lo que la comparación y la elaboración de datos mundia les
resulta imposible. Se encuentran asimismo algunos informes, análisis o da-
tos llevados a cabo de forma puntual y ya sin relevancia presente.
Asimismo, no se encuentran los datos de forma desagregada en las
fuentes estadísticas habituales, que las subsumen en otros epígrafes «re -
levantes» a efectos de las estadísticas generales. Por otro lado, las esta -

47
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
dísticas se fijan en datos tales como la forma jurídica o el sector de acti -
vidad, que puede ser condición necesaria pero no suficiente para catalo -
garlas como Economía Social o como Economía Solidaria.
Para redondear la cuestión, este sector debería definirse no sólo por
los parámetros tradicionales, como por ejemplo, número de empresas, ti -
pología jurídica, número y tipo de trabajadores, facturación..., sino de
forma muy especial por sus logros sociales, cuestión aún no desarrollada
y que sin lugar a dudas constituirá uno de los retos de futuro del sector.
A pesar de todo lo antedicho, se pretende reflejar la existencia de un
movimiento a nivel mundial con un sustrato común, que busca —con sus
especialidades— lograr que otra economía sea posible. En este apartado
reflejaremos las experiencias más reseñables, las que más impacto tienen
o las que han supuesto un modelo para otros.
El criterio de ordenación de la información ha sido en primer lugar el
geográfico, por continentes, fijándonos sobre todo en Europa y América,
donde se dan el mayor número de experiencias y donde la información
resulta accesible. Y dentro de cada uno de ellos por «familias» y países,
según la información disponible. A continuación se realizará un análisis
de la situación de la Economía Solidaria a nivel español.

2.2. Economía Solidaria en la Unión Europea


Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

En primer lugar se debe matizar que se trata más bien de la Europa


occidental, ya que —debido a los avatares políticos y la situación eco -
nómica de los países del Este europeo— no se encuentran movimientos
consolidados. Son más bien receptores que protagonistas, y países que se
encuentran en una transición, a veces salvaje, a una economía de merca -
do. Precisamente por ello, tiene más sentido —si cabe— hablar de Eco -
nomía Social y Economía Solidaria, pero para ello habrá que esperar a
un futuro próximo.
A nivel europeo comunitario resulta una tarea ingente la determina -
ción de datos estadísticos del sector de la empresas solidarias, motivado
en buena parte por las diferentes concepciones de esta expresión. Incluso
si nos circunscribimos en exclusividad a las empresas de inserción, volve-
mos a encontrar dispersidad conceptual y la inexistencia de datos actua -
les. Por un lado, la Unión Europea ha demostrado un enorme interés por
este tipo de entidades: hay un buen número de asociaciones y or ganizacio-
nes a nivel europeo relacionadas con el sector como como REAS-Europa 30,

30 Red Europea de Economía Alternativa y Solidaria.

48
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Rreuse31, ENSIE Network 32 o CECOP 33, así como universidades y cen -
tros de investigación internacional involucrados, como el Centro Interna -
cional de Investigación e Información sobre la Economía Pública, Social
y Cooperativa (CIRIEC)34 o EMES35.
Dada la dispersión de datos y la heterogeneidad existente en esta mate-
ria, tanto en los aspectos legales como experienciales, resulta prácticamen -
te imposible efectuar a nivel comunitario la misma división en cuatro fa -
milias, tal y como se propone en esta investigación para el entorno estatal
y vasco. A pesar de ello, sí se han encontrado referencias de tres de ellas, a
saber entidades sociales, or ganizaciones de cooperación al desarrollo y
centros especiales de empleo, sobre los que se ofrecen los datos hallados.

2.2.1. Entidades Sociales


La organización EMES, una de las que se encuentra trabajando acti -
vamente a nivel europeo en esta materia, se encuentra precisamente de -
sarrollando un proyecto —titulado ELEXIES— cuyo fin es actualizar la
información nacional referida a las empresas de integración social y eco -
nómica, entendidas como aquellas cuyo objeto es la formación e integra -
ción de personas excluidas del mercado laboral. Dada la heterogeneidad
existente en Europa, este proyecto persigue actualizar la información na -
cional de las empresas de integración social económica, y conocer sus di-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

versos aspectos legales, sus estructuras, datos estadísticos, etc.36.


Este trabajo viene a cubrir la laguna existente en cuanto a falta de da-
tos estadísticos, ayudas que reciben de los diferentes poderes públicos,
tipo de labor llevada a cabo, etc. etc., y todo ello referido a doce países
comunitarios. En la página web de la investigación se encuentra ya acce-

31 Red Europea de Federaciones Nacionales y Regionales de Economía Social y entidades

con actividades de reutilización y reciclaje. (www.rreuse.org)


32 Red ENSIE para la empresas de integración social, creada en Brujas en mayo de 2001.

Más información sobre la misma, sus objetivos, estatutos, miembros, etc. en www.ensie.org.
33 CECOP, European Confederation of Workers’ Co-operatives, Social Co-operatives and

Participative Enterprises (Confederación Europea de Cooperativas de trabajo, cooperativas so-


ciales y empresas Participativas). Más información en su web www.cecop.org.
34 Más información sobre CIRIEC Internacional en www.ulg.ac.be/ciriec.
35 Fundada en abril de 2002 en Bruselas, formada por 9 centros de investigación de Bélgi-

ca, Irlanda, España, Portugal, Italia, Francia, Reino Unido, Suecia y tres miembros individua-
les, se encuentra presidida por J. Defourny. Debe su nombre a su primera investigación: The
emergence of Social Enterprises in Europe, actividad a la que se dedican principalmente en el
campo de la economía social, el tercer sector, la economía solidaria... Para información com-
pleta sobre EMES, véase su web www.emes.net.
36 Puede verse información completa de los objetivos de esta investigación, participantes

y los primeros resultados publicados en www.elexies.info.

49
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
sible un magnífico y completo trabajo-resumen de los diferentes equipos
de trabajo elaborado por Roger Spear y Eric Bidet37.
La siguiente tabla recoge los datos cuantitativos de carácter prelimi -
nar relativos a las entidades sociales en los países objeto de estudio38.

Tabla 2.1
Las empresas sociales en Europa (datos preliminares)

Número Personas beneficiadas


País
de entidades y trabajadores

Austria 1.179 13.600


Bélgica 1.454 26.946
Finlandia Entre 210-220 11.500
Francia 2.269 29.300
Alemania 6-7.000 No disponible
Irlanda 1.215 17.900
Italia 1.915 33.000
Luxemburgo 1.159 11.750
Suecia 1.898 28.510
Reino Unido 1.002 23.094
Portugal 1.603 14.404
Fuente: elaboración propia. Datos tomados de The role of Social Enterprise in
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

European labour markets . Transversal Report for the Elexies Project


supported by the Troika group of Ministries in charge of the social
economy. Roger Spear & Eric Bidet en www.elexies.info

2.2.2. Organizaciones de Cooperación al Desarrollo


Otra de las familias existentes en relación a la economía solidaria es la
del comercio justo. Definido primeramente en 1999 y actualizado en 2001
por FINE39, la organización paraguas de carácter informal que agrupa a las
cuatro principales or ganizaciones internacionales en materia de comercio

37 The role of Social Enterprise in European labour markets . Transversal Report for the

Elexies Project supported by the Troika group of Ministries in charge of the social economy,
por Roger Spear & Eric Bidet en www.elexies.info.
38 Los datos de esta investigación relativos a España no han sido incluidos, ya que en

nuestra investigación dedica precisamente un apartado a la Economía Solidaria en España y a


las familias que entendemos forman parte de la misma.
39 Las siglas FINE provienen de la primera letra de las siglas de cada organización miem-

bro, a saber FLO (Fair Labelling Organizations International), IFAT (International Federa-
tion of Alternative Trade), NEWS (Network of European Worldshops), EFTA (The European
Fair Trade Association), de las que brevemente daremos referencia más adelante.

50
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
justo. Este movimiento cuenta con un alto grado de coordinación y armo -
nización al compartir una visión común, reflejada en dicha definición40.
En cuanto a la or ganización —a nivel internacional— del comercio
justo, podemos citar las siguientes cuatro:
The European Fair Trade Association, EFTA (www.eftafairtrade.org),
establecida en 1990, y con sede en Maastrich, agrupa a 13 or ganizacio-
nes de 9 países europeos (Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Paí-
ses Bajos, España, Suiza y Reino Unido). Estas importan productos de
países en situación de desventaja económica, fundamentalmente de Asia
(40%), Africa (26%) y América Latina (34%). Sus asociados facturaron
en 2001 150 millones €, y cuentan con 510 trabajadores a tiempo com -
pleto. En cuanto al sector de actividad, casi el 70% de las ventas provie -
ne del agrícola, y en torno al 25% de la artesanía41.
En segundo lugar , encontramos Network of Eur opean Worldshops,
NEWS (www.worldshops.org), con sede en Bruselas, creada en junio de
1994. Agrupa 15 Asociaciones nacionales de tiendas de comercio justo pro-
venientes de 13 países (Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia,
Alemania, Irlanda, Italia, España, Suecia, Países Bajos, Suiza y Reino Uni-
do), con un total de 2.500 tiendas en las que colaboran unos 100.000 volun-
tarios.
En tercer lugar , International Federation of Alternative Trade,
IFAT (www.eftafairtrade.org), establecida en 1989. Actualmente está
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

formada por 200 miembros de 55 países y tiene un carácter mundial, con


miembros de Asia, Africa, América Latina, Europa, Norteamérica, Aus-
tralasia y Pacífico.
La cuarta de estas or ganizaciones es Fair Labelling Organizations
International, FLO (www.Fairtrade.net), responsable de la definición y
de la certificación de los Estándares del Comercio Justo. La mayoría de
productos que llevan este sello son de tipo agrícola tales como café,
cacao, azúcar... etc., si bien cada vez más se están certificando productos
manufacturados. Esta organización, que trabaja desde el año 2003, arroja

40 «Fair Trade is a trading partnership, based on dialogue, transparency and respect, that

seeks greater equity in international trade. It contributes to sustainable development by offe-


ring better trading conditions to, and securing the rights of, marginalized producers and wor-
kers-especially in the South. Fair Trade organisations (backed by consumers) are engaged ac -
tively in supporting producers, awareness raising and in campaigning for changes in the rules
and practice of conventional international trade.»
41 Las publicaciones de EFTA tienen gran importancia pues recogen la situación del co -

mercio mundial y la situación del comercio justo. Publica desde 1996 un Anuario sobre el es -
tado de comercio justo, una revista, así como estudios de carácter diverso y un observatorio
por productos (café, arroz, cacao, azucar...). Entre 1995 y 1998 publicaba Factas and figures
in the fair trade sector in Europe. La mayor parte de ellos están disponibles en su web.

51
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
unos datos interesantes: certifica 352 or ganizaciones productoras prove -
nientes de 45 países, tiene registrados 308 comerciantes de 47 países y
ha licenciado a 449 entidades con el sello de comercio justo. Para que
nos hagamos una idea de la importancia del comercio justo con este sello,
vemos que se ha incrementado entre 2001 y 2002 más de un 21%, con
una facturación de 260 millones de euros en 2002.
Donde más incremento de este tipo de comercio certificado se ha
producido ha sido en Austria, Francia y Noruega. Por su parte, en cuanto
a volumen, los dos países que más destacan son Gran Bretaña y Suiza. Si
lo analizamos en función de la penetración en el mercado, los dos países
a la cabeza de este ranking son Suiza y Países Bajos. Si atendemos tam -
bién a los beneficios para los productores, se observa que los beneficios
en el mercado de café, en relación al precio de mercado, ascendieron en
2002 a 30 millones de dólares USA.
Según las estimaciones disponibles, el comercio equitativo abarca
550 agrupaciones de productores repartidos en 44 países, o sea 800.000 t ra-
bajadores, que permiten vivir a 5 millones de personas en los países del
Sur. También participa en la construcción de instituciones cuyo mandato es
la regulación del mercado mundial, en el plano social y ambiental. Este es -
fuerzo de parte de un movimiento popular no deja de recordar aquél que
condujo al Estado social del siglo diecinueve. T rata, en todo caso, de ex -
plorar un espacio capaz de articular lo político y lo económico: 60.000 vo -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

luntarios activos en 15 países europeos y 4.000 empleos creados en las


3.500 «tiendas del mundo», cuya tasa de crecimiento es de un 20% al año.
Sin embargo, las disparidades nacionales se mantienen. Así, el volu-
men de negocio alcanzado en Holanda es 500 veces mayor al de Francia.
De todas formas, las campañas internacionales para la defensa de los de -
rechos de los trabajadores del Sur cuentan tanto como el volumen de las
transacciones. Las acciones de sensibilización son tan importantes como
los intercambios, que deben lograr un nivel suficiente para interpelar la
realidad del comercio mundial, sin restarle significación42.
En otro orden de cosas, también a nivel de la Unión Europea se ha
mostrado interés por el comercio justo pues se entiende que está en con -
sonancia con el Tratado de la Unión europea y , por tanto, con sus objeti-
vos (crecimiento sostenible, desarrollo social, lucha contra la pobreza de
los países en desarrollo...) y entendiendo que las iniciativas de comercio
justo pueden favorecer la consecución de estos objetivos. Para ello, des -
de la Unión Europea, se desarrollaron a lo lar go de los años 90 una serie de
actuaciones a nivel comunitario como una resolución del Parlamento del

42 Datos tomados de http://www.alliance21.org/es/proposals/summaries/ecosol.htm

52
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
año 1994 (EP document A3-0373/93, PE 206.396), un documento sobre
comercio alternativo elaborado por la Comisión (CES 538/96 E/as) o un
informe del Parlamento: el Informe Fassa (EP document A4-0198/98,
PE 225.945) del año 1998, por citar algunos de ellos.
Estos estudios ponían de manifiesto algunas tendencias en materia de
comercio justo en la Europa comunitaria, como el uso del sello en produc -
tos vendidos en supermercados e incluso marcas blancas o que la mayor
parte de los productos comercializados fueran un 60% alimentarios, como
café, te, chocolate, miel, azúcar, fruta seca... así como artesanía (que inclu -
ye textiles y ropa), si bien a nivel comunitario no era todavía relevante o la
actitud (en general positiva) de los ciudadanos ante este fenómeno.
Estos estudios y la realidad del comercio justo en la Unión Europea
produjeron que se establecieran políticas de apoyo de carácter diverso:
financiación, integración en las políticas comerciales de la UE en aspec -
tos sociales o la creación de un observatorio. Asimismo se está haciendo
hincapié dentro de la UE en cuestiones relativas a la ética en el comer -
cio, a través de estudios, declaraciones conjuntas y códigos de conducta
sobre Estándares laborales básicos sobre temas como trabajo infantil en
el sector textil y del calzado o la or ganización de seminarios conjuntos.
Dentro de estos últimos apartados debemos destacar el Libro Verde de la
Responsabilidad Social, titulado Fomentar un mar co eur opeo para la
responsabilidad social de las empr esas, presentado por la Comisión de
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

las Comunidades Europeas en julio de 2001.

2.2.3. Personas con discapacidad y empleo


La Unión Europea, considera el empleo como una de sus grandes re -
tos, y dentro de éste el de colectivos más desfavorecidos, entre los que se
encuentran las personas con discapacidad.
Se pueden destacar algunas de las acciones que se están llevando a
cabo, sin ánimo de exhaustividad, tales como la aprobación de la Carta
Europea de Derechos Fundamentales y los pronunciamientos en favor de
las personas con discapacidad contenidos en las Conclusiones del Conse -
jo Europeo de Lisboa de marzo de 2000, o la declaración del año 2003
como el Año Europeo de las personas con discapacidad.
Concretamente, en materia de empleo el Consejo aprobó una decisión
relativa a las directrices para las políticas de empleo de los Estados Miem -
bros. En el punto 17 se hace una referencia expresa a las personas desfavo -
recidas y en concreto a las personas con discapacidad, unos 37 millones en
toda la UE. Declara su acceso al mercado de trabajo como una prioridad,
y se pretende elevar las tasas de empleo en este colectivo, mejorar su in -
clusión social y mejorar la sostenibilidad del sistema de protección social.

53
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Como directrices de empleo, la séptima se refiere a «La integración de
personas desfavorecidas en el mercado de trabajo y combatir la discrimina-
ción de que son objeto», aplicable, entre otras, a las personas con discapaci-
dad. El objetivo para el 2010 sería la reducción significativa de las diferen-
cias en materia de empleo entre personas desfavorecidas respecto del resto.
Queda en manos de cada Estado miembro la determinación de las polí -
ticas y acciones concretas en que se materialicen estas directrices. Si bien
no se ha encontrado ninguna referencia a la figura de los centros especiales
de empleo a nivel comunitario, sí hemos tenido acceso a un estudio a nivel
europeo promovido por el Foro Europeo de la Discapacidad (EDF) 43 aun-
que no se hacen referencias especificas por países. De la misma manera,
en la página web de EDF (http://www.edf-feph.org), que agrupa a todas las
entidades a nivel europeo, tampoco encontramos datos por países.
Por su parte, en la página web oficial de la Dirección General de Em-
pleo y Asuntos Sociales de la Unión Europea 44 se encuentran referencias
generales sobre protección social, exclusión social, seguridad y salud la -
boral o empleo (programas Horizon o Equal) pero ninguna referencia a la
situación por países.
Lo que sí se ofrecen son datos sobre discapacidad a nivel comunita -
rio. En el informe de EDF se hace referencia a dos estudios de 1995 y
2001 como únicos instrumentos —si bien no comparables— donde se
ofrecen datos tales como que una persona en edad de trabajar tiene un
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

66% de probabilidad de encontrar trabajo, si bien con una discapacidad


moderada las probabilidades se reducen al 47% y si es severa al 25%. En
cuanto a formación, señala que sólo el 9% de las personas con discapaci -
dad severa acceden a la enseñanza superior y el 14% con discapacidad
leve, lo que reduce sus posibilidades de empleo. Este mismo informe en -
tiende que si un 42% de la población con alguna minusvalía se encuentra
inactivas, se produce un grave riesgo de exclusión social.

2.3. Economía Solidaria en Latinoamérica


A la hora de identificar la relevancia de la economía solidaria en Lati -
noamérica, nos es muy difícil aplicar los criterios clasificatorios definidos
ya para nuestro trabajo, por la gran dificultad en encontrar equivalentes
cercanos. Deberemos, por tanto, utilizar otro enfoque para adentrarnos en
las experiencias de economía solidaria latinoamericanas.

43 El título del informe es «Discapacidad y exclusión social en la UE tiempo de cambio,

herramientas para el cambio» colección CERMI, n.º 7. Se encuentra disponible en la web de


CERMI, www.cermi.es
44 Véase http://europa.eu.int/comm/employment_social/soc-prot/disable/employment_en.htm

54
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
En general, podemos afirmar que el origen del término «Economía
Solidaria» está relacionado en los países de América Latina con los estu -
dios de economía informal y redes de solidaridad. En países como Brasil,
Chile y Colombia, la noción de economía solidaria y sus variantes de
economía popular solidaria, o economía del trabajo social o solidaria está
ligado más al mundo del autoempleo laboral en formas asociativas igua -
les o similares a las cooperativas de trabajo, o economía informal en sec -
tores populares, tanto urbanos o rurales.
Tomaremos como punto de partida la afirmación de Razetto, quien
afirma que «por economía de solidaridad entendemos la introducción de
la solidaridad como elemento activo, fuerza productiva y matriz de rela -
ciones y comportamientos económicos, en los procesos de producción,
distribución, consumo y acumulación»45.
Para este autor, la solidaridad es un elemento central en el surgimien-
to de un nuevo modo de hacer economía, o sea, el establecimiento de una
racionalidad económica especial, distinta, alternativa, que da lugar a:

—nuevas formas de empresa basadas en la solidaridad y el trabajo;


—nuevas formas de distribución que articulan relaciones de inter-
cambio justas con relaciones de comensalidad, cooperación, reci -
procidad y mutualismo;
—nuevas formas de consumo que integran las necesidades comunita-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

rias y sociales a una matriz de necesidades fundamentales para el


desarrollo integral del hombre y la sociedad;
—un nuevo modo de acumulación, centrado en los conocimientos,
las capacidades de trabajo, la creatividad social, la vida comunita -
ria y los valores humanos, capaz de asegurar un desarrollo susten -
table social y ambientalmente.

Por ello la economía solidaria en la experiencia latinoamericana abar -


caría para este autor experiencias diversas que tienen en común una identi -
dad solidaria, que comparten la economía popular, la economía del trabajo,
la economía de participación local y comunal, la economía de donaciones
y servicios de apoyo, la economía cooperativa y autogestionaria renova-
das, la economía local y de tecnologías socialmente apropiadas, la econo -
mía de los pueblos originarios, la economía familiar y de género, y las eco-
nomías fundadas en búsquedas espirituales y religiosas.
Sobre bases teóricas similares, se comprenden en América Latina térmi-
nos como asociacionismo, asociativismo, autogestión, Capital Social, Coo-

45 Razeto, L., «La Economía de Solidaridad: Hacia una nueva civilización latinoamerica-

na», Seminario sobre la Economía de Solidaridad. Foro Social Mundial, Porto Alegre, 2002.

55
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
perativismo, Economía Alternativa, Economía de Comunión, Economía del
Trabajo, Economía Ecológica, Economía Popular , Economía Popular Soli-
daria, Economía Social, Gestión Ciudadadana, Participación Comunitaria, y
Socioeconomía Solidaria, entre otros.
La amplitud de término tiene repercusiones en distintos niveles: en
las políticas públicas que se implementan con relación a materias de eco -
nomía solidaria, en las líneas de investigación y en las experiencias de
economía solidaria, que difieren de región en región a lo lar go de la geo-
grafía latinoamericana.

2.3.1. Políticas públicas y Economía Solidaria


En este primer ámbito podemos encontrar tres tipos de políticas pú -
blicas ligadas a la economía solidaria: una como política de empleo, una
segunda posición como política social, y una tercera que se constituye
como organismo de supervisión de funcionamiento.
El primer ejemplo lo encontramos en Brasil, a través de la Secreta-
ría Nacional de Economía Solidaria, establecida en el Marco del Minis -
terio de Trabajo, cuyos logros —resaltados por su director Paul Siger 46—
han sido construir políticas y elaborar posiciones como, por ejemplo, la
que propone la universalización de los derechos de los trabajadores como
medio de revertir la precarización del trabajo y la eliminación de falsas
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

cooperativas.
Esta Secretaría, a través de su participación en el Foro Nacional del
Trabajo, articuló sectores de la economía informal con otros sectores de
la economía solidaria en la búsqueda de asociaciones que permitieran
combatir el desempleo, uno de los principales problemas del país. Ahora,
en una segunda aproximación, están diseñando proyectos de desarrollo
comunitario en sectores pobres para volver a la economía solidaria como
un medio más eficaz para la inserción social.
Encontramos también modalidad de implementación de políticas pú -
blicas con relación a la Economía solidaria en el trabajo de la Dirección
Nacional de Economía Solidaria, dependiente de la Secretaría de Políti-
cas Sociales del Ministerio de Bienestar Social en Argentina que —con
financiamiento proveniente del Tesoro Nacional— tiene los siguientes ob-
jetivos generales:
—Propiciar, a través del desarrollo de proyectos productivos, el for -
talecimiento de procesos comunitarios basados en la autogestión,
la asociatividad, y la profundización de lazos solidarios.

46 Entrevista realizada por Ruth Espínola en PACs n.º 6, Sao Paulo Brasil, 2004.

56
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
—Promover el desarrollo comunitario y productivo a través de or ga-
nizaciones de la sociedad civil para emprendimientos productivos
encarados por sectores de la población en situación de riesgo y/o
de vulnerabilidad.
En ese marco, la Dirección brinda asistencia financiera mediante el
otorgamiento de subsidios para asistir a emprendimientos asociativos con
criterios de autosostenibilidad; apoya iniciativas que a través del desarro -
llo productivo brinden prestaciones en aprovisionamientos a institucio nes
intermedias que lo requieran y ayuda a fortalecer el desarrollo de inicia -
tivas y emprendimientos asociados a modo de pequeñas unidades eco-
nómicas solidarias, con el objeto de promover y apoyar experiencias de
grupos en condiciones de vulnerabilidad que coadyuven al proceso de de-
sarrollo social comunitario.
Como contraparte, los beneficiarios deberán realizar una donación so-
lidaria de un porcentaje de la producción a instituciones intermedias, que
prestan servicios sociales a la comunidad.
Por último, una tercera modalidad de relación entre el Estado y la
economía solidaria es la desarrollada por la Superintendencia de Eco -
nomía Solidaria en Colombia, un or ganismo técnico adscrito al Ministe -
rio de Hacienda y Crédito Público, con personalidad jurídica y autonomía
administrativa y financiera. Su principal objetivo es garantizar la perm a-
nencia del Sector Solidario como uno de los componentes de la econo -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

mía nacional y alternativa de desarrollo y paz.


Entre sus funciones están:
—Ejercer el control, inspección y vigilancia sobre las entidades que
cobijan su acción para asegurar el cumplimiento de las disposicio -
nes legales y reglamentarias y de las normas contenidas en sus
propios estatutos.
—Proteger los intereses de los asociados de las or ganizaciones de
economía solidaria, de los terceros y de la comunidad en general.
—Velar por la preservación de la naturaleza jurídica de la entidades
sometidas a su supervisión, para hacer prevalecer sus valores, prin -
cipios y características esenciales.
—Vigilar la correcta aplicación de los recursos de estas entidades, así
como la debida utilización de las ventajas normativas a ellas otor -
gadas.
—Supervisar el cumplimiento del propósito socio-económico no lu -
crativo que ha de guiar la organización y funcionamiento de las en-
tidades vigiladas.
En resumen, podemos señalar que los objetivos de las políticas públi-
cas son similares, no así la visión que de la misma se tiene, por un lado

57
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
estrechamente ligado al mundo del trabajo, por otro como política social
y por último como una cuestión de supervisión y control. Otros países lo
tienen integrado dentro de programas gubernamentales más amplios, ge -
neralmente ligados al acceso al crédito.

2.3.2. Investigación sobre Economía Solidaria


Una de las más llamativas características de la economía solidaria en
América Latina es su estrecha relación con el mundo universitario, a tra -
vés de investigadores, institutos y cátedras que estudian el fenómeno
desde distintas perspectiva, y la relación de ámbito académico con or ga-
nizaciones de la sociedad civil que trabajan en la promoción del sector .
Así mismo, es de resaltar la importante contribución de los investigado -
res latinoamericanos en los debates sobre Economía Solidaria de las dis -
tintas ediciones del Foro Social Mundial, especialmente la de 2002. Esta
situación parece confirmar que la Economía Solidaria comparte con el
Foro Social Mundial la peculiaridad de ser tanto una idea que comenzó a
desarrollarse con más vigor en el Sur como una modalidad alternativa al
modelo económico predominante.
Este conjunto de aportes teóricos busca dar fundamento científico y
sólidas bases empíricas tanto para líneas de investigación como de inter -
vención para el desarrollo y consolidación de formas de economía alterna -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

tiva que se manifiestan en América Latina desde hace dos décadas atrás47.
Recientemente se creó la Red de Investigadores Latinoamericanos
de Economía Social y Solidaria a partir de un proyecto conjunto de la
Maestría en Economía Social (MAES) y URBARED, del Instituto del
Conurbano de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) de
Argentina, del Grupo de Investigación sobre Economía Solidaria de la
Cátedra UNESCO/UNISINOS de Brasil, y del Programa de Postgrado en
Economía Social (PES)/FLACSO-Ecuador. La Red tiene como hipótesis
y propósito fundante la afirmación activa de que otro mundo es posible,
y que lograrlo requiere el desarrollo de una economía alternativa, que in -
cluya el desarrollo articulado de formas de economía social y solidaria,
centradas en el trabajo autónomo asociado.
La red agrupa a más de 150 investigadores latinoamericanos de diver-
sos países y tiene por finalidad contribuir a la elaboración de proyectos, in-
tercambios y diversas formas de cooperación científica, facilitando y pro-
moviendo trabajos multidisciplinarios, con el fin de fortalecer las iniciativas

47 El inicio de experiencias de economía solidaria podemos ubicarlo en los años posterio-

res a la crisis de la Deuda, y muy ligados a las organizaciones de base, con fuerte apoyo de
sectores de la iglesia y de partidos políticos de izquierda.

58
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
colectivas por otra economía, otra sociedad y otra política en América
Latina. La red pretende constituir un espacio de producción científica co o-
perativa y de reflexión colectiva sobre los desafíos que plantean las prác -
ticas de la nueva economía. Asimismo se busca mantener un fluido con -
tacto y colaboración con las redes de activistas por otra economía en
América Latina.
Los investigadores brasileros están a la vez involucrados en Unitra-
balho, una Red interuniversitaria de Estudios e Investigación sobre el
Trabajo, dedicando una parte importante de su interés a la economía soli-
daria, especialmente en lo relacionado con el autoempleo y las cooperati-
vas de trabajo asociado.
También debemos resaltar los numerosos programas de grado y de
postgrado que las universidades ofrecen en materia de economía solida -
ria, como por ejemplo los programas de gerencia social, los postgrados
de gestión de or ganizaciones del tercer sector , o de economía social es -
pecíficamente.
Fuera del ámbito universitario es de destacar la presencia de Institu -
tos de Investigación asociados a ámbitos eclesiásticos, al mundo sindical,
a organizaciones no gubernamentales, o a la red de activistas por otro mo-
delo económico, entre los que debemos resaltar la Comisión Episcopal
de Acción Social del Perú, el Centro Boliviano de Estudios Interdiscipli -
nario, el Centro Nueva Tierra en Argentina, la Sección de Economía So -
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

lidaria del Instituto de investigación y formación de la Confederación de


Trabajadores Argentinos, el Instituto de Políticas Alternativas para o Cone
Sul, la Federação de Rogaos para Asistência Social e Educacional, o el
Grupo Red de Economia Solidaria del Peru48.

2.3.3. Experiencias de Economía Solidaria


Las experiencias de economía solidaria en América Latina son muy
diversas dependiendo de las regiones donde se desarrollen y los sectores
de la economía de los que se ocupen. Podemos nombrar a pequeñas y
microindustrias, empresas autogestionarias productivas, pequeños co-

48 Este último grupo está formado por la Comisión Episcopal de Acción Social (CEAS),

el Instituto Bartolomé De Las Casas-Rímac (IBC), Centro de Formación y Retiro Monseñor


Oscar Romero (COR), Misioneras del Sagrado Corazón (MSC), Sociedad Misionera de San
Columbano (SMSC), Perú Solidarity Forum (PSF), Servicios Educativos El Agustino (SEA),
CUSO (Canadá), SUCO-Québec (Canadá), Movimiento Laico para América Latina (MLAL),
Movimiento de Trabajadores Cristianos (MTC), Grupo Mujer y Ajuste Estructural, Grupo
Artesanal BETANIA, Coordinadona Nacional de Radio (CNR), Centro para una Economía
Solidaria (CESOL), Consejo de Desarrollo del Cooperativismo (CODECO), Instituto Regio-
nal para la Educación y el Desarrollo (REDES), e Instituto de Desarrollo Urbano (CENCA).

59
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
merciantes, vendedores ambulantes, talleres de mantenimiento y/o repa -
ración, servicios de contabilidad u otros, comedores populares autoges -
tionarios, clubes de madres, comités de salud, diversas asociaciones de
vivienda, fondos rotatorios, «bancos comunales» de microcrédito, o gru -
pos solidarios o cooperativas de ahorro y crédito. Así, los mercados soli-
darios, las microempresas, los proyectos de microfinanzas, los comedores
comunitarios, los clubes de trueque, las fábricas recuperadas, las coope -
rativas de trabajo asociados, entre otras, parecen comportar una ruptura
de paradigmas y nuevas vías de inclusión más allá del patrón tradicional de
trabajo asalariado.
No podremos ocuparnos de catalogar todas las modalidades de em-
presas o proyectos de economía solidaria, pero nos ocuparemos de algu -
nas experiencias que ya han sido analizadas con anterioridad y que tienen
cierta proyección a nivel regional. Por ello hemos seleccionado algunas
experiencias del ámbito de microcrédito, la comercialización comunita -
ria, el autoconsumo, la moneda social, y haremos una breve referencia a
las cooperativas de trabajo asociado. Por ejemplo, Ortiz Roca 49 resalta
como experiencias interesantes la Fundación Social de Colombia, Maqui -
ta Cusunchic, y la Red Latinoamericana de Comercialización Comunita -
ria, estas últimas en Ecuador . A continuación pasamos a presentar breve -
mente éstas y otras experiencias, con referencia expresa al país donde se
desarrollan:
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

2.3.3.1. FUNDACIÓN SOCIAL DE COLOMBIA


La Fundación Social de Colombia fue fundada a principios del siglo XX,
a partir de la simbiosis de la Iglesia Católica y los sectores sindicales.
Está constituida por un conjunto de trece empresas y tres fundaciones.
Las empresas operan rentablemente, y destinan sus utilidades empresaria -
les anuales a tres fundaciones, que son Fundación Pro Juventud Trabaja-
dora (proyectos económicos y microempresariales con jóvenes), Funda-
ción Colmena (promoción comunitaria) y Fundación Círculo de Obreros
San Pedro Claver de Cartagena (programas de educación, reciclaje y eco-
nomía solidaria). Los sujetos sociales de sus programas de promoción son
recicladores, empresas populares, agentes educativos, comunidades urba-
nas y niños y jóvenes. Sus líneas de acción son la creación y/o consolida-
ción de empresas, la formación para el trabajo, el fortalecimiento de las
organizaciones de base (niveles local, regional y nacional), la formación

49 Ortiz Roca, H., « Economía Solidaria, Participación y Desarrollo Local en América

Latina y el Perú», Seminario Internacional CUT. Sindicalismo, Economía Solidaria y Educa-


ción de los Trabajadores. 1999.

60
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
de líderes, la formación de agentes educativos, el reciclaje y la concerta -
ción-comunicación50.

2.3.3.2. MAQUITA CUSUNCHIC, ECUADOR


Maquita Cusunchic o Nos hacemos felices Dándonos la Mano para
comercializar como hermanos es una experiencia de comercialización
solidaria creada en marzo de 1985 en Quito como alternativa de comer -
cio solidario frente a la carestía. Su mayor objetivo es crear un mercado
solidario con participación de proveedores, consumidores y trabajadores
del campo y la ciudad. Sus valores principales son la honradez, la equi -
dad y el respeto al medio ambiente.
Cuenta con una red de tiendas populares para la comercialización de
productos básicos, un sector de artesanías y alimentos para la comerciali -
zación en el mercado nacional e internacional, un fondo solidario de micro-
crédito para desarrollar la comercialización, una sección de productos cam-
pesinos destinados al mercado nacional e internacional y una sección de
turismo responsable que integra la dimensión social, cultural y ecológica.
En toda esta red existen 148 grupos organizados y 9.489 dirigen -
tes/as-trabajadores/as involucrados, de los cuales 4.634 son mujeres y
4.855 son hombres. Considerando a las familias de los/las trabajadores/as
y sus clientes locales, su cobertura llega a más de 260.000 personas. Ya se
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

encuentran trabajando en 17 provincias de Ecuador51.

2.3.3.3. RED LATINOAMERICANA DE COMERCIALIZACIÓN COMUNITARIA,


ECUADOR
La Red Latinoamericana de Comercialización Comunitaria (RELACC)
surge impulsada por Maquita Cusunchic y se funda en enero de 1991 con
motivo de la realización del Primer Encuentro Latinoamericano sobre Co -
mercialización Comunitaria en Quito. La RELACC está integrada por or -
ganizaciones de productores/as, organizaciones de consumidores/as, orga-
nizaciones artesanales, instituciones de apoyo y de servicios. Sus líneas
de trabajo son la formativa (para la formación humana), de capacitación
(empresarial, técnica, social), comercialización comunitaria (mercadeo),

50 Ortiz Roca, H., «Economía Solidaria, Participación y Desarrollo Local en América La-

tina y el Perú», Seminario Internacional CUT. Sindicalismo, Economía Solidaria y Educa-


ción de los Trabajadores. 1999.
51 Ortiz Roca, H., «Economía Solidaria, Participación y Desarrollo Local en América La-

tina y el Perú», Seminario Internacional CUT. Sindicalismo, Economía Solidaria y Educa-


ción de los Trabajadores. 1999.

61
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
asesoría (en aspectos técnicos, empresariales y sociales) y financiación
(promoviendo el acceso a fuentes de financiamiento).
Ya cuenta con coordinaciones nacionales en los siguientes países:
México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Pana-
má, Perú, Bolivia, Paraguay, Brasil y Ecuador52.

2.3.3.4. FERIAS DE CONSUMO FAMILIAR DE BARQUISIMETO, VENEZUELA


Otra de las experiencias clásicas, resaltadas por muchos investigado -
res son las ferias de consumo familiar de Barquisimeto, que datan del
año 1983. Las mismas consisten en un sistema integrado de producción,
distribución y venta de productos de primera necesidad por una red de or-
ganizaciones populares.
Las ferias logra integrar en acción a diferentes formas asociativas,
tanto urbanas como rurales, sean cooperativas, asociaciones o microem -
presas autogestionarias, sean or ganizaciones de productores o de consu -
midores y es el principal proveedor de productos alimenticios básicos de
la ciudad. Atiende a un importante número de consumidores y logra pre -
cios más bajos que el comercio al por menor, a la par que incentiva valo -
res sociales, a través de procesos formativos en todas sus actividades.
Se describe su funcionamiento en el marco de la economía solidaria
a partir de dos ejes: uno de dinámica social basado en la articulación y la
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

identidad de las or ganizaciones y personas participantes y otro eje eco -


nómico a partir de la actividad de comercialización.

2.3.3.5. RED GLOBAL DE TRUEQUE SOLIDARIO, ARGENTINA


En mayo de 1995, en Bernal, Provincia de Buenos Aires, se creó el
primer Club del Trueque, en el marco de un Programa Ecologista de Auto-
suficiencia Regional, con una veintena de personas que se adhieren a la
idea, muy ligada a la necesidad de responder a una situación emer gen-
cial, que empezaba a provocar la caída del consumo de algunos sectores
de clase media baja, denominados «nuevos pobres». Con el crecimiento, se
adoptó un bono —denominado «crédito» por referirse a la confianza pro-
puesta como valor—. Este fue primero único, y luego descentralizado,
para promover la replicabilidad y autonomía de los grupos. Se trataba de
una iniciativa de personas que se or ganizaban exclusivamente para «tro -
car», a partir de experiencias prácticas de dinero alternativo ya imple-

52 Ortiz Roca, H., «Economía Solidaria, Participación y Desarrollo Local en América La-

tina y el Perú», Seminario Internacional CUT. Sindicalismo, Economía Solidaria y Educa-


ción de los Trabajadores. 1999.

62
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
mentadas en Canadá y Estados Unidos, y una apoyatura teórica desde un
grupo de investigación y capacitación gestada en el interior de la Facul -
tad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.
Partiendo del requisito esencial de ser productor y consumidor de bienes,
servicios y saberes, se organizaban reuniones grupales de capacitación a par -
tir de círculos de calidad y autoayuda. En la actualidad y con el apoyo de po -
líticas públicas que incentivaban el modelo, la experiencia está ampliamente
difundida en todo el país formando la Red Global de Trueque Solidario53.
En la actualidad existen más de 1.000 nodos y su difusión alcanza a
otros países de la región: Uruguay , Brasil, Colombia, Ecuador , Chile,
Perú, Bolivia, Honduras, El Salvador , Nicaragua y Cuba. Y ahora sus
ideólogos se preguntan ¿Por qué NO pensar en utilizar la moneda social
como forma de desarr ollar nuevas prácticas sociales que empoderan a
los excluidos del mer cado de trabajo para construir el pr oceso de cons-
trucción de un nuevo contrato social? (Primavera, 2002).

2.3.3.6. NUEVAS COOPERATIVAS DE TRABAJO ASOCIADO


Por último, como una experiencia más propia de Uruguay , Argentina
y Brasil, con amplia trayectoria en Cooperativismo, nos encontramos con
las cooperativas de trabajo asociado en el sector de la confección, sepa-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

53 Los principios de la Red Global de Trueque Solidario son: 1. Nuestra realización como

seres humanos no necesita estar condicionada por el dinero; 2. No buscamos promover artícu-
los o servicios, sino ayudarnos mutuamente a alcanzar un sentido de vida superior, mediante
el trabajo, la comprensión y el intercambio justo; 3. Sostenemos que es posible remplazar la
competencia estéril, el lucro y la especulación por la reciprocidad entre las personas; 4. Cree -
mos que nuestros actos, productos y servicios pueden responder a normas éticas y ecológicas
antes que a los dictados del mercado, el consumismo y la búsqueda de beneficio a corto pla-
zo; 5. Los únicos requisitos para ser miembro de la Red Global de Trueque Solidario son: asistir
a las reuniones grupales, capacitarse y ser productor y consumidor de bienes, servicios y sabe -
res, en el marco de las recomendaciones de los círculos de calidad y autoayuda; 6. Sostenemos
que cada miembro es el único responsable de sus actos, productos y servicios; 7. Cons ideramos
que pertenecer a un grupo no implica ningún vínculo de dependencia, puesto que la partici-
pación individual es libre y extendida a todos los grupos de la Red; 8. Sostenemos que no es
necesario que los grupos se organicen formalmente, de modo estable, puesto que el carácter de
Red implica la rotación permanente de roles y funciones; 9. Creemos que es posible combinar la
autonomía de los grupos en la gestión de sus asuntos internos con la vigencia de los principios
fundamentales que dan pertenencia a la Red; 10. Consideramos recomendable que los integrantes
no respaldemos, patrocinemos o apoyemos financieramente a una causa ajena a ella, para no des -
viarnos de los objetivos fundamentales que nos unen; 11. Sostenemos que el mejor ejemplo es
nuestra conducta en el ámbito de la Red y en nuestra vida fuera de ella. Guardamos confidencia -
lidad sobre los asuntos privados y prudencia en el tratamiento público de los temas de la Red que
afecten a su crecimiento; 12. Creemos profundamente en una idea de progreso como consecuen -
cia del bienestar sustentable del mayor número de personas del conjunto de las sociedades. (Pri -
mavera, H., «Redes de Trueque en América Latina. Quo Vadis?», El Catoblepas, n.º 7. 2002.)

63
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
ración y tratamiento de basuras, alimentación, comercialización, y pro -
ducción agrícola, surgidas a partir de programas de Or ganizaciones de la
Sociedad Civil, la Iglesia Católica, y sindicatos de trabajadores, con base
en el autoempleo en contextos de extrema desocupación.
Dentro de esta misma modalidad nos encontramos con el fenómeno
reciente de las Fábricas Recuperadas a partir de la cooperativización de
los trabajadores y el traspaso de la administración y —en algunos ca -
sos— de la propiedad de las empresas en procesos de quiebra.

2.4. Economía Solidaria en el Estado español

2.4.1. Entidades Promotoras y Empresas Solidarias


En cuanto a las entidades promotoras y empresa solidarias, las en -
contramos agrupadas a nivel estatal en torno a tres or ganizaciones en
materia de inserción social: la Asociación Española de Recuperadores de
Economía Social y Solidaria (AERESS), la Federación Española de Enti -
dades de Empresas de Inserción (FEEDEI) y la Red de Economía Alter-
nativa y Solidaria (REAS).
AERESS (www.aeress.org) es una asociación constituida en 1994,
que agrupa a 21 entidades, distribuidas por toda la geografía española
(País Vasco, Navarra, Rioja, Cataluña, Castilla la Mancha, Murcia, Va-
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

lencia, Baleares, Canarias). Todas actúan en actividades relacionadas con


la protección del medio ambiente y la inserción sociolaboral.
Por su parte, FEEDEI (www .feedei.org) fue constituida en 1998 por
7 entidades. Actualmente son 8 socios 54. Sus objetivos son la representa -
ción y defensa de los intereses de las personas y colectivos en situación
de riesgo de exclusión social así como la promoción de empresas de in -
serción. Asimismo es destacable su labor en relación con las Adminis-
traciones Públicas en lo relativo a su actividad legislativa en esta materia.
Dentro de esta Federación se encuentran agrupadas un total de 137 em -
presas de inserción, cuyo fin es la inserción sociolaboral desarrollando ac-
tividades contra la mar ginación y la pobreza, ascendiendo su facturación
en 2001 a 5.955.080,999 euros 55. Esta or ganización desde el año 2001 es
miembro de CEPES, la Confederación Española de Economía Social56.

54 Estos socios son AERESS, AIRES, AMEI, AREI, CARITAS ESPAÑA, MEAUX,

RED ANAGOS.
55 Datos tomados de su página web así como del Informe de CEPES (2002), La Economía

Social en España, Madrid.


56 CEPES constituye una plataforma representativa que aglutina a entidades de Economía

Social de diverso tipo: un total de 21 organizaciones, representa a más de 22.200 empresas y

64
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Ninguna de las anteriores or ganizaciones ofrece datos de sus miem -
bros, más allá del enlace a cada uno de ellos.
La entidad que más información ofrece sobre de sus miembros y sus
actividades es REAS (www .reasnet.com). Se trata de una asociación sin
ánimo de lucro creada en 1995, formada por más de 100 entidades agru -
padas en redes territoriales (Andalucía, País Vasco, Madrid, Aragón, Balea-
res, Canarias y Galicia) y sectoriales. Estas entidades presentan una gran
diversidad de fórmulas jurídicas, desde Cooperativas y Sociedades Labo -
rales (más de un 30%), hasta Asociaciones y Fundaciones (más del 50%).
Su reto no es otro que crear unas estructuras económicas solidarias
no excluyentes, no especulativas, donde la persona y el entorno sean el
eje, el fin «y no el medio» para conseguir unas condiciones dignas para
todas las personas.
Desarrollan actividades de reciclaje y recuperación, actividades finan-
cieras y crediticias (microcréditos), transporte, agricultura y ganadería,
asesoramiento y formación, comercio y consumo, intervención social,
limpieza, industrias textiles... Los tres sectores claramente dominantes
son Comercio Justo y Tiendas de la Solidaridad, Inserción Socio-Laboral,
y Recuperación.
Los últimos datos que publican en su web hacen referencia al año 2000
e indican que entre 55 de las 104 entidades que pertenecen a REAS se
encontraban contratadas 1.835 personas, 942 voluntarios y 145 becados.
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

Según estos datos de generación de empleo, REAS abarca un porcentaje


del 4,5% del total de empleos del sector no lucrativo dedicado a activida-
des económicas.
El volumen de facturación del conjunto de estas entidades ascendía en
ese año a 33,6 millones de euros (5.600 millones de pesetas), lo que supu-
so un incremento del 80%, no justificado por el crecimiento de la econo -
mía, que fue solamente del 4%. Estos datos nos permiten demostrar el rá -
pido crecimiento de la Economía solidaria en España, si bien representa
todavía menos de una diezmilésima parte del PIB global.

2.4.2. Organizaciones de Cooperación al Desarrollo


En cuanto al comercio justo en el Estado español, encontramos una
coordinadora (www.e-comerciojusto.org), nacida en 1996 e integrada por
las or ganizaciones que importan los productos de comercio justo y las
tiendas que los venden. Esta or ganización, con sede social en San Sebas-

a más de 8.900.000 personas. (datos tomados de CEPES (2002), La Economía Social en Es-
paña, Madrid.

65
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
tián, está formada por 34 entidades de zonas tales como Navarra, País
Vasco, Galicia, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Extremadura,
Andalucía, Canarias, o Castilla la Mancha, si bien algunas como UNICEF
o Intermon Oxfam tienen carácter nacional.
Sus campañas son muy conocidas, tales como 0,7, café o ropa limpia
contra empresas textiles que explotan laboralmente a sus trabajadores.
Asimismo organizan talleres, seminarios, jornadas y, sobre todo, un sello
que garantiza que cumple todos los requisitos exigibles al producto para
ser considerado de comercio justo.
En el informe de European Fair Trade Association (EFTA) de 2001
se hace referencia al comercio justo en España. En dicho informe se re -
coge cómo el 70% de todo el comercio justo se gestiona a través de tres
organizaciones principales (Intermon, Alternativa 3 e Ideas). Actualmente
existen 60 tiendas de comercio justo distribuidas por todo el territorio. En
dichas tiendas colaboran unos 1500 voluntarios y suponen unos 40 pues -
tos de trabajo. En cuanto a productos, son de tipo manufacturero, un 54%,
y alimentarios, sector que va en incremento.

2.4.3. Entidades de Iniciativa Social


En el marco de la Economía solidaria y en el ámbito geográfico del
estado español, podríamos entender por tal tipo de entidades, aquellas,
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

que —fundamentalmente bajo forma no mercantil— se especializan en la


prestación, directa o indirectamente, de servicios sociales vinculados a
procesos de desarrollo personal y de integración social.
Dichas entidades, por su fórmula jurídica, se encuentran incluidas en
lo que se viene denominando Tercer Sector. Sin embar go, representan
sólo una parte del mismo, ya que la mayoría de las entidades de este sec -
tor no nacen con una vocación social, sino asociativa; o lo que es lo mis -
mo, para proporcionar beneficios y servicios a sus asociados. Así pues,
dentro de este Tercer Sector —de carácter muy amplio y variopinto—
sólo identificaríamos como entidades de iniciativa social aquellas que por
propia iniciativa, o a instancias de terceros, normalmente la administra -
ción, centran su actividad en el desarrollo social.
Hay que señalar que, en el estado español, este grupo aúna tanto a enti-
dades tradicionales —como Cáritas, la ONCE o la Cruz Roja 57— con otras
más jóvenes creadas, o al menos desarrolladas, en función de la externaliza-
ción de servicios de bienestar social por parte de las instituciones públicas.

57 Estas tres entidades suelen considerarse en los estudios como entidades singulares, ya

que —por sí solas— agrupan un amplio porcentaje de la facturación y empleo de todo el Ter-
cer Sector.

66
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.
Actualmente no cuentan con una agrupación que, a nivel estatal, re -
presente a este tipo de entidades a las que nos referimos. Posiblemente la
Red de Lucha Contra la Pobreza (EAPN) pudiera ser lo más parecido a
una agrupación sectorial, aunque con algunos desajustes importantes so -
bre la delimitación del conjunto de entidades de referencia.
A nivel estatal podemos encontrar datos sobre este sector en los in -
formes que CIRIEC España elabora sobre Economía social con carácter
bianual, dedicando un capítulo y un análisis específico a las Organiza-
ciones no lucrativas (ONL) de Acción Social 58. En el mismo se recoge la
existencia de 212.843 asociaciones activas censadas en el Registro Na -
cional de Asociaciones del Ministerio del Interior . Más del 50% de ellas
se encuentran ubicadas en Andalucía, Cataluña, Madrid y Comunidad
Valenciana. En cuanto a las actividades, las «culturales e ideológicas» y
«deportivas, recreativas y juveniles» constituyen la mitad del asociacio -
nismo a nivel estatal. En cuanto a las Federaciones, las más numerosas
son aquellas que desarrollan actividades en relación a los disminuidos fí -
sicos y psíquicos.
En lo que se refiere al empleo remunerado que desarrolla su activi -
dad laboral en estas entidades, se cifra entre 100.000 y 671.889, según
las fuentes, ya que se carece de un mecanismo que sistematice este dato.
En cuanto a su contribución al Valor Añadido Bruto, se estima que se en-
cuentra entre el 0,49% y el 1,1%, según diferentes estudios llevados a
Copyright © 2004. Publicaciones de la Universidad de Deusto. All rights reserved.

cabo.
Un estudio ya citado, elaborado por la Profesora Sajardo, recoge datos
específicamente referidos a las Cooperativas de Iniciativa Social. Se pue -
de observar que de las 825 cooperativas de este tipo que permanecen acti-
vas, más del 58% se encuentran radicadas en Cataluña, Andalucía y Co-
munidad Valenciana, dando empleo a 45.500 personas, fundamentalmente
mujeres (77%) y facturando alrededor de 871,5 millones de euros.

2.4.4. Centros Especiales de Empleo


La cuarta de las familias de la Economía Solidaria son los centros es-
peciales de empleo (CEE), que constituyen una de las medidas cuya fina-
lidad es la inclusión en el mercado laboral de las personas con discapaci -
dad. España, siguiendo las directrices europeas, considera a las personas
con alguna minusvalía como uno de los objetivos prioritarios en cuanto a
su inclusión por el trabajo. A este respecto podemos citar una norma re-

58 Los datos utilizados en este apartado han sido tomados de Sajardo Moreno, A., «Orga-

nizaciones no lucrativas de Acción Social», en Barea Tejeiro, J. & Monzón, J.L. (dirs.)
(2002), La Economía social en España en el año 2000, CIRIEC-España, Valencia, pp. 377 ss.

67
© Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-546-3
García, Izquierdo, Bernardo, and Mauleón, Xabier Etxeberria. La economía solidaria y su inserción en la formación
universitaria, Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2004. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/unadsp/detail.action?doc
Created from unadsp on 2018-06-23 10:04:58.