You are on page 1of 24

Punta Arenas, seis de abril de dos mil quince.

VISTOS:
PRIMERO: Que el día uno del presente mes y año, ante el
Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de esta ciudad, cuya Sala estuvo
constituida por los Jueces don Jaime Álvarez Astete, Presidente, don
Gonzalo Rojas Monje, y don José Octavio Flores Vásquez, se lleva a
efecto la audiencia de juicio oral relativa a la causa RUC
Nº1400496389-0, RIT Nº14-2015, sobre Lesiones graves, y lesiones
menos graves, seguida en contra de JUAN GABRIEL CHACÓN
RAMOS, chileno, cédula nacional de identidad Nº17.892.685-3,
de 23 años de edad, soltero, sin trabajo, domiciliado en pasaje
José Hidalgo N°536, Población Santos Mardones , Punta
Arenas.
Fue parte acusadora el Ministerio Público, representado por el
Fiscal don Eugenio Campos Lucero.
La Defensa del acusado estuvo a cargo del Defensor Penal
Licitado don Leonardo Vallejos Ramírez.
SEGUNDO: Que según el auto de apertura de juicio oral, de
fecha 16 de febrero de 2015, dictado por el Juzgado de Garantía de
Punta Arenas, el Ministerio Público formuló acusación en contra del
imputado, antes individualizado, fundada en los siguientes hechos:
“Que el día 21 de mayo del año 2014, en horas de la
madrugada, en circunstancias que las víctimas Luis Mario Murillo y
Erick Córdova Obregón, ambos de nacionalidad colombiana, se
encontraban en la entrada del local nocturno denominado “El Boliche”
el cual se encuentra ubicado en Avenida España esquina calle
Boliviana de esta ciudad, en compañía de unos amigos, momento en
que se acercó de manera sorpresiva el imputado Juan Gabriel Chacón
Ramos junto a terceros, quien comenzó a insultar a los afectados sin

1
mediar provocación alguna, gritándoles “que nos miran negros
culiaos”; es en ese instante que el imputado extrae desde sus
vestimentas un arma blanca de tipo cuchillo, para posteriormente
atacar al afectado Córdova Obregón, efectuándole un corte en su
brazo izquierdo y acto seguido acometer en contra de Luis Mario
Murillo, apuñalándolo en su espalda, para luego huir del lugar.
A raíz de estos hechos el afectado Erick Córdova Obregón
resultó con una herida cortante en brazo izquierdo, de carácter leve,
en tanto Luis Mario Murillo resultó con una herida penetrante torácica,
hemotórax izquierdo secundario, de carácter grave.”.
Según el acusador, concurre la circunstancia agravante de
responsabilidad penal establecida en el artículo 12 Nº 21 del Código
Penal, sin que concurra circunstancia atenuante alguna.
Sobre esa base, solicita se apliquen al acusado, las
siguientes penas: por el delito de lesiones graves, la pena de tres
años de presidio menor en su grado medio, accesorias de
suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena y
costas de la causa; y, por el delito de lesiones menos graves la pena
de quinientos cuarenta días de presidio menor en su grado
mínimo, accesorias de suspensión de cargo u oficio público durante el
tiempo de la condena y costas de la causa.
En la audiencia de juicio oral la Fiscalía sostuvo la acusación.
TERCERO: Que la defensa del acusado, solicita su
absolución, ya que señala, en lo sustancial, que primero se hizo un
reconocimiento fotográfico de otra persona indicada como agresora, y
alude a que después anónimamente se le señala a la policía que era
otro el hechor, sindicándose, ahora al imputado como autor de las
lesiones de los afectados. Comunicado el veredicto de condena, la
defensa invoca a favor de su representado, la atenuante irreprochable

2
conducta anterior, y solicita se sancione a éste con las penas de 800
días y 61 días, respectivamente, y que se imponga la pena sustitutiva
de remisión condicional de las penas.
En cuanto al acusado, es necesario consignar algunos
aspectos de relevancia. Éste desde el día 27 de noviembre del año
2014, se encuentra sujeto a la medida cautelar de prohibición de
aproximarse a menos de 50 metros de Erick Córdova Obregón
y Luis Mario Murillo, donde quiera que ellos se encuentren . En
el juicio oral, no prestó declaración; y al cierre del debate,
también guardó silencio.
CUARTO: Que en relación a los hechos de la causa, el
Tribunal se hace cargo de la prueba incorporada, en los términos que
siguen.
Declaración de Luis Mario Murillo, colombiano, empleado,
quien manifiesta que en la madrugada del día 21 de mayo de 2014,
luego de haber asistido a un cumpleaños, concurrieron al local El
Boliche con unos amigos de su misma nacionalidad -Erick, Eduarth y
tres chicas, entre ellas, Mary y Lissette- allí compartieron, bebieron -él
cerveza, y los demás, tragos-. Alude a que en un instante a una de las
acompañantes se le perdió su chaqueta, y que al retirarse de ese
recinto, como a las 04:00 a 05:00 horas, afuera un grupo de jóvenes,
los insultan por el color de su piel, palabras como “negros culiados”, de
pronto aquellos se pasaban un cuchillo, que llega a manos de uno, y él
le pregunta para qué sacas esa arma, se producen carreras, y esa
persona lo agrede con el cuchillo y lo hiere en la espalda, y corre, a
éste lo siguen, entra al local Traga Traga, cuyo dueño cierra la puerta,
después a él lo llevan a hospital por su herida. Hace presente que su
agresor también alcanzó a herir con el cuchillo a Erick, en un brazo, y
alude a que en ningún momento perdió de vista a ese sujeto, que

3
arrancó e ingresó al local Traga Traga, llevando en su mano el
cuchillo. Hace presente que sus acompañantes le sacaron la ropa para
ver la herida, y lo llevan al hospital, allí lo atendieron en urgencia, ya
que era una herida pulmonar, se había desinflado un pulmón y le
había entrado sangre, lo operaron, y le pusieron un tubo de drenaje.
Alude a que estuvo hospitalizado unos 15 días, más 15 días con
licencia, y en total, en más de 36 días no pudo trabajar. El deponente,
desde el biombo -con el que declara-, por la mirilla del mismo, observa
la sala y señala que su agresor está sentado -alude al imputado que
está sentado al lado del defensor, y que los policías le habían
mostrado una foto de otro, que no era, pero que también andaba en el
grupo.
Testimonio de Erick Córdova Obregón, colombiano,
empleado, quien señala que en la madrugada del 21 de mayo de
2014, estaba compartiendo con amigos de su misma nacionalidad –
Luis Mario, Eduarth y tres chicas- en el local El Boliche en Avenida
España, de esta ciudad, lugar desde el que salieron como a las 04:00
a 05:00 horas, oportunidad en que un grupo de jóvenes les dicen
expresiones racistas, como “negros culiados, que hacen aquí”,
también advierte que entre dichos sujetos se empiezan a pasar de uno
a otro, un cuchillo. Alude a que Luis Mario les decía por qué hacen eso
si no estamos peleando, y de pronto aquellos les empiezan a tirar
cortes con el cuchillo. Agrega que a él lo apuñalan en un brazo y a
Luis Mario en la Espalda, y el agresor era el mismo individuo que huye
con el cuchillo en la mano, e ingresa al local Traga Traga, lo
persiguieron hasta dicho lugar, y el dueño no los dejó entrar a ellos,
permitiendo que el agresor saliera por la parte posterior del local. Hace
presente que como estaban heridos los llevaron al hospital. Recuerda
que antes de los hechos, en el interior del local El Boliche a una de las

4
chicas de su grupo se le había perdido la chaqueta, por lo que cuando
se retiran, esperan afuera para saber quien salía con la chaqueta,
instante en que se suscitan los hechos. Añade que Carabineros llegó
como a los 15 a 20 minutos, y alude a que en el hospital le pusieron 6
puntos en la herida, y le dieron licencia por 15 días, en cambio Luis
Mario estuvo hospitalizado de 8 a 10 días, al que le hicieron una
cirugía por su lesión y estuvo más de un mes con licencia médica.
Acota que en Carabineros hubo un reconocimiento fotográfico del
hechor pero fue erróneo, ya que todos los jóvenes que acompañaban
al agresor como también éste vestían similar ropa y utilizaban
capucha, y estaba de noche, como lo alude. Se le exhibe la fotografía
de la persona que en principio indicó como agresor, y reitera por qué
hubo error en ese reconocimiento. Precisa que al primero que había
reconocido, sí estaba dentro del grupo del agresor.
Expresiones de Eduarth Perlaza Aguino, colombiano,
empleado, en la madrugada del 21 de mayo de 2014, habían estado
celebrando el cumpleaños de una prima, con ella y otros amigos,
todos de la misma nacionalidad, -Erick Córdova, Luis Mario Murillo y
unas primas-, concurren al local El Boliche, allí comparten, beben, y a
su prima se le pierde la chaqueta. Agrega que al salir del local, como a
las 05:30 horas de la madrugada, reciben insultos racistas de un grupo
de jóvenes, les decían “negros culiaos”, y de pronto observa que esos
sujetos se pasaban unos a otros un cuchillo, luego se produce la
agresión en que unos esos jóvenes con el cuchillo hiere en la espalda
a Luis Mario y en un brazo a Erick. Reitera que es el mismo individuo
el agresor de ambos, el que luego huye y entra al local Traga Traga, y
cierran la puerta de ese recinto, y el agresor parece que salió por la
parte posterior, después llegan los Carabineros, y los heridos son
llevados al hospital. Alude a que Luis Mario estuvo hospitalizado, por

5
largo tiempo, y Erick fue atendido y enviado a su casa esa noche; y
que los sujetos andaban vestidos en forma similar y con chaqueta con
capucha.
Dichos de Ricardo Marcelo Merino Riquelme, chileno, quien
expone que tiene un local de comida rápida, denominado Traga Traga,
en calle Boliviana con Avenida España, de esta ciudad, y recuerda que
el día 21 de mayo de 2014, en la madrugada, estaba en dicho recinto
atendiendo clientes, y entra una persona con un cuchillo en la mano, y
pregunta a éste ¿qué onda?, y le responde que arrancaba de unos
“negros culiaos” que le querían pegar, sujeto al que le señala “vírate”,
sale por atrás, y lo hace, cuando llegan unas 10 personas, alude de
“piel oscura”, que gritaban cosas. El testigo señala que el cuchillo que
llevaba en la mano el joven que llegó huyendo a su local, tenía sangre,
en cuanto a características de esa persona, indica que era de pelo
crespo con un moño, vestía jeans gastados y chaqueta de color azul o
celeste. Menciona que las personas que perseguían al que entró a su
local, decían que había apuñalado a dos compañeros. El testigo
señala que la persona que entró corriendo y con un cuchillo en la
mano al local Traga Traga, está acá sentada, alude al imputado.
Declaración de Carlos Bahamonde Raniele, quien manifiesta
que en la madrugada del 21 de mayo de 2014, andaba paseando en el
centro de esta ciudad, con sus amigos Juanito -alude al imputado
Chacón- y Gigio de nombre Juan Contreras, oportunidad en que se
produce un altercado con unos colombianos, uno de éstos le tira un
piedrazo a su amigo Juanito, que señala es el imputado que está en la
sala- y alude a que éste pincha en el brazo a uno de aquellos, y a otro
le da un pinchazo Juanito, en la espalda. Agrega que luego Juanito
corrió en dirección a un local, para refugiarse porque los colombianos
eran hartos. Refiere que de los tres era Juanito el que andaba con el

6
cuchillo, no sabe de dónde lo sacó, y después de los hechos huyeron
del lugar con el Gigio. Precisa que previamente habían estado con sus
amigos en El Boliche, y recuerda que cuando Juanito arranca se va a
refugiar al local Traga Traga. Alude haber conversado en la
madrugada, después de los hechos, con el imputado Chacón, el que le
dijo que había quedado “la embarrada”. Menciona el deponente que él
andaba esa madrugada con buzo y chaqueta con capucha, y
menciona que también Juan Chacón -el imputado- andaba con
chaqueta con capucha. Señala el testigo que tiene varias condenas, y
alude a que primero pensaban que él había herido a los lesionados, y
prestó declaración a los policías de la Sip, cuando lo ubicaron, y dijo lo
mismo que ahora.
Testimonio de Alfredo Segovia Godoy, quien señala que cerca
de las 05:00 horas de la madrugada, desde la Cenco les informaron
que debían concurrir a verificar una agresión con arma blanca a dos
ciudadanos colombianos, en Avenida España con Boliviana, al llegar
al lugar le dieron las características del agresor, de contextura gruesa,
con moño, vestía casaca celeste y jeans, el que se había ocultado en
el local Traga Traga, cuyo dueño señala que el individuo había huido
por la una puerta lateral. Agrega que las víctimas fueron llevadas al
hospital, y se hicieron diligencias para ubicar al agresor, sin éxito, y el
dueño del local, en mención, señaló que el sujeto había entrado
andaba con moño y vestía casaca celeste, el que llevaba un cuchillo
en la mano, detrás de él iban unas 10 personas, que golpeaban la
puerta, que él había cerrado. Alude a que los testigos dijeron que el
agresor había sido uno solo, el sujeto que había arrancado a
esconderse en el local Traga Traga.
Expresiones de Rodrigo Hernández Santibañez, funcionario
de Carabineros, quien expone que el día 21 de mayo de 2014, como a

7
las 05:00 horas de la madrugada, por instrucciones de la Cenco,
concurrieron a calle Boliviana esquina Avenida España, por una
persona lesionada con arma blanca, concurrieron y se trataba de dos
víctimas, que eran colombianas, uno de apellido murillo y otro
Córdova. Agrega que el agresor era una persona de contextura
gruesa, pelo negro con moño, y casaca celeste, y jeans, sujeto que
con un arma blanca había herido a los dos afectados, a uno en el
brazo y a otro en la espalda, el que luego había arrancado al local
Traga Traga, lo siguen, y el dueño de ese establecimiento lo observa
ingresar con un cuchillo en la mano, cierra la puerta y lo hace salir por
la puerta de la cocina que da a calle Boliviana. Menciona que se hace
un patrullaje sin encontrar al agresor. Hace presente el policía que las
dos personas fueron heridas por el mismo sujeto que se fue a refugiar
al local Traga Traga, y alude a que los heridos fueron llevados al
hospital.
Dichos de Humberto Ramón Ojeda Tenorio, funcionario de
Carabineros, quien señala que realizó diligencias de investigación,
entrevistó al dueño del local Traga Traga, Ricardo Merino, el que
refirió que atendía su recinto, cuando entró un sujeto joven, de pelo
largo con moño, con un cuchillo con sangre en la mano derecha, ante
ello para evitar problemas le dice que salga por la puerta posterior,
porque lo seguían otras personas de nacionalidad colombiana. Agrega
que Merino reconoció a ese sujeto que huía con el cuchillo, entre 20
fotografías que se le mostraron en la unidad, y resultó ser Juan Gabriel
Chacón Ramos. Alude a que testigos amigos de los heridos señalaron
que previamente habían estado compartiendo en El Boliche, y a la
salida se suscita un altercado con un grupo de jóvenes chilenos, y uno
de éstos agrede a ambas víctimas con cuchillo, a una en la espalda y
a otra en un brazo. Menciona que uno de tales testigos, era Eduarth

8
Perlaza, que observa al agresor huir hasta el local Traga Traga, y éste
no reconoce a ninguno de los sujetos, entre los que estaba el agresor.
Señala el deponente que la foto que se le exhibe es de Carlos
Bahamonde -incorporada por la defensa-, pero no recuerda si estaba
entre las de los reconocimientos fotográficos.
Declaración de Gabriela Vera Montecino, médico cirujano,
quien refiere que estaba de servicio en urgencia del hospital de esta
ciudad, el día 21 de mayo de 2014, y tuvo que atender a un paciente
de nombre Luis Mario, el que llegó con una herida penetrante torácica,
lo evaluó, tenía hemotórax lado izquierdo -acumulación de sangre
dentro del tórax, se le hizo una pleurostomía, se le colocó un tubo para
drenar la sangre. Se le exhiben fotografías del paciente -otros
medios- en que se le observa en cama y con vendas, menciona que
es el paciente, en alusión.
Testimonio de Paola Millán Saavedra, médico legista, quien
manifiesta que realizó una pericia por lesiones a Luis Mario Murillo,
con fecha 6 de junio de 2014, y las conclusiones son: herida
penetrante torácica, y hemotórax secundario grave, con tiempo
estimado para sanar, superior a 30 días. Alude a que el paciente relató
que había sido agredido por un desconocido con un arma
cortopunzante grande, tipo cortaplumas, la que es compatible con la
lesión que presentaba. Señala que en hemotórax es acumulación de
sangre en pleuras que cubren la cavidad torácica a nivel de los
pulmones, y la pleurostomía es evacuar la sangre del tórax, sin
tratamiento el paciente puede colapsar y ser fatal.
Expresiones de Felipe Mellado Pérez, perito investigador
criminalístico, quien expone que, analizó tres prendas de vestir: una
casaca de nylon sin mangas, una polera de algodón y una polera de
poliéster. Alude a que las tres tenían un corte o desgarradura a la

9
misma altura, en la parte posterior -sector de espalda-, se trataba de
cortes lineales, compatibles de ser ocasionadas con arma blanca. Se
le exhiben las fotografías de su pericia y explica los detalles de los
cortes o desgarraduras las tres prendas en comento, de similar
naturaleza y ubicación, como lo alude.
Documental: dato de atención de urgencia a Erick Córdova
Obregón, quien es atendido el 21 de mayo de 2014, a las 05:38 horas,
presentando herida con arma blanca en brazo izquierdo, con
pronóstico de leve, se le sutura la herida.
Otros medios: set de fotografías de la víctima de lesiones
graves -Luis Mario murillo-, en que se le observa en cama, en el
hospital, con diferentes vendaje, en especial, en la zona torácica; y
grabaciones de cámaras de seguridad de la vía pública, referidas a
los hechos de la causa, en la madrugada del 21 de mayo de 2014, en
que se observa, en especial, jóvenes en la vereda, frente a un local, se
advierte interacción con otros jóvenes, al parecer conversaciones, de
pronto se advierten movimientos, rápidos, -algunos jóvenes visten
casacas con capucha-, hay golpes, y carreras de algunos,
persecución, entre otros aspectos, la grabaciones no son tan nítidas.
QUINTO: Que las declaraciones de los testigos de cargo, antes
referidos, quienes dieron razón circunstanciada de sus dichos, son
concordantes entre sí, y con las demás probanzas rendidas, en
especial, documental, otros medios, y con los testimonios de los
peritos, y las palabras de todos ellos se advierten fundadas, objetivas
y veraces, que llevan a estos Jueces a formar convicción de que los
hechos han acaecido de la manera que se precisará en el
considerando séptimo.
En efecto, comparecieron a estrados Luis Mario Murillo y
Erick Córvoda Obregón, ambos colombianos, de cuyas palabras

10
coincidentes queda nítidamente asentado que residen en Punta
Arenas, donde realizan actividades laborales remuneradas por un
lapso considerable, y que en la madrugada del día 21 de mayo de
2015, luego de compartir con un grupo de compatriotas, se retiraban
del local El Boliche ubicado en Avenida España, esquina calle
Boliviana, de esta ciudad, oportunidad en que son atacados por otro
grupo de jóvenes, verbalmente con fuertes palabras, -que ellos
mencionan, entre otras, “negros culiaos”- ello en razón de color de su
piel. También queda claro de estos testimonios que se suscita un
altercado, y tanto Murillo como Córdova, expresan que vieron que los
otros jóvenes se pasaban unos a otros un cuchillo, con el que uno de
esos sujetos, los agrade a ambos, al primero con una estocada o
puñalada en la espalda, y al segundo, con un corte en el brazo
izquierdo. Nótese además, que estos deponentes aluden a que el
agresor huyó e ingresó al local Traga Traga, el dueño les cerró la
puerta porque lo perseguían, y el individuo salió por la parte de atrás.
En cuanto a sus respectivas, heridas, aportan detalles de relevancia,
pues Murillo expresa que tuvieron que operarlo, porque uno de sus
pulmones que fue alcanzado por el arma blanca, se llenó de sangre, y
fluye de sus palabras que demoró sanar más de 35 días, y Córdoba
alude a que su herida fue suturada y lo inyectaron para prevenir
infecciones, y que estuvo con licencia unos 15 días.
Como se puede apreciar, se trata de dos testimonios
circunstanciados, concordantes, objetivos, y veraces que provienen de
personas que no tienen motivación para faltar a la verdad, como se
desprende de los antecedentes, cuyas palabras son elocuentes, como
ya se ha aludido, pues por un lado, fueron agredidos con arma blanca,
con las consecuencias recién mencionadas, y por el mismo sujeto -
que huyó e ingresó al local Traga Traga-, y por otro lado, fueron

11
denostados, en forma previa, con fuertes epítetos, de contenido
racista, por el color de su piel. Además, sus dichos hacen evidente el
lapso aproximado, que demoraron en sanar, de su respectiva lesión o
tiempo en que no pudieron trabajar.
Corroboran las palabras de los deponentes, en referencia, los
dichos de los testigos presenciales, Eduarth Perlaza Aguino y
Ricardo Merino Riquelme, quienes también aportan certeros detalles
de lo sucedió. Así, el primero -que acompañaba a las víctimas-, viene
a refrendar que éstas, también él, recibieron insultos racistas, por el
color de su piel, y que tanto Murillo como Córdova fueron agredidos
con un cuchillo por el mismo sujeto, que luego huye hasta el local
Traga Traga. El segundo -que es el dueño del local Traga Traga- es
categórico, en cuanto a que a su establecimiento, en comento, en la
madrugada del 21 de mayo de 2014, entra un sujeto con un cuchillo
con sangre en una de sus manos, y la sorpresa es tal que sólo atina a
decirle a dicho individuo “que onda”, y como advierte que a éste lo
seguía un grupo de colombianos, cierra la puerta, para evitar un mal
mayor, como lo alude este deponente. Las palabras del testigo Merino,
resultan destacables porque él reconoció a dicho sujeto, cuando
posteriormente los policías le exhibieron fotografías, y aludió en
estrados que se trataba del imputado, como lo explicitó. Y
relacionando los dichos de Merino, con las palabras de las víctimas,
Murillo y Córdova, como también con las expresiones del testigo
Perlaza, se colige que el sujeto que huyó e ingresó al local Traga
Traga, era el agresor de Murillo y Córdova, esto es, el hechor -el
imputado-.
También constituyen un aporte relevante, las expresiones del
testigo Carlos Bahamonde Raniele, pues estaba en el grupo en que
se encontraba el hechor -el imputado-, y si bien no menciona los

12
insultos racistas, alude a un altercado, y a que les tiran una piedra, no
es menos cierto que él reconoce que en su grupo alguien andaba con
un cuchillo, con el que fueron agredidas las víctimas. Y no solo esto,
ya que este deponente, en lo sustancial, señala que fue Juanito -alude
al imputado Chacón- quien agredió con el cuchillo a los colombianos, a
uno en la espalda y al otro en el brazo. De manera que este testigo
viene a reforzar, que el hechor -el imputado- es quien con el cuchillo
hiere a los dos afectados.
Avalan lo que se viene refiriendo, las declaraciones de los
policías que concurrieron a estrados, Alfredo Segovia Godoy,
Rodrigo Hernández Santibáñez y Humberto Ojeda Tenorio. El
primero y el segundo, son los funcionarios de Carabineros, que
concurren al lugar de los hechos instantes después, y se hacen cargo
del procedimiento, verificando que había dos ciudadanos colombianos
heridos, uno en la espalda y otro en un brazo, y toman conocimiento
que el agresor formaba parte de un grupo de jóvenes, sujeto que
había agredido con cuchillo a las víctimas, y había huido ingresando al
local Traga Traga, policías que entrevistaron al dueño de dicho recinto
que observó la llegada del agresor a su establecimiento, llevando un
cuchillo con sangre en su manos, como fluye de los dichos
coincidentes de los funcionarios. El tercero, es el policía investigador,
de cuyas expresiones, en especial, se desprende cómo se llegó al
hechor, pues detalla las pesquisas, entre otras, declaraciones de
testigos, reconocimiento fotográfico que conducen al hechor, y
testimonio de uno de los acompañantes del agresor, que observa a
éste lesionar con cuchillo a las víctimas.
La perito médico legista Paola Millán Saavedra, evaluó al
afectado Luis Mario Murillo, es categórica, en especial, en cuanto
señala que éste presentaba herida penetrante torácica, hemotórax

13
secundaria, grave, con tiempo estimado para sanar superior a 30 días.
Estas que son avaladas por la testigo Gabriela Vera Montecinos,
médico, que atendió de urgencia a Murillo, instantes después de que
fuera agredido con arma blanca, pues ella detalló la atención brindada
al paciente, por la herida penetrante torácica, con homotorax que
presentaba, la que también aludió a que se trataba de una herida
grave.
También hizo su aporte el perito investigador criminalístico,
Felipe Mellado Pérez, quien analizó vestimentas de una las víctimas,
-una casaca sin mangas, una polera de algodón, y una polera de
poliéster- las que en palabras, de este deponente, presentaban cortes
o desgarraduras a similar altura, en la parte posterior, lo que también
se apreció de las fotografías de la pericia, exhibidas al perito, y que el
Tribunal pudo observar, en ellas, que tales cortes o desgarraduras,
también guardaban relación con la ubicación de la herida en la
espalda de la víctima Murillo.
La documental, dato de atención de urgencia a Erick Córdoba
Obregón, no hace mas que avalar sus dichos en cuanto a la herida
cortante que le infirió el hechor, la que se desprende de los
antecedentes, demoró en sanar, aproximadamente 15 días.
El set de fotografías -otros medios- referidas al herido
Murillo, corrobora que por su herida penetrante en la espalda fue
atendido de urgencia y estuvo hospitalizado, lo que debe relacionarse
con las palabras de la médico que lo atendió de urgencia en el
hospital, Gabriela Vera Montecino, ya analizadas.
Las grabaciones de cámaras de seguridad de la vía pública
contribuyeron a conocer una serie de aspectos contextuales, entre
otros, de fecha, hora, ubicación del lugar de los hechos, y advertir
interacción entre dos grupos de jóvenes, sus vestimentas, y sabemos -

14
conforme al análisis de la prueba- que en una de estos un grupos en
que se encuentra el agresor -cuya individualización se produce por el
aporte de los testigos de cargo- y otro grupo, en que están las
víctimas-.
Como se puede advertir, conforme al análisis de la prueba de
cargo incorporada, se hace notoria la existencia, de la agresión del
hechor -el acusado- y las heridas que infirió con un cuchillo, tanto al
afectado Luis Mario Murillo, como Erick Córdova Obregón, todo ello en
la forma que se precisará en el considerando séptimo.
SEXTO: Que no obsta a lo que se viene reflexionando, la
prueba incorporada por la defensa, esto es, las declaraciones de los
funcionarios de Carabineros Manuel Toro Concha y Ricardo
Astudillo Molina, ni la fotocopia de fotografía -otros medios- obtenido
del sistema biométrico.
El primero, de estos policías señala que con el colega de la Sip
Ricardo Astudillo, realizaron diligencias, recuerda que una persona
reconoció a alguien en una foto, y a él fue testigo de ello. Agrega que
en el set habían 10 fotos que le se mostraron al que hizo el
reconocimiento, pero no recuerda esa foto por el tiempo pasado.
El segundo, de estos funcionarios, expresa que se realizaron
averiguaciones por un muchacho colombiano herido, en un local de
Avenida España. Recuerda que por datos anónimos proporcionado al
fono denuncia, se tomó conocimiento que dos personas estaban
involucradas, se decía que uno de ellos, un joven de apellido
Bahamonde estaba lesionado, averiguaron y concurrieron a su
domicilio, pero éste no tenía lesión ni rasguño alguno, y
espontáneamente les señaló que andaba con jóvenes con similares
vestimentas y características, mencionó que uno de ellos, que era
Chacón -el imputado-, había agredido a las víctimas. Alude a que un

15
joven colombiano -Erick Córdova-, reconoció, en las fotos a
Bahamonde como agresor, en principio, pero después con la
declaración de Bahamonde, y del dueño del local Traga Traga, -al que
había huido el agresor que reconoce a Chacón como esa persona que
huía y que llevaba un cuchillo en su mano, al que vio el propietario
Merino-, se supo que el agresor era el imputado Chacón, además los
mismo colombianos vieron huir al agresor y lo siguieron hasta dicho
local.
Los dichos de estos dos testigos -de la defensa-, lejos de
abonar una eventual hipótesis fáctica alternativa, no hacen más que
corroborar lo que hemos venido reflexionando sobre los hechos, en el
análisis de las probanzas de cargo, pues no cabe duda que las
palabras ambos policías vienen a corroborar las pesquisas realizadas,
que condujeron al verdadero hechor o agresor -el imputado-.
Tampoco hace mella a lo que se viene razonando, la fotocopia
de fotografía -otros medios- obtenida del sistema biométrico, ya que
fluye nítidamente de la testimonial de cargo, en especial,
declaraciones de las víctimas y funcionarios policiales, que en principio
se pensaba, que el agresor había sido el testigo Bahamonde, por la
similitud de vestimentas, y porque estaba de noche, en circunstancias
que se estableció que había sido Juan Gabriel Chacón Ramos,
premunido de un cuchillo el que había herido a los dos afectados -con
las consecuencias ya conocidas- conforme al análisis y valoración de
la prueba incorporada, al que no remitimos.
SÉPTIMO: Que estos Jueces con la prueba referida y analizada
precedentemente, que aprecian con libertad, en los términos del
artículo 297 del Código Procesal Penal, sin contradecir los principios
de la lógica, las máximas de la experiencia y los conocimientos

16
científicamente afianzados, tienen por acreditado, más allá de toda
duda razonable, el siguiente hecho:
El día 21 de mayo del año 2014, en horas de la madrugada, en
circunstancias que Luis Mario Murillo y Erick Córdova Obregón, ambos
de nacionalidad colombiana, se encontraban en la entrada del local
nocturno denominado “El Boliche”, el cual se encuentra ubicado en
Avenida España esquina calle Boliviana de esta ciudad, en compañía
de unos amigos, momento en que se acercó de manera sorpresiva el
imputado Juan Gabriel Chacón Ramos junto a terceros, quien
comenzó a insultar a los afectados sin mediar provocación alguna,
gritándoles “que nos miran negros culiaos”; es en ese instante que el
imputado extrae desde sus vestimentas un arma blanca de tipo
cuchillo, para posteriormente atacar al afectado Córdova Obregón,
efectuándole un corte en su brazo izquierdo y acto seguido acometer
en contra de Luis Mario Murillo, apuñalándolo en su espalda, para
luego huir del lugar.
A raíz de estos hechos el afectado Erick Córdova Obregón
resultó con una herida cortante en el brazo izquierdo, en tanto Luis
Mario Murillo resultó con una herida penetrante torácica, hemotórax
izquierdo secundario, que demoraron en sanar, en el primero, unos 15
días, con similar lapso de incapacidad, y en el segundo, más de treinta
días, con similar lapso de incapacidad.
OCTAVO: Que los hechos antes descritos configuran: un
delito de lesiones graves, previsto y sancionado en el artículo 397
Nº2 del Código Penal, en grado de consumado, en la persona de Luis
Mario Murillo, y un delito de lesiones menos graves, previsto y
sancionado en el artículo 399 del mismo texto legal, en grado de
consumado, en la persona de de Erick Córdova Obregón. Ello por
cuanto, en el primero de estos ilícitos, el agente -el imputado- las

17
emprendió en contra de Murillo con un cuchillo propinándole una
estocada en la espalda -en el forma antes precisada-, herida que
demoró en sanar más de treinta días, con similar lapso de incapacidad
laboral; y en el segundo, el agente -el imputado- en forma previa a la
agresión de Murillo, había arremetido en contra de Córvoda,
infiriéndole un corte con el cuchillo en el brazo izquierdo, herida de la
que demoró en sanar más de quince días, con similar lapso de
incapacidad. Todo ello, como ha quedado nítidamente asentado en los
antecedentes, previo análisis y valoración de la prueba incorporada, al
que no remitimos para no incurrir en redundancias.
NOVENO: Que así las cosas, queda claro que el proceder del
hechor -el acusado- ha configurado dos delitos de lesiones, uno de
lesiones graves y otro de lesiones menos graves, procediendo aquél,
en ambos con dolo; y su accionar en reproche penal, constituye
acciones típicas, antijurídicas y con culpabilidad, ya precisadas.
DÉCIMO: Que en cuanto a la participación punible del
acusado Juan Gabriel Chacón Ramos, en los dos delitos de lesiones
configurados, ha quedado acreditada, en especial, con los siguientes
elementos de juicio: declaración de Carlos Bahamonde Raniele,
quien alude a que se encontraba en el grupo de Chacón Ramos, -al
que menciona, como su amigo Juanito- cuando se suscita el altercado
y pelea con los colombianos, y señala derechamente que el agresor
de los dos colombianos que resultaron heridos fue el imputado Chacón
Ramos, como lo explicitó; testimonios de Luis Mario Murillo y Erick
Córdova Obregón, las dos víctimas, quienes no solo coinciden en que
fueron agredidos a la salido del local El Boliche, por un sujeto con un
cuchillo, el primero en la espalda y el segundo en el brazo izquierdo,
individuo que huyó hasta el local Traga Traga, donde entró, al que
siguieron hasta allí, dichos que deben relacionarse con los del testigo

18
Ricardo Merino Riquelme, que también perjudican a Chacón Ramos,
pues se trata del dueño del local Traga Traga, quien observa entrar,
precisamente, a su establecimiento al sujeto con un cuchillo en la
mano, al que los colombianos sindicaban como el agresor, y a éste lo
reconoce Merino sin dudas, ante la policía y en estrados, como dicho
individuo, y se trata del acusado; también las expresiones del testigo
acompañante de los agredidos, Eduarth Perlaza, como los dichos de
los policías que concurrieron a estrados, Humberto Ojeda Montecino,
Alfredo Segovia Godoy y Rodrigo Hernández Santibañez,
corroboran la participación punible del acusado, en referencia, el
primero porque presenció lo sucedido, y el resto de estos deponentes,
son funcionarios de Carabineros, quienes participaron el
procedimiento y pesquisas de rigor, en lo sustancial, como lo aluden,
vienen a reafirmar que el autor de las heridas inferidas con un cuchillo
a las víctimas, fue el imputado.
Los elementos de juicio antes reseñados constituyen prueba
que es apreciada por este Tribunal, en la forma prevista en el artículo
297 del Código Procesal Penal, ya precisada, los que permiten formar
convicción que al acusado le cupo participación inmediata y
directa en los delitos de lesiones graves, y lesiones menor graves, en
referencia, esto es, en calidad de autor, en los términos contemplados
en el artículo 15 Nº1 del Código Penal.
UNDÉCIMO: Que así las cosas, habiéndose acreditado, tanto la
existencia de la agresión y lesiones inferidas con un cuchillo a los
afectados Murillo y Córdova, en alusión, ya precisadas, como la
participación punible del acusado en las mismas, corresponde
hacer efectiva su responsabilidad penal, en ambos delitos.
DUODÉCIMO: Que por otro lado, en cuanto a circunstancias
modificatorias de responsabilidad penal, favorece al acusado, una

19
atenuante, la del Nº6 del artículo 11 del Código Penal, esto es, su
irreprochable conducta anterior, -invocada por su defensa-, y le
perjudica la gravante del Nº12 del artículo 21, del mismo texto legal,
esto es, haber obrado motivado por la raza o el color de la piel de los
afectados.
En cuanto a la atenuante, en comento, se configura, ya que su
extracto de filiación y antecedentes no contiene anotaciones penales
pretéritas, como están de acuerdo en ello, Fiscal y abogado defensor,
atenuante que se acoge.
En relación a la agravante, cabe consignar que de la
testimonial de cargo -conforme al análisis, ya efectuado-, fluye
nítidamente, que los hechos se encuentran motivados por la raza o el
color de la piel de las víctimas, lo que además, de los delitos
configurados, constituye un acto de discriminación, que viene a
agravar la responsabilidad penal del hechor o agente, que el legislador
contempla en el artículo 12 Nº21 del Código Penal, incorporado por la
denominada Ley Zamudio, Nº20.609 (D.O.24-07-2012) que sanciona
múltiples conductas de discriminación, entre ellas, las referidas a la
raza, como la de la especie, en que el hechor -el acusado- motivado
por el color de la piel de las víctimas, las emprendió en contra de ellas
con una blanca, como las consecuencias, ya precisadas, lo que en la
presente causa, amerita elevar su responsabilidad penal, por lo cual
se acoge esta agravante.
DÉCIMO TERCERO: Que para la determinación las penas se
tendrán presentes los siguientes aspectos:
1.- El delito de lesiones graves, en estudio, tiene asignada la
pena corporal de presidio menor en su grado medio; y el delito de
lesiones menos graves, tiene contemplada la pena de presidio
menor en su grado mínimo o multa de once a veinte unidades

20
tributarias mensuales.
2.- Los delitos configurados, se encuentran en grado de
ejecución de consumados, y con participación punible de autor.
3.- Al favorecer al imputado una atenuante y perjudicarle una
agravante, dichas circunstancias son compensadas racionalmente,
desapareciendo ambas, por lo que el Tribunal se encuentra facultado
para recorrer las penas corporales, respectivas, en toda su extensión,
no obstante lo cual, sólo se impondrán en la parte baja de cada tramo,
atento a lo dispuesto en los artículos 67 y 69 del Código Penal, en el
quantum a precisar en lo resolutivo de esta sentencia.
4.- Existiendo reiteración de hechos punibles, al imputado se le
aplicará la norma del artículo 74 del Código Penal, esto es, se le
impondrá una pena por cada delito, por ser más favorable para él, que
la del artículo 351 del Código Procesal Penal, ya que de aplicar esta
última, para precisar la pena corporal única sería necesario elevar la
pena privativa de libertad por las lesiones graves, en un grado, por la
reiteración, lo que sería más gravoso para aquél.
DÉCIMO CUARTO: Que reuniéndose las exigencias
pertinentes de la Ley Nº18.216, en especial, las del artículo 4º, se le
sustituirán al sentenciado las penas corporales o privativas de libertad,
a imponer, por la remisión condicional de la pena por el lapso de la
sumatoria de ambas, ya que lo permiten la extensión de las penas
corporales a imponer, la ausencia de condenas anteriores por crimen
o simple delito, y sus antecedentes personales, conducta anterior y
posterior al hecho punible y la naturaleza, modalidades y móviles
determinantes de los delitos permiten presumir que no volverá a
delinquir. Ello avalado por la documental extracto de filiación y
antecedentes que no contiene anotaciones penales pretéritas, y por el
certificado de estudios, y cartola anual de cuenta individual de seguro

21
de cesantía.
Además, se le exigirá como condición especial para la pena
sustitutiva, en referencia, abstenerse de aproximarse a las víctimas
Luis Mario Murillo y Erick Córdova Obregón, como al domicilio y lugar
de trabajo de éstos, bajo apercibimiento de revocársele o dejársele sin
efecto la pena sustitutiva, o en su caso, intensificarse la misma.
Y visto, además, lo dispuesto en los artículos 1, 11 N°6, 12
Nº21, 14 Nº1, 15 Nº1, 18, 21, 24, 30, 50, 67, 69, y 397 N°2, y 399 del
Código Penal; artículos 1, 3, 36, 45, 46, 47, 296, 297, 314, 325 y
siguientes, 339 al 346, 348 y 468 del Código Procesal Penal; 1º, 2º, 3º,
4º y 5º de la Ley N°18.216, SE DECLARA:
I.- Que SE CONDENA a JUAN GABRIEL CHACÓN RAMOS,
ya individualizado, a las siguientes penas:
a) OCHOCIENTOS DÍAS de presidio menor en su grado medio,
a la accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante el
tiempo de la condena, y al pago de las costas de la causa, por su
responsabilidad de AUTOR en el delito de lesiones graves, en la
persona de Luis Mario Murillo, previsto y sancionado en el artículo 397
N°2 del Código Penal, en grado de consumado, cometido en Punta
Arenas, el día 21 de mayo de 2014.
b) SESENTA Y UN DÍAS de presidio menor en su grado
mínimo, a la accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante
el tiempo de la condena, y al pago de las costas de la causa, por su
responsabilidad de AUTOR en el delito de lesiones menos graves, en
la persona de Erick Córdova Obregón, previsto y sancionado en el
artículo 399 del Código Penal, en grado de consumado, cometido en
Punta Arenas, el día 21 de mayo de 2014.
II.- Que en concordancia a los fundamentos del considerando
décimo cuarto de esta resolución, al sentenciado Juan Gabriel

22
Chacón Ramos se le SUSTITUYEN las penas privativas de libertad
recién impuestas, por la de REMISIÓN CONDICIONAL DE LAS
PENAS, quedando sujeto a la observación del Centro de Reinserción
Social de Gendarmería de Chile por el lapso total de OCHOCIENTOS
SESENTA Y UN DÍAS, que suman ambas penas, cumpliendo las
demás exigencias del artículo 5º del texto legal recién citado.
Además, se establece como condición especial, para la pena
sustitutiva, la de abstenerse el sentenciado Juan Gabriel Chacón
Ramos, de aproximarse a las víctimas Luis Mario Murillo y Erick
Córdova Obregón, al domicilio, y lugar de trabajo de éstas.
En el evento de serle revocada y dejada sin efecto la pena
sustitutiva impuesta, deberá cumplir efectivamente las penas privativas
de libertad antes precisadas, sin abono por privación de libertad, por
no haber estado detenido ni sujeto a prisión preventiva, pero se le
abonará el lapso que lleve cumplido de pena sustitutiva, comenzando
por la de mayor extensión y sin solución de continuidad, la que se le
contará desde que se presente o sea habido. Salvo que el Tribunal
encargado de la ejecución del presente fallo, sólo reemplace dicha
pena sustitutiva, por otra de mayor intensidad o disponga la
intensificación de las condiciones de la pena sustitutiva. Lo anterior,
también rige si el sentenciado no cumple la condición especial, antes
impuesta, de no haber mérito para hacer efectiva la pena privativa de
libertad.
Para el cumplimiento de la pena sustitutiva, el sentenciado
deberá presentarse al Centro de Reinserción Social de Gendarmería
de Chile, dentro de los cinco días siguientes a la fecha en que se
encuentre firme o ejecutoriado en presente fallo, bajo el apercibimiento
de que si no lo hace, se despachará en su contra una orden de
detención, y que eventualmente se le pueda revocar o dejar sin efecto

23
la pena sustitutiva, con las consecuencias, ya referidas.
Ejecutoriada que sea la presente sentencia dése cumplimiento
a lo dispuesto en el artículo 468 del Código Procesal Penal.
Devuélvase la prueba documental, y otros medios.
Regístrese, comuníquese en su oportunidad al Juzgado de
Garantía de Punta Arenas, para su cumplimiento, hecho archívese.
Redacción a cargo del Juez don José Octavio Flores Vásquez.
RUC : 1400496389-0
RIT : 14-2015
CÓDIGOS : 709 y 710

DICTADA POR LOS JUECES TITULARES DEL TRIBUNAL


DE JUICIO ORAL EN LO PENAL DE PUNTA ARENAS, DON JAIME
ÁLVAREZ ASTETE, PRESIDENTE DE SALA, DON GONZALO
ROJAS MONJE, Y DON JOSÉ OCTAVIO FLORES VÁSQUEZ.-

24