You are on page 1of 53

PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Este trabajo fue realizado a cargo de OPEFE (Organismo Profesional de Estudio de las Funciones Estomatognáticas).

OPEFE, es una organización sin fines de lucro residente en Chile y dedicada a la creación de evidencia científica, pre-
vención y promoción de salud de la Motricidad Orofacial en población general, y fomento a las buenas prácticas pro-
fesionales en Fonoaudiología y áreas afines.

3|P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

4|P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

AGRADECIMIENTOS

Este trabajo fue posible gracias al aporte inestimable de las fonoaudiólogas que conformaron el
comité de expertos a cargo de la evaluación crítica de su contenido:

Las Fonoaudiólogas:

Rosario Castro B.
Bernardita Caracci N.
Claudia Osses M.
Lorena Sepúlveda V.
Viviana Vásquez C.

También, agradecemos el apoyo constante de la Fonoaudióloga Angélica Torres Rodríguez.

5|P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

6|P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

ÍNDICE DE CONTENIDOS
AGRADECIMIENTOS ............................................................................................................................................................. 5
PRESENTACIÓN ...................................................................................................................................................................... 9
DESCRIPCIÓN DEL INSTRUMENTO ........................................................................................................................... 11
Objetivo de PEEM........................................................................................................................................................... 11
Sujetos ................................................................................................................................................................................. 11
Estructura .......................................................................................................................................................................... 11
Selección de los módulos ........................................................................................................................................... 13
INSTRUCCIONES DE APLICACIÓN .............................................................................................................................. 15
Módulo 1: POSTURA CORPORAL .................................................................................................................... 15
Módulo 2: ANÁLISIS FACIAL ............................................................................................................................. 19
Módulo 3: ÓRGANOS FONOARTICULATORIOS ........................................................................................ 23
Módulo 4: MUSCULATURA OROFACIAL ...................................................................................................... 29
Módulo 5: EJECUCIÓN MOTORA ORAL ........................................................................................................ 31
Módulo 6: RESPIRACIÓN .................................................................................................................................... 33
Módulo 7: MASTICACIÓN ................................................................................................................................... 35
Módulo 8: DEGLUCIÓN ........................................................................................................................................ 37
Módulo 9: ARTICULACIÓN ................................................................................................................................. 41
DISEÑO Y VALIDEZ DEL INSTRUMENTO ................................................................................................................ 43
Diseño Preliminar y Construcción ......................................................................................................................... 43
Validez de contenido .................................................................................................................................................... 43
Módulo Articulación para Chile............................................................................................................................... 45
BIBLIOGRAFÍA...................................................................................................................................................................... 49

7|P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

8|P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

PRESENTACIÓN

La Motricidad Orofacial es el área de acción de la Fonoaudiología cuyo objeto de estudio es el complejo


morfo-funcional del Sistema Estomatognático ya sea en investigación y/o intervención (promoción, pre-
vención, evaluación, diagnóstico, habilitación y rehabilitación).

De esta manera, el Protocolo de Evaluación Estomatognática Miofuncional (PEEM), permite una evalua-
ción global de los aspectos miofuncionales del sistema estomatognático, pudiendo ser éste complemen-
tado con pruebas específicas de acuerdo a los resultados obtenidos a través de su administración en al-
gunos trastornos miofuncionales orofaciales puntuales. Así mismo, entrega información que permite
diagnosticar aplicando los criterios clínicos del evaluador, además de la determinación de planes de
re/habilitación de acuerdo a cada caso, siendo también aplicable para motivos investigativos.

PEEM, es un instrumento que actúa como guía sistemática a la hora de explorar el equilibrio del Sistema
Estomatognático, abarcando las dimensiones de Estructura, Funciones Básicas y Funciones Superiores,
como un modelo evaluador que reúne el consenso teórico y práctico referente a los procesos evaluativos
en la Fonoaudiología y la Motricidad Orofacial como área de acción disciplinar.

Su validez de contenido fue comprobada a través de la evaluación crítica de un comité compuesto por
Fonoaudiólogas que han dedicado por tiempo su labor a la Fonoaudiología clínica en Motricidad Orofa-
cial; con individuos portadores de malformaciones craneofaciales, anomalías dentomaxilares, disfuncio-
nes estomatognáticas, entre otros; y docencia universitaria.

9|P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

10 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

DESCRIPCIÓN DEL INSTRUMENTO

Objetivo de PEEM
Caracterizar el perfil miofuncional del sistema estomatognático de individuos de acuerdo a aspectos es-
tructurales y funcionales implicados en el complejo cráneo-maxilo-facial.

Sujetos
PEEM, puede ser aplicado a personas desde los 3 años de edad.

Estructura
El protocolo, consta de 41 ítemes repartidos en 9 módulos, que apuntan a cubrir tres grandes dimensio-
nes imprescindibles en la evaluación miofuncional orofacial.

Dimensión Módulo Ítem


Postura corporal Cabeza
Hombros
Tronco
Cadera
Piernas
Análisis facial Medidas faciales
Vista Frontal
Biotipo Facial
Vista Lateral
Estructura
Órganos Fono- Nariz
Articulatorios Labio superior
Labio inferior
Selle labial
Dentición
Dentadura
Oclusión
Lengua
Frenillo sublingual

11 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

Paladar duro
Paladar blando
Úvula
Tonsilas Palatinas
Musculatura Orofacial Musculatura Orofacial
Ejecución Motora Labios
Lengua
Funciones básicas
Paladar blando
Mandíbula
Respiración Respiración
Masticación Masticación
Deglución Aspectos preliminares
Ingesta de sólido (deglución habitual)
Ingesta de sólido (deglución intrusiva)
Ingesta de consistencia mixta
Ingesta de semisólido (deglución habitual)
Funciones superiores
Ingesta de semisólido (deglución intrusiva)
Ingesta de líquido (deglución habitual)
Ingesta de líquido (deglución dirigida)
Ingesta de líquido (deglución intrusiva)
Articulación Contexto silábico
Dífonos
Trabantes

Es así como PEEM, en su versión completa, contiene 9 módulos que pueden ser administrados de forma
inter-independiente:

Módulo 1 Postura Corporal

Módulo 2 Análisis Facial

Módulo 3a Órganos Fonoarticulatorios (versión extendida)

Módulo 3b Órganos Fonoarticulatorios (versión breve)

Módulo 4 Musculatura Orofacial

Módulo 5 Ejecución Motora Oral

Módulo 6 Respiración

Módulo 7 Masticación

Módulo 8 Deglución

Módulo 9 Articulación

12 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Selección de los módulos


El disponer de manera independiente cada módulo tiene por finalidad que el examinador arme la batería
de acuerdo a la particularidad de cada caso. Para esto es necesario basarse en el motivo de consulta, la
información recabada en la entrevista anamnésica y la impresión preliminar del profesional.

13 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

14 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

INSTRUCCIONES DE APLICACIÓN

Módulo 1: POSTURA CORPORAL

La observación clínica de la postura en el sujeto evaluado, idealmente, debe ser de píe, descalzo y con
ropa mínima.

La posición debe ser de confort a fin de presenciar la postura habitual del individuo. Se sugiere toma de
fotografía de vistas frontal, lateral y posterior (figura 1) para luego ser cotejada en las hojas de registro.

Para valorar postura en vistas laterales es necesario dividir el cuerpo a través de un corte coronal en
anterior y posterior de acuerdo a la proyec-
ción del eje de gravedad conocido como ali-
neación en plomada. A través de la alineación
en plomada se espera que la línea vertical
trazada atraviese las siguientes estructuras
(figura 1.b):

1. Lóbulo del pabellón auricular


2. Cuerpo de las vértebras cervicales
3. Acromio
4. Cuerpo de vértebras lumbares
5. Trocanter mayor
6. Línea media a nivel de la rodilla
7. Maléolo peroneano

De esta manera podemos valorar: adelanta-


miento cefálico, retroceso o adelantamiento
de hombros, hipercifosis, hiperlordosis y rec-
Figura 1. A) Vista frontal de postura corporal. B) Vista
tificaciones de curva. Por otra parte, también lateral de postura corporal con alineación en plomada.
es posible trazar líneas horizontales en hom- C) Vista posterior de postura corporal.

15 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

bros y caderas para valorar elevaciones de estas.

 Cabeza
En vista frontal, se consigna inclinación lateral cuando la cabeza se mueve en sentido del plano coronal
(figura 2.a) o rotación lateral cuando el cuello gira en torno a su eje vertical (figura 2.b).

En vista lateral, se consigna flexión o extensión de la cabeza de acuerdo al movimiento en sentido del
plano sagital en anterior o posterior respectivamente (figura 2.c).

Figura 2. A) Inclinación lateral de cabeza. B) Rotación lateral de cabeza. C) Flexión –Extensión de cabeza

 Hombros
Su valoración se menciona anteriormente (figura 1).

 Tronco
Opciones en vista lateral se mencionan con anterioridad
(figura 1).

En vista posterior, se denomina gibosidad a una protu-


berancia anormal en la zona torácica. Por otro lado,
para determinar escápulas aladas, se recomienda solici-
tar al individuo extender los brazos hacia el frente y
apoyar las manos en una superficie firme (figura 3). En
caso de existir dicha malposición de la escápula, esta se Figura 3. A) Maniobra de detección de
escápula alada. B) Escápula alada detecta-
verá prominente al realizar la maniobra (figura 3.b).
da por maniobra.

 Piernas
Se valora la alineación ortostática de la pierna donde la relación lineal entre la articulación de la cadera
(coxofemoral) y el tobillo (tibiotalar) atraviesa el centro de la rodilla (rótula). Si esta zona demuestra
estar hacia exterior o interior en relación a esta línea, se habla de pierna/rodilla vara o valga respectiva-
mente (figura 4).

La rotación de la rodilla, puede ser hacia interior o exterior, cuando ésta rota en sentido al eje vertical.

16 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Figura 4. A) Rodilla vara. B) Rodilla valga.

17 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

18 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 2: ANÁLISIS FACIAL

Las medidas faciales han de tomarse utilizando un calibrador vernier o pie de metro. A continuación se
presentan los puntos más importantes a identificar y la manera más acertada de medirlos (figura 5.a):

1. Trichion: Punto del nacimiento del cabello en


zona frontal.
2. Glabela: Punto más prominente de la zona
baja del hueso frontal, próximo a la sutura fron-
tonasal.
3. Nasión: Punto más profundo de la concavidad
entre la frente y el puente de la nariz, justo en la
unión de hueso frontal y nasal.
4. Prominencias cigomáticas: Puntos más promi-
nentes y laterales del H. cigomático por vista
frontal
5. Subnasal: Ángulo formado por el labio superior
y la base de la nariz.
6. Zona interlabial: Línea ubicada entre el contac-
to de labio superior e inferior. Figura 5. A) Puntos de referencia para antropo-
7. Gnation: Punto más bajo y anterior de la línea metría facial. B) Tercios faciales con trazos a
media de la mandíbula través de puntos de referencia.

Vista frontal
 Simetría de tercios faciales
Se considera simetría entre los tercios cuando hay una medida similar entre ellos, con un margen de
error de ±5mm. Se consigna aumento o disminución de un tercio al compararlos entre sí. (figura 5.b)

 Tercio superior: de trichion a gabela.

 Tercio medio: de glabela a subnasal.

 Tercio inferior: de subnasal a gnation.

 Simetría de hemicaras
Existe simetría cuando la relación derecha/izquierda de las hemicaras del rostro no tiene diferencias
visualmente notorias. Estas pueden deberse a problemas estructurales aislados de maxilar o mandíbula o
presentarse de forma generalizada en más de un hueso, incluyendo cigomáticos y nasal.

19 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

 Biotipo facial morfológico


Se trata de una clasificación que determina el patrón de crecimiento y desarrollo facial de los individuos
determinado genéticamente e influenciado por factores medioambientales y socioculturales. Esta clasifi-
cación se logra calculando un valor conocido como Índice Facial (IF), propuesto por Martin y Saller
(1957) y utilizado hasta hoy, en relación a los valores antropométricos de tejidos blandos correspondien-
tes a la altura de la cara (desde punto nasión a gnation; medida “Y” en PEEM) y el ancho de la cara (pro-
minencias cigomáticas más laterales; medida “Z” en PEEM).

La fórmula para calcular el IF y, de acuerdo a este, la clasificación del biotipo facial de crecimiento y desa-
rrollo craneofacial de un sujeto se presenta a continuación:

Altura de la cara (Y)


IF= X100
Ancho de la cara (Z)

Biotipo facial Morfológico Índice Facial (IF)


Braquifacial <97
Mesofacial [104-97]
Dolicofacial >104

Vista lateral
 Perfil facial
Para determinar el perfil facial se consideran los puntos glabela,
subnasal y gnation. Una vez reconocidos es necesario trazar líne-
as de unión que generan la rectitud, concavidad o convexidad de
la cara.
Para este procedimiento se recomienda tomar fotografía lateral
de la cabeza. Si se utiliza fotografía, entonces es posible a través
de software computacional marcar los puntos y trazar las líneas a
fin de graficar claramente el perfil facial (figura 6).

Si no utiliza fotografía, debe clasificar a través de líneas imagina-


rias tras la observación del perfil, donde:
1. Cóncavo, 2. Recto, 3. Convexo

Figura 6. Perfil facial a través de


puntos de referencia.

20 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

 Ángulo nasolabial
La valoración del ángulo nasolabial debe ser a través de observación identificando el ángulo formado
entre la base de la nariz y el labio superior (figura 7). Un ángulo entre 90° y 110°, indica un ángulo
próximo; menor a 90° se considera agudo; mayor a 110° se considera obtuso.

Figura 7. Ángulo nasolabial.

21 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

22 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 3: ÓRGANOS FONOARTICULATORIOS

Para determinar las características estructurales de los órganos fonoarticulatorios, es necesario conside-
rar la exploración extra e intraoral a través de observación directa de la morfología facial y oral. Para
facilitar este proceso se sugiere utilizar linterna, guantes desechables, depresor de lengua (bajalenguas)
y separador de comisuras.

Nariz
 Alineación
Hace referencia al tabique nasal el cual se considera alineado cuando el recorrido del septum o tabique
mantiene una relación vertical con la línea media facial.

La valoración de lateralidad de la desviación septal se hace


en base a la inclinación del septum tanto en su recorrido
como en el lóbulo de la nariz hacia una u otra hemicara,
derecha e izquierda respectivamente.

 Narinas
Las narinas deben ser observadas desde vista inferior
(figura 8). La simetría de estas corresponde a la armonía Figura 8. Vista inferior para observación
de narinas.
entre ambas en forma y tamaño.

Labio superior
 Estado
Presencia o no de fisura y tipo de esta.

 Longitud
Para clasificar un labio superior como normal o corto, se utiliza criterio de proporciones aureas de los
tejidos blandos de la cara. Por tanto, es necesario aplicar la siguiente relación matemática donde:

X= Tercio inferior (subnasal a gnation). Normal (X/3)=L con margen de error de ±3mm.
L= Labio superior (subnasal a zona interlabial). Corto (X/3)>L
Largo (X/3)<L

Ejemplos:
Normal, donde X= 60mm; L= 20mm. donde X= 57mm; L= 17mm. donde X= 66mm; L= 24mm.

(60/3) = 20 (57/3) = 17 (66/3) = 24


20 = 20 19 = 17 22 = 24

23 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

Corto, donde X= 63mm; L= 15mm. donde X= 54mm; L= 14mm.

(63/3) = 15 (54/3) = 14
21 > 15 18 > 14

Largo, donde X= 66mm; L= 27mm. donde X= 57mm; L= 24mm.

(66/3) = 27 (57/3) = 24
22 < 27 19 < 24

 Frenillo
Se considera normal cuando al realizar la tracción de este se logra ver la lámina fibromucosa del frenillo
permitiendo la extensión de esta respecto a la encía. Se considera corto si la extensión de la lámina fi-
bromucosa del frenillo no se logra. Se considera transfixiante cuando la lámina fibromucosa del frenillo
pasa a través de los incisivos centrales superiores

Dentadura
Utilizar código dentario para indicar las piezas correspondientes a cada anomalía dentaria.

Aparatos
Estos pueden ser removibles, si su manipulación y ajuste lo realiza el usuario de acuerdo a las necesida-
des (máscara facial, prótesis dental) o fija, donde el usuario no puede retirarlos y su ajuste y manipula-
ción las realiza un profesional (brackets, disyuntor palatino)

Oclusión
 Línea media incisiva
La valoración de la desviación de la línea incisiva se determina de acuerdo a la inclinación lateral de la
línea interincisiva central superior respecto a la inferior.

 Clasificación de Angle
Esta clasificación se realiza de acuerdo a la llave oclusal molar o canina (figura 9).

En sujetos con dentición permanente, se utiliza la llave molar, observando la relación entre los primeros
molares superior e inferior.
Clase I: La cúspide mesiovestibular del primer molar permanente superior, ocluye en el
surco mesiovestibular del primer molar permanente inferior.

Clase II: La cúspide distovestibular del primer molar permanente superior, ocluye en el
surco mesiovestibular del primer molar permanente inferior. O, que es lo mismo,

24 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

la cúspide mesiovestibular del primer molar permanente superior, ocluye por de-
lante del primer molar permanente inferior.
Clase IIa: Si existe resalte aumentado (distancia entre la cara palatal de incisivo central
superior y la cara vestibular del incisivo central inferior), considerándose
normal hasta 2,5mm de distancia interincisal.
Clase IIb: Si existe resalte igual o menor a 2,5mm.

Clase III: La cúspide mesiovestibular del primer molar permanente superior, ocluye muy por
detrás del primer molar permanente inferior, pudiendo incluso contactar con el segun-
do molar permanente inferior.

En sujetos con dentición temporal, o adultos con incapacidad de evaluar con llave molar, se utiliza la llave
canina, observando la relación entre caninos superior e inferior.
Clase I: La cúspide de canino superior, se posiciona en el espacio interdentario del canino y
primer premolar inferior.

Clase II: La cúspide de canino superior, se posiciona por delante del espacio interdentario del
canino y primer premolar inferior.
Clase IIa: Si existe resalte aumentado.
Clase IIb: Si existe resalte igual o menor a 2,5mm.

Clase III: La cúspide de canino superior, se posiciona por detrás del espacio interdentario del
canino y primer premolar inferior

Figura 9. A) Clase I. B) Clase II. C) Clase III.

 Plano Vertical
Posibilidad de encontrar maloclusiones de tipo Mordida Abierta Anterior (en oclusión, se observa falta de
contacto de piezas dentarias anteriores antagonistas) y Sobremordida (las piezas dentarias superiores
anteriores, cubren más de dos tercios de las piezas inferiores anteriores).

 Plano Transversal
Posibilidad de encontrar maloclusiones de tipo Mordida Cruzada Posterior (las cúspides vestibulares de
molares inferiores se ubican en la cara vestibular de molares superiores), y Mordida en Tijera (las cúspi-

25 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

des palatales de molares superiores, se ubican en la cara vestibular de molares inferiores, o contactan con
cúspides vestibulares de los mismos)

 Plano Sagital
Posibilidad de encontrar mordida bis a bis (en oclusión, los bordes de incisivos centrales superiores,
ocluyen y/o contactan con bordes de incisivos centrales inferiores), Resalte Acentuado (overjet aumen-
tado), o maloclusiones de tipo Mordida Cruzada Anterior (la cara lingual de incisivos inferiores se ubican
por delante de caras vestibulares se incisivos centrales superiores) y Mordida Abierta Posterior (en oclu-
sión, se observa falta de contacto de piezas dentarias posteriores antagonistas).

Lengua
 Posición en reposo
Si esta se observa por falta de selle labial o al romper este, esta puede estar interpuesta entre los dientes,
descendida sin oclusión dental, o con ápice bajo y dorso alto sin oclusión dental. Si esta no se observa,
podemos preguntar al examinado donde se encuentra esta den la boca, considerando que no es posible
asegurar que esta esté adecuada y adosada al paladar.

 Tamaño
Se valora el tamaño de la lengua de manera subjetiva, en relación a las dimensiones estructurales de la
cavidad oral. Se considera tamaño normal si este es armónico y acorde al espacio de la cavidad oral. Se
considera aumentado si la lengua sobrepasa en ancho o largo a los rebordes de las arcadas, ya sea en
reposo (en caso de arcada inferior) o en adosamiento (en caso de arcada superior). Se considera dismi-
nuido si el desarrollo de la lengua se observa menor a las estructuras de la cavidad oral, evidenciando una
lengua con escaso o ausen- te contacto con las piezas dentales.

Frenillo sublingual

 Medida de apertura bucal


Tomar medidas de apertura bucal máxima con calibrador vernier utili-
zando los bordes incisales (figura 10), con ápice de lengua en la papila
(CLP) y sin lengua en la papila (SLP).
Este procedimiento sólo contempla toma de medida.

 Extensión
Para determinar la extensión del frenillo sublingual es necesario consi-
Figura 10. Medición de aper-
derar las medidas de apertura bucal y aplicar la siguiente relación ma-
tura bucal máxima.
temática:

26 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Normal (SLP/2) < ó = CLP


Corto: (SLP/2) > CLP
Normal, donde SLP = 32mm; CLP = 24mm. donde SLP = 38mm; CLP = 32mm.

(32/2) = 24 (38/2) = 32
16 = 24 19 = 32

Corto, donde SLP = 36mm; CLP = 15mm. donde SLP=40mm; CLP=13mm.

(36/2) = 15 (40/2) = 13
18 = 15 20 = 13

Paladar duro
 Estado
En caso de existencia de fisura, es necesario conocer el tipo de esta, incluyendo las fisuras submucosas.
Estas últimas se presentan como una fisura muscular y/u ósea con indemnidad de la capa mucosa,
mostrándose como una zona opaca y/o traslúcida a la exposición de luz de linterna utilizada en explora-
ción oral, y hendida a la palpación.

 Altura y ancho
Valoración subjetiva de amplitud del paladar en sentidos vertical y horizontal.

Paladar blando
 Estado
Presencia de fisura y tipo de esta, incluyendo fisuras submucosas.

 Simetría
Simetría de las dimensiones bilaterales del paladar blando, comparando el tejido desde la úvula hasta la
zona lateral de la lengua (músculo palatogloso) en derecha e izquierda.

Úvula
 Estado
Presencia de indemnidad o anomalías como ausencia de esta o bifidez.

 Longitud
Es una úvula larga cuando el ápice de esta no logra verse o toca el dorso de la lengua, incluso cuando esta
última es presionada con un depresor. Es corta cuando esta se observa desproporcionalmente más acor-
tada respecto a los espacios intraorales.

Tonsilas palatinas
 Tamaño

27 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

PEEM, utiliza la clasificación de Brodsky para valorar tamaño tonsilar palatino. Para esto, la orofaringe
debe ser dividida en dos utilizando como eje central la úvula (figura 11.a). Luego, cada lado es dividido en
cuatro partes (figura 11.b). De esta forma, clasificamos el tamaño de cada amígdala, derecha e izquierda,
respecto a cantidad de cuartos que cubre (figura 11), donde:

Ausencia=Grado 0; 1/4=Grado1; 2/4=Grado 2; 3/4=Grado 3; 4/4=Grado 4.

Figura 11. A) División por eje central. B) División 4/4por cada mitad. C,D,E,F) Tamaño clasificado en grados 1, 2, 3 y 4

28 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 4: MUSCULATURA OROFACIAL

En la tabla se presentan los músculos más influyentes en las funciones estomatognáticas y con acceso a la
palpación por parte del examinador. La estimación de las características de estos se debe hacer a través
de observación y palpación en reposo. Así mismo, es importante preguntar al paciente la posibilidad de
sensación de dolor al tacto o manipulación de los músculos.

Para valorar el tono muscular aumentando o disminuido se requiere considerar la sensación de masa
muscular rígida o flácida respectivamente. Además, se puede incorporar información sobre la motilidad
de estos músculos al solicitar:

1. Apretar los dientes de atrás (temporal y masetero)


2. Inflar mejillas (orbicular de los labios y buccinador)
3. Apertura bucal (milohioideo)
4. Estirar labio inferior (mentoniano)

29 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

30 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 5: EJECUCIÓN MOTORA ORAL

Las instrucciones deben ser sencillas, concisas y claras. También es posible dar el modelo de movimiento
para su imitación.

Por tanto, se recomiendan las siguientes instrucciones para cada movimiento:

Labios
Instrucción
Con los dientes y labios juntos, vamos a estirar los labios como
Protrusión cerrados
tirando un beso.
Retracción cerrados Con los dientes, vamos a esconder los labios.
Con los dientes juntos y los labios separados, vamos a estirar los
Protrusión abiertos
labios.
Con los dientes juntos y los labios separados, vamos a esconder
Retracción abiertos
los labios.
Con los dientes y labios juntos, vamos a estirar los labios hacia
Protrusión cerrados a derecha
la derecha, como tirando un beso.
Con los dientes y labios juntos, vamos a estirar los labios hacia
Protrusión cerrados a izquierda
la izquierda, como tirando un beso.
Lengua
Instrucción
Protrusión Vamos a sacar la lengua tratando que se vea muy larga.
Retracción Vamos a meter la lengua dentro de la boca.
Con la boca abierta, vamos a llevar la punta de la lengua hacia
Elevación intraoral
arriba, al techo de la boca.
Con la boca abierta, vamos a bajar la lengua y tratar de dejarla
Descenso intraoral
plana en el piso de la boca.
Con los labios juntos, vamos a empujar la mejilla derecha con la
Lengua a mejilla der, intraoral
lengua.
Con los labios juntos, vamos a empujar la mejilla izquierda con
Lengua a mejilla izq, intraoral
la lengua.
Vamos a llevar la lengua afuera y tratar de tocarnos la punta
Elevación extraoral
de la nariz.
Descenso extraoral Vamos a llevar la lengua afuera y tratar de tocarnos el mentón.
Con la punta de la lengua, vamos a tocarnos el borde derecho
Ápex lengua a comisura der
de los labios.
Con la punta de la lengua, vamos a tocarnos el borde izquierdo
Ápex lengua a comisura izq
de los labios.
Vamos a tratar de pegar toda la lengua en el paladar, en el
Adosamiento lingual en paladar
techo de la boca.

Paladar blando
Instrucción
Vamos a abrir la boca, respirar por la boca dos veces y luego
Ascenso velar
decir una /a/ fuerte.

31 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

Mandíbula
Instrucción
Protrusión Vamos a llevar el mentón hacia adelante.
Lateralización derecha Vamos a llevar el mentón hacia el lado derecho.
Lateralización izquierda …y ahora hacia el lado izquierdo.

32 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 6: RESPIRACIÓN

 Tipo Respiratorio
El tipo respiratorio alude a la mecánica muscular de la respiración y que determina en gran medida la
capacidad pulmonar en uso. Se puede evidenciar a través de observación y palpación.

Un tipo torácico, es el que acumula el aire en la zona alta de los pulmones, movilizando costillas altas,
esternón y clavículas (en ocasiones también existe elevación de hombros y tensión cervical).

Un tipo costodiafragmático, acumula mayor parte del aire en zona media, movilizando costillas bajas en
sentido transversal y abdomen en sentido antero-posterior.

Un tipo abdominal, acumula mayor parte del aire en zona baja de los pulmones, movilizando abdomen en
sentido antero-posterior.

 Modo Respiratorio
El modo repiratorio hace referencia a la vía principal de entrada, la que puede ser nasal, oral u oronasal.
Este último se considera cuando el aire transita por ambas vías simultáneamente, lo que se puede con-
firmar por capacidad de permeabilidad nasal sin esfuerzo.

Permeabilidad Nasal
 Prueba de Glatzel
La prueba de permeabilidad nasal (paso de aire por vía nasal) se realiza en tres modalidades: espiración
nasal normal, producción de fonemas nasales y producción de fonemas orales.

En espiración nasal normal, se le pedirá al sujeto evaluado que inspire por la vía de más confort (nasal u
oral), se posicionará el espejo de Glatzel bajo las narinas y se le pedirá, entonces, espirar por vía nasal,
previamente higienizada. El resultado esperado es dos manchas de vaho condensado en la superficie del
espejo. Se valora, por tanto, la presencia de ambas manchas, tamaño, dirección, extensión y simetría de
las mismas.

En producción de fonemas nasales, se posicionará el espejo de Glatzel bajo las narinas y se le solicitará al
paciente producir repetidamente fonemas nasales /m/, /n/, /ñ/ en sílaba directa. Ejemplo: /ma/, /ni/,
/ñu/. Se propone, también, la producción de repetición inmediata de frases que contengan cantidad con-
siderable de fonemas nasales. Ejemplo: mi mamá me mima – Nadia no nada mal – el mono mira a Nina.

En producción de fonemas orales, se posicionará el espejo de Glatzel bajo las narinas y se le solicitará al
paciente producir repetidamente fonemas orales como /p/, /s/, /l/ en sílaba directa. Ejemplo: /pa/, /si/,
/lu/. Se propone, también, la producción de repetición inmediata de frases que contengan cantidad con-
siderable de fonemas orales. Ejemplo: Pepe pide pizza – Cesar se sube a la silla – Lili lee los libros.

33 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

 Prueba PeNaF (Permeabilidad Nasal Funcional)


Se coloca al paciente frente al examinador, con la cabeza en rotación de 45° aproximadamente hacia el
lado contrario a la narina evaluada, dicho de otro modo, hacia el mismo
lado de la narina a obstruir. (figura 12)

Se consigna negativo a la obstrucción (-) si el paciente logra 6 ciclos


respiratorios en reposo, y positivo a la obstrucción (+) si no logra lo
antes mencionado.

Tiempos máximos funcionales


Se consignará en segundos con ayuda de un cronómetro. La medición se
hace dos a tres veces, con dos a tres minutos de intervalo entre ellas, y
calculando el promedio obtenido. El sujeto debe estar de pie con el tron-
Figura 12. Posición adecuada
co erguido. para prueba PeNaF (evaluación
de narina derecha)
 Tiempo máximo espiratorio (TME)
Prolongación mayor de escape de aire por boca emitiendo fono /s/ después de una inspiración profunda.

 Tiempo máximo fonatorio (TMF)


Prolongación mayor de producción de vocales /a/ u /o/ después de una inspiración profunda. Esto, pu-
diendo ser audible, aproximadamente, a dos metros de distancia y en el tono habitual hablado del sujeto.

 Coordinación fonorespiratoria
Para evaluar la coordinación fonorrespiratoria (CFR) puede utilizarse la lectura o discurso espontáneo.
La lectura se recomienda utilizarla desde los 12 años y asegurándonos siempre de que la capacidad lecto-
ra sea eficiente. En los casos en que la lectura no sea fluida, y en menores de 12 años, se recomienda el
discurso espontáneo.

Se valora la capacidad de coordinar la fonación y la respiración. Se espera que una CFR adecuada muestre
una fluidez en términos de inspiraciones y espiraciones entre palabras y no entre sílabas, además, estas
inspiraciones deben ser discretas.

34 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 7: MASTICACIÓN

Se utilizará pan, de preferencia, marraqueta (batido o francés) o hallulla. Se administrará pan medio o
entero. Esto, para poder observar la incisión.

 Incisión
El corte o incisión del alimento se considera anterior si este se lleva a cabo con los incisivos, y lateral si
este se lleva a cabo con piezas desde el canino a los molares.

 Trituración
Se valora como anterior o posterior dependiendo de dónde ubica el sujeto el alimento al realizar la tritu-
ración, y si lo lleva a cabo con piezas dentales anteriores o posteriores, considerando a los caninos como
límite antero-posterior.

 Patrón masticatorio
Se considera bilateral alternado si la masticación en trituración y pulverización se lleva a cabo laterali-
zando el bolo, lo que lleva a que esta sea por ambos lados (bilateral) de forma alternada. Se considera
bilateral simultáneo si no existe lateralización del bolo y la masticación se realiza siempre vertical, con
escasos o ausentes movimientos laterales de la mandíbula, existiendo disgregación del bolo en la cavidad
oral. Se considera unilateral cuando la masticación se lleva a cabo únicamente por un lado; cuando esto
sucede debemos determinar si es preferencial o crónico, para esto pediremos al sujeto volver a masticar
la porción de alimento solicitándole, esta vez, masticar por el lado contrario al realizado la primera vez. Si
este lo realiza sin problemas, entonces el patrón es unilateral preferencial; al contrario, si el individuo se
niega, expresa no poder, o lo hace con dificultad (que incluye dolor o ineficiencia importante, como au-
sencia de contracción de masetero), entonces el patrón es unilateral crónico.

 Ciclos masticatorios
Se cuenta la cantidad de ciclos masticatorios (entendiendo cada ciclo como un acto de descenso mandibu-
lar, ascenso mandibular y oclusión, en el proceso de trituración del alimento).

Se entrega tres veces la misma cantidad del mismo alimento y se promedia.

 Cierre labial
El selle es sostenido si durante la masticación los labios jamás pierden contacto completo. Es alternado si
ocasionalmente pierden contacto completo. Es ausente si jamás existe selle completo de los labios.

 Velocidad
A criterio del examinador considerando, siempre, la consistencia y volumen administrado.

35 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

36 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 8: DEGLUCIÓN

PEEM considera la evaluación en etapa no nutritiva (sin alimento) y otra nutritiva. La no nutritiva busca
valorar la sensibilidad oral del sujeto y la presencia o ausencia de reflejos. La nutritiva busca estimar
comportamientos deglutorios durante el proceso en consistencias sólida, semisólida, mixta y líquida.

Evaluación no nutritiva
*Aspectos Preliminares
 Sensibilidad oral
(Preguntar al paciente si existe intolerancia a ciertas temperaturas y/o texturas)

Con un hisopo bucal, varilla de algodón o bajalengua, se explora la cavidad oral estimulando con el ins-
trumento estructuras orales como encías, lengua, mejillas, paladar y arcos palatoglosos.

Si el individuo no es capaz de percibir la estimulación, existe la posibilidad de presentar una hiposensibi-


lidad, en el caso contrario si se presencia una reacción exagerada frente a los estímulos, existe la posibili-
dad de presentar una hipersensibilidad. En ambos casos, la sensibilidad se ve inadecuada.

Se considera sensibilidad adecuada cuando existe capacidad sin dificultad en el reconocimiento ante la
estimulación a nivel oral y tolerancia a los estímulos del mismo tipo.

 Reflejos
Es necesario saber dónde y cómo estimular para lograr estimar presencia o ausencia de reflejos orales.
Además, es importante saber que Tos, Arcada y Deglución son mecanismos de seguridad en el proceso
deglutorio. Los otros reflejos en la lista, se espera estén ausentes debido a maduración del sistema ner-
vioso.

A continuación se presenta la forma de evaluar cada reflejo:

Arcada: Estimular con bajalengua zona orofaringea (base de la lengua y/o pared poste-
rior de la faringe).
Deglución: Solicitar al sujeto deglutir saliva.
Tos: Solicitar al sujeto toser.
Succión: Estimular con dedo meñique la zona del paladar primario. (figura 13.a)
Búsqueda: Estimular con dorso del dedo índice o medio la zona perioral lateral. (figura
13.b)
Mordida tónica: Estimular con bajalengua la encía.
Mordida fásica: Estimular con bajalengua la encía.

37 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

Figura 13. A) Evaluación de reflejo de succión. B) Evaluación de reflejo de búsqueda.

Evaluación nutritiva

Para llevar a cabo la evaluación en consistencias, es necesario aclarar los conceptos utilizados en PEEM
referentes a las estrategias de evaluación:

Deglución habitual: Ingesta usual del sujeto evaluado. Para esto es necesario considerar que: en ingesta
de sólido se debe administrar el trozo de alimento adecuado en tamaño, como un bocado, con tal que
quepa completo en la cavidad oral; en ingesta de semisólido y mixto, suministrar alimento y material a
utilizar; en ingesta de líquido, utilizar vaso transparente a fin de observar la zona bucal a través de este,
suministrarlo con líquido y permitir beber sin ninguna otra indicación.

En todas las consistencias, los alimentos y materiales deben ser manipulados por el sujeto evaluado.

Deglución dirigida: Utilizada únicamente en la evaluación de consistencia líquida. Consiste en pedir al


sujeto beber un sorbo y mantenerlo en la boca hasta la orden de deglutir por parte del examinador.

Deglución intrusiva: Consiste en solicitar al sujeto preparar el bolo alimenticio hasta estar listo para la
deglución. Entonces el examinador tracciona el labio inferior rompiendo el selle labial (figura 14) y da la
orden de deglutir.

Figura 14. Maniobra para quiebre de selle labial. A) Dedo medio bajo mentón. B) Dedo índice bajo labio inferior en
depresión interlabial. C) Con dedo pulgar e índice pinzar labio inferior y traccionar.

38 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Se busca valorar comportamientos durante la deglución. Por cada consistencia y estrategia se presenta
una lista respectiva. En el casillero para cada comportamiento asociado a la deglución, se debe indicar
presencia o ausencia de este. Utilice su propia simbología para graficar lo anterior (ejemplo:  y )

Se recomienda utilizar siempre el mismo alimento y la misma cantidad. Se propone:

Consistencia Alimento Cantidad


Sólido Pan de molde integral (sin granos) Trozo de 4x4cms.
Mixto Leche con almendras 5ml de leche con 2-3 almendras
Semisólido Sémola con leche Una cucharadita (10-15g. Aprox.)
Líquido Agua Un sorbo

Para líquidos, se sugiere utilizar vaso graduado en mililitros y consignar los ml correspondientes a un
sorbo para cada caso, considerando que este va a depender de las características morfológicas propias a
cada individuo.

39 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

40 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Módulo 9: ARTICULACIÓN

Dividido en tres sub-pruebas, se evalúa a través de la repetición inmediata de palabras listadas.

En cada tabla se encuentra la palabra estímulo, los fonos evaluados de la palabra y un espacio para trans-
cripción.

Se recomienda evitar que el evaluado observe al evaluador, para no recibir modelo articulatorio de cada
estímulo.

41 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

42 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

DISEÑO Y VALIDEZ DEL INSTRUMENTO

Diseño Preliminar y Construcción

En su primera etapa, se realizó una recolección de protocolos y pautas de observación y/o exploración
del sistema estomatognático bajo la mirada de la Motricidad Orofacial en el contexto Fonoaudiológico a
nivel Iberoamericano y útiles para la aplicación clínica. Posteriormente, se realizó una triangulación teó-
rica seleccionando los contenidos contemplados por estos tanto en convergencia de contenidos como en
estrategias evaluadoras, considerando siempre las relaciones empíricas en que se sustenta cada una de
estas

Al obtener el esquema preliminar, se identificaron las variables involucradas en un examen clínico de la


Motricidad Orofacial, tras lo cual se realiza una revisión bibliográfica con el fin de determinar las directri-
ces teóricas que justifiquen la inclusión de los elementos convergentes seleccionados de la triangulación
preliminar, la adición de nuevas variables a considerar y los procedimientos más adecuados de aplicar.
De esta manera, se obtienen 41 ítems repartidos en 9 módulos de evaluación, que en su conjunto consti-
tuyen el protocolo in extenso, a manera de ser utilizado como una guía dirigida y sistemática de los aspec-
tos a considerar en una evaluación integral de los aspectos miofuncionales del sistema estomatognático.

De acuerdo a lo anterior, los nueve módulos se repartieron, a su vez, en cuatro dimensiones, donde: cua-
tro correspondieron a análisis estructural, uno a funciones básicas y cuatro a funciones superiores.

Validez de contenido

El comité de jueces expertos se conformó por cinco profesionales fonoaudiólogos de sexo femenino, chi-
lenas y de distintos sectores del país, con experiencia en docencia académica y experiencia clínica de
entre 8 a 39 años en el área de Motricidad Orofacial. Cuatro de las integrantes posee grado magister, y
una, grado licenciado con post-título cursado.

43 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

Para obtener el puntaje total de un ítem, para cada evaluador, se promedió el puntaje de las cuatro cate-
gorías (coherencia, suficiencia, claridad y relevancia). El puntaje de corte que determina la inclusión de
un ítem corresponde al 80 % del puntaje total posible. En el actual estudio, el puntaje de corte fue 3.2
(donde 4 era el 100 % y 3.2 el 80 %), por lo que el valor de la mediana, obtenido en la evaluación de los
expertos para las cuatro categorías, igual o superior al puntaje de corte, permitió mantener el ítem aso-
ciado a su módulo respectivo

Los resultados de la evaluación del comité de expertos, se presenta en la Tabla 1.

Para cada ítem evaluado por los jueces expertos, se obtuvieron valores superiores al puntaje de corte
establecido, lo que justifica su incorporación al instrumento. Se puede observar que el puntaje mínimo y
máximo obtenido fue de 3,5 y 4 respectivamente.

El 100% de los ítemes correspondientes a los módulos de Postura Corporal, Musculatura Orofacial, Res-
piración, Masticación y Articulación, obtuvieron el puntaje máximo posible. En módulos de Análisis facial,
Órganos Fonoarticulatorios y Ejecución motora, entre el 75-77% de los ítemes obtuvieron puntaje máxi-
mo posible.

Todos los módulos, excepto Deglución, obtuvieron una mediana de 4. Deglución obtiene mediana de 3,75.
Así mismo, el 100% de las dimensiones obtuvieron una mediana de 4. Finalmente, el protocolo completo
obtiene una mediana de 4.

Tabla 1 Organización de PEEM y medidas de tendencia central con base a puntajes obtenidos a través de
juicio de expertos
Mediana
Dimensión Módulo Ítem P 25 P 75
(Me)
Cabeza 4 4 4
Hombros 4 3,5 4
Postura corporal Tronco 4 4 4
Cadera 4 3,75 4
Piernas 4 4 4
Medidas faciales 4 4 4
Vista Frontal 4 4 4
Análisis facial
Biotipo Facial 4 3 4
Vista Lateral 3.75 4 4
Nariz 4 3,75 4
Estructura
Labio superior 4 4 4
Labio inferior 4 4 4
Selle labial 4 2,75 4
Dentición 4 2,75 4
Órganos Fono-
Dentadura 3.75 3,25 4
Articulatorios
Oclusión 3.75 3,25 4
Lengua 3.5 4 4
Frenillo sublingual 4 3,75 4
Paladar duro 4 4 4
Paladar blando 4 3,75 4

44 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Úvula 4 4 4
Tonsilas Palatinas 4 2,5 4
Musculatura Orofa- Musculatura Orofa-
4 4 4
cial cial
Labios 3.75 3 4
Funciones Lengua 4 3 4
Ejecución Motora
básicas Paladar blando 4 4 4
Mandíbula 4 3 4
Respiración Respiración 4 4 4
Masticación Masticación 4 4 4
Aspectos prelimina-
3.5 2,75 4
res
Ingesta de sólido
3.75 3,75 4
(deglución habitual)
Ingesta de sólido
3.75 3,75 4
(deglución intrusiva)
Ingesta de consisten-
3.75 3,75 3,75
cia mixta
Ingesta de semisólido
Funciones Deglución 3.75 3,75 4
(deglución habitual)
superiores
Ingesta de semisólido
3.75 3,75 4
(deglución intrusiva)
Ingesta de líquido
3.75 3,75 4
(deglución habitual)
Ingesta de líquido
3.75 3,75 4
(deglución dirigida)
Ingesta de líquido
3.75 3,75 4
(deglución intrusiva)
Contexto silábico 4 4 4
Articulación Dífonos 4 4 4
Trabantes 4 4 4

Módulo Articulación para Chile

Dentro de la dimensión de las funciones superiores, el módulo de Articulación fue diseñado para hablan-
tes hispanos de Chile. Dentro de sus consideraciones generales se planteó: 1) Optimizar los estímulos
utilizados; 2) Aislar parcialmente habla de lenguaje; 3) Abordar contexto silábico; 4) Abordar agilidad
articulatoria.

Así, se proyecta un módulo de articulación con tres subdimensiones o ítemes (contexto silábico, dífonos y
trabantes), cuya estrategia utilizada es la repetición inmediata de estímulos verbales y censurando la
entrega motora de patrones articulatorios.

Para la segunda y tercera subdimensión, con el objetivo de observar la agilidad articulatoria en contextos
léxicos complejos ya que requieren una transición ágil del posicionamiento articulatorio, se utilizaron

45 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

palabras de cinco y cuatro fonos que contengan dífonos silábicos de tipo vocálicos (/ia/, /ie/, /io/, /iu/,
/ua/, /ue/, /uo/, /ui/, /ai/, /au/, /ei/, /eu/, /oi/), dífonos silábicos de tipo consonánticos (/pl/, /pr/,
/bl/, /br/, /fl/, /fr/, /kl/, /kr/, /gl/, /gr/, /tr/, /dr/) y fonos trabantes silábicos (/pt/, /ks/, /kt/, /mp/,
/mb/, /ns/, /nt/, /nd/, /gn/, /gm/, /gd/, /lm/, /lp/, /lb/, /lt/, /ls/, /ld/, /lf/, /rk/, /rb/, /rd/, /rp/, /rn/,
/rm/).

Por otra parte, la primera dimensión busca, además, analizar la producción del fono en distinta posición
dentro de la palabra. De esta forma, la distribución de los fonos considera la aparición en sílaba inicial,
media y final, siendo menos predominante la utilización de estímulos con sílabas mediales ya que eso
supone utilizar palabras trisílabas. La decisión de reducir en lo posible los trisílabos se debe a que este
tipo de palabras comúnmente llevan a cometer Procesos de Simplificación Fonológica (PSF) de tipo es-
tructura silábica, un proceso de simplificación significativamente frecuente en menores con lengua espa-
ñola en Chile según estudio realizado en 2009 por Pavez et al.

Para elaborar esta dimensión, se seleccionaron cuidadosamente los estímulos verbales a modo de opti-
mizar el análisis, reducir el tiempo de aplicación y la cantidad de estímulos a utilizar de acuerdo a las
directrices generales establecidas. De esta forma, se utilizaron los resultados obtenidos en un estudio de
frecuencias de uso de fonemas realizado en Chile por Pérez en 2003, en el cual se le asignó a cada fono un
porcentaje único en relación a su uso en producción verbal. A partir de esta información, la primera me-
dida fue excluir los fonos vocálicos y, utilizando regla simple de tres, se consiguió el porcentaje de fre-
cuencia únicamente de los fonos consonánticos.

Frecuencia de uso en habla en %


Fono
Total consonantes y vocales Total consonantes
i 7.46
e 14.13
a 12.31
o 9.28
u 3.05
p 2.58 4.8
t 4.92 9.15
k 3.94 7.33
b 1.92 3.57
d 4.84 9
g 0.94 1.75
f 0.75 1.39
s 9.61 17.87
x 0.74 1.38
c 0.32 0.6
y 0.69 1.28
m 2.62 4.87
n 7.78 14.47
ñ 0.24 0.45
r 6.19 11.51
r 0.64 1.19
l 5.05 9.39

46 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

Una vez obtenidos los nuevos porcentajes, se agruparon según cercanía de valores y se le asigna
proporcionalmente a cada grupo una cantidad de sílabas situadas en inicio, medio y final de
cada palabra. Cabe destacar que utilizar la frecuencia de uso de fonos, presentados en el estudio
de Pérez en 2003, tuvo como objetivo poseer un criterio a la hora de atribuir valores numéricos
al uso de cada fono de manera procedimental.

Frecuencia de Cantidad de Cantidad de Cantidad de


Grupo Fono uso en habla veces en sílaba veces en sílaba veces en sílaba
% inicial medial final

ñ 0.45
I 2 1 2
c 0.6
r 1.19
y 1.28
x 1.38
f 1.39
II 3 1 3
g 1.75
b 3.57
p 4.8
m 4.87
k 7.33
d 9
III 5 1 5
t 9.15
l 9.39
r 11.51
IV n 14.47 6 1 6
s 17.87

47 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

48 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

BIBLIOGRAFÍA

1. Aguilera, S., Castro, C., Rivas, M., Rubio, C. (2012). Descripción de Órganos Fonoarticulato-
rios y funciones orofaciales de los estudiantes de interpretación musical, mención vientos
caña simple y bisel. (Tesis de grado). Universidad de Chile, Santiago.
2. Agurto, P., Díaz, R., Cádiz, O., Bobenrieth, F. (1999). Frecuencia de Malos Hábitos Orales y
su asociación con el desarrollo de Anomalías Dentomaxilares en niños de 3 a 6 años del
área oriente de Santiago. Revista Chilena de Pediatría, 70(s/n), 70-76.
3. Alarcón, A. (2012). Deglución Atípica. Acta Odontológica Venezolana, 51(1).
4. Almandoz, A. (2011). Clasificación de Maloclusiones. (Tesis de grado). Universidad perua-
na Cayetano Eredia, Lima.
5. Álvarez, M., Jané, R., Turón, E. (2000). Terapia Miofuncional: Protocolos de observación de
maloclusiones, respiración y órganos fonoarticulatorios en alumnos con trastornos
orofaciales. Revista Logopedia Foniatria Audiología, 20(4), 208-211.
6. Área Ortodoncia Preventiva e Interceptiva. (2004). Elementos Básicos para la terapia in-
terceptiva. Recuperado de http://www.med.ufro.cl/
7. Bedoya, A., Osorio, J., Tamayo, J. (2013). Determinación del biotipo facial basado en carac-
terísticas fenotípicas a través del modelo de ecuaciones estructurales: Estudio sobre tres
etnias. Revista Facultad de Odontología Universidad de Antioquía, 25(1).
8. Bergamini, M., Pierleoni, F., Gizdulich, A., Bergamini, C. (2008). Dental occlusion and body
posture: a surface EMG study. Revista Cranio, 26(1), 25-32.
9. Bianchini, E. (2001). Avaliação fonoaudiológica da motricidade oral-distúrbios miofuncio-
nais orafaciais ou situações adaptativas. Revista Dental Press de Ortodontia e Ortopedia
Facial, 6(3), 73-82.
10. Bosnich, J., Durán, J., Ponce, V., Valdés, F. (2010). Evaluación de los reflejos orofaciales, suc-
ción nutritiva y succión no nutritiva en lactantes prematuros y de término, de 3 y 6 meses
de edad. (Tesis de grado). Universidad de Chile, Santiago de Chile.
11. Candido, A., Bigarán, E., Ribeiro, M., Ribero, J., Jardel, L. (2007). Entrenamiento de postura
en pacientes portadores de Disfunciones temporo-mandibulares. Acta Odontológica Vene-
zolana, 45(2).
12. Canut, J. (2000). Ortodoncia clínica y terapéutica. (2ª ed.). Barcelona: Masson.
13. Cervera, J., Ygual, A. (2002). Guía para la evaluación de la deglución Atípica. Recuperado
de http://www.sld.cu/

49 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

14. Companioni, A., Torralbas, A., Sánchez, C. (2010). Relación entre la proporción áurea y el
índice facial en estudiantes de estomatología de La Habana. Revista cubana de estomato-
logía, 47(1), 50-61.
15. De la Teja, E., López, R., Durán, L., Cano, A., Tellez, J. (2011). Frenillo lingual corto o anqui-
loglosia. Revista Acta Pediátrica, 32(s/n), 355-356.
16. Escobar, J., Cuervo, A. (2008). Validez de contenido y juicio de expertos: una aproximación
a su utilización. Revista Avances en Medición, 6, 27-36.
17. Felício, C., Oliveira, M., Rodrigues, M., Bataglion, C., Hirono, T. (2006). A Preliminary Proto-
col for Multi-Pofessional Centers for the Determination of Signs and Symptoms of Tempo-
romandibular Disorders. The journal of craniomandibular practice's, 24(4), 258-264.
18. Felício, C., Pimenta, C. (2008). Protocol of orofacial myofunctional evaluation with scores.
International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology's, 72(3), 367-375.
19. Flores, K., Berretin-Felix, G., Cornacchioni, M., Queiroz, I. (2009). Avaliação miofuncional
orofacial- Protocolo MBGR. Revista CEFAC, 11(2), 237-255.
20. Flores, K., Berretin-Félix, G., Cornacchioni, M., Queiroz, I. (2009). Avaliação miofuncional
orofacial – Protocolo MBGR. Revista CEFAC, 11(2), 237-255.
21. Fournier, C., Tsuda, M. (2014). Registro electromiográfico de la deglución en niños de 6 a 8
años con frenillo lingual normal y alterado. (Tesis de Maestría en Fonoaudiología con
mención en Motricidad Orofacial, Voz y Tartamudez). Pontificia Universidad Católica del
Perú, Lima.
22. Gallerano, G., Ruoppolo, G., Silvestri, A. (2012). Myofunctional and speech rehabilitation
after orthodontic-surgical treatment of dento-maxillofacial dysgnathia. Progress in Ort-
hodontics, 13, 57-68.
23. Girarde, P., Lisboa, C., Viero, A. (2012). A postura corporal e as funções estomatognáticas
em crianças respiradoras orais: uma revisão de literatura. Revista CEFAC, 14(3), 553-
565.
24. Grandi, D. (2012). The “Interdisciplinary Orofacial Examination Protocol for Children and
Adolescents”: a resource for the interdisciplinary assessment of the stomatognathic system.
Revista International Association of Orofacial Myology, 38, 15-26.
25. Graziani, A., Fukushiro, A., Genaro, K. (2015). Proposal and content validation of an orofa-
cial myofunctional assessment protocol for individuals with cleft lip and palate. Revista
CODAS, 27(2), 193-200.

50 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

26. Hennequin, M., Allison, P., Veyrune, J., Faye, M., Peyron, M. (2005). Clinical evaluation of
mastication: Validation of video versus electromyography. (Revista Elsevier), 24(2), 314-
320. Recuperado de https://www.elsevier.com/
27. Hennequin, M., Allison, P., Veyrune, J., Faye, M., Peyron, M. (2005). Clinical evaluation of
mastication: validation of video versus electromyography. Clinical Nutrition, 24(2), 314-
320.
28. Jiménez, A., Acosta, B., Soto, L., Fernández, L. (1997). Alteraciones del habla en niños con
anomalías dentomaxilofaciales. Revista Cubana de Ortodoncia, 13(s/n), 29-36.
29. Knösel, M., Klein, S., Bleckmann, A., Engelke, W. (2011). Tongue position after deglutition
subjects with habitual open-mouth posture under different functional conditions. Journal
Orthodontics & Craniofacial Research, 14(3), 181–188.
30. Kwan, S., Lip, D., Martin, A., kwok, Y., Chi fai, M. (2010). Reproducibility of Clinical Grading
of Tonsillar Size. Otolaryngology–Head & Neck Surgery, 136(2), 159-162.
31. Kwan, S., Lip, D., Martin, A., Kwok, Y., Chi, M. (2010). Reproducibility of Clinical Grading of
Tonsillar Size. ARCH Otolaryngol Head Neck Surg, 136(2), 159-162.
32. Leal, L., Schmidt, M., Ferreira, R., Comerlatti, L. (2005). Avaliação funcional da mímica na
paralisia facial central por acidente cerebrovascular. Revista Pró-Fono, 17(2), 213-222.
33. Manns, A., Diaz, G. (1995). Sistema Estomatognático. Facultad de Odontología: Universi-
dad de Chile.
34. Martins, D., Miranda, F., Cantisani, R., Días, M. (2008). Medidas e proporções antropomé-
tricas. Revista Sociedad Brasileña de Fonoaudiología, 13(2), 119-126.
35. Más, M., Mora, C., López, R., Apolinaire, J. (2009). Hábitos bucales: Frecuencia y manifesta-
ciones clínicas en niños de 5 a 11 años. Revista electrónica de las ciencias Médicas de Cien-
fuegos, 7(1), 8-14. Recuperado de http://www.redalyc.org/
36. Ministerio de Salud. (2009). Atención Primaria Odontológica del Preescolar de 2 a 5 años.
Santiago. Recuperado de http://www.minsal.cl/
37. Muller, R., Piñeiro, S. (2014). Malos Hábitos Orales: Rehabilitación Neuromusuclar y cre-
cimiento facial. Revista Médica Clínicas Las Condes, 25(2), 380-388.
38. Nazar, G. (2013). Trastorno respiratorios del sueño en la edad pediátrica. Revista Médica
Clínica Las Condes, 24(3), 403-411.
39. Paskay, L. (2012). A one-page orofacial myofunctional assessment form: a proposal.
Revista International Association of Orofacial Myology, 38, 27-37.

51 | P á g i n a
PAVLOV B. & MARCHANT M. || OPEFE, Chile

40. Pavez, M., Maggiolo, M., Peñaloza, C., Coloma, C. (2009). Desarrollo fonológico en niños de
3 a 6 años: Incidencia de la edad, el género y el nivel socioeconómico. Revista de Lingüísti-
ca Teórica y Aplicada, 47(s/n), 89-109.
41. Pavez, M., Maggiolo, M., Peñaloza, C., Coloma, C. (2009). Desarrollo fonológico en niños de
3 a 6 años: Incidencia de la edad, el género y el nivel socioeconómico. Revista de Lingüísti-
ca teórica y aplicada, 47(2), 89-109.
42. Pereira, A., Martins, T., Ribeiro, P., Berretin-Felix, G. (2005). Características das funções
orais de indivíduos com má oclusão Classe III e diferentes tipos faciais. Revista Dental Pre-
ss de Ortodontia e Ortopedia Facial, 10(6), 111-119.
43. Pérez, H. (2003). Frecuencia de fonemas. Revista E-rthabla, (volumen)(n), pagina.
44. Queiroz, I. (2002). Fundamentos de la Fonoaudiología. (2ª ed.). Barcelona: Médica Pana-
mericana.
45. Rakosi, T., Jonas, I. (1992). Atlas de ortopedia maxilar: Diagnóstico. Barcelona: Masson.
46. Ribeiro, R., Piccolotto, L., Queiroz, I., Martins, D., De Andrada, M. (2010). Tipologia facial
aplicada á Fonoaudiologia: revisão de literatura. Revista Sociedad Braliseña de Fonoau-
diología, 15(1), 140-150.
47. Rodríguez, C., Torres, D., Munuera, P., Pascual, A. (2009). Influencias de la relación maxi-
lomandibular en el tratamiento postural mediante inhibición muscular. Revista Ostopatía
Científica, 4(3), 115-119.
48. Rodríguez, L., Cambrón, H., Vargas, M. (2014). Relación entre la proporción áurea facial y
la maloclusión en pacientes mexicanos con criterios faciales estéticos evaluados con la
máscara de Marquardt que acudieron a la clínica de ortodoncia de la Facultad de Odonto-
logía de la UTEM de México en 2009. Revista mexicana de ortodoncia, 2(1), 9-17.
49. Sakaguchi, K., Mehta, N., Abdallah, E., Forgione, A., Hirayama, H., Kawasaki, T., Yokoyama,
A. (2007). Examination of the relationship between mandibular position and body posture.
Revista Cranio, 25(4), 237-249.
50. Salinas, I., Roig, M., Rams, M. (2004). Precisión del eje sagital según el método de medición
por plomada. Revista Fisioterapia, 26(1), 13-17.
51. Salinas, I., Roig, M., Rams, M. (2004). Precisión del eje sagital según el método de medición
por plomada. Revista Fisioterapia, 26(1), 13-17.
52. Silveira, M., Sígolo, C., Quintal, M., Sakano, E., Tessitore, A. (2006). Proposta de
documentação fotográfica em motricidade oral. Revista CEFAC, 8(4), 485-492.

52 | P á g i n a
PROTOCOLO DE EVALUACIÓN ESTOMATOGNÁTICA MIOFUNCIONAL (PEEM)

53. Streian, F., Argesanu, V., Miklos, R., Silviu, I., Jula, M., Talpos-Miculescu, C. (2014). Human
Body Posture Before and After Maxillofacial Surgery. (Revista Elsevier), 69, 508-511. Re-
cuperado de https://www.elsevier.com/
54. Susanibar, F., Dioses, A., Castillo, J. (2014). Tratado de evaluación de Motricidad Orofacial.
Madrid: EOS.
55. Sussanibar, F., Parra, D., Dioses, O., Alarcón, O. (2014). Protocolo de Evaluación en Motrici-
dad Orofacial. Recuperado de http://franklinsusanibar.com/
56. Uerpairojkit, Ch., Leechavengvongs, S., Witoonchart, K., Malungpaishorpe, K., Raksakulkiat,
R. (2009). Nerve Tranfer to Serratus Anterior Muscle Using the Thocodorsal Nerve for
Winged Scapula in C5 and C6 Bachial Plexus Root Avulsions. (Revista Elsevier), 34(1), 74-
78. Recuperado de https://www.elsevier.com/
57. Van Der, H., Van Der, A., Abbink, J., Mason, A., Cadden, S. (2007). Functional roles of oral
reflex in chewing and biting: Phase, task, and site-dependent reflex sensitivity. (Revista El-
sevier), 52(4), 365-369. Recuperado de https://www.elsevier.com/
58. Vásquez, J. (2012). Método de análisis cefalométrico de tejidos blandos para el diagnóstico
y tratamiento estético de las anomalías dentoesqueletales en cirugía ortognática. Revista
Argentina de cirugía plástica, 10(5).
59. Vellini, F. (2004). Ortodoncia. Diagnóstico y planificación clínica. Madrid: Artes Médicas.
60. Vieira, C., Gonçalves, I. (2005). Aspectos etiológicos da mordida aberta anterior e suas im-
plicações nas funções orofaciais. Revista Pró-Fono, 17(3), 293-302.
61. Villanueva, P. (2012). Motricidad Orofacial: Fundamentos anatomofisiológicos y evolutivos
para la evaluación clínica. Santiago: Universitaria.
62. Villanueva, P., Niño, A., Lizana, M., Fernández, M., Palomino H. (2008). Efectividad en la
Detección de la Permeabilidad Nasal Funcional: Presentación de un Método Clínico. Revis-
ta chilena de ortodoncia, 25(2), 98-106.
63. Villanueva, P., Niño, A., Lizana, M., Fernández, M., Palominos, H. (2008). Efectividad de la
detección de la permeabilidad nasal funcional: Presentación de un Método Clínico. Revista
Chilena de Ortodoncia, 25(2), 98-106.
64. Yamada, R., Ogawa, T., Koyano, K. (1999). The effect of head posture on direction and sta-
bility of mandibular closing movement. Journal of Oral Rehabilitation, 26(6), 511-520.

53 | P á g i n a