You are on page 1of 8

CAPÍTULO 8: TENDENCIAS

ESPACIALES / REGIONALES

PRÁCTICA
CALIFICADA Nº4
CURSO: HIDROLOGIA GENERAL
PROFESOR: Ing. ZUBIAUR ALEJOS, Miguel Angel
ALUMNOS:

 AGÜERO LUCIANO, Guerson Melio


20150118A
 LONG ARONI, Bryan Jesús
20150078J
 ÑAUPARI MEDINA, Francheska
20152083K
 PATRICIO MEJIA, Ángel David
20150064I
 PICON RODRIGUEZ, Leyla Madeleine
20152019K

CICL : 2018-I

FIC-UNI
CAPÍTULO 8: TENDENCIAS ESPACIALES / REGIONALES

Harry F. Lins

La evaluación de las tendencias regionales en las condiciones hidrológicas se puede


abordar desde dos perspectivas distintas, una intrínsecamente univariante y otra
multivariado. El enfoque univariado implica la prueba de tendencias en sitios
individuales y luego agrupar o regionalizar sitios con resultados de pruebas similares. El
enfoque multivariante difiere en que las regiones se identifican por primera vez a partir
de las series de tiempo hidrológicas recolectadas en sitios múltiples, y luego se evalúa
una tendencia de las nuevas series de tiempo derivadas para cada región.
El primero es más aplicable en los casos en que el analista desea preservar la mayor
cantidad posible de información temporal en un solo sitio, al tiempo que identifica los
sitios adyacentes que exhiben un comportamiento similar. Un área común donde se ve
una aplicación de este tipo es en el análisis de diseño de ingeniería. El último es más útil
en aplicaciones donde el objetivo es enfatizar el comportamiento temporal de patrones
regionales coherentes de variabilidad; como podría ser el caso en un análisis climático o
hidroclimático. Sin embargo, para cualquier conjunto dado de registros hidrológicos, las
conclusiones básicas extraídas de cualquiera de los enfoques deberían ser las mismas.
Además, la consideración de las tendencias en un marco regional implica
necesariamente una perspectiva geográfica. El trazado de los resultados de tendencias
en un mapa es, por lo tanto, esencial para comunicar efectivamente el patrón o las
dimensiones de una tendencia regional. También se debe considerar cómo se mapean
los resultados. Si la densidad de la red de observación es baja, puede ser más
significativo trazar los resultados de la tendencia como símbolos de puntos en el mapa.
Si la red es densa, o la cantidad que se mapea tiene un gradiente, entonces los resultados
pueden ser contorneados. A veces también puede ser deseable acoplar un mapa con un
gráfico de series de tiempo. El punto es que el analista debe decidir sobre un diseño
gráfico apropiado para representar significativa y objetivamente las características
espaciales de los resultados de tendencia. A continuación, se incluyen ejemplos de
enfoques alternativos para evaluar e ilustrar tendencias en un marco espacial / regional,
junto con evaluaciones de su fortaleza y debilidad relativa.

Ejemplo 1. Mapa de resultados de pruebas de tendencia para una colección


de estaciones
Uno de los enfoques más comunes para evaluar las tendencias espaciales o regionales
es aplicar una prueba de tendencia, tal como se describe en el Capítulo 5, a las series de
tiempo hidrológicas recopiladas en varios sitios individuales. Los resultados de la prueba
(como la dirección de la tendencia y el nivel de significación) se mapean e interpretan
en términos de su distribución espacial. Un ejemplo de este enfoque fue utilizado por
Smith et al. (1996) en un estudio de tendencias en 14 variables físicas y químicas
medidas mensualmente en 77 sitios fluviales en Nueva Zelanda entre 1989 y 1993. Los
resultados mapeados para dos de las variables, flujo (descarga) y temperatura del agua,
aparecen en la figura 8.1. La información representada en los mapas incluye, para cada
sitio de muestreo, un identificador, una dirección de tendencia y el nivel de significación
de tendencia. El identificador de sitio se presenta como un código alfanumérico de tres
dígitos. La dirección de la tendencia está representada por un triángulo, apuntando
hacia arriba para una tendencia creciente y hacia abajo para una tendencia decreciente.
Un círculo sólido se utiliza para denotar un sitio sin tendencia. El significado de la
tendencia se ilustra con el sombreado del triángulo, que es sólido cuando el valor p es
menor que 0,05 y se abre cuando el valor p es mayor que 0,05 pero menor que 0,10.

El mapa de flujo (Fig. 8.1A) indica que casi todos los sitios en la mitad norte de la Isla
Norte de Nueva Zelanda experimentaron una disminución estadísticamente significativa
en la descarga durante el período de registro. En la Isla Sur no se observó un grupo
regional de tendencias, aunque se indicó una tendencia creciente en el flujo en varias
estaciones. Los autores explicaron que el declive regional en los flujos norteños de las
islas del norte refleja un declive simultáneo de las precipitaciones en la misma área que
otros habían documentado de forma independiente.
Fig. 8.1. Valores P para flujo de flujo (A) y temperatura del agua (B). Las tendencias ascendentes
se denotan por (P <0.05) y ∆ (0.05 <P <0.10); la ausencia de tendencia se denota por • (F>
0.10); las tendencias a la baja se denotan por (P <0.05) y 𝛻 (0.05 <P <0.10). Fuente: Smith et
al. (1996).

Se encontró un patrón de tendencias muy diferente para la temperatura del agua (figura
8.1B). En lugar de una distribución regional específica, como ocurre con el flujo, la
temperatura del agua disminuyó en todo el país. Las tendencias a la baja se calcularon
en aproximadamente la mitad de los 77 sitios, y las disminuciones fueron relativamente
uniformes espacialmente. Esto sugiere una tendencia nacional, en oposición a la
regional, que los autores informan como consistente con dos eventos a gran escala: I)
cambios en el Índice de Oscilación del Sur; y 2) la erupción del Monte. Pinatubo. Los dos
eventos se combinaron para reducir la insolación solar y disminuir las temperaturas del
aire en toda Nueva Zelanda cerca del final del período de análisis de tendencias
hidrológicas, lo que provocó la disminución de la temperatura del agua observada.
Ventaja de este enfoque: es posible visualizar la presencia o ausencia de tendencias
(incluida la información del nivel de significación) en ubicaciones individuales dentro de
un dominio espacial (es decir, cuenca fluvial, país de estado, continente, etc.).
Proporciona una buena base para comparar los resultados de pruebas de tendencias de
múltiples variables y para identificar posibles factores causales. Aplicable en un rango
de densidades de red.
Desventaja:
Las tendencias observadas y mapeadas son representaciones monótonas de cambio en
todo el período de registro. La información detallada sobre las transiciones intraperiodo,
como las variaciones interanuales o interdecadales, generalmente no se representa. La
información sobre la magnitud de la tendencia, si está disponible, es difícil de describir.

Ejemplo 2. Mapa con parcelas de series de tiempo promediadas por área y


tendencias
En algunas aplicaciones, es deseable mostrar las series de tiempo actuales (o una
variante de las mismas) y una línea de tendencia para cada uno en varios sitios o áreas.
Un buen ejemplo, que compara los cambios recientes de evaporación para varias
regiones es la ex-Unión Soviética y los Estados Unidos, aparece en Nicholls et al. (1996,
Fig. 8.2).
Fig. 8.2. Áreas promediadas de anomalías normalizadas de la evaporación derivadas de
los evaporímetros para sectores en la ex-Unión Soviética en la estación de verano del
año, y para los EE.UU. Las líneas discontinuas representan variaciones interanuales y las
curvas suavizadas contienen las variaciones en escalas de tiempo de una década o
menos.
Fuente: Nicholls et al. (1996).

En la figura, es fácil ver que en las estaciones cálidas la evaporación disminuye de sobra
en ciertas partes europeas y siberianas de la antigua Unión Soviética en medio de los
principios de 1950s y finales de los 1980s, mientras ninguna tendencia sistemática
ocurrió en Asia central y Kazakstán. Significativamente, la disminución rápida en la
evaporación en 1976 en el sector europeo ocurrió en la misma época con una
disminución documentada en el rango de temperatura diurna en todo el país. Las
disminuciones en la evaporación son también evidentes en los Estados Unidos, donde
una disminución similar en el rango diurno de temperaturas también fue documentado.
En este ejemplo particular, las pruebas de tendencia explícitas no fueron realizadas. Los
autores decidieron representar el cambio temporal utilizando curvas suavizadas sin
aplicar pruebas estándar para la tendencia. Esto es realmente una cuestión de elección
para el analista dependiendo en del objetivo. Uno podría muy fácilmente aplicar este
mismo criterio e incorporar pruebas de tendencias estándar paramétricas o no
paramétricas.

Ventaja de este enfoque: Proporciona un medio muy simple y flexible de representar


los cambios de una variable en el tiempo; permite al intersitio rápido o la comparación
interregional; facilita la comparación visual con la serie de tiempo de otras variables a
evaluar patrones contemporáneos posibles o relaciones.

Desventaja: Difícil de usar como una presentación de resultados cuando hay muchos
sitios o series de tiempo regionales para visualizar.

Ejemplo 3. Mapas de variables regionalizadas con gráficos de series de


tiempo
Ocasionalmente, hay una gran base de datos disponible (por ejemplo, para niveles de
escorrentía o aguas subterráneas) que contiene muchos años de observaciones que han
sido recopiladas en muchos lugares. Tales conjuntos de datos presenta oportunidades
únicas para investigar tendencias espaciales / regionales porque es posible, usando
técnicas estadísticas multivariables, para derivar un nuevo conjunto de variables
"regionales" teniendo cada una su propias series de tiempo. El beneficio de tal enfoque
es que en lugar de seleccionar una región arbitraria (basada en límites políticos, zonas
climáticas, etc.), es posible definir objetivamente regiones basadas en su covariabilidad
a través del tiempo. Lins (1985, 1997) y Lins & Michaels (1994) han demostrado este
enfoque utilizando una combinación de componentes principales análisis y pruebas de
tendencias no paramétricas con datos de flujo mensual y anual.

Un ejemplo de este trabajo, basado en datos mensuales, aparece en la Fig. 8.3. El mapa
en el parte superior de la figura (figura 8.3A), es uno de los patrones regionales
producidos por el análisis de componentes principales (PCA). El mapa, que representa
un patrón del curso superior del Río Mississippi, es un mapa de curvas de las cargas de
componentes principales en el segundo componente principal de la Corriente de
diciembre. La PCA se realizó en valores medios mensuales de flujo en 559 estaciones en
los Estados Unidos contiguos para todos los meses de diciembre entre 1941 y 1988. Este
patrón de variación regional, centrado en el curso superior del río Mississippi, explica
14.5% de la variación total en flujo de corriente en diciembre en los Estados Unidos
durante el período 1941-88.

La gráfica presentada debajo del mapa (Fig. 8.3B) muestra el historial de tiempo de
puntajes de los componentes principales para el patrón regional del curso superior del
río Mississippi. Los puntajes indican la relativa importancia de este patrón, en
comparación con todos los demás patrones de componentes principales de diciembre,
por cada año. En otras palabras, los puntajes proporcionan una medida de qué tan cerca
está el patrón de flujo en cualquier diciembre dado, coincidió con el patrón agregado
capturado por el principal análisis de componentes. Los valores cercanos a cero (p. Ej.,
1970) indican que las condiciones en diciembre de ese año no coincidía estrechamente
con el patrón del componente principal mapeado. A diferencia de, valores relativamente
altos (por ejemplo, 1983) indican que las condiciones observadas coinciden con la PC
patrón muy de cerca. De la trama se desprende que la región del curso superior del río
Mississippi experimentó flujos de flujo crecientes durante el mes de diciembre entre
1941 y 1988.
Al aplicar la prueba de Mann-Kendall a los puntajes del componente principal, Lins
(1994) documentó que, efectivamente, existía un aumento estadísticamente
significativo para este patrón.

Fig. 8.3. El patrón del Mississippi superior de la variabilidad del flujo en diciembre (A).
Los valores de las curvas son cargas de componentes principales; el intervalo de
contorno es 0.15. Temporal variación en los puntajes del componente principal para el
patrón del curso superior del río Mississippi (B), con resultados de la aplicación de la
prueba de Mann-Kendall a los puntajes, y línea de tendencia ajustada (línea punteada).
Fuente: Lins Y Michaels (1994); Lins (1997).
Ventaja de este enfoque: Proporciona una caracterización exhaustiva de tendencias
espaciales / regionales basadas en la variabilidad regional inherente en los datos; facilita
un buen gráfico presentación (tanto en forma de mapa como de diagrama).
Desventaja: Requiere series temporales espaciales relativamente grandes sin valores
perdidos. Es un análisis más complejo y requiere que el analista ejerza cuidado adicional
en la interpretación y explicando los resultados.

DISCUSIÓN
Al prepararse para un análisis de las tendencias regionales, los analistas deberían pensar
tanto en sus los aspectos espaciales del problema en cuanto a sus elementos
temporales. El punto de esta forma de análisis de tendencias es intrínsecamente
geográfica y uno debe sopesar cuidadosamente las técnicas que aseguran y mejoran
consistencia geográfica, tanto en términos de diseño analítico como de salida gráfica. La
coherencia se puede lograr incorporando, en la medida de lo posible, tres elementos en
cada análisis de tendencia regional:
1) un mapa que muestra información de tendencia detallada o proporciona una
ubicación geográfica referencia para los resultados de tendencia;
2) diagrama de serie temporal que incluye una línea de tendencia ajustada, curva de
suavizado o prueba de tendencia estadística; y
3) una estimación cuantitativa de la dirección, la magnitud y la importancia de la
tendencia.