You are on page 1of 32

Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico.

601

Capítulo 13

Lesiones de edificios: humedad

Iglesia de San Jorge (Paiporta).


Catedral de Valencia.

Resumen.

En este capítulo se analizan dos casos de lesiones por problemas de humedad


utilizando radar de subsuelo en dos edificios de relevancia: la iglesia de San
Jorge de Paiporta y la Catedral de Valencia.

En el caso de la iglesia de San Jorge, se ha podido comprobar que la humedad


afecta principalmente al muro Este de la iglesia. Se ha analizado la extensión del
daño y se han podido obtener radargramas en los que se aprecian cambios
laterales de velocidad importantes entre la zona seca y la zona húmeda del muro.
Se ha comprobado que la velocidad en la zona húmeda es menor que en la zona
seca, de manera que la superficie posterior del muro queda registrada con un
tiempo mayor en el primer caso. Esto proporciona una permitividad efectiva
mayor en el caso del muro húmedo.

Partiendo de modelos matemáticos y geotécnicos que permiten relacionar la


permitividad de un medio con la permitividad de los elementos componentes, la
saturación y la porosidad, se ha analizado la relación entre la saturación de la
zona dañada y la de la zona seca mediante las permitividades efectivas obtenidas
en cada sector.
602 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

También se ha localizado la situación de un antiguo canal, cegado en la


actualidad, que podría ser el origen de los problemas de humedad. Este canal
discurre paralelamente al muro Este de la iglesia y su parte superior se localiza a
medio metro de profundidad. Para analizar el subsuelo se ha estimado la
velocidad de propagación, la profundidad nominal de penetración y la atenuación
que sufre la amplitud de la onda, utilizando datos de sondeos mecánicos cercanos
a la zona. Los resultados obtenidos son compatibles con los radargramas de la
zona y con los resultados de otros autores.

En la Catedral de Valencia la lesión afecta, principalmente, al pavimento. En


diferentes zonas aparecen eflorescencias sobre las losas de mármol. Se han
analizado las diferencias existentes entre registros obtenidos en zonas húmedas y
en zonas secas. En estos registros se han detectado dos capas de pavimento (losa
de mármol y losa de soporte de hormigón). Las reflexiones producidas en los
cambios de material se presentan a diferentes tiempos debido al cambio de
velocidad ocasionado por la diferente saturación en las dos zonas. A partir de
estos tiempos, se han estimado para cada material relaciones entre la velocidad
en la zona seca y en la zona húmeda. Con estas relaciones para la velocidad, se
ha obtenido también una relación para las permitividades efectivas.

13.1 Introducción

La patología constructiva estudia los problemas de deterioro, sean de tipo


estructural o en elementos no estructurales que se presentan en edificios una vez
que éstos han sido construidos. Se denomina lesión al problema o deterior, siendo
el proceso patológico el conjunto de aspectos que definen cada uno de estos
problemas, es decir, su origen (causa), su evolución en el tiempo y el estado actual
que presenta (la lesión de la estructura).

Las causas que pueden producir lesiones se suelen agrupar en dos categorías
(Monjo, 1991): directas e indirectas. Las primeras son todas aquellas que actúan
sobre un edificio provocándole lesiones. Las segundas son aquellos defectos
constructivos del edificio que favorecen a los agentes directos.

Las causas directas pueden ser:


Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 603

• Mecánicas. Son las acciones que implican un esfuerzo mecánico sobre


elementos estructurales y que pueden producir deformaciones, grietas o
desprendimientos. Los agentes erosivos y el uso, que provoca un desgaste
de materiales, también son de tipo mecánico.

• Físicas. Incluyen todos los agentes atmosféricos que pueden afectar al


edificio, como puede ser el caso de la lluvia.

• Químicas. Son aquellas que implican reacciones químicas con elementos


del edificio. Pueden ser efecto de contaminantes ambientales, efectos de
microorganismos o disolución de materiales debido al agua.

En general, el análisis de lesiones se desarrolla en dos fases:

• Diagnóstico y cuantificación de las zonas afectadas.

• Análisis de las causas y soluciones.

En la primera fase de diagnóstico y análisis del estado del edificio puede jugar un
papel importante el estudio con radar de subsuelo.

En esta tesis se han analizado las lesiones de dos edificios importantes: la iglesia
de San Jorge, en Paiporta (Valencia), y la Catedral de Valencia. En este capítulo se
analizan lesiones debidas a humedad, mientras que otro tipo de daños estudiados
en la iglesia de San Jorge se analizan en el capítulo 14.

Los problemas de humedad suelen ser frecuentes en iglesias antiguas y son


particularmente importantes cuando afectan ornamentaciones o frescos, cuyo
deterioro puede ser irreversible si no se procede con rapidez y eficacia.

Las lesiones analizadas en este capítulo son:

• Humedad y desprendimientos de elementos ornamentales y recubrimientos


superficiales en la iglesia de San Jorge.

• Humedad en el pavimento de la Catedral de Valencia.


604 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

Los principales efectos observados asociados con estas lesiones son:

• Desprendimientos de losas.

• Disolución de elementos pétreos.

• Pérdida de adherencia y despegue del recubrimiento de paredes.

• Eflorescencias.

• Reblandecimiento de materiales.

Antes de entrar en el análisis de las lesiones comentadas, se realiza una breve


revisión histórica de la iglesia y de la Catedral y se trata del equipo adecuado a
este tipo de estudios.

13.2. Reseña histórica.

La iglesia de San Jorge, en Paiporta, es una pequeña iglesia de pueblo, de estilo


neoclásico. La Catedral de Valencia es el principal templo de Valencia capital, en
el que se pueden observar estilos arquitectónicos muy diferentes debido a las
diferentes épocas constructivas y a las reformas y añadidos que ha sufrido a lo
largo del tiempo.

13.2.1. Iglesia de San Jorge.

Este pequeño edificio se encuentra situado en un pequeño pueblo muy cercano a la


ciudad de Valencia, en la zona que se denomina de la Horta Sur de Valencia. Se
trata de su iglesia parroquial, erigida entre la plaza Mayor y la plaza del País
Valencià, muy cerca del río Xiva. Paiporta es el nombre del pueblo en el que se
alza esta iglesia consagrada a San Jorge.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 605

La iglesia de San Jorge de Paiporta, de estilo neoclásico con algunos elementos de


barroco pobre valenciano, fue construida a finales del siglo XVIII sobre los restos
de una antigua iglesia, probablemente del siglo XV. La construcción se sitúa sobre
terrenos aluviales en una antigua zona de regadío, que en el siglo IX era una
alquería árabe. Es muy posible que la actual torre de la iglesia de San Jorge se
haya levantado sobre el antiguo minarete árabe de la alquería.

Este edificio se puede ver en la figura 13.1, en la que se incluye una fotografía
exterior de la iglesia actual y una del interior del templo. En la primera fotografía
se puede ver la fachada sur del edificio, con la puerta principal y la torre que será
estudiada en el capítulo 14 por problemas de fisuras en los muros. La segunda es
un detalle del altar principal y del retablo.

a b

Figura 13.1. a) Fotografía de la fachada sur de la iglesia de San Jorge,


en la que se encuentra la entrada principal al templo. b) Fotografía del
interior de la iglesia.

El plano de la iglesia junto con la situación de los perfiles analizados puede verse
en la figura 13.2. Se trata de un edificio de planta sencilla. El número de perfiles
analizados ha sido de 14.
606 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

Figura 13.2. Plano de la iglesia de San Jorge y situación de los perfiles.


Las flechas contra los muros (perfiles P7, P8, P9, P10 y P11) indican
perfiles verticales sobre la superficie del muro. Los demás perfiles se
realizan sobre el suelo.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 607

Los perfiles denominados P1, P2, P3, P4 y P5 se han trazado sobre el pavimento
de la iglesia y se ha analizado con ellos el subsuelo del templo. El perfil P6, se ha
realizado en el suelo de la sacristía, tras el altar mayor. Los perfiles P7, P8, P9 y
P10 están trazados sobre el muro Este de la iglesia y han sido realizados porque en
esta zona se observaban los principales problemas de humedad. Los perfiles P11 y
P12 han servido para estudiar los problemas de fisuras en los muros de la torre. Y
por último, los perfiles P13 y P14, realizados en el exterior del templo, han sido
utilizados para analizar el subsuelo de la zona que presentaba problemas de
humedad, para intentar localizar las causas de dicha patología. Los perfiles P11,
P12, P13 y P14 se analizan en el capítulo 14.

13.2.2. Catedral de Valencia.

La Catedral de Valencia, un conglomerado de estilos arquitectónicos, presenta


diversas fases constructivas, ya que ha sido modificada y ampliada a lo largo del
tiempo. Al parecer, está asentada sobre la que fuera mezquita árabe, aunque
existen evidencias de la existencia anterior de un recinto visigodo con el ábside de
la primitiva Catedral y dos capillas (excavaciones en la plaza de la Almoina).

Se conocen tres etapas constructivas diferenciadas en el periodo medieval. Entre


1262 y 1330 se construye el primitivo edificio románico. En una segunda etapa
(de 1330 a 1430) se realizan modificaciones, erigiéndose un nuevo cimborio y la
torre que se conoce actualmente como Micalet. En la tercera etapa, que va desde
1430 hasta 1530, se amplía la Catedral (Gavara, 1997). Es en esta última
ampliación cuando se construye el nuevo muro frontal de la Catedral, ocupando
una zona de pequeñas casas que habían sido derribadas. Posteriormente, en el
siglo XVIII se realiza la decoración barroca de la capilla mayor y se construye la
portada que actualmente existe en la Catedral, también de estilo barroco
(construida entre 1703 y 1752). A partir de 1774 se realiza la remodelación
clasicista de la Catedral transformando su estilo gótico con un estilo neoclásico
que actualmente se puede contemplar en gran parte del templo.

En la figura 13.3 se presentan varias fotografías actuales de la Catedral de


Valencia, en las que se puede apreciarse los diferentes estilos que forman parte del
edificio: románico, gótico, barroco y neoclásico. Las diferentes etapas
608 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

constructivas han sido documentadas por Gavara (1997) para la exposición sobre
la cartografía antigua de la Catedral, realizada a finales de 1996. En la figura 13.4
se presentan las tres etapas medievales en unas maquetas construidas para la
exposición de documentación antigua de la Catedral.

Figura 13.3. Mosaico de fotografías que ilustra los estilos presentes en


la Catedral de Valencia.

Se trata, por lo tanto, de un edificio complejo, construido sobre anteriores fábricas


y que ha sufrido continuas remodelaciones a lo largo del tiempo, siendo
demolidas, incluso, edificaciones anexas para poder agrandar el templo.

Es de esperar, por lo tanto, que durante los estudios con georradar se detecten
elementos anómalos que se pueden corresponder con los restos de anteriores
edificaciones, ya sean restos de estilos anteriores de la Catedral, ya sean restos de
edificios anexos demolidos. En el capítulo 15 se presenta un estudio de este
templo, enfocado principalmente a la investigación arqueológica e histórica.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 609

b c

Figura 13.4. Maquetas realizadas con motivo de la exposición de


cartografía de la Catedral de Valencia para ilustrar las tres principales
épocas constructivas medievales (Gavara, 1997). a) Primera etapa
constructiva de la Catedral, antiguo templo románico. b) Segunda
etapa constructiva. c) Tercera etapa constructiva.

El plano de la Catedral, junto con el trazado de los perfiles realizados tanto para el
análisis de humedad como para el estudio arqueológico e histórico, se muestran en
la figura 13.5. La detección de zonas húmedas se ha realizado en la zona donde se
cruzan los perfiles P21 y P20. Las diferentes áreas de la Catedral que se han
estudiado están indicadas con números. Se trata de la nave principal (1), las naves
laterales (2), el deambulatorio (3), el transepto (4) y el altar (5). Para cubrir la
superficie total del templo se han realizado y analizado 21 perfiles que han sido
analizados. La penetración máxima en el subsuelo fue de poco menos de tres
metros.
610 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

Figura 13.5. Plano de la Catedral de Valencia en la que se distinguen las


zonas principales estudiadas y los perfiles trazados. (1) Nave principal.
(2) Naves laterales. (3) Deambulatorio. (4) Transepto. (5) Altar.

13.3. Antecedentes y equipo.

El radar de subsuelo ha sido utilizado con anterioridad para la localización de


aguas o de zonas con humedad en diversas aplicaciones relativas a ingeniería civil
(Canas et al., 1996a), al estudio de suelos (Saarenketo, 1996; Doolite y Asmussen,
1992) y a minería (Canas et al., 1996b). Más recientemente, se ha utilizado para
realizar un análisis de muros y suelos de monumentos para determinar la
extensión de las zonas afectadas por humedad (Pérez Gracia et al., 2000; Pérez
Gracia et al., 1996a; Pérez Gracia et al., 1996b).

El éxito de este tipo de estudios se basa en que la conductividad de un material


depende, en parte, del fluido intersticial presente en sus poros. En un problema de
existencia de humedad, parte del aire contenido en estos poros ha sido sustituido
por agua. El efecto es un aumento de la permitividad efectiva del medio, mayor
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 611

cuanto mayor es el porcentaje de fluido en el medio. La consecuencia es que se


observa una importante diferencia entre los registros obtenidos en zonas secas y
los resultantes de zonas húmedas.

Otro efecto que es posible observar en los registros es que, cuando se produce una
reflexión en un contacto entre materiales con distinta permitividad efectiva, la
amplitud del evento es mayor si se observa presencia de humedad, ya que el
cambio de constante dieléctrica es mayor. Estas mayores amplitudes se
transforman en colores más claros cuando se cambian las trazas de amplitud por
escalas de color (figura 7.4) aumentando la claridad de los registros. En este
capítulo se analiza la presencia de humedad utilizando estos dos efectos.

También se analizan las causas, que suelen ser filtraciones de agua, un nivel
freático muy superficial, existencia de pozos cegados o acuíferos y canales en
desuso.

En el caso de los dos edificios estudiados, la falta de documentación sobre la


situación exacta de antiguos canales en uno de los casos y la compleja historia del
otro, hace que no sea fácil determinar las causas del problema. Por ello se realizó
un estudio exhaustivo de las áreas donde parece más probable localizar la causa.
Las conclusiones extraídas en estos casos deben corroborarse utilizando otros
estudios y la información histórica del monumento y de su emplazamiento.

El objetivo de este estudio consiste en efectuar un diagnóstico correcto del daño y


localizar las posibles fuentes de humedad que lo causan.

Con la antena de 900 MHz (3101 de GSSI) se consigue una penetración y


resolución adecuada a las características del problema de diagnóstico y a la
caracterización de la lesión; los muros tienen un espesor máximo de 2 m y no es
necesario penetrar más d e1 m en el subsuelo.

Sin embargo, la localización de causas (zonas fuente) requiere estudios del


subsuelo que involucran mayores profundidades. Para estos casos se han elegido
las antenas de 500 MHz (3102 de GSSI) y de 100 MHz (3107 de GSSI). La
primera es la que más se adecua, siendo particularmente útil en interiores ya que
dispone de un cierto apantallamiento. La máxima profundidad a investigar no
excede de 3 m.
612 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

13.4. Iglesia de San Jorge.

13.4.1. Lesiones por humedad en muros.

Una inspección visual de los muros del interior de la iglesia permite apreciar, en el
muro Este, manchas de humedad de medio metro de altura en el zócalo y
desprendimientos del recubrimiento de cal de las piedras y de las losas decorativas
de mármol. Estos efectos se observan en las fotografías de la figura 13.6.

Figura 13.6. Efectos visibles de la humedad en los muros de la iglesia


de San Jorge. Se indican con flechas las zonas más dañadas. a)
Desprendimiento de losas decorativas de mármol en el interior del
templo. b) Manchas de humedad y desprendimiento del yeso que
recubre el interior de los muros. c) Eflorescencias y desprendimiento
de la cal que recubre el exterior de los muros.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 613

Para analizar este muro dañado se trazaron cuatro perfiles verticales de dos metros
de longitud (P7, P8, P9 y P10, figura 13.2). La antena utilizada para analizar el
muro es la 900 MHz. La adquisición de datos se efectuó deslizando la antena por
la superficie interna del muro.

Un ejemplo de los resultados obtenidos se muestra en la figura 13.7. Se puede ver


un segmento de uno de los registros obtenidos en el muro Este (perfil P8). Destaca
la anomalía producida en la superficie interior del muro, que se observa como una
reflexión de color claro, continua a lo largo de todo el perfil trazado desde el suelo
hasta los dos metros de altura. Se observa también la reflexión en la superficie
posterior del muro, claramente visible en todo el registro, pero que se produce a
diferentes tiempos dobles de propagación.

Figura 13.7. Registro obtenido en el muro Este de la iglesia de San


Jorge, en el perfil P8.
614 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

El rango del segmento que se muestra en la figura 13.7 es de 22.6 ns. En el mismo
se distinguen dos zonas claramente diferenciadas. Desde el suelo hasta poco más
de medio metro de altura, se tiene un tiempo doble de propagación para la
reflexión en la parte posterior del muro de unos 13 ns. Este tiempo contrasta con
el obtenido en la segunda zona, que va desde poco más de 0.5 metros de altura
hasta los dos metros. En ésta, el tiempo doble de propagación para la reflexión en
la parte posterior del muro es de unos 9.6 ns.

Las reflexiones que se han detectado entre las dos comentadas se deben a la
técnica constructiva de este tipo de muros. Consiste en un encofrado en cada una
de las superficies del muro, de piedras regulares, de tamaño grande y bien
encajadas, relleno de cantos de tamaño variable y forma irregular, a menudo junto
con algún tipo de mortero para darles mayor cohesión, tal como se explica en la
figura 13.8.

Tanto el relleno irregular como las dos superficies de contacto interiores del muro
pueden ocasionar la reflexión de la energía incidente, más evidente cuanto mayor
sea el contraste existente entre velocidades de propagación.

Figura 13.8. Corte esquemático de los muros de la iglesia de San Jorge.


El encofrado de materiales regulares y con buena cohesión se rellena
de unos materiales irregulares de poca cohesión, en algunas
ocasiones, cementados con barro u otro tipo de mortero.

El grosor del muro es conocido ya que se puede medir aprovechando la puerta de


entrada y comparar estos resultados con los planos a escala del edificio. El
resultado es de 65 cm. Para la zona en la que no se observan efectos de humedad,
en la que se ha obtenido un tiempo doble de propagación de 9.6 ns, la velocidad
que se obtiene es de unos 13.5 cm/ns. Es un valor elevado, lo que corresponde con
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 615

un bajo valor de la permitividad efectiva que, en este caso, es de 5. Analizando la


zona que se observa afectada por humedad, se obtiene que el tiempo doble de
propagación es de 13 ns. Esto quiere decir que la velocidad de propagación en es
de 10 cm/ns, es decir, que la permitividad efectiva es cercana a 9. Aparece, por lo
tanto, un claro contraste de velocidades debido básicamente a la diferencia de
saturación entre las dos zonas que, según la información arquitectónica del
edificio, está formada por una fábrica de mampostería.

Se observa también que la humedad afecta de forma importante a la parte baja del
muro. Los efectos de la humedad están casi siempre hasta cerca del medio metro
de altura y no superan en ningún caso la altura de 1 metro. Se trata, por lo tanto,
de un problema que viene del subsuelo. Esta conclusión se aprecia más claramente
en la figura 13.9, en la que se pueden ver los cuatro radargramas obtenidos en el
muro Este de la iglesia. El grosor del muro es el mismo en la zona donde se han
trazado los perfiles P7, P8 y P9 (65 cm), pero es mayor en la zona donde se ha
adquirido el registro P10 (110 cm). En la figura 13.2 se puede apreciar cómo
cambian los espesores en las dos zonas.

En los cuatro registros de la figura 13.9 se pueden ver unas anomalías similares
que se corresponden perfectamente en tiempos dobles de propagación (perfiles P7,
P8 y P9) y en velocidades de propagación. Si se calculan de nuevo las velocidades
de propagación, tal como se ha hecho para el perfil P8, pero con los datos del
perfil P10, se puede comprobar que, en la zona afectada de humedad se tiene un
tiempo doble de propagación de unos 22.8 ns, con el que se obtiene (teniendo en
cuenta que en esta zona el espesor del muro es de 110 cm) una velocidad de
propagación de unos 9.6 cm/ns, muy parecida a la obtenida en el cálculo anterior
(de 10 cm/ns). La permitividad asociada a esta velocidad es de, aproximadamente,
εr=9.7 (mientras que con los datos del perfil P8 se tenía una permitividad de εr
=9). Trabajando con la zona con menor saturación se tiene que, en el perfil P10, el
tiempo doble de propagación es de unos 18.4 ns, es decir, que en esa zona la
velocidad es de unos 12 cm/ns y por lo tanto la permitividad efectiva es de εr =6.3.
Los resultados se resumen en la tabla 13.1.

También se observan, visible sobre todo en el registro P10 porque está realizado
en la zona donde el muro es más grueso, las reflexiones internas que he
616 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

comentando anteriormente y que son debidas al método constructivo de este tipo


de muros, esquematizado en la figura 13.8.

Figura 13.9. Cuatro segmentos de registros adquiridos en el muro Este


de la iglesia. Los denominados P7, P8 y P9 tienen un rango de 21.5 ns y
se han adquirido en una zona donde el espesor del muro es de 65 cm.
El llamado P10 es de 30 ns y se ha adquirido en una zona donde el
muro tiene un grosor de 110 cm.

Espesor Tiempo
Perfil Zona v (cm/ns) εr
muro (cm) doble (ns)
Más saturada 13 10 9
P7,P8.P9 65
Menos saturada 9.6 13.5 5
Más saturada 22.8 9.6 9.7
P10 110
Menos saturada 18.4 12 6.3

Tabla 13.1. Resultados de tiempos dobles, velocidades y


permitividades para los perfiles de la figura 13.9.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 617

Finalmente, hay que notar la fuerte reflexión que se produce en la zona con un
mayor contenido de agua, comparado con la que se produce en la zona con menor
saturación. Además, se puede observar también que, en los tres casos en los que el
muro es más estrecho, la amplitud de la reflexión en la parte posterior es mayor
que la amplitud de la reflexión en la parte posterior en el caso de una mayor
anchura del muro. Este resultado es coherente con los obtenidos en los ensayos de
atenuación.

Por último, se pueden realizar unos cálculos para comparar la saturación de las
dos zonas, en función de la permitividad efectiva medida. Para ello, se considera
un medio con tres elementos: aire, agua y material de mampostería y relleno. La
porosidad del muro se toma igual en las dos zonas, considerando que la variación
de la permitividad efectiva es debida únicamente al cambio en contenido de agua.
La ecuación 6.8 se aplica a las dos zonas con la misma porosidad, mismos
materiales y diferente contenido de agua. Restando las permitividades efectivas
que, para cada una de las zonas, proporciona la expresión 6.8, se obtiene:

ε + − ε − = 8φ(S a + − S a − ) (13.1)

Donde ε+ es la permitividad y Sa+ la saturación de la zona húmeda, ε- es la


permitividad y Sa- la saturación de la zona que seca y φ es la porosidad. (se ha
considerado que la permitividad efectiva del aire es 1 y que la del agua es 81).

Considerando que la permitividad efectiva de la primera zona es de ε=9.5 y la de


la segunda es de ε=6, el producto de la porosidad por la diferencia de saturación
(medidos en una escala de 0 a 1) es de φ∆Sa=0.08 aproximadamente. Esto quiere
decir que, por ejemplo, si el medio tiene una porosidad promedio de φ=0.3, la
diferencia de saturación entre la zona afectada y la no afectada es de,
aproximadamente, ∆Sa=0.25. De forma más general, para porosidades que van
desde 0 a 1, la variación de saturación, en el caso analizado, puede representarse
mediante la gráfica de la figura 13.10.
618 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

1.0

0.9

0.8
Diferencia de saturación

0.7

0.6

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

0.0

0.0 0.1 0.2 0.3 0.4 0.5 0.6 0.7 0.8 0.9 1.0
Porosidad

Figura 13.10. Cambio en la saturación de un medio para diferente


porosidad cuando las permitividades efectivas calculadas en las dos
zonas han sido de 6 y de 9.5.

Si de la ecuación 13.1 se despeja Sa+ en función de Sa- se pueden representar unas


funciones que proporcionan, en función de la saturación de la zona seca (no
dañada) la saturación en la zona húmeda (dañada), conocidas las permitividades
efectivas medidas en cada una de ellas y la porosidad. La gráfica de la figura 13.11
muestra esta dependencia para diferentes valores de la porosidad del medio. Se ha
considerado que la permitividad efectiva de los materiales que componen el muro
es la misma en las dos zonas, siendo el porcentaje de agua el único factor variable.

Las permitividades observadas son pequeñas comparadas con las que se obtienen
en el capítulo 10, teniendo en cuenta la presencia de humedad. Estos valores,
menores a los que cabría esperar son razonables porque los materiales que
componen en muro (rocas calcáreas) tienen una permitividad baja y además la
presencia de oquedades y aire en el interior del muro contribuyen a disminuir la
permitividad del medio.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 619

Permitividad en la zona de mayor humedad: ε = 9.5

Permitividad en la zona de menor humedad: ε = 6

1.0 P o r o s id a d
Saturación en la zona de mayor humedad

0.9
φ=0.2
0.8 φ=0.3
0.7
φ=0.4
φ=0.5
0.6
φ=0.6
0.5 φ=0.7
0.4

0.3

0.2

0.20 0.25 0.30 0.35 0.40


Saturación en la zona de menor humedad

Figura 13.11. Variación de la saturación en una zona en función de otra,


conocidos los valores de la permitividad efectiva en ambas (εε-=6 y
ε +=9.5) y la permitividad de la matriz (εεm=5), para diferentes valores de
la porosidad.

13.4.2. Causas de la humedad. Localización de un canal antiguo.

El siguiente objetivo ha sido localizar la causa de la humedad en la zona base del


muro Este. La hipótesis de trabajo es la existencia de un acuífero o zona húmeda,
en el subsuelo, en las proximidades del muro. La iglesia está construida en una
antigua zona de huerta que antaño estaba irrigada por una serie de canales que en
el siglo pasado fueron cegados para crear una superficie edificable. Uno de estos
canales se supone próximo al emplazamiento actual del templo, aunque se
desconoce su situación exacta. El trabajo con el georradar consistió en localizar
este canal, buscando las zonas donde pudiera existir mayor humedad en el
subsuelo a una profundidad no muy grande. Por este motivo, se procedió a la
adquisición de datos, con la antena de 500 MHz, en un par de perfiles externos al
templo. Uno de ellos transcurre a lo largo el muro dañado (perfil P13 en la figura
13.2) por una calle paralela a la iglesia, y otro es perpendicular al primero (perfil
P14 en la misma figura). La fotografía de la figura 13.6.c corresponde a los
620 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

trabajos de adquisición de datos a lo largo del perfil P13. En la figura 13.12 se


incluye un segmento de uno de los registros obtenidos en el perfil P13; el rango es
de 13.12 es de 58 ns, y su longitud horizontal es de unos 10 m.

Figura 13.12. Segmento de un registro obtenido en el perfil P13. La


separación entre las líneas verticales es de 1 m. La longitud total del
registro son 10 m.

En el radargrama de la figura 13.12 se pueden observar una serie de anomalías


superficiales, que se corresponden con los elementos del pavimento y con tuberías
y conducciones enterradas. Otras reflexiones pueden proceder de zonas de mayor
humedad, indicando la situación del antiguo canal. Un evento claro aparece a lo
largo de todo el perfil, a un tiempo doble de propagación de 34 ns (tiempo medido
desde el inicio de la onda reflejada en la superficie). Esta anomalía puede estar
ocasionada por la humedad residual que quedaría en la base de las antiguas
canalizaciones de riego, cegadas en la actualidad. En otros registros del subsuelo
obtenidos en zonas diferentes no se ha detectado esta anomalía. En la figura 13.13
se muestra un registro obtenido en la zona Sur de la iglesia, en el perfil P6. Las
diferencias entre las figuras 13.12 y 13.13 son claras. En la primera se distinguen
anomalías en la zona superficial, por debajo del asfalto de la calle y de las
conducciones enterradas, que se pueden asociar con zonas de alta humedad
debidas a las canalizaciones cegadas. En la segunda estas fuertes reflexiones
desaparecen. También desaparece la reflexión observada en el perfil P13 y que ha
sido asociada con la humedad residual de la base de las canalizaciones.

En el perfil P6 no se distingue ningún evento debido a reflexiones por encima de


poco más de 50 ns.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 621

Figura 13.13. Registro obtenido en el perfil P6, en la zona Sur de la


iglesia. El rango de este segmento es de 100 ns. La separación entre
líneas verticales es de 1 m. Los efectos observados a tiempos mayores
son ruido electrónico amplificado por la ganancia utilizada.

Para corroborar los resultados obtenidos con el perfil P13, se ha trazado el perfil
P14, perpendicular al primero. La figura 13.14 es un segmento del radargrama
obtenido. Se observa con claridad una anomalía importante en la zona
correspondiente al cruce entre los dos perfiles. El análisis conjunto de estos dos
registros permite establecer que el muro Este de la iglesia está construido muy
cerca de un antiguo canal que transcurre paralelamente al mismo. El canal es de
una anchura aproximada de 1 m y se localiza a una profundidad de unos 1.6 m.
Para determinar la profundidad, se ha considerado un tiempo doble de
propagación de la onda entre la superficie y la base del canal de 33 ns y una
permitividad relativa del subsuelo de 9 (velocidad de 10 cm/ns).
622 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

Figura 13.14. Registro obtenido en el perfil P14 (figura 13.2), cruzando


el perfil P13. La situación de las anomalías producidas en la reflexión
de la humedad en la canalización cegada puede distinguirse en la zona
central del registro.

13.4.3. Caracterización del medio: velocidad y penetración.

Una vez realizado el diagnóstico de la lesión y localizada la causa probable se


considera importante analizar las propiedades de propagación de las ondas
electromagnéticas del subsuelo de la zona. Este esfuerzo adicional permite una
mayor precisión, afinando los resultados obtenidos, y disponer de las constantes
típicas de velocidad y penetración nominal en suelos de características similares.

Velocidad.

Datos de sondeos geotécnicos han permitido conocer los materiales del subsuelo.
Estos materiales son similares a los utilizados en los ensayos con suelos de cultivo
(recogidos en una zona próxima), que se han explicado en el capítulo 10. Por otra
parte, consideraciones de tipo empírico y teórico (capítulo 6) permiten estimar
tanto la velocidad como la profundidad nominal de penetración con el georradar
utilizado.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 623

Se ha tenido acceso a datos de dos sondeos mecánicos próximos a la iglesia. El


primero1 situado a poca distancia, al NE de la iglesia. El segundo2 en la zona SO
de la iglesia, algo más apartado que el anterior, pero todavía situado en el mismo
entorno geológico que el edificio estudiado.

En los dos sondeos se observa una primera capa de rellenos, cuyos materiales
predominantes son arenas y limos arcillosos, con restos de rellenos modernos y
algunos cantos y gravas. La potencia de esta capa oscila entre 1.20 y 2.40 m en el
primer sondeo y es de 1.80 m en el segundo. Por debajo de este nivel, en el primer
sondeo se observa una capa de limos arcillosos que alcanza un espesor variable
entre 2,20 y 6.10 metros y finalizan en la base de la capa como limos arenosos.
Por debajo de este estrato existen unos paquetes de gravas de poca potencia y de
espesor variable. En el segundo sondeo se observan en esta capa algunas gravas
arenosas junto con los limos, siendo su espesor, también variable, comprendido
entre 1.80 y los 5.10 metros. Por debajo de estos niveles, en los dos sondeos se
detectan capas de arcillas.

Una constante dieléctrica relativa razonable para los materiales que aparecen en
estos perfiles geotécnicos se sitúa entre 12 y 15 (tabla 6.3 y capítulo 10), que
corresponde con una velocidad de 8.7 y 7.7 cm/ns, respectivamente. Con esta
consideración, las reflexiones observadas en el registro de la figura 13.12 a 12.2 ns
y a 34 ns que pueden constituir la parte superior y el fondo del canal
respectivamente se han ocasionado en anomalías situadas a 53 y 148 cm
respectivamente si la velocidad es de 8.7 cm/ns y a 47 y 131 cm si v=7.7 cm/ns. A
los 49 ns se observa una reflexión, de menor amplitud, que corresponde a una
discontinuidad situada a 2 m aproximadamente y que se interpreta como el
contacto geológico entre la primera y la segunda capa identificadas en los sondeos.
En la tabla 13.2 se resumen estos datos para mayor claridad. Las reflexiones
caóticas observadas por encima de la línea de inicio del canal son consistentes con
una zona superficial de relleno heterogénea, en la que probablemente haya
también obra y conducciones de servicios (tuberías de agua, cableado, etc.).

1
Sondeo realizado cerca del barranco de Xiva, que atraviesa el pueblo, concretamente en la calle Covadonga,
dentro del marco de la investigación geotécnica del subsuelo de un solar sito en la plaza Blasco Ibáñez
realizado por Prodein Mecánica del Suelo, S.L., a petición de Construcciones Serrano, S.A.
2
Sondeo realizado en la calle Valencia esquina calle San Juan Bosco por Sondeos Estructuras y Geotecnia,
S.A. como estudio de un solar para la construcción de un edificio.
624 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

h para t=12.2 ns h para t=34 ns h para t=49 ns


εr v (cm/ns)
(cm) (cm) (cm)
12 8.7 53 148 213
15 7.7 47 131 191

Tabla 13.1. Velocidad de propagación de la onda y profundidad calculada para los


reflectores más característicos del radargrama de la figura 13.12, identificados a
partir de su tiempo doble de propagación, para los dos valores extremos de la
permitividad que se pueden asociar con los materiales del medio.

Penetración.

En los registros de la antena de 500 MHz se observa que la señal se atenúa y deja
de ser operativa a los 60 ns aproximadamente, que corresponde a una
profundidad3 cercana a los 2.5 m.

Para estimar la penetración nominal se ha supuesto un pulso ideal de longitud 2 ns


y de frecuencia 500 MHz, considerando que las pérdidas que dominan son las de
expansión geométrica y las de absorción. En el primer caso, se supone que la
disminución de la amplitud es inversamente proporcional a la distancia.

Con estas hipótesis se calcula el factor de atenuación por absorción (ecuación


4.11) que resulta de 0.54 m-1 y de 0.5 m-1 para las permitividades de 12 y 15,
respectivamente. A partir de estos factores se obtiene la profundidad nominal de
penetración, que es de 1.84 m y de 2 m, respectivamente para las permitividades
de 12 y 15, resultados que están de acuerdo con los valores hallados por Cook
(1975) para materiales arcillosos (figura 6.17) de baja conductividad (≈10 mS/m)
y permitividad entre 12 y 15 (figura 4.4). Estos resultados se resumen en la tabla
13.3.

Finalmente, se analiza la amplitud relativa a la amplitud inicial, A0, que se tiene


cuando la señal alcanza la mayor profundidad analizada (60 ns de tiempo doble de
penetración) teniendo en cuenta los dos efectos de atenuación. En este caso, para
una permitividad de 12 se tiene que la amplitud es un 29% de A0, y para una
permitividad de 15 A es un 32% de A0.

3
Si se utiliza una permitividad entre 12 y 15 y una conductividad de 10mS/m (tabla 6.3), las
velocidades son de 8.7 y 7.7 cm/ns, resultando las profundidades de 2.6 y 2.3 m, respectivamente.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 625

εr α (m-1) d (m) A/A0 A (%A0)


12 0.54 1.84 0.29 29%
15 0.5 2 0.32 32%

Tabla 13.3. Factor de atenuación (α α), penetración nominal (d) y relación entre la
amplitud de la señal que alcanza la discontinuidad situada a 60 ns de tiempo doble
de propagación respecto la amplitud inicial de la onda.

13.5. Catedral de Valencia.

La aparición de manchas de humedad (eflorescencias) en las losas de mármol de la


Catedral de Valencia es un problema antiguo. En los archivos de la Catedral
existen documentos con proyectos de desecación del templo, entre los que destaca
un plano de principios del siglo XX (Gavara, 1997) (figura 13.15).

Figura 13.15. Plano de un proyecto de desecación de la Catedral del


año 1925 (Gavara, 1997).

La causa de estos problemas de humedad puede hallarse en un nivel freático muy


superficial en esa zona, formada por materiales aluviales (gravas, arenas y arcillas
de estratigrafía variable), aunque no se pueden descartar otras explicaciones como
la climatología, cursos de agua o canalizaciones deficientes.
626 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

Las eflorescencias se producen por la existencia de sales en disolución en el agua


que provoca la humedad. Este agua transporta las sales hasta la superficie de
secado, que en este caso es la superficie superior del pavimento, donde cristalizan.
Esta cristalización puede tener lugar tanto en el exterior del material como en su
interior. En el primer caso se observan únicamente manchas en la coloración de
los elementos del pavimento, mientras que en el segundo (formación de
criptoeflorescencias) puede producirse un serio daño debido a su elevado poder
expansivo (Lasheras, 1991). En el caso del pavimento de la Catedral, las
eflorescencias aparecían sobre algunas de las losas y en mayor medida en las
junturas.

En este apartado, se presenta la comparación de registros adquiridos en zonas sin


problemas de humedad con otros adquiridos en áreas con eflorescencias
particularmente visibles. El objetivo es complementar más el análisis de registros
de radar de subsuelo cuando hay variación en las condiciones de humedad del
medio.

La antena utilizada es la de 500 MHz con un rango de exploración de 10 ns.

Además de diferenciación en las velocidades de propagación en medios secos y


húmedos, se espera encontrar un mayor coeficiente de reflexión en el caso de la
existencia de humedad y la existencia de reflexiones en el contacto entre zonas
húmedas y zonas secas.

El suelo de la Catedral está formado por losas de mármol en la superficie,


soportadas sobre otras losas de hormigón de mayor espesor. El pavimento actual
no es el primitivo.

En la figura 13.16 se presenta una fotografía de una zona del pavimento estudiada.
Se pueden ver las losas de mármol y eflorescencias sobre el mármol negro. En la
figura 13.17 se presentan dos radargramas. El primero (a) corresponde a un área
con eflorescencias. El segundo (b) corresponde a una zona sin manchas de
humedad visibles.
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 627

En el primer registro (a) se observa una primera reflexión que corresponde a la


superficie del medio; a unos 2.2 ns de esta primera, se observa la reflexión en el
contacto entre la losa y la base; a unos 5.2 ns se observa la reflexión en el contacto
entre la base y los materiales subyacentes. En el segundo registro (b) la reflexión
en el contacto entre losa y base se produce 1.5 ns, y en el contacto entre la segunda
y el suelo a 3.7 ns. Estas diferencias de tiempos se deben al mayor contenido de
agua en la zona húmeda.

A cada una de estas zonas se le aplica la ecuación 7.3 considerando que la


distancia al contacto que produce la reflexión es la misma en los dos casos, x.
Entonces, la velocidad en la zona húmeda, vA y la velocidad en la zona seca vA’
son:

x
vA =
1.1
(13.2)
x
v A' =
0.8

Figura 13.16. Pavimento de mármol de la Catedral de Valencia. Puede


verse una zona con eflorescencias. Perfil realizado con la antena 3101
de GSSI.

Se tiene, por lo tanto una relación entre la velocidad de propagación en la zona


dañada sana:
628 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

v A'
= 1.43 (13.3)
vA

A partir de la ecuación 7.1 se puede expresar esta relación en función de las


permitividades efectivas:

2
ε A  v A' 
=  = 2.04 (13.4)
ε A '  v A 

Con esta expresión y un modelo matemático que relacione la permitividad con la


porosidad y la saturación, considerando que en materiales del mismo tipo la
porosidad es fija, se puede estimar la saturación de las distintas áreas en función
de la saturación de una zona conocida tomada como patrón.

Para obtener una relación entre la saturación de las dos zonas se puede utilizar la
expresión 13.1. Esta expresión se puede escribir también en función de la
velocidad de propagación, asociando la velocidad v- a la zona con una menor
saturación y, por lo tanto, a la permitividad efectiva ε-, y la velocidad v+ a la zona
con una mayor saturación (de permitividad efectiva ε+).

Partiendo de la expresión 6.8 también es posible llegar a otra relación entre la


porosidad (φ), la saturación (Sa) y el cociente entre las velocidades:

v + φ (1 + 8S a − − ε m ) + ε m
= (13.5)
v − φ (1 + 8S a + − ε m ) + ε m

Analizando la segunda reflexión, el tiempo doble de propagación en la segunda


losa ha sido de unos 3 ns en la zona de eflorescencias y de 2.2 ns en la zona sin
eflorescencias. Ahora, la relación de velocidades es:

v B'
= 1.37 (13.6)
vB

Es decir, que el cociente entre la permitividad de cada una de estas dos zonas es:
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 629

εB
= 1.88 (13.7)
ε B'

Donde tanto vB como εB son la velocidad y la permitividad en la zona de


eflorescencias, y vB’ y εB’ son la velocidad y la permitividad en la zona sin
eflorescencias.

Figura 13.17. Radargramas obtenidos los perfiles para analizar la


humedad del suelo de la Catedral de Valencia. a) Registro obtenido en
una zona en la que se observan eflorescencias. b) Registro obtenido en
una zona seca.

La interpretación del registro de la figura 13.17 que se presenta en la figura 13.18


ha sido realizada considerando el espesor de las losas fijo en las dos zonas, siendo
la velocidad el único parámetro variable.

Considerando estos resultados, si el primer material tiene un espesor de 10 cm y el


segundo de 15 cm, se obtiene que (Pérez Gracia et al, 2000): en la zona húmeda,
la velocidad de propagación en el primer material es de 9 cm/ns y en la zona seca
de 13 cm/ns. Para las losas de hormigón, en la zona seca la velocidad es de 14
cm/ns y en la zona húmeda de 10 cm/ns. El material más superficial presenta una
permitividad efectiva cercana a 11 en la zona húmeda y de 5.3 en la seca. Las
630 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

losas de hormigón tienen una permitividad efectiva de 9 en la zona húmeda y de 5


en la zona seca. Estos valores hipotéticos son compatibles con las proporciones
calculadas con anterioridad, tanto para las velocidades como para las
permitividades.

Figura 13.18. Esquema que muestra la interpretación del los


radargramas de la figura 13.17. La relación entre velocidades en la zona
A es: vA/va’=1.43, y en la zona B: vB/vaB’=1.37. La relación entre
permitividades es: ε A/εεa’=2.04 en la zona A, y ε B/εεB’=1.88 en la zona B.

13.6. Conclusiones.

A partir de los dos ejemplos analizados se ha concluido que el radar de subsuelo


es un método con el que se pueden analizar estas lesiones. Permite localizar las
zonas dañadas, estimar su extensión y, en ocasiones, localizar algunas posibles
causas del problema:

• El radar de subsuelo se presenta como una herramienta útil para el análisis


de este tipo de problemas. Puede utilizarse sin dañar las edificaciones y sin
Radar de subsuelo. Evaluación para aplicaciones en arqueología y en patrimonio histórico-artístico. 631

alterar su uso habitual. Los registros permiten diferenciar entre zonas


dañadas de zonas sanas.

• Permite estimar la extensión de los daños a partir de los cambios


observados en la velocidad de propagación.

• Se puede analizar las diferencias de saturación entre las zonas secas y las
húmedas, en función de la porosidad del muro.

Además de estas conclusiones generales, en cada uno de los dos casos analizados
se ha llegado a resultados particulares.

Iglesia de San Jorge.

En los trabajos efectuados en la iglesia de San Jorge de Paiporta se han alcanzado


los siguientes resultados:

• La zona del muro Este de la iglesia es la más afectada por la humedad. Se


pueden observar a simple vista despegues del yeso que recubre las paredes,
producidos por este problema, así como eflorescencias en las losas de
mármol del zócalo. En los radargramas este problema queda reflejado en
las anomalías detectadas.

• Los registros obtenidos en el mencionado muro permiten delimitar el


alcance del problema. La humedad afecta a las paredes desde el suelo hasta
una altura de poco más de 0.5 m. Los radargramas presentan dos zonas
claramente diferenciadas. En las dos puede verse una anomalía
correspondiente con la reflexión en la parte posterior del muro (contacto
aire-muro). Esta anomalía presenta una gran diferencia en tiempos dobles
de propagación. La zona en la que dichos tiempos son mayores, se ha
asociado con el sector afectado por una mayor presencia de humedad ya
que, tal como se ha podido ver en los capítulos 6 y 10, la mayor presencia
de agua en un medio implica una menor velocidad promedio de
propagación. La realización de varios perfiles paralelos también ha
permitido determinar la longitud del sector del muro lesionado.
632 Capítulo 13. Lesiones de edificios: humedad.
Iglesia de San Jorge de Paiporta y Catedral de Valencia.

• Se han calculado las velocidades promedio de propagación en las dos


zonas (lesionada y sana) conociendo el grosor de la pared. En el caso de la
zona no afectada se ha estimado una permitividad efectiva de 9.5, mientras
que en la zona lesionada la permitividad efectiva estimada ha sido de 6.

• Este contraste entre permitividades ha permitido realizar una estimación


del incremento de humedad que existe entre los dos sectores, dependiendo
de la porosidad del muro.

• Un análisis del subsuelo en las proximidades del muro Este ha


proporcionado registros en los que se observa una fuerte anomalía próxima
a la zona de mayores lesiones. Este contraste puede estar producido por la
mayor humedad existente en una zona donde antaño existió un canal que
fue cegado cuando se transformó un antiguo terreno de huertas en zona
edificable.

• Un análisis de la atenuación esperada tras estimar las velocidades de


propagación, las permitividades efectivas y la conductividad, permite
analizar la profundidad pelicular de penetración.

Catedral de Valencia.

Los trabajos realizados en la Catedral de Valencia proporcionan los siguientes


resultados:

• Los registros obtenidos en regiones afectadas por problemas de humedad,


comparados con los obtenidos en sectores sanos muestran diferencias
importantes en los tiempos dobles de propagación.

• Se han calculado las relaciones entre la velocidad promedio de


propagación de las zonas afectadas y la de las zonas sanas. También se han
obtenido estas relaciones para las permitividades efectivas.