You are on page 1of 3

DIVORCIO POR CAUSAL.

Lima, primero de junio del dos mil cinco.-

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPUBLICA; vista la


causa número quinientos cincuenta – dos mil cuatro, con los acompañados, en Audiencia
Pública de la fecha, producida la votación de acuerdo a ley; emite la siguiente sentencia:
MATERIA DEL RECURSO: Se trata del recurso de casación interpuesto por doña Maribel
Asunción Valderrama Contreras contra la sentencia de vista de fojas ciento veintinueve, su
fecha treinta de diciembre del dos mil tres, emitida por la Sala Civil de Chimbote, que
confirmando la sentencia apelada de fojas noventinueve, su fecha veintiocho de agosto del dos
mil tres, declara Fundada la demanda de divorcio por la causal de adulterio, y en consecuencia,
disuelto el vínculo matrimonial contraído por Carlos Luis Lezcano Flores con doña María
Asunción Valderrama Contreras ante la Municipalidad Provincial del Santa-Chimbote el día
dieciocho de mayo de mil novecientos ochentiocho, por fenecido el régimen patrimonial.
perdiendo los cónyuges el derecho a heredar entre sí, y de acudirse con alimentos, así como la
pérdida por parte de la demandada de los gananciales que procedan de los bienes del otro
cónyuge; e integrándola fija un régimen de visitas del padre hacia el menor hijo Michael
Jonathan Lezcano Valderrama; con lo demás que contiene;

FUNDAMENTOS DEL RECURSO: Esta Sala mediante resolución de fecha catorce de abril del dos
mil cuatro, ha estimado procedente el recurso de casación por la causal prevista en el inciso
primero del artículo trescientos ochentiséis del Código Procesal Civil, respecto de la denuncia
de interpretación errónea del artículo trescientos treintinueve del Código Civil, al sostenerse
que el demandante tomó conocimiento de las relaciones extramatrimoniales en el proceso de
alimentos seguido en mil novecientos noventitrés con la recurrente, siendo la correcta
interpretación de la norma acotada que ha caducado la acción de divorcio por la causal de
adulterio al transcurrir más de seis meses del conocimiento de la causal; Y

CONSIDERANDO:

Primero, Que, el artículo trescientos treintinueve del Código Civil, regula el plazo de caducidad
para las causales de separación de cuerpos, estableciendo que la acción basada en el artículo
trescientos treintitrés incisos primero, tercero, noveno, décimo, caduca a los seis meses de
conocida la causa por el ofendido, y en todo caso, a los cinco años de producida; la que se
funda en los incisos segundo y cuarto, caduca a los seis meses de producida la causa; en los
demás casos, la acción está expedita mientras subsistan los hechos que lo motivan;

Segundo: Que, conforme al artículo trescientos cincuenticinco dei Código Civil, son aplicables
al divorcio las reglas contenidas en los artículos trescientos treinticuatro a trescientos
cuarentinueve del citado Código, en cuanto sean pertinentes, lo que incluye el artículo
trescientos treintinueve referido al plazo de caducidad;

Tercero: Que, el divorcio por la causal de adulterio a que se refiere el artículo trescientos
treintitrés inciso primero del Código Civil, modificado por la Ley número veintisiete mil
cuatrocientos noventicinco, procede cuando uno de los cónyuges tiene relaciones sexuales con
un tercero, requiriéndose que se acredite la existencia de cópula sexual; siendo que conforme
a lo dispuesto en el artículo trescientos treintiséis del Código Civil, no puede interponerse la
acción basada en la causal de adulterio si el ofendido lo provocó, consintió o perdonó,
precisando la norma acotada que la cohabitación posterior al conocimiento del adulterio
impide iniciar o proseguir la acción;

Cuarto.- Que, conforme ha quedado establecido como conclusión fáctica en el caso sub
materia, la misma demandada ha reconocido en su declaración de parte que hubo
reconciliación con su cónyuge viviendo juntos hasta el año de mil novecientos noventinueve,
según lo ha apreciado el Juez de la causa en la sentencia apelada; sin embargo no ha
acreditado que su cónyuge hubiera consentido o perdonado las relaciones extramatrimoniales
habidas con posterioridad, no habiendo acreditado que hubiera conocido el nacimiento de su
hijo extramatrimonial acaecido con fecha veintidós de febrero del dos mil, para que resulte de
aplicación el plazo de seis meses a que se refiere el artículo trescientos treintinueve del Código
Civil, por lo que en ese sentido resulta de aplicación el plazo de cinco años de producida la
causa a que se refiere la norma acotada, plazo que no aparece que hubiera transcurrido si se
tiene en cuenta que el menor producto de la relación extramatrimonial nació el veintidós de
febrero dei dos mil y la demanda fue interpuesta con fecha veintitrés de julio del dos mil dos;

Quinto: Que, la demandada tenía la carga de prueba de acreditar que su cónyuge accionante
había conocido con anterioridad la relación extramatrimonial y el nacimiento de su menor hijo,
a fin de que resulte de aplicación el plazo de caducidad de seis meses a que se refiere el
artículo trescientos treintinueve del Código Civil, ello en concordancia con el artículo ciento
noventiséis del Código Procesal Civil, en cuanto establece que salvo disposición legal diferente,
la carga de probar corresponde a quien afirma hechos que configuran su pretensión, o a quien
los contradice alegando nuevos hechos;

Sexto,.-Que, en consecuencia, al haberse considerado en el presente caso que no ha operado


el plazo de caducidad para la interposición de la demanda de divorcio por la causal de
adulterio, no se ha incurrido en la causal de interpretación errónea de la norma contenida en
el artículo trescientos treintinueve del Código Civil, por lo que el recurso de casación deviene
en infundado a tenor de lo previsto en el artículo trescientos noventisiete del Código Procesal
Civil, tanto más cuando lo que se pretende cuestionar son las conclusiones fácticas
establecidas por las instancias de mérito lo que no corresponde en vía de casación, por cuanto
el citado recurso versa sobre cuestiones de derecho conforme a sus fines descritos en el
artículo trescientos ochenticuatro del Código Procesal citado;
Sétimo.- Que, finalmente, debe exonerarse a la recurrente de los gastos del recurso al gozar de
auxilio judicial, sin perjuicio del pago de la multa respectiva a que se refiere el artículo
cuatrocientos veinte del Código Procesal Civil, que establece que la multa constituye un
ingreso propio del Poder Judicial y en ningún caso procede su exoneración; Por tales razones;
declararon: INFUNDADO el Recurso de Casación interpuesto por doña Maribel Asunción
Valderrama Contreras, en consecuencia, NO CASARON la sentencia de vista de fojas ciento
veintinueve, su fecha treinta de diciembre del dos mil tres; CONDENARON a la impugnante
solamente al pago de la multa de dos Unidades de Referencia Procesal; DISPUSIERON la
publicación de la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por Carlos
Luis Lezcano Flores, sobre divorcio por causal; y los devolvieron.- SS. ROMAN SANTISTEBAN,
TiCONA POSTIGO, SANTOS PEÑA, PALOMINO GARCIA, CAPUÑAY CHAVEZ C-48019