You are on page 1of 26

FACULTAD DE INGENIERÍA

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRÓNOMA

CURSO:
QUÍMICA GENERAL

MONOGRAFÍA
“USO DEL YESO AGRÍCOLA COMO MEJORADOR DE SUELOS ÁCIDOS”

AUTORES:
RAMOS LÓPE UBER
LOYOLA CANO BRENDA
PAREDES JARAMILLO ROBERTO
CRUZADO LEÓN FRANK
PRÍNCIPE PAREJA BRYAN

ASESORA:
DORIESMITH OLIVARES PEÑA

CHIMBOTE - PERÚ
2018

1
AGRADECIMIENTO
Expresar mi agradecimiento en primer lugar a Dios
por permitirme estar con vida y así desarrollarme
personal y profesionalmente en bien de la sociedad.
Agradezco a mi madre y hermanos por el apoyo que
me brindan día a día para seguir con mis estudios
profesionales. Agradezco también a la Universidad
Nacional del Santa por ser mi Alma máter.
A la Facultad de Ingeniería y su Escuela Académica
Profesional de Ingeniería Agrónoma por darnos la
enseñanza básica para nuestra vida profesional y sin
duda la mejor carrera de todas.
Asimismo, un sincero agradecimiento a la profesora
Doriesmith Olivares Peña por su orientación y
atención a mis consultas y por las sugerencias
recibidas.

2
DEDICATORIA
A mis queridos padres por su confianza y
apoyo incondicional.
A mi docente la profesora Doriesmith Olivares
Peña del curso Química general por su asesoría
en el desarrollo de este trabajo monográfico.
A nuestros compañeros de aula, aunque a
veces no nos entendamos, pero igual nos
mantenemos unidos, luchando cada día para
cumplir nuestras metas y ser el orgullo de
nuestros padres.

3
Contenido
INTRODUCCIÓN.................................................................................................................................. 5
CAPÍTULO I: BASES TEÓRICAS SOBRE EL YESO AGRÍCOLA Y SUELO ÁCIDO ............. 6
1.1 ¿QUÉ ES EL SUELO? ................................................................................................................ 7
1.2. ENMIENDA AGRÍCOLA .......................................................................................................... 7
1.3. YESO AGRÍCOLA .................................................................................................................... 7
BENEFICIOS DEL YESO COMO ENMIENDA AGRÍCOLA ................................................ 8
1.4. EL CALCIO EN EL SUELO .................................................................................................... 9
1.5. EL ASUFRE EN EL SUELO .............................................................................................. 10
1.6. PROPIEDADES QUÍMICAS DEL SUELO ...................................................................... 11
Fertilidad ....................................................................................................................................... 12
Materia orgánica .......................................................................................................................... 12
1.7. LA REACCIÓN QUÍMICA DEL SUELO: EL PH .......................................................... 12
¿Qué significa el pH? ................................................................................................................... 13
¿Cómo se mide el pH?.................................................................................................................. 13
Los suelos ácido-sulfáticos de agua dulce ................................................................................... 14
Como identificar un suelo ácido-sulfático potencial ................................................................. 14
1.8. SUELO ÁCIDO .................................................................................................................... 15
CAPÍTULO II: BENEFICIOS DEL YESO Y DOSIS DE APLICACIÓN..................................... 17
2.1. BENEFICIOS DEL YESO AGRÍCOLA EN SUELOS ACIDOS ........................................ 18
2.2. DOSIS Y APLICACIÓN DE YESO ........................................................................................ 19
2.3. FORMAS Y MOMENTO DE APLICACIÓN DEL YESO AGRÍCOLA ........................... 20
2.4. CONDICIONES PARA QUE SE NEUTRALICE LA ACIDEZ .......................................... 20
CONCLUSIONES ................................................................................................................................ 21
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ............................................................................................... 22
ANEXOS .................................................................................................................................................. 22

4
INTRODUCCIÓN
La presente monografía titulada “Uso del yeso agrícola como mejorador de suelos ácidos”, fue
realizada para el curso de Química General, dentro del marco del cumplimiento de los
lineamientos de investigación formativa de la Universidad Nacional del Santa.

La aplicación de enmiendas es una estrategia importante para la mejora de las propiedades de


los suelos, lo cual ayuda al aumento de la fertilidad del mismo y la producción de mejores
cosechas. Por otro lado, son muy graves los daños que se ocasionan al suelo cuando no se hacen
prácticas de manejo adecuadas durante un proceso de producción. Una de las propiedades más
afectadas es el pH del suelo, como se sabe, esta propiedad es de suma importancia para la
adaptación de cultivos, pues define en gran medida el adecuado crecimiento y desarrollo de los
cultivos. En este sentido, la acidez del suelo es uno de los problemas más frecuentes en los
suelos agrícolas, en particular en zonas de alta precipitación como las tropicales y subtropicales.

El presente informe monográfico será de mucha importancia para nuestra carrera profesional ya
que de esta manera obtendremos los conocimientos básicos sobre el Uso del yeso agrícola como
mejorador de suelos ácidos. Basándonos en este caso en el CAPÍTULO I: definiciones de
enmienda agrícola, yeso agrícola, el calcio y el azufre, las propiedades químicas del suelo, el
pH del suelo y suelos ácidos, y en el CAPÍTULO II: beneficios del yeso en suelos ácidos, dosis
y aplicación de yeso y formas y momento de aplicación del yeso agrícola.

Esperamos que el presente trabajo de investigación sea de su agrado y que cumpla con cada una
de sus expectativas de los lectores.

5
CAPÍTULO I: BASES
TEÓRICAS SOBRE EL
YESO AGRÍCOLA Y
SUELO ÁCIDO

6
1.1 ¿QUÉ ES EL SUELO?
El suelo es una mezcla compleja de organismos vivos, materia orgánica, minerales, agua y aire.
Tome un puñado de tierra y obsérvelo detenidamente. Verá que es una mezcla de pequeñas
partículas de muchos tipos.

El suelo se compone de:

•Partículas orgánicas, de materias vegetales y animales, descompuestas que provienen de


plantas y animales vivos;

•Partículas minerales tales como arena, arcilla, piedras o grava que, alguna vez, fueron parte de
rocas mayores.

Según su textura, estructura y consistencia, los diversos tipos de suelos retienen mayor o menor
cantidad de agua y aire.

1.2. ENMIENDA AGRÍCOLA


Núñez Solís (2002) menciona que por enmiendas se definen todos aquellos materiales que se
incorporan al suelo con el objetivo de mejorar sus propiedades físicas, químicas o biológicas
(actividad de microorganismos). Dentro de este concepto, la aplicación de materia orgánica o
de fertilizantes más materia orgánica son también enmiendas, pero tradicionalmente el concepto
ha quedado restringido a las llamadas enmiendas químicas como el yeso, el azufre, y los
compuestos que contienes calcio (además del yeso) como el carbonato de calcio o de magnesio,
el óxido de calcio, etc. Estos materiales se aplican a los suelos con el objetivo de rehabilitar
suelos sódicos o salinos o para mejorar suelos ácidos al incrementar su saturación de bases y
subir el pH. (p. 100)

1.3. YESO AGRÍCOLA


Espinoza y Molina (1999) definen que el yeso agrícola o sulfato de calcio di-hidratado
(CaSO4·2H2O) es un producto natural que se encuentra en numerosos yacimientos en todo el
mundo, la mayoría de ellos provenientes de rocas de evaporitas sedimentarias. El yeso también
se obtiene como subproducto de los procesos industriales de la producción del ácido fosfórico,
en la fabricación de fertilizantes fosfatados como el superfosfato triple o los fosfatos amónicos.
A pesar de su poca solubilidad en agua, el yeso puede reaccionar a mediano plazo en los suelos

7
y constituir una fuente de Ca y S para los cultivos. Su composición varía de 17 a 20% Ca y de
14 a 18% de azufre (S). (p.36)

Según el Instituto para la Innovación Tecnológica en la Agricultura (Intagri, 2015) el yeso


agrícola es un mineral muy suave compuesto por sulfato de calcio di-hidratado (CaSO4·2H2O)
que ha sido utilizado por los agricultores desde hace mucho tiempo. Se aplicó ampliamente
como fertilizante en Europa en el siglo XVIII, incluso los griegos y los romanos lo utilizaron.
Más recientemente, el yeso se ha convertido en una enmienda del suelo que ha demostrado ser
capaz de recuperar suelos sódicos degradados y mejorar varias propiedades físicas del suelo. El
yeso puro está constituido por 79 % de sulfato de calcio y 21 % de agua. El sulfato de calcio
contiene 23.3 % de calcio (Ca) y 18.6 % de azufre (S); es moderadamente soluble en agua (2.5
g/L), aproximadamente 200 veces mayor que la cal agrícola. Esta característica de solubilidad
del yeso hace que el calcio sea más móvil que el calcio de la cal y le permite moverse con mayor
facilidad a través del perfil del suelo.

BENEFICIOS DEL YESO COMO ENMIENDA AGRÍCOLA


Intagri (2015), refiere que:

-El calcio reemplaza el sodio sostenido en los sitios de atascamiento de arcilla.

-Disminuye la expansión y agrietamiento del suelo asociado a las arcillas.

-Mejora los niveles de infiltración en suelos y también la conductividad hidráulica del suelo.

-Mejora el balance de la materia orgánica del suelo.

-Corrige la acidez del subsuelo.

-Mejora la eficiencia en el uso de agua.

-Hace posible el uso de riego con agua de baja calidad.

-Disminuye la erosión del suelo.

-Ayuda a las plantas a absorber nutrientes.

-Disminuye la toxicidad de metales pesados.

-Incrementa el aprovechamiento de enmiendas orgánicas.

8
-Disminuye la densidad del suelo.

-Mejora el ph de la zona suelo - raíz.

-Multiplica la absorción de otros fertilizantes.

1.4. EL CALCIO EN EL SUELO


Intagri (2015), refiere que:

-El calcio se encuentra en el suelo fundamentalmente en formas inorgánicas en cantidades que


van desde 0,1% al 25%, en tres tipos de componentes:

-Minerales: el calcio nativo se encuentra asociado a feldespatos, piroxenos, anfiboles, micas y


minerales arcillosos. Además en otros minerales como Calcita (CaCO3), Dolomita (MgCO3),
Yeso (SO4Ca 2H2O) y fosfatos de calcio.

-Ca2+ en el complejo de intercambio: debido a su carga y reducida hidratación el Ca es


adsorbido con mayor fuerza que el Mg, el K y el Na por lo que es común que el Ca2+ ocupe del
30 al 90% de la capacidad total de intercambio del suelo. Se considera que con menos del 20%
de la capacidad de intercambio catiónico (CIC) puede haber deficiencias de calcio, pero lo que
ocurre indirectamente es que aumenta la cantidad de Al3+ cambiable que es tóxico para las
plantas (Al: aluminio).

-El Ca2+ en la solución de suelo: la solución de suelo normalmente contiene abundante cantidad
de Ca2+. Este se mueve por flujo masal y se acumula en la superficie de las raíces. El Ca2+ se
pierde fácilmente por percolación en el proceso de acidificación de los suelos.

Intagri (2015), menciona las siguientes Características:

-El calcio (Ca) es absorbido por las plantas como catión: Ca+2

-El Ca+2, es acumulado por las plantas, especialmente en las hojas donde se deposita y es
inmovilizado.
-Es un elemento esencial para el crecimiento de meristemos.
-La fracción principal de este Ca+2 está en las paredes celulares o en las vacuolas y organelas.
-El Ca+2 tiene la función de impedir daños a la membrana celular, evitando el escape de
sustancias.-Retarda la senescencia y abscisión de hojas y granos.

9
1.5. EL ASUFRE EN EL SUELO
Intagri (2015), refiere que:

-El azufre (S) es absorbido por las plantas principalmente en la forma inorgánica como sulfato
SO42-, luego es reducido e incorporado a compuestos orgánicos.

-Gran parte del azufre funcional de la planta se reduce a las formas sulfhidrilo (-SH) o disulfuro
(-S-S-).

-En el ciclo del azufre en el ambiente, retorna al suelo en la forma orgánica, donde se mineraliza
por acción de los microorganismos antes de ser utilizado por las plantas superiores.

-El azufre se encuentra bajo las formas orgánicas de los aminoácidos azufrados, cisteína, cistina
y metionina.

Intagri (2015), indica las siguientes Características:

-En el suelo el 90 a 95% del azufre se encuentra en formas orgánicas. Combinado con el Carbono
y el Nitrógeno forma compuestos derivados de las proteínas provenientes de los residuos
vegetales, animales y microbianos.

-La mayor parte del S inorgánico se encuentra como SO42-(sulfato), solo en condiciones de
anaerobiosis se observan cantidades importantes de SH2 (ácido sulfhídrico) y FeS2 (disulfuro
ferroso).

-Los principales compuestos de reserva mineral de S son Yeso (SO4Ca 2H2O), la anhidrita
(CaSO4) y la Epsonita (MgSO4 7H2O)

-La dinámica del S en el suelo está gobernada por la oxidación y la reducción de sus compuestos,
producida por los microorganismos. En estas reacciones el S varía su estado de valencia de -2 a
+6.

-La evolución del S en el suelo es semejante a la del nitrógeno. Las plantas absorben el S
principalmente como SO42- pero también lo pueden obtener de la atmósfera como SO2
(anhídrido sulfuroso).

-La mineralización aeróbica de la materia orgánica libera sulfatos a la solución del suelo, pero
en condiciones de anoxia el producto final es SH2 que puede volatilizarse y perderse del sistema.

10
La mineralización - inmovilización está determinada por la relación C/N/S (normal 100/10/1),
la temperatura y humedad del suelo.

-En suelos con pH inferior a 6, en presencia de óxidos de Fe (hierro) y Al (aluminio) los sulfatos
son adsorbidos por las cargas positivas de estos minerales. En suelos con estas características y
que han perdido una importante cantidad de materia orgánica la dinámica la del S depende de
la adsorción-desorción sobre la fase sólida.

-Los residuos industriales contaminan la atmósfera con anhídrido sulfuroso que es aportado al
suelo con la lluvia. Las cantidades que ingresan al sistema son muy variadas 8-10 Kg. /ha. Año
en las zonas rurales y hasta más de 100 en las áreas industriales.

1.6. PROPIEDADES QUÍMICAS DEL SUELO

La meteorización del material de partida por el agua determina, en gran medida, la composición
química del suelo que por último se ha producido. Algunas sustancias químicas se Hxivian* en
las capas inferiores del suelo donde se acumulan, mientras que otras sustancias químicas, que
son menos solubles, quedan en las capas superiores del suelo. Las sustancias químicas que se
eliminan con más rapidez son los cloruros y los sulfatos, a los que siguen el calcio, el sodio, el
magnesio y el potasio.

Los silicatos y los óxidos del hierro y el aluminio se descomponen con mucha lentitud y apenas
se lixivian*. Cuando algunos de estos productos se ponen en contacto con el aire del suelo,
tienen lugar reacciones químicas como, en particular la oxidación, que provoca la formación de
sustancias químicas más solubles o más frágiles que las originales. En consecuencia, se aceleran
los procesos de meteorización, aumenta la lixiviación* de las sustancias químicas y se producen
otros cambios en la composición química del suelo.

Cuando los suelos anegados que contienen sulfuros ferruginosos (piritas) se exponen al aire,
como por ejemplo, durante la construcción de estanques, éstos pueden convertirse en suelos
ácido-sulfáticos de agua dulce, lo que provoca la oxidación de las piritas y la acidificación del
suelo. El agua del estanque puede entonces hacerse demasiado ácida para la piscicultura.

11
El aire presente en el suelo contiene también dióxido de carbono. Al combinarse con agua, ese
gas puede formar un ácido débil (ácido carbónico) que reacciona con algunas de las sustancias
químicas del suelo para formar otras.

Fertilidad
Esta propiedad del suelo está estrechamente relacionada con la cantidad disponible de
nutrimentos para las plantas.
Los elementos nutritivos que el cafeto requiere en mayor cantidad son: Nitrógeno, Fósforo y
Potasio.
El cafeto necesita en menor cantidad de Calcio - Magnesio, Azufre - Hierro, Zinc -
Manganeso, Boro – Cobre.
La carencia de alguno de estos nutrimentos afecta el normal crecimiento y desarrollo de la
plantación cafetera al igual que su producción potencial, tanto en calidad como en cantidad de
café.
Un suelo que presente mediana a baja fertilidad se puede mejorar con la aplicación de
fertilizantes.
En general, se puede decir que para el cultivo del cafeto son más importantes las buenas
condiciones físicas del suelo que su fertilidad natural.

Materia orgánica
Está representada por los residuos descompuestos de plantas y animales. La pulpa de café
descompuesta aporta materia orgánica a los suelos. La materia orgánica tiene mucha
importancia para obtener una alta productividad del cultivo. Influye en forma decisiva en el
mejoramiento de las condiciones físicas del suelo, favorece la retención de humedad y es el
principal sustrato para el desarrollo de pequeños organismos que la transforman en una gran
fuente de alimento para el cafeto. Los suelos buenos para cultivar café deben tener contenidos
de materia orgánica mayores al 8%.

1.7. LA REACCIÓN QUÍMICA DEL SUELO: EL PH


Juan José Ibáñez (2007) define que el pH del suelo aporta una información de suma importancia
en diversos ámbitos de la edafología. Uno de la más importante deriva del hecho de que las
plantas tan solo pueden absorber los minerales disueltos en el agua, mientras que la variación
del pH modifica el grado de solubilidad de los minerales. Por ejemplo, el aluminio y el

12
manganeso son más solubles en el agua edáfica a un pH bajo, y cuando tal hecho ocurre, pueden
ser absorbidos por las raíces, siendo tóxicos a ciertas concentraciones. Por el contrario,
determinadas sales minerales que son esenciales para el desarrollo de las plantas, tal como el
fosfato de calcio, son menos solubles a un pH alto, lo que tiene como resultado que bajo tales
condiciones sean menos disponibles con vistas a ser absorbidos y nutrir las plantas. Obviamente
en la naturaleza, existen especies vegetales adaptadas a ambientes extremadamente ácidos y
básicos. Empero las producciones agropecuarias suelen basarse en cultivares que soportan
ambientes iónicos de las soluciones del suelo menos extremos. En la práctica, resulta infrecuente
encontrar suelos con pH inferiores a 3,5 o superiores a 10.

¿Qué significa el pH?

Los suelos pueden tener una reacción ácida o alcalina, y algunas veces neutral. La medida de la
reacción química del suelo se expresa mediante su valor de pH. El valer de pH oscila de O a 14,
y el pH = 7 es el que indica que el suelo tiene una reacción neutra. Los valores inferiores a 7
indican acidez y los superiores a 7 alcalinidad. Mientras más distante esté la medida del punto
neutro, mayor será la acidez o la alcalinidad.

¿Cómo se mide el pH?

El método de mayor precisión para la determinación del pH del suelo es el que se realiza
mediante un contador eléctrico del pH, que ofrece una lectura directa del valor de pH cuando
los electrodos de vidrio se introducen en una solución que se obtiene mezclando una parte de la
muestra del suelo y dos partes de agua destilada. Los equipos de esa índole se pueden encontrar
en los laboratorios de análisis de suelos.

Como indicación general del pH del suelo, se pueden utilizar sobre el terreno el papel de tornasol
y los indicadores cromáticos. El papel de tornasol que adquiere un color rojo en condiciones
ácidas y azul en condiciones alcalinas es relativamente poco costoso y, por lo general, se puede
comprar en farmacia. Dicho papel se sumerge parcialmente en una suspensión de suelo que se
obtiene mezclando una parte de suelo y dos partes de agua destilada o, si fuese necesario, de
agua de lluvia pura recogida directamente en un recipiente limpio. También se pueden adquirir
equipos para ensayos de campo, incluidos diversos indicadores cromáticos. Como se indica en

13
las instrucciones, normalmente se mezcla una pequeña muestra de suelo con un poco de agua
destilada y una sustancia química, y se agregan varías gotas de un indicador cromático. El color
de la solución cambia y ese nuevo color se compara con un gráfico que compaña al equipe de
ensayo, a partir de lo cual se determina el valor de pH.

Los suelos ácido-sulfáticos de agua dulce


Para lograr buenas condiciones productivas, el valor del pH del suelo del estanque no debe ser
demasiado ácido ni demasiado alcalino. Es preferible que el pH esté dentro de la gama de 6,5 a
8,5. Los suelos que tienen un pH inferior a 5,5 son demasiado ácidos y los que tienen un pH
superior a 9,5 son demasiado alcalinos. Ambos casos requieren técnicas de ordenación
especiales que aumentan considerablemente el costo de la piscicultura. Este tema se tratará en
un próximo manual de la Colección FAO: Capacitación. Si el pH del suelo es inferior a 4 o
superior a 11, debe considerarse como un suelo no apto para la construcción de diques de
estanque o para su utilización como fondo de estanque.

Los suelos ácido-sulfáticos reales no son frecuentes. Se pueden identificar fácilmente en un


perfil de suelo si se tienen en cuenta dos características importantes:

 Su valor de pH es igual o inferior a 4.


 Generalmente abundan las manchas de color amarillo pálido (véanse las láminas en
color).

Los suelos ácido-sulfáticos potenciales son mucho más frecuentes (véase la página 25). Se
definen como material edáfico no consolidado y anegado, que se convertiría en ácido-sulfático
de someterse a drenaje y exponerse al aire. Su pH vana de 5 a 6 aproximadamente. Sin embargo,
la oxidación química y biológica provoca la acidificación del suelo y el pH Nega a 4 o incluso
menos en cuestión de pocos meses.

Como identificar un suelo ácido-sulfático potencial

Durante el levantamiento de suelos en el lugar del estanque es importante identificar el suelo


ácido-sulfático potencial. Entonces quizás se pueda planificar la construcción del estanque a fin
de no exponer al aire ese tipo de suelo y así evitar la fuerte acidificación de los diques y las
aguas del estanque. Este tema se tratará en un próximo manual de la Colección FAO:
Capacitación.

14
Para identificar un suelo ácido-sulfático potencial proceda de la forma siguiente:

 Tome un puñado de suelo para ser examinado;


 Humedezca la muestra si está seca;
 Amase la muestra húmeda hasta formar una torta de 1 cm de espesor;
 Introduzca la torta húmeda en una bolsa de material plástico y selle la bolsa;
 Un mes más tarde, mida el pH del suelo en la torta;
 Si el pH ha descendido a menos de 4, el suelo es ácido-sulfático potencial.

Nota: si se mantuviese sumergido, el suelo ácido-


sulfático potencial nunca Ilegaría a adquirir esa
propiedad. Es precisa mente la exposición al aire la
que propicia el cambio.

1.8. SUELO ÁCIDO


La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, define que los
suelos ácidos se refieren aquellos que contienen un pH de valor inferior a 5,5 durante la mayor
parte del año. Están asociados con un número de toxicidades (Aluminio) y deficiencias
(Molibdeno) y otras condiciones restringentes para las plantas. Una gran parte de los suelos
ácidos pertenecen a Acrisoles, Alisoles, Podzoles y sub grupos Dístricos de otros suelos. Un
caso extremo de un suelo ácido es un suelo con ácido sulfato (Fluvisoles Tiónicos y Cambisoles
Tiónicos).

Además, Huguet del Villar (1983) menciona que mayoritariamente los suelos de climas
húmedos, los efectos perjudiciales de la acidez no se manifiestan hasta valores de pH inferiores
a 5.5. Estos efectos aumentan gradualmente conforme baja el pH. El aluminio de arcillas llega
a ser inestable y se absorbe como Al3+ intercambiable. Las propiedades físicas afectadas son:
estructura poco estable (se debe a que Fe y Al son más solubles y a la falta de Ca; las arcillas y
el humus son de baja calidad), la porosidad y aireación se ven empeoradas. Las propiedades
químicas afectadas son: movilidad de elementos tóxicos (Al, Mn, y metales pesados al
encontrarse mayoritariamente disueltos), disponibilidad baja de nutrientes (Ca, Mg, Mo y P),
problemas de absorción de aniones (fosfatos, sulfatos, cloruros por parte de los hidróxidos, que

15
adquieren carga positiva a pH ácido). Las propiedades biológicas afectadas son: humificación
(baja descomposición de la materia orgánica debido a baja cantidad de bacterias capaces de
sobrevivir a estos suelos), ciclo del nitrógeno (las bacterias fijadoras de N y nitrificadoras tienen
dificultades de supervivencia conforme bajamos en el rango de pH), movilidad y absorción de
nutrientes se ve reducida en gran medida por la pérdida de lixiviación. (p.134)

Huguet del Villar (1983) indica los rangos de acidez siguientes: Ligeramente ácido (6.5-6.1)
con una máxima disponibilidad de nutrientes; Moderadamente ácido (6.0-6.5) intervalo
adecuado para la mayoría de los cultivos; Fuertemente ácido (5.5-5.1) con exceso de Co, Cu,
Fe, Mn, y Zn. Deficiencia de P y Mo que se precipita con Fe y Al, el N, Ca, Mg y K se pierden
por lixiviación, actividad bacteriana reducida notablemente y muy fuertemente ácido (5.0-4.5)
con posible toxicidad por Al (debido a la alta concentración por su facilidad para disolverse).
(p. 135)

16
CAPÍTULO II:
BENEFICIOS DEL YESO Y
DOSIS DE APLICACIÓN

17
2.1. BENEFICIOS DEL YESO AGRÍCOLA EN SUELOS ACIDOS
Intagri (2015), refiere que es bien conocido que la acidez del suelo tiene efectos perjudiciales
en el crecimiento de las plantas, en particular los altos niveles de aluminio intercambiable (Al3+)
que incrementan cuando el pH del suelo disminuye. La acidez del subsuelo impide que las raíces
exploten los nutrientes y agua en los horizontes del subsuelo. Comúnmente la acidez se corrige
con la incorporación de cal agrícola, la cual actúa principalmente en la zona de incorporación,
mientras que las aplicaciones de yeso en la superficie del suelo pueden afectar las propiedades
físicas y químicas del suelo en la profundidad gracias a su mayor solubilidad. Cabe mencionar
que esta mejora en la respuesta del cultivo al uso de yeso en suelos ácidos no es debido a un
cambio en el pH, ya que el yeso es una sal neutra y no un agente de encalado. El efecto del yeso
para modificar el pH de la superficie o del subsuelo es relativamente modesto. Sin embargo, el
yeso puede mejorar las condiciones fitotóxicas derivadas del exceso de aluminio soluble por
reacción con Al3+, de modo que puede expulsarlo de la solución del suelo. Al reducir los efectos
tóxicos del aluminio las plantas son capaces de enraizar a mayor profundidad y se incrementa
la tasa de absorción de agua y nutrientes por las plantas. Esto es especialmente importante en la
estación seca de las zonas áridas.

En un estudio realizado en Brasil se encontró que las aplicaciones de yeso en la capa arable
disminuyeron significativamente la toxicidad por aluminio y propiciaron un sistema radical más
profundo en los cultivos de maíz, trigo, soya y sorgo. Por ejemplo, en maíz se encontraron raíces
por debajo de los 45 cm de profundidad, lo que significó un incremento en más del 600 % del
sistema de raíces. Además, se incrementaron los rendimientos en maíz, trigo y sorgo en un 45,
50 y 24 % respectivamente respecto al testigo.

De otro modo Intagri (2017), afirma que el yeso agrícola es un mineral común que se puede
utilizar como enmienda y fertilizante. Su composición varía de 17-20 % de Calcio (Ca) y de 14-
18 % de azufre (S). En el suelo, los productos finales de la disolución del yeso son Ca2+ y
SO42-, que participan en las reacciones de intercambio catiónico y aniónico, formación de
complejos iónicos y precipitados. Es importante mencionar que este compuesto no modifica el
pH del suelo ya que su valor neutralizante es cero, pero está muy bien documentado los
beneficios que tiene en la raíz, debido a que mejora el ambiente radicular, permitiendo el
adecuado crecimiento y desarrollo de las raíces de las plantas (fig.

18
Además de forma más general Intagri (2017), menciona que el yeso agrícola afecta diversos
procesos en el suelo, señalando los más documentados:

-Disminuye el nivel de aluminio intercambiable y su actividad.

-Reduce la saturación de aluminio en el complejo de intercambio del suelo.

-El calcio contenido en el yeso participa en los procesos de floculación de partículas,


principalmente arcillas, que permite la agregación y estructuración del suelo.

-Aporta calcio a los suelos, manteniendo las relaciones catiónicas en niveles idóneos.

-Aumenta la disponibilidad de nutrimentos como fósforo, potasio y calcio.

-Eleva la capacidad de Intercambio catiónico.

-Suministra calcio (Ca) y azufre (S) a las plantas.

2.2. DOSIS Y APLICACIÓN DE YESO


Intagri (2015), refiere que para hacer un uso eficiente del yeso con la finalidad de mejorar la
producción de cultivos, es necesario determinar la cantidad de yeso a incorporar. Las dosis a
utilizar estarán siempre definidas por los objetivos buscados y por la percepción de los
productores respecto al retorno de la inversión. El objetivo es reducir el PSI a un nivel de 5,
siempre que rebase este valor. Esto generara una mejor condición física del suelo y una mayor
productividad y rendimiento de los cultivos, así como una mejora en la eficiencia del uso de
fertilizantes. Es importante considerar los costos del transporte y aplicación del yeso. En suelos
claramente calcáreos, también se puede utilizar Ácido Sulfúrico, Poli sulfuro de Calcio o Azufre
elemental para eliminar el exceso de sodio. La elección del mejorador dependerá del costo del
mismo y de la distancia de acarreo, así como de los costos y riesgos en la aplicación. Las dosis
de yeso en suelos agrícolas en producción pueden variar de 1 a 5 ton/ha, mientras que en suelos
francamente sódicos e improductivos, éstas pueden llegar a varias decenas de toneladas de
yeso/ha. Es necesario el análisis del suelo de un laboratorio profesional y confiable, para definir
correctamente la dosis de yeso a aplicar.

19
2.3. FORMAS Y MOMENTO DE APLICACIÓN DEL YESO AGRÍCOLA
Para Intagri (2015), El método de aplicación dependerá de los fines buscados. Por lo general el
yeso puede aplicarse en forma sólida o disuelto en el agua de riego, siempre y cuando el polvo
sea lo suficientemente fino. Cuando se utilizan polvos o gránulos se pueden aplicar directamente
en la superficie del suelo utilizando esparcidoras. Debe evitarse la aplicación de yeso en polvo
cuando hay condiciones de fuertes vientos. Por otro lado, si la intención es llevar el yeso al
subsuelo tan rápido como sea posible y si hay necesidad de evitar y reducir erosión, el yeso debe
incorporarse con rastra inmediatamente después de su aplicación. El momento de aplicación
también se define según los beneficios buscados, aunque en realidad el yeso puede aplicarse en
cualquier época del año. Las aplicaciones de otoño normalmente son favorables en relación a
otras épocas, ya que los campos generalmente están más secos y permiten que el equipo de
dispersión del yeso pase a través del campo sin dañar el suelo, además da tiempo a que sucedan
todas las reacciones en el suelo de manera que las cosechas del próximo año pueden aprovechar
mejor la aplicación. En muchos casos la disolución del yeso en el agua de riego es una actividad
recurrida. Sin embargo, para que el yeso vaya adecuadamente en solución debe ser finamente
molido. Las aplicaciones de yeso mediante el agua de riego ofrecen varios beneficios, entre los
que están: 1. El aumento de la concentración de soluto del agua de riego para mejorar la
infiltración del agua en el suelo; 2. Disminución de la relación de absorción de sodio (RAS), de
manera que el agua no contribuye a la sodicidad del suelo; 3. Suministro de calcio soluble a los
cultivos frutales y otras plantas evitando problemas como pudrición apical en los tomates y bitter
pit en manzanos; y 6. Aumento en la uniformidad de la aplicación del yeso.

2.4. CONDICIONES PARA QUE SE NEUTRALICE LA ACIDEZ


Huguet del Villar (1983) asegura que las condiciones necesarias son:

-Debe mantenerse húmedo el suelo ya que esta reacción necesita agua porque no se realiza en
suelos secos.

-El material debe estar finamente molido.

-El material debe mezclarse con el suelo, para que la reacción sea lo más homogénea posible.
(p. 137)

20
CONCLUSIONES
El yeso agrícola no modifica el pH del suelo, sin embargo, su aplicación en suelos ácidos da un
efecto mejorador en el ambiente radicular de las plantas, sobre todo a nivel de subsuelo.

Por su parte, la aplicación de cal agrícola solo neutraliza la acidez del suelo en los sitios de
contacto con el suelo (importante incorporarla), y por lo regular las capas inferiores que
permanecen bajo condiciones de acidez. Al adicionarse yeso agrícola se promueven mejores
condiciones para el crecimiento de raíces y permite que estas alcancen mayor tamaño.

Con todo esto nos podemos dar cuenta que la química juega un papel importante en la carrera
de ingeniería agrónoma.

21
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Espinosa J. y Molina E. (1999). Acidez y encalado de los suelos. San José. Costa Rica.

Huguet del Villar E. (1983). Geo-Edafología: método universal de tipologías de los suelos como
base de su cartografía armónica. Barcelona. España. Universitat de Barcelona.

Instituto para la Innovación Tecnológica en la Agricultura (2015). Manual del uso del yeso

agrícola como mejorador de suelos. Recuperado de


https://www.intagri.com/articulos/suelos/beneficios-del-uso-de-yeso-agricola-en-suelos-
acidos

Ibáñez J. (2017). Un Universo invisible bajo nuestros pies. [Mensaje en un blog]. Recuperado de http:

//www.madrimasd.org/blogs/universo/2007/04/02/62776.

Núñez Solís J. (2002). Fundamentos de edafología. San José. Costa Rica. Universidad estatal a

distancia.

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Portal de suelos de


la FAO. Recuperado de http://www.fao.org/soils-portal/soil-management/manejo-de-
suelos-problematicos/suelos-acidos/es/

22
ANEXOS

Fig. 1. El yeso agrícola mejora el ambiente radicular


en suelos bajos condiciones de acidez.

23
PH del suelo

24
Uso de yeso agrícola en el cultivo de camote

25
26