You are on page 1of 4

La química orgánica es la química de los compuestos de carbono que contienen,

principalmente, carbono e hidrógeno. El elemento carbono tiene un papel especial en la


química, pues sus enlaces con otros átomos de carbono confieren un amplio arreglo de
moléculas. La diversidad de moléculas es tan grande, que encontramos compuestos
orgánicos en muchos productos comunes que usamos, como gasolina, medicinas,
champús, botellas de plástico y perfumes. Los alimentos que ingerimos se forman de
diferentes compuestos orgánicos que nos proporcionan combustible para energía y los
átomos de carbono necesarios para construir y reparar las células de nuestro cuerpo.

Aunque muchos compuestos orgánicos han sido formados por la naturaleza, los químicos
han sintetizado aún más. El algodón, la madera o la piel en tu ropa contienen compuestos
orgánicos naturales, mientras que materiales como poliéster, nylon o plástico se han
sintetizado a través de reacciones orgánicas. A veces es conveniente sintetizar una
molécula en el laboratorio, aun cuando también se encuentre en la naturaleza. Por
ejemplo, la vitamina C sintetizada en un laboratorio tiene la misma estructura que la
vitamina C de las naranjas o limones.

Compuestos orgánicos

A principios del siglo XIX, los científicos clasificaron los compuestos químicos como
inorgánicos y orgánicos. Un compuesto inorgánico era una sustancia compuesta de
minerales, y un compuesto orgánico era una sustancia que provenía de un organismo, de
ahí la palabra orgánico. Se creía que cierto tipo de "fuerza vital", que sólo se podía
encontrar en las células vivientes, se requería para sintetizar un compuesto orgánico. En
1828 se demostró que esta percepción era incorrecta, cuando el químico alemán Friedrick
Wöhler sintetizó urea, un producto del metabolismo de proteínas, al calentar un
compuesto inorgánico, cianato de amonio.

Ahora definimos la química orgánica como el estudio de los compuestos de carbono. Los
compuestos orgánicos por lo general son moléculas no polares, y las atracciones entre
ellas son débiles, lo que explica los bajos puntos de fusión y ebullición de la mayoría de
éstos. Por lo general, los compuestos orgánicos no son solubles en agua. Por ejemplo, el
aceite vegetal, que es una mezcla de compuestos orgánicos, no se disuelve en agua, sino
que flota en la superficie. Muchos compuestos orgánicos experimentan combustión y se
queman vigorosamente en el aire. Los compuestos orgánicos contienen C y H y también
pueden tener otros elementos no metálicos como O, S, N o Cl.
En contraste, muchos de los compuestos inorgánicos son iónicos, lo que conduce a altos
puntos de fusión y ebullición. Los compuestos inorgánicos que son iónicos o covalentes
polares generalmente son solubles en agua. La mayoría de las sustancias inorgánicas no
se queman en aire. La tabla 17.1 contrasta algunas de las propiedades asociadas con los
compuestos orgánicos e inorgánicos, como propano, C3H8, y cloruro de sodio, NaCl
Alcanos

Muchas de estas sustancias son conocidas porque tienen un uso muy extendido. El
metano es un componente importante del gas natural y se usa para calefacción doméstica
y en estufas de gas y calentadores de agua. El propano es el componente principal del
gas embotellado que se usa en las zonas donde no se dispone de gas natural. El butano
se utiliza en los encendedores desechables y en latas de combustible para estufas y
linternas de gas para acampar. La gasolina contiene alcanos de 5 a 12 átomos de
carbono por molécula.
Las fórmulas de alcanos que se muestran en la tabla 25.1 se han escrito en una notación
que se conoce como fórmula estructural condensada. Esta notación indica de qué modo
están enlazados los átomos unos con otros, pero no exige dibujar todos los enlaces. Por
ejemplo, la estructura de Lewis y las fórmulas estructurales condensadas del butano
(C4H10) son
Nomenclatura de alcanos

Los primeros nombres que se asignan a los isómeros estructurales de la figura 25.6 son
los llamados nombres comunes. El isómero en el que un grupo CH3 se ramifica de la
cadena principal se identifica como el isómero -iso (por ejemplo, isobutano). Sin embargo,
a medida que el número de isómeros crece se torna imposible hallar un prefijo idóneo
para denotar cada isómero. La necesidad de contar con un medio sistemático para
nombrar los compuestos orgánicos se reconoció muy pronto en la historia de la química
orgánica. En 1892 una organización llamada Unión Internacional de Química se reunió en
Ginebra, Suiza, con el propósito de formular reglas para nombrar sistemáticamente las
sustancias orgánicas. Desde entonces la tarea de actualizar las reglas para nombrar los
compuestos ha recaído en la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC, por
sus siglas en inglés). Los químicos de todo el mundo, cualquiera que sea su nacionalidad
o filiación política, se ajustan a un sistema común para asignar nombre a los compuestos.
Los nombres IUPAC de los isómeros de butano y pentano son los que se dan entre
paréntesis abajo de cada compuesto de la figura 25.6. Estos nombres, al igual que los de
otros compuestos orgánicos, comprenden tres partes:

Los pasos siguientes resumen los procedimientos que se siguen para llegar a losnombres de
los alcanos, todos los cuales terminan con el sufijo -ano. Se emplea un método análogo
para escribir los nombres de otros compuestos orgánicos.
1. Identifique la cadena continua más larga de átomos de carbono, y use el nombre
de esta cadena (Tabla 25.1) como nombre base del compuesto. La cadena más
larga no siempre está escrita en línea recta, como se muestra en el ejemplo que
sigue:

Numere los átomos de carbono de la cadena más larga, comenzando por el extremo de la
cadena más próximo a un sustituyente. En nuestro ejemplo numeramos los átomos
de C a partir del extremo superior derecho porque de este modo el sustituyente
CH3 queda en el segundo átomo de C de la cadena; si se numerase a partir del
extremo inferior derecho, el CH3 estaría en el quinto átomo de C. La cadena se
numera a partir del extremo que asigna el número más bajo a la posición del
sustituyente.
3. Indique el nombre y la ubicación de cada grupo sustituyente. Un grupo sustituyente
que se forma quitando un átomo de H a un alcano es un grupo alquilo. Los grupos
alquilo se nombran sustituyendo la terminación -ano del nombre del alcano
por -ilo. Por ejemplo, el grupo metilo (CH3) se deriva del metano (CH4). De forma
análoga, el grupo etilo (C2H5) proviene del etano (C2H6). La tabla 25.2 «contiene
una lista de varios grupos alquilo comunes. El nombre 2-metilhexano indica
la presencia de un grupo metilo (CH3) en el segundo átomo de carbono de una
cadena de hexano (de seis carbonos).
4. Cuando haya dos o más sustituyentes, enumérelos en orden alfabético. Cuando hay
dos
o más sustituyentes iguales, el número de sustituyentes de ese tipo se indica mediante
un prefijo: di- (dos), tri- (tres), tetra- (cuatro), penta- (cinco), y así sucesivamente.
Obsérvese cómo se nombra el ejemplo que sigue: