You are on page 1of 18

Frank Lloyd Wright1.

INTRODUCCIÓN

Frank Lloyd Wright(1867-1959), arquitecto estadounidense, uno de los principales maestros de


la arquitectura del siglo XX. Nació el 8 de junio de 1867 en Richland Center (Wisconsin).
Estudió ingeniería civil en laUniversidad de Wisconsin y en 1887 viajó a Chicago para trabajar
como dibujante en el estudio de Adler&Sullivan. Uno de los socios de esta compañía, Louis
Henri Sullivan, ejerció una importante influencia en la obra de Wright, que siempre le
consideró su maestro. En 1893 abrió su propio estudio de arquitectura en
Chicago.2.ARQUITECTURA ORGÁNICA Wright acuñó el término de arquitectura orgánica, cuya
idea central consiste en que la construcción debe derivarse directamente del entorno natural.
Desde los inicios de su carrera rechazó los estilos neoclasicistas y victorianos que imperaban a
finales del siglo XIX. Siempre se opuso a la imposición de cualquier estilo, convencido como
estaba de que la forma de cada edificio debe estar vinculada a su función, el entorno y los
materiales empleados en su construcción. Este último siempre fue uno de los aspectos donde
demostró mayor maestría, combinando con inteligencia todos los materiales de acuerdo con
sus posibilidades estructurales y estéticas. Otra de sus aportaciones fundamentales a la
arquitectura moderna fue el dominio de la planta libre, con la que obtuvo impresionantes
espacios que fluyen de una estancia a otra. Este concepto es evidente en las llamadas prairie-
houses (casas de la pradera), entre las que destacan la Martin House en Buffalo (Nueva York,
1904), la Coonley House en Riverside (Illinois, 1908) y la Robie House en Chicago (1909).

3.NUEVAS TÉCNICAS

Wright fue el pionero en la utilización de nuevas técnicas constructivas, como los bloques de
hormigón armado prefabricados y las innovaciones en el campo del aire acondicionado, la
iluminación indirecta y los paneles de calefacción. El Larkin Building en Buffalo (Nueva York),
proyectado en 1904, fue el primer edificio de oficinas en disponer de aire acondicionado,
ventanas dobles, puertas vidrieras y muebles metálicos. Entre sus innovaciones estructurales
destaca el sistema antisísmico desarrollado en el enorme Hotel Imperial de Tokio: para ganar
flexibilidad, empleó una estructura de voladizos apoyada en unos cimientos que flotan sobre
un lecho de barro. El edificio se concluyó en 1922 y no sufrió ningún daño en el terrible
terremoto del año siguiente. Entre 1909 y 1910 se autoexilió en Europa, acosado por
problemas personales y enemistades profesionales. A su regreso se estableció en Taliesin,
donde construyó su propia casa y un estudio-escuela inspirado en las relaciones maestro-
discípulo. Poco a poco fue obteniendo el merecido reconocimiento internacional, aunque los
encargos más importantes tardaron en llegar. Entre sus obras más emblemáticas se pueden
citar la Millard House en Pasadena (California, 1923), la Kaufmann House o casa de la Cascada
en Bear Run (Pennsylvania, 1937, hoy abierta al público), el Johnson Wax Company
Administration Building en Racine (Wisconsin, 1939), la First Unitarian Church en Madison
(Wisconsin, 1947) y el rascacielos Price Tower de Bartlesville (Oklahoma, 1953). En 1959
concluyó el edificio helicoidal para el Museo Solomon Guggenheim en Nueva York. Entre sus
aportaciones también destacan sus numerosos escritos, entre los que se incluyen An
Autobiography(Autobiografía,1932, revisada en 1943), An Organic Architecture(Arquitectura
orgánica,1939), y Natural House
(Casa natural,1954). Wright murió el 9 de abril de 1959 en Phoenix (Arizona).

La ciudad organica De Frank Lloyd Wright


25MAR
Un personaje del urbanismo naturalista fue Frank Lloyd Wright (1869-1959)
pionero de la arquitectura moderna que corresponde a la teoría del asentamiento
humano. En el contexto de conceptualizar el espacio orgánico con el espacio
interior, en 1934 Wright desarrolla la utopía de Broadacre City en la que plantea la
pérdida de interés del ciudadano por el contacto con la naturaleza, esto debido a
que el habitante se va adaptando al desorden y complejo estilo de vida de la
ciudad, y en cierta forma, es donde encuentra su felicidad relativa, a lo que podría
considerarse un estatus de comodidad.
Broadacre City Frank Lloyd Wright

Dentro del entorno del centralismo el ciudadano se convierte en un vendedor de


ideas-rentables y la ciudad se vuelve símbolo de alquiler, de tal manera que la vida
del ciudadano se vuelve artificial, envuelta en un ciclo de producción y
consumismo, en la que la verticalidad se convierte en su aspiración. La
centralización según Wright ha degenerado en una fuerza llamada comunismo, por
lo que defiende el ideal social de una democracia que parte de la individualidad
humana y sin embargo, se distingue del egoísmo con un sentido orgánico como
una forma de vida espiritual del hombre en tiempo y espacio. Así retoma el estado
de la naturaleza para ligarlo a una democracia orgánica y a su vez, dirigirla a una
arquitectura orgánica que se integre con la naturaleza.
Entonces, si la arquitectura orgánica se dirige a toda la humanidad se debe
disponer el suelo democráticamente para lograr variedad de formas integrando el
carácter del suelo con la naturaleza y la belleza como elementos que componen la
arquitectura. El nuevo espacio tendría versatilidad de integrar elementos exteriores
con los interiores, de igual forma lograr integrar las vialidades con el paisaje y
permitir facilidad de acceso y tránsito. Wright presenta la ciudad orgánica
democrática como una imagen optimista de una sociedad creadora en una ciudad
viva sin dejar marcar la diferencia de clases sociales y lograr una distribución
directa de la ciudad, que sustituya la centralización para promover el intercambio
de bienes y valores culturales, Broadcare City para Wright es la búsqueda de una
ciudad libre que sea el comienzo de los futuros asentamientos humanos.
ARQUITECTURA ORGÁNICA
Toda la cultura estética, crítica y teórica de la arquitectura europea de finales
del siglo XIX y comienzos del XX esta impregnada en mayor o menor medida
de organicismo.
Todas las características indicativas de la arquitectura orgánica, están ligadas a
los conceptos de formative art y de fine art, asignadas una a la arquitectura
orgánica y otras a la racional. La orgánica seria una arquitectura como
producto intuitivo, frente a otra como producto de pensamiento; Una
arquitectura a la búsqueda de lo particular, en oposición a otra que pretende lo
universal; una que tiende a la forma múltiple y otra que aspira al sistema, a la
regla, a las leyes; una dinámica y otra estática; una independiente de la
geometría elemental, contra otra basada precisamente en la geometría y en la
estereometría; la primera tendría la estructura concebida como un organismo
que crece según las leyes de su propia existencia individual, según su orden
especifico, en armonía con sus propias funciones y con lo que la circunda,
como una planta o como cualquier otro organismo vivo, mientras que la
segunda tendría una estructura concebida como un mecanismo en el que todos
los elementos están dispuestos siguiendo un orden absoluto, según las
inmutables leyes de un sistema preestablecido; a la esfera de lo orgánico
pertenecería el realismo frente al idealismo, el naturalismo en oposición al
estilismo, las formas irregulares (medioevo) frente a las formas regulares
(clasicismo).
Wright acuñó el término de arquitectura orgánica, cuya idea central consiste en
que la construcción debe derivarse directamente del entorno natural. Desde los
inicios de su carrera rechazó los estilos neoclasicistas y victorianos que
imperaban a finales del siglo XIX. Siempre se opuso a la imposición de
cualquier estilo, convencido como estaba de que la forma de cada edificio debe
estar vinculada a su función, el entorno y los materiales empleados en su
construcción. Este último siempre fue uno de los aspectos donde demostró
mayor maestría, combinando con inteligencia todos los materiales de acuerdo
con sus posibilidades estructurales y estéticas. Otra de sus aportaciones
fundamentales a la arquitectura moderna fue el dominio de la planta libre, con
la que obtuvo impresionantes espacios que fluyen de una estancia a otra.
Este concepto es evidente en las llamadas prairie-houses (casas de la
pradera), entre las que destacan la Martin House en Buffalo (Nueva York,
1904), la Coonley House en Riverside (Illinois, 1908) y la Robie House en
Chicago (1909).
LA CONTRIBUCIÓN DE WRIGHT
La arquitectura orgánica es considerada casi siempre en relación con el
parámetro del racionalismo, manifestándose antes, durante y después de este,
ello debido en gran parte a la aportación de Frank Lloyd Wright.
En la línea de lo orgánico, más que en la de la “abstracción” como polo lógico
del Einfuhlung, se sitúan las obras de su primera época, las casas Winslow
(1893), Hickox (1900), Willitts, la primera Prairie House (1902), Roberts (1908),
Robie (1909), etc., las obras maestras en el genero orgánico de la residencia
unifamiliar.
En estas se reconocen el sentido orgánico de expansión de la planta
cruciforme, el acento en las líneas horizontales, la verticalidad de los elementos
dispuestos en los puntos nodales, el uso de los materiales, la dinámica de las
líneas, las pesadas cubiertas de protección, las chimeneas simbólicas por
excelencia, las texturas de los muros, aludiendo en el interior al espacio
exterior, la relación entre el edificio y el suelo, etc.
Además, el mismo postulado fundamental de la poética de Wright, encuentra
una correspondencia exacta en la teoría europea, “Raumgestaltung” de
Schmarsow que, además de conceder el mayor valor a la espacialidad de la
arquitectura, entiende la elaboración desde el interior hacia el exterior, de la
misma forma que lo hará el movimiento orgánico.
Por otra parte la pertenencia del primer Wright a la cultura del Art Noveau, de la
que constituye la parte más “nueva”, sin embargo, hasta el punto de contribuir a
la crisis de su propio código, queda demostrada por el mismo éxito con el que
se acogieron sus obras en la exposición de Berlín en 1910; señal esta de la
predisposición a recibirle por parte del ambiente europeo, por cuanto en él se
encontraban resueltos muchos de los problemas debatidos en aquel
momento. Estas fueron algunas de las relaciones de los primeros edificios de
Wright con el Art Noveau.
Su aportación con el protorracionalismo
El protorracionalismo Wrightiano, encuentra sus propios términos
arquitectónicos y lingüísticos, la capacidad para liberarse del clasicismo, y
además tanta riqueza de nuevos elementos figurativos que se anticipa a
algunas corrientes de la pintura y de la escultura europeas.
El Templo Unitario es la obra maestra que demuestra todo lo que podía
obtenerse, en los primeros años del siglo, con el único auxilio de los recursos
de la arquitectura, en donde además de reunirse los dos componentes
principales del lenguaje de Wright, el sentido de la abstracción y la continuidad
espacial, existe toda una gama de instrumentaciones arquitectónicas: la
volumétrica exterior, severa pero articulada y de ahí el sentido del bloque, la
descomposición en el interior del volumen en planos, la articulación de estos en
líneas, su ulterior segmentación en ángulos, en trazos rítmicos, en juegos
lineales; y si los planos estructuran el espacio mediante superficies opacas o
mediante recuadros luminosos, las líneas y los segmentos definan el
encasetonado, proporciona un ritmo a las paredes, se convierten en elementos
de decoración.
La vanguardia figurativa también influyo en el estilo de Wright. En los años
treinta se reconocen tres familias morfológicas en sus obras, representadas
por el rectángulo, el triangulo y el circulo, que no obstante su articulación
recuerda en diversas formas el cubismo, el purismo, el neoplasticismo y el arte
abstracto.
Resumiendo la aportación lingüística de la obra de Wright a la arquitectura
orgánica, y con ella su activa critica al racionalismo y su contribución a la
lengua general del Movimiento Moderno, se pueden señalar los siguientes
aspectos:
La creación tipologica, morfológica basada en la abstracción, que se inserta y
desarrolla en la cultura del Einfuhlung. La adhesión al espíritu y a la letra del
protorracionalismo, pero revisado en un sentido anticlasicista.
La prefiguración de unos términos plásticos elaborados mas tarde por la
vanguardia figurativa
La capacidad de acoger y apropiarse de los logros del mejor racionalismo
La adopción de elementos arquitectónicos basados en unidades modulares con
ángulos de 30 y 60 grados
La utilización de una morfología planimetriíta y espacial curvilínea
La anticipación de la dimensión utópica de la arquitectura y de la escena
urbana.
Todos estos aspectos que no se encuentran quizás en ningún otro arquitecto a
lo largo de toda la historia de la arquitectura, no traicionan su notable
coherencia, ya que su secreto consiste en la conquista del espacio, hilo
conductor del recorrido que realiza a lo largo de medio siglo de experiencias
creativas, que van mas allá de la repetición mecánica de motivos figurativos y
de los mismos principios psicológicos, sociales y funcionales en que se articula
todo su pensamiento, verificado en una creatividad espacial que partiendo del
interior del edificio, se desarrolla hacia el exterior para conformar volúmenes,
impregna la materia de las superficies y se plasma en la continuidad
urbanística.
PRINCIPIOS DE WRIGHT PARA LAS CASAS DE VIVIENDA Y DE LA
PRADERA.
Para Wright, la horizontal es la línea hogareña y también la línea de la pradera
del Medio Oeste
1 La casa, el interior y el entorno han de considerarse como una unidad
Todo ha de responder a un programa único
3 Ninguna decoración, ningún cuadro en las paredes
4 Los techos bajos
5 Ventanas muy seguidas
6Salas de estar, cocina y dormitorios, han de formar una unidad
7 Se ha de evitar toda altura innecesaria
8 La casa debe ser de una pieza y no algo compuesto
NUEVAS TÉCNICAS
Wright fue el pionero en la utilización de nuevas técnicas constructivas, como
los bloques de hormigón armado prefabricados y las innovaciones en el campo
del aire acondicionado, la iluminación indirecta y los paneles de calefacción. El
Larkin Building en Buffalo (Nueva York), proyectado en 1904, fue el primer
edificio de oficinas en disponer de aire acondicionado, ventanas dobles,
puertas vidrieras y muebles metálicos. Entre sus innovaciones estructurales
destaca el sistema antisísmico desarrollado en el enorme Hotel Imperial de
Tokio: para ganar flexibilidad, empleó una estructura de voladizos apoyada en
unos cimientos que flotan sobre un lecho de barro. El edificio se concluyó en
1922 y no sufrió ningún daño en el terrible terremoto del año siguiente.
Entre 1909 y 1910 sé autoexilió en Europa, acosado por problemas personales
y enemistades profesionales. A su regreso se estableció en Taliesin, donde
construyó su propia casa y un estudio-escuela inspirado en las relaciones
maestro-discípulo. Poco a poco fue obteniendo el merecido reconocimiento
internacional, aunque los encargos más importantes tardaron en llegar. Entre
sus obras más emblemáticas se pueden citar la Millard House en Pasadena
(California, 1923), la Kaufmann House o casa de la Cascada en Bear Run
(Pennsylvania, 1937, hoy abierta al público), el Johnson Wax Company
Administration Building en Racine (Wisconsin, 1939), la First Unitarian Church
en Madison (Wisconsin, 1947) y el rascacielos Price Tower de Bartlesville
(Oklahoma, 1953). En 1959 concluyó el edificio helicoidal para el Museo
Salomón Guggenheim en Nueva York.
Bibliografía
Títulos básicos publicados acerca de Frank Lloyd Wright.
Entre sus aportaciones también destacan sus numerosos escritos, entre los
que se incluyen An Autobiography (Autobiografía, 1932, revisada en 1943), An
Organic Architecture (Arquitectura orgánica, 1939), y Natural House (Casa
natural, 1954). Wright murió el 9 de abril de 1959 en Phoenix (Arizona
OBRAS DE WRIGHT
La casa Winslow
Construida en 1893, en la que ya aparece la característica más repetida de
esta tipología, es decir, la tendencia a las líneas horizontales acentuada por el
uso de la cubierta con grandes faldones volados. La planta, aun teniendo una
forma rectangular compacta, contiene ya el movimiento de expansión que
volveremos a encontrar en las obras sucesivas, determinado por el bow-
window, por la sala semicircular que sobresale y el cuerpo de fabrica con arcos
que existe al lado del edificio.
La casa Hickox
En Kankakee, Illinois, de 1900, es uno de tantos edificios de Wright con planta
cruciforme. El concepto arquitectónico a que se refiere este esquema es el de
considerar la planta no como construida mediante una serie de espacios
paralelepipedicos, sino como un espacio articulado y continuo. Inspirándose en
la tradición de la edificación rural, Wright dispone la chimenea en el centro de la
planta y articula los ambientes en torno a este núcleo central; la expansión
desde la chimenea central hacia el exterior de la vivienda suele conferir a la
planta un trazado cruciforme.
Este tipo de expansión a partir de un punto central se ha definido por Zevi
como “una conquista centrífuga del espacio”. En esta casa debe observarse
además la notable diferencia entre la planta baja, donde domina el salón con
dos de sus lados poligonales, y el piso superior, donde los dormitorios se
agrupan en un esquema más compacto. Sin embargo, esta diferencia no se
acusa en la volumetría exterior de la vivienda, definida fundamentalmente por
la intersección plástica de las cubiertas y por la carencia de simetría,
características que anticipan en mas de una década los movimientos figurativos
europeos.
La casa Willitts
Construida en 1902, el tratamiento cruciforme de la planta demuestra una
definición mayor que en tras partes. En la planta baja se disponen en las
cuatro expansiones de la cruz, respectivamente, la zona de la entrada, la del
comedor, el salón y los servicios, cada una separada de las contiguas por el
bloque de la chimenea central. El piso superior, con los dormitorios y la
biblioteca, tiene el mismo perímetro que la planta baja; el edificio estaría así
configurado exteriormente por un volumen determinado por la planta en cruz y
de altura constante de dos pisos, si no fuese por el pórtico alargado que elimina
la estereometría compacta de la casa con su dinamismo asimétrico.
La casa Roberts
Construida en 1908, dispone también de planta cruciforme; parecida en la
distribución a la casa Willitts, se diferencia sensiblemente en cuanto a la
conformación espacial, especialmente en el interior, donde el salón adquiere un
carácter particular. Este espacio, que en la parte superior se prolonga hasta
alcanzar los faldones de la cubierta, queda interrumpido por una galería en el
lado de la chimenea que rodea la parte mas intima del salón creando, con sus
ángulos a 45 grados, unas zonas mas delimitadas y recogidas, tanto en la
planta baja como en el primer piso.
Los ladrillos de la chimenea y las superficies blancas con bandas de madera
oscura que, además de destacar la plasticidad de los entrepaños, se prolongan
para convertirse en elementos de mobiliario, constituyen uno de los ejemplos
más típicos del gusto por los materiales en el estilo de Wright.
La casa Robie
Construida por Wright en 1909 en Woodlawn Avenue, en Chicago, completa el
ciclo de las obras conocidas como Prairie Houses.
Esta casa recoge un poco de todos los ejemplos anteriores, invirtiendo sin
embargo las características principales; en efecto, su rasgo más destacado es
el de ser una villa urbana: no una planta en forma de cruz que tiende a
expandirse en la vegetación del campo o de los bosques, sino una planta que
se extiende a lo largo de una gran calle urbana, en aquella época amplia y
verde, aunque ahora sofocada por las edificaciones que la rodean.
La casa Kauffmann (Casa de la cascada)
Construida entre 1936 y 1939, la casa de la Cascada es la obra mas conocida
de Frank Lloyd Wright y la más emblemática de toda la arquitectura orgánica,
teniendo por otra parte algunas connotaciones que en todas las épocas han
colaborado a la popularidad de una obra arquitectónica. Este edificio se erige
en una localidad denominada Bear Pun (Pennsylvania), abundante en árboles,
rocas, cascadas y torrentes, y se levanta paralelamente al torrente que da
nombre a toda la zona precisamente en el punto en el que desde la ladera
superior se precipita una cascada.
Los voladizos de la construcción hacia el valle no se extienden sobre una gran
superficie de agua, sino que tratan de alcanzar idealmente la otra orilla del
torrente, como si fuera un puente entre ambas márgenes.
La asimetría de los bloques, el desplazamiento de los volúmenes y de los
pisos, responden a la voluntad conformadora figurativa, pero reflejan también,
se adaptan y exaltan el desorden orgánico propio a la naturaleza del lugar;
puede decirse así que la casa traduce en artificio la fuerza salvaje de las rocas
y el curso del agua, en efecto si sé exceptúan los elementos verticales en
piedra del lugar, los rasgos mas destacados de la obra, los que la definen y la
distinguen del contexto paisajístico, son las acusadas terrazas en voladizo,
volúmenes bajos, tan potentes, estereométricos y artificiales que anulan
figurativamente los propios ambientes interiores, que apenas destacan, tras
sus cristaleras reflectantes y transparentes, entre el verticalismo rustico de los
soportes y la horizontalidad pulida de las balaustradas. Independientemente de
algunos detalles preciosos, esta casa es todo un juego de equilibrios
aparentemente inestables entre sólidos macizos rocosos y volúmenes
facetados y estereométricos que, mientras parecen firmemente anclados en los
primeros, se balancean en el espacio en virtud de su rigidez, que es en
definitiva la rigidez de su forma.
La Torre Price
Construida entre 1953 y 1956 en Bartlesville, Oklahoma, consta de 19 pisos y
alcanza los 56 metros de altura. Aunque esta compuesta con formas de
ángulos distintos de 90 grados, es una de las obras más vertical, por su
configuración de formas agudas, de láminas en punta, de disposiciones de
elementos en cuchillo, apuntando todos hacia lo alto.
Esta torre es un organismo de composición muy apretada, en el sentido de que
cada elemento desempeña un papel propio, preciso e insustituible.
HILL HOUSE
MUSEO GUGENHEIM
JOHNSON WAX COMPANY
ENNIS BROWN HOUSE
ANNUNCIATION GREEK ORTHODOX
Chicago, 16 de octubre de 1956. Frank Lloyd Wright, entonces el más
famoso arquitecto en Estados Unidos, organizó una conferencia de
prensa en la que reveló la milla Illinois, un rascacielos con una altura que
cuadriplicaba la del Empire State.

En junio de este año se cumplieron 150 años del nacimiento de Wright, quien
entonces tenía 89, y con el museo Guggenheim en plena construcción en la
Quinta Avenida de Manhattan, se mostraba más radical y provocativo que
nunca.

El proyecto Guggenheim, controvertido por la forma del edificio, lo había hecho


popular entre los medios de comunicación neoyorquinos e incluso había
protagonizado un concurso de televisión ese verano.
Wright era sumamente inteligente y adelantado a su época, no sólo en lo que
respecta a la arquitectura, sino también a la política y a la ética.
Era, sin duda, un maestro del sarcasmo.

Una vez le dijo a un cliente se lo llamó para quejarse de lluvia que se filtraba en
el techo de su nueva casa —y caía en la mesa del comedor— que moviera las
sillas.

Y cuando un tribunal de justicia le preguntó a qué se dedicaba declaró: "Soy el


mejor arquitecto del mundo".

Cuando su esposa lo reprendió, él tan sólo le dijo: "No tuve elección,


Olgivanna. Estaba bajo juramento".

Desprecio por la ciudad


Sin embargo, a pesar de la brillante ejecución de sus proyectos urbanos en
Chicago y Nueva York y de la atención mediática, al octogenario Wright no le
gustaban mucho las ciudades.
Derechos de autor de la
imagenALAMYImage captionEl American Institute of Architects declaró a Fallingwater "el
mejor trabajo de arquitectura estadounidense de todos los tiempos".

Lo que le apasionaba realmente era la naturaleza.

El Illinois, diseñado para alojar a 100.000 personas, fue su manera de hacer


frente a la expansión urbana, de tratar de escapar de la ciudad y poner a salvo
a la naturaleza.

Pero aquel edificio nunca se construyó y Wright, con una carrera a sus
espaldas que abarcaba tres cuartos de siglo, tuvo que construir un rascacielos,
la Torre Price, de 19 plantas, que abrió sus puertas en febrero de 1956, en
Bartlesville, Oklahoma.
 4 edificios fantásticos nunca construidos
 La desenfrenada carrera por lograr el rascacielos más alto del mundo

Pero la fama mundial le llegó con el diseño de cientos de viviendas


estadounidenses.
Una de ellas fue la Casa de la Cascada, Fallingwater, con la que dio un nuevo
impulso a su carrera a mediados de los años 30, justo cuando llegó la Gran
Depresión, sus críticos comenzaban a tacharlo de anticuado y una generación
más joven se fijaba en el modernismo europeo —Bauhaus, Le Corbusier y Mies
van der Rohe- que tomaba arraigo en Estados Unidos.
La Casa de la Cascada ha sido reconocida internacionalmente como una obra
maestra.

Y está lo más arquitectónicamente cerca posible a la naturaleza.

Fue construida sobre una cascada. Y la roca sobre la que se asienta se eleva
por dentro de la sala de estar.

Desde que fue entregada a la Conservación Occidental de Pensilvania (WPC)


en 1963 y reabrió sus puertas como un museo, unos cinco millones de
visitantes han ido hasta esta remota vivienda al sureste de Pittsburgh para
admirar de cerca la obra que reavivó la carrera de Wright.

No es tan fácil lidiar con la naturaleza


El original y bello retiro en la montaña fue comisionado por Edgar J. Kaufmann,
un adinerado propietario de unos grandes almacenes en Pittsburgh, y a su
esposa —quien también era su prima—, Liliane Kaufmann.

Derechos de autor de la
imagenALAMYImage captionMucho el mobiliario en Fallingwater -como por ejemplo, en esta
sala de estar- se incorporó a la estructura, de manera que el diseño interior se mantuviera fijo.
Derechos de autor de la
imagenWIKIPEDIAImage captionCuatro veces más alto que el Empire State, dos veces más alto
que el Burj Khalifa, el "Illinois", de 528 pisos, hubiera tenido ascensores impulsados por
energía atómica.

Liliane se esforzó mucho en traer la alta costura parisina al medio-oeste de


Estados Unidos.
Kaufmann había pensado en una casa con vistas a la cascada Bear Run, pero
Wright insistió: "Quiero que vivas en la cascada, no que sólo la mires".
Así que, después de varios meses con Kaufmann a sus espaldas, Wright dio
rienda suelta a su creatividad y produjo varios planos en un tiempo récord.

En ellos se veía una casa de tres plantas con un soporte voladizo sobre la
cascada, con un atrevido diseño que combinaba hormigón, acero, vidrio y las
piedras del lugar.
Era como si la casa estuviera entre los árboles, las rocas, el río y la cascada.

Su atrevido uso de los voladizos creó una división entre el arquitecto y su


cliente, y Wright llegó a amenazar con renunciar.
Pero la parte frente al río comenzó a hundirse tan pronto como se eliminó el
hormigón. La humedad se filtraba dejando moho a su paso y las luces del
techo goteaban.

Aun así, Liliane, escéptica hasta entonces en cuanto al diseño, comenzó a


apreciar la belleza de la Casa de la Cascada y su estructura.

Derechos de autor de la imagenALAMYImage captionLa "Price Tower", en Baskerville,


Oklahoma, y de 19 pisos, es el único "rascacielos" diseñado por Frank Lloyd Wright.

Dijo que veía desde la ventana "un árbol con ramas desnudas entrelazadas" en
una carta que le escribió a Wright, "un sustituto de cortinas más que
satisfactorio".

La Casa de la Cascada era, sin duda, una propuesta muy diferente a todo lo
que había hecho hasta entonces.
Wright, que diseñó cada detalle de la casa, incorporó muchos de los muebles a
las paredes.

Era, sin duda, una forma de hacer su gran obra maestra "a prueba de clientes".

Cambios de manos

Hoy los Kaufmann no están, pero los interiores de la casa permanecen en su


mayor parte como Wright los diseñó.
La Casa de la Cascada se completó en 1938 y ocupó la portada de la
revista Time ese enero. Era, según la revista, "la obra más bella" del arquitecto.
Derechos
de autor de la imagenALAMYImage captionWright es más conocido por las casas que diseñó,
incluida la suya propia, en Oak Park (Illinois), que construyó en 1889. Ahí vivió 20 años.

Su precio ascendía a US$155.000, el equivalente hoy día a US$2,7 millones.


Wright se llevó una comisión de US$8.000.

El coste de la restauración urgente —se consideró que corría peligró de


colapso— fue de más de US$11 millones.
En una café de Pensilvania cerca del lugar se lee: "Frank Lloyd Wright
construyó una casa sobre el agua que cae, la cual no debería haber construido",
aunque solo los más cascarrabias habrán pensado en el dinero que se gastó
para protegerla para la posteridad.
Puede que la Casa de la Cascada haya tenido sus fallos, pero su belleza es
trascendental. Y hoy, no tiene precio.

Una historia trágica


En 1952, Liliane se suicidó en la Casa de la Cascada. Edgar murió tres años
más tarde.
Derechos de autor de la imagenALAMYImage captionSu primer trabajo grande para su propia
firma fue la Winslow House, en River Forest (Illinois), que todavía se ve actual, a pesar de que
fue construida entre 1893 y 1894.

Derechos de autor de la imagenALAMYImage captionWright también trabajó con vitrales durante


su carrera, incluidos los de la capilla Danforth en el Florida Southern College, cuyo campus
diseñó.

Su hijo, Edgar Jr, quien fue aprendiz de Wright a principios de los años 30,
heredó la casa, que compartió con su pareja, el arquitecto y diseñador español
Paul Mayén, quien dio vida al centro de visitantes, el café y la tienda de regalos
que abrió en 1981.

Fue Edgar Jr donó la Casa de la Cascada al WPC.


En cuanto a Wright, la famosa vivienda permitió reavivar su carrera y crear algo
contra la influencia europea del modernismo que perduró durante años.

Se volvió un individualista comprometido y rechazó unirse al Instituto


Estadounidense de Arquitectos.
Cuando alguien le llamaba "un viejo aficionado", Wright, que trabajó hasta que
murió a los 91 años, tan sólo respondía: "Soy el más viejo".

Related Interests