You are on page 1of 2

Intervención en Psicoterapia

Luego de concluir mi grado en psicología clínica, me di cuenta de que para poder ejercer mi

profesión, no solamente era necesaria la formación en estudios universitarios sino también

formación en otras áreas personales importantes:

a) Experiencia en el campo profesional.

b) Formación humana realizando alguna actividad en la cual pudiese dar tiempo de mi vida

al servicio de los demás de manera desinteresada.

c) Una especialización o estudios posteriores dentro de una de las áreas de la psicología

clínica.

De los elementos mencionados anteriormente dos los he podido cumplir satisfactoriamente.

En lo que corresponde al primero, pude realizar dos pasantías en el área profesional tanto en el

sector público como privado. El segundo elemento lo pude completar entregando dieciséis meses

de mi vida a trabajar dentro del Programa de Misioneros Voluntarios en la Brecha, la cual está

relacionada con la Corporación Comunión y Vida una entidad sin fines de lucro, coordinando y

gestionando proyectos sociales para jóvenes de la República del Ecuador.

El tercer elemento es la especialidad de “Intervenciones en Psicoterapia”. Los motivos para

realizar esta especialidad son: En primer lugar, la excelencia y formación de alta calidad por

parte de la Universidad Iberoamericana, ya que como egresado puedo asegurar completamente

será un beneficio y podré ser un psicoterapeuta con excelente preparación. En segundo lugar me

interesa porque la especialidad cuenta con un programa de estudios actualizado cuyas materias
serán impartidas profesionales nacionales e internacionales competentes y experimentados en el

campo de la psicoterapia.

En tercer lugar me motiva el hecho de poder ser capaz como futuro terapeuta dar una

respuesta a la amplia gama de problemas que se presentan en una consulta de salud mental;

Poder ser un canal a través del cual encuentren los pacientes su propio camino y con eso

conseguir desaparecer y/o aliviar esa angustia por el cual han quizás llegado a consulta. Muy de

la mano con esto está el aprender técnicas de intervención psicoterapéuticas.

Por último me interesa porque el campo ocupacional en el cual podré ejercer es amplio y

me abrirá puertas hacia otras ramas y lugares como psicólogo, esto me permitirá tener una mayor

experiencia y dominio para tratar con los diferentes tipos de pacientes y casos que acudan a

consulta.

Para concluir me quedo con esta frase utilizada por Erving y Miriam Polster: “No hay

buenos terapeutas, sino buenos pacientes.” Como futuro psicoterapeuta me queda ser

responsable de mi función, preparándome continuamente para poder responder a la demanda del

paciente, con herramientas de las cuales el paciente será el que escoja y pueda concluir el

proceso iniciado en terapia.