You are on page 1of 4

El paper de Tersoff decribe en detalle una nueva aproximación a la formu-

lación de potenciales interatómicos para sistemas covalentes. La idea central


es que, en sistemas reales, el ”bond order” (es decir, la fuerza de cada enlace)
depende del entorno local. En particular, un átomo con muchos vecinos forma
enlaces más débiles que un átomo con pocos vecinos. Para la mayorı́a de los
materiales covalentes, esta dependencia es suficiente para estabilizar estruc-
turas con bajo número atómico de coordinación (número de vecinos).Incluir
esta dependencia explicitamente parece resolver algunos de los problemas
más serios de describir sistemas covalentes sin introducir un incremento en
la complejidad computacional.
Existen muchos problemas en fı́sica que requieren para su solución un
conocimiento de la energı́a total de un sistema de átomos como función de
las coordenadas atómicas. Para problemas que involucran sistemas grandes o
que requieren promedios estadı́sticos, los cálculos mecánico-cuánticos no son
una opción ya que resultan numéricamente intensivos. Está claro entonces
que siempre habrá problemas de interés que no puedan ser tratados (debido
a su complejidad) mediante cálculos ab-initio. Una solución a este problema
es construir un potencial interatómico empı́rico E(r) que de la energı́a total
de un conjunto de partı́culas como una función matemática explı́cita del con-
junto r de coordenadas de las partı́culas. Si esta función es suficiéntemente
fácil de calcular y, además, da una descripción sufuciéntemente precisa del
sistema fı́sico real en estudio, entonces se pueden performar cálculos realistas
de las propiedades de sistemas grandes. Por supuesto que tal aproximación
involucrará inevitablemente una pérdida significativa de la precisión com-
parado con cálculos ab-initio.
Antes del trabajo de Tersoff, la mayorı́a de los potenciales interatómicos
propuestos se dividı́an en dos simples grupos. Un grupo lo constituyen los
denominados ”potenciales de pares”. Los más conocidos son el potencial de
Lenard-Jones y el potencial exponencial de Morse. Tales potenciales pueden
ser aplicados directamente a una configuración completamente arbitraria de
átomos pero sólo son capaces de describir con precisión a los sistemas más
simples de capa cerrada. En particular, los potenciales de pares son com-
pletamente inaplicables a sistemas fuertemente covalentes, tales como los
semiconductores. El otro grupo de potenciales está compuesto por poten-
ciales capaces de describir con precisión sistemas más complejos pero que se
encuentren en un estado muy cercano a su estado fundamental. Quizás el
más famoso de este grupo de potenciales es el propuesto en el modelo de
Keating. Tales potenciales son utilizados para describir fonones y deforma-
ciones elásticas, pero no pueden describir la energı́a de los estados que difieren
de manera significativa del estado fundamental (tetraédrico). Este tipo de
potenciales pueden dar una descripción bastante precisa para pequeños de-

1
splazamientos, pero se vuelven progresivamente menos precisos para grandes
desplazamientos.
La energı́a de N partı́culas interactuantes puede ser escrita como:
X X X
E= V1 (ri ) + V2 (ri , rj ) + V3 (ri , rj , rk ) + ... (1)
i i<j i<j<k

El término V1 corresponde a un potencial externo. El término Vm es


llamado ”término de m cuerpos” y cuando el potencial contiene hasta el
término m, se lo conoce como ”potencial de m cuerpos”.
El primer término que describe interacciones entre las partı́culas es el se-
gundo (término de dos cuerpos), que cuando se considera sólo constituye un
potencial de pares. En consecuencia, en este desarrollo, el potencial de pares
es el modelo más simple que se puede considerar para describir un sistema
de partı́culas interactuantes. Una caracterı́stica general de los potenciales de
pares atómicos fı́sicamente razonables es que favorecen la formación de es-
tructuras muy cerradas (close-packed), por lo que resultan inadecuados para
describir sistemas covalentes, ya que dichos sistemas asumen estructuras más
abiertas. Para describir sistemas covaletes, un primer paso natural fue incluir
el siguiente término de la expansión (1), es decir, un potencial de tres cuerpos.
Este término adicional podrı́a estabilizar estructuras más abiertas. Biswas
y Hamann fueron precursores del trabajo de Tersoff. En uno de sus traba-
jos señalaron que, dado que contaban una base de datos calculados ab-initio
para la energı́a de cohesión de su sistema en estudio, podı́an usar esta base
de datos como punto de partida y tratar de construir sistemáticamente un
potencial interatómico que reproduzca correctamente la energı́a de cohesión.
Estos autores eligieron una forma parametrizada relativamente general de
un potencial de tres cuerpos y ajustaron los parámetros para reproducir su
base de datos. Los autores concluyeron que con un potencial de tres cuerpos
eran incapaces de describir la energética de las diversas geometrı́as de enlace
que inicialmente habı́an considerado. Tersoff consideró que la incapacidad
del potencial de tres cuerpos para describir las geometrı́as de enlace era un
resultado general y no del sistema de estudio especı́fico en el que trabajaron
Biswas y Hamann. Tersoff propuso entonces como alternativa una nueva
aproximación que iba más allá de un término de tres cuerpos.
El potencial propuesto por Tersoff: - El rol que cumple el ”bond order”:
El trabajo de Biswas y Hamann establecı́a que un potencial de tres cuerpos
no era adecuado para describir su sistema. Sin embargo, un potencial de
cuatro o cinco cuerpos se volverı́a intratable.
Con la intención de construir un potencial preciso y manejable, Tersoff
consideró razonable abandonar el uso de un potencial del tipo ”N-cuerpos”.

2
En su lugar, su aproximación se centró en identificar la fı́sica relevante del
problema y volcarla directamente dentro de la forma del potencial.
Desde un punto de vista mecánico-cuántico simple, cuantos más veci-
nos tenga un átomo, más débil serán los enlaces con esos vecinos.
En general, la fuerza del enlace (o ”bond order”), depende en una forma
complicada de la geometrı́a, sin embargo, la variable que parece tener más
influencia es el número de coordinación, es decir, el número de vecinos que se
encuentran lo suficientemente cerca como para formar enlaces. De acuerdo
a cómo depende el ”bond order” con el número de coordinación, se fomenta
la formación de diferentes estructuras.
Si el ”bond order” depende fuertemente del número de coordinación, esto
es, la energı́a por enlace decrece lo sufucientemente rápido con el incremento
del número de coordinación, esto implica que los enlaces serán mucho más
fuertes cuanto menor sea el número de vecinos. Los bajos números de co-
ordinación son la regla para elementos posicionados bien a la derecha de la
Tabla Periódica y principalmente en la parte superior.
Si, por el contrario, el ”bond order” depende débilmente del número de co-
ordinación, entonces uno esperarı́a la formación de estructuras ”close-packed”
(FCC o HCP) a fin de maximizar el número de enlaces y generar ası́ es-
tructuras más estables. Este extremo corresponde, en términos generales, a
enlaces que tienen más caracterı́sticas metálicas que covalentes. Tal compor-
tamiento se encuentra en los elementos ubicados a la izquierda de la Tabla
Periódica y en la parte inferior.
En los elementos del medio se puede observar una tendencia sistemática
que va desde bajos números de coordinación arriba a la derecha, hasta altos
números de coordinación abajo a la izquierda de la Tabla. Esta tendencia
sugiere que el ”bond order” es función del número de coordinación y que
decrece monotonamente con este. La puja entre el ”bond order” y el número
de enlaces determina el número de coordinación de equilibrio. En la mayorı́a
de los casos uno u otro efecto domina esta competencia. Solo una pequeña
región de la tabla periódica posee el delicado balance necesario para tener un
numero de coordinación intermedio.
- Forma explı́cita del potencial: Debido al rol fundamental que cumple
el ”bond order” y su dependencia de la geometrı́a local, parece razonable
incluir un ”bond order” dependiente del ambiente dentro del potencial.

X 1X 1X
E= Ei = Vij = fC (rij )[aij fR (rij ) + bij fA (rij )] (2)
i
2 i6=j 2 i6=j

La función fR representa un potencial de pares repulsivo, mientras que fA


representa un potencial de pares atractivo asociado con el enlace. El término

3
extra fC es meramente una función de corte para limitar el rango de alcance
del potencial, esto permite una enorme reducción del esfuerzo computacional.
La función bij es la única caracterı́stica novedosa del potencial propuesto.
Constituye una medida del ”bond order” y en principio se asume que es
función monótonamente decreciente de la coordinación de los átomos i y
j. Determinar una forma satisfactoria para bij es, por lejos, la tarea más
difı́cil de aplicar esta aproximación. La función aij consiste simplemente
en términos delimitadores del rango de alcance. La forma (2) del potencial
incluye implı́citamente interacciones de tres cuerpos.