ACTIVIDAD: “Regalos para Dios” SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS 1o de Octubre

Por Xhonané Olivas

Anécdota:
“Cuando Teresita era una niña, su hermana María le hizo un regalo a ella y a su hermana Celina; les regaló unas cuentitas en un cordoncito, con un crucifijo y una medallita. Y esto fue lo que les dijo: “ Este es un cordón con cuentitas para contar sus regalos a Dios. Durante el día, cada vez que hagan algo que le agrada a Dios, jalen una cuentita. Y así, cuando oren en la noche, podrán decirle a Dios cuántos regalos tienen para Él” ¡A Teresita y a Celina les encantó su regalo! Ellas hicieron muchas cosas pequeñas para agradar a Dios y cada vez jalaban una cuentita a su cordoncito. Un día, Teresita salió al campo a recoger flores y las dividió en tres para regalarle un ramo a su papá, otro para su mamá y otro para María, la madre de Dios. En eso llegó su abuelita y le dijo “Teresa, qué bonitas flores!, Me gustaría tenerlas para llevarlas a la iglesia, me toca llevar flores para el altar”. De momento, Teresita no quería darle las flores, pero después se acordó que podía ofrecerle un regalo a Dios. Con una sonrisa, Teresita le dio todas las flores a su abuelita, después metió la mano en su bolsa y jaló una cuentita. ¡Otro regalo para Dios!” Traducido de “Catholic Chldren’s Treasure Box” TAN Books
and Publisher. USA

Preguntas de reflexión:
   

¿Qué fue lo que más les gustó de la historia? ¿Por qué? Escuchemos sus respuestas. ¿De qué otra forma le podemos llamar a los regalos que le hacía Teresita a Dios? “Sacrificios” ¿Le habrá gustado a Dios el regalo que le dio Teresita?, ¿Por qué? Sí, porque

a Dios le agrada que hagamos las cosas por amor a Él.

¿Por qué los regalos que ofrecían Teresita y Celina eran cosas pequeñas?

Porque ella no buscaba hacer grandes cosas que llamaran la atención, sino ofrecer las cosas pequeñas del día a día, principalmente en relación con su familia. ¿Qué tipo de regalos podemos nosotros ofrecerle a Dios? Dejar de jugar y obedecer a la primera, aceptar jugar a lo que mi hermano quiere, compartir mi juguete favorito, perdonar al niño que me pegó o me dijo algo feo, ceder mi lugar a otros, etc.

Oración final: “Señor mío, yo también quiero agradarte y darte muchos regalos. Quiero aprender de Santa Teresita, ayúdame a compartir con los demás. Amén”

© Familia Católica http://familiacatolica-org.blogspot.com parroquial y sin que sea con fines de lucro.

Se permite la reproducción de este material para uso personal o

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful