You are on page 1of 11

APUNTES

7 HABITOS DE LA GENTE
ALTAMENTE EFECTIVAa
PROLOGO

Las soluciones de los problemas se basan en principios universales, eternos y evidentes;

Identifique y aplique el principio o ley natural que gobierna los resultados que busca.

La sociedad es adicta a asumir el papel de victima

‘Yo soy la fuerza creativa de mi vida’.

La naturaleza humana tiene 4 dimensiones:

Mente: leer amplia y profundamente; educación continua.

Corazón: escuchar atenta y respetuosamente y servir la mayor realización y gozo personal.

Cuerpo: prevenir enfermedades y problemas armonizando el estilo de vida con los principios de
salud establecidos y universalmente aceptado.

Espíritu: reconocer que la fuente de nuestras necesidades básicas de sentido y de las cosas positivas
que buscamos en la vida son los principios, y personalmente creo que esos principios, así como las
leyes naturales, tienen su origen en dios.

‘aprender y no hacer no es realmente aprender. Saber y hacer no es realmente saber’.

DE ADENTRO HACIA AFUERA

Las percepciones se forman y gobiernan nuestra manera de ver las cosas y comportarnos.

Casi todos los libros de más o menos los primeros cincuenta años se centraban en lo que podría
denominarse la ética del carácter como cimiento del éxito.

Poco después de la primera guerra mundial el éxito paso de la ética del carácter a la ética de la
personalidad. De la cual tomo dos sendas:

Las técnicas de relaciones públicas y humanas


La actitud mental positiva.

Tu actitud determina tu altitud

Los paradigmas son el modo en que vemos el mundo, no en términos del sentido de la vista, sino como
percepción, compresión, interpretación.

Es una teoría, una explicación del modelo de una cosa.

Todos tenemos muchos mapas en la cabeza, que pueden clasificarse en dos categorías principales:

El modo en que son las cosas o realidades

El modo en que deberían ser o valores

El modo en que vemos las cosas es la fuente del modo en que pensamos y del modo en que actuamos

Tratar de cambiar nuestras actitudes y conductas es prácticamente inútil a largo plazo si no


examinamos los paradigmas básicos de los que surgen esas actitudes y conductas.

Los principios son territorio. Los valores son mapas.

Los problemas significativos que afrontamos no pueden solucionarse en el mismo nivel de


pensamiento en el que estábamos cuando los creamos.

PROGRAMA GENERAL DE LOS SIETES HABITOS

Siembra un pensamiento, cosecha una acción, siembra una acción, cosecha un habito. Siembra un
habito, cosecha un carácter, siembra un carácter cosecha un destino. Proverbio.

Somos los que hacemos día a día De modo que la excelencia no es un acto, sino un habito. Aristóteles

El concepto de interdependencia es mucho más maduro, más avanzado.

La efectividad reside en el equilibrio en lo que denomino equilibrio P/CP.

Producción y capacidad de producir.

PRIMER HABITO: SEA PROACTIVO.

La autoconciencia es la aptitud para pensar en los propios procesos de pensamiento.

Como consecuencia de nuestros privilegios humanos, podemos formular nuevos programas para
nosotros mismos, totalmente independientes de nuestros instintos y adiestramiento. Por ello la
capacidad animal es relativamente limitada, y la del hombre, ilimitada. Pero si vivimos como
animales, sobre la base de n nuestros instintos, condicionamientos y condiciones, siguiendo los
dictados de nuestra memoria colectiva, también nosotros seremos limitados.

Entre el estímulo y la respuesta esta nuestra mayor fuerza: la libertad de elegir.

El habito de la proactividad no limita en solamente tomar la iniciativa sino en la habilidad de elegir


la respuesta. ‘Soy lo que soy como consecuencia de mis elecciones de ayer’

LENGUAJE REACTIVO LENGUAJE PROACTIVO

No puedo hacer nada Examinemos nuestras alternativas


Yo soy asi Puedo optar por un enfoque distinto
Me vuelvo loco Controlo mis sentimientos
No lo permitirán Puedo elaborar una exposición efectiva
Tengo que hacer eso Elegiré una respuesta adecuada
No puedo Elijo
Debo Prefiero
Si… Pase lo que pase

Los problemas de control directo se resuelven trabajando sobre nuestros hábitos.

Los problemas de control indirecto se resuelven cambiando nuestros métodos de influencia.

Los problemas de la inexistencia de control suponen asumir la responsabilidad de modificar nuestras


actitudes: sonreír, aceptar autentica y pacíficamente esos problemas y aprender a vivir con ellos,
aunque no nos gusten.

El circulo de influencia está lleno de ‘ser’: puedo ser ms paciente, ser sensato, ser cariñosos. El foco
está en el carácter. Siempre que pensemos que el problema este ‘allí afuera’ este pensamiento o es el
problema. Vivir en armonía con los principios tiene consecuencias positivas.

Preocuparse de nuestros errores es como perseguir a la víbora venenosa que nos mordió. Solo se
extenderá el veneno.

En el corazón mismo del circulo de influencia se encuentra nuestra aptitud para comprometernos y
prometer, y para mantener compromisos y promesas. Los compromisos con nosotros mismos y con
los demás y la integridad con que los mantenemos son la esencia de nuestra proactividad.

Allí también reside la esencia de nuestros crecimientos.

Durante treinta días trabaje solo en un círculo de influencia, Plantéese pequeños compromisos y
manténgalos. Sea una luz, no un jue. Sea un modelo, no un crítico. Sea una parte de la solución, no
parte del problema.
Si empieza a pensar que el problema este allí afuera, deténgase. Ese pensamiento es el problema.

SEGUNDO HABITO: EMPIECE CON UN FIN EN MENTE

el habito de empezar con un fin en mente se basa en el principio de que todas las cosas se crean dos
veces. Siempre hay primero una creación mental y luego una creación física.

El primer habito dice tu eres creador, el segundo habito es la creación.

La administración busca la eficiencia en el ascenso por la escalera al éxito; el liderazgo determina si


la escalera está o no apoyada en el lugar correcto.

El modo más efectivo que conozco para empezar con el fin en mente consiste en elaborar un
enunciado de la misión, filosofía o credo personales. Se centra en lo que uno quiere ser (carácter
) y hacer (aportaciones y logros), y en los valores o principios que fan fundamento al ser y al hacer.

Las personas no pueden vivir en el cambio si en su interior no persiste un núcleo invariable.

Con un enunciado de la misión, podemos fluir al ritmo del cambio.

Para escribir un enunciado de la misión personal tenemos que empezar en el centro mismo de nuestro
circulo de influencia. Lo que haya en el centro de nuestra vida será nuestra fuente de seguridad, guía,
sabiduría y poder.

La seguridad representa nuestro sentido de la valía, nuestra identidad, nuestra base emocional,
nuestra autoestima, nuestra fuerza personal básica.

Por guía se entiende la fuente de dirección de la vida. Circunscritos por nuestro mapa, están las
normas, principios o criterios implícitos que día tras día gobiernan nuestras decisiones y acciones.

La sabiduría es nuestra perspectiva de la vida, nuestro sentido del equilibrio, nuestra compresión del
modo en que se aplican los diversos principios.

El poder es la capacidad o facultad de actuar, la fuerza y potencia para realizar algo. Es la energía vital
para elegir y decidir.

Demasiadas vacaciones que son demasiadas largas, demasiado cine, demasiada televisión, demasiado
tiempo invertido en los juegos electrónicos, demasiado ocio indisciplinado en el cual el individuo
elige continuamente el camino del menor esfuerzo, son cosas que erosionan gradualmente una vida.
De ese modo, las capacidades de las personas adormecidas, el talento no se desarrolla. La mente y el
espíritu se aletargan y el corazón sufre insatisfecho.
Quizás el mejor camino de identificar su centro consista en examinar atentamente los factores que
sustentan su vida.

Lo ideal es crear un centro claro del que pueda obtenerse sistemáticamente un alto grado de
seguridad, guía, sabiduría y poder, que haga posible la proactividad y de congruencia y armonía a
todos los aspectos de su vida.

Los principios no cambian; la compresión que tenemos de ellos sí.

Su paradigma es la fuente en que fluyen sus actitudes y conductas.

Las características de las personas con rendimiento alto empiezan con un fin en mente. Sin
participación no hay compromiso.

TERCER HABITO: ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO

El primer habito dice: tú eres el creador. Tu estas a cargo de todo. Se basa en los cuatro privilegios
humanos de la imaginación, la conciencia moral, la voluntad independiente y en particular, la
autoconciencia.

El segundo habito es la creación primera o mental. Se basa en la imaginación.

El tercer habito es la segunda creación la creación física, es la puesta en práctica.

La persona de éxito tiene el habito de hacer las cosas que a quienes fracasan no les gusta hacer.

Las personas efectivas no se orientan hacia los problemas, sino hacia las oportunidades.

La coherencia sugiere que haya armonía, unidad e integridad entre visión y misión, roles y metas,
prioridades y planes, deseo y disciplina. En el planificador deberá de haber un lugar destinado al
enunciado de la misión personal, de modo que pueda remitirse constantemente a el. También tiene
que haber lugar para roles y para metas a corto y largo plazo.

Su herramienta tiene que ayudarle a mantener el equilibrio en la vida, a identificar sus diversos roles
y mantenerlos ante sus ojos de modo que no pueda descuidar áreas importantes como la salud, la
familia, la preparación profesional o el desarrollo personal.

La organización semanal proporciona mucho mayor equilibrio.

Pensar dos o tres resultados importantes que uno cree que tiene que lograr en cada rol durante los
siete siguientes días, que serán registrados como metas.
E l domingo suele ser ideal para planificar las actividades más valiosas para la promoción personal,
entre las cuales se cuenta la organización semanal.

VICTORIA PUBLICA

No se puede tener éxito con otras personas si no se ha pagado el precio del éxito con uno mismo.

Uno de los depósitos más importantes que pueden hacerse consiste en procurar realmente
comprender a las otras personas.

Mantener un compromiso o una promesa es un depósito de suma importancia; romperlos representa


un importante reintegro.

CUARTO HABITO: PENSAR EN GANAR/GANAR.

El de ganar/ganar es una estructura de la mente e le corazón que constantemente procura el beneficio


mutuo en todas las interacciones humanas. Significa que los acuerdos o soluciones son mutuamente
benéficos, mutuamente satisfactorios.

Si uno no puede llegar a un verdadero acuerdo del tipo ganar/ganar, es preferible no pactar, optando
por la variante del no hay trato.

Pensar ganar/ganar es el habito del liderazgo interpersonal es fundamental para el éxito en todas
nuestras interacciones y abarca cinco dimensiones interdependientes dela vida.

Carácter: es la base del paradigma ganar/ganar:

 Integridad: ya la hemos definido como el valor que nos atribuimos nosotros mismos. Cuando
identificamos con claridad nuestros valores, nos organizamos proactivamente y las acciones
cotidianas se ordenan en torno de esos valores.
 Madurez: es el equilibrio entre el coraje y el respeto.
 Mentalidad de abundancia: la mentalidad de abundancia toma la alegría, la satisfacción y
realización de los tres primeros hábitos que conciernen a nivel personal y las exterioriza,
apreciando la singularidad, la dirección desde el interior, la naturaleza proactiva de los otros.

Relaciones

la confianza, la cuenta bancada emocional, es la esencia de la filosofía ganar/ganar. Una relación en la


que las cuentas bancarias son ricas y ambas partes están profundamente comprometidas con el
paradigma ganar/ganar, es la catapulta ideal de una gran sinergia.
Acuedos

De las relaciones derivan los acuerdos que dan definición y dirección a ganar/ganar. En el acuerdo
ganar/ganar, los cinco elementos siguientes se hacen muy explicitas:

Resultados deseados (y no métodos). Identificar lo que hay que hacer y cuando.


Directrices. Especificar los parámetros(principios, políticas, etc.) que enmarcan los resultados que
se deben alcanzar.
Recursos. Identificar el apoyo humano, económico, técnico u organizacional con el que se puede
contar para que ayude a alcanzar los resultados
Rendición de cuentas. Establecer las normas de rendimiento y el momento de la evaluación
Consecuencias. Especificar lo bueno y lo malo que sucede y sucederá, como resultado de la
evaluación.

Para el espíritu humano es mucho más ennoblecedor permitir que la gente se juzgue a si misma, y no
juzgarla.

Sistemas

La filosofía ganar/ganar solo puede sobrevivir en una organización cuando los sistemas le brindan el
sustento. Básicamente uno consigue lo que recompensa. Si queremos lograr las metas y reflejar
valores del enunciado de la misión, el sistema de recompensa debe ser congruente con tales metas y
valores.

La esencia de la negociación de principios, consiste en separar persona y problema, en centrarse en


los intereses y no en las posiciones, en idear opciones para la ganancia mutua, y en insistir en criterios
objetivos, alguna norma o principio externos que ambas partes puedan compartir.

QUINTO HABITO: PROCURE PRIMERO EN COMPRENDER Y LUEGO SER


COMPRENDIDO.

Este principio es la clave de la comunicación interpersonal efectiva.

El profesional aprende a diagnosticar, a comprender. Aprende también a relacionar las necesidades


del cliente con sus propios productos y servicios.

Un buen alumno procura comprender antes de juzgar. La clave del juicio correcto es la compresión.

La escucha empática lleva tiempo, pero no tanto como protegerse de las incongruencias y corregirlas
cuando uno ya ha hecho kilómetros de camino, o vivir con problemas irresueltos o no expresados o
afrontar los resultados de no brindar aire psicológico a nadie.
SEXTO HABITO: LA SINERGIA

la sinergia significa que el todo es más que las sumas de sus partes. Significa que la relación de las
partes entre si es una parte en y por sí misma. Y no solo una parte, sino la más canalizadora, la que
genera más poder, la más unificadora y la más estimulante.

La cuenta bancaria emocional abundante, el pensamiento de ganar/ganar, el procurar primero


comprender, crea un ambiente ideal para la sinergia.

La igualdad no es creativa y es aburrida. La esencia de la sinergia consiste en valorar las diferencias.

No necesito hablar, comunicarme con alguien que esté de acuerdo conmigo, quiero comunicarme con
usted porque ve las cosas de modo diferente. Valoro esa diferencia.

SEPTIMO HABITO: AFILE LA SIERRA.

El filósofo herb shepherd describe la vida sanamente equilibrada en torno a cuatro valores: la
perspectiva(espiritual), la autonomía(mental) la conexión(social) y el tono(físico).

Afilar la sierra significa básicamente dar expresión a los cuatros motivaciones. Supone ejercerlas
cuatros dimensiones de nuestra naturaleza, regular y congruentemente, de manera sabia y
equilibrada.

Un buen programa de ejercicios puede llevarse a cabo en casa y permite atender tres áreas del
mantenimiento corporal: la resistencia la flexibilidad y la fuerza.

Cuando uno ejercita la paciencia más allá de sus límites, la fibra emocional se rompe, la naturaleza
sobre compensa el daño y en la siguiente ocasión aparece una fibra más fuerte.

Goethe enseno: trata al hombre tal como es y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede
y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser.

Las organizaciones y los individuos que reconocen los cuatros dimensiones en su enunciado de la
misión crean un marco poderoso para la renovación equilibrada.

Este proceso de perfeccionamiento continuo es el sello del movimiento de la calidad total y la clave
del poder económico del Japón. La voz de la conciencia es tan delicada que resulta fácil ahogarla, pero
es también tan clara que resulta imposible confundirla.

Así como el exceso de comida y la falta de ejercicio pueden minar el estado de un atleta, las cosas
obscenas, groseras o pornográficas pueden nutrir una oscuridad interior que embote nuestra
sensibilidad superior y reemplace la conciencia natural o divina de que es lo correcto y lo incorrecto,
por la conciencia social del: ¿me descubrirán?

Para no dejar de progresar, debemos de aprender, comprometernos y actuar…aprender,


comprometernos y actuar y aprender comprometernos y actuar.

Los principios son leyes naturales que son externas a nosotros y que en última instancia controlan
las consecuencias de nuestros actos. Los valores son internos y subjetivos y representan aquello que
sentimos con más fuerza y orienta nuestra conducta.