You are on page 1of 8

FENÓMENO DE DISCO VACÍO SINTOMÁTICO

Pseudónimo: La Roca
Resumen

El fenómeno de vacío intervertebral (DVIL) es un hallazgo habitual en el estudio de la
enfermedad degenerativa del disco. La lumbalgia de origen discogénico se puede presentar
de diversos modos, incluyendo irradiación a miembros inferiores.
Objetivo: reconocer los exámenes complementarios utilizados para diagnosticar el
DVIL, determinar la sensibilidad de los mismos y evaluar su correlación clínico
imagenológica.
Material y método: Trabajo prospectivo, observacional, descriptivo en el cual se evaluó
clínicamente e imagenologicamente que incluyó 100 pacientes, en los que analizamos
DVIL; en radiografías estáticas y dinámicas, tomografía computada y resonancia
magnética. Se analizaron: sexo, edad, motivo de consulta, escala visual análoga, la
irradiación y topografía del dolor, la existencia de ciatalgia y claudicación de la marcha;
tabaquismo e índice de masa corporal.
Resultados: El promedio de edad fue de 64,6 años, destacando el carácter de patología
degenerativa. El DVIL se observó en 99 TC, 85 dinámicas, 80 radiografías simples y 65
RMN.
Conclusión: Para el diagnóstico de fenómeno de disco vacío, son útiles: las radiografías
simples, las dinámicas, la tomografía y la resonancia.
La TC es el estudio de imágenes más sensible para su detección, seguido de las
radiografías dinámicas en extensión.
Se observo una relación entre la edad avanzada, el sobrepeso y el fenómeno estudiado.

PALABRAS CLAVES: Disco vacio; neumodisco; patología degenerativa lumbar;
lumbalgia discogénica,
Introducción
El fenómeno de vacío intervertebral (o neumodisco) es un hallazgo habitual en el estudio
de la enfermedad degenerativa del disco1. Considerado la última etapa de la degeneración
discal2, puede ser causa de dolor de espalda baja3 . La lumbalgia de origen discogénico se
puede presentar con una constelación de síntomas que van desde dolor lumbar benigno a
insoportable, con síntomas de irradiación a extremidades inferiores4.
El trabajo clásico de Gershon-Cohen5 encontró neumodisco en radiografías en 21% de
130 pacientes añosos asintomáticos.
Larde y colaboradores6 informaron que el 12% de las radiografías simples y el 40% de
las tomografías computarizadas de columna lumbar en pacientes mayores de 40 años
mostraron neumodisco en al menos un nivel.
En el estudio de los pacientes con enfermedad degenerativa espinal, la subnotificación
del fenómeno de disco vacío intervertebral lumbar (DVIL) sigue siendo grande7.
El objetivo del trabajo esreconocer los exámenes complementarios utilizados para
diagnosticar el DVIL, determinar la sensibilidad de los mismos y evaluar su correlación
clínico imagenológica.

Material y métodos
Se diseñó un trabajo prospectivo, observacional y descriptivo en el universo de pacientes
que consultaron por patología degenerativa lumbar. En 100 pacientes se observó fenómeno
de disco vacio en por lo menos un estudio.
Se establecieron como criterios de exclusión: sacralización de la 5ta vértebra lumbar,
patología infecciosa, traumática y cirugías previas en la columna lumbar.
Se recopilaron datos tomando en cuenta sexo, edad, motivo de consulta, el dolor de los
pacientes a través de la escala visual análoga, la irradiación y topografía del dolor, la
existencia de ciatalgia y claudicación de la marcha, y la relación con el tabaquismo y el
índice de masa corporal.
Los estudios de imágenes solicitados en los pacientes con DVIL fueron radiografías de
la columna lumbosacra de frente y perfil de pie, perfil en flexión y extensión máxima,
RMN y TC, y se llevó un registro digital imagenológico para posterior análisis.
Fueron analizados 500 segmentos discales lumbares en 100 pacientes en los cuales se
identificó DVIL, múltiple o monosegmentario, y a su vez se precisó si los segmentos
evaluados tenían cambios de tipo Modic8.
Todos los datos recabados de los pacientes se recogieron en una tabla diagramada para
tal fin, y se analizaron con un software de recopilación de datos estadísticos (Excel,
Microsoft).

Resultados
Sesenta y cuatro pacientes eran mujeres y 36 hombres. El promedio de edad fue de 64,6
años (el rango de edad fue entre 33 y 92 años).
De los 100 pacientes, 99 presentaron DVIL en TC (221 espacios discales), siendo
monosegmentario en 42 y múltiple en 57 pacientes, por lo cual es el estudio más sensible
para el diagnóstico de neumodisco. En el resto de los estudios, el DVIL fue observado en
80 pacientes en radiografías convencionales (131 espacios discales), 85 en dinámicas (158
espacios discales en extensión) y 65 en RMN (Grafico 1).
Con respecto al motivo de consulta, 49 pacientes presentaron lumbociatalgia (unilateral
en 36 de ellos), 43 lumbalgia sin irradiación a miembros inferiores y 5 lumbocruralgia.
Cuarenta pacientes presentaron claudicación de la marcha, coincidiendo en el número de
pacientes con hábito tabáquico (actual o abandonado). El promedio de Índice de Masa
Corporal fue 29,15. En 35 pacientes se diagnosticó escoliosis. De los 64 pacientes que
presentaron dolor en la escala visual análoga (EVA) de 6 puntos o superior, 39 presentaban
DVIL múltiple (60,91 %). En este trabajo se pudo determinar que en RMN el tiempo de
relajación T2 aporta mejor información con respecto a T1, al observarse más nítidamente el
DVIL (hipointensidad marcada) (figura 3).

Discusión
La presencia de gas en el espacio intervertebral fue observada por vez primera por Fick9
cuando estudiaba las articulaciones sometidas a fuerzas de tracción. En 1937, Magnusson10
denomina a este hecho “fenómeno de vacío”, sin concederle significación clínica alguna.
En 1942, Knutsson11 relaciona por vez primera el fenómeno de vacío con la degeneración
discal. Gershon-Cohenil5 en 1946, se refiere a él como “núcleo pulposo fantasma” al
observar en las radiografías simples de columna lumbar áreas radiolúcidas en el espacio
intersomático.
El fenómeno de vacío es una colección de gas12, que se puede originar dentro del disco
intervertebral (figura 3), y que es es relativamente frecuente en radiografías de pacientes
con enfermedad degenerativa lumbar13. Este fenómeno es considerado la última etapa de la
degeneración discal y puede ser causa de lumbalgia3. La composición del vacío es de
aproximadamente 90% de nitrógeno, con una relación baja de oxígeno o dióxido de
carbono14.
Con la llegada de la TC esta entidad adquiere mayor difusión, debido a la sensibilidad de
dicho estudio6. Es el estudio más sensible para detectar neumodisco, seguido por la
radiografía dinámica en extensión15. El estudio menos sensible es la radiografía en flexión,
debido a la disminución de altura del espacio discal y menor distensión de las fibras del
anillo fibroso.
La RMN aporta mayor información sobre la patología discal, definiendo la anatomía con
mayor claridad1,16,17.
El disco intervertebral va envejeciendo y consecuentemente degenerándose en el
transcurso de la vida4, 18.
Suele interpretarse el neumodisco como signo de inestabilidad intervertebral, con la
consiguiente implicancia en el tratamiento de la enfermedad degenerativa discal19. Allí
radica la importancia de su diagnóstico adecuado.
Numerosos autores incluyen a los platillos terminales como uno de los componentes del
disco intervertebral, debido al rol preponderante que tiene en la enfermedad discal3,4.
La patogenia del neumodisco es discutible y muy probablemente multifactorial. La
hipótesis prevaleciente para la formación de gas en un disco degenerativo se basa en la
teoría de la degeneración de la placa terminal. Los platillos terminales brindan nutrición al
disco a través de su superficie porosa, al mismo tiempo que evitan la protrusión del disco
hacia los cuerpos vertebrales. A medida que las placas terminales vertebrales degeneran, el
cartílago hialino se calcifica y se producen citoquinas inflamatorias. Esta combinación
bloquea las vías nutricionales, lo que produce un desequilibrio metabólico y una
disminución de la síntesis de proteínas de la matriz estructural. Como resultado, la
integridad estructural del disco se vuelve inestable, y el movimiento continuo de
compresión y distracción crea una hendidura que se llena gradualmente con gas3.

En algunas publicaciones se establece una conexión entre DVIL y variaciones
climáticas, como Morishita et al. relacionando el FV con lumbalgia por la mañana y al
ponerse de pie, pudiendo el dolor ser influenciadopor los cambios en el clima20. A su vez
Kasai et al. informaron que el dolor de espalda baja se agravó por la disminución de la
presión atmosférica en pacientes con DVIL asociado a enfermedad lumbar13.
Numerosas publicaciones relacionan la presencia de FV con radiculopatías por
compresión, al ocupar el gas el espacio formado por las grietas en el anillo fibroso del disco
intervertebral, generándose protrusiones discales21, 22, 23, 24, 25, 26, 27.

Conclusión.
En pacientes con patología degenerativa discal lumbar, para realizar el diagnóstico de
fenómeno de disco vacio, son útiles: la radiografía simple, las dinámicas, la tomografía y la
resonancia.
La tomografía computada con reconstrucción sagital es el estudio de imágenes más
sensible para su detección, seguido de las radiografías dinámicas en extensión.
Se observo una relación entre la edad avanzada, el sobrepeso y el fenómeno estudiado.

Bibliografía
1. D’Anastasi M, Birkenmaier C, Schmidt GP; Wegener B; Reiser M, Baur-Melnyk A.
Correlation Between Vacuum Phenomenon on CT and Fluid on MRI in Degenerative
Disks. AJR 2011; 197:1182–1189
2. Fardon DF, Milette PC. (2001) Nomenclature and Classification of Lumbar Disc
Pathology: Recommendations of the Combined Task Forces of the North American Spine
Society, American Society of Spine Radiology, and American Society of Neuroradiology.
Spine - Volume 26 - Issue 5 - E93-E113
3. Li FC, Zhang N, Chen WS, Chen QX. Endplate degeneration may be the origination
of the vacuum phenomenon in intervertebral discs. Med Hypotheses 2010;75:169-71.
4. Madigan L, Vaccaro AR, Spector LR, Milam RA. Management of Symptomatic
Lumbar Degenerative Disk Disease. J Am Acad Orthop Surg 2009;17: 102-111
5. Gershon-Cohen, J.: The phantom nucleus pulposus. AJR, 1946; 56: 43-48.
6. Larde D, Mathieu D, Frija J, Gaston A, Vasile N. Spinal vacuum phenomenon: CT
diagnosis and significance. J Comput Assist Tomogr 1982; 6:671-676.
7. Yen CP, Beckman JM, Vivas AC, Bach K, Uribe JS.Effects of
intradiscal vacuum phenomenon on surgical outcome of lateral interbody fusion for
degenerative lumbar disease. J Neurosurg Spine. 2016 Dec 16:1-7.
8. Modic MT, Steinberg PM, Ross, JS, Masaryk, TJ, Carter, JR. (1988). Degenerative
disk disease: Assessment of changes in vertebral body marrow with MR
imaging. Radiology, 166(1 I), 193-199.
9. Fick, R.: Handbuch del' anatomie und Mechanik der Gelenke. Jena: G Fischer,
1910.
10. Magnusson, W.: Uber die bendingungen des Hervortretens der
wirklichenGelenkspalte auf demrontgenbilde. Acta Radiol, 1937; 18: 733-741.
11. Knutsson, F.: The vacuum phenomenon in the intervertebral dises. Acta Radiol,
1942; 23: 173-179.
12. An KC, Kong GM, Park DH, Baik JM, Youn JH, Lee WS. Comparison of Posterior
Lumbar Interbody Fusion and Posterolateral Lumbar Fusion in Monosegmental Vacuum
Phenomenon within an Intervertebral Disc. Asian Spine J. 2016 feb;10(1):93-8. doi:
10.4184/asj.2016.10.1.93
13. Kasai Y, Takegami K, Uchida A. Change of barometric pressure influences low
back pain in patients with vacuum phenomenon within lumbar intervertebral disc. J Spinal
Disord Tech 15:290–293
14. Ford LT, Gilula LA, Murphy WA, et al. Analysis of gas in vacuum lumbar disc. Am
J Radiol1977;128:1056–7.
15. Coulier B. The spectrum of vacuum phenomenon and gas in spine. JBR-BTR 2004;
87:9–16
16. Schweitzer ME, El-Noueam KI. (1998) Vacuum disc: frequency of high signal
intensity on T2-weighted MR images. SkeletalRadiol 27:83-86
17. Grenier N, Grossman R, Schiebler M, Yeager B; Goldberg H, Kressel H.
Degenerative lumbar disk desease: pitfalls and usefulness of MR imaging in detection of
vacuum phenomenon. Radiology 1987; 164:861-865
18. Christian W. A. Pfirrmann, Alexander Metzdorf, Marco Zanetti, JuergHodler, and
Norbert Boos. Magnetic Resonance Classification of Lumbar Intervertebral Disc
Degeneration. Spine Volume 26, Number 17, pp 1873–1878
19. Yoshiiwa T, Miyazaki M, Notani N et al. (2016). Analysis of the relationship
between ligamentum flavum thickening and lumbar segmental instability, disc
degeneration, and facet joint osteoarthritis in lumbar spinal stenosis. Asian spine journal;
10(6): 1132-1140.
20. Morishita K, Kasai Y, Uchida A. Clinical symptoms of patients with intervertebral
vacuum phenomenon. Neurologist 14:37–39
21. Ayberk G, Özveren M, Yildrim T. Spinal gas accumulation causing lumbar
discogenic disease: a case report. Acta OrthopTraumatolTurc 2015;49(1):103-105 doi:
10.3944/AOTT.2015.2827
22. Hatim Belfquih, Brahim El mostarchid et al. Sciatica caused by lumbar epidural gas.
Pan African Medical Journal
23. Sung Min Yun, Bumn Suk Suh, Jin Su Park. Symptomatic Epidural Gas-containing
Cyst from Intervertebral Vacuum Phenomenon. Korean J Spine 9(4):365-368, 2012
24. Lee C, Cho J, Hyun S, Yoon S, Kim K, Kim H. Symptomatic gas containing
herniated disc with the vacuum phenomenon: mechanism and treatment. Neurol Med Chir
(Tokyo) 52, 106-108, 2012
25. Choi K, Kim J, Lee S. Surgical experience of gas containing disk herniation. Neurol
Med Chir (Tokyo) 50, 905-909, 2010
26. Sasani M, Ozer F, Oktenoglu T, Cosar M, Karaarslan E, Sarioglu A. Recurrent
Radiculopathy Caused by Epidural Gas After Spinal Surgery. Spine Volume 32, Number
10, pp E320–E325
27. Pierpaolo L, Mastronardi L, Puzzilli F, Missori, Paolo. Gas-containing lumbar disc
herniation. Spine Volume 18, Number 16, pp 2553–2536