You are on page 1of 5

Hipotiroidismo e hipotiroidismo

subclínico
 Por Elena Cibrián
 Tamaño de la fuente
 Imprimir
 Email
Publicado enprevenir y curar
Leído8612 veces
Valora este artículo

 1

 2

 3

 4

 5

(6 votos)

Cuando la función de la tiroides, que es la glándula encargada de secretar


hormonas metabólicas, se ve reducida o anulada hablamos de hipotiroidismo. Este
trastorno afecta cada vez a más personas, sobre todo mujeres, lo que causa
muchos problemas de salud hasta que es diagnosticado. El diagnóstico del
hipotiroidismo es sencillo cuando es evidente, pero el hipotiroidismo subclínico
puede pasar desapercibido mucho tiempo, incluso años, lo que suele causar
problemas de salud que no responden positivamente a sus tratamientos.

Hipotiroidismo
Si la glándula tiroides es hipoactiva, no produce suficientes cantidades de
hormonas tiroideas y los procesos metabólicos son más lentos por lo que el cuerpo
se ralentiza y se dice que existe hipotiroidismo.

Causas:

 Enfermedad de Hashimoto : es una


enfermedad autoinmune en la que el sistema
inmune ataca a las células de la tiroides y esta
va perdiendo poco a poco funcionalidad. Para
compensar ese déficit, la hipófisis segrega más
TSH (hormona tirotropina que estimula la
tiroides), estimulando cada vez más la tiroides
para normalizar los niveles de T3 y T4. Por
esto, una persona con esta enfermedad tendrá
los niveles de T3 y T4 correctos, pero muy
aumentados los niveles de TSH. En fases
avanzadas, a veces después de años, las
células tiroideas ya son muy escasas y
prácticamente sin actividad, entonces es
cuando los niveles de T3 y T4 no son
suficientes y surgen los síntomas del
hipotiroidismo.
La tiroiditis surge porque los anticuerpos - anti-
TPO y antitiroglobulina - causan irritación e
inflamación en la tiroides, por eso el bocio.
 Falta de yodo en la dieta.
 Tumores en la tiroides.
 Enfermedades en el hipotálamo o pituitaria
(falta de producción de hormonas TRH y TSH).
 Algunos medicamentos, por ejemplo
antidepresivos.

Síntomas de hipotiroidismo
Si existe hipotiroidismo, el cuerpo no producirá suficientes proteínas y las células
no contarán con suficiente oxígeno para su metabolismo, y la suma de estas dos
circunstancias puede producir variados efectos en nuestro organismo:
 debilidad y cansancio  disminución de la frecuencia del latido cardíaco
 calambres musculares  alteraciones en los ciclos menstruales
 somnolencia  periodos abundantes
 retraso psicomotor  pérdida de apetito
 disminución de la  intolerancia al frío
memoria, olvidos  piel fría, seca, áspera y rugosa
 falta de concentración  aparición de color amarillento debido a la
 malhumor, irritabilidad acumulación de carotenos
 sordera, disfonía,  cabellos secos, caída del cabello
pérdida de visión  hinchazón de los párpados y cara
 depresión, ansiedad,  ronquera y tos o faringitis persistente
nerviosismo  Bocio: es la aparición de un bulto en la zona
 aumento de peso por anterior del cuello que se corresponde con la
retención de líquidos inflamación de la tiroides.
 infertilidad  Cretinismo: es la falta de desarrollo físico y
 estreñimiento mental por déficit de hormonas tiroideas.

Diagnóstico del hipotiroidismo subclínico


En los casos de hipotiroidismo clínico, la TSH (hormona tirotropina que estimula la
secreción de T4) se encuentra elevada y la T4 disminuida (hormona tiroxina
tiroidea), por eso se decíamos que el diagnóstico es evidente. En cambio en casos
de hipotiroidismo subclínico la TSH está elevada ligeramente y los niveles de T4
son normales, ante lo que algunos especialistas no consideran que se necesite
tratamiento y simplemente recomiendan revisiones periódicas.
Efectivamente el hipotiroidismo subclínico no reviste síntomas tan evidentes y
severos como el hipotiroidismo clínico o autoinmune, pero también causa
trastornos de salud que requieren atención.
Por ejemplo muchos casos de infertilidad femenina, que cursan con imposibilidad
de anidación o microabortos, no son bien tratados y no encuentran mejoría porque
no se realizan correctamente los análisis de hormonas tiroideas o no son
interpretados correctamente, ya que los niveles de TSH se encuentran elevados
ligeramente pero dentro de los rangos considerados como normales por el
laboratorio concreto.
Los análisis de hormonas en mujeres son complicados ya que los niveles
considerados normales cambian a lo largo del ciclo menstrual y se debe tener en
cuenta el día del ciclo exacto en que se toma la muestra.

En un análisis clínico los niveles altos de TSH alertan sobre un problema tiroideo,
ya que recordemos que la TSH aumenta cuando detecta poca cantidad de T4 en
sangre, pero esto no siempre es concluyente ya que la TSH o tirotropina también
puede aumentar puntualmente.

Cabe destacar también que la hormona tiroidea realmente eficaz es la T3, es


decir, que aunque los niveles de T4 sean correctos en una analítica, cabe la
posibilidad de que la conversión a T3 no se está realizando correctamente.

Cuando la tiroides comienza a fallar puede ser por varios motivos y no todos
son considerados hipotiroidismo, simplemente se trata de un desequilibrio
puntual que se puede corregir.
Algunas causas que pueden alterar la actividad de la tiroides puntualmente:
 Inflamación de la tiroides por una infección
vírica puntual.
 Estrés, puntual o adaptado, ya que el estrés
mantiene el organismo sobreexcitado con más
necesidad de hormonas tiroideas. Sobre todo
en casos de hipotiroidismo subclínico, los
niveles altos de cortisol aumentan los niveles
de TSH .
 Demasiado o poco yodo en la dieta.
 Tratamiento con litio u otros medicamentos
como los corticoides.
 Embarazo: desde el primer momento del
embarazo la tiroides tiene que segregar más
T4 y por eso aumenta la TSH.
 Exceso de grasas saturadas, soja (aumenta los
estrógenos) y gluten en la dieta.
 Inflamación silenciosa: así se llama una
alteración del organismo en general que causa
alteraciones en varias funciones metabólicas
del organismo. Lo causa la acidificación de la
sangre, una mala dieta, falta de nutrientes,
fumar, el alcohol…
 Exceso de estrógenos y déficit de
progesterona. Existe una interrelación directa
entre los estrógenos y la T4 y muchas veces el
exceso de estrógenos puede ser la causa de
hipotiroidismo subclínico aun con niveles
normales de TSH. En general estamos
sobresaturados de estrógenos ya que las
carnes, los plásticos, los cosméticos, productos
de higiene, la soja transgénica y otras tantas
cosas rompen nuestro equilibrio hormonal.
Cuando en el cuerpo manda los estrógenos la
progesterona y la T4 disminuyen rompiendo el
equilibrio endocrino y exponiéndonos a un
riesgo 3 veces mayor de sufrir tiroiditis
autoinmune, sobre todo si se sufre de ovarios
poliquísticos (síntoma de elevados niveles de
estrógenos).

Una buena salud hormonal y tiroidea es fundamental para mantener nuestras


funciones vitales, pero a pesar de esto y de existir excelentes endocrinos y
métodos de diagnóstico en la medicina alopática, muchas veces no se consigue un
buen diagnóstico. Esto ocurre por no prestar atención a todos los síntomas y
circunstancias del paciente o por un exceso de confianza en los rangos
de normalidad considerados por el laboratorio concreto. Estos valores normales en
los resultados analíticos tristemente muchas veces parecen obedecer más a
intereses comerciales farmacéuticos que a los verdaderos problemas del paciente,
dando lugar a enfermedades rentables y desequilibrios invisibles que ni siquiera
son mencionados al paciente muchas veces.
La naturopatía en cambio presta atención a estos desequilibrios poco rentables en
la medicina alopática y trata con éxito muchas alteraciones hormonales,
atendiendo varios aspectos de la vida del paciente de forma simultánea, como el
estrés, la nutrición, la recuperación del sistema inmune y una correcta
suplementación.

Elena Cibrián, naturópata


www.tunaturopataonline.com