You are on page 1of 1

¿Qué son las vacunas?

“Una vacuna es un medicamento que nos da protección contra futuras infecciones”


Una vacuna es un medicamento que se obtiene a partir de un microorganismo. Cuando se administra a una
persona sana, hace que la persona produzca defensas contra éste. Si en un futuro esta persona entrara en
contacto con el microorganismo contra el que ha sido vacunada, las defensas lo protegerían y no padecería la
enfermedad.
La mayoría de vacunas protegen de una enfermedad concreta, pero también hay otros de combinadas que
protegen de más de una enfermedad, como es el caso de la vacuna triple vírica (sarampión, parotiditis y rubeola)
o la vacuna DTP (difteria, tétanos y tos ferina).

A. ¿Por qué son tan importantes las vacunas?


“Cada vez menos personas padecen enfermedades infecciosas graves gracias las vacunas”
Gracias a las vacunas, se han podido erradicar muchas enfermedades infecciosas que hace unos años producían
grandes epidemias y muertes, como por ejemplo la viruela. Otras enfermedades, como el sarampión o la
poliomielitis, aunque no se han erradicado del todo hay muy pocos casos.
Si dejáramos de vacunar, estas enfermedades se podrían volver a extender entre la población.

B. ¿Qué puede pasar si no nos vacunamos?


“Es muy importante que nos vacunemos para protegernos de enfermedades y para evitar transmitirlas a otras
personas”
Si no nos vacunamos y en alguna ocasión entramos en contacto con el microorganismo que causa la infección,
podemos sufrir la enfermedad. Algunas de estas enfermedades pueden producir secuelas importantes o incluso la
muerte.
Además, en caso de padecer la enfermedad, podemos transmitirla a otras personas y ocasionar un brote
epidémico.

C. ¿Son peligrosos los microorganismos que contienen las vacunas?


“Los microorganismos que contienen las vacunas son capaces de activar nuestro sistema inmunitario, pero no
tienen suficiente fuerza para producir la enfermedad”
Algunas vacunas están hechas a partir de microorganismos muertos o a partir de fragmentos o productos del
microorganismo, como por ejemplo la vacuna contra el tétanos o contra la hepatitis B.
Otros están hechas a partir de gérmenes vivos pero que han sido atenuados y que por tanto no tienen suficiente
fuerza para producir la enfermedad, pero sí la suficiente para activar nuestro sistema inmunitario.

Enfermedades que revienen las vacunas


Cólera Rabia
Tos ferina Sarampión
Difteria Rubéola
Fiebre tifoidea Varicela
Haemophilus influenzae tipo B (Hib) Viruela
Infecciones por meningococos
Infecciones por neumococo
Tétanos
Tuberculosis
Encefalitis japonesa
Fiebre amarilla
Gripe (estacional, pandémica)
Hepatitis A y B
Parotiditis
Poliomielitis