You are on page 1of 1

BIN LADEN

El rostro se circunscribe en un marco triangular con el vértice en su parte inferior. Es el rostro de


alguien que está a la defensiva en el mundo. Tiene una expansión cerebral muy exagerada, con alto
tono en ojos y frente, lo que lo sitúa siempre en el mundo de las ideas, de las concepciones teóricas y
abstractas, y en las innatas ganas de dominar y de ser reconocido por las personas por su valía como
estratega.

Su parte afectiva es también muy ancha y alta, pero su nariz es bastante átona y poco diferenciada, con
orificios nasales completamente resguardados, por lo que por un lado, vive intensamente las emociones
y sentimientos, y por otro, manifiesta una extrema dureza y flema hacia quienes le rodean. En sus
últimas fotos tiene una acusadísima retracción latero-nasal que ha tenido que alimentar todavía más su
capacidad de organización, planificación y control intelectual.

El hecho de tener esta parte afectiva tan grande pero con su receptor (nariz) prácticamente átono nos
habla de su habilidad de manejar las emociones ajenas, de su capacidad de provocar en los demás la
emoción necesaria que los empuje a actuar.

Es imprescindible en este rostro fijarse en su pequeñísima zona instintiva, lo que hay que poner en
relación con las demás zonas del rostro. De ello, y de su marco retraído, sacamos la conclusión de que
para él la vida material era poco importante, él se alimentaba principalmente de ideas y concepciones
totalmente subjetivas y personales. De ahí que haya sido capaz de vivir en condiciones precarias
durante tanto tiempo.

Su boca grande y sus labios carnosos e indiferenciados contrastan vivamente con esa zona instintiva en
retracción, y hay que relacionarlos con esas cejas pobladas que enmarcan los ojos. Por una parte, tiene
una gran necesidad de contactos físicos, pero necesita a la vez períodos de ascetismo en los que
recuperarse del agotamiento de fuerza física. No era una persona delicada en lo material, las sutilezas
para él sólo eran intelectuales. Diríase que por esa boca tan grande tenía una necesidad vital que su
energía se liberara hasta agotarse, agotamiento que consideraba como una necesidad para la
purificación vital.

Como que en el fondo debía de ser consciente de sus grandes limitaciones a nivel físico,
conceptualizaba éstas y descargaba su agresividad manejando las emociones de los demás a fin de
perpetrar actos violentos con barbarie y sangre que, en el fondo, venían a compensar su sed de
dominación a través de la fuerza física, que él mismo en persona no podía desarrollar.

Related Interests