You are on page 1of 10

Machinae: el uso de ingenios mecánicos aplicados a la

actividad constructiva en época romana

Javier Atienza Fuente

Los grandes logros de la construcción de época ro- MÁQUINAS DE TRANSPORTE


mana han estado tradicionalmente condicionados por
la imagen ampliamente difundida y estereotipada de La distancia entre el centro productor de la material
grandes masas de individuos de condición esclava y prima y el lugar de colocación es uno de los factores
servil aportando la fuerza de sus brazos para la con- fundamentales que repercuten directamente en los
secución de los grandes hitos constructivos. Esta per- costos finales de toda construcción. Los constructo-
cepción, no carente de veracidad, pero a menudo exa- res romanos trataron de optimizar la explotación de
gerada, ha eclipsado, cuando no ocultado, los los recursos constructivos que encontraban en el en-
factores de la inteligencia y la creatividad aplicados a torno inmediato al lugar donde debía ser llevada a
la economía y optimización de cada uno de los pro- cabo la obra, pero ello no siempre era posible, bien
cesos que compusieron la actividad constructiva en porque el territorio no ofrecía materiales constructi-
época romana. vos en abundancia, o bien porque, cuando éstos exis-
El estudio de las fuentes históricas documentales, tían, la calidad de los mismos no era lo suficiente-
artísticas y arqueológicas nos revela la invención y el mente elevada como para utilizarlos.
uso de múltiples artefactos mecánicos con fines Cuando esto ocurría, no quedaba otra solución que
constructivos, así como la aplicación a esos ingenios recurrir a la explotación de otros enclaves más aleja-
constructivos de principios mecánicos y físicos que dos para conseguir material constructivo y proceder
ya eran conocidos en la Antigüedad y que sorprenden después a su transporte hasta el lugar donde se necesi-
tanto por su pragmatismo como por la modernidad taba. El transporte por vía marítima o fluvial permitía
de su concepción. el traslado de un elevado volumen de material cons-
Grúas elevadoras, serrerías de madera y piedra, tructivo a largas distancias, pero la adopción de este
bastidores para el transporte de enormes masas y pe- método estaba condicionada por la existencia de un
sos, así como tornos de rotación, entre otros ingenios puerto de embarque en las proximidades del lugar de
mecánicos configuran un panorama constructivo en explotación, circunstancia que no siempre existía. Así
la época romana muy distinto del que habitualmente pues, en la mayoría de las ocasiones no quedaba otro
nos es transmitido, y que es posible estudiar y cono- remedio que recurrir al transporte terrestre, utilizando
cer a través de las huellas que dejaron tanto en los carretas que eran tiradas por animales de carga. Los
edificios que se levantaron como en las ciudades en ejemplos de este tipo de transporte son muy numero-
las que se llevaron a cabo dichas actividades cons- sos y los podemos encontrar en todo tipo de manifes-
tructivas. taciones artísticas tanto pictóricas como escultóricas.

Libro 1 Congreso.indb 157 28/09/15 12:52


158 J. Atienza

En algunos casos, la envergadura y la monumenta-


lidad de la construcción que se estaba llevando a
cabo exigían el uso de bloques de un tamaño y de un
peso que hacían prácticamente imposible en la época
romana su traslado mediante los métodos convencio-
nales, ya sean marítimos, fluviales o terrestres.
Vitruvio, arquitecto en tiempos de Julio César, es-
cribió su obra De Architectura a lo largo de la segun-
da mitad del siglo I a. C, siendo éste el único tratado
de esta disciplina que se ha conservado de la antigüe-
dad clásica, y una de las referencias de primer orden
para conocer la práctica edilicia en época romana. El
autor, que tiene como fuentes de referencia a los ar- Figura 1
quitectos griegos de época helenística, trata en su Recreación infográfica de la máquina de Ctesifonte según
obra, estructurada en diez libros independientes, so- la descripción vitruviana. Imagen de Arkeografia
bre múltiples aspectos de la actividad constructiva.
Los primeros ocho capítulos del Libro X de su obra
están dedicados, casi en exclusiva a la definición del se colocaba en los extremos del bloque, sobreeleván-
concepto de máquina y a sus principios de funciona- dolo del suelo. El acople en el punto central de am-
miento, así como a la descripción de algunos de los bas caras distales de la pieza de espigas metálicas, de
ingenios conocidos en la Antigüedad.1 un modo similar al descrito para el traslado de los
En el capítulo VI del libro X, Vitruvio refiere las fustes, permitía controlar la dirección (figura 2).
soluciones adoptadas por los arquitectos griegos Cte- Aunque Vitruvio cita algún método de transporte
sifonte y Metágenes (padre e hijo respectivamente) a más,2 son los dos descritos en los párrafos anteriores
propósito del transporte de las columnas y arquitra- los que, con mayor probabilidad, pudieron haberse
bes que formaban parte de la estructura del nuevo puesto en práctica en la época romana, sobre todo
Templo de Artemisa en Éfeso, construido alrededor para el transporte de tambores de columna y fustes
del siglo VIII a. C. monolíticos, ya que el sistema permitía su adaptación
La solución adoptada por Ctesifonte para transpor- a todo tipo de tamaños.3 Los posibles desperfectos
tar los fustes cilíndricos consistió en labrar en el cen- que la superficie de la pieza pudiese sufrir mediante
tro geométrico de las caras laterales de cada pieza
una oquedad en la que introducir y fijar mediante
una colada de plomo dos espigas metálicas que ac-
tuarían como eje de giro. Estos ejes fueron conecta-
dos a un bastidor externo horizontal que permitía,
una vez se le aplicaba tracción, y aprovechando la
forma de la pieza, que ésta girase sobre sí misma y
controlar su movimiento y dirección (figura 1).
Por su parte, Metágenes, el encargado del trans-
porte de los enormes bloques que constituirían el ar-
quitrabe del citado templo, basándose en el método
usado para el transporte de los fustes de las colum-
nas, ideó un sistema similar que consistía en hacer
que las piezas girasen sobre sí mismas para que, una
vez que se les aplicara una fuerza de tracción, se per-
mitiese su desplazamiento controlado. Para ello, este
arquitecto construyó dos estructuras cilíndricas con Figura 2
un hueco en su interior que se ajustaba a la forma de Recreación infográfica del ingenio de Metágenes según la
la pieza a transportar. Cada una de estas estructuras descripción de Vitruvio. Imagen de Arkeografia

Libro 1 Congreso.indb 158 28/09/15 12:52


Machinae: el uso de ingenios mecánicos en época romana 159

este sistema de transporte quedaban solucionados bor, sobre el que se enrolla y desenrolla una cuerda o
una vez que la pieza llegaba a su lugar de destino, cable, y que puede hacer al mismo tiempo la función
donde su superficie era relabrada y se le daba la for- de eje de giro; dos soportes, que permiten mantener
ma definitiva que debía tener una vez puesta en el eje de giro en una posición sólida y estable; y, por
obra.4 último, una manivela o palanca que es la que impri-
me el movimiento al conjunto y la que hace funcio-
nar el mecanismo. En uno de los extremos de la cuer-
MÁQUINAS DE IZADO Y ELEVACIÓN da se fija el peso que va a ser sometido a tracción,
mientras que el otro extremo se fija al tambor. Para
La arquitectura monumental de época romana preci- que el conjunto tenga ganancia mecánica y, por lo
saba de elementos pétreos que, aunque fuesen de di- tanto, exista una reducción de la fuerza a realizar es
mensiones modestas, presentaban un peso considera- imprescindible que el radio de la palanca o manivela
ble que debía sobrepasar en muchas ocasiones los sea mayor que el radio del tambor en el que se enro-
varios centenares de kilos. Estos elementos recibían a lla la cuerda, ya que cuanto mayor sea aquélla y me-
menudo un desbaste preliminar en cantera que los nor sea éste, menor esfuerzo se deberá realizar para
aproximaba a su forma definitiva y los aligeraba de levantar o trasladar un mismo peso.
peso antes de proceder a su transporte hasta el lugar Tanto la polea como el torno elevador podían usar-
donde se encontraba la construcción. se de forma separada o bien combinándose entre sí
Cuando la construcción alcanzaba cierta altura era para conformar la cabria o rechamum, mecanismo ya
necesario elevar los elementos hasta el lugar donde descrito por Vitruvio y cuyo uso ha pervivido hasta
hubieran de colocarse definitivamente. El izado de nuestros días. Este autor describe la cabria como un
cargas no constituyó ningún problema técnico para mecanismo compuesto por un armazón conformado
los constructores de época romana que adoptaron y por dos vigas de madera que se ensamblan en ángulo
mejoraron los procedimientos llevados a cabo antes agudo en la parte superior mediante una clavija,
que ellos por los arquitectos griegos.5 mientras que en la parte inferior se separan; una ter-
El dispositivo de tracción más simple utilizado cera viga hace las veces de trípode, manteniendo ele-
para el izado de cargas reduciendo el esfuerzo es la vado el conjunto y dando estabilidad a la estructura;
polea, conocida en la época romana como orbiculus en el vértice superior del trípode se fija una polea y
o trochlea. Se compone de un cilindro o rueda al que en la parte inferior del bastidor se instala un torno
se le ha practicado una acanaladura o ranura perime- elevador; un cable, que pasa por la polea superior y
tral y que gira alrededor de un eje que pasa por su va unido al tambor del torno permite ejercer tracción
centro. La polea simple debe fijarse para poder traba- sobre el peso a elevar a medida que se activa el torno
jar con ella. Por la acanaladura perimetral se hace pa- y el cable se va enrollando en el tambor.
sar una cuerda que lleva atada en uno de los extre- Esta configuración de la máquina no era inaltera-
mos la carga a elevar. Tirando del extremo opuesto se ble en su concepción estructural, aunque si en lo que
consigue cambiar el sentido de tracción, haciendo se refiere a su funcionamiento. Así, en algunas repre-
más cómodo el levantamiento de cargas ya que al ti- sentaciones de la plástica romana se pueden apreciar
rar hacia abajo podemos ayudarnos de nuestro propio escenas de construcción en las que aparecen estas ca-
peso al realizar el esfuerzo. La polea no reduce la brias, cuyo tercer travesaño, el que formaría el trípo-
fuerza necesaria para elevar una carga, que será igual de del bastidor, ha sido sustituido por unos cables ti-
al peso que se desea levantar. La polea presenta una rantes fijados al suelo que mantendrían el resto del
limitación importante, ya que no se podrán levantar conjunto en una posición erguida y, al mismo tiempo
pesos que excedan el del operario que ejerce la trac- mantendrían el espacio de trabajo en el momento del
ción. izado y del traslado del bloque totalmente despejado
El mecanismo usado desde la Antigüedad griega y diáfano.6
que efectúa una primera división de la fuerza en rela- A pesar de que el uso de este tipo de maquinaria
ción con el peso a mover es el torno elevador, que de polea simple y torno elevador accionado mediante
permite conseguir un movimiento lineal a partir de palanca debió tener un uso muy extendido y genera-
uno giratorio. El sistema está formado por un tam- lizado, ésta presentaba algunas limitaciones, como la

Libro 1 Congreso.indb 159 28/09/15 12:52


160 J. Atienza

altura que podía alcanzar la cabria o el peso del blo- posición y el funcionamiento de una cabria acciona-
que que se tenía que elevar. Estas limitaciones, no da mediante una rueda motriz que es puesta en fun-
obstante, se veían al menos parcialmente suplidas cionamiento mediante el esfuerzo conjunto de dos
por la versatilidad de la máquina, la cual podía ser operarios que se representan en su interior. En este
totalmente desmontada en elementos fácilmente caso el polispasto de elevación parece estar formado
transportables y vuelta a instalar en otro punto de la por dos grupos de tres poleas: uno de ellos en la par-
construcción a medida que ésta se iba desarrollando te superior del bastidor de la cabria y unida a ésta en
en extensión, o a otro nivel, cuando la construcción un punto cercano al encuentro de los travesaños late-
avanzaba en altura. rales, el otro en la parte inferior, unida a una colum-
Cuando las necesidades de la construcción reque- na mediante un lazo de cuerda que la apresa y la
rían un aumento de la potencia de elevación se com- mantiene en posición vertical.
binaba la acción del torno de elevación junto con la El Museo Gregoriano Profano de Roma, pertene-
polea múltiple, consiguiendo tanta mayor potencia ciente al conjunto de los Museos Vaticanos, conserva
elevadora cuanto mayor fuese el número de poleas. entre sus fondos una serie de relieves fechados en los
Igualmente, el funcionamiento del torno elevador inicios del siglo II d. C. pertenecientes al mausoleo
mediante palancas podía ser sustituido por una o va- de una familia de constructores que ejercieron su ac-
rias ruedas huecas (majus tympanum), conectadas al tividad en tiempos del emperador Domiciano. En uno
tambor y accionadas mediante el esfuerzo de varias de los bajorrelieves se puede apreciar una escena de
personas caminando en su interior. A diferencia del construcción en la que aparece un ingenio mecánico
uso del torno elevador accionado mediante palancas, de gran potencia elevadora en pleno uso. El elevado
que generaba un movimiento alterno y discontinuo nivel de detalle y la minuciosidad con la que está ela-
generado por el cambio de posición tanto de la pro- borado permiten apreciar y complementar una serie
pia palanca como del operario encargado de su ma- de características técnicas que las fuentes escritas no
nejo, el uso de una rueda motriz accionada mediante precisan como, por ejemplo, la presencia de un basti-
el esfuerzo conjunto de un grupo de operarios que dor basculante cuya inclinación es regulada mediante
caminaban en su interior, otorgaba al conjunto un el uso de poleas múltiples (figura 3).
movimiento continuo y capaz de ser controlado fácil- La combinación de los dispositivos de torno eleva-
mente reduciendo o aumentando el ritmo y la veloci- dor y poleas simples o múltiples podía disponerse de
dad de trabajo de los operarios en función de las ne- tal forma que la tracción ejercida sobre la carga no
cesidades que la actividad constructiva requiriese en fuese sólo vertical, sino también horizontal. Esto re-
cada momento. Tanto si el espacio circundante en el
entorno del área donde se llevaba a cabo la obra era
diáfano, como si se encontraba en una zona de espa-
cios limitados por otras construcciones, el sistema de
elevación de torno elevador y rueda motriz podía
adaptarse a cada una de las situaciones; así, cuando
el espacio disponible era suficiente, podía construirse
junto con el resto de los elementos que conformaban
el mecanismo elevador o, cuando la disponibilidad
de espacio era limitada, independientemente de la ca-
bria pero conectada a ésta mediante cables tensores o
cuerdas.
Además de los textos de Vitruvio donde se descri-
be el aspecto y la funcionalidad de este tipo de inge-
nios mecánicos, la prueba documental del uso de este
tipo de maquinaria en obras de construcción durante Figura 3
la época romana lo encontramos de nuevo en la glíp- Recreación infográfica de una grúa elevadora de gran po-
tica de la época conservada. Así, un relieve hallado tencia realizada a partir de la que está labrada en el relieve
en las cercanías del Teatro de Capua muestra la dis- de los Haterii. Imagen de Arkeografia

Libro 1 Congreso.indb 160 28/09/15 12:52


Machinae: el uso de ingenios mecánicos en época romana 161

sulta especialmente útil en el caso del arrastre de los longitud de la excentricidad de los soportes que fija-
grandes bloques pétreos que conformaban el basa- ban las bielas respecto al eje de giro del cigüeñal de-
mento monumental de algunas construcciones hasta terminaría la longitud total del movimiento horizon-
su lugar de colocación o, también, para el transporte tal de las bielas y también el recorrido que tendrían
de grandes bloques desde los frentes de cantera de las sierras. Finalmente, en el extremo de cada una de
donde eran extraídos hasta el lugar donde se procedía las bielas se acoplaría el sistema de corte que, en este
a su carga y transporte a larga distancia ya fuese por caso, se trataría de hojas de sierra montadas sobre
vía marítima, fluvial o terrestre.7 unos bastidores en forma de arco que, mediante unos
tirantes longitudinales regulables serían los encarga-
dos de mantener la tensión de éstas para evitar que se
MÁQUINAS DE CORTE doblasen o perdiesen eficacia. Según están dispues-
tos los bastidores en el relieve del sarcófago, esta
El primer ejemplo de la existencia de este tipo de máquina sería capaz de actuar simultáneamente so-
máquinas se localiza en la ciudad grecorromana de bre dos bloques de piedra diferentes. Para darle más
Hierápolis de Frigia, en las cercanías de la actual ciu- realismo y énfasis a la escena, el escultor representó
dad de Pamukkale en Turquía. Se trata de un relieve a la máquina en pleno proceso de serrado, pues las
labrado en una tapa de sarcófago fechada a mediados sierras están actuando sobre dos bloques que se en-
del siglo III d. C. El relieve va acompañado de una cuentran a medio serrar.
inscripción en griego que identifica al difunto como Aunque el nivel de detalle con que está labrado el
un tal Marco Aurelio Amiano y lo presenta como el relieve es bueno y el nivel de conservación de la pie-
inventor del ingenio representado en el bajorrelieve.8 za es aceptable, el estudio pormenorizado de la re-
La pieza se encontraba en la necrópolis oeste si- presentación plástica del mecanismo en ella repre-
tuada a ambos lados de una de las vías de acceso a la sentado no resuelve todas las dudas. Por ejemplo, en
antigua ciudad, pero no fue hasta el año 2005 cuando una máquina de este tipo es preciso disponer de un
llamó la atención de los investigadores debido a la sistema que evite los ladeos, las inclinaciones y las
rareza que suponía la representación plástica de lo torsiones que se producirían en el bastidor si éste no
que parecía ser algún tipo de artilugio técnico: una dispone de un sistema de guía que asegure tanto la
serie de ruedas de distinto tamaño interconectadas perfecta horizontalidad de la hoja de corte durante el
entre sí mediante ejes rectilíneos dispuestos de una proceso de serrado (para que el corte sea homogéneo
forma tal que sugieren la idea de estar en funciona- en su profundidad a lo largo de todo el bloque), así
miento. como su verticalidad (para que el grosor de la pieza
Los investigadores encargados de llevar a cabo el que se trata de lograr sea uniforme a lo largo de toda
estudio del relieve esculpido llegaron a la conclusión su longitud y anchura). En el relieve de Hierápolis no
de que se trataba de la representación de una máqui- está representado ninguno de estos detalles técnicos
na destinada a serrar bloques de piedra.9 Este ingenio con los que, sin duda, un mecanismo de estas carac-
mecánico utilizaría la fuerza de una corriente de agua terísticas debió contar si se quería que fuese efectivo.
para impulsar una gran rueda. El impacto del agua Evidencias arqueológicas indiscutibles presenta la
haría girar la rueda principal con un movimiento con- zona que se ha identificado en la antigua ciudad de
tinuo. Esta rueda motriz estaría conectada a un eje, el Éfeso, en Turquía, como un área de producción de
cual, a su vez, transmitiría el movimiento giratorio a elementos pétreos, que estaba en funcionamiento en-
otra pieza, a modo de un piñón dentado, montada en tre finales del siglo VI y principios del siglo VII d. C.
su extremo más alejado de la rueda principal. El pi- En una de las estancias de este complejo industrial se
ñón giraría en el mismo sentido que la rueda motriz y localizó lo que parece ser un área de serrado de blo-
movería una tercera rueda, más pequeña, que actúa a ques para la elaboración de lastras de revestimiento,
modo de cigüeñal, ya que dos bielas estarían conec- según las investigaciones llevadas a cabo por Fritz
tadas a su eje de giro, pero en posición excéntrica, y Mangartz.10
transformaría el movimiento circular continuo en un Las estancias de producción de elementos pétreos
movimiento horizontal y alterno, imprescindible para se encuentran en la parte más inferior de un extenso
un trabajo efectivo de este tipo de maquinaria. La complejo industrial destinado a la producción de ha-

Libro 1 Congreso.indb 161 28/09/15 12:52


162 J. Atienza

rina. Hasta la parte superior de este complejo indus- giro conectado a ella. Las vigas de esta estructura,
trial llegaría un ramal de acueducto que daría energía dispuestas de forma paralela, tendrían unos 5,5 me-
a una serie de ruedas motrices dispuestas en hilera y tros de longitud si se tiene en cuenta la distancia
en sentido descendente. El agua al descender por gra- existente entre la pared este de la estancia y la base
vedad impulsaría las ruedas motrices de los distintos de bloques pétreos dispuesta sobre el foso central.
niveles hasta llegar, en última instancia, al área de En el punto de encuentro entre las vigas del basti-
producción de elementos pétreos. dor y el eje de giro es posible que se hubieran dis-
A pesar de que no se han encontrado restos de ele- puesto unas piezas que, a modo de cojinete o roda-
mentos fabricados en madera (como la rueda motriz, miento, servirían de puntos de apoyo a los extremos
bastidores, etc.) o metal (hojas de sierra, elementos de del eje, contribuirían a reducir la fricción y facilitar
sujeción y refuerzo, etc.) que formasen parte del me- el giro, así como a evitar el deslizamiento del con-
canismo de la sierra, la interpretación de algunos hue- junto rueda-eje de giro. En cada uno de los extremos
cos dejados en las paredes, así como la presencia de de los ejes de giro se dispondrían unos platos o pla-
algunos bloques de piedra (dos de ellos abandonados cas que, girando en el mismo sentido que el eje, ser-
en mitad del proceso de serrado y en el lugar exacto virían para acoger uno de los extremos de las bielas
en donde este proceso se estaba llevando a cabo) han con una cierta excentricidad respecto al eje de giro,
servido de base para el establecimiento de una hipóte- lo que convertiría en lineal el primigenio movimiento
sis acerca de cómo sería el aspecto y el funcionamien- circular del conjunto rueda motriz-eje de giro. En el
to de este ingenio mecánico excepcional. extremo opuesto de las bielas se situaría el sistema
A unos 3 metros de altura respecto a la cota de de corte donde estarían acopladas las hojas de sierra
uso, en el muro del lado este se conserva un hueco que harían efectivo el corte.
por el que pasaría el canal que hacía llegar el agua Se desconoce la forma que pudieron tener las ho-
hasta la rueda motriz, golpeándola a media altura y jas de sierra, así como el sistema de fijación de éstas
haciéndola girar sobre un eje central. La rueda mo- a un bastidor que las mantuviera permanentemente
triz, de entre 3 y 3,2 metros de diámetro y entre 40 y en tensión y evitase holguras o torsiones que hicieran
45 centímetros de anchura estaría parcialmente intro- disminuir la eficiencia de la maquinaria. No obstan-
ducida en un foso abierto en el suelo de la estancia, te, la presencia de dos bloques abandonados in situ
que presenta una anchura de 50 centímetros y otros en mitad del proceso de serrado permite conocer al-
tantos de profundidad. Este foso, junto con otro canal gunos aspectos técnicos del sistema de serrado; así,
de menores dimensiones y profundidad que se ex- la longitud de estos bloques, que alcanzan los 2,6
tiende en dirección norte, serviría además para reco- metros, permite conjeturar que cada una de las hojas
ger el agua que caería de la rueda y la reconduciría al de sierra que formasen parte de esta máquina debió
exterior del edificio. tener una longitud cercana a los 3 metros, así como
Sobre el foso principal, a unos 5,5 metros de dis- un grosor de pocos milímetros y una anchura cercana
tancia de la pared del lado este, se encuentran dis- a los 10 centímetros.
puestos una serie de bloques pétreos reutilizados pro- Los bloques abandonados presentan dos tipos de
cedentes probablemente del espolio de los materiales cortes realizados en el momento de uso de esta área
arquitectónicos de algunos edificios cercanos. Estos productiva: por un lado, dos cortes completos (uno
materiales de espolio forman una base estable que se en cada bloque), cuya posición indica que los cortes
levanta unos 80 centímetros respecto a la cota de uso eran realizados en la cara interna de los bloques y se
de la estancia. Esta altura coincide con la disposición avanzaba hacia el exterior de los mismos; por otro
de dos huecos de forma rectangular, de unos 40 cen- lado, se aprecian cuatro cortes parciales (dos en cada
tímetros de lado y otros tantos de profundidad, abier- bloque, dispuestos de forma paralela y con la misma
tos en el muro del flanco este y separados entre sí 65 profundidad), que señalarían que cada bastidor de
centímetros. Estas cavidades, junto con la base for- corte contaba con dos hojas de sierra efectivas en el
mada con bloques pétreos de reutilización anterior- momento de su abandono y, segundo, que los dos
mente mencionada, acogerían los extremos de las vi- bastidores de corte funcionaban simultáneamente
gas y formarían el apoyo principal de la estructura de efectuando el corte al mismo tiempo en ambos blo-
madera que soportaría la rueda motriz y el eje de ques en el momento en que se interrumpió el trabajo.

Libro 1 Congreso.indb 162 28/09/15 12:52


Machinae: el uso de ingenios mecánicos en época romana 163

Para que las hojas de sierra pudieran realizar su misa, ocupando una sala rectangular de 8,65 metros
trabajo eficazmente era necesario que se les aplicara de longitud y 6,65 metros de anchura. En el muro
un empuje descendente y constante que permitiese el oriental, aproximadamente coincidiendo con el eje
avance por fricción y abrasión del corte. Es probable central de la sala, se abre un hueco rectangular de
que dos pequeños agujeros cuadrangulares, abiertos 1,35 metros de anchura y 2,30 metros de altura, que
en el muro del flanco este de la estancia a unos 2,6 presenta sus superficies cubiertas con un mortero ro-
metros de altura y alineados con otros cuatro aguje- sáceo. En el suelo, al pie de la abertura horizontal y
ros de poste excavados en el suelo, entre los bloques siguiendo el eje central longitudinal, se abre un foso
que se estaban serrando, sirviera para la sujeción y el de 0,60 metros de anchura y parcialmente cubierto
apoyo de algún tipo de superestructura sobre la que con losas. El tramo descubierto de este canal tiene
se colgarían pesos que ejercerían la presión necesaria una longitud de 3,80 metros y está parcialmente flan-
para efectuar el corte en los bloques (figura 4). queado por muretes que, partiendo de la pared orien-
Un tercer ejemplo de ingenio mecánico de serrado tal, se prolongan a lo largo de 2,5 metros y alcanza
impulsado por energía hidráulica, que ofrece pocas una altura máxima de 1 metro. Estos muretes latera-
dudas sobre su carácter industrial y su funcionalidad, les están construidos a partir de bloques de caliza tra-
se encontró en la antigua ciudad de Gerasa (actual bados entre sí con mortero. Dos de estos bloques de
Jerash, en Jordania).11 Aunque el área donde se loca- piedra, los más cercanos a la pared del lado este, a
lizaría el dispositivo mecánico era ya conocida desde ambos lados del canal, presentan en su superficie su-
el primer cuarto del siglo XX, no fue hasta 2002 perior un rebaje cruciforme, de unos 10 centímetros
cuando éste fue identificado como una instalación in- de profundidad, que probablemente pudieran corres-
dustrial destinada a la reutilización, mediante serra- ponder al sistema de fijación y anclaje del eje de una
do, de bloques de piedra para la obtención de placas rueda de molino, ya que estos mismos bloques tienen
de revestimiento para suelos y paredes en nuevas en su cara interna, la que mira al interior del canal,
construcciones. El análisis arqueológico del entorno unas huellas de desgaste de forma circular produci-
y de los objetos recuperados en el transcurso de las das por el repetido y continuado rozamiento de un
excavaciones realizadas en el lugar ha permitido pre- objeto de aproximadamente 1 metro de diámetro y
cisar ese uso industrial referido anteriormente duran- compuesto, al menos en esta parte, de piezas metáli-
te un breve periodo de tiempo en la segunda mitad cas. Este objeto podría corresponder a la pieza de re-
del siglo VI d. C. fuerzo que uniría un eje horizontal a la rueda girato-
Esta instalación se encuentra en el extremo orien- ria vertical cuyo movimiento proporcionaría la
tal del criptopórtico meridional del templo de Arte- energía necesaria para poner en funcionamiento el
mecanismo instalado en esta sala
Esta rueda motriz, que pudo haber alcanzado un
diámetro cercano a los 4 metros, sería impulsada por
la corriente de agua que caería en su parte superior y
que saldría por una abertura conservada en el muro
oriental a casi 4 metros de altura respecto al suelo de
uso y unos 45 centímetros de anchura. Esta abertura
estaría intercomunicada con una pequeña cisterna lo-
calizada en la parte trasera del muro meridional y
cuya finalidad sería la de garantizar un aporte conti-
nuo de agua y, por lo tanto, un movimiento constante
a la rueda motriz.
Lo más probable es que tanto la abertura de la pa-
red meridional como la parte del canal abierto en el
Figura 4 pavimento y desprovisto de losas de cubrición ha-
Recreación infográfica de la serrería mecánica de piedra de brían formado el cajeado en el que se introduciría
Éfeso a partir de los estudios de F. Mangartz. Imagen de Ar- parcialmente la rueda motriz de la máquina con una
keografia doble finalidad: en primer lugar, el hueco abierto en

Libro 1 Congreso.indb 163 28/09/15 12:52


164 J. Atienza

el muro permitiría acercar la rueda motriz principal a Respecto a los bastidores, el hecho de que debie-
la fuente de energía, es decir, el canal por donde en- ran mantener tensionadas al mismo tiempo cuatro
traría el agua procedente de la cisterna trasera, y que hojas de corte descarta la posibilidad de la utiliza-
el chorro incidiese en el punto exacto de la rueda ca- ción de un cable tensor (que es la solución adoptada
paz de producir el movimiento en una dirección de- en las máquinas de serrar de una sola hoja de corte).
terminada; en segundo lugar, el tramo abierto del ca- La posibilidad más probable pasa por la utilización
nal del pavimento tendría, a su vez, dos funciones de bastidores rígidos en las que las sierras fuesen fi-
principales ya que permitiría tanto conseguir mayor jadas en la propia estructura del bastidor. Estos basti-
altura de la rueda motriz respecto del punto de entra- dores debieron disponer de algún método para evitar
da del agua que la ponía en movimiento para, de este que, en su movimiento alterno de vaivén, se produje-
modo, conseguir una mayor potencia, como también sen desviaciones, inclinaciones u otro tipo de irregu-
serviría para mantener recogida y controlada el agua laridades que alterasen el producto final (figura 5).
vertida sobre la rueda. El tramo cubierto del canal es El panorama tecnológico referido a los ingenios
realmente una prolongación del tramo descubierto mecánicos de la época romana impulsados por ener-
que conduce el agua hasta el exterior del ambiente. gía hidráulica y destinados al serrado de bloques pé-
La presencia en el interior de la estancia de dos treos no estaría completo sin hacer referencia al poe-
tambores de columna, que fueron abandonados ta Décimo Magno Ausonio (310-393 d. C.) cuya obra
cuando estaban siendo serrados para reconvertirlos descriptiva, que lleva por título Mosela, hace referen-
en lastras de revestimiento, viene a arrojar luz sobre cia a los ingenios mecánicos que eran movidos por la
el tipo de actividad que se realizaba en ese ambiente. fuerza del agua (entre estos ingenios el autor cita ex-
La ubicación de estos tambores de columna, simétri- presamente a las serrerías de bloques de piedra) y
camente a ambos lados del tramo cubierto del canal que se repartían a ambos lados de un afluente del río
que recorre el eje central longitudinal del suelo de la centroeuropeo homónimo. De igual manera, el histo-
estancia, y la improbabilidad de que, por su peso y riador Amiano Marcelino cita en su libro XXIII una
voluminosidad, éstos hubieran sufrido grandes des- serratoria machina al establecer la comparación en-
plazamientos en el interior de la estancia, es una tre el funcionamiento de ésta y el de un determinado
prueba indiciaria para ubicar los bastidores de corte, tipo de máquina bélica. Por último, Gregorio Niseno,
que estarían conectados al eje horizontal de la rueda que escribió en el último tercio del siglo IV d. C. pa-
a través de unas bielas que transformarían el movi- rece aludir también a las máquinas de serrar bloques
miento giratorio en movimiento horizontal de vai- pétreos en uno de los pasajes de su obra Homilías al
vén. El número de tambores de columna y la presen- Cantar de los Cantares.
cia en ellos de cortes en fase de ejecución podría
indicar el funcionamiento simultáneo de dos basti-
dores de corte.
El estudio de estos cortes pone de manifiesto que
cada uno de los bastidores montaba juntas cuatro ho-
jas de sierra, rectilíneas, separadas entre sí entre 4 y
5 centímetros, y que producían tres lastras marmó-
reas a la vez. Las características de los cortes indican
que cada hoja de sierra tendría un espesor compren-
dido entre los 2 y los 3 milímetros y una longitud de
al menos 2,50 metros (la longitud del tambor de co-
lumna más largo encontrado en la estancia es de 1,67
metros, a esta longitud hay que añadir al menos 90
centímetros más que corresponderían a la distancia
mínima recorrida por el bastidor en el movimiento de Figura 5
vaivén). La longitud de las hojas de corte pudo ser Imagen de la sierra hidráulica de Gerasa elaborada a partir
incluso mayor si se tiene en cuenta la longitud de los de los estudios de Jacques Seigne y Thierry Morin. Imagen
bastidores en los que debieron estar fijadas. de Arkeografia

Libro 1 Congreso.indb 164 28/09/15 12:52


Machinae: el uso de ingenios mecánicos en época romana 165

CONCLUSIONES en las canteras con su forma cilíndrica ya conformada


y su superficie desbastada de forma regular aunque con
Ya fuese para el transporte de pesadas y voluminosas unas dimensiones ligeramente superiores a las requeri-
cargas, o para la colocación de éstas en su lugar defi- das. La labra final y afinada de las piezas se debía rea-
lizar en las cercanías del lugar donde éstas se ubicasen
nitivo, o bien para la producción a gran escala de ele-
definitivamente. Véase Atienza, J. 2009, 126.
mentos arquitectónicos o decorativos, la construcción 5. Véase Atienza, J. 2010, 49-53.
de la época romana debió de contar con la participa- 6. Esta configuración aparece representada doblemente en
ción ineludible de diversos ingenios mecánicos que un bajorrelieve de terracota hallado en las proximida-
hicieron posible el desarrollo de la arquitectura y la des de la llamada Vía Cassia en Italia, así como tam-
construcción romana hasta unos niveles que no fue- bién en otro bajorrelieve exhumado en Terracina; am-
ron superados hasta hace relativamente poco tiempo. bos actualmente en el Museo Nacional de Roma. Otra
Los autores antiguos dejaron en algunas de sus escena de construcción representada en un fresco del
obras no sólo descripciones del aspecto de las mis- caldarium de la villa de San Marco, cerca de Stabies,
mas, en el mejor de los casos, sino también referen- muestra el uso de este tipo de maquinaria, con el basti-
dor conformado por sólo dos travesaños y el torno ma-
cias acerca de su funcionamiento y de su versatili-
niobrado por dos operarios.
dad. El hecho de que algunos de estos autores las 7. Algunas canteras contaban con rampas de descenso
describan sin mostrar un ápice de asombro puede, y desde los frentes extractivos hasta la planicie. Esta cir-
debe, hacernos reflexionar acerca de si los ingenios cunstancia se ha atestiguado arqueológicamente en al-
tecnológicos, tanto los aplicados al ámbito de la gunas de las canteras romanas de la zona de Luni-Ca-
construcción como a otras áreas de la producción y rrara, así como en el área extractiva del Pentélico en
de la economía de la época, no fuesen exóticas ex- Grecia.
cepciones aplicadas en un determinado momento y 8. Grewe, K. y Kessener, P. 2007, 227.
para una finalidad concreta, sino que su uso era una 9. La descripción del relieve así como su interpretación
práctica relativamente común y extendida. están detalladamente recogidas en Grewe, K. 2010,
381-401.
Cuesta creer que algunos mecanismos descritos en
10. En la descripción de esta máquina se seguirá lo publi-
los párrafos que anteceden a estas líneas sólo volve- cado por Mangartz, F. 2007, 235-242.
rán a ponerse en práctica en los momentos prelimina- 11. En la descripción de esta máquina se seguirá lo publi-
res de la revolución industrial que acontece en el si- cado por Seigne, J. 2007, 243-257.
glo XIX.

NOTAS LISTA DE REFERENCIAS

1. Ortíz y Sanz [1787] 2001, 237-246. Adam, J-P. 1996. La construcción romana, materiales y téc-
2. Ortíz y Sanz [1787] 2001, p. 243, donde se cita la má- nicas. Editorial de los Oficios. León.
quina de Paconio a propósito de la construcción y colo- Atienza, J. 2009. «Explotación de canteras para la obten-
cación de un nuevo basamento para la estatua de Apolo ción de material constructivo en época romana: el ejem-
en Éfeso llevada a cabo en época augustea. plo de Segóbriga». En Actas del VI Congreso Nacional
3. Son numerosos los hallazgos arqueológicos de tambo- de Historia de la Construcción editado por Huerta, S.;
res de columna y fustes monolíticos que presentan en Marín, R.; Soler, R. y Zaragozá, A. Vol. 1, 119-128. Ins-
sus caras distales orificios y huecos como los descritos. tituto Juan de Herrera. Madrid.
Pudieron haber servido para el anclaje del elemento in Atienza, J. 2010. «Cantería y construcción pétrea en época
situ en la construcción, pero también pudieron haber te- romana: una aproximación al estudio del trabajo de la
nido un uso previo como fijación del sistema de trac- piedra en la ciudad de Segóbriga». En Studia Academica.
ción para su transporte, pues la forma que presentan en Revista de Investigación Universitaria, 16; 11-72. Centro
uno u otro caso es exactamente igual. El hallazgo en Asociado a la UNED «Alfonso de Valdés», Cuenca.
Segobriga, al pie de un frente de cantera, de un tambor Grewe, K. 2010. «La máquina romana de serrar piedras.
de columna con los citados orificios podría apuntar en La representación en bajorrelieve de una sierra de pie-
la dirección de la segunda tesis. dras de la antigüedad, en Hierápolis de Frigia, y su rele-
4. En efecto, tanto las columnas monolíticas como aque- vancia para la historia técnica». En Las Técnicas y las
llas que estaban divididas en tambores, eran extraídas Construcciones en la Ingeniería Romana editado por

Libro 1 Congreso.indb 165 28/09/15 12:52


166 J. Atienza

Fundación de la Ingeniería Técnica de Obras Públicas, Ortiz y Sanz, J. [1787] 2001. Los Diez Libros de Arquitectu-
381- 401. Córdoba. ra de M. Vitruvio Polión traducidos del latín y comenta-
Grewe, K. y Kessener, P. 2007. «A stone relief of a water- dos por Don José Ortiz y Sanz. Editorial Akal, Madrid.
powered stone saw at Hierapolis, Phyrgia. A first consi- Seigne, J. 2007. «Une scierie hydraulique du VIe siècle à
deration and reconstruction attempt». En Énergie Hy- Gerasa (Jerash, Jordanie). Remarques sur les prémices de
draulique et Machines Élévatrices d’eau dans la mécanisation du travail». En Énergie Hydraulique et
l’Antiquité. Actas del Coloquio Internacional editado por Machines Élévatrices d’eau dans l’Antiquité. Actas del
Jean-Pierre Brun y Jean-Luc Fiches, 227-234. Colección Coloquio Internacional editado por Jean-Pierre Brun y
del Centro Jean Bérard, 27. Nápoles. Jean-Luc Fiches, 243-257. Colección del Centro Jean
Mangartz, F. 2007. «The Byzantine Hydraulic Stone Cut- Bérard, 27. Nápoles.
ting Machine of Ephesus (Turkey). A preliminary Re- Wilson, A. I. 2008. «Machines in Greek and Roman Tech-
port». En Énergie Hydraulique et Machines Élévatrices nology». En The Oxford Handbook of Engineering and
d’eau dans l’Antiquité. Actas del Coloquio Internacional Technology in the Classical World, editado por J. P. Ole-
editado por Jean-Pierre Brun y Jean-Luc Fiches, 235- son, 337-367. Oxford University Press. Nueva York.
242. Colección del Centro Jean Bérard, 27. Nápoles.

Libro 1 Congreso.indb 166 28/09/15 12:52