You are on page 1of 10

HORA SANTA POR LA FAMILIA

1. MONICIÓN (antes de la exposición del Santísimo)

GUIA: Dios no es un ser solitario, es una Familia formada por el Padre


y el Hijo y el Espíritu Santo y la Iglesia, pueblo santo de Dios, es la
Familia de Dios en la tierra. La familia, a su vez, es imagen de Dios
que «en su misterio más íntimo no es una soledad, sino una familia»
(Juan Pablo II, Homilía en Puebla 2: AAS 71 p. 184). Es una alianza de
personas a las que se llega por vocación amorosa del Padre que invita
a los esposos a una «íntima comunidad de vida y de amor» (GS 48),
cuyo modelo es el amor de Cristo a su Iglesia.

ESPOSAS: Vamos ahora a contemplar el Misterio de Cristo Esposo en


su humanidad eucarística, y por él, con él y en él, contemplemos
agradecidos el misterio de nuestra familia. Con nuestros cantos y
oraciones aclamemos el misterio del amor de Cristo que ha querido
quedarse con nosotros para caminar juntos por la vida, pidamos
perdón a Dios por las infidelidades a su Plan de Amor, démosle
gracias a Dios por el don del matrimonio y la familia y alabémoslo
por su misericordia. Participemos con grande fe y alegría en este
encuentro con Cristo vivo, camino de conversión, comunión y
solidaridad para nuestras familias.

ESPOSOS: La Eucaristía es un sacramento verdaderamente admirable.


En él se ha quedado Cristo mismo como alimento y bebida, como
fuente de poder salvífico para nosotros. Nos lo ha dejado para que
tuviéramos vida y la tuviéramos en abundancia, la vida que tiene Él y
que nos ha trasmitido con el don del Espíritu, resucitando al tercer
día después de la muerte; es efectivamente para nosotros la vida que
procede de Él. ¿No instituyó Él la Eucaristía en un contexto familiar,
durante la Última Cena?

GUIA. (El sacerdote, el delegado o ministro de la comunión) En la


Sagrada Eucaristía, Tú estás todo entero, todo vivo, mi bien amado
Jesús, tan plenamente como estabas en Betania. Como estabas en
medio de los Apóstoles, ¡igual estás aquí, mi bien amado y mi todo!
¡Oh! No estemos jamás fuera de la presencia de la Sagrada Eucaristía
ni un solo instante. AMÉN.

2. EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO.


HORA SANTA POR LA FAMILIA
GUIA, (El sacerdote, el delegado o ministro de la comunión) expone
la Eucaristía. (En ese momento se canta el canto "CANTEMOS AL
AMOR DE LOS AMORES"). El celebrante se arrodilla e inciensa al
Santísimo Sacramento. Una vez concluido el canto inicia la oración,
introduciendo con el canto del "OREMOS").

3. CANTO. Cantemos al Amor de los amores…

4. ORACIÓN.

GUIA: (El sacerdote, el delegado o ministro de la comunión).

OREMOS:
Señor nuestro Jesucristo, que con tu pasión, muerte y resurrección
sellaste la nueva alianza con tu pueblo y bajo las especies del pan y
del vino te quedaste en medio de nosotros; concede a cuantos
reconocemos tu presencia real y verdadera en la Eucaristía, saber
descubrir tu presencia en nuestras familias, "iglesias domésticas" así
como en cada uno de nuestros hermanos y hermanas. Tú que vives y
reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo y eres Dios por
los siglos de los siglos.

TODOS: AMÉN.

P R I M E R M O M E N T O:
“Petición de perdón”
GUIA, (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión):

La fe y la obediencia de José y María nos sirven de ejemplo para


nuestras vidas. ¿Cuántas veces el Señor nos dice algo y no le hacemos
caso? Queremos hacer nuestra voluntad y no la de Él. Por nuestra
fragilidad humana nos hemos apartado de su camino sin darnos
cuenta, y nuestra familia no es luz para la sociedad.

TODOS: Reconozcamos que no hemos sabido cuidar esa obediencia y


fe que nos enseñó la Sagrada Familia de Nazaret. En presencia del
Señor, reconozcamos en silencio nuestras fallas y nuestros pecados,
porque hemos permitido la desobediencia en nuestra familia, en
HORA SANTA POR LA FAMILIA
nuestra mente, en nuestro corazón. Pidamos perdón por nuestra falta
de entusiasmo, de generosidad, de entrega en la tarea de promover y
defender a las familias.

CANTO:
TU PALABRA ME DA VIDA, CONFIO EN TI SEÑOR.
TU PALABRA ES ETERNA, EN ELLA ESPERARE.

Dichoso el que con vida intachable; camina en la ley del señor;


dichoso el que guardando sus preceptos; lo busca de todo corazón.
Postrada en el polvo esta mi alma; devuélveme la vida tu palabra; mi
alma está llena de tristeza; consuélame, señor, con tus promesas.

5. LECTURA BIBLICA:

LECTOR: (Ef. 5, 28ss) ---“EL RESPETO A LOS PADRES”---

Hijos, obedezcan a sus padres, pues, esto es un deber: Honra a tu


padre y a tu madre. Es, además, el primer mandamiento que va
acompañado de una promesa: para que seas feliz y goces de larga
vida en la tierra. Y ustedes, padres, no sean pesados con sus hijos,
sino más bien edúquenlos usando las correcciones y advertencias que
pueda inspirar el Señor. Palabra de Dios. (Pausa)

(Posiblemente se hace una pequeña reflexión, no más de siete


minutos)

6. CANTO: HOY, SEÑOR JESUS.

Hoy Señor Jesús, vengo ante ti para alabarte. Hoy Señor Jesús, con tu
poder puedes cambiarme. SÁNAME SEÑOR, HOY QUIERO VIVIR; DAME
TU AMOR, SIN TI NO PUEDO SER FELIZ. SÁNAME SEÑOR, LÍBRAME DEL
MAL; TOCA EL CORAZÓN PARA ALCANZAR LA SANTIDAD.

GUIA: (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión): Para


resaltar el espíritu penitencial, LOS ESPOSOS y SUS ESPOSAS
proclaman alternadamente el Salmo 50, lentamente, todos
escuchamos en silencio y respondemos: MISERICORDIA, DIOS MIO,
POR TU BONDAD. (Rezado o cantado)
HORA SANTA POR LA FAMILIA

--- SALMO 50 ---


ESPOSOS: Misericordia, Dios mío, por tu bondad;
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

ESPOSAS: Pues yo reconozco mi culpa,


tengo siempre presente mi pecado:
contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

GUIA, (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión):


En la sentencia tendrás razón,
en el juicio brillará tu rectitud.
Mira, que en la culpa nací,
pecador me concibió mi madre.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

ESPOSOS: Te gusta un corazón sincero,


y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame: quedaré más blanco que la nieve.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

ESPOSAS: Hazme oír el gozo y la alegría,


que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta de mi pecado tu vista,
borra en mí toda culpa.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.


HORA SANTA POR LA FAMILIA
GUIA, (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión):
¡Oh Dios!, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro
no me quites tu santo espíritu.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

ESPOSOS: Devuélveme la alegría de tu salvación


afiánzame con espíritu generoso:
enseñaré a los malvados tus caminos,
los pecadores volverán a ti.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

ESPOSAS: Líbrame de la sangre, ¡oh Dios,


Dios, Salvador mío!,
y cantará mi lengua tu justicia.
Señor, me abrirán los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

GUIA, (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión):


Los sacrificios no te satisfacen;
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
Mi sacrificio es un espíritu quebrantado:
un corazón quebrantado y humillado
tú no lo desprecias.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.

ESPOSOS: Señor, por tu bondad, favorece a Sión,


Reconstruye las murallas de Jerusalén:
entonces aceptarás los sacrificios rituales,
ofrendas y holocaustos,
sobre tu altar se inmolarán novillos.

TODOS: MISERICORDIA, DIOS MIO, POR TU BONDAD.


HORA SANTA POR LA FAMILIA
GUIA: (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión):
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

TODOS: Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de


los siglos. Amen.

7. SÚPLICA COMUNITARIA DE PERDÓN

GUIA: (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión): Ahora,


expresemos al Padre con sinceridad algunas cosas que en la vida de
nuestras familias y de nuestra sociedad han oscurecido el plan de
Dios. Después de cada petición, respondamos: PERDÓN, SEÑOR,
PERDÓN.

GUIA, (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión):


O bien, esposas/os voluntarios dicen una petición.

1. Por las veces en que como Iglesia no hemos puesto una especial
atención a la vocación y misión de la familia y no hemos promovido a
sus integrantes a participar de acuerdo al plan de Dios, político y
económico. Oremos.

2. Por las veces en que hemos valorado y construido a la familia más


hacia el poder y el tener que por su fe y obediencia a Dios en cumplir
la misión y función que le encomendó como "iglesia doméstica".
Oremos.

3. Por permitir que se pierdan las riquezas que sólo las familias puede
aportar a la vida de la Iglesia y de la sociedad y no valorar su papel
decisivo sobre la defensa de la vida, en la educación y en la
formación de la sociedad. Oremos.

4. Por las discriminaciones de las que son objeto las familias en


dificultades o en una situación irregular dentro de la Iglesia, sin
tomar en cuenta que también son parte del pueblo de Dios y están
llamados a la salvación. Oremos.

5. Por la falta de compromiso de las familias cristianas con el resto


de la sociedad, al no darles el ejemplo que deben según el plan de
Dios. Oremos.
HORA SANTA POR LA FAMILIA
6. Por la esterilización, a veces programada, de hombres y mujeres,
sobre todo de las más pobres y marginadas que es practicada a
menudo de manera engañosa. Oremos.

7. Por las veces en que el hombre y la mujer han optado por vivir su
amor fuera del matrimonio sin aceptar el plan de Dios para los
esposos y para la familia. Oremos.

8. Por el pecado de tantos adulterios y divorcios que rompen la


unidad del matrimonio y destruyen la vida y la paz de los hijos y de
las familias. Oremos.

9. Por el rechazo y el menosprecio a la maternidad de la mujer y las


veces en que se le ha abandonado y dejado sola con su maternidad,
por el pecado del aborto. Oremos.

10. Por la falta de valores cristianos verdaderos en nuestras familias.


Oremos.

11. Por el pecado del abandono de los hijos, del maltrato de ellos y
de la falta de amor de los padres que no tienen la conciencia de ese
gran regalo que Dios les da. Oremos.

12. Por la desunión familiar existente y la falta de compromiso


cristiano para transmitir a los hijos y la sociedad la alegría de ser
hijos de Dios. Oremos.

13. Por la lejanía que se ha dado entre las familias y el Pan de Vida
Eterna. Oremos.
ORACION
TODOS: Oh Dios, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la
tierra; Padre, que eres Amor y Vida, haz que cada familia humana
sobre la tierra se convierta, por medio de tu Hijo, Jesucristo, «nacido
de Mujer», y del Espíritu Santo, fuente de caridad divina, en
verdadero santuario de la vida y del amor para las generaciones que
siempre se renuevan.

Haz que tu gracia guíe los pensamientos y las obras de los esposos
hacia el bien de sus familias y de todas las familias del mundo.
HORA SANTA POR LA FAMILIA
Haz que los jóvenes generaciones encuentren en la familia un fuerte
apoyo para su humanidad y su crecimiento en la verdad y en el amor.

Haz que el amor, corroborado por la gracia del sacramento del


Matrimonio, se demuestre más fuerte que cualquier debilidad y
cualquier crisis, por las que a veces pasan nuestras familias.

Haz, finalmente, te lo pedimos por intercesión de la Sagrada


Familia de Nazaret, que la Iglesia en todas las naciones de la tierra
pueda cumplir fructíferamente su misión en la familia y por medio de
la familia.

Tú, que eres la Vida, la Verdad y el Amor, en la unidad del Hijo y del
Espíritu Santo. Amén.

15. CANTO (de alabanza o eucarístico)

Dios está aquí, que hermoso es, Él lo prometió, Donde hay dos o
tres: Quédate Señor, Quédate Señor, Quédate Señor, En cada
corazón; Quédate Señor, Quédate Señor, Quédate Señor, Aquí,
aquí, aquí. El Espíritu de Dios se mueve, Se mueve, se mueve. El
Espíritu de Dios se mueve, Dentro de mi corazón. Tú, hermano, deja
que se mueva, Se mueva, se mueva. Tú, hermano, deja que se
mueva, Dentro de tu corazón. Oh Cristo mío, haz de mi alma un altar,
Para adorarte con devoción, Para beber el agua de la vida, Y así
calmar la sed del corazón.

S E G U N D O M O M E N T O:
“Acción de gracias”
8. MONICIÓN

GUIA: (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión): Después


de haber recibido el perdón del Señor, démosle gracias en este
segundo momento por su fidelidad y por el amor manifestado en el
don de nuestras familias.

TODOS: La Eucaristía es la fuente misma del matrimonio cristiano. En


efecto, el sacrificio eucarístico representa la alianza de amor de
Cristo con la Iglesia, en cuanto sellada con la sangre de la cruz. Y en
HORA SANTA POR LA FAMILIA
este sacrificio de la Nueva y Eterna Alianza los cónyuges cristianos
encuentran la raíz de la que brota, que configura interiormente y
vivifica desde dentro, su alianza conyugal.

9. LECTURA BIBLICA:

LECTOR: (Ef. 5,23ss) ---“EL TRATO ENTRE LOS ESPOSOS”---

El hombre es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia,


cuerpo suyo. Que la esposa, pues, se someta en todo a su marido,
como la Iglesia se somete a Cristo.

Maridos, amen a sus esposas como Cristo amó a la Iglesia y se entregó


a sí mismo por ella. Así deben también amar a sus esposas como
aman a sus propios cuerpos; amar a la esposa es amarse a sí
mismo. Y nadie aborrece a su cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo
cuida. Palabra de Dios. (Pausa)

(Posiblemente se hace una pequeña reflexión, no más de siete


minutos)

10. MONICIÓN.

GUIA: (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión): Como


familia tenemos en la asamblea dominical un lugar privilegiado de
unidad. "En dicha asamblea, las familias cristianas viven una de las
manifestaciones más cualificadas de su identidad y de su "ministerio"
de "iglesias domésticas", cuando los padres participan con sus hijos en
la única mesa de la Palabra y del Pan de vida." (Dies Domini, 36).

Unidos a Jesús Sacramentado agradezcamos en silencio a Dios Padre


este don que nos une más como familia.

SILENCIO (1 minuto)

Ahora cantemos todos:

11. CANTO: TE DOY GRACIAS JESÚS


HORA SANTA POR LA FAMILIA
TE DOY GRACIAS, JESÚS, POR HABERME ENCONTRADO, POR
HABERME SALVADO: TE DOY GRACIAS, JESÚS. (2) Hoy ya sé el
camino, y hacia él me dirijo: es la senda bendita que representa el
Hijo. Mi amor era pequeño, pero ya lo he encontrado, y ese pequeño
amor hoy se ha agigantado. Hoy Jesús es mi guía: él controla mi vida,
y no ha ser terreno que mi cariño mida.

12. BENDICION CON EL SANTISIMO SACRAMENTO.

GUIA: (el sacerdote, el delegado o ministro de la comunión): De


rodillas esperamos la Bendición con el Santísimo Sacramento cuando
el sacerdote está presente, o bien, el delegado o ministro de la
comunión reservan el Santísimo Sacramento.