You are on page 1of 3

COENER CENTRO DE REFLEXIÓN DE ENERGÍA SE DIRIGE AL PAÍS

UNIDAD DE CIUDADANOS ANTE LA CRISIS ENÉRGETICA

Una gran parte de los venezolanos aún no conoce cómo les ha estado afectando la
catástrofe ocasionada por el gobierno de turno en lo atinente a la producción y suministro
de energía continua y confiable, tanto a nivel de los hidrocarburos (PDVSA) como a nivel
de electricidad (CORPOELEC), ambas empresas estatales. Esta crisis de carácter
estructural y complementario ha afectado la seguridad energética de la nación y por ende
su soberanía. Es por esta razón que COENER se dirige al país con el propósito de
concientizar sobre esta situación para que cada venezolano pueda aportar su granito de
sacrificio con miras de solventar la inseguridad energética que nos arropa, ante un
cambio de la gestión política actual.

La crisis energética cubre a dos energéticos fundamentales:

Los hidrocarburos

Se han elaborado y divulgado gran cantidad y variedad de documentos, foros y
seminarios tanto a nivel nacional e internacional, sobre el desastre de la gestión
destructiva de PDVSA, tanto operacional como financiera, donde COENER, a través de
sus miembros, ha participado activamente.

En todos estos documentos se destacan detalles de los eventos y situaciones que han
ocurrido por primera vez en la industria petrolera nacional y que la han transformado de
una industria de excelencia a nivel mundial (generadora de ingresos al fisco nacional
para el desarrollo del país y de la energía requerida para el bienestar y progreso de los
venezolanos) a una empresa que no genera ingresos, sino más bien deudas y pobreza
para la nación, que requiere endeudarse para mantener la burocracia de la empresa; y
que por no suplir la energía que requiere el país, este se está apagando y paralizando.

Como consecuencia de los daños estructurales causados a esta industria se destacan
los siguientes:

- la caída sustancial de la producción de petróleo y gas,
- escasez del GLP, hidrocarburo básico para la cocción de los alimentos
- la operación a baja capacidad de todas las refinerías y el plantel de la industria
química y petroquímica del país,
- las fallas frecuentes de suministros y el aumento de importación de productos e
insumos para el mercado interno combustibles y aceites para el transporte,
generación eléctrica, fertilizantes y productos químicos.
- caída de los ingresos en divisas a la nación por no producir los crudos y los productos
para el mercado internacional.
- Incremento de su nivel de deuda con proveedores, prestamistas, socios; así como el
aumento de demandas por confiscaciones. Es importante destacar, que estos
compromisos de deudas, deben ser pagados por la nación venezolana, es decir por
el pueblo venezolano.

La destrucción de una empresa como PDVSA es un caso único en el mundo y el
venezolano debe conocer que la misma es el origen de la situación de desastre que vive
el país, aunado a la escandalosa corrupción que ha brotado en todos los niveles de la
industria.

El Padre Ugalde definió la situación de desastre de Venezuela de la siguiente forma:
“la realidad de los muertos, por falta de alimentación y salud, los millones de venezolanos
cuyos ingresos y vida son cada vez más agonizantes. Millones de familias agonizan,
agonizan las empresas, los hospitales, los trabajadores y los enfermos, niños y ancianos,
agonizan el transporte, la luz, y demás servicios públicos, atrapados en la corrupción y
la ineptitud”. Además, debemos agregar la migración de millones de venezolanos por el
mundo.

La electricidad

El servicio de los servicios es la electricidad. Sin su suministro continuo y confiable es
imposible ejecutar casi todas las actividades que realiza una persona en la actualidad, y
su ausencia (apagón) deteriora la calidad de vida del venezolano.

CORPOELEC, es la empresa encargada de la generación, transmisión y distribución de
la electricidad a nivel nacional. La aplicación de políticas públicas erradas en el sector
eléctrico, la ausencia de la gestión de mantenimiento a todo nivel y la apropiación
indebida de recursos financieros, han traído como consecuencia un servicio de baja
calidad desde el año 2009.

A través de foros, charlas y documentos, elaborados por centros de reflexión, siendo
COENER uno de estos, se le ha indicado al gobierno acciones y recomendaciones
técnicas para solventar la crisis eléctrica, sin embargo, han hecho caso omiso. El
resultado ha sido el racionamiento continuado en todo el país, el cual se acentúa y se
hace más prolongado cada día, por efecto del deterioro de la infraestructura y la falta de
combustibles (gas y diesel) que deben ser proporcionados por PDVSA para la
generación termoeléctrica.
En conclusión, el gobierno ha sido exitoso en llevar a Venezuela a una inseguridad
energética de carácter estructural, y que lleva consigo la destrucción de PDVSA y
CORPOELEC. La primera, fuente principal de los ingresos de divisas y la segunda
prestadora de un servicio básico para el desarrollo y la calidad de vida del venezolano.

Los venezolanos debemos tener claro que la superación de la crisis energética requiere
de dinero, personal idóneo y tiempo… pero para que dicha superación se lleve a cabo,
primero debe ocurrir un cambio en la gestión política imperante.

Junta Directiva y miembros de COENER.

Dios y la Virgen María bendigan a Venezuela.