You are on page 1of 1

CASO STARBUCKS

ORIGEN DE LA COMPAÑÍA.

Starbucks nace en 1971 por tres socios, en sus inicios llamado “Starbucks Coffee Tea and Spices” y
la cual vendía los granos de café más refinados del mundo. En los 80´s se incorpora Howard
Schultz quien es el actual presidente de la compañía, el cual en 1982 viaja a Milán donde conoce la
popularidad de los “Expresso Bars” y que a su regreso propone a los dueños para dar un giro a la
venta de granos de café, la propuesta de Howard fue rechazada por que podría desviar el objetivo
central de la compañía; por esta razón se aleja de la compañía y en 1985 Howard monta su propia
cadena de cafeterías con el nombre de Il Giornale convencido que el insight de darle café al paso a
los estadounidenses le daría más dinero.

Posteriormente los tres socios iniciales deciden venderle la empresa a Howard, quien aprovecha
para cambiar el nombre de su cadena Il Giornale por Starbucks, entre 1987 y 1992 abre 161
tiendas, superando la proyección de 150 tiendas en 5 años, estas tiendas seguía la filosofía de la
empresa de no franquiciar, para mantener la calidad y el control sobre la empresa. Esto
continuamente le exigía a Howard conseguir capital de riesgo para soportar las perdidas
proyectadas de los primeros años. La empresa alcanza a ser rentable en los 90tas.

Howard siempre tuvo presente la importancia de los empleados para el futuro de la empresa,
tanto que Starbucks es reconocida por ser una de las primeras empresas en dar “stock options” a
sus empleados, convirtiéndoles así en socios y haciéndoles partícipes de la buena marcha de la
empresa. En 1992 la Starbucks empieza a cotizar en bolsa, con el objetivo de generar una
expansión geográfica, la empresa creció tan rápido que se llegó a abrir 7 cafeterías cada día del
año y generando que su valor bursátil se triplicara alcanzando los 20.000 millones de dólares.

CUAL FUE LA IDEA DEL NEGOCIO.

Para Schultz, Starbucks tiene como razón de ser “el ser los abastecedores de café de mayor calidad
en el mundo”, y aún más, antes de que los clientes consuman aquel café, deben ya sentirse
cautivos del acogedor ambiente que existe en sus establecimientos. El ejecutivo llegó a denominar
a Starbucks como el tercer lugar más importante para conectar con otras personas o con uno
mismo; primero el hogar, segundo el lugar de trabajo y luego Starbucks.