You are on page 1of 2

La Universidad pública en Puerto Rico©2018

Por: Dinorah La Luz, LL. M.

La educación es un bien público, un derecho de todos y una obligación del Estado. No puede
mercadearse como si se tratara de un producto comercial cualquiera.

Las universidades públicas, son un instrumento donde se forman e intercambian ideas y debates en una
sociedad que pretende ser democrática. Es el lugar donde se reafirman valores de esos mismos que
dicen sostener las sociedades civilizadas. Sobre todo, la universidad representa para un pueblo el lugar
donde se forja la historia. En el caso de Puerto Rico esto es especialmente cierto, ya que desde los
intentos de imposición de la enseñanza del inglés como primer idioma en la década de 1940 hasta
nuestros días, la Universidad de Puerto Rico ha resistido y sigue siendo pública, hasta ahora.

La visión de algunos gobiernos anexionistas y que propulsan la estadidad para Puerto Rico y, sobre
todo, la visión republicana y neoliberal de una Junta de Control Fiscal impuesta por el Congreso de los
Estados Unidos, pretendieron, y de nuevo pretenden, destruir lo que ha sido la política pública hasta
ahora. Ahora se pretende un aumento de matrícula que hará inaccesible la educación universitaria para
la clase media. Poco les importa si es un bien público, un derecho de todos o una obligación estadual.

El derecho a la educación está firmemente establecido en los distintos instrumentos de derechos
humanos como, por ejemplo, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
de 1966, en la Convención contra el Discrimen en la Educación de 1960, además de instrumentos
adoptados por los Estados Unidos que, por ende, obligan a los gobiernos de Puerto Rico y Estados
Unidos, como la Constitución de la UNESCO y la Declaración Universal de Derechos Humanos que,
además, obliga a todos los países del planeta, sin importar si se han adherido o no a la UNESCO o si
renunciaron al Consejo de Derechos Humanos (como hizo Estados Unidos recientemente). La
Constitución de la UNESCO, al promover la igualdad en la obtención de la educación, pretende
garantizar el derecho a que no se discrimine por raza, sexo o condición social o económica, en la
educación. Esto, a pesar que Estados Unidos de América (EE. UU.) no ha ratificado la Convención
Relativa a la Lucha Contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza de 1960. También
Estados Unidos, a pesar de que tiene un control casi absoluto de la ONU y de casi todas las
instituciones regionales e internacionales, sigue resistiéndose a cumplir. No obstante, el Derecho
perentorio le obliga. Sigue obligado por la UNESCO desde 1946 y, por ende, le obliga la Constitución
de dicho organismo, además de los postulados contenidos en dicha Convención. Estos son derechos
fundamentales que también se incluyen en los demás convenios de derechos humanos y en las
Constituciones y legislación de derechos civiles de casi todos, sino todos los países del mundo, incluso
se encuentran en la Constitución de Estados Unidos.

Los estudiantes del sistema universitario plantearon durante el proceso huelgario de 2011 que la
administración universitaria y el gobierno de Luis Fortuño pretendían privatizar la Universidad de
Puerto Rico, aumentar la matrícula hasta hacer inaccesible la educación universitaria. Hoy día la
historia se repite. Los beneficios de becas para los estudiantes más aventajados y necesitados son un
imperativo, no como mero gasto sino como inversión en el futuro del país. El esquema de imposición
de cuotas tuvo un efecto nefasto para muchos universitarios en los programas graduados. De igual
manera, tendría un efecto detrimental el aumento de matrícula, ya que privaría a la Universidad de
tener un estudiantado que reúne los mejores talentos para bien de la sociedad. Sin estudiantes
competentes tampoco habría una universidad de calidad, y se afectarían los programas de investigación

investigadores y profesores de calidad. pocas instituciones quedaran que sean públicas y que presten servicios esenciales al Pueblo de Puerto Rico. Hoy día con los recortes a la Universidad de Puerto Rico de parte de una Junta de Control Fiscal imperial y colonial. Sería irónico que la Universidad perdiera la acreditación y. con ello. por ejemplo. las deudas del propio gobierno. El Pueblo de Puerto Rico sigue esperando que el gobierno cumpla con las interrogantes que quedaron sin responder. 2 . Si de algo sirvió el proceso huelgario de 2011 fue para alertar a la sociedad de los justos reclamos que hicieron los estudiantes.y hasta su acreditación. La deuda no se ha auditado para saber cuánto se debe a los “fondos buitres”. Esto también fue y sigue siendo un reclamo de los estudiantes y del Pueblo de Puerto Rico. la oportunidad de tener estudiantes y profesores visitantes.