You are on page 1of 2

El concepto de "ética" fue presentado por Sócrates, y se define como una

disciplina filosófica de Aristóteles. Hoy en día esta disciplina trata de establecer


criterios para la conductas o acciones "buenas" y "malas", y evaluar los motivos
de estas acciones y sus consecuencias.

Como deontología se denomina la ciencia que trata sobre el conjunto de


deberes y principios éticos que conciernen a cada profesión, oficio o ámbito
laboral. La deontología fija las normas que rigen la conducta y el desempeño en
la esfera profesional, según las cuales se exige al profesional determinadas
responsabilidades en relación con los actos ligados a su campo laboral. Como
tal, es una ciencia aplicada al ámbito moral, que se enfoca en todas aquellas
conductas y actuaciones que no están no contempladas ni en el derecho ni
sometidas al control de la legislación pública.

En ética, los principios son reglas o normas que orientan la acción de un


ser humano cabiendo las facultades espirituales racionales y sexuales. Se trata
de normas de carácter general y universal, como, por ejemplo: amar al prójimo,
no mentir, respetar la vida de las demás personas, etc. Los principios morales
también se llaman máximas o preceptos. Los principios éticos son declaraciones
propias del ser humano, que apoyan su necesidad de desarrollo y felicidad, los
principios son universales y se los puede apreciar en la mayoría de las doctrinas
y religiones a lo largo de la historia de la humanidad.

La profesión es el empleo o trabajo que alguien ejerce y por el que recibe


una retribución económica. Por lo general, las profesiones requieren de un
conocimiento especializado y formal, que suele adquirirse tras una formación
terciaria o universitaria. Los oficios, en cambio, suelen consistir en actividades
informales o cuyo aprendizaje consiste en la práctica.

Un profesional es quien ejerce una profesión (un empleo o trabajo que


requiere de conocimientos formales y especializados). Para convertirse en
profesional, una persona debe cursar estudios (por lo general, terciarios o
universitarios) y contar con un diploma o título que avale los conocimientos
adquiridos y la idoneidad para el ejercicio de la profesión. La calificación de
profesional no sólo está vinculada a los conocimientos o al título habilitante, sino
que también puede hacer referencia al compromiso, la ética y la excelencia en
el desarrollo de las actividades laborales o de otro tipo.

La concepción de belleza puede variar entre distintas culturas y cambiar


con los años. La belleza produce un placer que proviene de las manifestaciones
sensoriales y que puede sentirse por la vista (por ejemplo, con una persona que
es considerada atractiva desde el punto de vista físico) o el oído (al escuchar
una voz o una música agradable). El olfato, el gusto y el tacto, en cambio, no
están relacionados con la belleza. Más allá de la manifestación sensorial, es
posible considerar algunas cosas abstractas y conceptuales como bellas. Una
reflexión moral puede ser destacada como un texto bello: lo que importa en este
caso es qué se dice y no cómo se dice (es decir, la belleza no está en el papel o
en la pantalla de la computadora).

Ambiente es el entorno o fluido que rodea un cuerpo, por ejemplo:


temperatura ambiente y medio ambiente. También se puede decir que la
expresión ambiente es el aire o atmósfera que respiran o que se encuentran los
seres vivos, por ejemplo: “Hoy el ambiente está fresco”. La palabra ambiente es
de origen latín ambiens que significa “que rodea”. Ambiente indica las
condiciones o circunstancias de un lugar, por lo que se puede hablar de un “buen
ambiente”, “ambiente propicio” o “mal ambiente”. Un ambiente hostil se refiere al
caso de un entorno social, psicológico o físico que violenta contra el bienestar de
un ser vivo, volviéndolo vulnerable.

Como trabajo denominamos el conjunto de actividades que son realizadas


con el objetivo de alcanzar una meta, solucionar un problema o producir de
bienes y servicios para atender las necesidades humanas. Trabajo y empleo no
siempre son sinónimos intercambiables. Trabajo es una tarea que no
necesariamente da al trabajador una retribución económica. Empleo, por su
parte, es una posición o cargo que un individuo ocupa en una empresa o
institución, donde su trabajo (físico o intelectual) es debidamente remunerado.