You are on page 1of 12

La democracia en América – Tocqueville

Capítulo 1:
La sociedad democrática para el autor está guiada por un funcionamiento
pacifico que procura a los hombres una felicidad superior que en el gobierno
monárquico. El verdadero signo de la democracia no es la libertad sino la
igualdad.
La primera pasión que la igualdad de condiciones hace nacer es el amor a esta
misma igualdad. La igualdad puede establecerse en la sociedad civil y no por
eso reina en el mundo político. Pero se puede establecer una especie de
igualdad en el mundo político sin que la libertad política exista porque un
individuo es igual a sus semejantes exceptuando al señor de todos
indistintamente.
Cuando la igualdad social conduce a la igualdad política se conciben dos
sistemas: el poder absoluto de uno solo sobre todos o la soberanía de todos
donde el pueblo reina por mayoría que se basa en la idea de igualdad y cuando
establece su decisión ya nada puede parar a esta mayoría.
Se corre así riesgo de extinguir la independencia intelectual porque después de
haber roto las trabas que antes le imponían clases u hombres, el espíritu
humano se encadena a las voluntades generales del mayor número.
Siempre el hombre prefiere la igualad antes que la libertad, en cada siglo hay
un hecho singular y dominante que da origen a un primer pensamiento que es
el de la igualdad de condiciones y genera amor a esta igualdad. La igualdad da
a los hombres el gusto por las instituciones libres, y los pueblos democráticos
quieren la igualdad en la libertad y si no pueden obtenerla prefieren la igualdad
en la esclavitud. Esta pasión por la igualdad a veces impulsa a los hombres a
querer ascender y ser fuertes y estimados y otras veces impulsa a los débiles a
querer atraer a los fuertes a su nivel y hacerlos iguales.
Además los bienes que procura la libertad no se descubren sino a la larga, la
libertad política proporciona de tiempo en tiempo placeres sublimes mientras
que la igualdad de cada día da una gran cantidad de pequeños placeres.
El gusto y la idea de libertad no han empezado a nacer sino hasta que las
condiciones empiecen a igualarse. Los pueblos democráticos tienen un gusto
natural por la libertad pero tienen por la igualdad una pasión ardiente. La
libertad entonces sugiere la libertad de elección de la persona y solo en EEUU
se alcanzó un desenvolvimiento más completo para este autor.
Capítulo 2: hay que distinguir individualismo de egoísmo. El egoísmo es el
amor apasionado y exagerado de sí mismo que conduce al hombre a no referir
nada sino a él solo y a preferirse a todo mientras que el individualismo es un
sentimiento pacífico y reflexivo que predispone a cada ciudadano a separarse
de la masa de sus semejantes. El individualismo tiene su origen tanto en los
defectos del espíritu como en los vicios del corazón. Es de origen democrático
y amenaza desarrollarse a medida que las condiciones se igualan.
En la Aristocracia: se unía a los súbditos entre sí por una larga cadena que
ascendía desde el aldeano hasta el rey. Cada uno era protegido por alguien
que estaba por encima de él y protegía a alguien que estaba por debajo y cuya
ayuda podía reclamar
En la Democracia: se rompe esta cadena. Conduce al hombre sin cesar hacia
sí mismo y amenaza con encerrarle, finalmente, por entero en la soledad de su
propio corazón.
Capítulo 3: este individualismo es mayor al salir de una revolución democrática
que en otra época porque el hombre recién llegado a la independencia cree
que ya no necesita ayuda de sus semejantes y se ocupa de sí mismo.
Capítulo 4: el despotismo es peligroso en todos los tiempos pero es peor en
democracia. Hace nacer la indiferencia individual. El despotismo de ahora es
extenso, más suave porque degrada a los hombres sin atormentarlos, no es
violento ni cruel.
Capítulo 5: las asociaciones en EEUU son necesarias al pueblo
norteamericano. Entre las leyes que rigen las sociedades humanas la más
destacada sostiene que para que los hombres permanezcan civilizados o lo
sean es necesario que el arte de asociarse se desarrolle entre ellos y se
perfeccione en la misma proporción en que la igualdad de condiciones
aumenta.
Los hombres siendo independientes y débiles no pueden hacer casi nada por si
mismos entonces todo lo que no hagan asociándose lo hará el gobierno. Para
que los hombres sigan siendo civilizados o lleguen a serlo es necesario que
entre ellos se desarrolle y perfeccione el arte de asociarse.
Los hombres reciben de la igualdad el gusto por las instituciones, la igualdad
les da el hábito y el gusto de no seguir en sus acciones particulares sino su
voluntad. Esta completa independencia los dispone a mirar de mala manera a
toda autoridad y les sugiere la idea y el amor de la libertad política. Una
inclinación natural dirige a los hombres hacia las instituciones libres. La
igualdad produce dos tendencias: la primera conduce directamente a los
hombres hacia la independencia, la otra los lleva por un camino más largo y
secreto hacia la esclavitud.
Los hombres perciben la idea de un gran poder central. La igualdad sugiere a
los hombres el pensamiento de un gobierno único fuerte y uniforme, ahora
acabo de hacer ver que los inclina y aficiona a esto: hacia un gobierno tal
tienden pues, las naciones de nuestros días. La inclinación natural de su
espíritu y de su corazón las conduce a él y basta que no se contengan para
que las consigan.

Sobre la libertad – Mill


En la antigüedad se entendía por libertad la protección contra la tiranía de los
gobiernos políticos. Estos se encontraban en una posición antagónica a la del
pueblo que gobernaban. Se consideraba al poder de los gobernantes como
necesario pero también altamente peligroso. Por eso el fin de los patriotas era
fijar el límite del poder que al gobernante le estaba consentido ejercer y esta
limitación era lo que entendían como libertad.
Llego un momento en el que los hombres cesaron de considerar necesario que
sus gobernantes tuvieran un poder independiente y pareció mejor que los
magistrado fuesen sus delegados revocables a su gusto. Lo que ahora se
exigía era que los gobernantes estuviesen identificados con el pueblo.
Esta manera de pensar era corriente del liberalismo europeo.
La voluntad del pueblo significa la voluntad de la porción más numerosa o
activa del pueblo y por consiguiente puede desear oprimir una parte de sí
mismo. Cuando es la sociedad misma el tirano sus medios de tiranizar no están
limitados, la sociedad puede ejecutar sus propios decretos y si dicta malos
decretos en vez de buenos ejerce una tiranía social. Las opiniones del hombre
sobre lo que es digno de atención o merecedor de condena están afectadas
por las causas que influyen sobre sus deseos respecto a la conducta de los
demás. Por ejemplo el caso de la fe religiosa es el único en que se ha
adoptado un criterio y se lo ha mantenido con constancia. Los grandes
escritores han afirmado la libertad de conciencia como un derecho inviolable y
han negado que un ser humano pueda ser responsable ante otros por su
creencia religiosa.
Los hombres se colocan de un lado o de los otros según la dirección general de
sus sentimientos, el grado de interés que sienten por la cosa especial que el
gobierno habrá de hacer o la fe que tengan en él.
El objeto de Mill es afirmar un principio destinado a regir las relaciones de la
sociedad con el individuo en lo que tengan de compulsión o control. Este
principio consiste en afirmar que el único fin por el cual es justificable que la
humanidad se entremeta en la libertad de acción de uno cualquiera de sus
miembros es la propia protección. La única finalidad por la cual el poder puede
ser ejercido sobre un miembro de una comunidad civilizada contra su voluntad
es evitar que perjudique a los demás. Para justificar esto sería preciso pensar
que la conducta de la que se trata de disuadirle produciría un daño en el otro.
La única parte de la conducta de cada uno por la que él es responsable ante la
sociedad es la que se refiere a los demás. Esta doctrina es solo aplicable a
seres humanos en la madurez de sus facultades.
No es libre ninguna sociedad, cualquiera sea su forma de gobierno en la cual
estas libertades no estén respetadas en su totalidad:
La razón propia de la libertad humana comprende entonces:
1: el dominio interno de la conciencia, exigiendo la libertad de conciencia, la
libertad de pensar y sentir, la libertad de pensar y publicar las opiniones.
2: exige la libertad en nuestros gustos y en la determinación de nuestros
propios fines.
3: la liberta de reunirse para todos los fines que no sean perjudicar a los
demás.
La única libertad que merecer este nombre es la de buscar nuestro propio bien
por nuestro camino en tanto no privemos a los demás del suyo o les impidamos
esforzarse para conseguirlo.
Síntesis: En el siglo XIX se comenzó a pensar en el liberalismo ético o moral
con Stuart Mill, quien comenzó a pensar en la autonomía del individuo y en las
características de los derechos de éste. Enumera tres manifestaciones de la
libertad: la libertad de expresión y pensamiento, la libertad de acción (hábitos y
costumbres) y la libertad de asociación y reunión. Y existen además, métodos
legítimos, dice Mill, para acotar la libertad individual: la coerción física ejercida
por el Estado contra los individuos (a través de castigos legales), y la coerción
moral desde el resto de la sociedad contra el individuo (a través de
imposiciones ideológicas). Y éstas se justifican en el principio de evitar que se
perjudique a los demás, ya que ésta es la única conducta por la cual el
individuo está obligado a responder a la sociedad.
Manifiesto del partido comunista – Engels y Marx
Hegel piensa la realidad social y la concibe como la configuración de una idea,
va afirmar que toda la realidad queda definida a partir de una idea o
pensamiento. Para entender esto, una un método DIALECTICO, que se basa
en que la realidad se forma a partir de la superación de opuestos. Parte de una
afirmación (algo que es), va a seguir por la negación y se resuelve en una
síntesis. Tesis, antítesis, y síntesis.
Marx va a partir de usar este método pero afirma que se parte de la práctica, es
decir, para pensar lo social se parte de la realidad material, y no de una idea
como propone Hegel. Al hacer esto Marx se aleja del socialismo utópico de
Hegel, y sostiene que el mercado maneja el estado.
Para Marx, lo social debe ser explicado a partir de la realidad material, por lo
tanto hay que dejar de partir de una idea y hay que ver las condiciones reales
de la vida, que se expresa en el desarrollo económico, en el cual se vinculan
los hombres.
La historia de toda sociedad humana hasta nuestros días es la de lucha de
clases entre opresores y oprimidos. Esta conduce en cada etapa a la
transformación revolucionaria de todo el régimen social o al exterminio de
ambas clases.
En las épocas anteriores encontramos estamentos dentro de cada uno de los
cuales reina una nueva jerarquía social de grados y posiciones. En la roma
antigua eran los patricios, plebeyos y esclavos, en la edad media los señores
feudales, los vasallos, los maestros, oficiales de los gremios y siervos de la
gleba y dentro de cada una de estas encontramos nuevas gradaciones.
La moderna sociedad burguesa creo nuevas clases que vienen a sustituir a las
anitguas.
El régimen feudal o gremial no bastaba ya para cubrir las necesidades que
abrían los nuevos mercados. Vino a ocupar su puesto la manufactura. La
división del trabajo entre las diversas corporaciones fue suplantada por la
división de trabajo dentro de cada taller. Así la manufactura cedió el puesto a la
gran industria moderna.
La burguesía no puede existir si no es revolucionando incesantemente los
instrumentos de producción. Su época se distingue de todas las demás por la
transformación constante de la producción. Centraliza los medios de
producción y concentra la propiedad en manos de unos cuantos. Así territorios
antes independientes apenas aliados, con intereses diferentes, leyes,
gobiernos y líneas aduaneras distintas se fusionan en una nación bajo un
gobierno, una le, un interés nacional de clase una sola línea aduanera.
Pero las condiciones burguesas resultan ya demasiado estrechas para abarcar
la riqueza por ellas engendrada. Para sobreponerse a esta crisis la burguesía
destruye violentamente una gran masa de fuerzas productivas, conquistándose
nuevos mercados y explotando más concienzudamente los antiguos.
En la medida en que se desarrolla la burguesía se desarrolla también el
proletario. El obrero es una gran mercancía como cualquiera y sujeta a todos
los cambios y modalidades de la competencia, a todas las fluctuaciones del
mercado. Los gastos que origina un obrero se reducen al mínimo de lo que
necesita para vivir y para perpetuar su especie. Cuanto mayor es el desarrollo
de la moderna industria más desplaza el trabajo de la mujer y el niño al del
hombre.
En aquellos periodos en que la lucha de clases está a punto de decidirse, es
tan violento y tan claro el proceso de desintegración de la clase dominante en
el seno de la sociedad antigua, que en un pequeño sector de esa clase se
desprende de ella y abraza las causa revolucionaria pasándose a la clase en
cuyas manos sesta el porvenir, una parte de la burguesía se pasa al
proletariado.
Hasta ahora todos los movimientos sociales habían sido movimientos
desatados por una minoría o en interés de una. El movimiento proletario es el
movimiento independiente de una inmensa mayoría en interés de una mayoría
inmensa. Sin embargo existe una falla y es que hasta hoy toda sociedad
descanso en el antagonismo entre clases es no entra en duda pero para poder
oprimir a una clase es necesario asegurarle las condiciones indispensables de
vida. La situación del obrero moderno lejos de mejorar a la par de la industria
decae y empeora. Esta es prueba de la incapacidad de la burguesía para
seguir gobernando: es incapaz de garantizar a sus esclavos la existencia ni aun
dentro de la esclavitud. Esta dominación tiene por condición inicial la
concentración de riqueza en manos de unos cuantos individuos.
Comunistas: se distinguen en que destacan y reivindican siempre los intereses
comunes de todo el proletariado, independientes de su nacionalidad y en que
en las diferentes etapas históricas que recorre la lucha entre el proletariado y la
burguesía, mantiene siempre el interés del movimiento, enfocado en su
conjunto. No se caracterizan por la volición de la propiedad en general sino por
la abolición del régimen de la propiedad burguesa.
El trabajo asalariado crea capital, esa forma de propiedad que se nutre de la
explotación del trabajo asalariado que solo puede crecer y multiplicarse a
condición de engendrar nuevo trabajo asalariado. El precio medio del trabajo
asalariado es el mínimo del salario, es decir, la suma de medios de vida
necesarios para sostener al obrero tal como obrero. En la sociedad comunista
en cambio el trabajo acumulado será un simple medio para dilatar, fomentar y
enriquecer la vida del obrero. No admite la apropiación usurpad del trabajo
ajeno.
La revolución comunista viene a romper con el régimen tradicional de la
propiedad y el primer paso será la elevación del proletariado a clase dominante
para conquistar la democracia. Tan pronto como hayan desaparecido las
diferencias de clase y toda la producción está concentrada en manos de los
individuos asociados el poder público perderá su carácter político.
Socialismo:
Socialismo reaccionario:
Socialismo feudal: para ganarse simpatías, la aristocracia hubo de olvidar sus
intereses y formular su acta contra la burguesía, este es el socialismo feudal.
Señores feudales que insisten en demostrar que sus modos de explotación no
se parecían a los de la burguesía.
Socialismo pequeño burgués: en aquellos otros países en que la civilización
moderna alcanza un cierto grado de progreso se forma una nueva clase
pequeñoburgués entre la burguesía y el proletariado. Su aspiración es regresar
a los antiguos medios de producción y de cambio, y con ellos el régimen
tradicional de propiedad y sociedad tradicional.
Socialismo alemán o verdadero: encarna el interés revolucionario de la baja
burguesía.
Socialismo conservador o burgués: quieren las condiciones de vida de la
sociedad moderna pero sin las luchas y los peligros que traen.
Socialismo y el comunismo utópico: al faltar las condiciones para la
emancipación del proletariado quieren crearlas mediante una ciencia social y a
fuerza de leyes sociales.
Los comunistas apoyan en todas partes cuantos movimientos se planteen
contra el régimen social y político imperante. Laboran para llegar a la unión y a
la inteligencia de los partidos democráticos de todos los países.

Prologo – Marx
Marx investiga las condiciones económicas de vida de las tres grandes clases
en que se divide la moderna sociedad burguesa: mercancía, dinero y capital.
Los hombres contraen relaciones necesarias e independientes de su voluntad,
son relaciones de producción que corresponden a una determinada fase de
desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas
relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base
sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que
corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de
producción de la vía material condiciona el proceso de la vida social, política, y
espiritual en general.
No es la conciencia del hombre la que determina sus ser sino que es el hombre
como ser social es lo que determina su conciencia.
Al desarrollarse, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en
contradicción con las relaciones de producción existentes, esto se convierte en
una traba y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base
económica se revoluciona la inmensa estructura sobre ella. Pero ninguna
formación social desaparece antes de desarrollarse todas las fuerzas
productivas que caben dentro de ella.
Marx distingue distintos modos de producción: asiático, antiguo, feudal,
moderno burgués. Las relaciones burguesas de producción son la última forma
antagónica del proceso de producción. Las fuerzas productivas que se brindan
dentro de la sociedad burguesa dan las condiciones materiales para cerrar la
prehistoria de la sociedad humana.
Según el autor el trabajo se presenta como una relación social mercantil más
donde hay una oferta y una demanda de la fuerza de trabajo. Esto es una
forma fetichizada de la venta del propio cuerpo.
El valor de producto es el valor de las materias primas que le transfieren al
producto su valor. Pero el único valor que incorpora el producto y que no es
transferido es el trabajo del hombre. Es decir que todas las materias primas
transfieren valor al producto mientras que el hombre se lo incorpora con su
trabajo. Entonces nuestro salario se calcula en función a la capacidad de
producción, según la generación de valor. Pero el valor y su retribución no son
idénticos y a esto se le denomina plusvalía, el excedente del valor apropiado
ilegítimamente por la burguesía.
Entonces la burguesía con su apropiación ilegitima del valor sustenta el
sistema capitalista. Sin embargo en ocasiones el estado opera en contra de
este sector para limitarlo en sus acciones ya que si la burguesía hiciera lo que
quisiera sería fácil entrar en crisis.
La relación burgués/trabajador se pone en crisis cuando el trabajador no tiene
lo suficiente para vivir, en este momento se cuestionan las bases de la
estructura de Marx y surge lo que llamamos conciencia de clase. El individuo
da cuenta de su lugar dentro de una clase social y el lugar de esta clase dentro
de la sociedad. Luego de la revolución según Marx le continúa la dictadura del
proletariado como organización provisoria en camino hacia el comunismo.
El principio de autoridad – Bakunin
El anarquismo es una ideología que se opone a cualquier clase de jerarquía.
Los anarquistas creen que el mayor logro de la humanidad es la libertad del
individuo y para poder expresarse sin que se lo impida ninguna forma de poder,
por lo que es básico acabar con cualquier tipo de gobierno, luchar contra toda
religión o secta organizada, y suprimir las clases sociales.
En primer lugar una de las cuestiones que se discuten es sobre la mejor
metodología de análisis de la historia. Se nos presentan por un lado el
idealismo y por el otro el materialismo. El idealismo al analizar la religión
considera que el hombre baja las explicaciones del cielo porque necesita creer
en algo, toda explicación parte de lo superior a lo inferior siendo dios el creador.
De esta manera se puede decir entonces que el poder es delegado por lo
divino. El idealismo consiste en la negación de la animalidad del hombre. Y a
esta enfermedad según el autor solo es posible curarla con la revolución.
El materialismo parte de la animalidad para constituir la humanidad, y rechaza
el principio de autoridad porque lo considera como el corolario de la animalidad
y el triunfo de la humanidad solo es posible siendo libres.
Según el autor dios y el estado son dos principios, es uno o es el otro.
Mediante el proceso de secularización se toma la concepción de los
materialistas a la hora de ver como se legitima el poder:
La humanidad es la manifestación más alta de animalidad. Pero como todo
desenvolvimiento implica necesariamente una negación, la de la base o del
punto de partida, la humanidad es al mismo tiempo y esencialmente una
negación, la negación reflexiva y progresiva de la animalidad en los hombres, y
es precisamente esa negación tan racional como natural, y que no es racional
más que porque es natural.
El hombre tiene la facultad de pensar y de rebelarse y esto mismo es lo que
constituye su humanidad. Hay tres principios que constituyen las condiciones
iniciales de todo desenvolvimiento humano: la animalidad humana, el
pensamiento y la rebeldía.
La libertad del hombre es tal en tanto este reconoce las leyes naturales y no le
hayan sido impuestas por otra voluntad. Es la ley de la igualdad la condición
suprema de la libertad y de la humanidad. El hombre a su vez reconoce una
única autoridad absoluta que es la de la ciencia porque estudia las leyes
naturales. Sin embargo uno puede pensar que lo que propone el autor es el
gobierno de los científicos pero sucede que esto no sería posible debido a tres
razones: los científicos acumulan el saber y no lo trasladan hacia la población,
el saber no es absoluto porque pueden surgir nuevos conocimientos y refutar
viejos y por ultimo toda institución corrompe a los hombres por lo tanto los
científicos serian corrompidos y no serían otro ejemplo más de un grupo que
domina en beneficio del el interés de una minoría.
La pregunta de bakunin es en que se funda el principio de autoridad y la
respuesta es en el saber dentro del marco de la razón. Pero no es lo mismo
que principio de autoridad política porque ocurrirían esas tres razones.
Según Bakunin hay solo tres vías de escape: el burdel, la iglesia y la
revolución.
La política como vocación – Weber
Utiliza la sociología comprensivita donde observa, describe, explica. Busca el
sentido mentado que el sujeto le da a su acción y plantea que la historia
permite captar el sentido mentado de una sociedad en un momento
determinado.
En el siglo XX con la sociedad de masas hay una difícil participación política
directa entonces se generan mecanismos de participación popular como la
democracia plebiscitaria donde el estado hace lo que la mayoría dice pero
sigue teniendo la decisión final.
En el estado moderno del siglo XVI se daba la asociación política o comunidad
humana que poseía el monopolio de la coacción física legitima. En este estado
el territorio es lo que determina la soberanía del estado y este último posee
distintos medios pero la violencia legítima es su medio específico.
Entendemos por política la dirección o influencia sobre la dirección de una
asociación política, es decir de un Estado. Dicho estado posee la violencia
legítima, es su medio específico. Entonces decimos que estado es aquella
comunidad humana que dentro de un determinado territorio reclama para sí el
monopolio de la violencia física legítima. Este es la única fuente del derecho a
la violencia entonces política significara la aspiración a participar en el poder o
a influir en la distribución del poder dentro de un Estado. Quien hace política
aspira al poder como medio para la consecución de otros fines, el estado es
una relación de dominación de hombres sobre hombres que se sostiene por
medio de la violencia legítima. Para subsistir necesita que los dominados
acaten su autoridad con consentimiento y disciplina.
La legitimación es la titularidad del poder mientras que la legitimidad es el
ejercicio de poder. En la legitimación hay tres tipos ideales: la costumbre o
tradición, el carisma y la legalidad. La legitimación afectiva-carismática es
donde aparece un líder carismático que desplaza a todos los otros y genera
sentimientos extremos hacia él, por esto mismo corre el riesgo de convertirse
en demagogo. En la dominación producida por el carisma actúa el caudillo con
vocación, esta figura es la de alguien llamado a ser conductor de hombres que
creen en él.
Toda empresa de dominación que requiere una administración continua
necesita el equipo personal administrativo y los medios materiales de la
administración. La retribución material y el honor social constituyen el premio
del cuadro administrativo y el fundamento último y decisivo de su solidaridad
con el titular del poder. En el estado moderno se realiza la separación entre el
cuadro administrativo y los medios materiales de la administración. El último
está en manos del dirigente mientras que el personal administrativo es aquel
que requiere remuneración económica y honor social.
Weber crea tipologías como herramientas para explicar la realidad:
Ética de la convicción: pertenece al funcionario político. Es el que vive para la
política, que tiene vocación. Este personaje tiene una convicción que regla su
comportamiento sin importar las consecuencias, importa más el método que el
fin
Ética de la responsabilidad: pertenece al funcionario profesional o político que
vive de la política. Tiene en cuenta las consecuencias porque debe responder
al pueblo. Es el que mide los medios y los fines para decidir racionalmente lo
mejor.
Hay políticos profesionales, los que viven para su obra; políticos ocasionales,
los somos todos cuando votamos; políticos semiprofesionales, delegados de
asociaciones políticas, que no viven principalmente de ellas.
Los elementos del buen político son: Pasión por una causa - La mesura es la
capacidad para dejar que la realidad actúe sobre uno sin perder el recogimiento
y la tranquilidad, guardando distancia con los hombres y las cosas - Debe
asumir la responsabilidad de todo lo que hace, sin arrojársela a otro –
Parcialidad - Lucha.
Hay dos pecados en el campo de la política: la ausencia de finalidades
objetivas y la falta de responsabilidad.

Democracia – Sartori
Sartori es un reformista porque no apunta a cambios revolucionarios o
radicales sino que apunta a cambios institucionales.
Hoy en día podemos separar la democracia en tres aspectos:
Principio de legitimidad: postula que el poder deriva del pueblo, que se basa en
un consentimiento y es legitimado por elecciones libres y concurrentes.
El sistema político llamado a resolver los problemas de ejercicio del poder: la
democracia sería un verdadero autogobierno cuando titularidad y ejercicio
están juntos. Pero hablamos más de democracia participativa donde el
ciudadano ejercita por sí mismo el poder del cual es titular.
La democracia es un ideal: es llevada a un ideal generalizado de siempre
mayor igualdad. Este ideal debe ser llevado del deber ser al ser, de la teoría a
la práctica.
Democracia social: el conjunto de las democracias primarias, se trata de una
sociedad multi grupal estructurada en grupos voluntarios que se autogobiernan.
Democracia económica: significa igualdad económica, para el equiparamiento
de los extremos de la pobreza y de la riqueza y por lo tanto para las
redistribuciones que persiguen un bienestar generalizado.
La relación entre democracia política, democracia social y democracia
económica es que la primera es la condición necesaria para las otras.
Si pensamos en los griegos, en el ágora los ciudadanos escuchaban y decidían
por aclamación. La polis era una entidad simple y aun así todos nunca eran en
verdad todos. Esta era una democracia directa donde el ciudadano era el
político, una democracia que puede funcionar en pequeñas comunidades.
Según Aristóteles en la democracia los pobres gobiernan en su propio interés.
Esta democracia viene a ser reemplazada por la republica durante mucho
tiempo y cuando reaparece el concepto de democracia a mitad del siglo XIX.
Aparece como representativa y heterogénea, como una corrección a la
democracia directa de antes.
La democracia representativa requiere respeto del individuo como persona,
respeto al constitucionalismo y el principio de mayoría limitada. Una ventaja de
la representación es que permite escapar a los conflictos de los procesos
directos y otra ventaja es que la participación es total porque es un sistema de
control y limitación del poder. Es el estado quien está al servicio del ciudadano,
la persona humana es un valor en sí independiente de la sociedad y del estado.
Con esto se busca crear precisamente este individuo que no debe preocuparse
por la política.
El liberalismo es la expresión política del capitalismo como forma de expresión
social, económica y política. Su preocupación es la libertad individual no la
igualdad. Busca limitar el poder del pueblo e intenta crear un individuo egoísta
que no se interese en la política.
La democracia liberal se debe definir como un sistema político basado en el
poder popular, en el sentido que la titularidad del poder pertenece al pueblo, en
tanto que el ejercicio del poder se encuentra en manos de representantes
elegidos periódicamente por el pueblo.
Cuando se relacionan los conceptos de democracia y liberalismo tenemos tres
etapas que distinguir, primero el estado constitucional que engloba el poder
absoluto, segundo un estado liberal democrático que es primero liberal
(constitucional) y después democrático, y tercero, un estado democrático liberal
en el cual el peso específico de sus componentes se invierte y el poder popular
prevalece sobre el poder limitado. La democracia pura y simple precede al
liberalismo, el liberalismo precede a la democracia moderna.
Para el autor habrá democracia siempre y cuando existan como mínimo dos
opciones. Estas opciones son los partidos políticos que sirven como medio
para canalizar los votos de los ciudadanos. Debe haber necesariamente un
posible cambio de manos en el poder, una representación de los derechos de
las minorías, posibilidad de elección de partidos (al menos dos) y por ultimo
debe entregarse el poder por un plazo limitado. Podemos ver que es una
especie de mercado electoral en el cual se compite por el voto de las personas
y se atribuye el poder al pueblo. Los liberales entienden la libertad como
política, de hacer todo lo que me permite la ley, lo importante para ellos es que
se trate igual ante la ley, no si eso es desigual.
Tratos iguales y éxitos iguales: leyes iguales son tales en cuanto son idénticas
para todos mientras los impuestos directos son proporcionales en relación a la
riqueza, y por lo tanto iguales para los iguales y desiguales para los distintos. Y
acá analizamos lo que es la oportunidad como acceso igual que significa el
reconocimiento igual para la capacidad igual y por lo tanto promueve la
meritocracia, igual carrera para igual tanto. La oportunidad como partía igual
tiene que ver con las riquezas de cada uno y la educación, sería más que nada
una igualdad económica. Leyes iguales no producen igualdad en el éxito, de lo
que se deduce que para ser más iguales necesitamos tratos desiguales.
Oligarquía, estratosquía y poliarquía: la estratosquia no es una oligarquía, para
pasar de una a la otra se necesita una ley que produzca una minoría que tenga
inevitablemente características oligarcas. La oligarquía es un sistema de
gobierno en el que el poder pertenece a una clase social privilegiada. La
poliarquía es un sistema formal de elección de elites que requiere de
elecciones libres, periódicas y competitivas. Es el gobierno de muchos.
Mayoría: a nivel electoral es mayoría quien gana, minoría quien hace mal uso
de su voto. A nivel de elegidos es mayoría quien ha votado el partido más
votado, minoría quien ha votado a partidos menos votados.
Democracia consociativa; se da cuando la mayoría es producto de minorías
concurrentes. El consociativismo se caracteriza por necesitar de elites
cooperadoras que ayuden a neutralizar las presiones de la sociedad.
Autocracia: es el negativo de la democracia, es proclamarse jefe a sí mismo.

El retorno de lo político – Mouffe


La autora utiliza un abordaje multidisciplinar para elaborar la teoría de las
identidades políticas cuyo objetivo es el análisis político del discurso. Pretende
ofrecer una teoría que al interpretar las identidades políticas en un contexto
contemporáneo y democrático. En esta teoría de las identidades políticas no se
discuten los siguientes preceptos: toda la realidad es discursiva, toda identidad
es política, toda identidad es co-constitutiva (no necesito dos clases pero si otro
que me niegue), hay una frontera antagónica (un cuerpo social atravesado por
una frontera que divide a la sociedad)
Toda política democrática tiene una tarea que consiste en desactivar el
antagonismo que existe en las relaciones sociales, se requieren instituciones
que permitan cambiar el antagonismo por agonismo a fin de transformar al
enemigo en adversario.
Con este fin la autora propone distinguir entre:
lo político ligado a la dimensión de antagonismo y de hostilidad que existe en
las relaciones humanas. Lo político se aborda desde un registro ontológico, del
estudio del ser, la distinción entre lo que es rentable y lo que no. Lo propio de lo
político es la distinción amigo/enemigo y la unión de los amigos. Esto según el
orden del Ostis, de hostilidad.
la política que apunta a establecer un orden, a organizar la coexistencia
humana. Es ordenada, tiene consenso y es pacífica.
Entonces se distinguen dos posiciones de sujeto donde la política es el
momento del populus en el cual se detenta la hegemonía y hay representación
política mientras que en lo político hablamos del momento de la plebs que tiene
intentos contra hegemónicos y no tienen representación política. Nunca estos
dos se van a unir en la idea de un único pueblo porque negaría el antagonismo
y eso sería negar lo político.
Para entender la permanencia del antagonismo debemos pensar que la
condición de existencia de toda identidad es la afirmación de una diferencia,
siempre existe la posibilidad de que el otro se transforme en mi amigo/enemigo.
Veo al otro como mi enemigo cuando lo veo como una negación de mi
identidad, un cuestionamiento de mi existencia. Es decir que para construir un
nosotros es necesario un ellos.
Lo que caracteriza a la democracia pluralista es la distinción entre enemigo y
adversario. Es decir que no se ve al enemigo como alguien a quien debo
eliminar sino que lo veo como un adversario al que debo tolerar. Entonces
distinguimos el antagonismo como relación con el enemigo y el agonismo como
relación con el adversario. Esta es la condición de existencia de la democracia,
ciertas formas de consenso y disenso. Esto ocurre también porque no existe
umbral de democracia que una vez logrado tenga garantizada para siempre su
permanencia sino que se trata de una conquista que hay que defender
permanentemente. El ideal de una sociedad democrática no puede ser el de
una sociedad que hubiera realizado el sueño de una armonía perfecta en las
relaciones sociales. La tensión entre consenso y disenso es donde se inscribe
la dinámica antagonista de la democracia pluralista.
Para que esta diversidad se pueda dar debe haber pluralismo antagónico, que
son posiciones de sujeto democráticas que se pueden enfrentar en un espacio
político común. Por lo tanto el objetivo de una política democrática no es
erradicar el poder sino multiplicar los espacios en los que las relaciones de
poder estarán abiertas a la contestación democrática.
El horizonte de nuestro presente se construye a través del lenguaje, este
lenguaje lleva la marca del pasado, es la vida del pasado en el presente y así
constituye el movimiento de la tradición. La tradición nos permite pensar en
nuestra inserción en la historicidad y de que precisamente a través de esa
tradición que nos constituye nos es dado el mundo y es posible toda acción
política.
Lo que la autor propone en resumen es la praxis, una suma de la teoría de las
ideas políticas y de la práctica del proyecto político que da como resultado una
sumatoria de tradiciones del pensamiento político:
Conservadurismo: la idea de historia, pasado y tradición.
Republicanismo: idea de virtud (saber cuándo), valor de contingencia,
ciudadanía virtuosa, búsqueda del bien común.
Liberalismo: idea de libertad en sentido negativo, la racionalidad necesaria para
cada proceso, las libertades individuales.
Socialismo: igualdad, el plebs y la participación popular, una justicia más social
y la idea de que los cambios deben ser radicales.
Anarquismo: deseo, libertad radical, cambios radicales, descontento con el
presente.