You are on page 1of 24

Doi: http://dx.doi.org/10.15359/rldh.27-1.

4
URL: http://www.revistas.una.ac.cr/derechoshumanos

JUDICIALIZACIÓN DE LA POLÍTICA
Y ACTIVISMO JUDICIAL: UNA
APROXIMACIÓN A AMÉRICA
LATINA

POLITICAL JUDICIALIZATION
AND JUDICIAL ACTIVISM: AN
APPROACH TO LATIN AMERICA

Marco Feoli V.*

Resumen

Hay cosas que hacen los jueces que están impactando la esfera política, la esfera de quienes
representan a los otros órganos estatales. Durante mucho tiempo se aceptó que los jueces tenían
un ámbito de acción distinto al de las otras instituciones públicas; sin embargo, en los últimos
años esto se ha ido modificando. Se asiste a un progresivo desmantelamiento de aquella idea, hoy
la visión del juez “boca de la ley”, aplicador mecánico de normas, se aleja de las funciones que
está desempeñando. Este alejamiento ha contribuido a que se hayan ido instalando conceptos
como judicialización de la política o activismo judicial. Sobre sus alcances y la diferencia entre
ellos trata el siguiente artículo.

Palabras clave: jueces, modelos de judicatura, judicialización de la política, activismo judicial.

Abstract

There are things that judges do that impact the political sphere, the sphere of those who represent the
other state bodies. It has long been accepted that the judges had a different field of proceeding from the
other public institutions, but this situation has changed in the recent years. Indeed, we are witness to
the persistent dismantling of the idea that the judge is “the mouth of the law”, a mere applicator of rules,
and this fact has contributed to an internalization of concepts like judicialization of politics or judicial
activism: the scope and differences between them is what the following paper is about.

Keywords: judges, judiciary models, judicialization of politics, judicial activism.

* Doctor por el programa Estado de Derecho y Buen Gobierno de la Universidad de Salamanca. Profesor de
la Universidad de Costa Rica.

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 75


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

Recientemente, en el año 2013, la sustrato empírico que está detrás de


Corte Suprema de Justicia de Argen- ellas: la irrupción de la variable judicial
tina declaró inconstitucional, y con como un elemento imprescindible en el
ello frenó, una iniciativa del gobierno análisis de las democracias actuales. Ha
de Cristina Fernández para que los habido un viraje, lo que ha permitido la
jueces fueran electos mediante sufragio aparición de una amplia gama de temas
universal (Caso Rizzo c/ Poder Ejecuti- justiciables, esto es, sometidos al escruti-
vo Nacional). Antes, en otro fallo de nio de los jueces (Ansolabehere, 2005).
2012, resolvieron que el aborto en casos
de violación no era punible y ordena- Una ventaja que ofrece la tensión entre
ron a las autoridades de salud diseñar política y justicia es su actualidad. Es po-
protocolos de atención para las mujeres sible a través de los medios de comuni-
que, en ese supuesto, decidieran inte- cación registrar, con relativa frecuencia,
rrumpir un embarazo (Caso F., A. L. s/ las repercusiones que en diferentes espa-
medida autosatisfactiva). Es posible, cios produce la decisión jurisdiccional.
en muchos otros contextos, encontrar Pero esa actualidad supone también una
pronunciamientos similares –en el desventaja: no saber exactamente, o al
sentido de que versan sobre temas con menos no saberlo con un cierto grado de
una enorme trascendencia en términos rigor académico, dado su uso generaliza-
políticos y sociales– zanjados, en última do, qué significa judicializar la política o
instancia, por la magistratura. quién es un juez activista.

Admitir que los jueces participan en El presente artículo busca, apoyado


la solución de las grandes cuestiones en el trabajo de autores de distintas
constituye hoy un hecho incontrover- disciplinas, responder a aquellas dos
tible, pero eso no siempre fue así. Se preguntas y explorar, al acabar, algunos
ha pasado de una jurisdicción sumisa ejemplos latinoamericanos. Responder-
a una jurisdicción protagonista y esta las permite alcanzar una mayor claridad
transformación, como no podría ser de conceptual a efecto de examinar el
otra manera, produce consecuencias y quehacer de los jueces. Previamente,
quizás una de las más importantes es sin embargo, es necesario contextuali-
la tensión generada entre política y zar por qué una implicación más visible
justicia. El protagonismo judicial ha del brazo judicial implica la ruptura de
hecho que, siguiendo a Couso (2004), un modelo de magistratura.
se hayan instalado nuevos conceptos
en el derecho y en la ciencia política, El trabajo puede calificarse, desde el
como activismo judicial y judicializa- punto de vista metodológico como
ción de la política. analítico-conceptual. Se acudirá, bá-
sicamente, a la búsqueda y examen de
No se trata tan solo de la creación de fuentes bibliográficas de derecho cons-
nóveles categorías teóricas, sino del titucional, ciencia política y sociología

76 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

jurídica para construir una propuesta Dicha dinámica consolidó un sistema de


teórica que permita examinar el queha- pesos y contrapesos.
cer de la judicatura latinoamericana en
su relación con otros actores políticos. En cuanto al civil law, la posición de
Aunque la investigación fue realizada los jueces fue tradicionalmente menos
desde una visión jurídica, ha sido im- incisiva. Aquí, la administración de jus-
prescindible acudir a otras disciplinas. ticia se ubicó, en principio, subordinada
a los órganos políticos representativos y
1. La ruptura de un modelo de a las normas que estos producían. Primó
magistratura la idea, profundamente arraigada, del
principio de separación de poderes,
Históricamente, más allá de que se pue- entendido como la división en compar-
da esgrimir que en el fondo son modelos timentos estancos del poder. Hubo una
ideales, el juez de la tradición jurídica resistencia a que los poderes traspasasen
romanista fue delineado según unas ca- las competencias asignadas a cada uno
racterísticas que permitieron construir para ejercer algún tipo de control sobre
un perfil de magistratura. Entiende los otros (Autel, 1998).
Garapon (1997) que las relaciones
entre justicia y política encuentran en Los países de tradición europea con-
estos modelos una causa explicativa. tinental se distinguieron por poseer
Menciona el exmagistrado francés que sistemas jurídicos –sustantivos y proce-
en los países del common law –como sales– muy detallados y nada flexibles.
Inglaterra o Estados Unidos– en contra- Mientras tanto, en los países de cultura
posición a sus pares del civil law –como jurídica anglosajona hubo una adminis-
España, Italia o los países latinoame- tración de justicia y sistemas jurídicos
ricanos– la influencia política de los más flexibles basados, principalmente,
jueces es en la actualidad quizá menos en la costumbre y el precedente judi-
visible porque es mucho más antigua cial. Como puede intuirse, se trata de
y, en consecuencia, está bastante más diferencias que inciden en la definición
enraizada en la sociedad. de dos modelos de juez (Autel, 1998).

1.1 Dos paradigmas de juez Las diferencias, según algunos autores,


encuentran en la influencia de la Iglesia
En la tradición jurídica del common law Católica y en los procesos revoluciona-
los jueces se han distinguido por asumir rios del siglo XVIII dos causas con fuer-
una posición de más autonomía, lo que za explicativa. En cuanto a lo primero,
permitió que el poder judicial ocupara apunta Damaska (2000), al menos en
un lugar simétrico respecto de los otros la referente a la visión verticalizada de
poderes. De esta manera se asignó un la justicia continental, esto permitió
peso significativo al derecho que surge de ejercer mayores controles sobre los
los pronunciamientos jurisprudenciales. jueces de las primeras instancias. Su

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 77


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

génesis conduce al siglo XI cuando Esto conduce, asegura el profesor pe-


el movimiento de unidad dentro de ruano, a una paradoja “…el desarrollo
la Iglesia impuso un modelo rígido y de esta separación del poder judicial lo
jerárquico que luego tuvo una fuerte lleva a desentenderse de los contenidos
repercusión en el resto de instituciones, en el ejercicio de esos poderes. La auto-
incluidas las judiciales. nomía, así, deviene sinónimo de apa-
rente aislamiento…” (Pásara, 2010, pp.
Respecto a los procesos revolucionarios y 43-44). Tal imagen del juez, creyendo
los sucesivos movimientos constituciona- ser apolítico y sin ideología, lo inmuniza
les, estos también incidieron en el lugar de abordar los problemas de la sociedad
en el que se admitió debía estar situada de la que es parte porque se sitúa como
toda la magistratura. Frente a los jueces un simple aplicador de las reglas de las
hubo desconfianza, la jurisprudencia y la que lo abastecen los poderes legislativo
costumbre fueron formas de creación del y ejecutivo (Martínez, 2009).
derecho durante el ancient régime por lo
que su expulsión de los sistemas jurídicos La cultura del juez que aplica normas
post revolucionarios se volvió imperativa. mediante un silogismo perfecto, para
No hacerlo equivalía a tolerar la usurpa- resolver conflictos básicamente entre
ción a la voluntad general expresada en sujetos privados, se encontraba abso-
la ley (Clavero, 2007). La convicción de lutamente aceptada. La idea de que
que los jueces tendrían que asumir un per- el control y la limitación del poder
fil restrictivo respondía a los abusos que se pudieran ejercer también desde la
se cometieron durante el pasado y frente magistratura resultaba, si se quiere,
a los cuales la magistratura fue cómplice. contrafáctica (Calamendrei, 1960).
Cuando se intentaron promover reformas El juez se mantuvo relegado porque su
que recortaran los privilegios feudales los función debía restringirse a aspectos
jueces fueron un obstáculo muy fuerte que no tocaran el desempeño de los
para que prosperaran (Cappelletti, 1997). otros actores políticos (Autel, 1998).

Pásara (2010) señala que luego de los En síntesis, el juez alimentado en la


procesos revolucionarios europeos del tradición del civil law y en los movi-
siglo XVIII quedó anclada la teoría mientos constitucionales de Europa
que entendió que el poder del estado continental, mecanicista y apolítico,
se divide en tres ramas (legislativas, inmaculado e impoluto, queda re-
ejecutiva y judicial). No obstante, esta tratado en la imagen de la toga que
noción fue configurando al aparato le concede, apunta Andrés (2004),
judicial como ente apolítico, cuya un cierto resabio sacerdotal y, como
apoliticidad se garantizaba mediante cualquier expresión sacra, de algo que
el sometimiento textual y acrítico a desciende del cielo. Las características
las normas jurídicas expedidas por los del juez togado generaron la percepción
otros poderes. de que se trataba de una figura situada

78 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

por encima de los problemas que la las democracias, aunque se manifieste


sociedad resuelve a través de los otros de diversas formas…” (pp. 15-16). Lo
poderes públicos. anterior deja al descubierto un reposi-
cionamiento de los jueces al adquirir
1.2 El punto de inflexión y algunas mayor relevancia. No es otra cosa que la
variables explicativas redefinición de los jueces en la democra-
cia y del uso del poder del que disponen
Todo lo anterior ha hecho que la apa- para intervenir en los asuntos públicos.
rición de temas de un hondo calado
resolviéndose en la sede judicial sea vista La pregunta que surge, evidentemente, es
como la ruptura, en palabras de Zagre- ¿por qué los jueces pasan a tomar decisio-
belsky (2008), de un viejo y enquistado nes, cuyas consecuencias no solo no se re-
modelo de magistratura. En efecto, el ducen únicamente a quienes intervienen
prototipo de juez, descrito en el primer en un proceso aislado y específico, sino
apartado, que, al decir de Gargarella, que también representan posturas que
Domingo y Roux (2006), se extiende involucran al estado en su totalidad? En
desde Colombia hasta Brasil pasando otras palabras, que las políticas de estado
por Argentina, Costa Rica, Angolala, también se hayan podido larvar o incluso
Hungría, Rusia, Italia, España y Ale- definir en el sistema judicial.
mania, cambia sustancialmente en las
últimas décadas. Es lo que algunos au- Ferrajoli (2008) indica que es difícil de-
tores han denominado la expansión del finir el momento exacto de la transfor-
poder judicial (Tate y Vallineder, 1995). mación. Sin embargo, puede estimarse
que las “…mudanzas que se producen
De Sousa y García (2001) resaltan en el imaginario colectivo y en la cul-
que en este periodo se ha asistido a un tura jurídica…” (p. 27) relacionadas
aumento en la visibilidad del sistema con la estructura del derecho están
judicial en prácticamente todo el asociadas a la época de la postguerra y a
mundo. Ello ha conducido, prosiguen la derrota de los regímenes autoritarios.
los autores, a un protagonismo cada En este periodo se arraiga la democra-
vez mayor de los tribunales en la vida cia constitucional que acepta que la
pública y en los medios de comunica- constitución política es un documento
ción colectiva. en el que se establecen no solo conte-
nidos procedimentales sino también
El repertorio de decisiones que, para sustanciales, que incluyen una serie
Guarnieri y Perdezoli (1997), las de- de derechos fundamentales, valores
mocracias contemporáneas exigen hoy y principios que deben ser protegidos
día a los tribunales es inmenso, así “… por el estado, lo que también conduce
la importancia social y política de la al resurgimiento de los tribunales cons-
justicia debe ya computarse entre las titucionales. Es principalmente con
características que comparten todas el posicionamiento conceptual de los

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 79


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

derechos fundamentales y la irrupción comparada con sus pares europeos,


del discurso de los derechos humanos, tenían los jueces norteamericanos, el
a partir de 1950, que el papel del juez desarrollo del derecho internacional de
europeo experimenta un “…cambio los derechos humanos, la aprobación de
verdaderamente sustancial…” (An- numerosos tratados internacionales en
drés, 2009, pp. 309-310)1. esta materia y la presión que diferentes
organizaciones de derechos humanos
A la par de la aprobación de nuevas han ejercido por su tutela y protección.
constituciones políticas, dice Zaffaroni
(2004), se promovieron reformas en El punto medular, sostienen Guarnieri
los poderes judiciales que condujeron y Pederzoli (1997), reside en que antes
a robustecer lo que él denomina magis- se pedía al juez aplicar la normas en re-
traturas democráticas de derecho: forta- trospectiva –es decir, viendo al pasado
lecimiento de independencia externa e y a lo que el legislador había decidido–.
interna, transferencia de competencias Pareciera que hoy, en cambio, se le
administrativas a órganos fuera del transfiere una responsabilidad distinta
poder ejecutivo, creación de tribunales que supone considerar soluciones alter-
constitucionales, etc. nativas, sopesar consecuencias, aplicar
principios y valores superiores. En sín-
Tate (1995), por su parte, enumera tesis, partir de una lógica prospectiva,
algunas otras causas que explicarían viendo hacia el futuro como lo han
el aumento del protagonismo judicial: hecho otros actores políticos.
la consolidación de estados de bien-
estar, el replanteamiento de teorías El reposicionamiento de la judica-
del derecho natural y de la existencia tura en la democracia ha llevado, se
de principios superiores informadores subrayaba al inicio, a que se hable de
de los ordenamientos jurídicos, luego activismo judicial (Holland, 1991), de
de casi dos siglos de prevalencia del judicialización de la política (Couso,
pensamiento positivista más duro, el 2004) o de politización de la justicia
triunfo de Estados Unidos a nivel global (Martínez, 2007)2 como conceptos que
como el modelo de súper democracia intentan describir un incremento de
con particularidades que empezaron
2 Se excluye ad portas el término politización de
a llamar la atención, como la revisión la justicia del abordaje, que a continuación será
judicial y la posición protagónica que, presentado, porque, como señala Martínez, este,
a diferencia de los otros reseñados, se da cuando
los entes estatales de forma irregular utilizan al
1 En otras regiones, como América Latina, posible- poder judicial para obtener objetivos espurios.
mente el reposicionamiento ha sido posterior pero El aprovechamiento surge básicamente por
relacionado también con procesos de transición situaciones de debilidad institucional del apa-
democrática en los que el discurso de derechos rato de justicia que, resquebrajado en principios
humanos, el fortalecimiento de la independencia elementales –como el de independencia y el de
judicial, la deslegitimación de los otros poderes y autonomía presupuestaria–, lo convierten en un
la creciente pobreza convirtieron a las cortes en elemento más, a disposición de políticos, partidos
espacios atractivos para llevar diversos temas. y miembros de otros poderes del estado.

80 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

la incidencia del poder judicial en los el ámbito penal donde ha habido


estados. A discurrir sobre su significado un aumento de causas y procesos
se dedicarán los siguientes apartados. en los que funcionarios públicos
figuran como encausados– (An-
2. Judicialización de la política: solabehere, 2005).
nuevas formas de control
De acuerdo con Domingo (2004), la
El fenómeno –el incremento de la judicialización de la política puede
incidencia de la magistratura– no es definirse siguiendo el análisis de cuatro
homogéneo, en el sentido de que no niveles. En primer lugar, el aumento
ocurre en todas partes y se expresa a del impacto de las decisiones judiciales
través de diferentes manifestaciones en los procesos políticos y sociales. En
(Volcansek, 1992). Podría sintetizarse segundo lugar, el aumento de la reso-
en nuevas funciones, al menos en los lución de conflictos políticos en los
países que dan cuenta de él desde hace tribunales. En tercer lugar, en un ám-
algunas décadas, desempeñadas por el bito más discursivo que, según afirma
poder judicial: la profesora boliviana, se refiere a que
en la opinión pública la legitimidad del
a) guardián de la constitución frente estado se construye cada vez más sobre
a las decisiones políticas –aquí la base de conceptos legales como rule
se relaciona con el aumento de of law o derechos fundamentales3. Por
las atribuciones a los jueces en último, la judicialización de la política
materia de jurisdicción constitu- supone también la utilización, que
cional y la posibilidad de anular hacen ciertos grupos de la sociedad, de
decisiones del parlamento y del mecanismos legales para articular, a
poder ejecutivo–, través de demandas judiciales, distin-
b) árbitro en conflictos en torno a tos intereses económicos, políticos o
los alcances y límites del poder sociales o vinculados con la protección
político –se refiere al incremento de los derechos humanos.
de las cuestiones políticas y socia-
les sobre las que el poder judicial Uprimny (2008) indica que judicializa-
puede decidir y al aumento de ción de la política consiste en que “…
aquellos ámbitos sobre los que ciertos asuntos que (…) habían sido
pueden intervenir los jueces, bien decididos por medios políticos, y que
en conflictos entre poderes, bien
en conflictos entre poder político 3 Guillermo O’Donnell a esto lo llama “juridificación”
y ciudadanía– y, por último, y no judicialización. El matiz es oportuno en tanto
c) la de fiscalización de la tarea de estos discursos legales superan el ámbito judicial y se
convierten en criterios legitimadores de la actuación
los políticos –algunos actos se estatal en general. Ver el análisis conclusivo que
someten a control de las cortes y hace el recientemente fallecido profesor argentino
a la obra de Sieder, Schjolden y Angelle (2005). En
también hay quienes incluyen aquí
igual dirección se pronuncia Nieto (2007).

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 81


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

se consideraba que eran propios de la 3. Activismo judicial: un


política democrática, empiezan a ser concepto radial
crecientemente decididos por los jue-
ces…” (pp. 81-82). Además, Uprimny Queda entonces por examinar la expre-
(2008) da cuenta de un fenómeno en sión activismo judicial. Ciertamente,
el que los jueces resuelven cuestiones muchas veces se maneja como noción
que antes pertenecieron a los ámbitos equivalente a la de judicialización de
de competencia ejercidos, con mayor o la política. Sin embargo, se considera
menor autonomía e incluso discreciona- necesario darles un tratamiento diverso
lidad, por los otros poderes del estado. dado que, si bien integran un suceso
genérico que podría llamarse de expan-
Ferejohn (2008) considera que después sión judicial, cada uno refiere, como se
de la II Guerra Mundial se generó un justificará a continuación, dos aspectos
cambio profundo en el poder político, distintos de aquel fenómeno.
el cual se ha ido alejando del poder
legislativo en dirección a las cortes y a El juez Wayne (1992), dentro del dere-
otras instituciones del derecho. A este cho estadounidense, ha hecho uso del
desplazamiento el autor lo denomina término activismo judicial. Con él ha
judicialización de la política. Tate pretendido describir dos eventos. En
(1995), por su parte, define judiciali- primer lugar, describe la protección
zación de la política como el proceso que hacen las cortes de grupos histó-
por el cual los jueces y las cortes ha- ricamente vulnerables –como gais,
cen o amplían su participación en la negros, mujeres, discapacitados, etc.–.
elaboración de políticas públicas que En segundo lugar, se refiere a cuando
fueron tradicionalmente desarrolladas al decidir sobre algunas cuestiones so-
en exclusiva por otras agencias guber- metidas al conocimiento de los jueces
namentales, en especial la legislativa y se traspasan, con el remedio judicial
las administrativas. Sieder, Schjolden y adoptado, las competencias de los otros
Angelle (2005), muy de cerca a esta de- poderes del estado.
finición, aclaran que la judicialización
de la política –o activismo judicial que Barak (2006) llama activismo judicial a
usan como términos equivalentes– se la tendencia judicial de lograr el equi-
da cuando asuntos sociales y políticos librio adecuado de un conflicto social
se resuelven a través de procedimientos a través de un cambio en la legislación
judiciales. En opinión de Guarnieri y vigente, mediante la creación de una
Pederzoli (2002), la expresión indica nueva disposición normativa que no
un crecimiento del poder judicial. existía previamente, gracias a la inter-
pretación que hace el juez de la consti-
tución o de la ley. Galligan (1991), por
su parte, lo entiende como el control o
la influencia de la judicatura sobre las

82 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

instituciones políticas y administra- Guastini (2008) termina definiendo


tivas, sobre sus procesos y resultados. activismo judicial como una clase de
interpretación tendencialmente libre
Guastini (2008) describe que el activis- de todo vínculo textual que favorece la
mo judicial representa una de las formas libre creación del derecho por parte de
de entender la interpretación jurídica. En los jueces con el propósito de adaptar
realidad, abunda la oposición entre judi- los contenidos constitucionales a las
cial activism y judicial restraint, planteada necesidades de la vida real. Estas ne-
originalmente en el derecho anglosajón, cesidades se reconocerán mediante los
y refleja una discusión más antigua entre sentimientos de justicia de los jueces.
una ideología dinámica y una ideología
estática de la interpretación. La primera El activismo judicial, señala Cappe-
se inspira en el valor de la adaptación lletti (1984), refleja una revolución
continua del derecho a la vida social contra un modo formalista de entender
y recomienda una interpretación que la ley y al juez. Esta revolución llevaría
atienda nuevas circunstancias sociales, a que el activismo judicial esté ligado,
culturales y políticas. Sugiere cambiar anota Volcansek (1991), a que los jue-
el significado de un texto normativo a ces ya no estén restringidos a aplicar
la luz de los valores de la sociedad de un mecánicamente la ley sino a que ahora
momento determinado. La segunda –la participen del proceso de formulación
ideología estática– se funda en los valores de políticas públicas –policy-making by
de la estabilidad de la disciplina jurídica y the judiciary– (p. 117).
de la certeza del derecho. Por eso, acon-
seja al juez una interpretación estable, Sintetizando el concepto, sobre la
fija y constante diacrónicamente, sin base de la experiencia estadounidense,
grandes modificaciones. Young (2002) afirma que con el acti-
vismo judicial lo que se ha hecho, en
Establecido el debate, continúa men- distintos momentos, es una descripción
cionando el catedrático italiano de de ciertos comportamientos jurisdic-
filosofía del derecho que el activismo cionales. Enumera algunos de ellos;
judicial se asienta sobre cuatro ele- por ejemplo, se vincula el activismo
mentos: el valor de la congruencia del judicial con la anulación, a través
derecho con una conciencia social, el del control judicial, de las decisiones
valor de una metaética utilitarista –los tomadas por los poderes del estado;
jueces deben colaborar con una mejor también cuando los jueces, al aplicar
distribución de los recursos–, el valor las normas, se apartan de su contenido
del deber constitucional de proteger textual o literal.
los derechos de los ciudadanos y de
las minorías contra las mayorías y, Otros casos de activismo judicial, ci-
finalmente, otros valores que son tados por Young (2002), se dan si un
de difícil identificación. Con esto, tribunal al resolver un asunto no se

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 83


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

limita a aplicar una solución concre- poco el fenómeno y en lo que sí lo hace


ta, sino que procura crear pautas con recurre a un riguroso formalismo que
alcances generales para casos que se da a entender que se trata de un hecho
presenten en el futuro. Estrechamente automático sin el involucramiento de
relacionado con lo anterior está lo que actores concretos y las implicaciones
el autor denomina remedios judiciales reales que esto, en el entramado políti-
estructurales. Estima el profesor de co y social, puede generar. Sin embargo,
la Universidad de Texas que hay ac- existe un elemento que resulta útil a fin
tivismo judicial allí donde el juez, al de delimitar los conceptos.
decantarse por un pronunciamiento,
interviene en las políticas públicas Al hilvanar la definición de Fix (1999)
desarrolladas por otras instituciones. con otros planteamientos, puede es-
tablecerse mayor claridad sobre los
La conceptualización, positiva o nega- alcances que tiene la judicialización de
tiva, del activismo judicial puede refle- la política. Según el profesor mexicano,
jar también las posturas en relación con la judicialización de la política supone
cuál debe ser el límite de la actuación la limitación y la racionalización de los
de los jueces cuando toman decisiones conflictos a través del derecho.
que afectan a los otros poderes del esta-
do. El andamiaje teórico del activismo Por otro lado, Domingo (2004) propone
judicial se nutre de razones no solo cuatro niveles de análisis de judicializa-
descriptivas, sino además de otras que ción de la política: el aumento del im-
pretenden justificar axiológicamente pacto de las decisiones judiciales en los
un tipo de juez ideal. procesos políticos y sociales, el aumento
de la resolución de conflictos políticos
Presentada esta revisión del concepto en los tribunales, el aumento del discur-
de activismo judicial, junto a la que so jurídico –con conceptos como rule of
antes se hizo sobre el referido a judi- law o derechos fundamentales– como
cialización de la política, una pregunta forma de legitimación del estado y, por
se impone: ¿cuáles serían los rasgos último, el aumento de la utilización,
distintivos entre uno y otro concepto? que hacen ciertos grupos de la sociedad,
de mecanismos legales para articular a
Apoyados en Fix (1999) se puede decir través de demandas judiciales intereses
que “…la judicialización de la política económicos, políticos o sociales.
no es más que un fenómeno que se
presenta de manera creciente y es la El elemento clave es el desplazamiento
consecuencia de limitar y racionalizar que se hace hacia el poder judicial de
los conflictos políticos a través de la algunos temas para que sean evalua-
vida del derecho…” (p. 170). Esta dos por los jueces. En palabras de Fix
definición pareciera excesivamente (1999), los conflictos políticos se so-
aséptica en el sentido de que describe meten al escrutinio del derecho. Para

84 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

Domingo, cuyo análisis es evidente- (Fix, 2002).Lo novedoso no es que los


mente más complejo, se trata de que jueces tengan poder porque esto es así
algunos procesos políticos y sociales, independientemente de cómo se les
articulados sobre la base de un discurso conceptualice, sino, como dijo Bachof
legal, son llevados a los tribunales para (1985), de que su poder se haya exten-
que se resuelvan allí. dido de manera extraordinaria sobre el
campo que tradicionalmente pertene-
La judicialización de la política implica, cía en exclusividad a los otros poderes
en resumen, dar a las cortes un deter- del estado. A mayor abundamiento,
minado papel de control sobre los otros escribe Fix (2009), los órganos juris-
órganos públicos o utilizarlas como diccionales, que durante mucho tiempo
arena de combate para la resolución de se veían como los menos importantes
asuntos que antes se ventilaban en el respecto a los otros dos, asumen, dicho
ámbito del poder legislativo o del poder genéricamente, una nueva función de
ejecutivo. Este es un hecho generaliza- participar de las decisiones políticas.
do en muchos países del mundo, cuyo En el siguiente diagrama se sintetiza
ejemplo más claro en países sin fuerte el desplazamiento de poderes que con-
tradición de modelos de judicial review lleva la judicialización de la política y
es la creación de cortes constitucionales cómo se manifiesta:
Figura N°. 1 Judicialización de la política

Fuente: Elaboración propia.

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 85


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

El desplazamiento al que hacen alusión en términos de las consecuencias polí-


los autores, puede concluirse, tiene ticas y sociales de sus decisiones…” (p.
fundamentalmente dos dimensiones. 159). No es suficiente el desplazamien-
La primera dimensión, que se llamará to de funciones a los jueces, ni la con-
institucional, ocurre cuando algunas cesión de más instrumentos de control
de las decisiones de los otros poderes en sus manos, ni articular un discurso
del estado pasan por el filtro del poder legalista ante ellos: la judicialización de
judicial. En esta dimensión habría que la política lleva a una redefinición de
incluir los mecanismos que se crean, las relaciones entre los poderes. Ahora
por ejemplo de justicia constitucional, bien, el cómo influye en la sociedad
a través de los cuales órganos estatales dependerá, amplía Domingo (2007b),
o partidos políticos pueden cuestionar de que haya jueces independientes,
decisiones de los otros poderes para que receptivos socialmente y dispuestos a
los jueces las examinen, y también las ejercer un activismo judicial.
decisiones que obligatoriamente, por
mandato constitucional o legal, han Para Pásara (2007), la necesidad de
de pasar por un examen jurisdiccional. que los jueces asuman un papel prota-
La segunda dimensión, que se llamará gónico en el proceso de cambio social
dimensión ciudadana, se da cuando es, en parte, lo que se llama activismo
las personas, individualmente o por judicial. Según el profesor peruano,
medio de grupos organizados, objetan una magistratura activista se expresa a
también decisiones del estado ante los través de tres formas:
jueces o cuando articulan sus intereses a
través de demandas que llevan ante las (i) hace una interpretación de la
cortes, en distintas jurisdicciones, para norma que no se restringe a la
que sean resueltas por la magistratura. literalidad;
(ii) expresa su preocupación por re-
El activismo judicial, en cambio, ata- solver, a través de la decisión ju-
ñe a una manera específica en la que dicial, un conflicto que trascien-
se implican los jueces en los asuntos de a su formulación legal y
públicos mediando, o no, la asignación (iii) el empeño por ir más allá de la
formal de funciones de control sobre resolución del caso concreto a
las actuaciones del poder legislativo o través del diseño de políticas
del poder ejecutivo. Pese a no decirlo de estado que no han sido
expresamente, Domingo (2007a) pare- establecidas por el poder ejecutivo
ciera entender que judicialización de la ni el poder legislativo.
política y activismo judicial no son lo
mismo. Describiendo lo primero apos- Todas las categorías que suelen citarse
tilla: “…la judicialización de la política de activismo judicial, sostiene Young
requiere además que los jueces estén (2002), tienen algo en común: el
dispuestos a ejercer un papel más activo comportamiento judicial aumenta la

86 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

importancia y la libertad de acción de En línea con la definición anotada en


las cortes que toman decisiones que el párrafo anterior, los jueces activistas
revierten las tomadas tanto por otros son, dicho de la forma más simple,
poderes políticos como por los cons- aquellos que determinan los alcances
tituyentes y otros jueces. Los jueces de las normas jurídicas estableciendo
se colocan frente a los otros poderes significados obligatorios o los que defi-
estatales e intervienen. Además, esta nen –o redefinen– decisiones y políticas
intervención no estaría sujeta a la públicas diseñadas por los otros poderes
voluntad del legislador, ni a la de las del estado.
autoridades del ejecutivo, ni tampoco
a la textualidad de una disposición nor- El elemento nuclear del activismo ju-
mativa; ni siquiera a los precedentes ju- dicial reside en que los jueces buscan
risprudenciales de las propias cortes. La imponer sus preferencias a los otros
variedad de conductas que la doctrina brazos del estado; el quid descansa
ha denominado activismo judicial, sin precisamente en que la visión judicial
embargo, dado los puntos en común, es la que prevalece a contramano de
permite establecer una definición. Así, cualquiera otra.
se propone en este trabajo el siguiente
concepto de activismo judicial: Establecida la definición, habría que
decir que el concepto de activismo ju-
Activismo judicial es un tipo de re- dicial es lo que Collier y Mahon (1993)
lación que establecen los jueces con denominan un concepto radial. Los
las personas y con los otros órganos conceptos radiales, en oposición a los
del estado, a partir de una decisión conceptos clásicos, no poseen un nú-
caracterizada por delimitar los al- cleo invariable y rígido de característi-
cances de las normas jurídicas, esta- cas indispensables. Para efectos de un
bleciendo significados que no surgen análisis empírico podrían faltar una o
de la literalidad de esas normas y que más características que se incluyen en
pueden incluir la definición de polí- la definición paradigmática. Al realizar
ticas públicas o la invalidación de las una revisión empírica, uno o algunos de
decisiones o de las políticas públicas ellos podrían no estar presentes lo cual
diseñadas por otros órganos estatales. de ningún modo sería obstáculo para
Hay, pues, un núcleo esencial referido considerar que haya activismo judicial.
a la delimitación interpretativa de los Un ejemplo para ilustrar al concepto
alcances de una norma jurídica, sin radial es una tarta de cumpleaños la
apegarse a su literalidad, y a ese núcleo cual se reconoce como tal aunque le
pueden agregarse tanto la anulación falte una rebanada.
de las decisiones adoptadas por otro
órgano del estado como la definición El concepto clásico sería la democracia.
de políticas públicas por el propio juez. De acuerdo a Dahl (1989), la democ-
racia debe poseer ocho condiciones

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 87


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

–libertad de asociación, libertad de en un continuum que bascula entre el


expresión, libertad de voto, eligibili- activismo y la deferencia –o la autorres-
dad para el servicio público, derecho tricción– hacia el poder legislativo y el
de los líderes políticos a buscar apoyo, poder ejecutivo. Uno u otro extremo
diversidad de fuentes de información, podrán determinarse en la medida que
elecciones libres e imparciales y, final- los tribunales respalden con sus pro-
mente, instituciones que garanticen nunciamientos las decisiones políticas
que la política del gobierno dependa de los demás poderes o, por el contrario,
de los votos y las otras formas de mani- tomen derroteros distintos, separándose
festación–. Si faltase una de esas condi- del criterio de las otras ramas del go-
ciones no podría ya hablarse de democ- bierno (Courtis, 2005).
racia: cada condición es imprescindible
que esté presente. Un concepto radial, Algo que deviene importante aclarar es
en cambio, es accountability horizontal, que, como bien apunta Ferejohn (2008),
que supone la existencia de un deber de “…las condiciones para los tribunales
dar información, justificar ciertos actos activos en la formulación de políticas no
o recibir sanciones en caso de conduc- están relacionadas con las aspiraciones
tas impropias. Con solo que se dé uno ideológicas de funcionarios públicos…”
de esos tres supuestos se podría hablar (p. 14). El giro ideológico del activismo
de formas de rendición de cuentas puede ser más o menos progresista o
(Schedler, Diamond, Plattner, 1999). más o menos conservador; sin embargo,
lo definitorio de que una corte ejerza
Lo anterior significa que activismo un desempeño activista depende de la
judicial es una sucesión de compor- imposición de la visión judicial a con-
tamientos realizados por el juez que trapelo de los demás poderes.
se acercan, más o menos, al concepto
propuesto: interpretación sin ceñirse Esta posición es compartida por
a la literalidad, anulación de decisio- Courtis (2004), para quien la rela-
nes de los otros poderes del estado, ción dicotómica entre activismo y
reconocimiento de nuevos derechos, autorrestricción judicial describe el
definición de una política pública, etc. comportamiento de los tribunales
Algunos autores han especificado otros frente al status quo. Apunta este autor:
comportamientos que podrían califi- “…el análisis de la tendencia política
carse como activistas. Lo importante, manifestada por los tribunales depen-
insístase a riesgo de ser reiterativo, es la derá de aquellos valores confirmados
prevalencia del criterio jurisdiccional. o revertidos con la actuación judicial,
por acción o inacción…” (p. 411).
El activismo judicial varía según el Más claro, todavía, es Barak (2006),
comportamiento que asuma la judica- cuando arguye que es un error identificar
tura. De ahí que suela hablarse de que juez activista con juez progresista o juez
las decisiones judiciales se mueven restringido con juez conservador. Estas

88 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

categorías, concluye, son apropiadas Verbitsky s/Hábeas Corpus, de 2005, la


para evaluar el resultado final de la Corte Suprema de Argentina consideró
actividad judicial. que una serie de prácticas en la provincia
de Buenos Aires, en materia de haci-
4. Una aproximación a América namiento penitenciario, desafiaba los
Latina contenidos constitucionales. La Corte
extendió los efectos a todas las personas
La utilización de las cortes como espacio privadas de libertad y, de paso, ordenó
de discusión política ha sido estudiado un conjunto de medidas que debían ser
a partir de algunos casos europeos y, implementadas por las autoridades.
fundamentalmente, del estadounidense.
Sin embargo, como se apuntaba al inicio La literatura especializada ha estudiado,
del ensayo, el reposicionamiento de la además, el comportamiento de algunos
justicia también ha alcanzado a América tribunales, como la Corte Constitu-
Latina. No han sido pocas las sentencias cional de Colombia (1991) y la Sala
que testimonian cómo la judicatura se Constitucional de Costa Rica (1989).
ha ido convirtiendo en un lugar donde se Ambas cámaras, probablemente como
debaten temas de la mayor importancia, ninguna otra en la región, se han con-
en algunos momentos generando fuertes vertido en el paradigma de una judica-
crispaciones con los otros poderes del tura fuerte y protagonista con formi-
estado, o al que acuden los ciudadanos dables capacidades de influencia. Para
para articular distintas demandas que empezar, la enorme cantidad de asuntos
trascienden al interés concreto de las que anualmente se dilucidan ante la
partes, como el reconocimiento de de- Corte Constitucional colombiana y la
rechos de grupos minoritarios. Sala Constitucional costarricense así lo
acreditan. Desde 1992 hasta 2011 en
Pueden enumerarse, a modo orientativo, Colombia, se habían dictado cerca de
los siguientes ejemplos: la sentencia de 19 000 sentencias; en Costa Rica, en
1 de junio de 1993 de la Corte Consti- el periodo 1989 a 2011, alrededor de
tucional de Guatemala que de oficio 200 000 resoluciones (Wilson, 2009).
restableció la institucionalidad en el Esto, unido a la celeridad con que la
país luego de que el entonces presi- mayoría de expedientes son resueltos,
dente, Jorge Serrano Elías, realizara un habla de un intenso ritmo de trabajo.
autogolpe de estado (www.cc.gob.gt). Otro aspecto, también general, es que
También, el fallo del 6 de marzo de 2001, ambas cámaras cuentan con amplias
de un juez federal argentino, que declaró facultades. Sus competencias, algunas
nulas e insubsanables las leyes de punto de oficio, les permiten controlar actos
final y obediencia debida mediante emanados de los otros poderes del
las cuales se dejaban impunes hechos estado. El trabajo realizado ha estado
cometidos durante la dictadura militar lleno de alabanzas y, al mismo tiempo,
(Almovist y Espósito, 2009). En el Caso de cuestionamientos. Lo llamativo es

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 89


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

que desde dos diferentes trincheras, estructura de la sociedad, responsabili-


Colombia y Costa Rica, exista simili- dad que se adjudicaba al legislador y al
tud en lo que se dice de uno y de otro ejecutivo. Pero además estos elementos
tribunal constitucional. se agravaron en una región en la que el
entramado judicial respondió con fre-
Las dos principales virtudes recogidas cuencia a los intereses de los grupos más
por los autores son, por un lado, que la poderosos, convirtiendo al sistema de
Corte Constitucional y la Sala Cons- justicia en un espacio elitista, corrupto,
titucional revolucionaron el valor de excluyente o selectivo.
la jurisprudencia y, en consecuencia,
variaron el involucramiento de la judi- El segundo gran mérito de los tribunales
catura, o al menos de una parte de ella, estudiados está en que el reposiciona-
en los grandes temas de la sociedad. miento de la justicia constitucional y el
Hay una reivindicación del rol judicial. valor que se le dio a su jurisprudencia
Se apostó por un espíritu antiformalista encaminó a una recolocación de los
que favorece una interpretación amplia derechos fundamentales contenidos
de las cláusulas constitucionales. La en la constitución política. Aquellos
orientación estaría dirigida más bien dejaron de ser entendidos como prin-
hacia valores materiales que a princi- cipios o valores difusos. Su protección
pios formales (Escobar, 2004). y su tutela encontraron una nueva sede
donde reclamarlos (Fajardo, 2010).
Antes se contaba con un marco ju-
rídico, prevaleciente en la tradición Para Molina (2012), en términos ge-
romano-civil, acogido sin discusión, nerales, la principal contribución de
que consistió en apegarse al texto de la Corte Constitucional de Colombia
las disposiciones legales. Había poco reside en la actualización que se hizo de
margen para que se interpretaran va- la importancia que en una democracia
lores y principios y se limitaba así una tienen los derechos fundamentales
acción interpretativa de los jueces. Esta como eje prioritario de la actuación del
tradición jurídica ha regido igualmen- estado. El nuevo discurso ha implicado
te en Costa Rica como en Colombia una transformación de la mentalidad
(Osuna, 2003). jurídica y política que parte de una
concepción estatal distinta en la que
El juez latinoamericano ha respondido el cumplimiento de los deberes sociales
al perfil adoptado por la judicatura de ocupa un lugar central (Molina, 2002).
tradición europea continental. Una
magistratura pasiva, encerrada en los Posiblemente una de las decisiones más
textos legales, poco creativa y confi- importantes de la Corte es la 027/93, en
nada en la creencia de una aplicación la que se demandó la inconstituciona-
mecánica de la ley que no supusiera lidad de la ley número 20 de 1974, me-
generar cambios profundos en la diante la cual se aprobó el Concordato

90 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

celebrado entre Colombia y la Santa Al examinar el artículo 12, que obli-


Sede. En este fallo, entre otros, se gaba al estado a incluir en los centros
anuló el artículo 6 del acuerdo, el cual educativos programas de formación en
ordenaba que en las zonas indígenas religión católica, los jueces declararon
se conformara una comisión integrada su inconstitucionalidad. De acuerdo
por autoridades civiles y eclesiales para con su razonamiento, la educación
promover su desarrollo4. El criterio ver- es un derecho fundamental, aunque
tido por la Corte fue que con la cons- no aparezca expresamente en la carta
titución de 1991 los grupos indígenas magna y, en ese tanto, no era admisible,
recibieron una mayor autonomía para sin que ello conllevara además una
autogobernarse, libres de imposiciones violación al principio de igualdad, que
culturales. Se indicó: solo una religión tuviera el privilegio
de que sus enseñanzas hicieran parte de
La constitución de 1991 ofrece nue- los programas educativos oficiales. La
vas concepciones sociopolíticas de la Corte ordenó que se reglamentara una
etnia colombiana que lleva a nuevos nueva regulación en la que se contem-
planteamientos sobre el tratamiento plaran dos aspectos: la obligatoriedad
que a ella ha de darse, sustrayendo a de brindar los espacios necesarios para
los indígenas de la marginalidad legal que otras denominaciones religiosas
y constitucional en que se encontra- pudieran también ofrecer asignaturas
ban, para reconocerles su identidad basadas en la doctrina que profesasen
étnica, política, social, cultural y re- y permitir que los estudiantes, libre-
ligiosa. Se reconoce así en el estatuto mente, decidieran si deseaban recibir
máximo la evolución que han tenido, algún tipo de instrucción religiosa. Se
con signos de mejoramiento, las zonas reconoció el derecho de los estudiantes
marginadas del país, que de ser consi- a recibir la formación educativa respe-
deradas minusválidas en el pasado, se tando sus propias creencias religiosas.
le abren las posibilidades de asumir la
conciencia de su propia identidad y de Para Hernández (2007), uno de los
ahí que expresamente se les conceda padres de la Sala Constitucional de
autodeterminación y autogobierno Costa Rica, su enorme trascendencia
propios (Sentencia 027/93 de la Corte hay que verla en una doble vertiente.
Constitucional de Colombia). De una parte, en haber modificado el
balance de los poderes, dado que sus
Con este fundamento, se eliminó la pronunciamientos inciden –directa o
posibilidad de que la Iglesia Católica, indirectamente– sobre las decisiones
junto al estado, interviniera en la or- políticas de los otros órganos del es-
ganización y atención de comunidades tado. De otra, en que despertó en la
indígenas. ciudadanía la conciencia de que los
4 También se declararon inconstitucionales los
derechos fundamentales contenidos en
artículos 9, 11, 12, 13, 16, 17, 20 y 22. la constitución política no eran simples

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 91


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

declaraciones de buenas intenciones, violación a los principios de igualdad


sino garantías exigibles jurídicamen- y libertad; advirtieron los juzgadores:
te que contaban con un mecanismo
eficiente de tutela tanto por vía de El principio de igualdad, y de igualdad
acción de inconstitucionalidad como entre cónyuges consagrados por su or-
de recursos de amparo y hábeas corpus den en los artículos 33 y 52 de la cons-
(Hernández, 2007). titución política, le otorgan a la mujer
capacidad jurídica plena para decidir
En la sentencia 2196/92 se examinó la en el campo que ahora interesa (…)
constitucionalidad del artículo 5 del Libertad que implica independencia,
decreto ejecutivo número 18080 de libre albedrío, que al igual que el hom-
1988 que regulaba los procedimientos bre, puede y debe ejercerla con entera
de esterilizaciones dentro de la seguri- autonomía, siempre ateniéndose a las
dad social. Indicaba el ordinal citado: consecuencias legales de sus actos. Esa
capacidad jurídica, constitucional y
Toda solicitud de esterilización para ser legalmente reconocida no permite
atendida por el Comité de Esterilizacio- someter a la mujer a la decisión de
nes, debe llenar los requisitos siguientes: su esposo, ni de otra persona, para
determinar ningún acto de su vida,
a) Presentar solicitud firmada por los jurídicamente. (Sentencia 2195/92 de
interesados. la Sala Constitucional de Costa Rica).
b) La justificación médica escrita
por el especialista de la respectiva Así, finalizaron, la norma debía ser
especialidad o en su defecto, por interpretada en el sentido de que las
el médico encargado de dicha mujeres, casadas o solteras, eran las
especialidad, siempre y cuando únicas que podrían decidir someterse
su nombre haya sido considerado a una esterilización terapéutica, aún
y aprobado por el Comité de Re- en contra de la opinión de sus parejas.
producción Humana (Sentencia
2195/92 de la Sala Constitucional Al evaluar el desempeño de la Corte
de Costa Rica). Constitucional y de la Sala Constitu-
cional se muestran elementos comu-
Para la accionante, la norma era in- nes. Principalmente, una protección
constitucional en tanto permitía que de los derechos fundamentales y un
del inciso 1 se dedujera, como según mayor control sobre el ejercicio del
alegó estaba ocurriendo en los hospita- poder que ejercen otros actores po-
les del país, que las mujeres requerirían líticos gracias al surgimiento de los
de una autorización de sus parejas para órganos estudiados. Tampoco han
someterse a la intervención quirúrgi- faltado las críticas, se ha cuestionado
ca. Los magistrados aceptaron que la si en la protección y el control se ha
interpretación alegada implicaba una producido un exceso que ha hecho

92 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

que lo que prevalezca sea la posición La transformación que, se convino, ha


de los tribunales, por encima de las experimentado la judicatura, también
decisiones que otros órganos también, en América Latina, en las últimas dé-
jurídica y políticamente, deben tomar. cadas hizo que aparecieran conceptos
que intentan describir una forma en la
Como quiera, lo que interesa subrayar que los jueces se involucran hoy día en
aquí es la relevancia que han adquirido los asuntos políticos.
sentencias dictadas por jueces y tribu-
nales en distintos países de la región. En la judicialización de la política,
Más aún, los ejemplos enumerados se concluyó, el elemento crucial es el
hablan de temas resueltos, en defini- desplazamiento que se hace hacia el
tiva, en la vía judicial; temas que en poder judicial de algunos temas, para
otro momento habrían sido, como el que sean evaluados por los jueces. La
reconocimiento de nuevos derechos, judicialización de la política implica, en
resorte de los otros brazos del estado. síntesis, otorgar a las cortes una deter-
El nuevo, o renovado, protagonismo minada labor de control sobre los otros
judicial, sin que eso supongo que las órganos públicos o utilizarlas como
críticas a los aparatos de justicia hayan arena de combate para la resolución
desaparecido, representa un punto de de asuntos que antes se solventaban
ruptura también para el modelo de ju- en el ámbito del poder legislativo o del
dicatura latinoamericano heredero de poder ejecutivo.
las tradiciones europeo continentales.
El activismo judicial, de otro lado, des-
A modo de conclusión cribe una manera específica en la que
se implican los jueces en los asuntos
La judicatura de impronta continental públicos mediando o no la asignación
europea, en virtud de aspectos como la formal de funciones de control sobre
estructura organizativa, los mecanismos las actuaciones del poder legislativo o
de acceso, la fuerte cultura legalista, del poder ejecutivo. No basta el des-
anclada en la creencia de un silogismo plazamiento de funciones a los jueces,
judicial, fue entendida como el ejerci- ni la concesión de más instrumentos
cio de una función pública destinada de control.
a resolver conflictos, especialmente
entre particulares. Una consecuencia El marco conceptual desarrollado
de aquello fue la dificultad para que, constituye una alternativa para que,
mediante sus pronunciamientos, los sobre la base de más casos concretos, se
jueces incidieran en un nivel más es- pueda examinar, con mayor precisión,
tructural. Esta visión fue reforzada con el trabajo de los jueces, los utilizados
el surgimiento de los procesos consti- aquí solo tienen una pretensión ilus-
tucionales del siglo XVIII. trativa, no generalizadora. Este examen
será el único camino realmente seguro

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 93


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

para saber qué hace nuestra judicatura Bobbio, N. (1991). El tiempo de los Derechos.
y qué se hace en nuestros sistemas de Madrid: Sistema.
justicia. Al revisar esos casos, utilizando
Calamandrei, P. (1960): Proceso y democra-
técnicas metodológicas cualitativas y
cia, Buenos Aires, Ediciones Jurídicas
cuantitativas, habrá que preguntarse si
Europa-América.
se está en presencia de judicialización
de la política o de activismo judicial Cappelletti, M. (1984). Giudici legislatori?
y, sobre todo, qué implicaciones están Milán: Dott. A. Giuffré Editora.
teniendo los jueces en las construcción
de aquello que alguien ha llamado ciu- Cappelletti, M. (1971). Judicial Review in
dadanías de alta intensidad. the contemporary world. Indianapolis:
Bobbs-Merrill.
Referencias
Clavero, B. (2007). El orden de los poderes:
Almovist, J. y Espósito, C. (2009). Justicia historias constituyentes de la trinidad cons-
transicional en Iberoamérica. Madrid, titucional. Madrid: Editorial Trotta.
CEPC.
Collier, D. y Mahon, J. (1993). Concep-
Andrés Ibañez, P. (2009). ¿Qué cultura tual Stretching Revisited: Adapting
constitucional de la jurisdicción? en: Categories in Comparative Analysis.
Gutiérrez-, F. y Martínez, J.(Eds). El juez American Political Science Review, 87(4),
y la cultura jurídica contemporánea. Madrid: pp. 845-855.
Consejo General del Poder Judicial.
Courtis, C. (2005). Breves apuntes de ca-
Andrés,, P. (2004). “El velo de la justicia”, en: racterización de la actividad política de
Carbonell, Miguel, Fix Fierro, Héctor y los tribunales. En: Ojesto, F., Orozco, J. y
Vásquez, Rodolfo, eds. Jueces y derecho: Vázquez, R. (Eds.) Jueces y Política. Méxi-
problemas contemporáneos, México, co: Editorial Porrúa-UNAM, pp. 59-84.
Editorial Porrúa-UNAM.
Courtis, C. (2004). Reyes desnudos: algunos
Ansolabehere, K. (2005). Jueces, política ejes de la actividad política de los Tri-
y derecho: particularidades y alcances bunales. En: Carbonell, M., Fix F., H. y
de la politización de la justicia. Revista Vásquez, R. (Eds.) Jueces y derecho: pro-
Isonomía, 22, pp. 40-63. blemas contemporáneos. México, Editorial
Porrúa-UNAM, pp. 389-417.
Autel J. (1998). Jueces, Política y Justicia en
Inglaterra y España. Barcelona: CEDECS Couso, J. (2004). Consolidación democrática
Editorial. y Poder Judicial: los riesgos de la judicia-
lización de la política. Revista de Ciencias
Bachof, O. (1985). Jueces y Constitución. Políticas de Chile, 24(2), pp. 29-48.
Madrid: Editorial Civitas.
Couso, J., Huneeus, A. y Sieder, R. (Eds.)
Barak, A. (2006). The judge in a democracy. (2010). Cultures of legality: judicialization
New Jersey: Princeton University.

94 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

and political activism in Latin America. New Domingo, P. (2004). Judicialization of Politics
York: Cambridge University Press. or Politicization of the Judiciary? Recent
Trends in Latin America. Democratization,
Cruz, R. (2006). Correlates of Judicial Nega- 11(1), pp. 110-112.
tion: When Do Gavels Go Against the
Guns? Paper prepared for presentation at Escobar, R. (2004): “El papel de la Corte
the Annual Conference of the Southern Constitucional”, Revista Javeriana, abril,
Political Science Association. Bogotá, pp. 12-20.

Dahl, R. (1989). La poliarquía. Madrid: Edi- Ferejohn, J. (2008). Judicialización de la po-


torial Tecnos. lítica, politización de la ley, En: Ferejohn,
J., Ansolabehere, K., Dalla , A. y Uprim-
Damaska, M. (2000). Las caras de la justicia y ny, R.. Los jueces y la política. Bogotá:
el poder del Estado: análisis comparado del Editorial Instituto Latinoamericano de
proceso legal. Santiago: Editorial Jurídica Servicios Legales Alternativos, pp. 9-39.
de Chile.
Ferrajoli, L. (2008). Democracia y Garantismo.
Da Silva E. (2010). Ativismo Judicial: Pa- Madrid: Editorial Trotta.
râmetros dogmáticos. São Paulo: Editora
Saraiva. Fioravanti, M. (1996). Los Derechos Fun-
damentales. Apuntes de Historia de las
D’Atenea, A. (2004): La vinculación entre Constituciones. Madrid: Editorial Trotta.
constitucionalismo y protección de los de-
rechos humanos. ReDCE, 1, pp. 293-306. Fix, H. (2009). La legitimación democrática
del juez constitucional. En: Ferrer, E. y
De Sousa, B. y García , M. (2001). El caleidos- Molina, C.. El Juez Constitucional en el siglo
copio de las justicias en Colombia. Tomo I. XXI (Tomo I). México: Editorial UNAM.
Bogotá: Siglo del Hombre Editores.
Fix, H. (2002). Judicialización de la polí-
Diez L. (2003). Sistema de Derechos Funda- tica, en: ______. Justicia Constitucional
mentales. Madrid: Editorial Civitas. Electoral, IV Congreso Internacional de
derecho electoral y IV Congreso Nacional
Domingo, P. (2007a). Relaciones de poder: de Tribunales y Salas Estatales Electorales
justicia y nuevos actores. En: Pásara, L. de los Estados Unidos Mexicanos (Tomo
(Ed.) Los actores de la justicia latinoame- VII). Morelia, pp. 7-10.
ricana. Salamanca: Editorial Ediciones
Universidad de Salamanca, pp. 147-168. Fix, H. (1999). El Poder Judicial. Revista Jurí-
dica UNAM, Instituto de Investigaciones
Domingo, P. (2007b). El nuevo perfil de la Jurídicas, Serie Doctrina Jurídica, 3, pp.
Suprema Corte en el sistema político de 170-187.
México. En: Palacio, J. M. y Candioti,
M. (Eds.) Jueces, políticos y derechos en Galligan, B. (1991). Judicial activism in
América Latina. Buenos Aires: Editorial Australia. En: Holland, K. Judicial activism
Prometeo, pp. 27-44 in comparative perspective. New York: St.
Martin Press.

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 95


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

Garapon, A. (1997). Juez y democracia: una Hernández, R. (2007). La evolución de la


reflexión muy actual. España: Flor del justicia constitucional y sus retos en Costa
Viento Ediciones. Rica. En: Ortiz, G. (Ed.) Tribunales Cons-
titucionales y Consolidación Democrática.
García, S. (2010). Jurisdicción interamerica- Suprema Corte de la Nación, México,
na sobre derechos humanos. En: Von, A., pp. 319-359.
Ferrer, E. y Morales,, M. (Eds.) La justicia
constitucional y su internalización (Tomo Hesse, K. (1992). Escritos de derecho constitu-
I). México: Instituto de Investigaciones cional. Madrid: CEPC.
Jurídicas de la UNAM, pp. 355-402.
Holland, K. (1991). Judicial activism in compara-
Gargarella, R. Domingo, P. y Roux, T. (Eds.) tive perspective. New York: St. Martin Press.
(2006). Courts and social transformation in
new democracies: and institutional voice for Jaramillo, L. (2000). ¿La judicialización de
the poor? Great Britain: Ashgate. la política? Revista Consigna, 24 (465),
III Trimestre, pp. 54-60.
Ginsburg, T. (2003). Judicial Review in new
democracies: constitutional courts in asian López M., D. (2006). El derecho de los jueces.
cases. New York: Cambridge University. Bogotá: Editorial Legis.

Gloppen, S. (2006). Courts and Social Trans- Montesquieu (1955). De l´ Esprit des Loix,
formation: An Analytical Framework. Texte établi et présenté par Jean Brethe,
En: Gargarella, R., Domingo, P. y Roux, París, De La Gressaye, Société Les Belles
T. (Eds.) Courts and social transformation Lettres.
in new democracies: and institutional voice
for the poor? Great Britain: Ashgate, pp. Martínez, E. (2007). Seeking the Political
35-60. Role of the Third Government Branch. A
comparative approach to High Courts in
Guarnieri, C. (2003). Giustiza e politica: I Central America. Florencia. Tesis para
nodi della Seconda Repubblica. Bologna: optar al grado de Doctor del European
Il Mulino. University Institute.

Guarnieri, C. y Pederzoli, P. (2002). The Martínez, M. (2009). La constitucionalización


power of judges: a comparative study of de la justicia y la autonomía judicial. Bogotá:
courts and democracy. New York: Oxford Editorial Universidad Nacional.
University.
Molina, C. (2002). Problemas actuales de la
Guarnieri, C. y Pederzoli, P. (1997). Los jueces justicia en Colombia: el protagonismo de
y la política: Poder Judicial y democracia. la Corte Constitucional. En: Mantilla,
Madrid: Editorial Taurus. F. (Ed.) Controversias Constitucionales.
Colombia: Editorial Universidad del
Guastini, R. (2008). Teoría e ideología de Rosario, pp. 224-266.
la interpretación constitucional. México:
Editorial Trotta. Nieto, A. (2007). Crítica de la razón jurídica.
Madrid: Editorial Trotta.

96 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Judicialización de la política y activismo judicial: una aproximación a América Latina

Osuna , N. (1998). Tutela y Amparo: derechos power. New York: New York University
protegidos. Bogotá: Universidad Externa- Press, pp. 20-24.
do de Colombia.
Tate, N. y Vallinder, T. (Eds.) (1995). The
Osuna, N. (2003). La importancia de la Corte global expansion of judicial power. New
Constitucional para la justicia colombia- York: New York University Press.
na. En: Bernal Cuellar, J. (Ed.) Estado
actual de la justicia colombiana: diagnóstico Uprimny Y., R. (2008). La judicialización de
y soluciones. Colombia: Editorial Univer- la política en Colombia: casos, potencia-
sidad del Externado, pp. 49-58. lidades y riesgos. En: Ferejohn, J., Ansola-
behere, K., Dalla,, A. y Uprimny, R.. Los
Parodi, C. (2006). ¿Activismo o garantismo jueces entre el derecho y la política. Bogotá:
judicial? En: Robles , J. Antonio y Ortells, Editorial Instituto Latinoamericano de
M. (Eds.) XX Jornadas iberoamericanas Servicios Legales Alternativos, pp. 81-95.
de derecho procesal: problemas actuales del
proceso iberoamericano (Tomo II). Centro Vallinder, T. (1995). When the Courts go
de Ediciones de la Diputación de Málaga, maching in. en: Tate, N., and Vallinder, T.
pp. 467-514. (Eds). The global expansion of judicial pow-
er. New York: New York University Press.
Pásara, L. (2010). Tres claves de la justicia
en el Perú. Lima: Fondo Editorial de la Volcansek, M. (1992). Judges, courts and
Pontificia Universidad Católica del Perú. policy-making in Western Europe. En:
Volcansek, M. (Ed.) Judicial Politics and
Pásara, L. (2007). Estado de derecho y justicia Policy-Making in Western Europe. London:
en América Latina. Revista Oficial del Po- Frank Cass.
der Judicial, Corte Suprema de Justicia de
la República de Perú, 1(1), pp. 309-323. Volcansek, M. (1991). Judicial activism in
Italy. En: Holland, K. Judicial activism
Prieto, L. (2010). Justicia constitucional y in comparative perspective. New York: St.
derechos fundamentales. Madrid: Editorial Martin Press, pp. 117-132.
Trotta.
Wayne, W. (1992). Two faces of judicial
Schedler, A., Diamond, L. y Plattner, M. activism. George Washington Law Review,
(1999). Conceptualizing Accountability: 61(1) pp. 1-13.
The Self-Restraining State: Power and Ac-
countability in New Democracies. Londres: Wilson, B. (2009). Institutional Reform and
Lynne Rienner Publishers. Rights Revolutions in Latin America:
The Cases of Cost Rica and Colombia.
Sieder, R., Schjolden, L. y Angell, A. (2005). Journal of Politics in Latin America, 1-2,
The judicialization of politics in Latin Amer- pp. 59-ñ85.
ica. New York: Palgrave Macmillan.
www.cc.gob.gt consultada realizada el 21 de
Tate, N. (1995). ¿Why the expansion of marzo de 2012. Página de la Corte Cons-
judicial power? En: Tate, N. y Vallinder, titucional de Guatemala.
T. (Eds.). The global expansion of judicial

Revista Latinoamericana de Derechos Humanos 26 97


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)
Marco Feoli V.

Young, E. (2002). Judicial activism and con- H. y Vásquez, R. (Eds.) Jueces y derecho.
servative politics. University of Colorado México: Editorial Porrúa, pp. 63-68.
Law Review, 73 (4), pp. 1145-1162.
Zagrebelsky, G. (2008). El derecho dúctil.
Zaffaroni, E. (2004). Dimensión política del Madrid: Editorial Trotta.
Poder Judicial. En: Carbonell, M., Fix,
Recibido: 23/11/2014 • Aceptado: 27/8/2015

98 26 Revista Latinoamericana de Derechos Humanos


Volumen 27 (1), I Semestre 2016 (EISSN: 2215-4221)