HOGARES CON VISIÓN

visiónyrestauración.com

Rompiendo Ciclos de Maldición Generacional
PUNTO DE PARTIDA
Existen dos maneras de aprender: Experimentando el fracaso en carne propia, o tomando el consejo de los fracasos de
otros. ¿Cuál ha sido tú experiencia? Comenta.
LECTURA: 1 Corintios 10:6 – 13 (RVR1960)
6
Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que 11
Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas
no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. 7 Ni seáis para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines
idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el de los siglos. 12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no
pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. 8 Ni forniquemos, caiga. 13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea
como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo
9
Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la
perecieron por las serpientes. 10 Ni murmuréis, como algunos de ellos tentación la salida, para que podáis soportar.
PARA MEDITAR
murmuraron, Y APLICAR
y perecieron por el destructor.
Las generaciones parten del corazón de Dios, y Él tiene preparada una bendición para cada una de ellas. La
generación de Israel es un ejemplo que está en las Escrituras, con la cual nos advierte acerca de las razones que les
fueron tropiezo; no pudieron reconocer que Dios les había hecho muchos milagros para salir de Egipto, no entendieron
que Él los llevaba por el desierto, y muchos quedaron postrados allí, no entraron en la promesa (Sal. 78:1-8).
Es tiempo de vivir nuestra propia historia y no ser la generación que cuenta una historia. Dios desea que
podamos dejar un legado y no ser una leyenda. Una cosa es la que se cuenta y otra es la que se puede seguir y continuar
por generaciones.
La Escritura nos habla de lo que hicieron TODOS, de LOS MÁS DE ELLOS, de los cuales no se agradó el Señor, de las
acciones de ALGUNOS DE ELLOS y de las consecuencias de esas acciones, y de lo que tenemos que hacer NOSOTROS:
I.- Lo que hicieron TODOS. El apóstol Pablo no quiere que pasemos por alto las cosas que sucedieron a nuestros
padres, nos advierte de lo que impide entrar en la bendición. Usted puede evitar las malas experiencias si escucha las
advertencias de Dios. El pasaje dice TODOS en MOISÉS, todos saben que caminar bajo autoridad provee protección.
Cuando no tenemos otra salida hacemos lo que nos digan, estaban actuando por supervivencia, no por obediencia, no
obstante Dios respeta la cobertura de autoridad que Él ha establecido (1 Co. 10:1-4; Sal. 90:12).
II.- De los MÁS DE ELLOS. No de pocos, no de unos cuantos. Recuerde que en los días de Noé, él halló gracia delante
de Dios y preparó el arca en que solo ocho personas se salvaran. Hay consecuencias cuando se sigue la corriente del
mundo, la corriente DE LOS MAS DE ELLOS. Nuestras decisiones tiene consecuencias y nuestros hijos deben de
saberlo. Aún es tiempo de cambiar el rumbo de nuestra descendencia y romper todo ciclo de maldición (1Co. 10:5-6a).
III.- Las cosas malas que hicieron ALGUNO DE ELLOS. Nos dice acerca de cinco advertencias: a) Codiciaron.
Codicia es la falta de contentamiento (1Co. 10:6b; Nm. 11:4-6, 33-34). b) Fueron Idolatras. La idolatría es un sistema
de valores, donde antepones cualquier cosa antes que a Dios, tiene que ver con tus prioridades, tus afectos, tu tiempo, tus
fuerzas (1 Co. 10:7; Ex 32:4-6). c) Fornicaron. Tiene que ver con todo pecado sexual, que siempre era asociado con
algunos cultos paganos, que hicieron desviar al pueblo de Israel (1Co. 1:8; Nm. 1-2, 9). d) Le Tentaron. Es pedirle a
Dios que haga algo en contra de su carácter Santo, o en contra de su voluntad Soberana (1Co. 1:9; Nm. 21:4-6). e) Ellos
Murmuraron. Tiene que ver con hablar en contra de las autoridades impuestas por Dios, cuando esto sucede se abren
puertas espirituales peligrosas (1 Co. 10:10; Nm. 16:32, 41, 49).
IV.- Lo que tenemos que hacer NOSOTROS. Ahora, en este tiempo usted y yo. ¿Cuál va a ser nuestra decisión para
romper el ciclo de maldición? (1 Co. 10:11-13).
ORACIÓN
Padre en el nombre de Jesús nos acercamos a Ti confesando nuestros pecados, límpianos de toda maldad. Ayúdanos a
caminar en Tu voluntad y en obediencia a tu Palabra y guíanos en tu Santo Espíritu. Amén.