You are on page 1of 23

“COMBUSTIBLES UTILIZADOS EN MOTORES”

CURSO:

MÁQUINAS TÉRMICAS

DOCENTE:

M.Sc. CHUCUYA HUALLPACHOQUE Roberto

CICLO:

VI (2017-ii)

INTEGRANTES:

 CASAMAYOR CAMPOS Jhozuke


 PÉREZ GUANILO Kristhian Andreé
 HERNANDEZ PINEDA Anthony
 DE LA CRUZ ROLDAN Wilson
 VILLANUEVA CASTILLO Jeanpiere

2018
Nvo. Chimbote - Ancash - Perú
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

DEDICATORIA

Le dedico mi trabajo, en primer lugar, a Dios el creador de todas las cosas, el que me ha dado
fortaleza para continuar cuando a punto de caer he estado; por ello, con toda la humildad que de
mi corazón puede emanar.

De igual forma, a mis Padres, a quien le debo toda mi vida, les agradezco el cariño y su
comprensión, a ustedes quienes han sabido formarme con buenos sentimientos, hábitos y
valores, lo cual me ha ayudado a salir adelante buscando siempre el mejor camino.

A mis maestros, gracias por su tiempo, por su apoyo así como por la sabiduría que me
transmitieron en el desarrollo de mi formación profesional.

EL GRUPO

AGRADECIMIENTO

2
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

Primero y antes que nada, dar gracias a Dios, por estar conmigo en cada paso que doy, por
fortalecer mi corazón e iluminar mi mente y por haber puesto en mi camino a aquellas personas
que han sido mi soporte y compañía durante todo el periodo de estudio.

Agradecer hoy y siempre a mi familia por el esfuerzo realizado por ellos. El apoyo en mis
estudios, de ser así no hubiese sido posible. A mis padres y demás familiares ya que me brindan
el apoyo, la alegría y me dan la fortaleza necesaria para seguir adelante.

Un agradecimiento especial al Profesor Roberto Chucuya, por la colaboración, paciencia,


apoyo y sobre todo por esa gran amistad que me brindó y me brinda, por escucharme y
aconsejarme siempre.

EL GRUPO

3
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

INDICE
- Dedicatoria…………………………………….……………………………………………..II
- Agradecimiento……………………………………………....……………………………...III
- Índice………………………………………………………...…………………………...…IV
- Introducción…...………………………………….……………..……………………….…..V
- Resumen………………………………………………………………………………...…..VI

CAPÍTULO I:

CONCLUSIONES………………………………….…………………………………….…...

BIBLIOGRAFIA, LINKOGRAFÍA……………………………………………………......

ANEXOS…………………………………………………………………………………....

4
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

INTRODUCCIÓN

En esta presente monografía, el objetivo principal es saber qué es un combustible, saber qué
combustibles han sido históricamente empleados y por qué y cuáles son las tendencias en el
empleo y producción de combustibles.

Saber la clasificación, dependiendo de las características de cada uno de ellos, los distintos
tipos de combustibles atendiendo a distintos criterios:

 Origen del combustible.


 Estado físico del combustible.
 Carácter renovable o no renovable.
 Elaboración natural o sintética.
 Composición del combustible.

Estudiamos los combustibles de origen fósil:

 El carbón: distintos tipos de carbones, propiedades, usos, tipos de combustión u


emisiones contaminantes.
 El petróleo: estudiar los distintos combustibles derivados del petróleo, sus campos de
aplicación, su combustión y las emisiones contaminantes de cada uno de ellos.
 El gas natural: conocer las principales características del gas natural y su empleo.

Se investigó los combustibles alternativos o de sustitución:

 Saber qué es un combustible alternativo o de sustitución y qué ventajas pueden tener


frente a los combustibles convencionales.

RESUMEN

En el ámbito de las máquinas y motores térmicos, se define como combustible a aquella


sustancia que reacciona con oxígeno dando lugar a una reacción de combustión, en la que se

5
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

pone en juego gran cantidad de energía en forma de calor. Por lo general, los combustibles
suelen ser sustancias con alto contenido en carbono y/o hidrógeno. Existe una gran variedad de
combustibles que han sido empleados con mayor o menor intensificación en las distintas
épocas del desarrollo de la humanidad. El preciado valor de los combustibles, sobre todo a raíz
del desarrollo de la industria tal y como la conocemos en la actualidad, es debido,
precisamente, a su naturaleza de fuente de energía.

Los primeros combustibles empleados fueron aquellos que se encontraban y se recogían


fácilmente en la naturaleza: la madera, los aceites, las sustancias bituminosas y los alquitranes.
Desde que comenzó el desarrollo industrial en el siglo XIX, el combustible más empleado fue
el carbón. Posteriormente, con el desarrollo de la petroquímica y el descubrimiento de
yacimientos, los combustibles más ampliamente empleados hasta la actualidad han pasado a
ser, además del carbón, los derivados del petróleo y el gas natural. Todos los combustibles
mencionados se fueron imponiendo los unos a los otros por diversas razones, entre las que han
destacado históricamente las económicas, la disponibilidad de los recursos naturales, la
facilidad de suministro y la calidad del combustible, razones que han contribuido al gran
desarrollo tecnológico experimentado desde el desarrollo industrial.

El estado de bienestar de la sociedad está ligado al consumo de energía, que aumenta en el


tiempo con un crecimiento acelerado. Este aumento del consumo energético conlleva una
importante demanda de combustible, lo que se constituye como el origen de problemas de
distinta índole; por un lado, el carbón, el petróleo y el gas natural son recursos naturales
limitados, por lo que existen problemas de agotamiento de las reservas. Por otro lado, al ser la
base de los combustibles el carbono, en su combustión se forma CO2 (gas que contribuye al
efecto invernadero y, por tanto, su proporción en la atmósfera influye sobre el clima del
planeta). Un tercer problema se deriva de la emisión de contaminantes, bien debidas a la propia
naturaleza de la combustión (óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos o
partículas) o bien debido a la composición, a impurezas y los aditivos del combustible (óxidos
de azufre, compuestos metálicos, cenizas o escorias, entre otros), que afectan a la calidad del
aire, la generación de residuos y al deterioro del medioambiente. Por último la concentración de
los recursos naturales se halla en determinadas zonas del planeta, por lo que se pueden generar
conflictos de naturaleza política y económica debido a la alta dependencia y falta de
autoabastecimiento de algunos países. Por todas las razones anteriores, en la actualidad ya se
están empleando fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles, por lo general de
carácter renovable, apareciendo también entre ellas nuevos combustibles, con los que se
pretende diversificar y sustituir progresivamente las fuentes de energía tradicionales.

6
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

A continuación se le irá explicando detalladamente cada sub tema, y se irá respondiendo a cada
interrogante suscrito en la exposición.

7
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

CAPITULO I
(Clasificación y Origen)

8
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

1. CLASIFICACIÓN DE LOS COMBUSTIBLES

Se pueden hacer diversas clasificaciones de los combustibles atendiendo a distintos criterios.


En este epígrafe, las clasificaciones se van a realizar en función de su origen, de su estado
físico, de su composición, de su carácter renovable o no y de su elaboración natural o
sintética. Las más comúnmente empleadas son: la clasificación atendiendo al origen del
combustible la procedencia de los combustibles ha marcado la evolución de la tecnología, la
clasificación atendiendo a su estado físico por las implicaciones que éste tiene sobre las
propiedades físicas del combustible y sobre su transporte y almacenamiento así como la
clasificación atendiendo a la naturaleza renovable o no del combustible por el agotamiento
de los recursos naturales.

1.1. Clasificación de los combustibles atendiendo a su origen:

Dependiendo del origen del combustible, éstos se pueden clasificar en tres grandes
grupos: combustibles de origen fósil, combustibles procedentes de la biomasa y un
tercer grupo constituido por el hidrógeno. En la figura 1.1 se esquematiza esta
clasificación con sus respectivas sub clasificaciones.

Figura 1.1. Clasificación de los combustibles atendiendo a su origen.

9
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

Los combustibles de origen fósil son el carbón, los derivados del petróleo y el gas
natural (y derivados del gas natural). Las materias primas proceden de minas (en el
caso del carbón) y de yacimientos (en el caso del petróleo y del gas natural). Se
denominan combustibles fósiles ya que los recursos se localizan en el interior de la
tierra y se originaron hace del orden de millones de años a partir de materia orgánica.

Los combustibles procedentes de la biomasa son aquellos que derivan de materia


orgánica (actual). La materia rica en lignocelulosa (como la madera, los tallos o las
hojas) ha sido históricamente utilizada como combustible. De forma más general, se
denomina biomasa a la materia de origen vegetal, animal o de residuos orgánicos. La
biomasa tiene una composición rica en carbono, hidrógeno y oxígeno. Tratada
convenientemente, puede dar lugar a combustibles alternativos a los fósiles con la
ventaja, como se verá, de ser una fuente renovable de energía y producible por
cualquier país.

El último grupo lo constituye el hidrógeno. A diferencia de los grupos anteriores, el


hidrógeno es un combustible y no una fuente a partir de la cual se puedan producir
combustibles. El hidrógeno molecular no se encuentra libre y en grandes cantidades en
la naturaleza, por lo que se debe producir (característica común a la mayoría de
combustibles, aunque, en este caso con un alto coste energético). Las fuentes a partir
de las cuales se puede obtener son los recursos fósiles (por ejemplo, de hidrocarburos
con alto contenido en hidrógeno, como el metano) y la biomasa (la materia orgánica es
también rica en hidrógeno), por lo que podría incluirse dentro de cualquiera de los dos
grupos anteriores. Sin embargo, también se puede producir hidrógeno a partir del
agua. Por este motivo y, sobre todo, porque su utilización sólo produciría como
residuo agua (la combustión de hidrógeno con aire puede dar lugar también a la
formación de NOx, pero la utilización en pilas de combustible sólo produce agua), el
hidrógeno se suele mencionar separado de los combustibles fósiles y de los
biocombustibles.

10
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

1.2.Clasificación de los combustibles atendiendo a su estado físico:

Según su estado físico, los combustibles se clasifican en sólidos, líquidos y gaseosos. El


estado al que se hace referencia puede hacer alusión al estado físico del combustible en
condiciones ambientales o bien a las condiciones de almacenamiento. El estado físico
en el almacenamiento no tiene por qué coincidir con el estado físico durante el empleo a
presión atmosférica, como puede suceder con combustibles como el butano, el propano
(o la mezcla de ambos en el GLP) e, incluso, en el gas natural. La figura 1.2 muestra
dicha clasificación, mostrando ejemplos de combustibles dentro de cada tipo.

Figura 1.2. Clasificación de los combustibles atendiendo a su estado físico.

11
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

Dentro de los combustibles sólidos se encuentran, principalmente, los distintos tipos de


carbón, la materia lignocelulósica e, incluso, los residuos orgánicos, que pueden ser
quemados en parrilla, en calderas de lecho fluido o ser sometidos a un proceso de
gasificación para obtener un combustible gaseoso.

Dentro de los combustibles líquidos se incluyen las fracciones pesadas del petróleo
(aceites pesados, fuelóleos, gasóleos), las ligeras (queroseno, gasolinas), los alcoholes
(metanol, etanol, propanol, líquidos por la polaridad de sus moléculas), los aceites,
algunos ésteres y algunos éteres. En este grupo se pueden incluir los gases licuados del
petróleo o GLP, compuesto por propano y butano principalmente, con una ligera
composición de etano. El propano y el butano son gaseosos en condiciones
atmosféricas, pero su almacenamiento se realiza en estado líquido a presión (entre 5 y
15 bar). Del mismo modo, el gas natural, compuesto principalmente por metano, se
puede almacenar licuado (GNL) para uso en algunas aplicaciones del sector de
transporte, aunque en este caso la presión de los depósitos es muy eleva- da (cercana a
los 400 bar). La gran ventaja de los combustibles líquidos frente a los sólidos es la
facilidad de suministro a las cámaras de combustión, su mejor vaporización (la
combustión siempre se produce en estado gaseoso, ya que es en este estado cuando el
oxígeno se puede mezclar con el combustible) y la menor emisión de contaminantes, ya
que tienen menos contenido en cenizas y no producen escorias. Las ventajas de los
combustibles líquidos frente a los gaseosos son su mayor densidad energética por
unidad de volumen, de especial interés en el sector transporte, que pueden ser más
fácilmente almacenados y su mayor facilidad para mezclarse con el aire, al pulverizarse
y posteriormente vaporizarse, conveniente para conseguir mezclas homogéneas, lo que
mejora los procesos físicos de la combustión y puede conducir a menores emisiones
contaminantes.

Por último, dentro de los combustibles gaseosos destacan el gas natural, los GLP
(gaseosos en condiciones de uso) el hidrógeno, algunos éteres y otros gases o mezclas
de gases, de distinta procedencia, como el gas de síntesis (mezcla de CO, CO2 y H2) o
el biogás (CH4 y CO2). El abastecimiento de gas puede realizarse mediante
gaseoductos y tuberías (aplicaciones estacionarias) o como gas comprimido (por
ejemplo, el gas natural comprimido o GNC a muy alta presión, del orden de 200 bar). El
hidrógeno, igualmente, es muy difícil de licuar y se sirve habitualmente a presión en
botellas.

12
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

Entre las ventajas de los combustibles gaseosos destacan las menores emisiones de
CO2, debido a que estos combustibles (CH4, H2) son elementos muy ligeros, con alto
contenido en hidrógeno (o hidrógeno puro) en detrimento del carbono, y la menor
tendencia a emitir partículas sólidas, más característica de los combustibles líquidos y
sólidos, en los que pequeñas gotas líquidas no vaporizadas o pequeñas partículas sólidas
no encuentran oxígeno para quemarse.

1.3.Clasificación de los combustibles atendiendo a su carácter renovable


o no

Los combustibles, por lo general, no son productos que se encuentren en su estado final
en la naturaleza. Por el contrario, deben ser producidos a partir de ciertas fuentes o
recursos naturales. La clasificación de los combustibles atendiendo a su carácter
renovable o no renovable está relacionada, precisamente, con la necesidad de obtener el
combustible a partir de unos recursos.

Se definen como combustibles no renovables a aquellos que proceden de recursos


naturales agotables, es decir, de recursos que el ser humano no puede reponer al mismo
ritmo que los consume. Son combustibles no renovables todos aquellos que derivan del
carbón, del petróleo y del gas natural. Entre otros, se encuentran el propio gas natural, el
GLP, las gasolinas, los gasóleos, algunos alcoholes e, incluso, el hidrógeno (cuando
provenga del reformado de hidrocarburos procedentes del petróleo u otras fuentes no
renovables).

Los combustibles renovables son aquellos que, o bien proceden de fuentes que el ser
humano es capaz de reponer al mismo ritmo que los consume, o bien proceden de
fuentes no agotables. Entre los primeros cabe destacar los que proceden de materia
orgánica (vegetal, animal o residuos): la materia lignocelulósica, algunos alcoholes (o
bio-alcoholes), los aceites vegeta- les, algunos ésteres de aceites, algunos éteres, el gas
de síntesis (que proceda de biomasa) y el bio-gas. En el segundo grupo lo constituiría
principalmente el hidrógeno producido por electrolisis del agua a partir de alguna fuente
no agotable de energía eléctrica (eólica, solar, mareomotriz, geotérmica…).

13
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

Como se observa, esta clasificación coincide prácticamente con la del apartado 1.2, ya
que el carácter renovable o no es una propiedad de la fuente y no del combustible. Sin
embargo, es habitual hacer esta clasificación a los propios combustibles.

1.4.Otras clasificaciones:

Otras clasificaciones menos usuales, pero a las que ocasionalmente se hace mención,
son las clasificaciones atendiendo a la composición del combustible y a su modo de
producción.

Dependiendo de la composición del combustible, se pueden hacer tres grupos: los


hidrocarburos no oxigenados, los combustibles oxigenados y, de nuevo, el hidrógeno.
En el primer grupo se encuentran aquellos hidrocarburos compuestos fundamentalmente
por carbono e hidrógeno, es decir, aquellos que no tienen oxígeno en su composición.
Son, por ejemplo, el gas natural, el GLP, las gasolinas, el queroseno, los gasóleos, etc.
Éstos están formados, dependiendo de cada uno de ellos, por parafinas, olefinas e
hidrocarburos aromáticos. Por otro lado, los combustibles oxigenados son aquellos que
contienen oxígeno en sus moléculas, además de carbono e hidrógeno. Son los alcoholes,
los éteres, los ésteres y los aceites, entre otros. Por último, como grupo aparte, se
encontraría el hidrógeno, compuesto por hidrógeno molecular H2.

Por su modo de producción, se distinguen los combustibles naturales de los sintéticos.


Los combustibles naturales son aquellos que se obtienen mediante procesos físicos
aplicados a los distintos recursos naturales (destilación, fraccionamiento, reformado,
prensado). Son la mayaría de los estudiados. Por otro lado, los combustibles sintéticos
son aquellos que en los que se diseña específicamente su formulación química. Son, por
ejemplo, el MTBE y el ETBE (éteres que se estudian en el apartado 4.4), el dimetil-éter
(CH3-O-CH3, gaseoso) o el BTL (biomass to liquid), que se estudiará más adelante del
informe.

14
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

2. COMBUSTIBLES DE ORIGEN FÓSIL. CARACTERÍSTICAS Y


APLICACIONES

2.1.El carbón:

El carbón fue el combustible más empleado como fuente de calor y para producción de
energía mecánica desde la revolución industrial hasta que a principios del siglo XX se
empezó a desarrollar la petroquímica. El carbón se extrae de minas. Como ya se ha
dicho durante el desarrollo del capítulo, su origen fue la descomposición de la materia
vegetal hace millones de años. Según su composición en carbono fijo, también llamada
rango, que depende de la descomposición que haya sufrido dicha materia, existen
distintos tipos de carbón:

 Turba: se constituye como el primer paso en la formación de carbón. Es


prácticamente materia orgánica compacta con alto contenido en carbono (pero
mucho menor que los carbones que se estudiarán posteriormente). En su formación
sólo intervienen bacterias. Debido a su alto grado de humedad, es el carbón con
menor poder calorífico inferior. No se usa en procesos industriales.

 Lignito: Después de la turba, es el carbón con menor carbono fijo, mayor contenido
en humedad y, por tanto, menor poder calorífico inferior. Se usa principalmente en
centrales de producción de energía eléctrica aunque es considerado un carbón de baja
calidad.

 Carbones sub-bituminosos: son carbones de un rango superior al lignito. Tienen


menor humedad y menor contenido en volátiles que el anterior. Su formación se
produce en condiciones de alta presión y temperatura y no sólo debido a la acción de
bacterias.

 Carbones bituminosos: Siguiendo el orden de rango, son los siguientes a los sub-
bituminosos. Su formación se produjo en condiciones de presión y temperatura más
severas, de forma que se produce cierto craqueo debido a la acción geotérmica. Es
considerado un carbón de alta calidad. Al contener poca humedad y contar todavía
con elementos volátiles (ricos en hidrógeno), es el carbón con mayor poder
calorífico. La hulla es un carbón bituminoso.

15
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

 Antracita: Es el carbón con mayor composición en carbono fijo. Las condiciones en


su formación son las más severas de todas las anteriores, llegándose a desprender
aceites y gases. Es el carbono con menor humedad y con menor contenido en
volátiles. Por esto último, su poder calorífico disminuye con respecto a los
bituminosos, ya que tienen muy poca proporción de hidrógeno.

 Coque: El coque no es un tipo de carbón en sí mismo sino un producto. En concreto,


es el resultado de calentar en ausencia de aire el carbón (o, incluso, el petróleo), de
forma que se deshidrogena y se obtiene carbono puro. Al no contener elementos
volátiles ni vapor de agua, su combustión produce menor cantidad de humos. Ha sido
un combustible muy empleado sobre todo en altos hornos.

La tabla 2.1 muestra los valores usuales para distinguir unos carbones de otros (según la
norma ASTM). Las características que se suelen medir a la hora de evaluar un carbón
son su composición en carbono fijo, la masa volátil, la humedad y el contenido en
cenizas. Todas estas propiedades constituyen el análisis aproximado del carbón y se
deben medir siguiendo un ensayo normalizado. Existe otro tipo de análisis, llamado
análisis final del carbono en el que se especifica la proporción en peso de humedad,
cenizas y de los distintos elementos que lo pueden componer (carbono, hidrógeno,
azufre, nitrógeno, oxígeno…).
Tabla 2.1. Clasificación de carbones por rango (ASTM D 388)

Carbono fijo Contenido en Poder calorífico (sin


Clase Grupo (%) volátiles (%) humedad) (Btu/lb)
Min. Max. Min. Max. Min. Max.
Meta-antrac. 98 2
Antracita Antracita 92 98 2 8 No aglomerado
Semi-antrac. 86 92 8 14
Bit. poco vol. 78 86 14 22
Bit. med. vol. 69 78 22 31
Bit. volátil A 69 31 14000 Común.
Bituminoso
Bit. volátil B 13000 14000 aglomerado
Bit. volátil C 11500 13000
10500 11500 aglomerado
Sub-bituminoso Sub-bit. A 10500 11500
Sub-bit. B 9500 10500
Sub-bit. C 8300 9500 aglomerado
Lignito Lignito A 6300 8300
Lignito B 6300

16
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

El carbón es un combustible sólido, lo que condiciona y hace complejas las


instalaciones que lo emplean. Su consumo a gran escala requiere de todo un conjunto de
instalaciones que permitan su transporte desde su lugar de almacenamiento hasta el
hogar de la caldera donde va a ser quemado. A pesar de que algunos tipos de carbón son
muy volátiles, los mejores procesos de combustión se consiguen con carbón pulverizado
y soplado dentro de la caldera en suspensión con el aire. De esta forma se consigue un
proceso de combustión por difusión (de un sólido) que se realiza con gran eficiencia.

Una característica a tener en cuenta en el almacenamiento de carbón es la temperatura


de auto inflamación. La temperatura de auto inflamación del carbón es muy baja. De
hecho, la superficie del carbón, en estado sólido, en contacto con el oxígeno se
encuentra sometida siempre a un proceso de oxidación. Si los depósitos de carbón no
son convenientemente ventilados, estas pequeñas oxidaciones pueden empezar a elevar
la temperatura del carbón, empezando éste a consumirse.

El carbón, al estar compuesto mayoritariamente por carbono, es el combustible que


mayor cantidad de CO2 emite en relación a la energía producida. En cuanto a las
emisiones contaminantes, aunque dependen del proceso de combustión, por lo general
destacan la emisión gases de combustión con alto contenido en partículas no quemadas
o parcialmente quemadas provenientes del carbón que no se haya vaporizado o que no
haya encontrado oxígeno para quemarse, generando humo. La emisión de óxidos de
azufre, responsables de la lluvia ácida, es también elevada, ya que la mayoría de los
carbones tiene un alto contenido en azufre. Por último, son importantes la producción de
escorias y la formación de partículas de elementos metálicos y otras no quemables en
suspensión en los humos. En la actualidad, la tecnología clásica de combustión del
carbón está considerada como una de las más contaminantes. Además, el agotamiento
de las minas acarrea que la producción de carbón tenga cada vez más contenido en
silicatos, lo que pro- duce mayores cantidades de escoria. Se están desarrollando
tecnologías más respetuosas con el medioambiente, como es la gasificación del carbono
para producir gas de síntesis, de poco poder calorífico pero con una combustión mucho
más limpia.

17
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

2.2.Combustibles derivados del petróleo:

El petróleo, junto con el desarrollo de la petroquímica, desplazó al car- bón en muchos


de los campos tecnológicos donde se empleaba. El petróleo es un líquido compuesto por
una mezcla de gran variedad de hidrocarburos. Su rica composición en hidrocarburos
permite que de él se puedan derivar gran cantidad de productos: combustibles,
monómeros (bases para la fabricación de plásticos, alcoholes, éteres, etc.), aceites,
alquitranes y asfaltos. Estos productos se obtienen por destilación directa del petróleo.
Posterior- mente, la petroquímica permite la transformación de dichas sustancias en los
productos finales, empleados en casi todos los sectores industriales actuales.

En lo referente a los combustibles, estos se obtienen directamente de la destilación (a


falta de purificar y de incorporar aditivos). El estado físico de los combustibles
derivados del petróleo es líquido, con excepciones entre las que destaca la del GLP.
Esto les confiere las ventajas anteriormente comentadas frente a los sólidos y a los
gaseosos. Además, la composición de cada uno de los combustibles obtenidos
prácticamente no depende del origen del crudo y, por tanto, sus propiedades son muy
constantes.

Durante la destilación, las fracciones que se obtienen a más baja temperatura son los
compuestos más volátiles: el etano, el propano y el butano, gaseosos a temperatura
ambiente y que, como se ha dicho anteriormente, constituyen el GLP. Inmediatamente
después se obtienen las gasolinas, líquido muy volátil, seguido del queroseno, los
gasóleos y finalmente los fuelóleos, muy viscosos y poco volátiles. En la tabla 4.2 se
muestran los distintos combustibles derivados del petróleo por orden de temperatura de
destilación.

18
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

Tabla 2.2. Productos de destilación del petróleo.

Producto Num. De carbonos Intervalo aprox. de destilación


GLP C1 - C4 -5 ºC – 20ºC
Gasolina C4 – C12 20 ºC – 200ºC
Queroseno C12 – C16 200 ºC – 300ºC
Gasóleo C16 – C22 220 ºC – 350ºC
Fuelóleo industrial C22 – C34 350 ºC – 400ºC
Otros (aceites
mayores Residuos
pesados, asfaltos)

A continuación se describen muy brevemente las principales características y las


aplicaciones de los principales combustibles derivados del petróleo:

 Gases licuados del petróleo (GLP): El GLP es una mezcla de propano, butano y, en
muy pequeña proporción, etano. La proporción en propano y butano dependen de la
aplicación en la que se utilicen, destacando el propano puro en aplicaciones de
calefacción, el butano puro para aplicaciones domésticas y mezclas del 20-40% de
propano y 60-80% de butano en automoción. Tanto en las aplicaciones domésticas y
de calefacción como en las aplicaciones de automoción (en motores de encendido
provocado), se quema por deflagración. Al ser almacenado en estado líquido pero ser
gaseoso a presión atmosférica, las mezclas son fáciles de homogeneizar, ya que se
trata de la evaporación de un líquido muy volátil. Por ese motivo, la combustión es
bastante limpia en comparación con la de otros hidrocarburos, sobre todo en motores
de automoción que incorporan catalizadores de tres vías. Su alto contenido en
hidrógeno, además, le convierte en un combustible con emisiones bajas de CO2.
Entre sus principales inconvenientes destacan la densidad en estado gaseoso, mayor
que la del aire (por lo que es difícil de ventilar en caso de eventuales fugas). Además,
es un gas inodoro al que hay que añadir odorizantes para detectarlo. Por otro lado, su
almacenamiento en estado líquido saturado puede resultar peligroso en situaciones de
almacenamiento inseguro3, no sólo existiendo riesgo de inflamación sino también
riesgo de explosiones debido a su súbita evaporación que pueden finalmente causar
una deflagración (explosiones BLEVE).

19
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

 Gasolina: La gasolina es una mezcla de hidrocarburos, compuestos por cadenas


desde 4 átomos de carbono hasta 12 (C4 - C12). Entre ellos es habitual encontrar una
cierta composición de hidrocarburos cíclicos y aromáticos. Destila a mayor
temperatura que los gases licuados del petróleo. Es líquida en condiciones
ambientales y muy volátiles. La volatilidad de cada gasolina depende de su
composición, siendo habitual que las gasolinas de verano con- tengan un menor
contenido en volátiles (hidrocarburos más ligeros) y en invierno uno mayor. Debido
a su estado físico, líquido, y a su volatilidad, es un combustible idóneo para su uso en
motores alternativos de encendido provocado, siendo dicho campo su principal
aplicación, donde, además, es el combustible más empleado. Su combustión se
produce en dichos casos por deflagración. Sus límites de inflamabilidad son
estrechos comparados con los combustibles gaseosos, pero, aun así, se puede quemar
desde mezclas pobres de dosado relativo de 0,8 hasta mezclas ricas de 1,6. Lo
habitual en automoción es quemarlo con dosado estequiométrico para poder utilizar
catalizadores de tres vías. Cuando esto ocurre (y al igual que con el gas natural y el
GLP) el gas de escape es muy limpio reduciéndose notablemente las emisiones
contaminantes. Actualmente, las gasolinas casi no contienen azufre, por lo que la
emisión de óxidos de azufre es muy reducida.

 Queroseno: El queroseno es una mezcla de hidrocarburos desde C12 hasta C16. Es


empleada principalmente en motores de reacción (aerorreactores) y menos
frecuentemente en usos industriales, maquinaria pesada, barcos de pesca,
refrigeración y calefacción. Es una fracción del petróleo que destila a mayor
temperatura que la gasolina. Al ser una fracción más pesada, su volatilidad no es tan
alta como en la gasolina, por lo que no es un combustible tan apropiado para quemar
en motores de ciclo Otto. Aun así, su volatilidad a baja temperatura es adecuada para
motores que trabajen en altitud, como los aerorreactores. Su tiempo de retraso, por
otro lado, es demasiado largo para ser utilizado en motores diesel, por lo que no es el
combustible idóneo para este tipo de motores. Además, su poder lubricante no es tan
efectivo como el de los gasóleos. El queroseno se quema generalmente mediante un
proceso de combustión por difusión, por lo que los contaminantes típicos de las
aplicaciones que emplean queroseno como combustibles son los típicos de este tipo
de combustión, es decir, principalmente emisión de NOx, asociado a la alta
temperatura de la llama y al exceso de oxígeno en la combustión (globalmente) y la
formación de partículas por pirólisis del líquido no volatilizado.

20
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

 Gasóleo: El gasóleo es una mezcla de hidrocarburos más pesados, típicamente desde


C16 hasta C22. Debido a su viscosidad y a su poder lubricante es un combustible
adecuado para los pequeños motores diesel de automoción. Los gasóleos más
pesados, de menor calidad, también son usados en motores diesel estacionarios o
marinos, en calderas de centrales térmicas y en turbinas de gas estacionarias. En las
aplicaciones de motores diesel, los contaminantes típicos son las emisiones de NOx y
las de partículas, ligada esta última, como se verá, a la fase de difusión de la
combustión. En las aplicaciones en las que se emplean quemadores, los
contaminantes son los típicos de los procesos clásicos de combustión por difusión. El
contenido en azufre es mayor que en las gasolinas.

 Fuelóleo: Los fuelóleos son las fracciones más pesadas del petróleo que se utilizan
habitualmente como combustibles (de hasta C30). Son líquidos muy viscosos, por lo
que se emplean en aplicaciones donde los requerimientos del combustible no son
muy exigentes, por ejemplo, en calderas industriales, en calderas de centrales
térmicas o en grandes motores diesel estacionarios. Se clasifican en 6 tipos según su
grado4 (desde fuelóleo nº1 hasta fuelóleo nº6, aunque los nº 1 y 2 son los más
utilizados), siendo los de menor grado los más ligeros y volátiles. Los fuelóleos de
mayor grado requieren ser precalentados para disminuir su viscosidad.

 Otros combustibles derivados del petróleo: Los combustibles típicos derivados del
petróleo son los estudiados hasta ahora. Sin embargo, la petroquímica permite
fabricar casi cualquier tipo de hidrocarburo por medio de diversas reacciones
partiendo de las distintas fracciones de la destilación del petróleo. De esa forma, es
posible fabricar combustibles sintéticos que pueden ser útiles en distintas
aplicaciones. Entre ellos destacan los alcoholes, el dimetiléter, el MTBE y el ETBE
e, incluso, el coque y el hidrógeno.

21
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

2.3.Gas natural:

El gas natural se encuentra en los mismos yacimientos que el petróleo o bien en otros de
forma independiente. Está compuesto entre un 90% y 98%, dependiendo del
yacimiento, por metano (CH4). Aunque minoritariamente, el gas natural también
contiene etano, propano, butano e, incluso, hidrocarburos más pesados. También se
pueden encontrar fracciones de otros gases como el nitrógeno, vapor de agua, dióxido
de carbono o sulfuro de hidrógeno (H2S).

El gas natural es extraído en fase gaseosa y es sometido a diversos procesos


(condensación, desecado, filtros, desulfuración, deshidrogenación, entre otros) para
eliminar elementos no deseados, aunque en la extracción ya se obtiene el producto casi
en su composición final. Una vez extraído, el gas se presuriza y se distribuye por medio
de gaseoductos (GNC) o bien se licua (GNL) y se transporta a presión en buques
metaneros, proceso que consume una gran cantidad de energía. En ambos casos, se
eliminan el propano, butano e incluso el etano y el pentano, bien por condensación o
bien por destilación, para que el gas final sea de mayor pureza (más rico en meta- no).
En dichos procesos, se obtiene GLP como subproducto.

Su campo de aplicación es muy amplio. Destacan sobre todo las siguientes:

 Calderas industriales

 Centrales de generación de energía eléctrica, bien sean mediante motores


alternativos, turbinas de gas, en calderas de ciclo de vapor o en ciclos
combinados

 Sistemas de cogeneración

 Automoción (autobuses y camiones)

 Aplicaciones domésticas

22
Universidad Nacional del Santa
E.A.P. de Ingeniería en Energía MÁQUINAS TÉRMICAS

La combustión del gas natural es una combustión más limpia comparada con las de
otros hidrocarburos. Al tratarse de un gas muy ligero, se difunde bien en el aire,
resultando muy reducidas las emisiones de partículas y las de hidrocarburos no
quemados. Las emisiones de NOx, como se vio en el capítulo 2, dependen fuertemente
de la temperatura de la llama. En este sentido, aunque la temperatura de combustión en
condiciones estequiométricas del gas natural es similar a la de cualquier hidrocarburo,
sus límites de inflamabilidad son muy amplios, por lo que la temperatura de la llama
puede ser reducida si se quema en mezclas pobres o se introducen elementos inertes
como el vapor de agua o gases quemados recirculados. Por su pequeño tamaño
molecular y su buena difusión, se puede quemar en mezclas con bastante exceso de aire.
Las emisiones de elementos metálicos formando partículas son casi inexistentes ya que
no se encuentran prácticamente en su composición, y las emisiones de óxidos de azufre
también se ven muy reducidas debido al bajo contenido en azufre del gas natural (que
además puede ser eliminado en cierta medida).

Otra de las ventajas del empleo de gas natural es la baja emisión de CO2; el metano es
el combustible con menor proporción de carbono en peso, por lo que el dióxido de
carbono resultante por unidad de masa consumida es la menor de todos los
hidrocarburos. Además, debido también a su composición rica en hidrógeno, su poder
calorífico es el mayor de todos los hidrocarburos, por lo que las emisiones de CO2 en
relación a la energía liberada toman mayor ventaja aún.

El inconveniente más acusado del gas natural es su transporte y almacena- miento. Al


ser un gas, se requiere un gran consumo energético, bien para comprimirlo o bien para
licuarlo, lo que puede desvirtuar el balance total energético y de CO2 (depende de las
cogeneraciones que se hagan en el proceso).

23