You are on page 1of 7

OBJETO: PROMUEVE ACCIÓN DE AMPARO

SEÑOR JUEZ:

RAMIRO J.H. PEREIRA, abogado, constituyendo domicilio legal en calle
Panamá N° 540 de Paraná, ante V.S. me presento y muy respetuosamente DIGO:

PERSONERIA

Que tal y como lo acredito con la Carta Poder que se adjunta a la presente, soy legal
representante de MARIANO AGUSTÍN BRIOZZO DNI N° 30.991.821, domiciliado realmente en
calle Francisco Ramírez N° 15 Planta Baja 2 de la ciudad de Rosario del Tala, quien actúa en
representación de su hija menor de edad TAMI ESPERANZA BRIOZZO DÍAZ DNI N° 45.167.351,
obrando los demás datos en el citado instrumento legal.-

OBJETO

Que vengo a interponer acción de ejecución contra el CONSEJO GENERAL DE EDUCACIÓN DE
ENTRE RÍOS, domiciliado en calle Córdoba y Laprida de la ciudad de Paraná, persiguiendo que V.S
al dictar sentencia le ordene a la accionada a que disponga lo conducente para la urgente
construcción una rampa de acceso adecuado al edificio de la Escuela Secundaria y Superior N°
41 “Cesareo Bernaldo de Quirós” de Rosario del Tala (CUE 300-2086) y sanitarios para personas
con discapacidad motriz. Con costas.

Ello conforme a los hechos y derecho que seguidamente se pasan a considerar.-

ADMISIBILIDAD DE LA ACCIÓN

AUSENCIA DE VÍA JUDICIAL O ADMINISTRATIVA IDÓNEA:

De conformidad a lo dispuesto en el art. 3 Inc. a) de la Ley Nº 8.369, la presente acción se
interpone en razón de no existir otra vía judicial o administrativa idónea para proteger los
derechos en cuestión.

La joven Tami Esperanza Briozzo Díaz concurre en la actualidad a la escuela secundaria y su
pretensión es que en el edificio donde funciona la misma se construya una rampa de acceso
adecuado al edificio y sanitarios.
Seguir la vía ordinaria equivaldría a una posible demora de años: obtener resolución del
Consejo General de Educación; del Poder Ejecutivo, y si en ambos organismos es rechazado,
acudir al fuero Contencioso Administrativo.

Esto choca con la entidad del derecho vulnerado, y con la realidad de la actualidad en que la
omisión de la autoridad administrativa que gobierna la educación entrerriana lesiona el ejercicio
de derechos de raigambre constitucional y convencional.

Por lo expuesto, el empleo de cualquier otra vía judicial o administrativa resultaría
manifiestamente ineficaz.-

JURAMENTO NEGATORIO

Declaro bajo juramento que no se ha interpuesto acción o recurso alguno sobre el mismo hecho
o que se halle pendiente de resolución.-

ARBITRARIEDAD: FALTA DE CUMPLIMIENTO DE MANDATO LEGAL, CONSTITUCIONAL Y
CONVENCIONAL

En el punto VI del presente escrito se hizo cita de las disposiciones normativas en las cuales se
sustenta la pretensión contenida en la presente acción.

Tales son de orden legal y constitucional, tanto nacional como provincial, así como de
convenciones con jerarquía constitucional a tenor del art. 75 inc. 22 C.N.

La omisión de la accionada en brindar adecuado acceso y sanitarios a la joven Tami Esperanza
Briozzo Díaz en su condición de persona con discapacidad física importa la privación a esta de
derechos subjetivos, negados por la administración al intimarlos debidamente y responder con
el silencio, pese a resultar clara la pertinencias jurídica del planteo.-

PLAZO DE INTERPOSICIÓN DE LA ACCIÓN

Conforme al plazo dispuesto en el art. 3 inc. c) de la Ley Nº 8.369, la presente acción de
ejecución reviste las condiciones temporales exigidas para su correcta interposición, ya que no
han transcurrido los treinta (30) días desde el vencimiento de los plazos de intimación al Consejo
General de Educación.

La intimación, cuya copia se acompaña detallada en el punto 5 de la documental, fue presentada
el 19/06/2018 y hecha por un término de cinco (5) días hábiles, cuyo vencimiento operó el
27/06/2018.

Es por ello que la presente acción se plantea dentro de los treinta días exigidos por la Ley Nº
8.369 de Procedimientos Constitucionales.-

ANTECEDENTES FÁCTICOS
La joven Tami Esperanza Briozzo Díaz cursa el tercer año de la Escuela Secundaria y Superior N°
41 “Cesareo Bernaldo de Quirós” de Rosario del Tala (CUE 300-2086) y conforme el diagnóstico
que obra en el certificado de discapacidad que le extendiera el Gobierno de la Provincia de
conformidad a la Ley Nacional N° 22.431, posee “espina bífida no especificada. Incontinencia
urinaria no especificada Incontinencia fecal. Otras deformidades congénitas en los pies.
Paraplejía, no especificada”-

Tal situación hace que se haya reclamado, primeramente de modo informal, la colocación de una
rampa de acceso directo al edificio donde funciona la Escuela a la que asiste, así como la
construcción de sanitarios adecuados a personas con discapacidad física.

Ante la falta de atención de las autoridades administrativas de la Dirección Departamental de
Escuelas de Tala, se acudió al Consejo General de Educación mediante una formal intimación
preparatoria de la presente acción.

Sin embargo, el tenor de tal intimación fue en términos razonables, como lo es la pretensión
contenida en la misma y en la presente acción, pues se pidió al C.G.E. que “disponga lo
conducente para la urgente construcción de una rampa de acceso adecuado al edificio de la
Escuela Secundaria y Superior N° 41 ‘Cesareo Bernaldo de Quirós’ de Rosario del Tala (CUE 300-
2086) y sanitarios para personas con discapacidad motriz”.

Pese a ello, ni formal ni informalmente hubo por parte del C.G.E. y sus dependencias disposición
a dar cumplimiento al reclamo que es objeto de la presente acción.

Ello sin duda hubiese sido lo deseable, dado que estas cuestiones debieran ser resueltas
primero, desde la adopción por parte de los niveles de gobierno de una política de inclusión y
accesibilidad física de conformidad a las normas marcadas por convenciones de Derechos
Humanos, la ley nacional y provincial y la propia Constitución Provincial.

Y ante la ausencia de una política de accesibilidad física adecuada, el reclamo informal debiera
haber puesto en marcha el mecanismo administrativo tendiente a solucionar la petición de mi
representado, que por cierto tiene por fin beneficiar a todos quienes tengan movilidad reducida
y al mismo tiempo a todos los miembros de la sociedad. En este último caso, el beneficio no será
de orden utilitario sino el saberse integrantes de una sociedad que reconoce derechos y que
procura igualar con los medios humanos las limitaciones físicas producto de la naturaleza.

Pero ante la falta de política y de decisión de las autoridades, corresponde acudir a la rama
judicial del Estado, que no tiene por fin reemplazar al poder administrador, pero si garantizar
derechos.

Quizás, de resultas del acogimiento de la presente acción, la autoridad administrativa que
gobierna la educación tome nota de este asunto y se decida a implementar una política
sistemática de accesibilidad física.

Cabe hacer referencia a lo resuelto por la Sra. Dra. Valentina Ramírez Amable (vocal de la Sala III
de la Cámara Civil y Comercial de Paraná, actuando como jueza de Primera Instancia conforme lo
dispuesto por la Ley N° 8.369) en sentencia pronunciada en fecha del 7/11/2017 en los autos
“ALBERTO RAMONA MABEL EN REPRESENTACIÓN DE SU HIJO MENOR C/CONSEJO GENERAL DE
EDUCACIÓN DE ENTRE RÍOS S/ACCIÓN DE AMPARO” Expte. N° 9.127.

En dicha caso se hizo un reclamo análogo al presente, debiendo destacarse que el C.G.E. no negó
al contestar la acción instaurada el derecho que le asistía al joven discapacitado, sino que se
limitó al cuestionamiento de la vía judicial del amparo.

Incluso en la audiencia convocada por la jueza actuante la representación del C.G.E. tuvo una
actitud de buena disposición hacia el reclamo planteado.

Sin perjuicio de ello, transcurridos varios meses el C.G.E. no cumplió espontáneamente los
términos dispuestos judicialmente –y acordados- sino que hubo que iniciar acción judicial.

En todo caso, debe destacarse que finalmente el C.G.E construyó la rampa reclamada en los
autos de referencia.

Ello lleva a la absoluta pertinencia de la presente acción judicial, que se erige además de un
momento de actuación de derechos reconocidos en el papel pero que deben ser internalizados
por la sociedad.

La presente acción judicial tiene pues, además de su consideración jurídica como caso, indudable
proyección sobre la realidad social y cultural, por cuanto se trata de crear conciencia de la
necesidad de adecuar la infraestructura urbana –principiando por los edificios públicos a estos
Derechos Humanos reconocidos por el derecho positivo.

Enfocándonos nuevamente en la situación de Tami Esperanza, para la joven se trata de un
derecho subjetivo, reconocido en el art. 9 inc. 1) apartado a de la Convención sobre los derechos
de las personas con discapacidad, disposición normativa de jerarquía constitucional (art. 75 inc.
22) en la cual se establece:

Art. 9. Accesibilidad. 1. A fin de que las personas con discapacidad puedan vivir en forma
independiente y participar plenamente en todos los aspectos de la vida, los Estados Partes
adoptarán medidas pertinentes para asegurar el acceso de las personas con discapacidad, en
igualdad de condiciones con las demás, al entorno físico, el transporte, la información y las
comunicaciones, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y las comunicaciones,
y a otros servicios e instalaciones abiertos al público o de uso público, tanto en zonas urbanas
como rurales. Estas medidas, que incluirán la identificación y eliminación de obstáculos y
barreras de acceso, se aplicarán, entre otras cosas, a: a. Los edificios, las vías públicas, el
transporte y otras instalaciones exteriores e interiores como escuelas, viviendas, instalaciones
médicas y lugares de trabajo.

Del mismo modo, la Convención sobre los Derechos del Niño -también con jerarquía
constitucional- en su art. 23. 1 establece que “Los Estados Partes reconocen que el niño mental o
físicamente impedido deberá disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren
su dignidad, le permitan llegar a bastarse a sí mismo y faciliten la participación activa del niño en
la comunidad”.

Debe destacase lo dispuesto en el art. 3.1 de dicha convención que impone a las autoridades,
incluidas las administrativas como es el caso de la Sra. Presidente del C.G.E. a considerar en
forma primordial en todas las decisiones que deban adoptarse, el interés superior del niño.

Por su parte, la carta entrerriana, en la reforma de 2008 introdujo una disposición contenida en
el actual art. 21 en virtud de la cual se establece que “El Estado asegura a las personas con
discapacidad [..] el desarrollo de un ambiente libre de barreras físicas [y] el acceso a la educación
en todos los niveles con la infraestructura necesaria.”

Al tratar sobre la exigibilidad de los derechos por vía judicial y la
diferenciación enrte disposiciones operativas y programáticas de la Constitución y los
instrumentos internacionales de Derechos Humanos, se ha dicho que en verdad “frente a los
derechos sociales, en la actualidad, prácticamente la distinción entre normas operativas y
normas programáticas ha quedado agotada, pues [..] a la postre todos los derechos reconocidos
constitucionalmente tienen idéntica fuerza obligatoria” (BARON KNOLL, Silvina; “Los DESC y la
participación de los jueces en las políticas públicas" en Revista de Derecho Público, 2017-1, “Los
derechos económicos, sociales y culturales – I”, Rubinzal Culzoni Editores, 2017, pág. 159).

De todas formas, la operatividad de la normativa citada en sustento del derecho cuyo
reconocimiento se pretende mediante la presente acción resulta expresamente reconocida en el
ordenamiento jurídico entrerriano, en razón de lo dispuesto en el art. 15 tercer párrafo de la
Constitución Provincial: “Los derechos humanos y las garantías establecidas expresa o
implícitamente por el orden jurídico vigente tienen plena operatividad”.

En punto a la operatividad progresiva establecida por el art. 35 de la carta local, con referencia al
equilibrio presupuestario que inclinan a pensar la norma como una limitación de la plena
operatividad de los derechos, cabe enfatizar la disposición del art. 5 segundo párrafo de la Const.
Provincial, análoga a la del art. 28 Const. Nacional, que recepta el principio de razonabilidad en
virtud del cual los derechos no pueden ser alterados más allá de la pauta que da nombre al
principio. Incluso la referida norma de la Const. Provincial establece como restricción posible a
los derechos aquello que sea necesario para “asegurar la vida del Estado”.

Es por ello que, sostengo, del juego armónico de los arts. 5 segundo párrafo, 15 tercer párrafo y
35 resulta para el concreto caso de la joven discapacitada Tami Esperanza Briozzo Díaz que el
Consejo General de Educación debiera demostrar que las erogaciones que implica las modestas
adecuaciones edilicias que se reclaman, ponen en riesgo la misma sobrevivencia y regularidad
de la administración de la educación entrerriana a su cargo.
PRUEBA

Ofrezco la siguiente:

DOCUMENTAL

Poder otorgado a favor del abogado Ramiro J.H. Pereira.-

Copia autenticada del testimonio de nacimiento de Tami Esperanza Briozzo Díaz.-

Copia autenticada del certificado de discapacidad de Tami Esperanza Briozzo Díaz.-

Certificado extendido por el Rector de la Escuela Secundaria y Superior N° 1 de Artes Visuales y
Música “Cesáreo Bernaldo de Quiroz” de Rosario del Tala, Prof. Jorge Acosta, de fecha
15/07/2018.-

Copia con sello y firma de recepción de Mesa de Entradas del Consejo General de Educación de
fecha 19/06/2017, de intimación al C.G.E.-

INFORMATIVA

Para el caso que el C.G.E. niegue que la joven Tami Esperanza Briozzo Díaz cursa el tercer año en
la Escuela Secundaria y Superior N° 1 de Artes Visuales y Música “Cesáreo Bernaldo de Quiroz”
de Rosario del Tala, solicito se libre oficio a dicha institución educativa a los fines que informe si
dicha adolescente es alumno de la institución dependiente del C.G.E.-

Para el caso que el C.G.E. niegue la ausencia de rampa de acceso al edificio de la referida
escuela, solicito se libre oficio a dicho órgano autónomo constitucional pidiendo planos y
detalles técnicos sobre el edificio, y las condiciones de accesibilidad para personas con
discapacidad de movilidad.-

DERECHO

Fundo lo peticionado en lo dispuesto en los arts. 1 y 9 Ley N° 9.891, modificada por Ley N° 9.972;
arts. 5 segundo párrafo, 15 tercer párrafo, 16, 18 segundo párrafo, 19, 21, 35 y 65 Constitución
Provincial; art. 15 Ley N° 24.901; arts. 14 bis, 28, 31 y 75 inc. 24 Constitución Nacional; art. I y VII
Declaración Americana de los Derechos y los Deberes del Hombre; arts. 3 y 25.2 Declaración
Universal de los Derechos Humanos; arts. 19 y 26 Convención Americana sobre Derechos
Humanos; art. 12 Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; arts. 3.1, 4,
6, 23 y 24 Convención sobre los Derechos del Niño; arts. 4.2, 7.1, 10, 25 y 26 Convención sobre
los derechos de las personas con discapacidad.-
CASO FEDERAL

Se formula expreso planteo de reserva de Caso Federal, para el supuesto de que no se acogiesen
la acción deducida, conforme a las prescripciones del Art. 14 de la Ley Nº 48, a fin de articular
oportunamente el recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por
violación de los preceptos constitucionales y convencionales individualizados en esta.-

PETICIÓN

Por todo lo expuesto de V.S. solicito, que:

Me tenga por presentado, en el carácter invocado, con domicilio legal constituido, dándoseme
en autos la intervención que por derecho corresponda.-

Se tenga presente la prueba documental acompañada y por ofrecida la demás prueba.-

Se tenga presente la reserva del punto VII.-

Se solicita se peticione al Superior Gobierno de la Provincia de Entre Ríos tenga a bien interesar a
dos áreas administrativas que lo integran: el Instituto Provincial de la Discapacidad –IPRODI y la
Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Entre Ríos.-

Oportunamente haga lugar a la demanda promovida, condenando al Consejo General de
Educación de Entre Ríos a la urgente construcción una rampa de acceso adecuado al edificio de
la Escuela Secundaria y Superior N° 41 “Cesareo Bernaldo de Quirós” de Rosario del Tala (CUE
300-2086) y sanitarios para personas con discapacidad motriz. Con costas.-

Proveer de conformidad, SERÁ JUSTICIA.-