You are on page 1of 4

Agua

El agua es un compuesto químico muy estable, formado por átomos de hidrogeno y oxigeno,
de formula H2O. El agua es inodora, insípida e incolora, y su enorme presencia en la Tierra (el
71% de ésta se encuentra cubierta de agua) determina en buena parte la existencia de vida en
nuestro planeta. El agua es la única sustancia que existe a temperaturas ordinarias en los tres
estados de la materia. Existe en estado sólido como hielo, encontrándose en los glaciares y
casquetes polares, y en forma de nieve, granizo y escarcha. Como líquido se halla en las nubes
de lluvia formadas por gotas de agua, en forma de rocío en la vegetación, y en océanos, mares,
lagos, ríos, etc. Como gas, o vapor de agua, existe en forma de niebla, vapor y nubes.

La ausencia de agua siempre ha estado asociada con la desaparición de los seres vivos, es por
eso que se dice que el agua es indispensable para la vida del ser humano. Es el principal agente
termorregulador del organismo, permite conseguir un equilibrio de temperaturas en todo el
cuerpo. Nuestro organismo, y de cualquier otro ser vivo, necesita agua para funcionar
normalmente, puesto que tanto las reacciones bioquímicas como el transporte adecuado de
las sustancias tienen lugar en solución acuosa. Además, el agua constituye al menos dos
terceras partes del cuerpo humano.

La sociedades humanas destinan el agua disponible para el riego de los campos y sembradíos,
para la limpieza y preparación de alimentos, para la higiene personal, la industria la utiliza
como refrigerante y disolvente de muchas sustancias, etc.; también existen otros usos que no
suponen su consumo. Por ejemplo, la obtención de energía eléctrica mediante centrales
hidroeléctricas, el uso recreativo de los mares, lagos, embalses y ríos, y la navegación. El agua
que se utiliza como consumo humano debe ser potable. Ésta es potable cuando tiene disueltas
una porción determinada de aire y algunas sales y además, carece de sustancias nocivas para
la salud.

Hoy en día, la contaminación de las aguas es un grave problema que se le presenta a la


humanidad, por eso todos debemos evitarla y conservar este recurso tan esencial para la
existencia de la vida sobre la Tierra.

4.2 Factores que afectan la calidad del agua

La calidad del agua se ve afectada por factores internos y externos

Factores internos

Organización comunal: Comunidades organizadas presentan una mayor capacidad de


respuesta para corregir los problemas de la infraestructura que pueda afectar la calidad del
agua.

Hábitos de higiene: El deterioro en la calidad del agua dentro del domicilio se debe al
inadecuado manejo del agua y los malos hábitos de higiene

Cultura de pago: Baja cultura de pago que se refleja en morosidad y bajas tarifas que dificultan
el adecuado manejo de los sistemas

Nivel educativo: Bajo nivel educativo que influye en el manejo del agua. A menor nivel
educativo mayor deficiencias en el manejo del agua.
Factores externos

Capacitación en operación y mantenimiento: Insuficiente capacitación en operación y


mantenimiento de los sistemas

Educación sanitaria: Acciones de educación sanitaria a los usuarios son ocasionales y su


intensidad depende de las instituciones que intervienen

Desinfección del agua: La venta de desinfectante está regulada y es poco accesible a las
comunidades rurales Seguimiento Limitaciones en el seguimiento posterior a la
implementación de los sistemas de abastecimiento de agua

6.1 Enfermedades asociadas al agua

El abastecimiento de agua de buena calidad, es uno de los ocho componentes de la atención


primaria de salud, identificados en la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de
Salud celebrada en Alma-Ata en 1978.

En la mayoría de los países, los principales riesgos asociados al consumo de agua están
relacionados a los microorganismos. El riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el
agua aumenta con el grado de presencia de microorganismos patógenos. Sin embargo, la
relación no necesariamente es simple y depende de otros factores tales como la dosis
infecciosa y la susceptibilidad del huésped. El agua para consumo humano es sólo uno de los
vehículos de transmisión de enfermedades. A causa de la multiplicidad de las vías de
transmisión, no sólo el mejoramiento de la calidad y la disponibilidad de agua, sino también la
disposición sanitaria de excretas y la aplicación de adecuadas reglas de higiene, son factores
importantes en la reducción de la morbilidad y la mortalidad causada por diarreas.

Independientemente de los agentes que afectan la calidad del agua para consumo humano, es
necesario tener en cuenta los riesgos causados por la pobre protección de las fuentes de agua,
el inadecuado manejo del agua durante el proceso de tratamiento y la mala conservación de
su calidad a nivel de las redes de distribución e intradomiciliario. Sin embargo, la ausencia de
enfermedades en comunidades abastecidas con agua de mala o dudosa calidad no significa
que la población no esté sujeta a riesgos que puedan desencadenar una epidemia.

6.1.1 Enfermedades transmitidas por el agua

Las enfermedades transmitidas por el agua son producidas por la contaminación con desechos
humanos, animales o químicos. Son enfermedades transmitidas por el agua: el cólera, la fiebre
tifoidea, la disentería, la poliomielitis, la meningitis y las hepatitis A y B. Los lugares que
carecen de instalaciones de saneamiento apropiadas favorecen la rápida propagación de estas
enfermedades debido a que las heces expuestas “a cielo abierto” contienen organismos
infecciosos que contaminan el agua y los alimentos.

La mayoría de estas enfermedades se pueden prevenir con la mejora del saneamiento público,
la provisión de agua limpia y medidas simples de higiene, como lavarse las manos después de
ir al baño o antes de preparar la comida. La construcción de letrinas sanitarias y el tratamiento
de las aguas servidas para permitir la biodegradación de los desechos humanos ayudarán a
contener las enfermedades causadas por la contaminación.

6.1.2 Enfermedades por vectores relacionados con el agua


Existen enfermedades cuyos vectores se relacionan con el agua. Los vectores son los insectos
(mosquitos, moscas) y otros animales que pueden transmitir infecciones y se crían Guía para
mejorar la calidad del agua en al ámbito rural y de las pequeñas localidades o viven cerca de
aguas contaminadas o limpias. Entre dichas enfermedades se encuentran el paludismo, la
fiebre amarilla, el dengue, la enfermedad del sueño y la filariasis.

Para prevenir estos males, es preciso eliminar los insectos que los originan, pero hay que tener
cuidado con el tipo de plaguicida que se emplee, porque se pueden contaminar las fuentes de
agua y generar riesgos a la vida y a la salud humana. Es importante emplear métodos
biológicos de control como depredadores naturales, evitar la presencia de charcos y dormir
bajo mosquiteros.

6.1.3 Enfermedades parasitarias y el agua

Son enfermedades causadas por organismos acuáticos que pasan una parte de su ciclo vital en
el agua y otra parte como parásitos de animales. Los causantes de estos males son una
variedad de gusanos, tenias, lombrices intestinales y nematodos del tejido, denominados
colectivamente helmintos, que infectan al hombre. Algunas de estas enfermedades son la
esquistosomiasis y la dracunculosis, que impiden a las personas llevar una vida normal y
disminuyen su capacidad para trabajar, aunque normalmente no son mortales.

Para prevenir estos males, es necesario lavar bien las verduras con agua limpia, cocinar bien
los alimentos y no ingresar a ríos o lagunas infectados.

6.1.4 Enfermedades vinculadas a la escasez de agua

Muchas enfermedades como el tracoma, lepra, tuberculosis, tos ferina, tétanos y difteria
prosperan en condiciones de escasez de agua y saneamiento e higiene deficientes.

Estas enfermedades pueden controlarse eficazmente con una mejor higiene y con el lavado de
manos, para lo cual es imprescindible disponer de suministros adecuados de agua potable y
saneamiento.

Pasos de cuidados

Localice todos los pozos en su propiedad, activos e inactivos. Asegúrese de tapar sus pozos de
forma segura con tapas prefabricadas o soldadas para evitar que contaminación y objetos
caigan a su pozo.

Haga un bombeo a su fosa séptica – Descuidar el mantenimiento de su sistema séptico puede


resultar en que se regresen las aguas residuales, reparaciones costosas y filtración superficial
que puede contaminar su pozo. Un sistema para un hogar de cuatro personas debe bombearse
cada tres años.

Utilice menos agua – No solo su sistema séptico funciona mejor con menos agua, sino también
el bombear más agua de su pozo puede atraer contaminación cercana hacia su hogar.

Maneje los fertilizantes y productos químicos – El exceso de fertilizante se mueve fácilmente


a través del suelo y contribuye a altos niveles de nitrato. Productos químicos derramados
pueden alcanzar el agua de su pozo. Recicle los residuos domésticos y peligrosos en los centros
de recolección del Condado. Nunca tire estos productos en su propiedad ni los vierta en el
drenaje.
Aísle los residuos animales– Los corrales de animales y los montones de estiércol son fuentes
de nitratos y bacterias. Tome medidas para evitar el escurrimiento y la filtración del suelo.

Instale válvulas preventivas de reflujo – en todas sus llaves de agua fuera de la casa. A veces,
el agua puede sifonar de regreso a través de una manguera y hacia su pozo. Tenga cuidado
cuando conecte rociadores de químicos a su manguera.