You are on page 1of 2

36 TENDENCIAS DOMINGO, 27 DE MAYO DE 2018

RAYMOND CORTÁZAR Y SU GATO MIS GATOS, DE


CHANDLER Y TAKI TEODORO ADORNO CHARLES BUKOWSKI

Un hombre llamado He escrito casi nada Lo sé. lo sé.


Inkstead me sacó algu- sobre gatos, cosa más ellos son limitados,
nas fotos para Harper’s bien rara porque gato y tienen distintas
Bazaar hace un tiempo yo somos como los gusa- necesidades y
(nunca pude descubrir por nitos del Yin y el Yang inte- preocupaciones.
qué) y una, en la que yo esta- renroscándose (eso es el Tao) pero yo los miro y aprendo de
ba con mi secretaria sentada y no se me escapa que cada ellos./ me gusta lo poco que
sobre mis rodillas, salió realmente muy bien. (...). gato en español es amo de las tres letras del Tao, saben,/ que es/ tanto.
Quizá convenga aclarar que la secretaria es una con la g a manera del agujerito que dejan en los ellos se quejan pero jamás
gata persa negra, de catorce años, y la llamo así ponchos las mujeres de los indios navajos para que se inquietan.
porque ha estado conmigo desde que empecé a no se les quede el alma prisionera en el tejido; pero ellos caminan con asombrosa dignidad.
escribir, por lo general sentándose sobre el papel ya Kipling mostró que el gato walks by himself y no ellos duermen con una determinada simpleza
que quiero usar o los escritos que quiero revisar, a hay Tao ni prosa mágica que lo retenga más allá de que los humanos sencillamente no pueden
veces saltando sobre la máquina de escribir y a sus horas y sus ánimos / W. Adorno no anduvo comprender.
veces mirando tranquilamente por la ventana desde muchas veces por las páginas de Saignon, hay que sus ojos son más
un rincón del escritorio, como diciendo: “Lo que explicar que su Yin y mi Yang (o al revés, según las hermosos que nuestros ojos.
estás haciendo es una pérdida de tiempo, compa- lunas y las hierbas) se fueron amistando y entrela- y pueden dormir 20 horas
ñero”. Su nombre es Taki (...), y tiene una memoria zando sin el menor contrato, sin eso de que te al día/ sin vueltas ni
como ningún elefante puede haber intentado tener- regalan un gatito y vos le das la leche y entonces el remordimientos.
la. Por lo general es cortésmente distante, pero de animal desenvuelve reflejos condicionados, arma cuando me siento
vez en cuando se pone de humor discutidor y su territorio y duerme en tus rodillas y te caza los mal/ todo lo que tengo que hacer es
habla durante diez minutos sin parar. Ojalá yo ratones, el triste pacto de las viejas con sus gatos, mirar a mis gatos/ y mi
supiera lo que está diciendo (...). de las gatas con sus viejos. coraje/ regresa.
No sé por qué estoy escribiendo todo esto. Debe Nada de eso, mi mujer y yo vimos llegar a Teodoro estudio a estas
ser porque no se me ocurre ninguna otra cosa o por el sendero que baja al ranchito y era un gato criaturas.
(...) Podría ser que…No, debo de ser yo. Digamos sucio y canalla, negro debajo de la ceniza polvo- ellos son mis
que soy yo. Tengo miedo”. rienta que mal le tapaba las mataduras (...). maestros.

LITERATURA INFORME

Gatos que ronronean entre


las páginas de los libros
Estos animales son, quizás, los de más apariciones en la “Un escritor
literatura. A muchos autores les ha fascinado su misterio. sin gato
es como un
Por JOHN SALDARRIAGA Planeta. Habla de una ciudad
devastada por zombis y asesi-
mento de escritos sobre ga-
tos. Al menos no me he ciego sin
C lazarillo”
omo los mininos están de nos. Y de Hiro Arikagua se ven- topado con ninguno”,
moda, sus aficionados los de bien una historia titulada A dice Elkin Obregón,
quieren ver en todas par- cuerpo de gato. Nana, su prota- caricaturista y editor, OSVALDO SORIANO
tes y, por eso, hay algunos rela- gonista, entiende el lenguaje de quien indica, sin Escritor argentino
tos literarios, cuentos y novelas, los humanos. Tiene pelo blanco embargo, que el
con estos animales domésticos y la cola en forma de siete. gato puede ser el
asomándose en sus páginas. Blanca se detiene a buscar animal que más
Esta percepción, del relativo el libro del tema, de los ac- aparece como per-
auge de libros gatunos nuevos tuales, que más le gusta: Ga- sonaje o reflexión
en el mercado, la confirma Blan- tos ilustres, de Doris Lessing. en la literatura de todos
ca Melo, de la librería Al Pie de la Un recorrido por el tiempo y los tiempos.
Letra. En un momento mencio- el mundo, que tiene como “Dos que había en esta
na un sartal de títulos de los hilo conductor los gatos que casa, que me permitían tener
que tiene en los estantes. Unos, formaron parte su vida. contacto con esos seres, ya no
infantiles: Mi gatito el más bes- Pero la librera no termina están”, lamenta. Y menciona,
tia del mundo, de Gilles Bachelet, su sarta de obras sin recordar por supuesto, la literatura
un volumen publicado por RBA que Darío Jaramillo Agudelo, con la que nos hemos ama-
Libros, en el que el personaje el poeta nacido en Santa Rosa mantado todos.
peludo que lo habita, además de de Osos, no le escribe a los “Édgar Allan Poe, que los
dormir, anda por los papeles en osos, sino a los gatos. El volu- emparedaba —menciona,
que su dueño acaba de escribir. men se llama así: Gatos. Fue aludiendo, cómo no, a El
La noche de los gatos ham- publicado por Luna Libros y gato negro, un cuento de
brientos, una novela policíaca, uno de sus poemas dice: horror—. Charles Baudelai-
de Pablo Albo. En esta, el bigo- Estados de la materia. re, en Las flores del mal le
tudo habla. Más que eso: es un Los estados de la materia dedicó algunos poemas. En
soplón. Amigo del detective, le son cuatro:/ líquido, sólido, ga- las fábulas —Esopo, el escri-
cuenta lo que pasa de noche. seoso y gato. tor de hace más de 2.500
Para los más chicos están El gato es un estado espe- años, tiene varias—, El gato
Gato Chato y El viaje de Gato cial de la materia,/ si bien ca- con botas —que hace parte
Chato, de Andrés Sobico, edita- ben las dudas:/ ¿es materia de la tradición oral europea
do por El Gato de Hojalata. esta voluptuosa contorsión? y Charles Perrault contó—.
Para los que están más ¿no viene del cielo esta mane- Creo que su reiterada apari-
grandecitos, dice Blanca, la se- ra de dormir? ción en la literatura de to-
rie Los gatos guerreros. Novelas Y este silencio, ¿acaso no dos los tiempos, se debe a
fantásticas infantiles y juveni- procede de un lugar sin tiem- varias connotaciones: su
les, de las escritoras Kate Cary, po?/ Cuando el espíritu juega misterio, sus movimientos,
Cherith Baldry y Tui Sutherland a ser materia/ entonces se su actitud poco servil”.
que firman con el seudónimo convierte en gato. Recuerda que leyó en por-
colectivo Erin Hunter. tugués —ha sido traductor de
Ellas se están comiendo el No es de ahora relatos— una novela bellísima
gato es una novela de Miguel “Yo no puedo decir que haya titulada Las horas desnudas,
Ángel Manrique, publicada por un auge especial en este mo- escrita por Ligia Fagundes Te-
DOMINGO, 27 DE MAYO DE 2018 TENDENCIAS 37

CARTA DE HEMINGWAY A EVA ESTÁ DENTRO ODA AL GATO,


GIANFRANCO IVANCICH DE SU GATO: GABO DE PABLO NERUDA

Querido Gianfranco: (...) Pero era difícil Los animales fueron


Justo después de escri- resignarse a vivir olvi- imperfectos,/ largos de
birte y mientras ponía la dada para siempre. cola, tristes/ de cabeza.
carta en el sobre Mary bajó ¿Por qué tenía que sentir Poco a poco se fueron
de la Torre y dijo: algo terri- deseos de comerse un componiendo,/ haciéndose
ble le ha pasado a Willie. Salí y ratón? ¿Quién primaría en esa paisaje,/ adquiriendo lunares,
encontré a Willie con sus dos síntesis de mujer y gato? gracia, vuelo.
patas derechas rotas: una por la cadera y la otra por ¿Primaría el instinto animal, primitivo, del cuerpo, o El gato,/ sólo el gato/ apareció completo/
debajo de la rodilla. Un coche debía haberle pasado la voluntad pura de mujer? La respuesta fue clara, y orgulloso:/ nació completamente terminado,
por encima o alguien lo había golpeado con un palo. cristalina. Nada había que temer. Se encarnaría en camina solo y sabe lo que quiere.
Había vuelto a casa sobre las patas de un solo lado. el gato y se comería su deseada naranja. Además El hombre quiere ser pescado y pájaro,/ la ser-
Era una fractura múltiple con mucha suciedad en la sería un ser extraño, un gato con inteligencia de piente quisiera tener alas,/ el perro es un león
herida y fragmentos sobresaliendo. Pero él ronronea- mujer bella. Volvería a ser el centro de todas las desorientado,/ el ingeniero quiere ser poeta,/ la
ba y parecía seguro de que yo podría solucionarlo. atenciones... Fue entonces, por primera vez, cuan- mosca estudia para golondrina,/ el poeta trata de
Hice que René trajera un bol de leche para él y do comprendió que por sobre todas sus virtudes imitar la mosca,/ pero el gato/ quiere ser solo
René lo sostuvo y cuidó para que Willie estuviera estaba imperando su vanidad de mujer metafísica. gato/ y todo gato es gato/ desde bigote a cola,/
bebiendo leche mientras yo le disparaba en la Como un insecto cuando pone en guardia sus ante- desde presentimiento a rata viva,/ desde la
cabeza. No creo que sufriera ya que los nervios nas así orientó ella su energía por toda la casa en noche hasta sus ojos de oro.
habían sido machacados, así que las piernas no busca del gato. A esa hora debía de estar aún No hay unidad/ como él,/ no tienen/ la luna ni la flor
habían empezado a dolerle realmente. Monstruo sobre la estufa soñando que despertará con un tal contextura:/ es una sola cosa/ como el sol o el
quiso dispararle por mí, pero no podía delegar la tallo de valeriana entre los dientes. Pero no estaba topacio,/ y la elástica línea en su contorno/ firme y
responsabilidad o dejar una posibilidad de que Will allí. Volvió a buscarlo, pero ya no encontró la estufa. sutil es como/ la línea de la proa de una nave.
supiera que alguien iba a matarlo. La cocina no era la misma. Los rincones de la casa Sus ojos amarillos/ dejaron una sola/ ranura
He tenido que disparar a gente, pero nunca a le eran extraños; ya no eran aquellos oscuros rinco- para echar las monedas de la noche.
nadie que hubiera conocido y amado durante nes llenos de telaraña. El gato no estaba en ningu- (...)
once años. Ni tampoco a nadie que ronroneara na parte. Buscó por los tejados, en los árboles, en Mi razón resbaló en su indiferencia,
con dos piernas rotas. los canales, debajo de la cama, en la despensa(...). sus ojos tienen números de oro.

PARÉNTESIS

EL GATO, DE LUIS TEJADA (FRAGMENTO)

En una de estas mañanas lluviosas que invitan a las magnéticas, una intensa nostalgia de selva; conservaba siempre intacta el alma áspera de
la pereza suave de las sábanas, parece propicio su hosquedad, su orgullo ancestral y esa recogi- sus abuelos.
inventar el elogio al gato. da actitud que asume en sus relaciones con el No es así. Entre todos los seres superiores, inclu-
Confieso que estuve equivocado durante cierto hombre, me hacían pensar que el gato, a la in- so el hombre, el gato es el que mejor ha sabido
tiempo respecto a la psicología de este pequeño versa de todos los animales domésticos, no ha- asimilar esta civilización artificial y deliciosa que
ser misterioso. Creía adivinar en él y en sus pupi- bía logrado adaptarse a la nueva vida familiar y se ha hecho en el mundo (...).

lles hace unos 20 o 30 años.


En esa obra, “un persona-
je decía que el gato que había
“Creo que el mundo allí era reencarnación de un
faraón egipcio. No olvido la
debería estar lleno de última imagen: un personaje
va por la calle y tiene sensa-
gatos y de lluvia, ciones extrañas. Voltea la
vista a un apartamento don-
ya está, solo gatos y de cree que lo están miran-
do... y es el gato”. Esta novela
lluvia, lluvia y gatos, muy no está traducida al español.

bonito, buenas noches”. Escritores gatunos


De Hernest Hemingway dicen
CHARLES BUKOWSKI que llegó a tener 57 gatos en
Escritor
su casa de La Habana. Otros
dicen que los tenía en su caba-
ña de Cayo Hueso, Florida.
Jorge Luis Borges tuvo a
Odín y a Beppo. Aquel, tocayo
del dios nórdico y este, del
gato de Lord Byron.
Truman Capote solía apa-
recer en fotos con estos ani-
“La muerte de nuestra males. Ya que repunta por

gata persa nos


aquí el autor de Música para
camaleones, ¡qué tal ese
cuento Una luz en la venta-
dejó un poco na! La vieja y solitaria mujer
que vivía en las montañas,
afligidos. Cuando con quien el narrador resul-
tó hablando, pues tuvo que
digo un poco pedirle posada. Ella amaba
la lectura y esos felinos. A
afligidos, quiero decir estos tanto, que no podía
que para nosotros fue desprenderse de ellos ni
cuando morían. ¡Tremenda
una tragedia”. sorpresa se llevó él cuando
ella abrió el refrigerador! ■
RAYMOND CHANDLER
Escritor
EN DEFINITIVA

Escritores de todos los tiempos


ILUSTRACIÓN se han dejado seducir por los ga-
FABIÁN RIVAS tos. Han sido incluidos en fábu-
las, poemas, ensayos, crónicas,
novelas y cuentos. También son
sus compañeros de trabajo.

Related Interests