You are on page 1of 11

PARTICULAS MAGNETICAS

La técnica de ensayo por partículas magnéticas es un procedimiento utilizado en la detección de


defectos superficiales o subsuperficiales, basado en la acumulación de partículas de material
ferromagnético, debido a los campos de fuga que dichas discontinuidades producen en los
materiales previamente magnetizados. Es por ello que sólo pueden examinarse materiales de alta
permeabilidad magnética (ferromagnéticos), aceros en general, no siendo aplicable a aluminio,
cobre, zinc o aceros inoxidables austeníticos. Un imán permanente es un objeto que tiene la
propiedad de retener durante un largo período de tiempo un campo magnético aplicado sobre él,
después de que éste haya cesado. Si se acerca uno de los polos de un imán a los dos polos de otro
imán notaremos que uno de estos es atraído y que el otro es repelido. Sucede por tanto, que entre los
polos de los imanes se ejercen fuerzas parecidas a las que actúan entre las cargas eléctricas. A tales
fuerzas las denominamos fuerzas magnéticas. Un campo magnético es el espacio en el que existen
fuerzas magnéticas. El campo magnético se manifiesta por la fuerza que ejerce sobre una carga
eléctrica móvil o sobre un polo magnético que se encuentren en el mismo. La fuerza que ejerce el
campo magnético se denomina inducción magnética o densidad de flujo. Las líneas de fuerza de un
campo magnético son los lugares geométricos de todos los puntos que tienen la misma inducción
magnética. Dichas líneas son continuas y cerradas, parten del polo norte y entran en el polo sur,
nunca se cruzan y su densidad disminuye al aumentar la distancia entre los polos. Las líneas de
fuerza pueden observarse si cogemos limaduras de hierro finamente divididas y las colocamos
encima de una hoja de papel, debajo del cual se ha colocado un imán. Las limaduras se disponen
formando el dibujo de la figura 1 permitiendo la visualización de las líneas de fuerza de un imán. La
figura 2 muestra las líneas de fuerza en un imán de herradura y un imán circular abierto.

FIGURA 1: visualización de las líneas de fuerza de un imán


FIGURA 2: líneas de fuerza en un imán de herradura y un imán circular abierto
Supongamos que el imán tiene una grieta en la superficie exterior. La grieta interrumpe el flujo
uniforme de las líneas de fuerza, algunas de las cuales se verán forzadas a salir del imán, creando un
polo norte y un polo sur. Las líneas de fuerza, que se ven forzadas a salir del imán como resultado
de una grieta se conocen como fugas de flujo. Por lo tanto, si se espolvorean partículas magnéticas
sobre el citado imán, estas serían atraídas por los polos creados por la grieta, dándonos una
indicación, por el amontonamiento de partículas en la zona del defecto.

FIGURA 3: Fugas de flujo magnético originadas por una discontinuidad en un imán longitudinal.

La distorsión que producen las discontinuidades en las líneas de flujo, que producen las
indicaciones, dependerán de factores como la profundidad y anchura de la discontinuidad, que sea
superficial o subsuperficial y para éstas la profundidad a la que se halle, y de la orientación de la
discontinuidad con relación a la dirección de flujo magnético (la máxima distorsión se produce para
defectos perpendiculares a las líneas de fuerza).
FIGURA 4: flujo de campos de fuga producidos por diferentes orientaciones de una discontinuidad.

TÉCNICA DE INSPECCIÓN.
PROCEDIMIENTO DEL ENSAYO CON PARTÍCULAS MAGNÉTICAS.
Las operaciones básicas a realizar secuencialmente son:
 Preparación de la superficie de la pieza a ensayar.
La superficie de las piezas a examinar deberá estar libre de cascarilla, aceite, suciedad, restos de
pinturas o recubrimientos, o cualquier otra materia que pueda afectar la sensibilidad del ensayo. La
sensibilidad del método dependerá de la capacidad de movimiento de las partículas magnéticas
sobre la superficie de la pieza a ensayar en respuesta a los campos de fuga creados por las
discontinuidades.
 Magnetización de la pieza.
Como se ha indicado anteriormente el ensayo consiste en magnetizar la pieza objeto de ensayo y
evidenciar la presencia de líneas de fuga de flujo magnético. Aunque la magnetización puede
llevarse a cabo usando imanes permanentes, dado que la intensidad de campo suele ser baja y
además constante, suelen emplearse campos magnéticos inducidos por corrientes eléctricas. La
corriente eléctrica aplicada puede ser continua, alterna o rectificada. El campo magnético generado
por una corriente es tanto más profundo cuanto menor es la frecuencia de la corriente, por lo que
con corriente continua pueden detectarse defectos a mayor profundidad (del orden de 6 mm) que
con corriente alterna. La corriente alterna, generalmente la suministrada por la red a 50 herzios, se
utiliza para defectos superficiales o de pequeña profundidad. En este caso la alternancia de campos
invierte la polaridad sometiendo a las partículas magnéticas a una agitación que facilita su
desplazamiento y, en consecuencia su atracción por los campos de fuga. También pueden usarse
corrientes rectificadas con las que se consigue con la alternancia de intensidad el efecto beneficioso
de la alterna, por producir agitación en las partículas magnéticas, mientras que el sentido único de
polaridad permite tener una buena penetración al igual que con corriente continua.

FIGURA 5: Magnetización con imán permanente o con yugo.


Como ya se ha comentado la orientación de las discontinuidades con relación a las líneas de flujo
magnético tiene mucha influencia porque de ello depende el que se produzca fuga de flujo
magnético.
En función de la orientación esperada de las discontinuidades que se pretendan detectar a través del
ensayo, se deberá escoger una dirección de magnetización adecuada, con objeto de que la
orientación de la discontinuidad forme un ángulo comprendido entre 45 y 90º con relación a la
dirección de las líneas de flujo magnético. Se decidirá pues, si la pieza debe ser imantada mediante
campos longitudinales o circulares.
La magnetización longitudinal, puede conseguirse colocando la pieza entre los polos de un imán
permanente o de un electroimán (figura 5), o bien, en el interior de un solenoide (figura 6). Se
emplean para detectar discontinuidades cuya orientación longitudinal es perpendicular a las líneas
de fuerza.

FIGURA 6. Campo magnético inducido por un solenoide.

La magnetización circular se consigue haciendo pasar a través de las piezas macizas una corriente
de gran intensidad, o si son huecas haciendo pasar por su interior un conductor por el que circula la
corriente. En ambos casos se originan en las piezas campos magnéticos con trayectorias circulares
que rodean a la corriente. Es apropiado cuando la orientación de las discontinuidades es paralela a
la dirección de la corriente.

FIGURA 7: Magnetizacion circular


Como se ha indicado anteriormente, el ensayo de partículas magnéticas consiste en magnetizar la
pieza objeto de examen y evidenciar la presencia de líneas de fuga de flujo magnético. Para ello se
deberá disponer de un equipo de magnetización y de un medio capaz de detectar e indicar la
presencia de las citadas líneas de fuga (partículas magnéticas). En función de cuando se genera la
magnetización de la pieza a ensayar y de cuando se aplican las partículas magnéticas, se hablará de
dos métodos de examen:
El continuo y el residual. En el método continuo la magnetización y la aplicación de las partículas
magnéticas se lleva a cabo simultáneamente, es decir, el campo magnético se mantiene mientras se
aplican las partículas. Es más sensible que el método residual e insustituible cuando se ensayan
materiales ferromagnéticos de baja magnetización residual o remanente (por ejemplo, para aceros
de bajo contenido en carbono). En el método residual, la aplicación de las partículas magnéticas
tiene lugar después de la magnetización de la pieza. Por tanto, sólo será aplicable a materiales
ferromagnéticos con alta magnetización residual o remanente y permitirá, en general, detectar
exclusivamente discontinuidades superficiales.
 Aplicación de las partículas magnéticas.
Las partículas magnéticas pueden aplicarse en seco o por vía húmeda, mediante suspensión en
líquido, disolventes o agua.
La aplicación de las partículas magnéticas secas se lleva a cabo mediante sopladores mecánicos o
manuales, debiéndose producir una dispersión uniforme de las mismas en el aire. Estas partículas
mientras están en el aire, dispuestas en forma de nube, tenderán a dirigirse hacia los campos de fuga
magnéticos.

FIGURA 8. Aplicación vía húmeda de partículas magnéticas.


Actuando en vía húmeda, las partículas se encuentra en suspensión en un líquido, primero se moja
la superficie y mientras está escurriendo se conecta la magnetización durante un corto período de
tiempo, hasta que el líquido deja de escurrir. La vía húmeda aporta mejores resultados que la seca
en superficies lisas situadas horizontalmente, mientras que la seca se utiliza en las demás posiciones
y con piezas rugosas, como pueden se soldaduras o piezas de fundición.
Las partículas empleadas suelen ser limaduras u óxidos de hierro, finamente divididas cuyos
tamaños oscilan entre 1 y 100 micras. Las partículas pequeñas son fácilmente atraídas con campos
magnéticos débiles pero pueden quedarse adheridas por fricción en la superficie, lo contrario
ocurriría con las de mayor tamaño, por lo que en la práctica se suelen utilizar mezclas para
conseguir una buena movilidad a la vez que buena sensibilidad. Por su forma, pueden ser
redondeadas o alargadas, éstas últimas se orientan mejor con las líneas de flujo pero se desplazan
con mayor dificultad, por lo que suelen emplearse mezclas de ambos tipos. Para mejorar el
contraste con la superficie a examinar y facilitar su visualización se emplean partículas coloreadas,
negro, rojo y verde son los colores más usuales o bien se impregnan con pigmentos fluorescentes
con lo que la inspección se realiza con luz ultravioleta.

 Observación, interpretación y registro de las indicaciones.


En la fase de inspección para la observación de las indicaciones, que son los resultados que se
obtienen del ensayo, sólo se requiere una buena iluminación con la luz natural o blanca o luz
ultravioleta dependiendo del tipo de partículas empleadas. También en esta fase las indicaciones hay
que interpretarlas, es decir, establecer la causa que la originó (por ejemplo, puede ser una grieta, un
poro, falta de unión, etc.). La observación de la forma de las indicaciones junto con la experiencia y
conocimientos del operador es lo que permite hacer dicha interpretación.
Los defectos superficiales suelen producir indicaciones definidas muy nítidas en el caso de grietas
(Grietas de temple, grietas de fatiga, grietas de rectificado), las discontinuidades esféricas tipo poros
o las subsuperficiales dan indicaciones no obstante poco definidas.
 Desmagnetización.
Tras la inspección se procedería a limpieza de la pieza y su desmagnetización como último paso del
procedimiento. Es importante la desmagnetización porque la atracción de virutas metálicas podría
ocasionar daños en el funcionamiento de la pieza. Puede realizarse mediante:
Desmagnetización por corriente alterna, colocando la pieza en el interior de una bobina por la que
circula corriente alterna y se va alejando lentamente la pieza hasta que a unos 2 metros se puede
considerar anulado el campo.
Desmagnetización por corriente continua, la pieza se somete a un campo continuo que se va
reduciendo en amplitud, en cada escalón se invierte su sentido.

FIGURA 9: Ciclo de histéresis


REQUISITOS DE LA INSPECCIÓN POR PARTÍCULAS MAGNÉTICAS
Antes de iniciar la inspección por Partículas Magnéticas, es conveniente tomar en cuenta los
siguientes datos:
1. La planificación de esté tipo de inspecciones se inicia al conocer cuál es la condición de la
superficie del material y el tipo de discontinuidad a detectar. Así mismo deben conocerse las
características metalúrgicas y magnéticas del material a inspeccionar; ya que de esto
dependerá el tipo de corriente, las partículas a emplear y, en caso necesario, el medio de
eliminar el magnetismo residual que quede en la pieza.
2. Si se trabaja bajo normas internacionales (Código ASME, API, AWS) o de compañías (Bell,
Pratt & Whitney o GE), las partículas a emplear deben ser de los proveedores de las listas de
proveedores aprobados o confiables publicados por ellas. En caso necesario, se solicita al
proveedor una lista de qué normas, códigos o especificaciones de compañías satisfacen sus
productos.
3. Al igual que en el caso de los líquidos penetrantes, una vez seleccionado uno o varios
proveedores, nunca se deben mezclar sus productos, como puede ser el caso de emplear las
partículas del proveedor A con un agente humectante del proveedor B o las partículas de
diferentes colores o granulometrías fabricadas por el mismo proveedor.
VENTAJAS DE LA PARTÍCULAS MAGNÉTICAS
Con respecto a la inspección por líquidos penetrantes, este método tiene las siguientes ventajas:
 Requiere de un menor grado de limpieza.
 Generalmente es un método más rápido y económico.
 Puede revelar discontinuidades que no afloran a la superficie.
 Tiene una mayor cantidad de alternativas.
LIMITACIONES DE LAS PARTÍCULAS MAGNÉTICAS
 Son aplicables sólo en materiales ferromagnéticos.
 No tienen gran capacidad de penetración.
 El manejo del equipo en campo puede ser caro y lento.
 Generalmente requieren del empleo de energía eléctrica.
 Sólo detectan discontinuidades perpendiculares al campo.

PRINCIPIOS DE INSPECCIÓN POR PARTÍCULAS MAGNÉTICAS


El principio Físico en el cual se basa la
inspección por partículas magnéticas es el
“magnetismo” y este principio se basa en
el comportamiento de los imanes. Por
definición magnetismo es: “La fuerza
invisible que tiene la habilidad de
desarrollar trabajo mecánico de
atracción y repulsión de materiales
magnetizables”.
Procedimiento:

1. Hacer una limpieza Íntegra a la pieza, con el fin


de eliminar todo rastro de escoria de la misma,
para no tener indicaciones falsas en la
inspección, se pueden utilizar cepillos de
alambre y algunos limpiadores.

En esta ocasión utilizaremos:


• Yugo magnético de la marca Magnaflux.
• Rociador de partículas magnéticas tipo salero.
• Partículas magnéticas rosas.
• Medidor de Campo Residual
• Placa de acero.

2. Inducir magnetismo, colocando el yugo


magnético sobre la pieza y a su vez aplicar las
partículas magnéticas rosas, una vez que las
partículas ya estén aplicadas totalmente
sobre la pieza, retiramos el yugo.

3. C
o
mo siguiente paso eliminamos el exceso de partículas
magnéticas de la superficie, esto se hace únicamente
soplando uniformemente la pieza.
4.

Por último tenemos que interpretar y evaluar los


resultados obtenidos de la inspección. Tomando
en cuenta el principio de la inspección por
partículas magnéticas:
• Solo podremos detectar discontinuidades
superficiales y sub-superficiales.
• Solo podremos detectar discontinuidades cuya
orientación sea de forma perpendicular al flujo
magnético que estamos incidiendo.

La inspección por partículas magnéticas es un ensayo no destructivo que se emplea para detectar
discontinuidades superficiales y sub-superficiales, en piezas que pueden ser magnetizadas.
Consta de tres operaciones básicas:
1. Establecer un flujo magnético adecuado.
2. Aplicación de las partículas Magnéticas.
3. Interpretación y evaluación de los resultados.

El método de inspección por partículas magnéticas es utilizado en diferentes ramas de la industria


como: metalmecánica, aeronáutica, naval, construcción, etc.
Se aplica en:
• Inspección de materia prima.
• Inspección en proceso.
• Inspección de producto terminado.
• Mantenimiento de equipo y maquinaria.

Se utiliza también para la inspección de materiales soldados, fundidos, forjados, rolados, etc.
Para explicar y entender de una mejor manera el magnetismo podemos considerar a la tierra como
un imán gigante, ya que tiene un polo Norte y un polo Sur, la aguja de una brújula convencional, la
cual es simplemente una manecilla de acero magnetizada y suspendida en un eje libre para girar, es
atraída por el campo magnético de la tierra, siempre indicando la misma dirección.

Ahora, los materiales Ferro magnéticos están constituidos por grupos de átomos en regiones
microscópicas llamados “Dominios Magnéticos”. Estos dominios en si son pequeños imanes dentro
de la pieza, tienen una polaridad positiva y una negativa en sus extremos opuestos.
Si el material no está magnetizado, tales dominios están orientados al azar, normalmente paralelos
con los ejes de los cristales del material y la componente magnética es nula.
Cuando el material es sujeto a un Campo magnético, los dominios se orientan o alinean
paralelamente con el campo magnético externo, produciendo así un imán. Cuando los dominios han
sido orientados, el material ferro magnético desarrolla una fuerza total que es igual a la suma de la
fuerza de todos los dominios, esta fuerza total es conocida como “Flujo Magnético”.

El Flujo magnético es representado por “las líneas de fuerza magnética”, estas líneas describen y
definen la dirección de un flujo magnético, además cuentan con una cantidad de propiedades
importantes:
• Tienen una dirección definida, salen por el polo Norte y entran por el polo Sur y continúan así su
camino a través del imán, desde el polo Sur al polo Norte.
• Son continuas y siempre forman una curva o un circuito cerrado.
• Las líneas de fuerza magnética son individuales y jamás se cruzan ni se unen entre ellas.
• Su densidad disminuye con el aumento de distancia desde los polos.
• Siguen caminos de menor resistencia magnética.

El espacio que existe dentro y alrededor de un imán, en el cual actúan todas las líneas de fuerza, se
conoce como “Campo Magnético”.
Conclusión:
La inspección por Partículas Magnéticas es una de las pruebas no destructivas más utilizadas en
varias ramas industriales y es de suma importancia el conocer el principio Físico por el cual operan
para así interpretar de una forma correcta los resultados obtenidos.