You are on page 1of 2

Características de la laringe; como está ubicada desde que nacemos hasta que morimos.

El ser humano es capaz de comunicarse cuando nace por medio del llanto, por el medio por el cual
destapa las vías aéreas.

La laringe aparece a partir de la 3º semana de vida intrauterina como una prolongación de la


faringe. Al 3º mes luego de nacido es igual.

Inicialmente esta alto, lo que le permite la deglución. En el recién nacido la epiglotis se sitúa a nivel
de la 1º vértebra cervical, el límite inferior del cartílago cricoideo está en torno a la 3º y 4º.
Alrededor de los 5 años el cartílago cricoideo se posiciona a nivel de la 7º vértebra donde se fijará
a los 20 años.

La laringe se amplía gradualmente, pasando de una T inicial a un círculo. Antes de la pubertad la


laringe es similar en ambos sexos y es difícil de discriminar el sexo a través de la voz.

Durante la muda vocal (entre los 9 y 15 años) la laringe crece en sentido anteroposterior,
desciende, el tórax se alarga y la capacidad vital aumenta. Se pueden ver las cuerdas vocales
edematizadas por alteraciones vasomotoras e hipotonía muscular.

La muda vocal en los hombres ocurre entre los 13 y 15 años y en las mujeres entre los 12 y los 14
años. En los niños las cuerdas vocales se alargan un centímetro y en las niñas 4 milímetros. En los
niños la frecuencia fundamental desciende 1/8 y 4 semitonos para las nenas.

Esto puede durar algunos meses hasta 1 año. La voz se torna levemente ronca e inestable con
varias fluctuaciones más tendiendo a ser graves.

La voz adulta se presenta cuando termina la muda vocal más o menos a los 18 años. La frecuencia
fundamental del sexo masculino empieza a descender a los 60 años, en las mujeres a partir de los
50 años con la menopausia, lo que se considera una muda vocal fonémica.

El tiempo máximo de fonación es de 19, 5 a 19,3 para los hombres y de 17, 3 a 12, 4 para las
mujeres.

Voz senil: encontramos en la laringe dos alteraciones anatómicas:

- Calcificación y osificación de los cartílagos alrededor de los 65 años.


- Atrofia de los músculos laríngeos intrínsecos: estas alteraciones hacen que la voz sea
senil (reducción de la capacidad vital).
- Aumento de la frecuencia fundamental en hombres y reducción en las mujeres.
- Aumento del jitter que indica menor estabilidad de la frecuencia fundamental dando
impresión de temblor.
- Reducción de los tiempos máximos de fonación.
- Aumento gradual de nasalidad y reducción de la intensidad del habla que diferencia el
volumen y la proyección vocal.
- Menor tesitura vocal.
- Aumento de las pausas articulatorias.
Irrigación e inervación de la laringe

la laringe recibe sangre por dos pedículos: el superior, rama de la arteria tiroidea superior que se
divide a poco de su nacimiento y entra en la laringe junto con la rama interna del nervio laríngeo
superior, y la otra, que pasando por debajo de los músculos pre laríngeos, va a unirse1 con su
similar del lado opuesto.

La inervación sensitiva y motora lleva a la laringe por los nervios laríngeos superior e inferior, rama
del neumogástrico.

El nervio laríngeo superior se desprende del 10º par a la altura de la laringe y se divide en dos
ramas, el laríngeo externo que va a dar inervación motora cricotiroideo o tensor externo dela
cuerda vocal, y el laringo interno que da sensibilidad al ventrículo epiglótico. El laríngeo inferior
nace del cuello para llegar a la laringe.

Teorías de la fonación

La laringe posee una triple funcionalidad:

La 1º teoría es la de Lermoyez teoría mioelástica de la fonación, sostenía que durante el acto


respiratorio la presión aérea subglótica al chocar contra un cuerpo elástico lo deforma y luego al
deja de ser presionado vuelve a su posición normal produciendo esto la emisión sonora. En esta
teoría el mecanismo productor de la fonación sería el mecanismo de aducción cordal.

La 2º teoría que es la de Husson con su oposición sostiene que la fonación se produciría por la
acción de impulsos centrales que provocan la respuesta vibratoria normal.

La 3º teoría, la de Gardes y de Galli sostiene el concepto de Husson manifestando que la presencia


de aire subglótico es necesario para que el sonido se produzca, es decir, establecen la conjunción
de la teoría mioelástica y de la neurocronáxica.

Perelló fórmula la teoría mucoondulatoria y establece que la vibración cordal se produce por la
acción vibrátil que produce la mucosa cordal.

Moore y Bon Leden expresan que la capacidad vibratoria de la mucosa es puesta en juego por la
presión aérea subglótica (combinación de la teoría mucoondulatoria con la mioelástica) ha sido
denominada concepto aerodinámica de la fonación.