You are on page 1of 8

MIJANGOS VIVEROS, XOCHITL

VS
GARCÍA NÚÑEZ, JORGE FERNANDO
EXP. NÚMERO 601/2018

CONTROVERSIA DEL ORDEN FAMILIAR.

PENSIÓN ALIMENTICIA.

C. JUEZ TRIGÉSIMO NOVENO DE LO FAMILIAR
DE LA CIUDAD DE MÉXICO.

PRESENTE:

LICENCIADO JOSÉ ANGEL PRAZ MENDEZ, en mi carácter de autorizado
de la parte actora dentro del juicio familiar al rubro citado, comparezco para exponer:

Que por medio del presente ocurso, vengo a dar contestación a la infundada
reconvención formulada por el demandado en el principal, por lo que lo hago en la
siguiente forma:

PRESTACIONES:

A.- En cuanto a esta prestación, se niega acción y derecho; resulta por demás
infundado e improcedente que el ahora actor reconvencionista solicite de la C.
Xochitl Mijangos Viveros, el pago de alimentos provisional y en su caso, definitiva;
ello en términos de la contestación que se hará en el capítulo de hechos.

B.- En cuanto esta prestación, se niega acción y derecho; resulta por demás
infundado e improcedente que el ahora actor reconvencionista solicite a esta
autoridad de lo familiar, el aseguramiento a la C. Xochitl Mijangos Viveros, de una
pensión alimenticia bastante y suficiente; ello en términos de la contestación que se
hará en el capítulo de hechos.

C.- En cuanto esta prestación, se niega acción y derecho; resulta por demás
infundado e improcedente que el ahora actor reconvencionista solicite de la C.
Xochitl Mijangos Viveros, el pago de gastos y costas que generen el presente
asunto; porque en aplicación contrario sensu del artículo 140, primer párrafo, y
fracción V y VI, todos del código de procedimientos civiles para el Distrito Federal,
esta juzgadora, en razón de los medios de pruebas que se desahogarán en su
momento procesal oportuno, llegará a la convicción de absolver a la ahora
reconvenida del pago de gastos y costas reclamadas, dada la temeridad y mala fe
con la que se conduce el C. JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ que se
desprenden de la narración de los Hechos de esta reconvención, así como la notoria
improcedencia de la presente reconvención.

En cuando a los Hechos, se contestan de la manera siguiente:

I.- Este hecho que se contesta, es cierto.

II.- Este hecho que se contesta, es cierto.

III.- Este hecho que se contesta, es falso; se estima así porque el actor
reconvencionista, manifiesta en este apartado, BAJO PROTESTA DE DECIR
VERDAD, que su empresa denominada SOLPISA, SAPI DE C.V., no ha generado
ni producido ingresos en el transcurso del presente año (2018), lo que, según su
dicho demuestra con declaraciones hechas al Servicio de Administración Tributaria,
las que presentó ante esta autoridad jurisdiccional por escrito de 17 de mayo de
2018; lo falso se actualiza, con la misma confesión expresa que realizó el actor
reconvencionista, pero en su carácter de socio fundador de la empresa arriba
señalada, al desahogar la prevención que le efectuó este juzgado familiar mediante
proveído de 16 de abril de 2018, en lo que nos ocupa, de que la negociación
mercantil de que se trata, la fundó el C. JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ el
20 de noviembre de 2014, resultando inverosímil y de ahí lo falso, que desde esta
data la empresa propiedad del ahora reconvencionista no haya producido ni
generado ingresos hasta la actualidad, porque si en el presente caso, lo que busca
el reconvencionista es demostrar que no cuenta con ingresos en lo absoluto que le
permitan subsistir, lo que a su vez se traduce en un aparente estado de necesidad
alimentaria, para que a la postre esta autoridad del conocimiento le reconozca el
derecho a la pensión alimentaria que ahora reconviene, para ello también estuvo en
aptitud de demostrarlo con la presentación de las declaraciones fiscales de la
empresa desde que inició actividades, porque lo único que puede demostrar es que
su negociación mercantil no ha generado por lo que va del año 2018, y no así desde
el 20 de noviembre de 2014, para que así se verificara fehacientemente que en
verdad dicho establecimiento no ha generado ingresos en lo absoluto; pero al no
hacerlo así, es que se advierte que lo único que busca el reconvencionista es
obtener un lucro indebido, reclamando a la actora en el principal el pago de
alimentos, pretendiendo sorprender a esta autoridad del conocimiento con su
proceder, haciendo evidente la mala fe y malicia con la que conduce y con la que
reconvino el C. JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ.
4.- Este hecho que se contesta, es falso; en razón de que si bien, como lo
aduce el reconvencionista, vendimos motu proprio a nuestro hijo de nombre
Fernando Iván García Mijangos, el ubicado en calle Cerezos, número 40, interior
01, colonia Granjas Coapa, con fecha veintiuno de septiembre de 2017; también lo
es, que el ahora actor reconvencional, “se le olvida mencionar”, que de esa
compraventa él recibió la cantidad de $588,000.00 (quinientos ochenta y ocho mil
pesos 00/100 M.N.); lo que se acreditará en el momento procesal oportuno, de
nueva cuenta evidenciándose la mala fe con la que se conduce el actor
reconvencional.

También refiere el C. JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ textualmente,
lo siguiente: “…manifiesto que acordamos ambas partes que dicha cantidad la
ocuparíamos para iniciar un negocio propio para solventar nuestras
necesidades personales y así obtener ganancias para subsistir, lo cual mi
contraparte no hace mención en ninguno de sus hechos qué uso le dio al
capital que recibió por concepto de la venta del inmueble…”; de lo anterior se
advierte la incongruencia e inverosimilitud del dicho del actor reconvencionista, así
como la mala fe y malicia con la que se conduce en el presente asunto, dado que,
por una parte, señala que las partes ahora contendientes “acordaron” que el
numeral obtenido de la compraventa antelada, la destinarían para iniciar un negocio
propio para que “ambos” satisfacieran sus necesidades personales y generar
ganancias –no sólo en beneficio de la C. Xochitl Mijangos Viveros, sino para ambas
partes-, y en otra, refiere que la actora en el principal es omisa en mencionar qué
uso le dio al capital de mérito –entiéndase que ahora la reconvenida fue la única
que recibió en su beneficio el dinero de la transacción de compraventa-; de ahí, que
se actualice la falsedad de las declaraciones del reconvencionista, no obstante, que
las realiza BAJO PROTESTA DE DECIR VERDAD ante esta autoridad de lo
familiar, así como la mala fe y evidente malicia con la que se conduce el C. JORGE
FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ.

5.- Este hecho ni se afirma ni se niega, dado que no es hecho propio de la
ahora demandada; pero no es óbice a lo anterior, que esta H. Autoridad del
conocimiento tenga como confesión expresa, por parte del actor que reconviene, lo
que señala en este apartado, de que en la actualidad renta el departamento que ahí
refiere, bajo la cantidad de $4,400.00 (cuatro mil pesos 00/100 M.N.) mensuales,
lo que se traduce en que el C. JORGE FERNANDO GARCÍA ÑÚÑEZ, de algún
modo cuenta con la solvencia económica para mantener el arriendo arriba
mencionado, así como para sufragar los gastos básicos y mínimos accesorios al
mismo (agua, luz, predial); lo que contraviene con lo que también aduce en su hecho
número 3, de que no cuenta en lo absoluto con ingresos, en razón de que su
empresa SOLPISA, SAPI DE C.V., no ha generado tampoco beneficios
económicos; de ahí, que se actualice la falsedad de las declaraciones del
reconvencionista, no obstante, que las realiza BAJO PROTESTA DE DECIR
VERDAD ante esta autoridad de lo familiar, así como la mala fe y evidente malicia
con la que se conduce el C. JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ.

Con independencia de todo lo anterior, también se solicita a esta H. Autoridad
de mérito, que tenga a considerar improcedentes todos y cada uno de los Hechos
expuestos en su reconvención, porque como se advierte de ellos, únicamente se
constriñe a establecer, esencialmente, que: 1.- su empresa SOLPISA, SAPI DE
C.V., no ha generado ingreso alguno desde que inició actividades, 2.- que la ahora
demandada Xochitl Mijangos Viveros recibió una cantidad de dinero por la
compraventa que las partes contendientes efectuaron de un bien inmueble a su hijo
Fernando Iván García Mijangos, capital del que no da cuenta alguna la demandada
señalada, y que con dicho dinero la ahora reconvenida es autosuficiente para
sufragar sus gastos; y 3.- que el reconvencionista en la actualidad renta un
departamento por la cantidad de $4,400.00 (cuatro mil pesos 00/100) mensuales;
sin expresar y motivar en los mismos, el porqué de su derecho a que la reconvenida
le pague pensión alimentaria, desprendiéndose de los propios Hechos que el C.
JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ, hace contestación de nueva cuenta de la
demanda principal, en razón de que se manifiesta en el sentido de que se encuentra
en un estado de insolvencia que no le permite cumplir con su obligación de pagar
alimentos a la C. Xochitl Mijangos Viveros; incumpliendo con dicho proceder, con lo
preceptuado en el artículo 255, fracción V del código de procedimientos civiles para
el Distrito Federal (ahora ciudad de México)1.

Finalmente, tiene apoyo lo anterior en la tesis 1a. XXXIV/2014 (10a.),
pronunciada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con
número de registro 2005535; cuyo rubro y texto dicen:

INCIDENTES, RECURSOS O PROMOCIONES NOTORIAMENTE
MALICIOSOS O IMPROCEDENTES. SU CONNOTACIÓN. El artículo 57 del

1
Artículo 255. Toda contienda judicial, principal o incidental, principiará por demanda, en la cual se
expresaran:
I. El tribunal ante el que se promueve;
II. El nombre y apellidos del actor y el domicilio que señale para oír notificaciones;
III. El nombre del demandado y su domicilio;
IV. El objeto u objetos que se reclamen, con sus accesorios;
V. Los hechos en que el actor funde su petición, en los cuales precisará los documentos
públicos o privados que tengan relación con cada hecho, así como si los tiene o no a su
disposición. De igual manera proporcionará los nombres y apellidos de los testigos que
hayan presenciado los hechos relativos.
Asimismo debe numerar y narrar los hechos, exponiéndolos sucintamente con claridad y
precisión;
(…)
Código Federal de Procedimientos Civiles prevé que los tribunales no admitirán
nunca incidentes, recursos o promociones notoriamente maliciosos o
improcedentes, y que los desecharán de plano, sin necesidad de mandarlos hacer
saber a las otras partes, ni dar traslado ni formar artículo. Al respecto, la malicia en
las promociones se presenta cuando en ellas se identifica la mala fe del promovente,
por ejemplo, cuando busca retardar la ejecución de alguna resolución o evitar que
una decisión judicial se materialice; por su parte, la notoria improcedencia se
configura cuando de la simple lectura de la promoción se advierte en forma patente
y absolutamente clara la certeza y plena convicción de que la admisión o
acogimiento de lo pedido no dará lugar a una decisión diferente de la que pueda
tomarse desde luego; de manera que lo que el citado artículo trata de evitar es la
tramitación de promociones que resulten ociosas o intrascendentes, ya sea porque
tengan un evidente propósito dilatorio, o porque se formulen peticiones infundadas
por no concurrir los presupuestos de hecho o de derecho que las justifiquen pues,
en esas circunstancias, no es indispensable la previa audiencia del interesado ni
que se admita su promoción, por ser inútil su tramitación al carecer del derecho
subjetivo o procesal correspondiente, por la propia improcedencia de la petición
formulada dentro del procedimiento respectivo, esto, en aras de observar los
principios de prontitud y expeditez procesal contenidos en el artículo 17, párrafo
segundo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En relación al apartado MEDIDAS PROVISIONALES, se manifiesta lo
siguiente:

Resulta totalmente improcedente e incongruente, lo que solicita el actor
reconvencionista, en el sentido de que se le fije a la demandada una pensión
alimentaria provisional, porque por una parte refiere, nuevamente BAJO
PROTESTA DE DECIR VERDAD, que le consta al ahora actor que la demandada
cuenta con actividad laboral propia, pero desconociendo para quién trabaja,
entonces ¿la demandada tiene trabajo propio o es empleada de alguien más?,
siendo así por demás evidente lo NOTORIAMENTE IMPROCEDENTE Y
MALICIOSO DE ESTA RECONVENCIÓN; en ese orden de ideas, en el caso sin
conceder, es carga probatoria del actor reconvencional JORGE FERNANDO
GARCÍA NÚÑEZ, demostrar fehacientemente que la ahora reconvenida cuenta con
una fuente de ingresos –lo que en el presente caso no es así, y quedará demostrado
en el juicio primigenio-; de lo que se advierte una vez más, la mala fe y malicia con
la que se conduce el C. JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ, tanto hacía con la
C. Xochitl Mijangos Viveros, y ante esta H. Autoridad de lo familiar.
Respecto al capítulo de PRUEBAS, se manifiesta:

Se objetan de manera general en cuanto a su alcance y valor probatorio,
todos y cada uno de los medios convictivos ofertados por el reconvencionista.

Se objeta de manera específica su probanza numeral 2, consistente en
TESTIMONIAL a cargo de ANA VELIA PATRÍA GARCÍA NÚÑEZ y LAURA
LETICIA GARCÍA NÚÑEZ, toda vez que la misma no fue ofertada conforme a
derecho, en razón de que dichos atestes dice el C. JORGE FERNANDO GARCÍA
NÚNEZ, los relaciona con todos y cada uno de los Hechos de su escrito de
reconvención, cuando de la simple lectura de los mismos no se advierte que se haga
mención de que a las personas arriba señaladas, hayan presenciado todos y cada
uno de los Hechos que narra en su reconvención; contraviniendo con ello, lo
señalado por el artículo 255, fracción V del código adjetivo civil para el Distrito
Federal ahora ciudad de México; de ahí lo improcedente de esta prueba testimonial.

Se objeta de manera especial, su prueba número 4 consistente en
INSPECCIÓN JUDICIAL, en virtud de que la misma no fue ofertada conforme a
derecho corresponde, dado que si bien señala los puntos sobre los cuales deberá
versar dicha prueba, también lo es, que no señala la ubicación en donde tendrá
verificativo su prueba de inspección judicial, esto es el domicilio de la supuesta
negociación denominada “estética” propiedad de la C. Xochitl Mijangos Viveros –lo
que es falso, como se probará en el momento procesal oportuno-, porque no
obstante que el señalar el domicilio no lo contempla el artículo 297 del código de
procedimientos civiles para el Distrito Federal, ahora ciudad de México, el C.
JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ, trata de revertir de mala fe a la aquí
demandada, una carga probatoria que a todas luces le corresponde al propio actor
reconvencionista, esto es, de demostrar su aseveración de que la reconvenida
posee una negociación mercantil de su propiedad, lo que en el presente caso, se
traduciría en que la reconvenida tenga la obligación procedimental de acreditar un
hecho falso, esto es, que sea propietaria del establecimiento que aduce tener el
aquí actor; en una más, es fatiga procesal en virtud del derecho consuetudinario,
que al ofertarse la inspección judicial como en este caso, se deban señalar todos y
cada uno de los elementos necesarios para el debido desahogo de la misma,
contemplado el domicilio donde deba tener efecto el referido medio de prueba, lo
que en la especie no hizo el actor reconvencional; de ahí, que resulte improcedente
la inspección judicial que se objeta.

Se oponen como EXCEPCIONES Y DEFENSAS:
1.- La de OBSCURIDAD DE LA DEMANDA.

2.- LA DE FALSEDAD DE DECLARACIONES.

3.- LA DE IMPRECISIÓN EN EL PLANTEAMIENTO DE LA DEMANDA.

4.- LA DE PLUS PETITIO.

5.- LA DE IMPROCEDENCIA DE ACCIÓN Y DERECHO.

6.- EXCEPCIÓN DE SINE ACTIO AGIS.- Consisten en que la actora no tiene
el derecho procesal a impulsar al órgano jurisdiccional para que resuelva en su
favor.

DERECHO.

Se ofrecen como medios de PRUEBAS, los siguientes:

1.- CONFESIONAL a cargo de JORGE FERNANDO GARCÍA NÚÑEZ ….

2.- TESTIMONIAL a cargo de FERNANDO IVÁN GARCÍA MIJANGOS ….

3.- DOCUMENTAL PÚBLICA consistente en informe que rinda SAT …

4.- DOCUMENTAL PÚBLICA consistente en informe que rinda CNBV…

5.- DOCUMENTAL PÚBLICA consistente en copia simple de TRANSFERENCIAS
BANCARIAS…

6.-

Derivado de lo antes expuesto a Usted C. Juez, atentamente pido se sirva:

PRIMERO.- Tenerme por presentado en términos del presente ocurso,
desahogando en tiempo y forma la vista que se me ordenó en auto de fecha 05 de
junio de 2018 y publicado en el boletín judicial el día 06 de mismo mes y año.

SEGUNDA.- Tenga a bien tomar en consideración las manifestaciones que
se realicen y en consecuencia certifique la confesión expresa que deriva del escrito
de contestación de demanda, así como las contradicciones en que incurre el hoy
demandado.
TERCERA.- Tenerme por objetando todas y cada una de las pruebas
ofertadas por la parte demandada, con excepción de que se hacen propias en
aplicación del principio de adquisición procesal; una vez declarado procedente todo
lo solicitado, determine lo que en derecho corresponda.

PROTESTO LO NECESARIO.

_____________________________