You are on page 1of 15

Vol. 3 Nº 2 págs. 229-243.

2005

www.pasosonline.org

Inter, multidisciplina y/o hibridación en los estudios socioculturales
del turismo

Marcelino Castillo Nechar †
Universidad Autónoma del Estado de México (México)

Resumen: El artículo presenta un análisis respecto a la forma en que se construye lo sociocultural en el
turismo, cuáles han sido sus tendencias y la forma de concebirlo. Además, aborda una reflexión en cuan-
to a la situación de los aspectos socioculturales en la sociedad moderna, que tiene que ver con la globali-
zación y la crisis y en las cuales los presupuestos clásicos no alcanzan a explicar la cuestión sociocultural
en aquellas dimensiones. Empero, el aspecto medular lo constituye la reflexión metodológica para la
construcción de los nuevos conocimientos turísticos de corte híbrido, con el manejo de los préstamos
disciplinarios y en las especialidades.

Palabras clave: Turismo; Sociocultural; Interdisciplina, multidisciplina e hibridación.

Abstract: The article presents an analysis with regard to the form in which the sociocultural thing is
constructed in the tourism, which have been his(her,your) trends and the way of conceiving it. In addi-
tion, it approaches a reflection as for the situation of the sociocultural aspects in the modern society, who
has to see with the globalization and the crisis and in which the classic budgets do not manage to explain
the sociocultural question in those dimensions. However, the fundamental aspect constitutes it the meth-
odological reflection for the construction of the new tourist knowledges of hybrid cut, with the managing
of the disciplinary lendings and in the specialities.

Keywords: Tourism; Sociocultural; Interdiscipline, multidiscipline and hybridization


• Marcelino Castillo Nechar es Licenciado en Turismo y Maestro en Investigación Turística por la U.A.E.M. Ha
sido Director de Relaciones Públicas de la Empresa Mercadológica Editur Presidente del Colegio de Licenciados en
Turismo del Estado de México; Asesor de la Dirección de Turismo del Estado de México; etc. Actualmente es profe-
sor investigador del Centro de Investigación y Estudios Turísticos (CIETUR) la Facultad de Turismo de la U.A.E.M.
E-mail: marcanec62@hotmail.com

© PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. ISSN 1695-7121
230 Inter, multidisciplina y/o hibridación ...

rismo como objeto de estudio se limita a
Introducción una reducción epistemológica al aplicar
cualquier paradigma para darle cierto sta-
Después de los estudios económicos, las tus de cientificidad, menos aún que el tu-
principales aportaciones en materia de rismo solamente sea un área temática dis-
turismo han sido los realizados por la socio- ciplinaria, pues ello sólo evidenciaría la
logía y la antropología, de ahí que el turis- incapacidad para fundar objetos a carácter
mo sea concebido como un fenómeno socio- turístico. Porque, ¿qué sentido tendrían los
cultural, y no precisamente porque se le estudios turísticos y la formación de estu-
relacione con lo que ha sido llamado el mo- diantes en este campo de conocimiento si
vimiento masivo de personas, sino porque otras áreas y otros egresados tienen un
en su manifestación se observan impactos mayor dominio en contenidos curriculares
en diversos ámbitos de la vida de las comu- de tipo social, antropológico, psicológico o
nidades donde éste se presenta. económico y administrativo para operar a
Es por ello que abordar el estudio del tu- la actividad turística? Requerimos recono-
rismo bajo la concepción sociocultural im- cer que el estudio del turismo es mucho
plica reflexionar no solo la problemática más que una reducción lógica que aparenta
que plantea el análisis de aspectos como el ser garantía de toda reducción ontológica;
tiempo libre, la sociedad de consumo, las efectuar un esfuerzo para construir lo turís-
tendencias culturales y sociales, los motivos tico implica cuestionar la esencia particular
y gustos que derivan en condiciones cultu- de este fenómeno.
rales particulares como la elección de de- Las condiciones del desarrollo científico
terminados destinos turísticos, sino tam- en el campo de lo social hoy se debaten en-
bién involucra el análisis de la condición tre la adaptabilidad del conocimiento y la
contextual de la actividad turística centra- innovación. Inter y multidisciplinariedad
da en sus políticas, modelos de conducción constituyen la alternativa para no solo
que impactan la vida comunitaria, la globa- adaptar sino innovar; sin embargo, en el
lización de prácticas económicas, sociales y caso de lo turístico tales situaciones no se
culurales, la modernización de los destinos pueden limitar a la indagatoria sensorial de
turísticos, hasta la aportación de esquemas sus manifestaciones y hechos. Es necesario
conceptuales y teóricos que vayan preci- rescatar la idea de que el problema princi-
sando el objeto “turismo” en esta orienta- pal que afronta el turismo no es su manejo
ción. y orientación como negocio sino cómo apre-
Cabe señalar que abordar el estudio del hendemos y conducimos una realidad que
turismo desde la óptica de la aportación en el discurso y en el modelo convencional
sociocultural plantea -de entrada- dos retos: están resultando marginadora de las ma-
el de la construcción metodológica, teórica y sas, alienante en las relaciones turísticas y
hasta técnica; pues es común en las inves- poco sustentable para el desarrollo integral
tigaciones turísticas tomar, de manera de los destinos turísticos.
ecléctica, diversas terminologías y encami- El turismo a carácter sociocultural no es
namientos que no resultan compatibles la folclorización de la cultura, o la industria
cuando del hecho o fenómeno turístico se de los servicios y de la recreación de lo ex-
quieren indagar situaciones vinculadas a ótico y lo pintoresco; tampoco es ese discur-
la cultura y al comportamiento social. Otro so “angelical” –seudo-humanista- que lo
reto lo constituye la construcción de objetos concibe como un vehículo de paz y comuni-
de estudio a carácter turístico, dada la “jus- cación entre los hombres de buena voluntad
tificación” de que en la ciencia social existe y entre las naciones. Es un hecho que pre-
una crisis de paradigmas y, además, de que senta el reto de la contradicción humana
el estudio del turismo en esta área es re- manifiesta en sus intituciones, en sus ideas
ciente. No pretendamos considerar al tu- y en sus productos materiales; indica for-
rismo como ciencia por el simple hecho de mas de vida, organización, creencias y has-
conjuntar teoría y práctica, como lo refieren ta superticiones que caracterizan al homo
los clásicos, pero tampoco consintamos el turisticus en sociedad.
planteamiento de los críticos, de que el tu-
Marcelino Castillo Nechar 231

Antecedentes ciones, la relación de las horas laborales y
de descanso, el entretenimiento, la práctica
La importancia que cobraron los despla- del deporte, las actividades culturales, etc.
zamientos turísticos durante el siglo XX Sin embargo, ello no quiere decir que sea
llevó al turismo a ser concebido como algo irrelevante ese tipo de estudios sino que
trascendente tanto para los países que po- nos ha llevado a visiones reducidas de la
seían recursos y atractivos como para las relación que tiene el turismo con la cultura,
mismas poblaciones e individuos que las la sociología y/o la antropología debido a
componían, de ahí que los diversos gobier- que se supedita a ser abordado con su len-
nos le concedieran máxima atención en sus guaje especializado sin poner en crisis las
diversas facetas: la económica, la estadísti- categorías, los términos o las mismas me-
ca, la política hasta la social y la cultural. todologías para hacer una reconstrucción
(Fernández: 1978; 17-19) crítica y analítica de los objetos que poda-
Ello generó que tanto individuos como mos llamar turismo cultural, sociología
asociaciones y gobiernos se dieran a la ta- turística o antropología del turismo.
rea de estudiarlo. Resultado de esto se de- De hecho, en un recuento teórico de las
rivaron disciplinas como la psicología turís- principales aportaciones de esta corriente
tica, aquella encargada de estudiar las mo- de estudio -la socioantropológica- Julio
tivaciones, las preferencias de los lugares, Aramberri nos muestra que sus variantes
los cúandos, cómos y porqués; la economía explicativas oscilan entre las teorías com-
turística referida al análisis de la oferta y pensatoria, que ven al ocio y al turismo
la demanda; la política turística que desta- como una necesidad que han de ser funcio-
ca las acciones a seguir en la organización y nales con los fines de las sociedades y como
conducción del turismo; hasta la llamada compensación de los esfuerzos y penalida-
sociología turística que en términos genera- des que acarrea la vida productiva, y en
les ha buscado indagar “...el comportamien- ella se encuentran las teorías humanistas y
to turístico de los grupos humanos según las de la alienación; hasta las teorías con-
edad, nacionalidad, formación cultural e flictivas que conciben al turismo como una
intelectual, medio social, clima, mentali- forma más del colonialismo económico, polí-
dad, religión, factores imitativos, etc.” (Ibid; tico y cultural. (Aramberri: 1982; 13-22)
18) Estudios recientes en este campo del co-
No menos prolíficos han sido los estudios nocimiento muestran ciertas convergencias
con un enfoque cultural del turismo, enten- en el tratamiento terminológico y concep-
diendo a éste como un “Tráfico de personas tual, aunque aportan un mayor nivel de
que se alejan temporalmente de su lugar reflexión en la determinación del objeto de
fijo de residencia para deternerse en otro estudio. La llamada corriente crítica del
sitio con objeto de satisfacer sus necesida- turismo, patentizada en el Movimiento
des vitales y de cultura o para llevar a cabo Nuevo Tiempo Libre, concibe al turismo
deseos de diversa índole, únicamente como como un fenómeno social que tiene como
consumidores de bienes económicos y cultu- factor esencial al ocio, como una actitud de
rales”. (Morgenroth. Cit. por Ibid; 30) contemplación y trascendencia (Molina,
Sin embargo, no podemos limitarnos a Et.al: 1986; 4-5), el cual plantea un proble-
aceptar que la esencia del turismo se re- ma conceptual para su adecuado trata-
duzca a una manifestación pura y escueta miento.
de lo económico en cualquier hecho que se En tal virtud, Molina al desarrollar el
le quiera observar. análisis del problema referido, plantea la
La otra visión, que ha aportado esta co- propuesta de un modelo llamado fenomeno-
rriente socioantropológica, es la reducción lógico para el turismo ya que “...facilita la
de la teoría del turismo a la teoría del ocio y trascendencia de los valores, intereses y
del tiempo libre. Si bien es cierto que el expectativas del hombre hacia superiores y
turismo se manifiesta en el marco de aque- más perfeccionados estadios de vida” (Moli-
llos, no es ni significa lo mismo. La abun- na: 1986; 85); sin embargo, ese análisis
dante bibliografía respecto a la moderna presenta un recuento histórico del ocio en
“civilización del ocio” se ha limitado a estu- diversas etapas de la humanidad para con-
dios descriptivos y estadísticos de las vaca- cluir que el ocio contemporáneo es la posibi-
232 Inter, multidisciplina y/o hibridación ...

lidad de reproducción del capital mediante nivel social y cultural está produciendo “Un
el consumo (Ibíd.; 108). Tal concepción, en mundo organizado en torno a grandes
realidad no rebasa el abordaje fenoménico. aglomeraciones difusas de funciones eco-
Heidegger aclara al respecto: “Fenoménico nómicas y asentamientos humanos disemi-
se llama a lo que se da y es explanable en la nados a lo largo de vías de transporte, con
forma peculiar de hacer frente al fenómeno; zonas rurales intersticiales, áreas periur-
de aquí el hablar de estructuras fenoméni- banas incontroladas y servicios desigual-
cas. Fenomenológico se dice todo lo que mente repartidos en una infraestructura
entra en la forma de mostrar y explanar y discontinua” (Borja y Castells: 1998; 13). Y
lo que constituye los conceptos requeridos es que este mundo globalizante está estruc-
en esta disciplina” (Heidegger: 1971; 78). turado globalmente en su centro y deses-
Ello quiere decir que podemos hablar de tructurado localmente en múltiples perife-
objeto fenoménico o realidad fenoménica, rias.
aunque lo que respecta a la investigación se Es menester aclarar que no toda la acti-
deba referir como investigación fenomeno- vidad económica o cultural en el mundo es
lógica, de epoché ( fenomenológi- global, más bien la inmensa mayoría de
ca1. Aclarando aún más: decir fenoménico dichas actividades, en proporción de perso-
es hablar de un adjetivo que se revela en el nas participantes, es del ámbito local o
fenómeno, mientras que decir fenomenoló- regional. La cuestión es que hablar de un
gico es calificar el manifestarse del objeto mundo globalizante, estructurado global-
en su esencia, como igualmente la indaga- mente en su centro, implica comprender
ción de lo que hace posible este manifestar- que el proceso de globalización de la eco-
se. nomía y la comunicación tiene como centro
Ante este panorama lo que resta es con- de dicha transformación una revolución
tinuar aportando y construyendo con un tecnológica que ha cambiado nuestras for-
sentido crítico, de tal manera que no sólo se mas de producir, consumir, gestionar, in-
solventen problemas prácticos sino también formar o pensar; más aún, las actividades
conceptuales. estratégicamente dominantes están organi-
zadas en redes globales de decisión e inter-
Problemática cambio controladas “desde” el centro por
organismos económicos y financieros así
Dos aspectos que se encuentran en el como de cooperación política internacional.
desarrollo de las sociedades modernas y Tal es el caso de México cuando se integra a
que tienen que ver con el turismo y sus la economía norteamericana mediante el
manifestacionesson: la globalización y la Tratado de Libre Comercio y, a través del
crisis. mismo, a la economía global. Para ellos el
Hoy la humanidad se encamina a un Distrito Federal tuvo que reforzar sus fun-
mundo de urbanización generalizada no ciones de gestión y coordinación internacio-
sólo porque los datos así lo indican sino nal transformando su estructura espacial
porque la tendencia es que las áreas rura- para el cumplimiento de dichas funciones
les formarán parte del sistema de relacio- como en el caso del Paseo de la Reforma
nes económicas, políticas, culturales y de donde se localiza un corredor financiero
comunicación organizadas a partir de los importantísimo o las promociones inmobi-
centros urbanos. liarias del complejo Santa Fe con un espa-
Este fenómeno llamado globalización se cio exclusivo de 650 hectáreas para sedes
está apoyando en la revolución tecnológica comerciales como Hewlett Packard, Grupo
informacional que articula procesos socia- Cifra, Televisa y las tiendas de lujo, hoteles
les, económicos y culturales a distancia, y residencias de alto nivel. Entre tanto, la
haciendo depender la riqueza de las nacio- desestructuración local -en múltiples peri-
nes, empresas e individuos de los movi- ferias- en la era de la información no diluye
mientos de capital a partir del sistema los centros urbanos como pensaban los de-
emergente de multimedia, controlado fina- terministas tecnológicos, sino que, al con-
nanciera y tecnológicamente por grandes trario, al permitir la gestión y la comunica-
grupos internacionales. ción entre sí de sistemas urbanos y rurales
El impacto que este fenómeno genera a distantes, tiende a concentrar a la pobla-
Marcelino Castillo Nechar 233

ción en aglomeraciones territoriales, par- ciar las misas en los atrios de las iglesias,
cialmente discontinuas, de gigantesca di- para que las multitudes de fieles pudieran
mensión y de características socioespaciales ver. A finales del siglo XVI, los oficios ya no
nuevas. se celebraban más que en el interior de
Tal situación conlleva a hablar hoy de la simples capillas”. (Rouland, Et.al: 1999;
ciudad multicultural. 283)
Aunque históricamente las sociedades Para la mentalidad de los europeos de
civiles se han constituido a partir de la aquella época, estos pueblos constituían
multiplicidad de etnias y culturas, nuestras salvajes con formas de vida rudimentarias
modernas ciudades o megalópolis concen- cuyo esclavizamiento y liquidación no eran
tran en mayor grado dicha diversidad pro- más que un mal menor. Hoy, la mentalidad
vocando con ello crisis en diversos órdenes; para las grandes corporaciones financieras
quizás el reto más importante de aquellas y económicas, con relación a gran parte de
ciudades sea no sólo su gestión sino solven- los pueblos de la humanidad en esta era
tar las tensiones y los conflictos intercultu- globalizada no cambia en esencia su signifi-
rales, es decir, establecer mecanismos de cado, aunque sí adquiere otra dimensión en
convivencia y respeto de la diferencia. En cuanto al binomio inclusión-exclusión. In-
los últimos años del siglo XX, la globaliza- clusión en cuanto a lo que crea valor y de lo
ción de la economía y la aceleración del que se valora; exclusión de lo que se deva-
proceso de urbanización incrementaron la lúa o se minusvalora. Es, a la vez, un sis-
pluralidad étnica y cultural de las ciudades tema dinámico, expansivo y un sistema
a través de procesos migracionales que segregante y excluyente de sectores socia-
condujeron a la interpenetración de pobla- les, territorios y países que no entran en
ciones y formas de vida dispares en espa- esa lógica valorativa de la producción. Pero
cios comunes. Lo global en este sentido esta transformación histórica no se limita
tiene dos características: se le localiza so- al ámbito de lo tecnológico y lo económico;
cialmente de forma segmentada y espa- afecta también a la cultura, a la comunica-
cialmente de manera segregada. (Ibid; 112) ción y a las instituciones políticas. A tal
Así, esta era de la información global es grado es esto que el resultado de ello con-
también la era de la segregación racial. La lleva al establecimiento de procesos contra-
segregación espacial de las etnias y razas dictorios entre la globalización tecno-
en las ciudades no es una mera herencia de económica y la especificidad creciente de
un pasado discriminatorio, es también una las identidades y la crisis de los Estados
característica de la globalización y de la nacionales, ya que al tratar de consensar la
crisis. En el pasado la segregación racial no pluralidad de identidades territoriales y
sólo tenía que ver con las cuestiones para culturales, que aspiran ser representadas
evitar las mezclas sino también era una por los Estados nacionales, se generan pro-
forma de discriminar a los autóctonos para cesos conflictivos que, en último término,
la supremacía de la raza hegemónica que terminan por deslegitimar la idea de repre-
buscaba consolidarse cultural, ideológica y sentación nacional. Consecuentemente, los
económicamente. Si observamos las cifras proyectos de desarrollo se inhiben ante la
de lo que significó la segregación racial en incapacidad de negociar la adaptación con-
términos del afán de lucro, las necesidades tinua a la geometría variable de los flujos
del comercio hasta las sangrías demográfi- de poder.
cas que incluyeron genocidios y etnocidios Lo anterior no está muy lejos de lo que
nos percatamos de lo siguiente: “Se estima significa el llamado desarrollo turístico, es
que en 1492 la población de América Latina más se hace presente comúnmente. Una
comprendió entre 70 y 88 millones de habi- característica de este tipo de desarrollo, que
tantes; 150 años más tarde no quedaban genera problemas sociales y culturales en
más que tres millones y medio. Los aztecas la población son el crimen, la violencia, el
pasan de 15 millones a 2 millones en un hambre y la pobreza, y es que “La concen-
siglo. El México central sufre una caída que tración espacial de minorías desfavorecidas
va de 25 millones a 1 millón de habitantes. conduce a crear verdaderos agujeros negros
En este país, se sabe que al principio de la de la estructura social urbana, en los que se
conquista los franciscanos tenían que ofi- refuerzan mutuamente la pobreza, el dete-
234 Inter, multidisciplina y/o hibridación ...

rioro de la vivienda y otros servicios urba- bre la base de apoyar los esfuerzos dedica-
nos, los bajos niveles de ocupación, la falta dos a la preservación y manejo de las áreas
de oportunidades profesionales y la crimi- naturales donde se desarrolla o de aquellas
nalidad”.(Ibid; 122) prioritarias para el mantenimiento de la
Este tipo de hechos sin duda repercute biodiversidad”. (Alianza del Turismo: 2001)
en la estructura y fucionamiento del turis- Las tendencias del turismo moderno
mo. Ejemplo de ello fueron los ataques te- apuntan hacia la globalización, la crisis y la
rroristas en Estados Unidos de Norteamé- contibución a la paz. Y es que el turismo
rica, los cuales afectaron la actividad turís- hoy se concibe como una actividad global
tica al grado de que la Organización Mun- que interrelaciona la concertación interna-
dial del Turismo difundió un análisis inme- cional. Se dice que “La industria turística,
diato de su repercusión, informando que los en los próximos 8 años, antes del 2005,
turistas estaban posponiendo sus vacacio- doblará su volumen de operación actual,
nes y eligiendo destinos más próximos y dando trabajo a un colectivo que alcanzará
confiables. Más aún, la previsión sobre el los 165 millones de personas. Es y será sin
crecimiento de la llegada de turistas a nivel ninguna duda una de las actividades más
mundial en el 2001 pasó de un 3% a un 1.5 decisivas del tercer milenio y sobre ella se
% (OMT a; 2001). Aunado a estos análisis, fundamenta en buena parte la paz, la in-
en la Conferencia Líderes del Turismo para terrelación y la redistribución económica”.
el Milenio, Nelson Mandela, expresidente (AMFORT: 2001)
sudafricano, abordó los dos principales pro- Como se observa, el reto que tiene la
blemas de nuestro tiempo: la paz y la ate- producción del conocimiento turístico, a
nuación de la pobreza. El señaló: “El turis- partir de los presupuestos sociológicos y
mo ha llegado a ser la actividad económica antropológicos, demanda una renovación de
de mayor volumen y crecimiento del mun- lo convencionalmente entendido como tu-
do. El reto consiste en utilizar eficazmente rismo en este campo. Hoy la cultura, los
la fuerza del sector en la lucha contra la valores, la tolerancia, el entendimiento, la
pobreza” (Ibid). Cabe señalar que en esa convivencia y la sostenibilidad son térmi-
conferencia también se abordaron tres as- nos que requieren re-pensarse2, pues si
pectos esenciales para el desarrollo preten- bien es cierto al turismo se le concibe como
dido en torno a las tendencias del turismo: “...un instrumento de desarrollo personal y
la protección al medio ambiente, del patri- colectivo que busca la comprensión y la
monio cultural y el uso de la tecnología en promoción de los valores éticos comunes de
relación con el turismo. la humanidad, en un espíritu de tolerancia
Ciertamente la criminalidad o el terro- y respeto de la diversidad de creencias,
rismo constituyen un lastre para hacer del prestando atención a las tradiciones y prác-
turismo el motor del desarrollo, pero ticas sociales y culturales de todos los pue-
igualmente el uso selectivo de la tecnología. blos, incluso el de las minorías nacionales y
Más aún, trasponer el subdesarrollo de los de las poblaciones autóctonas” (OMT b;
países que cuentan con una variedad de 2001), son términos que en su indagación
recursos no es fácil cuando sus condiciones teórico-práctica tendrán que abordarse de
de vida y los espacios que habitan -a la vez manera inter y multidisciplinaria, lo cual
que los segregan, aumentan los índices demanda adecuadas estrategias metodoló-
delictivos- carecen de acciones por parte del gicas a fin de no hacer de ese tipo de estu-
sector público, privado y social para aportar dio eclecticismos banales.
soluciones integrales. En este concierto mundial globalizante,
Un modelo en boga, que deberá ser dis- la importancia que cobra lo sociocultural es
cutido de manera interdisciplinaria lo cons- un parteaguas para reactivar el desarrollo
tituye el ecoturismo el cual es entendido turístico. Muchas naciones han centrado su
como aquel “...dedicado al disfrute de la proyección al legado histórico y cultural de
naturaleza, de forma activa, con el objetivo sus territorios para una mayor captación de
de conocer e interpretar los valores natura- visitantes, otras han compatibilizado sus
les y culturales existentes en estrecha in- recursos naturales con su riqueza cultural.
teracción con las comunidades locales y con Sin embargo, la mentalidad economicista y
un mínimo de impacto en los recursos; so- pragmática de nuestra sociedad moderna le
Marcelino Castillo Nechar 235

ha puesto precio a casi todo lo que se puede ella se tienen diversas aportaciones que
disfrutar. La industria del entretenimiento van desde la economía hasta la antropolo-
no ha dejado fuera la cultura y el turismo: gía, pasando por la historia y la psicología,
manifestaciones, tradiciones y costumbres entre las principales disciplinas encargadas
se han folclorizado y exotizado al grado de de estudiarlo. Una nueva tendencia lo cons-
lucrar con creencias y prácticas comunita- tituyen los estudios aportados por los inge-
rias que despersonalizan y alienan a los nieros forestales, sobre todo en los Estados
individuos. Unidos de Norteamérica quienes, dada la
En el discurso oficial es común escuchar preocupación por la preservación del medio
que el turismo contribuye de manera signi- ambiente, han propuesto modelos alterna-
ficativa al desarrollo nacional en todos sus tivos basados en la relación hombre-
campos, entre ellos el cultural. Sin embar- naturaleza patentizados en el llamado eco-
go, el modelo convencional desvalora las turismo, turismo verde y aún por otros de-
facetas socioculturales del turismo por su nominado turismo rural. (Jafari: 1994; 32)
criterio estandarizado, masificado y consu- Cabe señalar que a partir de esta re-
mista. Turismo y manifestaciones sociocul- flexión diversos estudiosos de la conceptua-
turales son una relación que implica mucho lización y metodología del turismo han se-
más que instrumentar programas de pro- ñalado la necesidad de encontrar alternati-
moción, inversión o propaganda; implica un vas de construcción particulares al campo
esfuerzo por reconvertir desde lo normati- del turismo, sin dejar de reconocer la nece-
vo, lo educativo, el medio ambiente natural sidad de seguirse valiendo de las aportacio-
hasta lo étnico y cultural, sustentable y nes de la sociología para esta tarea (Crf.
cualitativo de tal práctica. Ponterio: 1991 y Rocha: 1992).
Empero, no podemos dejar de señalar la
Orientación teórico-metodológica principal polémica a la que se enfrenta la
ciencia social en cuanto al estatus de la
La interpretación y análisis de la rela- producción de su conocimiento. “No hay
ción del turismo con los aspectos sociocultu- consenso en las llamadas ciencias del espí-
rales se han dado a partir del manejo de ritu, culturales, humanas o sociales, acerca
escasas variables, debido a la concepción de su fundamentación” (Mardones: 1991;
tradicional del turismo. El análisis del 19). Esta polémica, que versa sobre su esta-
tiempo libre, los escenarios futuros, usos y tus de cientificidad, mostraba que las na-
valores culturales, entre otros, no se consi- cientes disciplinas sociales eran una nueva
deran sustanciales para la elaboración de forma de abordar a la sociedad, la vida de
planes integrales de desarrollo. Por otro los hombres y sus múltiples relaciones y
lado, la pobreza conceptual de la mayoría que éstas no eran ni algo claro ni dado de-
de los estudios en esta línea se ha hecho finitivamente de una vez por todas. Lo cier-
patente por el empirismo de las investiga- to es que dos grandes tradiciones persisten
ciones. La consecuencia de ello es obvia: hasta nuestros días para analizar las rela-
solo se describen hechos sin interpretar sus ciones sociales: la ciencia como explicación
posibles significados o coadyuvar a trans- causal y la ciencia como explicación teleoló-
formar la realidad. gica; y en ellas podemos abrir un amplio
Por ello es necesario ubicar esta línea de abanico de posibilidades y/o ramificaciones
investigación en los estudios turísticos de que van desde el positivismo decimonónico
vanguardia, entendiendo que: los estudios hasta el racionalismo crítico sin dejar fuera
sociocultuales del turismo son aproxima- los holismos e idealismos.
ciones teórico-metodológicas que buscan Aquí cabría preguntarse: ¿todo vale en
precisar niveles de actuación inter y mult- la ciencia? Parafraseando a Feyerabend
disciplinaria en el análisis de las manifes- responderíamos: “Hay que atreverse a pen-
taciones, hechos, actividades y fenómenos sar a la contra si se quiere ser fructífero”
del homo turisticus en sociedad, con base (Feyerabend: 1974; 52). Y es que para al-
en la interpretación crítico-reflexiva de lo gunos, la ciencia se asemeja al arte (Op.cit;
social. 53) en el sentido -al igual que el quehacer
Es cierto, el turismo es un objeto de es- creativo literario o artístico- de quien repite
tudio perteneciente a la ciencia social, de no logra más que un eco de lo ya visto, de lo
236 Inter, multidisciplina y/o hibridación ...

ya conocido; y por ello la búsqueda del dis- tiéndose en artificiales y arbitrarios. Entre
enso, de la contradicción y de la ruptura disciplinas vecinas hay espacios vacíos o
nos permitirá aprovechar todo aquello que terrenos inexplorados en los que puede
pueda sugerir y despertar la originalidad penetrar la interacción entre especialida-
no sólo para salvar núcleos discursivos, des y campos de investigación, por hibrida-
teórico-metodológicos, sino para derribar ción de ramas científicas”. (Dogan; 1998)
dogmas y edificar nuevas teorías. Como se puede apreciar, en ciencia so-
Por ello no podemos permanecer ajenos cial y en turismo no podemos aferrarnos a
a este tipo de discusiones que ponen de una idea unívoca respecto a la construcción
manifiesto que la ciencia actual no está tan de conocimiento, pues las fronteras se tor-
claramente demarcada de otras tareas inte- nan difusas, pero ello no quiere decir que se
lectuales, ni que hay una unidad de método acepte cualquier presupuesto teórico y/o
dentro de la ciencia. Que el método hipoté- metodológico para tal construcción. El reto
tico-deductivo no es el único método cientí- más bien estriba en cómo planteamos los
fico ni los eclecticismos y holismos son la objetos de estudio que se reconozcan como
panacea; pero, “La historia de la metodolo- turísticos y la participación inter, multidis-
gía sugiere que los métodos hipotéticos son ciplinaria y/o híbrida que le dé un sentido
más fuctíferos que los inductivos”. (Ibid; 54) nuevo a lo que se pretenda abordar.
Lamentablemente, en los estudios turís- Thomas Kuhn, tras haber creído que las
ticos la tendencia se ha cargado hacia la disciplinas eran vectores de paradigmas, se
cuestión inductiva con los clásicos trabajos decantó por las "matrices disciplinarias",
estadísticos, econométricos, sociodescripti- unidades menores que las disciplinas. Aún
vos y etnoantropológicos de corte cuantita- con ello, no existen definiciones analíticas
tivo-mesurable. de especialidades y disciplinas.
Un concepto teórico-metodológico intere- "Ambas son agrupaciones laxas de cien-
sante que está surgiendo en el campo de la tíficos consagrados a problemas similares y
ciencia social es el de hibridación. que se identifican a sí mismos y son identi-
“En todas las universidades, la ense- ficados por otros como personas que traba-
ñanza, el nombramiento y las carreras de jan en la división menor, social y cogniti-
los docentes, el examen de su labor por vamente definida como especialidad así
colegas de igual categoría se ajustan a las denominada... Las especialidades son com-
fronteras diciplinarias. Las disciplinas parativamente pequeñas y fluidas, en tan-
desempeñan un importante papel en la to que las disciplinas son más estables y
transmisión del saber de una generación a están más a menudo institucionalizadas en
otra, motivo por el cual se perpetuarán en la estructura de las universidades y de las
las universidades. Por el mero hecho de agrupaciones profesionales oficiales. Los
existir oficialmente, una disciplina tiene miembros de las especialidades son conoci-
muchos intereses profesionales que defen- dos por los demás o conocen mutuamente
der. Cada disciplina defiende celosamente su labor, en mayor medida que las investi-
su soberanía territorial. Algunos estudio- gaciones efectuadas en su disciplina consi-
sos creen todavía, como Augusto Comte derada en conjunto". (Zuckerman: 1988;
hace mucho tiempo, que cada ciencia debe 256)
poseer su propia materia de estudio distin- Esto nos muestra que, racimos de áreas
tiva, opinión que se puede justificar desde de investigación conexas constituyen espe-
una perspectiva pedagógica. cialidades a cuyos miembros une un mismo
Ahora bien, en el frente de las investi- interés por un tipo concreto de fenómeno o
gaciones, las fronteras reconocidas de las método. A su vez, las disciplinas se compo-
disciplinas están cada vez más en entredi- nen de un racimo de especialidades. Anali-
cho, porque las disciplinas tradicionales ya zando las relaciones entre especialidades
no corresponden a la complejidad, las ra- dentro de las disciplinas y entre especiali-
mificaciones, la gran diversidad del esfuer- dades interdisciplinarias, se pueden distin-
zo que hoy día despliegan los científicos. guir dos tipos de disciplinas:
En la investigación científica, el aumento a) Restringidas: Muestran un grado ele-
de las especialidades fisura las disciplinas vado de vinculación entre distintas
académicas, cuyos perfiles están convir- áreas de investigación dentro de la dis-
Marcelino Castillo Nechar 237

ciplina, pero menos con otras discipli- cedimiento hermenéutico de practicar la
nas. lectura de las obras del saber, lo que Alt-
b) No restringidas: Muestran vínculos husser llamaba una lectura “sintomática” o
relativamente difusos entre las áreas de la “sospecha”.
de investigación tanto dentro como fue- Por otro lado, en el archipiélago de las
ra de las disciplinas. (Crane y Small: ciencias sociales, hay, según la definición
1992; 200) que adoptemos, de diez a quince disciplinas
Sin embargo, la cuestión particular para académicas; sin embargo, hay centenares
abonar en esos vínculos, ciertamente lo de especialidades, sectores, campos, sub-
constituyen los constructos teóricos para campos, intersticios y nichos. En sociología,
esos nuevos saberes. Al respecto, es necesa- por ejemplo, existen unas 50 especialida-
rio recurrir a los conceptos de problemática des, como indica la lista de comités de in-
y de ruptura epistemológica a la manera de vestigación de la Asociación Internacional
Althusser, quien tomándolos de Jacques de Sociología. En la Asociación Internacio-
Martin y de Bachelard, respectivamente, nal de Ciencias Políticas hay otros tantos.
los entiende como la unidad específica de La mayoría de estos grupos colaboran hasta
una formación teórica con el fin de pensar cierto punto dentro de sus respectivas aso-
la mutación de la problemática contempo- ciaciones traspasando las fronteras entre
ránea de la fundamentación de una disci- las disciplinas. Lo mismo sucede con la
plina científica (Páez: 2002; 68). De esta mayoría de las demás ciencias sociales,
manera, ejercitarse en las rupturas inter- salvo la economía y la lingüística.
nas de una teoría o pensamiento, para aco- Algunos autores han llegado incluso a
tar una historia intelectual y reconstruirla, proponer un cambio de nombre, por ejemplo
supone considerar las transformaciones y a la llamada ciencia política: "Esta vieja
discontinuidades de su problemática en la etiqueta de ciencias políticas es una heren-
constitución de su objeto y, por lo tanto, las cia del pasado... No se ajusta a la realidad...
mutaciones en el contenido y el sentido de Sociología política sería la verdadera de-
las preguntas cruciales de la problemática nominación de la disciplina de las ciencias
en cuestión para tratar dicho objeto. políticas" (Favre: 1995; 157). La sociología
Para re-hacer la historia de una teoría o se enfrenta a ese mismo problema de iden-
un descubrimiento científico, es necesario tidad: "Las subespecialidades de la disci-
contar con una teoría de la evolución ideo- plina se han vuelto vulnerables a ataques o
lógica sobre la base de principios científicos incluso a la anexión por parte de disciplinas
que den cuenta de la prehistoria ideológica adyacentes... La organización de la sociolo-
de un pensador. Estos principios suponen gía se enfrenta a potentes fuerzas centrífu-
una relación que es indispensable pensar: gas, a veces desintegradoras" (Halliday:
la relación de la unidad interna de un pen- 1992; 3). En este sentido, las fuerzas centrí-
samiento singular con el campo ideológico fugas engendran especialidades en torno a
existente (Ibid; 70). La problemática de un disciplinas y entre éstas.
pensamiento no se reduce ni limita al do- La especialización es necesaria confor-
minio de los objetos a los que el autor ha me una disciplina progresa y pasa de enfo-
hecho referencia, porque no es la abstrac- ques especulativos generales a estudios
ción del pensamiento como “totalidad” sino más empíricos y a la verificación de hipóte-
la estructura concreta y determinada de un sis. Ningún estudioso puede dominar toda
pensamiento. Althusser destaca que: “…en la realidad empírica y el paso del nivel de
el criterio de las rupturas, se trata de prin- la abstracción a lo concreto nos obliga na-
cipios científicos en tanto sean verdaderos, turalmente a limitarnos, a especializarnos.
como condiciones de planteamiento legítimo Las disciplinas se fragmentan además
de un problema en un momento dado de la siguiendo imperativos epistemológicos,
constitución de una teoría o disciplina cien- metodológicos, teóricos e ideológicos. Es
tífica y, como telón de fondo, el hecho de probable que quienes trabajan concreta-
que la ideología tenga, indefectiblemente, mente en una, las divisiones teóricas e
un comienzo absoluto” (Citado por Páez). ideológicas les parezcan más importantes
Así, el criterio epistemológico de las ruptu- que las de otra disciplina. Si antaño se
ras se acusa, en primer lugar, por un pro- podía uno conformar con ser un sociólogo
238 Inter, multidisciplina y/o hibridación ...

generalista, porque existía una masa lo fenómeno esencial de la historia de la cien-
suficientemente compartida de nociones cia, esto es, la especialización a través de
básicas y una cantidad bastante reducida un proceso de fragmentación. Fragmenta-
de investigaciones, hoy es difícil imaginar ción-hibridación juegan un papel imporante
que esto pudiera seguir vigente. Lo mismo en la ciencia ya que a la vez que se gestan
ocurre en el campo de estudio del turismo. especialidades en las disciplinas, se gene-
Diversos autores han subrayado la im- ran lagunas entre las especialidades, que se
portancia que tiene la fragmentación de suman a las que produce la división de las
conocimientos para el aumento del patri- ciencias sociales en las disciplinas estable-
monio propio de las disciplinas; éstas, con- cidas. Así, la hibridación tiende puentes
forme acumulan saber, se fragmentan; la sobre esas lagunas para construir nuevos
mayoría de las partes resultantes pasan a sentidos y significados.
ser patrimonio de subcampos determinados En el turismo como en la sociología ocu-
y unas pocas, las clásicas, se transmiten en rre un hecho muy parecido: distintas disci-
el recuento de varias disciplinas académi- plinas -con diferentes perspectivas- suelen
cas. abordar un mismo fenómeno, lo cual aca-
En un análisis de publicaciones periódi- rrea división de territorios entre los sabe-
cas de sociología y economía en el período res. En esa estrategia de construcción se
de 1972 a 1987, Crane y Small han detec- aprecian dos modalidades:
tado un notable desplazamiento de la socio- a) La adecuación: que en gran medida se
logía a la "sociología interdisciplinaria" y de refiere a intercambios categoriales, defi-
la economía a la "economía interdisciplina- nicionales y metodológicos entre las dis-
ria". El criterio seguido para afirmar la ciplinas.
existencia de la "interdisciplinariedad" fue b) La hibridación: que implica la recombi-
el porcentaje de citas de la publicación de la nación del saber en nuevos campos espe-
disciplina respectiva (Op.cit: 204-205). Otro cializados bajo nuevos objetos de estu-
análisis de los mismos autores respecto al dio.
número de referencias, muestra un aumen- La adecuación dentro del turismo se ha
to claro de las relaciones interdisciplina- manifestado en los estudios clásicos y/o
rias. tradicionales en los que destacan definicio-
Pero la pauta más importante de los do- nes -en el mejor de los casos- provenientes
ce años últimos no es tanto el paso de las de otros campos, pertenecientes a discipli-
fronteras entre las disciplinas por los pa- nas que tocan tangencialmente este objeto
trones de citas como la multiplicación de de estudio, los cuales han acarreado divi-
nuevas publicaciones periódicas híbridas sión de territorios entre las disciplinas. La
que tienden puentes entre disciplinas y hibridación, en cambio, aspira a la cons-
entre especialidades. En el decenio último trucción innovadora de los objetos de estu-
han aparecido más de 200 publicaciones dio y no a la mera linealidad conceptual o
periódicas híbridas en inglés y otras mu- metodológica de la adaptación. Entraña la
chas en francés y alemán, la mayoría de las recombinación del saber en nuevos campos
cuales son de circulación restringida y es- especializados. Ejemplo de esto en el turis-
tán dedicadas a subcampos muy especiali- mo sería el estudio del comportamiento de
zados que conectan las ciencias sociales las corrientes turísticas (relacionado con la
clásicas. Es menester elaborar una nueva psicología social, la economía y la antropo-
historia de las ciencias sociales contempo- logía), la formación de las transnacionales y
ráneas en torno al proceso concreto de el turismo (relacionado con la sociología y
hibridación del saber (Dogan a; 1998). la historia) la política turística (con el dere-
Algunos estudiosos recomiendan un cho y la economía social), los valores y la
planteamiento interdisciplinario. Lo mismo conciencia turística (con la filosofía, la ética
hay quienes parecen creer que es posible y la psicología social), el desarrollo turístico
establecer categorías claras entre las cien- (con la economía, la geografía y la sociolo-
cias sociales, otros muchos persisten en la gía) la pobreza en los países tropicales tu-
búsqueda del santo grial de la "interdisci- rísticos (con la agronomía, la climatología y
plinariedad". Sin embargo, esa recomenda- la geografía económica), etc. Una recombi-
ción no es realista porque pasa por alto un nación innovadora es una mezcla de frag-
Marcelino Castillo Nechar 239

mentos de saberes que antes que adaptar estancarse. El rendimiento de las investi-
busca reconocer un sentido y significado gaciones monodisciplinarias sobre una
nuevos al tipo de relaciones dinámicas de cuestión concreta va en disminución y llega
los objetos emergentes. La innovación de- un momento en el que hay que formular
ntro de cada disciplina depende en gran nuevas perspectivas. A causa de ello,
medida de intercambios con otros campos “...las ideas que abren nuevos caminos
pertenecientes a otras disciplinas. dentro de una especialidad suelen proceder
Como en botánica, un híbrido es una de ideas procedentes de otras especialida-
combinación tal de dos ramas del saber que des o disciplinas y que remiten a algo, en
mejora la especie. Según Jean Piaget, una vez de investigaciones limitadas estricta-
analogía más adecuada pueden ser las "re- mente a la especialidad. Las especialidades
combinaciones genéticas" de la biología que se quedan aisladas suelen agonizar si
molecular, “más equilibradas y mejor adap- no se les infunde nuevas ideas desde fuera”
tadas que los genotipos puros” (Piaget: (Turner; 1990; 25).
1970; 524). La regla -entonces- es que quienes no in-
Cuando los antiguos campos de estudio teractúan fuera de la disciplina acaban por
ocupan más terreno, acumulan tales masas estancarse. “...los científicos que pasan a un
de materiales en su patrimonio que se nuevo campo suelen proceder de terrenos
fragmentan. Cada fragmento de la discipli- de investigación donde la importancia y
na se enfrenta entonces a los fragmentos de resultados actuales han experimentado un
otros campos por encima de las fronteras de declive acusado...” (Lemaine: 1976; 5). De
las disciplinas, perdiendo contacto con sus esta manera, conforme se desarrollan, las
hermanos de la antigua disciplina. Por especialidades híbridas atraen a investiga-
ejemplo, un sociólogo especializado en ur- dores de especialidades próximas estanca-
banización tiene menos en común con un das. Los colegas a los que dejan atrás no
sociólogo que estudie la formación de las progresan, mientras que los innovadores
élites que con un geógrafo que efectúe in- avanzan sin hacer caso de las fronteras que
vestigaciones sobre la distribución de las se les oponen. Así, un estudioso puede que-
ciudades; el segundo sociólogo tiene más dar fácilmente aislado en el centro de una
puntos de contacto con un geógrafo y un disciplina si hace caso omiso de ello.
economista que analizan la desigualdad de Un concepto interesante en las ciencias
la renta que con el primer sociólogo; es mu- sociales son los híbridos multigeneraciona-
cho más probable que los psicólogos que les. Estos se refieren a las mutaciones que
estudian la evolución infantil se interesen sufren o exprimentan ciertos saberes por la
por la fisiología del desarrollo o las obras de insuficiencia de la disciplina y por la inter-
lingüística consagradas a la adquisición del acción con nuevos campos críticos. Ejemplo
lenguaje que por otras ramas de la psicolo- de ello es la fonética, que surgió como sub-
gía. Un especialista en ciencias políticas campo en forma del híbrido denominado
que estudia la socialización política lee más fonética fisiológica, se ha desplazado hacia
obras sobre los agentes de la socialización la fonética neurofisiológica, un híbrido de
(la familia, la iglesia, la escuela, la sociedad tercera generación. Algo similar ocurre con
callejera, el pluralismo cultural, etc.) que la antropología turística que, conforme va-
acerca del Tribunal Supremo, los procesos yan siendo más patentes las insuficiencias
legislativos, las direcciones de los partidos del actual enfoque estructuralista, puede
políticos o la contratación de los funciona- evolucionar. Algunos investigadores afir-
rios superiores. Quienes se han especiali- man que la importancia que el estructura-
zado en el subcampo de los estudios sobre lismo atribuye al comportamiento incons-
la seguridad en la época nuclear rara vez ciente del turista ha dejado una laguna que
utilizarán obras sobre la socialización polí- puede llenar la teoría de juegos, la cual
tica o las relaciones laborales, y en cambio analiza el comportamiento deliberado de
leerán las dedicadas a economía, psicología, las personas que interactúan unas con
estrategia militar, historia, matemáticas y otras o, tal vez, el actual enfoque de siste-
física e ingeniería nucleares. mas complejos sea útil para un nuevo signi-
Muchos campos de estudio que no inter- ficado de este hecho.
actúan fuera de la disciplina acaban por Empero, no se debe olvidar que la cons-
240 Inter, multidisciplina y/o hibridación ...

trucción de conocimientos y su innovación ciencia social está repleto de conceptos to-
no parten de cero. El crecimiento de las mados en préstamo, que son híbridos en el
ciencias hace retroceder las fronteras y crea sentido de que fueron ideados en una disci-
nuevas fronteras y nuevas lagunas entre plina y re-plantados mañosamente en otra.
los campos de estudio. En ocasiones, esas A partir de la International Encyclopaedia
lagunas pueden coincidir con antiguas es- of the Social Sciences y los índices analíti-
pecialidades estancadas desde hace largo cos de algunos libros importantes, Dogan
tiempo. Cuando los híbridos forman híbri- ha compilado un inventario de mas de 200
dos de segunda y tercera generación, no es conceptos "importados" a las ciencias políti-
raro que descubran esos campos anteriores cas, muchos de los cuales han cambiado de
y que basen su avance en conclusiones an- sentido semántico en el curso de su adop-
teriores. ción y adaptación.
El proceso de hibridación consiste en el Lo anterior nos corrobora el hecho de
préstamo -en ambas direcciones- de concep- que como no es obligatorio obtener una
tos, métodos y teorías, que producen nue- licencia para seguir un método o una técni-
vas interpretaciones de las disciplinas y ca de investigación, la importación se ha
especialidades en cuestión. efectuado en ocasiones sin discernimiento.
Al respecto, conviene aclarar el proble- El antídoto es emplear el sentido común al
ma del uso y la difusión de los conceptos aplicar el método a un nuevo campo o a un
para esta cuestión de hibridación científica. nuevo objeto de estudio, no se trata de des-
Numerosos especialistas han denunciado la cribir y aplicar sin más. Lo que ocurre, tan-
difusión conceptual y la polisemia de tér- to en las ciencias sociales como en el turis-
minos empleados en diversas disciplinas mo, es que demasiados generalistas en el
como problema semántico, que origina el saber confunden el razonamiento científico
paso de los conceptos de una disciplina a con la estrategia de investigación y el ins-
otra. Los conceptos tomados en préstamo trumental técnico. Hoy día, la principal
deben ser re-interpretados en el contexto de fuente de disputas entre los generalistas y
la nueva disciplina, porque un concepto no los especialistas en turismo no es, como
es sólo una palabra como signo, noción o muchos creen, la teorización sino la meto-
una idea en su representación gráfica de los dología adaptada.
sonidos que expresa, sino también un pro- La adopción de métodos y técnicas esta-
cedimiento que posibilita la descripción, dísticos no es siempre beneficiosa. Muchos
clasificación y la previsión delos objetos estudiosos del turismo utilizan métodos
cognoscibles (Abbagnano: 1994; 190). Según cuantitativos para ampliar las fronteras del
un estudio reciente de más de 400 concep- saber movidos por la técnica, en lugar del
tos empleados en las ciencias sociales, entre cimiento del saber producido. A otros, en
ellos hay pocos neologismos, hecho que se cambio, les mueve principalmente el inte-
explica por qué la mayoría son conceptos rés por el diseño de los modelos econométri-
tomados en préstamo en lugar de haber cos, incluso inverificables, cuantifican más
sido creados ex profeso o bien reinterpreta- de la cuenta y se exceden concibiendo mo-
dos. delos. A menudo se dedican a analizar
Sin ser demasiado estictos, en este sen- cuestiones de escasa trascendencia, gas-
tido, se podría pasar por alto la etimología tando mucho talento, dinero y recursos en
de los conceptos para recalcar cómo los mejorar un coeficiente de correlación o en
préstamos fertilizan la imaginación. Por rizar el rizo a base de análisis factoriales.
ejemplo, la palabra rol procede del teatro, Son productivos -si así se les quiere ver-
pero Max Weber le dio un significado socio- pero en esencia son trabajos que, aunque
lógico y, de la sociologia, el concepto se di- aparecen en publicaciones periódicas respe-
fundió por doquier. La palabra revolución tadas porque la mayoría se caracteriza por
fue empleada en astronomía en 1390, antes un inadecuado contraste entre unas técni-
de Copérnico, pero fue aplicada por primera cas de análisis complejísimas y una escasa
vez a la política en 1600 y después por Luis imaginación en el plan teórico-metodológico
XIV. Los historiadores la adoptaron y los de la investigación, o por datos cuyo interés
sociólogos la articularon antes de regalarla no justifica las potentes técnicas emplea-
al análisis político. El patrimonio de cada das.
Marcelino Castillo Nechar 241

Los teóricos de los sistemas sociales han él mismo. Sus hechos y fenómenos guardan
empleado con frecuencia vastas analogías estrecha relación con múltiples factores de
con los sistemas biológicos. La biología fue la vida social, económica y cultural en los
la primera en elaborar el concepto de "sis- que se basa. Para explicar el turismo se
tema" como manera de organizar la vida y requiere emplear docenas de variables no
los sistemas orgánicos como fenómenos no turísticas y ésta es una de las muchas ra-
reducibles a sus elementos químicos. Algu- zones por las que el turismo está inextrica-
nos funcionalistas estructurales han afir- blemente unido a las demás ciencias socia-
mado que los sistemas sociales son como les.
sistemas biológicos porque se autorregulan Desde mediados del siglo XIX, la histo-
y son homeostáticos. La obra reciente de ria de la ciencia es, ante todo, una descrip-
Gordon Tullock sobre la economía de las ción de la multiplicación de subdisciplinas y
sociedades no humanas trata de las hormi- de nuevas ramas del saber. Cualquier libro
gas, las termitas, las abejas, las ratas ma- consagrado a la historia contemporánea de
cho, las esponjas y los mohos del légamo. la ciencia demuestra cómo el camino real
Estos teóricos observaron además que en del progreso científico es la especialización
todo sistema biológico se tienen que llevar a híbrida. La mayoría de los especialistas no
cabo determinadas funciones y aplicaron la se asientan en el denominado núcleo de la
analogía para preguntarse qué funciones disciplina, sino en anillos exteriores, en
eran vitales para los sistemas sociales. La contacto con especialistas de otras discipli-
teoría de los sistemas recurrió fundamen- nas. Prestan y toman prestados conceptos y
talmente a algunos sectores de la sociolo- términos en las fronteras. Son investigado-
gía. El origen de la teoría de la dependen- res híbridos. Disminuye velozmente el nú-
cia, que sedujo a tantos especialistas lati- mero de "generalistas". Todo el mundo
noamericanos, fue obra de un grupo de eco- tiende a especializarse en uno o varios ám-
nomistas, sociólogos y demógrafos en cola- bitos de estudio.
boración con estadísticos de las Naciones En un extremo están quienes se atrin-
Unidas. Las teorías declinan, las viejas son cheran tras las fronteras tradicionales de
superadas por otras nuevas. Hoy día, po- su disciplina, reduciendo su perspectiva y
demos leer con gran interés a docenas de disminuyendo sus posibilidades de innovar.
filósofos, políticos y grandes teóricos del En el otro, los innovadores entusiastas. En
pasado y citarlos con placer, pero sólo un algunos ámbitos, tomar conceptos en prés-
puñado de teorías formuladas antes de la tamo es con demasiada frecuencia cuestión
Segunda Guerra Mundial siguen vivas. Las de simple imitación y de carencia de adap-
teorías sobreviven con más facilidad en la tación imaginativa. Todas las disciplinas
lingüística y en la economía. Los ámbitos viven en simbiosis con las demás ciencias
especializados necesitan orientaciones teó- sociales y, a decir verdad, no les queda más
ricas, pero una disciplina considerada en remedio, porque están programadas genéti-
conjunto no puede tener una teoría univer- camente para engendrar nietos híbridos.
sal y ser monopolista. La pauta que hoy se manifiesta consiste
El proceso de hibridación no sólo se da en el paso de las antiguas disciplinas ofi-
en intercambios de conceptos, teorías y cialmente reconocidas a nuevas ciencias
métodos entre las disciplinas y entre los sociales híbridas. La palabra "interdiscipli-
subcampos. Es asimismo patente en los nariedad" no expresa bien el fenómeno por-
intercambios de informaciones, puntos que tiene un deje de diletantismo y habría,
esenciales, indicadores y datos estadísticos pues, que evitarla y sustiturla por "multi-
y en la práctica cotidiana de la investiga- especialidad" o "hibridación del conocimien-
ción empírica. Este comercio arroja un su- to científico".
perávit en unas disciplinas y un déficit en
otras. La geografía social toma prestadas
informaciones de la geografía física, la cual
a su vez las toma de la geología, en vez de a Bibliografía.
la inversa. El turismo ha contraído una
enorme deuda externa, porque la política Abbagnano, Nicola.
no se puede explicar únicamente a partir de 1994 Diccionario de filosofía. México: F.C.E.
242 Inter, multidisciplina y/o hibridación ...

Alianza del Turismo. Jafari, Jafar.
2001 Las nuevas tendencias de la demanda 1994 “La cientifización del turismo”, Estu-
turística. Diversidad de la oferta y di- dios y perspectivas del turismo, 3(1).
versidad de la demanda. Lemaine, G.; Macleod, R.; Mulkay, M., y
http//www.turismoalianza.org.ar. Octu- Weigast, P. (comps.)
bre de 2001. 1976 Perspectives on the Emergence of
AMFORT. Scientific Disciplines. Paris: Mouton
2001 Información de Amfort. http/www.am- Lemaine.
Mardones, J.M.
fort.org.es. Noviembre 2001.
1991 Filosofía de las ciencias humanas y
Aramberri, Julio. sociales. Materiales para una funda-
1982 El paraíso...¿perdido? Sobre algunas mentación científica. Barcelona: Ant-
teorías del turismo. Director del Institu- hropos.
to Español de Turismo. Madrid. Docu- Molina Sergio, Rodríguez Manuel y Cua-
mento mimeografiado. mea Felipe.
Borja Jordi y Castells Manuel. 1986 Turismo alternativo. Un acercamiento
1988 Local y global. La gestión de las ciu- crítico y conceptual. México: Ed. Nuevo
dades en la era de la información. Ma- Tiempo Libre.
drid: Taurus. Molina, Sergio.
1986 Conceptualización del turismo. Méxi-
Centeno Rocha, Manuel.
co: Ed. Nuevo Tiempo Libre.
1992 Metodología de la investigación apli- OMT
cada al turismo: casos prácticos. México: 2001a La Asamblea General une al sector
Trillas. del turismo mundial ante la crisis.
Crane, Diana, y Small, Henry. http/www.world-tourism.org. Seul-
1992 American Sociology since the Seven- Osaka, 24-29 de septiembre de 2001.
ties: the Emerging Identity Crisis in the 2001b Código de ética mundial para el tu-
Discipline, Oxford. rismo. http/www.world-tourism.org. No-
Dogan, Maite viembre de 2001.
1998a Las nuevas ciencias sociales: grietas Páez Díaz de León, Laura. (Ed.)
2003 Vertientes contemporáneas del pen-
en las murallas de las disciplinas.
samiento social francés. México: UNAM-
Mimeo. ENEP-Acatlán.
1998b “Limits to Quantification in Com- Piaget, Jean.
parative Politics”, en M. Dogan, y A. Ka- 1970 “The Place of the Sciences of Man in
zancigil (comps.), Comparing Nations, the System of Sciences”, en UNESCO,
Oxford: Blackwell. Main Trends of Research in the Social
Favre, Pierre. and Human Sciences, vol. 1.
1992 “Retour à la question de l'objet: faut-il Ponterio Vitale, Sergio.
disqualifier la notion de discipline » . Po- 1991 Metodología en el turismo. México:
litix, 29(1). Trillas.
Rouland Norbert, Pierré-Caps Stéphane y
Fernández Fuster, Luis.
Poumarère Jacques.
1978 Teoría y técnica del turismo. Vol. I. 1999 Derecho de minorías y pueblos autóc-
Madrid: Ed. Peninsular. tonos. México: Siglo XXI.
Feyerabend, P.K. Turner, Ralph.
1974 Contra el método: esquema de una 1990 “American Sociology in Search of
teoría anarquista del conocimiento. Bar- Identity”. American Behavioral Scien-
celona: Ariel. tist, julio-agosto 1990.
Halliday, Terence C. Velázquez Mejía, Manuel.
1992 Introduction: Sociology's Fragile Pro- 1994 Mythos y utopía como estructura de la
fessionalism, Oxford: Blackwell. historia. México: CICSyH-UAEM.
Zuckerman, Harriet.
Heidegger, Martin.
1998 “The Sociology of Science”, en Dogan,
1971 El ser y el tiempo. México: F.C.E. M. y Kazancigil, A. (comp.), Comparing
Marcelino Castillo Nechar 243

Nations, Oxford: Blackwell.

NOTAS

1
La epoché en los escépticos antiguos es la suspen-
sión del juicio. Actitud que consiste en no aceptar
ni contradecir, en no afirmar ni negar. En la filoso-
fía contemporánea a partir de Husserl, y en general
en la filosofía fenomenológica, tiene una finalidad
distinta: la epoché se dirige a la realización de la
actitud de la contemplación desinteresada, es decir,
hacia una actitd desvinculada de todo interés natu-
ral o psicológico con preferencia a la existencia de
las cosas del mundo o del mundo mismo en su
totalidad.
2
Según el Diccionario: Pequeño Larousse en color,
de la lengua española, (1991; 752) el re es una
preposición inseparable que forma parte de varias
voces de nuestra lengua e indica repetición, reitera-
ción hasta oposición, resistencia y retorceso. Por lo
cual al conjuntarla con pensar remite a una acción
reiterativa de volver a pensar lo pensado. En térmi-
nos hermenéuticos referiría a la búsqueda del senti-
do y significado ocultos o no develados totalmente
en una cierta proposición. Ejemplo: “Ser capaces de
pensar y re-pensar, leer y re-leer el por qué de
aquellas raras y estrechas traducciones de la propia
historia, se hace cada vez más evidente como pro-
blema constitutivo del ser…”. Velázquez Mejía,
Manuel. (1994). Mythos y utopía como estructura
de la historia. CICSyH-UAEM. México. Pág. 47.

Recibido: 20 de enero de 2005
Aceptado: 22 de marzo de 2005