You are on page 1of 8

Virus

Es una palabra de origen latino, cuyo significado es veneno o toxina. Se trata de una
entidad biológica que cuenta con la capacidad de autor replicarse al utilizar la
maquinaria celular.

Un virus está formado por una cápside de proteínas que envuelve al ácido nucleico
(ADN o ARN). Esta estructura, por su parte, puede estar rodeada por la envoltura
vírica (una capa lipídica con diferentes proteínas).

En concreto podemos establecer que a la hora de clasificar a los virus podemos realizar
dos grandes grupos. Así, por un lado tendríamos los llamados virus ADN que se
identifican por el hecho de que toman como escenario de su desarrollo lo que es el
núcleo de la célula en cuestión. Dentro de esta categoría existen a su vez dos clases: el
mono catenario, en el que toma protagonismo un ADN de cadena sencilla, y el
bicatenario, que en su caso tiene ADN de cadena doble.

Por otro lado nos encontramos con los virus ARN, que se dan en llamar así por el
motivo de que utilizan el ARN (el ácido ribonucleico) como material genético y porque
además toman al citoplasma como lugar para proceder a la replicación. Dentro de esta
modalidad existen cuatro grupos: el mono catenario positivo, el mono catenario retro
transcrito, el bicatenario y el mono catenario negativo.

El ciclo vital del virus, un agente potencialmente patógeno, requiere de la maquinaria


metabólica de la célula invadida, para de esta forma poder replicar su material
genético y producir muchas copias del virus original. Este proceso puede perjudicar a la
célula hasta destruirla.
CARACTERÍSTICAS DE LOS VIRUS

Los virus son microbios con una serie de características muy diferentes de otros
microorganismos. Los virus tienen unas características únicas ya sea por el tamaño, el
contenido genómico o la reproducción de estos.

Los virus son los microbios más simples que existen, tienen una estructura muy simple,
ya que no están hechos de células, pero poseen una característica muy especial que
poseen atributos tanto vivos como no vivos.

Para que un virus pueda sobrevivir, necesita una célula huésped, fuera de esta célula
huésped el virus no puede sobrevivir. Dentro de estas células huésped los virus tienen
todas las características de los organismos vivos.

Tamaño de los virus

Los virus son tan pequeños que son estudiados mediante microscopios electrónicos de
transmisión. Los virus tienen un diámetro de 20 a 300 manómetros, y una longitud de
20 a 14.000 manómetros. Para entender las medidas de los virus puntualizaremos que
un manómetro es igual a una mil millonésima partes de un metro. Podríamos decir que
el diámetro de un pelo humano es 100 veces más grande que un manómetro.

La forma de los virus

Los virus los podemos ver como filamentos en forma de barra, helicoidal, esférica o
icosaédrica. Las extensiones que tiene los virus, se conocen como antígenos que son los
que identifican y fijan el huésped.

Los virus vistos debajo del microscopio electrónico, muestran una capa de proteína de
protección llamada cápside que en la que contiene las proteínas y el genoma. Por tanto
podemos decir que la forma de un virus determina la cantidad de proteínas de la cápside
(capa más superficial del virus).
Los Virus ADN o ARN.

Los virus contienen ácido ribonucleico (ARN) o ácido desoxirribonucleico (ADN) como su
genoma. Por ello se conocen como virus ARN o ADN.

El virus de la inmunodeficiencia humana tipo 1 (VIH-1) es el agente productor del sida


una enfermedad reconocida desde hace 30 años que ha alcanzado proporciones
pandémicas. Su origen se remonta a la transmisión a humanos de retrovirus que infectan
a poblaciones de chimpancés en África central hace aproximadamente 100 años. Desde
esta localización su expansión a todo el mundo ha sido espectacular principalmente en
las últimas décadas. La intensa investigación realizada nos permite disponer de un
tratamiento eficaz para controlar la replicación del virus y evitar la progresión de la
enfermedad sin embargo no disponemos aún de una vacuna que impida la continua
extensión de la pandemia. No es posible entender estos fenómenos sin un conocimiento
detallado de la biología del VIH-1 y los mecanismos que se han seleccionado en este
asombroso agente para infectar una célula clave como el linfocito T CD4+ y evadir la
respuesta inmune.

Virus del papiloma humano (VPH)

¿Qué es el VPH?

VPH significa “virus del papiloma humano”. Es la infección sexualmente transmitida


más común que existe. Por lo general, el VPH es inofensivo y desaparece
espontáneamente, pero algunos tipos pueden provocar verrugas genitales o cáncer.

¿Quieres hacerte una prueba del VPH?

La ETS más común.

Existen más de 100 tipos de virus del papiloma humano (VPH). Alrededor de 40 tipos
pueden infectar tu área genital (tu vulva, vagina, cuello uterino, recto, ano, pene y
escroto) así como tu boca y garganta. Estos tipos de VPH se propagan durante el
contacto sexual. (Otros tipos de VPH causan verrugas comunes, como las verrugas de
las manos y las plantas de los pies, pero no se transmiten sexualmente).

Las infecciones genitales por VPH son muy comunes. De hecho, casi todas las personas
sexualmente activas se contagian con el VPH en algún momento de su vida. La mayoría
de las personas con VPH no tienen síntomas y se sienten perfectamente bien, por lo
que generalmente si ni siquiera saben que están infectadas.
La mayor parte de las infecciones genitales por VPH son inofensivas y desaparecen
solas. Sin embargo, algunos tipos de VPH pueden provocar verrugas genitales o ciertos
tipos de cáncer.

 Dos tipos de VPH (los tipos 6 y 11) causan la mayoría de los casos de verrugas
genitales. Las verrugas no son nada agradables, pero son causadas por un tipo
del VPH de bajo riesgo, ya que no provocan cáncer ni otros problemas graves
de salud.
 Al menos una docena de tipos de VPH pueden provocar cáncer, si bien dos en
particular (los tipos 16 y 18) son los causantes de la mayoría de los casos. A
estos se los denomina VPH de alto riesgo. El cáncer cervical es comúnmente
asociado al VPH, pero el VPH también puede causar cáncer en tu vulva, vagina,
pene, ano, boca y garganta.

La infección por VPH no tiene cura, pero hay muchas cosas que puedes hacer para
evitar que el VPH tenga efectos negativos en tu salud. Hay vacunas que pueden
prevenir que contraigas cierto tipo del VPH para siempre. Tu médico o enfermera
pueden quitar las verrugas genitales. Los casos de alto riesgo del VPH pueden ser
tratados fácilmente antes de que se conviertan en cáncer, por lo que es muy
importante hacerse exámenes del VPH y citologías vaginales regularmente. Si bien los
condones y las barreras de látex bucales no ofrecen una protección perfecta, pueden
ayudar a disminuir las probabilidades de contagio del VPH.

¿Cómo se contagia el VPH?

El VPH se contagia fácilmente por contacto piel a piel cuando tienes sexo con alguien
que lo tiene. Te contagias cuando tu vulva, vagina, cuello uterino, pene, o el ano entra
en contacto con los genitales o la boca y la garganta de otra persona, normalmente
durante el sexo. El VPH puede propagarse incluso sin que haya eyaculación y sin que el
pene penetre en la vagina, el ano o la boca.

El VPH es la ETS más común, pero la mayoría de las veces no representa un gran
problema. Suele desaparecer por sí mismo y la mayoría de las personas ni siquiera
saben que alguna vez lo tuvieron. Recuerda que la mayoría de las personas que tienen
relaciones sexuales se contagian del VPH en algún momento de sus vidas. No te sientas
avergonzado ni tengas miedo.
VIRUS DEL HERPES

ESTRUCTURA:

Por definición, todos los miembros de la familia Herpesviridae se basan en la


arquitectura del virión: Un core con DNA de doble cadena lineal; Cápsida de unos 100-
110 nm de diámetro con 162 capsómeros; un material amorfo que rodea la cápsida
denominado Tegumento y una Envuelta lipídica con glicoproteínas virales en la
superficie. El virión puede tener hasta 35 proteínas, conteniendo incluso enzimas
implicadas en el metabolismo de los ácidos nucleicos, síntesis de DNA y procesamiento
proteico. Su tamaño va desde los 120 a los 300 nm. Esta variación depende, en parte,
del grosor del tegumento y del estado de la envuelta, pudiendo variar de unos herpes
virus a otros o, incluso, dentro de la misma especie.

La estructura del virión consta de:

· DNA: El material genético de los herpes virus consiste en una cadena doble
de DNA lineal, pero que se circulariza inmediatamente tras ser liberado de la
cápsida en el núcleo de la célula infectada. El DNA tiene un tamaño aproximado
entre 120 y 230 kbps, dependiendo de las secuencias repetitivas internas y
terminales que pueda tener el virión.

· CORE: Contiene el DNA viral que en algunos casos está asociado a una
estructura proteínica.

· CAPSIDA: Es una de las estructuras características de todos los herpes virus:


unos 100 nm de diámetro y 162 capsómeros, tanto pentaméricos como
hexámeros, normalmente constituida a partir de 6 proteínas.

· TEGUMENTO: Este término lo introdujo Roizman y Furlong para describir la


estructura entre la cápsida y la envuelta. Aparece como fibrosa en tinción
negativa.

· ENVUELTA: Es una estructura con apariencia típica trilaminar, pues proviene


de membranas celulares parcialmente modificadas. Por lo tanto, la envuelta
contiene lípidos y numerosas espículas formadas por proteínas (glicoproteínas)
virales de unos 8 nm de tamaño. El número de glicoproteínas diferentes varía.
Por ejemplo, HSV-1 contiene por lo menos 11 diferentes.

Entre las características biológicas de todos los herpes virus caben destacar:

1. Todos los herpes virus codifican para un gran número de enzimas implicadas
en el metabolismo de los ácidos nucleicos (timidina quinasa, sintetasa,
dUTPasa, ribonucleotido reductasa), síntesis del DNA (DNA polimerasa,
helicasa, primasa) y procesamiento de proteínas (proteina quinasa, etc.).
2. La síntesis del DNA y el ensamblaje de la cápsida ocurre en el núcleo.

3. La producción de la progenie viral va siempre acompañada de la destrucción


celular. Las dianas de infección pueden variar enormemente. Mientras unos
infectan neuronas, otros pueden infectar linfocitos u otros tipos celulares
distintos.

4. Estos virus son capaces, tras una infección aguda, de producir latencia en el
huésped infectado, durante la cual, solo un muy pequeño número de
tránscritos virales son producidos.

VIRUS DEL HEPATITIS

El virus de la hepatitis B (VHB) es un virus pequeño (42 nm de diámetro) de la familia


Hepadnaviridae, causante de la hepatitis B.1 Fue descubierto por el médico Baruch
Samuel Blumberg en 1963. El virus tiene cuatro serotipos principales (adr, adw, ayr,
ayw), con base en los epítopes antigénicos de las proteínas de su envoltura. En total,
existen ocho genotipos del virus (A-H) según la variación en la secuencia de
nucleótidos del genoma viral. Los genotipos tienen una distribución geográfica distinta
y son útiles para rastrear la evolución y la transmisión del virus. Las diferencias entre
los genotipos afectan la severidad y el curso de la enfermedad, así como la
probabilidad de complicaciones, la respuesta al tratamiento y las posibles vacunas que
se produzcan.

Estructura

El virus de la hepatitis B tiene una nucleocápside de forma icosaédrica y presenta una


envoltura exterior de lípidos. La cápside encierra un ADN viral y una ADN polimerasa
con actividad de transcriptasa inversa.2 La envoltura exterior contiene proteínas
incrustadas que participan en la unión del virus, y a su entrada en las células
susceptibles. El virus es uno de los más pequeños viriones con envoltura, aunque
existen formas pleomórficas, incluidos filamentos y cuerpos esféricos que carecen de
núcleo (core). Estas partículas no son infecciosas y se componen simplemente de los
lípidos y proteínas que forma parte de la superficie del virión, es decir, los antígenos de
superficie (HBsAg), y estos antígenos se producen en exceso durante el ciclo de vida
del virus.3

Referencias bibliográficas

Loran, A (1885). «Eine icterus epidemic». Berl Klin Woschenschr (en alemán) 22: 20-
Redd JT, Baumbach J, Kohn W, et al. (2007). «Patient-to-patient transmission of
hepatitis B virus associated with oral surgery» (PDF). J Infect Dis 195 (9): 1311-4.
Consultado el 12 de diciembre de 2007. Alter MJ (2003). «Epidemiology and
prevention of hepatitis B». Semin. Liver Dis. 23 (1): 39-46. PMID 12616449.
doi:10.1055/s-2003-37583.
Glebe D, Urban S (enero de 2007 la sonia). «Viral and cellular determinants involved
in hepadnaviral entry». World J. Gastroenterol. 13 (1): 22-38. PMID 17206752