You are on page 1of 17

UNIVERSIDAD ANDINA NÉSTOR CÁCERES VELÁZQUEZ

FACULTAD DE CIENCIA DE LA SALUD

ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA

ASIGNATURA:

PSICOLOGIA DEL APRENDIZAJE

MG. ALEJANDRA STARKE MOSCOSO

TEMA:

ALBERT BANDURA

INTEGRANTES:

Apaza López, heydy

Vara zapana, pilar

Yanqui Quispe, daisy

SEMESTRE III B

AREQUIPA – PERÚ

2018
La psicología no puede decirle a la gente cómo deben vivir sus vidas. Sin embargo,
puede proporcionarles los medios para efectuar el cambio personal y social

Albert Bandura

ii
ÍNDICE

Portada ...................................................................................................................................... i
Frase .......................................................................................................................................... ii
Índice ........................................................................................................................................ iii

MARCO TEÓRICO

ALBERT BANDURA ................................................................................................................4


Biografía.....................................................................................................................................4
Teoría del Aprendizaje Social .....................................................................................................5
Aprendizaje y refuerzo ...........................................................................................................5
Ambiente ................................................................................................................................6
Factor cognitivo......................................................................................................................6
Aprendizaje vicario .....................................................................................................................6
Aprendizaje por observación o moldeado ...................................................................................7
Proceso de moldelado.............................................................................................................7
Autorregulación ..........................................................................................................................9
Historia “Lobos” ..................................................................................................................10
Autoeficacia ..............................................................................................................................11
Terapias .....................................................................................................................................13
Experimento del muñeco “BOBO” ...........................................................................................14
Conclusión ................................................................................................................................16

BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................................17

iii
Albert Bandura

Biografía

Albert Bandura nació el 4 de diciembre de 1925 en


la pequeña localidad de Mundare en Alberta del Norte, Canadá.
Fue educado en una pequeña escuela elemental y colegio en un
solo edificio, con recursos mínimos, aunque con un porcentaje
de éxitos importante. Al finalizar el bachillerato, trabajó
durante un verano rellenando agujeros en la autopista de Alaska
en el Yukon. Completó su licenciatura en Psicología de la
Universidad de Columbia Británica en 1949. Luego se trasladó
a la Universidad de Iowa, donde conoció a Virginia Varns, una
instructora de la escuela de enfermería. Se casaron y más tarde
tuvieron dos hijas. Después de su graduación, asumió una
candidatura para ocupar el post-doctorado en el Wichita Guidance Center en Wichita, Kansas. En
1953, empezó a enseñar en la Universidad de Stanford. Mientras estuvo allí, colaboró con su primer
estudiante graduado, Richard Walters, resultando un primer libro titulado Agresión Adolescente en
1959. Bandura fue Presidente de la APA en 1973 y recibió el Premio para las Contribuciones
Científicas Distinguidas en 1980. Se mantiene en activo hasta el momento en la Universidad de
Stanford.

La Teoría del Aprendizaje Social

La teoría se basa en que hay tipos de aprendizaje donde el refuerzo directo no es el


principal mecanismo de enseñanza, sino que el elemento social puede dar lugar al desarrollo de un
nuevo aprendizaje entre los individuos. Teoría del aprendizaje social es útil para explicar cómo las
personas pueden aprender cosas nuevas y desarrollar nuevas conductas mediante la
observación de otros individuos. Así pues, esta teoría se ocupa del proceso de aprendizaje por
observación entre las personas.

Albert Bandura y el cognitivismo

Se sitúa por lo tanto en contra de los más extremistas con respecto a la localización de
las causas de la conducta, rechazando el extremo ambientalista y el determinismo personal,

4
Bandura establece una interacción entre las distintas corrientes, por lo que los factores ambientales,
personales y conductuales, no son entidades separadas, sino que interactúan mutuamente entre sí.

Ante el conductismo clásico, Bandura declara que el organismo no responde solamente


a los estímulos del medio de forma autómata, sino que también reflexiona y responde de forma
significativa. Considerando que en el proceso de aprendizaje hay que tener en cuenta las siguientes
capacidades básicas:

LA TEORÍA DEL APRENDIZAJE SOCIAL

Interacción y aprendizaje

Tal y como hizo Lev Vygotsky, Albert Bandura también centra el foco de su estudio
sobre los procesos de aprendizaje en la interacción entre el aprendiz y el entorno. Y, más
concretamente, entre el aprendiz y el entorno social. Mientras que los psicólogos conductistas
explicaban la adquisición de nuevas habilidades y conocimientos mediante una aproximación
gradual basada en varios ensayos con reforzamiento, Bandura intentó explicar por qué los sujetos
que aprenden unos de otros pueden ver cómo su nivel de conocimiento da un salto cualitativo
importante de una sola vez, sin necesidad de muchos ensayos. La clave la encontramos en la palabra
"social" que está incluida en la TAS.

Los conductistas, dice Bandura, subestiman la dimensión social del comportamiento


reduciéndola a un esquema según el cual una persona influye sobre otra y hace que se desencadenen
mecanismos de asociación en la segunda. Ese proceso no es interacción, sino más bien un envío de
paquetes de información de un organismo a otro. Por eso, la Teoría del Aprendizaje Social
propuesta por Bandura incluye el factor conductual y el factor cognitivo, dos componentes sin los
cuales no pueden entenderse las relaciones sociales.

APRENDIZAJE Y REFUERZO

Por un lado, Bandura admite que cuando aprendemos estamos ligados a ciertos procesos
de condicionamiento y refuerzo positivo o negativo. Del mismo modo, reconoce que no puede
entenderse nuestro comportamiento si no tomamos en consideración los aspectos de nuestro entorno
que nos están influyendo a modo de presiones externas, tal y como dirían los conductistas.

5
Ambiente

Ciertamente, para que exista una sociedad, por pequeña que esta sea, tiene que haber un
contexto, un espacio en el que existan todos sus miembros. A su vez, ese espacio nos condiciona en
mayor o menor grado por el simple hecho de que nosotros estamos insertados en él.

Es difícil no estar de acuerdo con esto: resulta imposible imaginar a un jugador de


fútbol aprendiendo a jugar por sí sólo, en un gran vacío. El jugador refinará su técnica viendo no
sólo cuál es la mejor manera de marcar goles, sino también leyendo las reacciones de sus
compañeros de equipo, el árbitro e incluso el público. De hecho, muy probablemente ni siquiera
habría empezado a interesarse por este deporte si no le hubiera empujado a ello una cierta presión
social. Muchas veces son los demás quienes fijan parte de nuestros objetivos de aprendizaje.

El factor cognitivo

Sin embargo, nos recuerda Bandura, también hay que tener en cuenta la otra cara de la
moneda de la Teoría del Aprendizaje Social: el factor cognitivo. El aprendiz no es un sujeto pasivo
que asiste desapasionadamente a la ceremonia de su aprendizaje, sino que participa activamente en
el proceso e incluso espera cosas de esta etapa de formación: tiene expectativas. En un contexto de
aprendizaje interpersonal somos capaces de prever los resultados novedosos de nuestras acciones
(de manera acertada o equivocada), y por lo tanto no dependemos totalmente del condicionamiento,
que se basa en la repetición. Es decir: somos capaces de transformar nuestras experiencias en actos
originales en previsión de una situación futura que nunca antes se había producido.

Gracias a los procesos psicológicos que los conductistas no se han molestado en


estudiar, utilizamos nuestra continua entrada de datos de todos los tipos para dar un salto cualitativo
hacia adelante e imaginar situaciones futuras que aún no se han dado.

APRENDIZAJE VICARIO

El pináculo del aspecto social es el aprendizaje vicario remarcado por Bandura, en el


que un organismo es capaz de extraer enseñanzas a partir de la observación de lo que hace otro. Así,
somos capaces de aprender haciendo algo difícilmente medible en un laboratorio: la observación (y
atención) con la que seguimos las aventuras de alguien. ¿Recuerdas las polémicas que se desatan
periódicamente sobre la conveniencia o no de que los niños y niñas vean ciertas películas o series

6
de televisión? No son un caso aislado: muchos adultos encuentran tentador participar en Reality
Shows al ponderar los pros y los contras de lo que les pasa a los concursantes de la última edición.

Aprendizaje por observación (modelado)

De los numerosos estudios e investigaciones que llevó a cabo Albert Bandura, existe
uno que fue (y sigue siendo) objeto de especial atención. Los estudios sobre el muñeco bobo. La
idea surgió a partir de un video grabado por uno de sus alumnos, donde una niña golpeaba
repetidamente un muñeco hinchable con forma de huevo llamado “Bobo”.

La niña atizaba sin piedad al muñeco, mientras le gritaba “¡estúpido!”. Le pegaba, tanto
con puñetazos como con un martillo, y acompañaba estas acciones agresivas con insultos. Bandura
enseñó el video a un grupo de niños de una guardería, que disfrutaron del video. Más tarde, una vez
terminada la sesión de video, los niños fueron conducidos hasta un salón de juegos, donde les
esperaba un muñeco bobo nuevo y martillos pequeños. Obviamente, también se encontraban en la
sala Bandura y sus colaboradores, analizando la conducta de los retoños.

Los niños no tardaron en agarrar los martillos y ponerse a pegar al muñeco bobo,
mimetizando los insultos de la niña del video. Así, al grito de “¡estúpido!”, copiaron todas las
„fechorías‟ que habían visto minutos antes.

Aunque las conclusiones de este experimento quizá no parezcan muy sorprendentes,


sirvieron para confirmar varias cosas: los niños cambiaron su conducta sin que existiera ningún
refuerzo dirigido a realizar dicho comportamiento. Esto no resultará una reflexión extraordinaria
para cualquier padre o docente que haya compartido tiempo con niños, pero sin embargo sí creó un
cisma respecto a las teorías de aprendizaje conductuales.

Bandura denominó a este fenómeno “aprendizaje por observación" (o modelado).

PROCESOS DE MODELADO

1. Atención

Si quieres aprender cualquier cosa, debes prestar atención. Asimismo, todos los
elementos que supongan un obstáculo a prestar la máxima atención posible, redundarán en un peor
aprendizaje.

7
Por ejemplo, si estás intentando aprender algo pero tu estado mental no es el más idóneo
(porque estás medio dormido, te encuentras mal o has tomado drogas), tu grado de adquisición de
nuevos conocimientos se verá afectado. Lo mismo ocurre si cuentas con elementos distractores.

El objeto por el cual prestamos atención también tiene ciertas características que pueden
atraer más (o menos) nuestro foco atencional.

2. Retención

No menos importante que prestar una atención adecuada, es ser capaces de retener
(recordar, memorizar) aquello que estamos estudiando o intentando aprender. Es en este punto
donde el lenguaje y la imaginación tienen un papel importante: retenemos lo que hemos visto en
forma de imágenes o descripciones verbales.

Una vez que hemos guardado los conocimientos, imágenes y/o descripciones en nuestra
mente, somos capaces de recordar conscientemente esos datos, de forma que podemos reproducir lo
aprendido e incluso repetirlo, modulando nuestro comportamiento.

3. Reproducción

Cuando llegamos a este paso, debemos ser capaces de decodificar las imágenes o
descripciones retenidas para que nos sirvan para cambiar nuestro comportamiento en el presente.

Es importante comprender que, a la hora de aprender a hacer algo que requiera una
movilización de nuestra conducta, debemos ser capaces de reproducir el comportamiento. Por
ejemplo, puedes pasarte una semana viendo videos de patinaje sobre hielo, pero no ser capaz ni de
ponerte unos patines sin caerte al suelo. ¡No sabes patinar!

Pero si en cambio sí sabes patinar sobre hielo, es probable que la visualización repetida
de videos en que patinadores mejores que tú realizan saltos y piruetas redunde en una mejora de tus
habilidades.

También es importante, con respecto a la reproducción, saber que nuestra capacidad


para imitar comportamientos va mejorando paulatinamente cuanto más practicamos las habilidades
involucradas en determinada tarea. Además, nuestras capacidades tienden a mejorar con el simple
hecho de imaginarnos a nosotros mismos realizando el comportamiento. Esto es lo que se conoce

8
como “Entrenamiento Mental” y es muy usado por deportistas y atletas para mejorar su
rendimiento.

4. Motivación

La motivación es un aspecto clave a la hora de aprender esos comportamientos que


queremos imitar. Debemos tener razones y motivos para querer aprender algo, en caso contrario va
a ser más complicado focalizar la atención, retener y reproducir dichas conductas.

Según Bandura, los motivos más frecuentes por los cuales queremos aprender algo, son:

 Refuerzo pasado, como el conductismo clásico. Algo que nos ha gustado


aprender anteriormente tiene más papeletas para gustarnos ahora.
 Refuerzos prometidos (incentivos), todos aquellos beneficios futuros que nos
empujan a querer aprender.
 Refuerzo vicario, que nos dota de la posibilidad de recuperar el modelo como
refuerzo.

Estos tres motivos están vinculados a lo que tradicionalmente han considerado los
psicólogos como los elementos que “causan” el aprendizaje. Bandura explica que tales elementos
no son tanto los “causantes” como sí los “motivos” de querer aprender. Una diferencia sutil pero
relevante.

Desde luego, las motivaciones negativas también pueden existir, y nos empujan a no
imitar determinado comportamiento:

 Castigo pasado
 Castigo prometido (amenazas)
 Castigo vicario

AUTORREGULACIÓN

La autorregulación (esto es, la capacidad para controlar, regular y modelar nuestro


propio comportamiento), es la otra clave fundamental de la personalidad. En su teoría, Bandura
apunta a estos tres pasos hacia la autorregulación:

1. Auto-observación

9
Nos percibimos a nosotros mismos, evaluamos nuestro comportamiento y esto sirve
para establecer un corpus coherente (o no) de lo que somos y hacemos.

2. Juicio

Comparamos nuestros comportamientos y actitudes con ciertos estándares. Por ejemplo,


solemos comparar nuestros actos con los culturalmente aceptables. O también somos capaces de
crear actos y hábitos nuevos, como por ejemplo salir a correr cada día. Además, podemos
inculcarnos el valor por competir con los demás, o hasta con nosotros mismos.

3. Auto-respuesta

Si en la comparación que hacemos con nuestros estándares salimos bien parados, nos
damos respuestas de recompensa positiva a nosotros mismos. En caso de que la comparación nos
cree malestar (porque no nos ajustamos a lo que creemos que sería correcto o deseable), nos damos
respuestas de castigo. Estas respuestas pueden ser desde lo más puramente conductual (quedarnos
trabajando hasta tarde o pedir perdón al jefe), hasta aspectos más emocionales y encubiertos
(sentimiento de vergüenza, autodefensa, etcétera).

Uno de los elementos importantes en Psicología y que sirven para comprender el


proceso de autorregulación es el autoconcepto (también conocido como autoestima). Si echamos la
vista atrás y percibimos que hemos actuado a lo largo de nuestra vida más o menos de acuerdo a
nuestros valores y hemos vivido en un ambiente que nos ha conferido recompensas y elogios,
tendremos un buen autoconcepto y por tanto una autoestima alta. En caso inverso, si hemos sido
incapaces de vivir de acuerdo a nuestros valores y estándares, es probable que tengamos un pobre
autoconcepto, o autoestima baja.

HISTORIA DE AUTTORREGULACION

DOS LOBOS

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla que ocurre en el
interior de las personas.

Él dijo, "Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros".

10
"Uno es Malvado - Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia,
autocompasión, culpa, resentimiento, inferioridad,

mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

"El otro es Bueno - Es alegría, paz, amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad,
benevolencia, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:

“¿Qué lobo gana?”

El viejo Cherokee respondió: "Aquél al que tú alimentes."

AUTOEFICACIA

Para entender lo que significa la teoría de la autoeficacia, voy a formularte una


pregunta. Primero piensa en alguna meta que te gustaría alcanzar.

Al afrontar el desafío, ¿sientes que estás a la altura y puedes conseguir el objetivo? Si


eres una de esas personas que representan la famosa frase que Barack Obama utilizó para su
campaña política que le llevo al poder en 2008: “Yes, we can!” (Podemos), seguramente tengas una
autoeficacia alta para esa meta o tarea específica y confías en tus habilidades para conseguir ese
objetivo.

Si por el contrario, piensas que ese reto te viene grande o no confías en tus capacidades
para conseguirlo, tienes una percepción de autoeficacia débil.

La autoeficacia forma parte de los componentes axiales de la personalidad, según


Bandura. Para ahondar en ello puedes leer:

¿Qué es Autoeficacia?

La autoeficacia es un concepto que introdujo Albert Bandura, un psicólogo ucraniano-


canadiense que nació en 1925. En 1986, elaboró la Teoría del Aprendizaje Social, referente a la
regulación de la motivación y la acción humana, que implica tres tipos de expectativas: las
expectativas de situación-resultado, las expectativas de acción-resultado y la autoeficacia percibida.
Hoy os hablaré de la autoeficacia

11
La autoeficacia, o las creencias en tus habilidades para tratar con las diferentes
situaciones que se presentan, juega un rol importante no solamente en la manera de sentirte respecto
a un objetivo o tarea, sino que será determinante para conseguir o no las metas en tu vida. El
concepto de autoeficacia es un aspecto central en la psicología, ya que enfatiza el rol del
aprendizaje observacional, la experiencia social, y el impacto en el desarrollo personal de una
persona.

En la teoría de Albert Bandura, se defiende que la autoeficacia es un constructo


principal para realizar una conducta, ya que la relación entre el conocimiento y la acción estarán
significativamente mediados por el pensamiento de autoeficacia. Las creencias de autoeficacia, es
decir, los pensamientos que tiene una persona sobre su capacidad y autorregulación para poner en
marcha dicha conducta serán decisivos.

De esta manera, las personas estarán más motivadas si perciben que sus acciones
pueden ser eficaces, esto es si hay la convicción de que tienen habilidades personales que les
permitan regular sus acciones. Bandura considera que influye a nivel cognitivo, afectivo y
motivacional. Así, una alta autoeficacia percibida se relaciona con pensamientos y aspiraciones
positivas acerca de realizar la conducta con éxito, menor estrés, ansiedad y percepción de amenaza,
junto con una adecuada planificación del curso de acción y anticipación de buenos resultados.

El papel de la Autoeficacia

Todo el mundo puede identificar los objetivos que quieren lograr o los aspectos de su
vida que les gustaría cambiar. Sin embargo, no todos piensan que llevar estos planes a la acción es
algo fácil. Las investigaciones han demostrado que la autoeficacia de cada individuo juega en un
papel importante a la hora de afrontar una meta, tarea o desafío.

Los individuos con una autoeficacia alta están muy interesadas en las tareas en las que
participan, ven los problemas como desafíos estimulantes, experimentan un compromiso elevado
hacía sus intereses y actividades, y se recuperan rápido de sus fracasos. Por el contrario, los
individuos con una autoeficacia baja o débil: evitan tareas u objetivos desafiantes, piensan que las
metas difíciles están fuera de su alcance, e interpretan los fracasos como algo personal.

12
Desarrollo de la Autoeficacia

Las creencias de autoeficacia se desarrollan en edades tempranas de la infancia mientras


se viven diferentes experiencias o situaciones. No obstante, el desarrollo de la autoeficacia no
termina en la infancia o la adolescencia, sino que continúa su evolución a lo largo de la vida
mientras la gente adquiere nuevas habilidades, conocimiento, o vive nuevas experiencias.

TERAPIAS

Terapia De Autocontrol

La terapia de autocontrol se basa en intentar dar solución a cuestiones como fumar,


comer mucho, etc.

o Tablas de conducta: la auto-observación consiste en observarnos a nosotros mismo


en la cantidad de comida que tomamos, los cigarros que fumamos… Es bueno tener un diario
personal donde ir apuntando lo que hacemos en el día

o Planing ambiental: teniendo un diario podemos apuntar lo que hacemos y empezar a


evitar fumar tanto quitando de nuestro alrededor los ceniceros.

o Auto-contratos: sería bueno escribir un contrato delante de alguien de confianza


donde nos comprometamos a ir evitando los malos hábitos poco a poco, no radicalmente.

Terapia De Modelado

La terapia por la que Bandura es más conocido es por la “Terapia del modelado”. Su
teoría nos dice que si cogemos a una persona con un trastorno psicológico y ponemos a otro para
observarlo para intentar eliminar los problemas, el primero aprenderá por imitación del segundo.

Ejemplo: la investigación original de Bandura sobre el particular envuelve el trabajo con


herpefóbicos (personas con miedos neuróticos a las serpientes). El cliente es conducido a observar a
través de un cristal que da un laboratorio. En este espacio, no hay nada más que una silla, una mesa,
una caja encima de la mesa con un candado y una serpiente claramente visible en su interior. Luego,
la persona en cuestión ve cómo se acerca otra (un actor) que se dirige lenta y temerosamente hacia
la caja. Al principio actúa de forma muy aterradora; se sacude varias veces; se retrae por el pánico,

13
y vuelve a empezar. Al final, llega el punto de abrir la caja, coge a la serpiente, se sienta en la silla y
la agarra por el cuello; todo esto al tiempo que se relaja y se da instrucciones de calma.

Después que el cliente ha visto todo esto se le invita a que el mismo lo intente. El sabe
que la otra persona es un actor y aún así, muchas personas, fóbicos crónicos, se embarcan en la
rutina completa desde el primer intento, incluso cuando han visto la escena solo una vez. Esta desde
luego, es una terapia poderosa.

Una pega de la terapia era que no es tan fácil conseguir las habitaciones, las serpientes,
los actores, etc., todos juntos. De manera que Bandura y sus estudiantes probaron diferentes
versiones de la terapia utilizando grabaciones de actores e incluso apelaron a la imaginación de la
escena bajo la tutela de terapeutas. Estos métodos funcionaron casi tan bien como el original.

EXPERIMENTO DEL MUÑECO BOBO DE BANDURA: SOBRE


AGRESIVIDAD

De la teoría a la práctica

Para darle una base empírica a su teoría, Albert Bandura, desarrolló el experimento del
muñeco bobo. Trata de conciliar su teoría del aprendizaje por observación con la agresividad. El
objetivo, era llegar a una conclusión sobre la influencia que ejercía la violencia que observaban los
niños en modelos (más adelante se desarrollaría el experimento enfocado a conocer la influencia de
la agresividad observada en televisión).

En el vídeo que adjunto a continuación se ve de forma real, en qué consistió el


experimento. Aviso de antemano que los subtítulos no tienen “ñ”, pero es muy clarificador:

EL MUÑECO BODO

El experimento del muñeco Bodo es uno de los más conocidos en el campo de la


psicología. A lo largo de 1961 y 1963 Bandura y su equipo buscaron demostrar la importancia del
aprendizaje observacional en los niños y cómo la imitación de un modelo -un adulto-, tiene en los
pequeños mucha más relevancia que el simple hecho de ofrecer o quitar un refuerzo para asentar
una conducta, un aprendizaje.

En el experimento participaron niños de entre 3 y 6 años que asistían a la guardería de la


Universidad de Stanford. La escena en sí no podía ser más impactante. En una sala repleta de

14
juguetes, un adulto golpeaba con un mazo a un muñeco de grandes dimensiones ante la mirada de
un grupo de niños. En otro grupo experimental, el adulto representaba a un modelo no agresivo y
para un tercer grupo la agresividadiba acompañada también con insultos hacia el muñeco Bodo.

Los resultados no pudieron ser más claros: la mayoría de los pequeños expuestos al
modelo agresivo eran más propensos a actuar de manera físicamente agresiva que aquellos que no
estaban expuestos a dicho modelo.

Por otro lado, algo que también pudo demostrar Albert Bandura con este experimento es
que existen 3 formas básicas de aprendizaje observacional:

A través de un modelo en vivo, como es el caso de una persona real que realiza un
comportamiento.

A través de una instrucción verbal, la cual implica contar detalles y descripciones de un


comportamiento.

El tercero hace referencia a un modo simbólico, como pueden ser los personajes
ficticios de un libro, un cómic, de una película o incluso de una persona real cuyo comportamiento
trasciende a través de los medios.

15
CONCLUSIÓN

La teoría de Bandura se basa en que los niños aprenden por imitación, por lo tanto es
necesario que los adultos, como referencia y modelo de los menores, se comporten de manera
adecuada a las situaciones que se les presentan en la vida.

Las personas también podemos controlar nuestro comportamiento (autorregulación)


mediante una serie de técnicas que ya se han mencionado más arriba. Al modificar un
comportamiento determinado puede verse modificada también nuestra autoestima, tanto para bien
como para mal. Esto es algo bastante cierto que nosotros mismos experimentamos en nuestro día a
día, en función de las cosas que hagamos podremos sentirnos mejor o peor.

Los modelos que Bandura propone para el auto-castigo son bastante apropiados ya que,
son un método de reflexión para las conductas erroneas que podamos llegar a tener.

la autoeficacia es la apreciación de las capacidades que uno tiene y se centra en las


creencias de tener los recursos necesarios y la habilidad de triunfar en un contexto determinado. Es
un concepto importante para la psicología y el desarrollo personal ya que refuerza la idea de que los
seres humanos pueden seleccionar o eliminar actividades futuras por medio de sus propios
mecanismos cognitivos, y brinda una visión no reduccionista del ser humano y de la complejidad de
influencias que afectan a su conducta.

Los individuos son vistos como proactivos y autorreguladores de su conducta más que
como reactivos y controlados por fuerzas ambientales o biológicas.

Los individuos son vistos como proactivos y autorreguladores de su conducta más que
como reactivos y controlados por fuerzas ambientales o biológicas.

16
https://www.lifeder.com/albert-bandura/

https://psiqueviva.com/teoria-cognitivo-social-de-albert-bandura/

© Derechos de autor, C. George Boeree, 1998


© Derechos de traducción, Rafael Gautier, 2001

https://psicologiaymente.net/personalidad/teoria-de-la-personalidad-albert-bandura

http://gjnm-albertbandura-gjnm.blogspot.com/

https://psicologiaymente.net/psicologia/autoeficacia-albert-bandura

https://blog.cognifit.com/es/albert-bandura-teoria-de-aprendizaje-social-timplicaciones-educativas/

https://lamenteesmaravillosa.com/aprendizaje-social-albert-bandura/