You are on page 1of 4

1

EL “GASLIGHTING”, LAS RELACIONES DE PODER Y LA


MISTIFICACIÓN EN LAS INTERACCIONES FAMILIARES

Por: Gino Cavani Grau

Juegan a un juego. Juegan a que no


juegan un juego. Si les muestro que veo lo que hacen,
romperé las reglas y me castigarán.
Tengo que jugar su juego, el juego de no ver que veo el
juego.

Ronald Laing, Nudos.

El “gaslighting”, es el proceso intencional para hacer pensar


a una persona que está perdiendo la cordura, este acto se
hace a través de la negación, la mentira, el uso de falsa
información y/o la descalificación de los sentimientos y
percepciones de la persona.
Esta persona es víctima del gaslighting, entre otras
características el “victimario” hace creer que quien está mal
es el “Otro”, esta relacion se establece entre dos personas o
más en la que el “Otro” sostiene el poder del “victimario”.
Las consecuencias están en aquellas personas que se
vinculan en una complementariedad. Cada una de estas
personas se sostiene mutuamente.
Hacer “luz de gas” consiste en conseguir que alguien dude
de sus sentidos, de su razón y hasta de los hechos que
presencia. Se trata de un eficacísimo método de acoso
basado en la manipulación de la situación a fin de anular la
voluntad de la víctima. En esta relacion, el “perpetrador”
influye sobre la víctima. Este poder está configurado en la
relacion entre dos o más personas. De hecho esta
configuración relacional es una complementariedad rígida
(ver 3er capítulo. Patología de la comunicación en “La
teoría de la comunicación humana”, Watzlawick, 1985).

Las relaciones de parejas son un campo fértil, contextual y


facilitador, para ejercer interaccionalmente formas de
relacion tipo “luz de gas”.
2

Una mujer de 60 picos de años, fue derivada por un


psiquiatra a sesiones de pareja. El esposo nunca apareció.
Fueron alrededor de 5 o 6 sesiones. Desde un inicio la mujer
se quejaba y acusaba a su esposo de “arrancarle” el cabello,
de cortar su ropa, de desordenar sus “cosas” su dormitorio
y pasaba largas horas ordenando y “confirmando” que era
el esposo el que la “perseguía”. La convicción con que la
mujer acusaba a su esposo y el hecho de que él que se
ausentara de las sesiones, nos “hacia creer” que estábamos
ante una situación de acoso por parte del esposo. Esta
mujer quería hacernos creer que era el esposo el que
perpetraba “todo” este acoso contra ella;
independientemente de cómo debe haber transcurrido la
historia de esta relacion de pareja. La percepcion de esta
mujer con la que nos trataba de convencer con “luz de gas”,
nos dio pie a un recurso para desafiar su “percepcion
psicótica”, acerca de ella con relacion a su esposo. Es así
que decidimos entrar en su “juego psicótico”. Nos
introducimos a su florida fabulación.

Esperábamos que se de esta coyuntura. En la siguiente


sesión, apenas reposo sobre el asiento, menciono: “Se fue
la locura”…no hay más locura”…dentro de mí me dije
¡eureka. Le dije que ella conocía muy bien a su esposo, y
que él podría haberse fijado en muchas mujeres, pero la
habia elegido a ella. Mientras que ella habia estado
perdiendo el tiempo en confirmar lo contrario, habia
perdido tiempo de acercarse a su esposo, que es lo que ella
quería, al estar preocupándose si su esposo tomaba
atención en sus “cosas”. Ahora tenía que atenderlo,
acicalarlo y dedicarse a él. La mujer se fue diferente y
convencida de esto.
Es posible hacer una comparación en sus aspectos
pragmáticos entre el “gaslighting” y la mistificación de
Ronal Laing. ¿Qué es la mistificación? “En la primera
acepción, mistificar es confundir, ofuscar, ocultar,
enmascarar lo que está ocurriendo, ya se trate de una
experiencia, de una acción, de un proceso, o de cualquier
cosa que constituya "el asunto en cuestión". Induce
confusión en el sentido de que no se logra ver qué se está
experimentando "realmente", qué se está haciendo, o lo
3

que está ocurriendo, y no se logra distinguir qué es de lo


que realmente se trata. Esto requiere que se sustituyan
interpretaciones verdaderas por otras falsas, de lo que está
siendo experimentado, se está haciendo (praxis) o está
ocurriendo (proceso), así como la sustitución de problemas
reales por otros que resultan falsos. (Boszormenyi-Nagy y
Framo, J., 1976, Capitulo 9, Pag. 398).
Con este concepto el proceso de mistificación alcanzaría
interacciones incluso masivas, bajo la presión o fascinación
de algún líder que le hace creer a la multitud de que lo que
les menciona, es cierto, así sea –en la realidad- falso. Desde
la política –entonces- hasta las relaciones de poder que se
instaura en las relaciones familiares y de pareja, la
mistificación es una forma de alienación. La persona o la
“victima” termina creyendo que esta errado para quien se
lo dice.
Una “buena” madre, podría hacerle creer a su hija, en
crecimiento, ya adolescente, que los amigos son malos
amigos y lo que quieren de ella es –justamente- disuadirla a
que piense equivocadamente sobre ella misma. Sería la
mistificación de la mistificación?
Veamos un ejemplo que cita laing (…)
Un niño está jugando ruidosamente al anochecer; su madre
está cansada y quiere que se vaya a la cama. Una petición
franca y recta diría:
"Estoy cansada, quiero que te vayas a la cama."
"Vete a la cama, porque lo digo yo."
"Vete a la cama, porque es hora de que te acuestes."
Una manera mistificadora de convencer al niño para que se
vaya a la cama sería:
"Estoy segura de que te sientes cansado, querido, y que
quieres irte ahora a la cama, ¿verdad?"
La falsa justificación de la madre, le hace pensar-sentir y
actuar al niño o a la niña en que el saber de la madre es
ilimitado. “Tanto sabe mi madre de mí, que hasta siente,
actúa y piensa por mi…que buena madre, que buen padre”.

En “Experiencia y alienación…” Laing acotara:


4

“Hablando con propiedad, el amor y la violencia son polos


opuestos. El amor deja al prójimo en paz, pero lo hace
afectuosa y cariñosamente. La violencia intenta constreñir
la libertad del otro, obligarlo a obrar como deseamos, pero
con una falta de interés fundamental, indiferente ante la
existencia del destino del otro.”
(Laing, 1973)
Apariencia, fabulación, seudomutualidad; son formas de
desconfirmar la existencia del Otro. Perdida de la
individualidad, relaciones sobreinvolucradas,
extremadamente ligadas al miembro poderoso, en
apariencia por lo que necesita el sostenimiento del Otro
aparentemente frágil.
Construimos estas formas de relaciones humanas. Pero que
gana el Otro.
Continuaremos con la segunda parte.

Referencias bibliográficas.-
Watzlawick, P., Beavin, J. H., Jackson, Don D. Cuarta
edición, 1985. LA TEORÍA DE LA COMUNICACIÓN.
HUMANA. Interacciones, patologías y paradojas. Editorial
Herder. Barcelona, España.
Boszormenyi-Nagy, Ivan y Framo, James L., TERAPIA
FAMILIAR INTENSIVA: aspectos teóricos y prácticos.
Primera edición en español, junio 1976. Editorial Trillas, S.
A. México.
Lain, R., (1973). EXPERIENCIA Y ALIENACIÓN EN LA
VIDA CONTEMPORÁNEA. Mundo moderno editorial
Paidos. Bs. As. Argentina.